Portada del sitio > Movilidad > Comunicados > Movimientos sociales reclaman una solución real al problema del tráfico, (...)

Comunicado. 29-IV-02

Movimientos sociales reclaman una solución real al problema del tráfico, con la instalación de una red de tranvías en Valladolid

Las asociaciones Ecologistas en acción, Stop-Accidentes (víctimas de tráfico) y Asamblea Ciclista presentarán al Ayuntamiento la solicitud de que, con carácter de urgencia, se programe la instalación de una red completa de tranvías en la ciudad, para mejorar de forma significativa la movilidad urbana y ofrecer una alternativa realmente atractiva al uso del automóvil, reduciendo al máximo sus efectos negativos. Una actuación con la que Valladolid se sumaría al amplio conjunto de ciudades españolas y europeas que ya han adoptado la solución del tranvía para reorganizar el sistema de desplazamientos urbanos.

Lunes 29 de abril de 2002 - 2702 lecturas


Asamblea Ciclista de Valladolid

Stop Accidentes

1.- VALLADOLID NO PUEDE ESPERAR MAS:

Pocas dudas hay de que una solución definitiva para la movilidad urbana de Valladolid es extraordinariamente urgente. En los últimos años han aumentado las necesidades de movilidad, y como quiera que se han atendido fundamentalmente por medio del uso masivo del vehículo privado, los efectos negativos de este tráfico automóvil también se han multiplicado. La calidad del aire se degrada, la inseguridad de los peatones aumenta, el ruido se acrecienta en las vías más congestionadas. Para quienes optan por el coche, el tránsito y el estacionamiento en el centro es cada día mas difícil, siendo los nuevos aparcamientos solamente un parche temporal, cuyo teórico atractivo hoy conduce a más aumento de tráfico mañana. Un diagnóstico de «circulo vicioso», que el Ayuntamiento comparte, tal como expresa la Agenda 21 recientemente aprobada, pero al que no se atiende consecuentemente. Por el contrario, algunas de las medidas que se adoptan en la buena dirección (como la ampliación de aceras, por ejemplo) son manifiestamente insuficientes y chocan con otras que fomentan el uso del vehículo privado, contrarrestándose. Mientras que el prometido Plan de Movilidad espera aparecer injustificadamente cuando sea demasiado tarde, las dificultades de movilidad de todos/as se acrecientan y el corazón de la ciudad se asfixia. Porque hay, en efecto, demasiados coches, accidentes, ruido y contaminación; pero también demasiada agresividad. Una crispación en las calles que finalmente contribuye a la degradación de la calidad de vida que tenía la ciudad de Valladolid y que no queremos perder.

2.- ¿PORQUE EL TRANVÍA?

Se impone, por tanto, modificar de raíz la movilidad urbana y organizar un nuevo sistema completamente repensado. Visto el camino hacia el fracaso del «todo en automóvil», es preciso una organización nueva fundada en un transporte público de alta capacidad, rápido, puntual y atractivo, que haga posible también una cultura urbana de la movilidad. Después de comprobar que el Ayuntamiento no ha sabido convertir el autobús en la solución al tráfico, se impone la necesidad de un sistema nuevo cuyo impulso fundamental sea el tranvía, ante la imposibilidad del metro. Un sistema basado en el tranvía como espina dorsal de un conjunto de redes de transportes públicos urbanos e interurbanos, que consiga reducir de manera eficaz el tráfico automóvil en el centro, desarrollar el conjunto de transportes colectivos y aumentar el espacio reservado a peatones y ciclistas.

3.- PERSPECTIVA DE FUTURO

Planteamos la necesidad de construir, en una primera etapa, al menos dos líneas del sistema de tranvías, con una longitud total en torno a los 15 km., en plataforma reservada. Unos trazados integrados con una serie de aparcamientos disuasorios en la periferia urbana, accesibles, gratuitos y vigilados. La red de autobuses urbanos deberá también coordinarse conforme a lo anterior. Un único billete debería permitir pasar del tranvía al autobús e inversamente. Quien acceda a la ciudad desde fuera debería poder dejar en los aparcamientos disuasorios su vehículo y continuar el trayecto en tranvía o autobús, evitando así un trastorno a la ciudad. También habrán de garantizarse las conexiones con el tren y los autobuses interurbanos; así como con la red ciclista.

Los efectos de una decisión así no tardarían en hacerse notar:

El tranvía reduce drásticamente el volumen de tráfico: cada una de sus unidades equivale a tres autobuses o 177 coches, por lo que economiza tiempo y espacio. Es una alternativa que realmente disuade del abuso del automóvil.

Se trata de una solución moderna, segura y confortable, con vehículos de suelo casi a ras de suelo, climatizado, para el que debería garantizarse un amplio horario de servicio.

Eficaz, con velocidades comerciales en torno a los 20 km./h. y frecuencia de paso de 5 minutos, que configuran un sistema con un poderoso atractivo.

Accesible, con paradas cada 400-500 m. lo que permite repartir mejor, más equitativamente, el espacio urbano entre todos sus usuarios.

Respetuosa con el medio ambiente: por ser especialmente silenciosa y no emitir gases contaminantes.

Embellecerá la ciudad, con un diseño cuidadoso y bien equipado.

Capaz de dinamizar y cualificar de la ciudad, mejorando la accesibilidad de todos a los servicios, empresas y comercios del centro, poniendo los transportes urbanos de Valladolid a la altura de las mejores ciudades europeas.

4.- AHORA ES EL MOMENTO:

El momento para esta actuación no puede ser más oportuno. Por una parte, se esta redactando el nuevo Plan General, momento ideal para replantear todo cuanto pueda incidir en el conjunto urbano. El PGOU, que se pretende aprobar próximamente, debería incluir el trazado del tranvía, aprovechando los terrenos que queden libres al desmontar las vías para la instalación de parte del tendido tranviario.

Por otro lado, tenemos la reciente aprobación de la Agenda 21, que establece una reducción de la intensidad de tráfico al centro el próximo año del 15% (objetivo 1.B.1) y del 30% en 2006 (objetivo 1.B.3), sin incrementos en el resto de la ciudad. Esto será claramente imposible sin una iniciativa como la que se presenta.

Económicamente, el Ayuntamiento ha comunicado que espera un cuantioso superávit de 80 millones de euros del soterramiento del ferrocarril, con lo que la financiación del tranvía queda decisivamente allanada, ya que las estimaciones se sitúan, incluso, por la mitad de esa cantidad.

Por último, las múltiples declaraciones públicas en las que distintos responsables políticos han manifestado el propósito de mejorar la movilidad y el medio ambiente urbano reclaman igualmente una actuación de este tipo. Todo converge, en suma, a la aprobación y programación urgente de la propuesta que aquí se anuncia. Y hacerlo sin demora: los primeros tranvías deberían verse circulando en Valladolid en 2006, para cumplir los recientes objetivos de la Agenda Local 21.


Mas información: Juan Pablo Rodríguez, Tlfs. 983-210970 y 983-207997

Portafolio

  • Amplio, agradable ... y con el mayor número de plazas sentadas
  • Billete único para toda la red de transporte urbano coordinado. Precios (...)
  • Compatible con el tráfico automovilista y coordinado con la red de (...)
  • Compatible con los peatones
  • Con un diseño que evite ser perjudicado por atascos, estacionamientos (...)
  • Conectando aparcamientos exteriores disuasorios que ahorren coches en el (...)
  • El único medio de transporte que sirve de zona verde
  • Más espacio en las calles
  • Mejores comunicaciones que permiten moverse con agilidad desde los (...)
  • Para una movilidad pacificada y no agresiva
  • Plataforma a ras de suelo para conseguir la máxima accesibilidad
  • Rápido para presentar una alternativa eficaz al automóvil privado
  • Sin humos. Sin ruidos. Sin efectos secundarios.
  • Una imagen realmente moderna y europea para nuestra ciudad
  • Una imagen realmente moderna y europea para nuestra ciudad
  • Una imagen realmente moderna y europea para nuestra ciudad
  • Una solución a la presión de humo y ruido sobre el centro de la ciudad (...)