Portada del sitio > Residuos > Propuestas y documentos > La Junta aprueba mejoras ambientales de la fundición y el vertedero de (...)

Impacto ambiental / Comunicados / Fundición de plomo MEMESA

La Junta aprueba mejoras ambientales de la fundición y el vertedero de plomo de Medina del Campo

Administración y empresa aceptan buena parte de las propuestas de Ecologistas en Acción y Facua para compatibilizar el funcionamiento de la fábrica con la salud y el medio ambiente

Lunes 1ro de febrero de 2010 - 834 lecturas


Comunicado, 01-02-10

Por Orden de 26 de enero de 2010, la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León ha aprobado las mejoras ambientales de la fundición y el vertedero de plomo de Metalúrgica de Medina, S.A. (MEMESA) en Medina del Campo (Valladolid) acordadas entre Administración, empresa, sindicatos, Ecologistas en Acción y Facua-Consumidores en Acción el pasado mes de septiembre.

Tras el Auto nº 751 de 27 de julio de 2009, de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León que ordenó la suspensión cautelar de la autorización ambiental otorgada en 2008 a MEMESA por la Consejería de Medio Ambiente, las partes implicadas en el conflicto acordaron la reducción de los límites de emisión de contaminantes al aire, un mayor rigor en los controles de estas emisiones y de los vertidos de aguas residuales al alcantarillado, así como el estudio de las condiciones hidrogeológicas de la ampliación del vertedero de escorias de plomo de MEMESA en el municipio.

Como resultado del proceso de diálogo abierto, los límites de emisión a la atmósfera procedentes de los hornos de fusión se reducen hasta 7,5 veces, de 75 a 10 miligramos por metro cúbico (mg/m3) en el caso de las partículas, de 15 a 2 mg/m3 para el plomo y de 5 a 2 mg/m3 para los restantes metales pesados, entre los que como novedad se limitan los cancerígenos cadmio y níquel. Asimismo, se amplían los controles en chimenea a estos dos metales pesados, se cuadruplican los aprobados para dioxinas y furanos y se establece un sistema automático de verificación del estado de los filtros de las chimeneas de los hornos.

Para controlar el impacto de estas emisiones sobre la población de Medina del Campo, la Consejería de Medio Ambiente equipará la estación de control de la contaminación atmosférica de la localidad con medidores de partículas y metales pesados. En el debe de los acuerdos entre las partes, hay que señalar que la Consejería de Sanidad se ha negado a realizar el estudio epidemiológico sobre la exposición de la población de Medina del Campo al plomo y otros metales pesados reclamado por Ecologistas en Acción y Facua.

Respecto a las aguas industriales, se establece su reutilización en circuito cerrado para evitar los vertidos a la red de alcantarillado de Medina del Campo y en última instancia al río Zapardiel, vertidos que sólo se admitirán excepcionalmente y previo control de su contenido en metales pesados. Finalmente, a partir de los estudios hidrogeológicos realizados sobre la ampliación del vertedero, supervisados por la Confederación Hidrográfica del Duero, se deberán controlar trimestralmente los niveles de metales pesados en 8 puntos de muestreo de las aguas subterráneas, para detectar cualquier posible fuga desde la instalación.

Ecologistas en Acción y Facua-Consumidores en Acción consideran que estas medidas constituyen una mejora notable de las permisivas condiciones impuestas a MEMESA por la Consejería de Medio Ambiente en la autorización ambiental original, y su cumplimiento hará compatible la actividad de la fábrica con la protección de la salud pública y el medio ambiente. Sobre el vertedero, ambas organizaciones mantienen sus reservas sobre la ubicación, pero aceptan el visto bueno de la Confederación Hidrográfica del Duero.

Ecologistas y Facua reconocen la voluntad de Administración y empresa por alcanzar el acuerdo, así como la intermediación de los sindicatos, si bien es evidente que el mismo no habría sido posible sin la orden judicial de paralización de las instalaciones, ya que las mejoras finalmente aprobadas habían sido solicitadas sin éxito a la Comisión de Prevención Ambiental de Valladolid y a la propia Consejería de Medio Ambiente. Ambas organizaciones esperan que la vía de diálogo abierta se amplíe a otros conflictos ambientales como los de la planta de cogeneración de Michelín o la fundición Lingotes Especiales, sin esperar las sentencias judiciales.

Los metales pesados son sustancias altamente tóxicas, persistentes y acumulativas en el organismo. Arsénico, cadmio y compuestos de níquel son agentes cancerígenos, mientras el plomo daña el sistema nervioso.

Ecologistas en Acción de Valladolid


Fotografía: Fran Jiménez, El Norte de Castilla.