Portada del sitio > Contaminación atmosférica > Comunicados > Ecologistas en Acción pide declarar Zona de Atmósfera Contaminada 10 (...)

Comunicado. 25-VII-02

Ecologistas en Acción pide declarar Zona de Atmósfera Contaminada 10 localidades de Castilla y León

Las poblaciones leonesas de Cuadros y La Robla vivieron el año pasado varias alertas provocadas por la térmica de Unión Fenosa y silenciadas por la Junta de Castilla y León

Jueves 25 de julio de 2002 - 415 lecturas


La Federación «Ecologistas en Acción» Castilla y León, integrada por 18 asociaciones
ecologistas, ha presen­tado ante la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León
un escrito solicitando la declaración como ZONA DE ATMOSFERA CONTAMINADA del
conjunto o parte de las localidades de Hospital del Sil (León), La Robla (León), León,
Ponferrada (León), Guardo (Palencia), Palencia, Velilla del Río Carrión (Palencia), Venta de
Baños (Palencia), Salamanca y Segovia.

Esta declaración es obligada por la legislación española cuando se superan los valores límite
para la protección de la salud humana a lo largo de un año por dióxido de azufre, dióxido de
nitrógeno o partículas, situación que se ha producido durante el año pasado en 12 estaciones de
control de la contaminación de las 52 en correcto funcionamiento en Castilla y León, ubicadas
en las ciudades citadas, según datos proporcionados por la Consejería de Medio Ambiente de la
Junta de Castilla y León. Los valores límite se definen como las "concentraciones que, con el
fin de proteger la salud humana, no deben superarse".

Al tiempo, los ecologistas advierten que también se han rebasado los valores límite para la
protección de los ecosistemas y la vegetación en la práctica totalidad de las estaciones de
Castilla y León. Además, al menos otras 13 localidades, entre las que se encuentran Ávila,
Aranda de Duero, Burgos, Miranda de Ebro, Medina del Campo, Valladolid y Zamora, superan
los valores límite establecidos como objetivo de calidad del aire por la Unión Europea para el año 2010, lo que indica que nos encontramos ante un problema generalizado en las ciudades de
Castilla y León y en el entorno de las 4 grandes centrales térmicas regionales (Anllares,
Compostilla, La Robla y Guardo), ubicadas al norte de las provincias de León y Palencia.

El caso más llamativo, no obstante, es el de las localidades leonesas de Cuadros y La Robla,
que durante el año pasado registraron diversas superaciones por dióxido de azufre de los
umbrales de alerta legalmente establecidos, sin que por parte de las autoridades autonómicas se
procediera a paralizar el funcionamiento de la central térmica de La Robla, propiedad de Unión
Fenosa, y ni siquiera se informara como es preceptivo a la población afectada.

La declaración de Zona de Atmósfera Contaminada debe ser efectuada por la Junta de Castilla y
León, y lleva aparejada la elaboración de un plan de medidas tendente a mejorar la calidad del
aire. Este plan debe contener la descrip­ción de la naturaleza, origen y evolución de la
contaminación atmosférica, las medidas a adoptar para corregirla, los procedimientos técnicos y
plazos para poner dichas medidas en práctica, así como el correspondiente programa de
inver­siones. En el caso de las áreas afectadas por la contaminación producida por las centrales
térmicas, al involucrar a varios municipios la elaboración de este Plan compete directamente a
la Junta de Castilla y León.

Esta es una situación reiterada en la última década, sin que hasta la fecha se hayan tomado las
medidas legalmente previstas. Así, en 1998 y 2000 Salamanca superó el valor límite por
dióxido de nitrógeno, y en 1991, 1994, 1996 y 1997 lo mismo sucedió en Valladolid. En ningún
caso, ni desde los Ayuntamientos afectados ni desde la Junta de Castilla y León, se dio
cumplimiento a lo previsto en la Ley en atención a la protección de la salud de las personas. Por
ello, Ecologistas en Acción exige a las Administraciones Públicas que asuman sus
responsabilidades legales, sociales y políticas en la prevención de la contaminación del aire,
que cada año causa decenas de miles de víctimas mortales en la Unión Europea.


Más información: Miguel Ángel Ceballos, tfno: 652.590782