Portada del sitio > Contaminación atmosférica > Comunicados > Avisar no basta para proteger la salud

Comunicado. 11-VII-03

Avisar no basta para proteger la salud

Tras mes y medio de elevada contaminación por ozono, el Ayuntamiento de Valladolid y la Junta de Castilla y León siguen sin tomar medidas para proteger la salud pública

Viernes 11 de julio de 2003 - 762 lecturas


Hoy, viernes, 11 de julio, el Ayuntamiento de Valladolid se ha decidido por fin a advertir a la población sobre los riesgos para la salud pública que conllevan los elevados niveles de ozono que se llevan registrando en Valladolid desde finales de mayo, como consecuencia de la ola de calor y el elevado tráfico motorizado que soporta la ciudad y sus alrededores. Desde hace mes y medio, la ciudad se encuentra envuelta en una gran nube tóxica de ozono y otros contaminantes fotoquímicos que se aprecia desde dentro en el color amarillento del horizonte, y desde fuera se presenta como una cúpula amarillenta, fenómeno que se conoce como “smog de verano”.

Pero advertir a las personas más sensibles a la contaminación atmosférica, tales como niños, ancianos o personas con problemas respiratorios, de que eviten cualquier esfuerzo físico y los ejercicios al aire libre no basta para proteger su derecho a la salud y el del conjunto de la población. Además, esta advertencia legal debió producirse al menos en el día de ayer, cuando la concentración máxima de ozono alcanzo 178 g/m3 (microgramos por metro cúbico) a las 5 de la tarde, rozando el límite legalmente establecido para difundir este tipo de avisos.

Hay que recordar que también ayer se alcanzaron las 25 superaciones del objetivo para la protección de la salud humana de la Unión Europea, establecido por la Unión Europea en 120 g/m3, barrera a partir de la cual se producen efectos nocivos a largo plazo sobre la salud humana. Para la Organización Mundial de la Salud, este es el nivel de seguridad a partir del cual se producen efectos significativos sobre la salud pública, en particular la reducción de la función pulmonar en niños y enfermos respiratorios crónicos.

Sin embargo, aunque hoy por hoy sea la única medida obligatoria legalmente (siempre que no se alcance la situación de alerta), para Ecologistas en Acción no es ético y demuestra muy poca sensibilidad trasladar a los grupos más débiles de la sociedad la responsabilidad de autoprotegerse de la contaminación, cuando se sabe que el efecto de ésta sobre la salud va a ser importante en el acto y muy grave a largo plazo. No es de recibo que ningún ciudadano tenga que acudir a los servicios de urgencia médica o vea acortada su esperanza de vida cuando las autoridades pueden tomar medidas que habrían evitado perfectamente estas lamentables situaciones.

Por ello, y teniendo en cuenta que aún quedan más de dos meses de verano, los ecologistas reiteran al Ayuntamiento de Valladolid la petición de que limite la circulación de automóviles en el centro de la ciudad en las horas centrales del día, aumentando las frecuencias del transporte público, con la finalidad de disminuir el tráfico rodado que emite los contaminantes atmosféricos precursores del ozono. Esta es la única solución para velar por la salud pública y proteger a los más débiles frente a los efectos sanitarios de la contaminación.

Al tiempo, vuelven a pedir a los conductores vallisoletanos que se abstengan en lo posible de usar su automóvil mientras dure la ola de calor, aunque sólo sea por respeto al menos a sus hijos y sus mayores. La utilización del autobús, la bicicleta o simplemente el recurso a caminar son formas de moverse mucho más sanas y respetuosas con los demás y con el medio ambiente.

Niveles máximos horarios de ozono (O3) durante el verano de 2003 en Valladolid
Ecologistas en Acción de Valldolid


Más información: Miguel Ángel Ceballos, Teléfono 652.590782.