Portada del sitio > Movilidad > Comunicados > El Juez da un día de plazo al Alcalde para clausurar el Aparcamiento de (...)

Movilidad / Comunicados / Aparcamiento de Portugalete

El Juez da un día de plazo al Alcalde para clausurar el Aparcamiento de Portugalete

Rechaza la maniobra municipal para dilatar el cierre del aparcamiento y advierte al Alcalde de que le podrá multar y exigir responsabilidad penal si vuelve a incumplir la orden judicial

Viernes 7 de noviembre de 2008 - 128 lecturas


Por Auto de 3 de noviembre de 2008, el Juzgado de lo
Contencioso-Administrativo nº 2 ha ordenado al Alcalde de Valladolid la
clausura en el plazo de un día de las dos plantas rotatorias del
aparcamiento de la Plaza Portugalete, solicitada el pasado mes de julio por
el Grupo Municipal de Izquierda Unida, Ecologistas en Acción y la Federación
de Asociaciones de Vecinos de Valladolid.

Esta clausura ya fue ordenada de forma inmediata hace mes y medio, por Auto
de 19 de septiembre del mismo Juzgado, auto que ha sido desobedecido hasta
la fecha por el Alcalde de Valladolid, con la excusa pueril de que el
concesionario no sabía si debía clausurar los aseos de las plantas de
rotación, los ascensores o los accesos de vehículos y personas a la planta
de residentes. Al tiempo, Corsan-Corviam Construcción, S.A. preguntaba si se
podían respetar los abonos expedidos para el mes de octubre.

El juez ironiza sobre esta última cuestión, al haber expirado el mes
invocado, y muestra su sorpresa por "el planteamiento de esta cuestión y el
funcionamiento en tanto se resuelve del aparcamiento rotatorio, pues, sin
especial esfuerzo, puede decirse que las dudas surgidas en cuanto al
funcionamiento de los servicios deberían haber supuesto el funcionamiento
únicamente de estos servicios, o a lo sumo de las plazas de aparcamiento
ocupadas por abonados, pero no de todas las plazas destinadas a aparcamiento
rotatorio".

Tras evidenciar la treta municipal dirigida a evitar el cumplimiento de la
orden original de clausura, en lo que se tramita a marchas forzadas un nuevo
juego de autorizaciones, el Juzgado ordena al Alcalde que proceda en el
plazo de un día a dar cumplimiento de la orden de clausura inicial, bajo el
apercibimiento de que de no darse cumplimiento inmediato a lo acordado podrá
imponerle multas coercitivas hasta la completa ejecución del fallo judicial
y exigirle responsabilidad penal por un presunto delito de desobediencia.

La clausura es consecuencia de la suspensión cautelar realizada en el Auto
de 19 de septiembre de las licencias ambiental y de apertura del
aparcamiento, hasta que resuelva el recurso judicial en curso, y afecta a
las 260 plazas rotatorias, 246 de automóviles y 14 de motocicletas, que se
distribuyen en las dos plantas superiores del estacionamiento. La licencia
ambiental fue otorgada por Acuerdo de la Junta de Gobierno del Ayuntamiento
de Valladolid de 21 de septiembre de 2007, y la licencia de apertura por
Decreto de Alcaldía de 14 de febrero de 2008.

La clausura no afecta a las 139 plazas de residentes, 127 de automóviles y
12 de motocicletas, que ocupan la planta inferior del aparcamiento, por no
haberla solicitado los recurrentes.

Basa su decisión el Juzgado en que el emplazamiento de este aparcamiento
rotatorio incumple los criterios del Plan General de Ordenación Urbana
(PGOU) de Valladolid, al localizarse en pleno centro urbano y no en su
periferia, recordando que "el interés público prevalente es que tanto el
proyecto como, en este caso, el ejercicio de la actividad se realice con
respeto a las previsiones de la normativa urbanística vigente, lo que no
resulta que en este caso tenga lugar".

Ecologistas en Acción, la Federación de Vecinos e Izquierda Unida exigen al
Alcalde de Valladolid que proceda sin nuevas artimañas a cerrar las plantas
de rotación, y le emplazan de nuevo a que modifique la concesión
administrativa de explotación del aparcamiento, reconvirtiendo las 260
plazas rotatorias en plazas de residentes, lo que beneficiaría la salud de
los vallisoletanos al reducir la contaminación atmosférica y el ruido que
generan en el centro urbano los hasta 3.000 vehículos que diariamente
acceden al aparcamiento, y haría innecesario el aparcamiento de residentes
proyectado en la vecina Plaza de la Antigua.