Portada del sitio > Contaminación atmosférica > Propuestas y documentos > La restricción del tráfico durante 4 días en el centro de Valladolid por la (...)

Propuestas y documentos /Opinión / Ozono

La restricción del tráfico durante 4 días en el centro de Valladolid por la contaminación por ozono: «Una medida apropiada»

También será positivo limitar el funcionamiento de cuantas instalaciones industriales contribuyan a empeorar los niveles de ozono

Viernes 16 de junio de 2017 - 529 lecturas


El Ayuntamiento de Valladolid ha decidido cortar el tráfico en el centro de la ciudad desde mañana, viernes 16, hasta el lunes 19, ambos incluidos, para hacer frente a la alta contaminación por ozono que ya existe y que puede incrementarse los próximos días debido a las altas temperaturas previstas y al nivel de soleamiento. Los problemas con el ozono ya vienen de los días previos. Ayer, en concreto, cinco de las seis estaciones que miden este contaminante en nuestro municipio superaron el objetivo señalado para proteger la salud humana, mientras que los días anteriores eran las estaciones situadas al sur de la ciudad las que empezaron a superar dicho límite.

Por estas razones se activó el Plan de Acción en Situaciones de Alerta por Contaminación del Aire Urbano (Situación 1), y, como ha señalado el Ayuntamiento, si se mantiene, escenario muy probable, el incumplimiento del límite legal durante el día de hoy, se encadenarán los tres días requeridos por la legislación y el Ayuntamiento deberá pasar a la Situación 2 del Plan de Acción, que conllevará, mañana viernes, el cierre al tráfico del casco histórico y el refuerzo del transporte público entre otras medidas. También será positivo limitar el funcionamiento de cuantas instalaciones industriales contribuyan a empeorar los niveles de ozono.
Ante la persistencia de las altas temperaturas parece totalmente apropiada la decisión municipal ya que los Planes de Acción están para cumplirse y, sobre todo, porque lo que está en juego son riesgos evitables que pueden afectar a la salud de las personas, principalmente de niños y mayores, y de quienes tengan problemas respiratorios u otras enfermedades asociadas, como las cardiovasculares. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima en 1.800 los fallecimientos prematuros anuales en España producidos como consecuencia de la exposición a niveles de ozono, cifra superior a la asociada a los accidentes de tráfico, aunque en el caso del ozono se traduce normalmente en un acortamiento de la vida en meses o años.

Los efectos adversos del ozono troposférico sobre la salud tienen que ver con su potente carácter oxidante, aunque la respuesta de las personas es diferente y atiende a factores muy diversos. Elevadas concentraciones, en el corto plazo, causan irritación en los ojos, mucosas y vías respiratorias superiores; reducen la función pulmonar; y agravan las enfermedades respiratorias y cardiovasculares. En concentraciones más bajas pero sostenidas en el tiempo, el ozono afecta al desarrollo pulmonar, aumenta la incidencia y gravedad del asma, e incrementa la mortalidad de personas con enfermedades respiratorias y cardiovasculares crónicas. No es recomendable la realización de ejercicio físico en las situaciones de alta concentración de ozono troposférico como las que experimenta estos días nuestra ciudad.

El ozono troposférico es el contaminante que presenta en Valladolid una mayor extensión y afección a la población y a la vegetación, con unos niveles al alza. Se trata de un contaminante que se forma a partir de precursores emitidos principalmente por la combustión de los motores de los vehículos.

Esta situación tiene relación directa con el incremento de las temperaturas medias y de las situaciones meteorológicas extremas (olas de calor) durante la primavera y el verano, como resultado del cambio climático. En los últimos años asistimos a la proliferación de episodios de esas características. Uno de los últimos Informes de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), el que analiza el “estado del clima mundial en el periodo 2011-2015”, señala con contundencia que “se trata del quinquenio más cálido jamás registrado” y atribuye como causa primordial “la huella de los seres humanos, cada vez más visible, sobre los efectos meteorológicos y climáticos”. El resultado es conocido: nos toca soportar, por nuestros excesos, “impactos peligrosos y costosos” que se acentuarán en los próximos tiempos.
Poner en marcha las medidas que ha señalado el Ayuntamiento está muy bien y todas las personas debemos contribuir al éxito de las mismas. Pero no podemos olvidar que en estas sociedades “de los excesos” la contribución debe ir más allá si queremos prevenir este tipo de problemas. El informe señalado también estudia la posible relación entre el cambio climático inducido por el hombre y las situaciones meteorológicas y climáticas extremas. Más de la mitad de éstas se pueden asociar directamente al cambio climático producido por las actuaciones humanas. “Algunos estudios demostraron que la probabilidad de calor extremo había aumentado en 10 veces más”.

Si nuestras actuaciones son las causantes, todas las personas debemos contribuir a cambiar la situación. Las autoridades públicas primero, los demás detrás. Nuestros excesos no son buenos, ni para la tierra, ni para el agua, ni para el aire. Debemos recuperar la idea de contención, debemos recordar que los límites existen y que si los superamos todo nos irá peor. Tampoco podemos olvidar que esta es una causa de toda la humanidad y que nosotros no somos los que peor estamos. “La sequía que afectó a África oriental en 2010-2012 causó 258.000 muertes adicionales; las inundaciones de 2011 en el sureste de Asia se cobraron la vida de 800 personas y se tradujeron en pérdidas económicas por valor de más de 40.000 millones de dólares (…); y el tifón Haiyan se cobró 7.800 vidas en Filipinas en 2013”.

Javier Gutiérrez
Ecologistas en Acción Valladolid

Fuente: El Norte de Castilla

Campaña informativa sobre Ozono troposférico en Valladolid:


Ver en línea : Plan de Acción en Situaciones de Alerta por Contaminación del Aire Urbano en Valladolid (Ayuntamiento de Valladolid)