Portada del sitio > Impacto ambiental > Comunicados > Recurren las licencias del vertedero de residuos peligrosos de Medina del (...)

Comunicado. 30-X-02

Recurren las licencias del vertedero de residuos peligrosos de Medina del Campo

Piden a la Junta de Castilla y León y al Ayuntamiento de Medina que no autoricen el vertido de las escorias de plomo de MEMESA hasta que se pronuncien los Tribunales

Miércoles 30 de octubre de 2002 - 1906 lecturas


Ecologistas en Acción ha formalizado el pasado viernes ante el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 2 de Valladolid una demanda contra las licencias de obras y actividad concedidas por el Ayuntamiento de Medina del Campo a Metalúrgica de Medina S.A. (MEMESA) para la construcción y explotación de un vertedero de escorias de plomo con 44.000 toneladas de capacidad, situado en el límite entre los municipios vallisoletanos de Medina del Campo y Rueda.

Los ecologistas solicitan al Tribunal la anulación de ambas licencias alegando vicios en su tramitación, la ausencia de autorizaciones preceptivas, los riesgos ambientales del emplazamiento elegido y la falta de un Plan Regional de Residuos Industriales que ampare la instalación. Para comprender la gravedad de estos incumplimientos legales, hay que recordar que la escorias de plomo son residuos clasificados como tóxicos y peligrosos por la normativa.

Así, en la tramitación de ambas licencias se han obviado diversos documentos preceptivos como el informe del Ayuntamiento de Medina del Campo, el informe de la Confederación Hidrográfica del Duero y el informe del Instituto Geológico y Minero de España. Ambas licencias se concedieron separadamente cuando la Ley de Urbanismo establece que deben ser objeto de resolución única. El aspecto más llamativo es que MEMESA ni siquiera se molestó en solicitar la autorización de uso excepcional en suelo rústico (previa a las licencias municipales), tramitándola el Ayuntamiento de Medina “de oficio” en una confusión intolerable entre interés público y privado. Hay que notar que esta irregularidad fue la misma que provocó la anulación judicial de esta autorización en el caso del vertedero de Santovenia de Pisuerga.

Por otro lado, MEMESA no ha obtenido la preceptiva autorización de vertido de la Confederación Hidrográfica del Duero, ni la concesión de aguas subterráneas para la perforación de un pozo que ya se ha ejecutado. No obstante, el incumplimiento más grave es el de los niveles de impermeabilidad exigidos por la normativa española y europea a los terrenos donde se asienta todo vertedero. En el caso del de Medina del Campo, los laterales del depósito de residuos se asientan sobre terrenos 1.000 veces más permeables de lo exigido, sin que MEMESA haya procedido a colocar los 5 metros de arcilla impermeable requeridos en estos casos para reducir el riesgo de fuga de aguas contaminadas.

Este incumplimiento es especialmente grave, dada la existencia de un acuífero superficial próximo al fondo del vertedero, que recarga en profundidad el acuífero de Los Arenales. Este último abastece de agua a la zona con mayor explotación agrícola de regadío de la Comunidad de Castilla y León, incluyendo los viñedos de la denominación de origen Rueda. Se trata además de un acuífero sumamente vulnerable a la contaminación, como demuestran los elevados niveles de nitratos detectados en sus aguas o el episodio de contaminación por arsénico vivido en los dos últimos años.

Por este motivo, el Instituto Geológico y Minero de España informó desfavorablemente el anterior emplazamiento seleccionado por MEMESA, situado a escasa distancia del actual y sobre terrenos de la misma naturaleza. Una vez más, es impresentable que la Consejería de Medio Ambiente haya dado el visto bueno a la instalación de un vertedero de residuos tóxicos y peligrosos que pone en riesgo el medio ambiente y la salud pública, y amenaza con arruinar la economía del vino generada en torno a la denominación de origen Rueda.

Para evitar la repetición de errores como el del vertedero de Santovenia de Pisuerga, la Asociación Regional de Consumidores y Usuarios y Ecologistas en Acción piden a la Junta de Castilla y León y al Ayuntamiento de Medina del Campo que no autoricen el vertido de las escorias de plomo de MEMESA hasta que se pronuncien los Tribunales sobre la legalidad de estas instalaciones.