Portada del sitio > Contaminación atmosférica > Comunicados > El Ayuntamiento no alertó sobre los elevados niveles de ozono el pasado (...)

Comunicado. 04-V-05

El Ayuntamiento no alertó sobre los elevados niveles de ozono el pasado viernes

Las autoridades locales siguen sin elaborar el preceptivo plan de lucha contra la contaminación atmosférica, que ya lleva más de un año de retraso

Miércoles 4 de mayo de 2005 - 723 lecturas


Un año más, con la llegada del calor el incremento de las temperaturas y el intenso tráfico motorizado que soporta Valladolid han provocado que se disparen los niveles de ozono en la ciudad y sus alrededores.

El pasado viernes 30 de abril, en las estaciones de medición de la contaminación de Paseo del Cauce (entre La Rondilla y el Barrio España) y Fuente Berrocal se superó el umbral de información a la población, establecido por la normativa española y europea en 180 ug/m3 (microgramos por metro cúbico) como promedio horario, al alcanzarse en ambas estaciones una concentración de 186 ug/m3 a las 3 de la tarde.

La superación de este umbral, obliga a las autoridades autonómicas y municipales a advertir a las personas más sensibles a la contaminación atmosférica, tales como niños, ancianos o personas con problemas respiratorios, de que se protejan evitando en las horas centrales del día cualquier esfuerzo físico y los ejercicios al aire libre. También deben informar sobre la previsión de evolución de la contaminación, las áreas afectadas y la duración del episodio.

No obstante, este aviso parece haberse omitido el pasado viernes, reiterando las ausencias de aviso de los años 2004 (9 de junio y 16 de julio) y 2003 (12, 13 y 14 de agosto). Y ello a pesar del incremento progresivo de los niveles de ozono a lo largo de la pasada semana (de 120 a 150 ug/m3 entre el lunes y el jueves) y de los también muy elevados niveles alcanzados en la ciudad por los óxidos de nitrógeno, contaminantes precursores del ozono.

En opinión de los ecologistas, este nuevo “descuido” da una idea del escaso interés con el que las autoridades municipales afrontan la lucha contra la contaminación en la ciudad, que en el mejor de los casos se limita al envío de un fax rutinario y anodino a los medios de comunicación, sin mayor esfuerzo por trasladar la gravedad de estas situaciones a los ciudadanos, actuación que en esta ocasión ni siquiera parece haberse producido.

En este sentido, llama la atención que este primer episodio en 2005 de contaminación atmosférica aguda por ozono se haya producido tan sólo 2 días después de la reunión monográfica sobre contaminación atmosférica mantenida por el Consejo de la Agenda 21 Local de Valladolid, donde se urgió al Ayuntamiento de Valladolid para que elabore el plan anticontaminación al que viene obligado por haberse superado en la ciudad durante 2003 y 2004 los niveles admisibles por ozono y partículas. La ausencia del concejal de Medio Ambiente en la citada reunión es reveladora de la escasa atención que las autoridades municipales prestan a la protección de la salud pública.

Entretanto, el Ayuntamiento de Valladolid sigue con su política de promoción del uso del automóvil privado, estimulando nuevas urbanizaciones cada vez a mayor distancia de la ciudad e impulsando nuevos aparcamientos rotatorios en el centro urbano, aprobados sin evaluar los efectos sobre la calidad del aire del flujo de vehículos atraídos por estas infraestructuras.

Según el proyecto APHEA de la Unión Europea la exposición prolongada a elevados niveles de ozono como los registrados los últimos dos veranos es responsable de un aumento de la mortalidad de entre el 2% y el 12%. La Organización Mundial de la Salud estima como media en 2.000 los fallecimientos prematuros anuales en la Unión Europea producidos como consecuencia de la exposición a estos niveles de ozono, cifra que se incrementó espectacularmente durante la ola de calor del verano de 2003, habiéndose estimado entre 1.000 y 3.000 tan sólo en Francia.