Anti copyright
El contenido publicado en esta web es responsabilidad de cada uno de sus autores.

¿QUÉ SIGNIFICA EL CÓDIGO DE POLICÍA?

 

La vida y la conducta humana reglamentadas y legisladas desde una óptica policiva no han hecho más que considerar como delincuentes e infractores a todas las personas; la cárcel y las sanciones penales van en aumento restringiendo cada vez más el margen de maniobra para la libertad del ser humano. Pero peor aún, la violación a la norma no escapa del sistema que lo sustenta y considera multable a un conjunto de comportamientos prohibidos en un Nuevo Código de Policía que busca una intromisión más directa en la vida de las personas; mientras más se infrinja la ley mayor es el recaudo de dinero por parte del Estado destinado a más represión.

 

El cariño y la sexualidad, la utilización del espacio público, el rebusque económico, la protesta social, la vida privada, la libre movilidad, la autodefensa frente a los abusos de autoridad, ahora son fuente de ingresos y su prohibición incentiva una moral pública puritana, higienista e hipócrita, atacando principalmente a los pobres, aquéllos que no pueden pagar fácilmente el castigo económico por transgredir la moral pública.

 

En una sociedad donde las relaciones están mediadas por el dinero y una visión utilitarista de la ayuda, la policía no es más que la fiel representación de la corrupción y el nuevo código da vía libre al enriquecimiento particular de los policías a través de los sobornos del que los pueda pagar. Además protege e incentiva los abusos de poder ya conocidos, en donde se ha terminado con un gran número de víctimas mortales.

 

Buscamos que el ejercicio de la libertad sea recuperada a través de las artes callejeras, debemos seguirle dando color a las ciudades, seguir disfrutando de nuestros cuerpos sin moralismos ni leyes que prohiban la convivencia y las expresiones de amor, debemos continuar moviéndonos como nos plazca, trabajando por nuestro sustento y recreándonos como nos parezca… somos libres anque las leyes digan lo contrario, las calles son nuestras y no nos las quitarán.

 

Amigo transeúnte: ¡La libertad no se reglamenta! Ni código, ni policía.

 

¡Mata el policía que llevas dentro!

 

CAMPAÑA CONTRA LA BRUTALIDAD POLICIAL Y POR EL DESMONTE DEL ESMAD.


La lucha por la tierra en la Hacienda la Emperatriz no solo trata las reivindicaciones materiales, ambientales y culturales de las comunidades indígenas sino que, además, esta tierra tiene un fuerte valor simbólico ya que en la Emperatriz se planeó y organizó la masacre de 20 indígenas nasa el 16 de diciembre de 1991, en lo que se conoce como la masacre del Nilo.

Días después de los acontecimientos de la masacre el Estado colombiano realizó un acuerdo por 15.600 hectáreas de tierra que hoy, 26 años después, no ha cumplido en su totalidad. Por su parte la Corte Interamericana de Derechos Humanos se pronunció en este caso y, para el año 2000, condenó al Estado por su responsabilidad directa en la masacre. La masacre del Nilo en 1991 partió en dos la historia del movimiento indígena del Cauca, ya que desde 1971 el movimiento venia con una dinámica constante de ocupaciones colectivas de tierra pero, después de la masacre, se detienen los procesos de recuperación. Es solo hasta el año 2005 cuando se retoman los esfuerzos por la recuperación y liberación de tierras.

Teniendo viva la memoria de la masacre, el ciclo actual de lucha por la tierra inició con la liberación de la hacienda la Emperatriz, lo que constituye un reclamo por tierra, justicia y dignidad. Desde que inició el proceso la comunidad indígena a realizado diferentes acuerdos con el Estado, lo que implicó la salida de la comunidad de los predios a la espera de la realización de los acuerdos, pero el Estado nunca cumplió, por lo que desde comienzos de marzo de año 2015 retoman el proceso de liberación con la promesa de nunca más volver ha salir de la hacienda hasta que las tierras regresen a las comunidades indígenas.

El proceso de lucha a sido largo y difícil, con constantes intentos de desalojo, violencia desmedida por la fuerza publica que utiliza armas de fuego contra las comunidades y el asesinato de Lorenzo Largo el 29 de noviembre del 2007, y del joven Guillermo Pavi el 10 de abril del 2015, ambos asesinados por agentes del ESMAD. "La resistencia del maíz" recoge los acontecimientos vividos por las comunidades en el ultimo intento de desalojo realizado el 14 de octubre del 2016, en donde fueron destruidos los asentamientos y los cultivos de maíz de las comunidades, pero se registra también el proceso de lucha y resistencia, la reconstrucción de los asentamientos y la realización de nuevos cultivos de maíz que, además de presentarse como una alternativa a la crisis alimentaria para las comunidades, su cosecha es una victoria del movimiento indígena que continua haciendo uso y posesión de las tierras.

En estos momentos se espera la realización de nuevos procedimientos de desalojo contra la comunidad indígena asentada en la Emperatriz, por lo que se hace un llamado a centrar esfuerzos en la construcción de redes de solidaridad con el movimiento indígena nasa.

14590274_344345072584801_7004942526622993946_n

En la realización de video foros las comunidades se reconocen a sí mismas en las practicas que realizan, se ven en el medio audiovisual como lo que son, sujetos colectivos que se organizan y transforman la realidad en la que existen, este reconocimiento empodera a las comunidades, fortalece sus identidades colectivas y reafirma sus posiciones de lucha.

Los video foros generan el espacio adecuado para que las comunidades discutan y reflexionen sobre la manera como aparecen en el escenario público, ejerciendo las orientaciones y estrategias necesarias para transformar el material audiovisual que hace parte de sus actos comunicativos, tanto para el interior de la comunidad como hacia afuera. No importa el medio técnico, algunas veces una pequeña pantalla es suficiente, lo importante es motivar la reflexión colectiva sobre las estrategias, el lenguaje, los contenidos y objetivos de la actividad comunicativa, favoreciendo de este modo el ejercicio de la autonomía comunitaria.

La comunicación es un campo de batalla. Los medios de comunicación hegemónicos solo registran los hechos que permiten tergiversar el sentido de las reivindicaciones y luchas de las comunidades, luego son sometidas al silencio. Este mecanismo de aislamiento y distorsión encubre las prácticas y realidades de los movimientos sociales, busca legitimar la represión del Estado y rompe los vínculos sociales entre las organizaciones y los sectores populares, situando a las comunidades en una grave condición de vulnerabilidad frente a las diversas formas de opresión. Por ello es imperativo romper los cercos comunicativos para que las comunidades denuncien, controviertan y expresen el sentido de sus luchas.

El Estado no tiene un poder en sí mismo, descansa en la reproducción de prácticas de dominación que necesitan ser justificadas por los medios de comunicación hegemónicos. En la lucha por el control de los medios de comunicación los movimientos sociales no solo disputan la legitimidad de sus prácticas y reivindicaciones sino que, al hacerlo, al hablar con su propia voz, pueden influir y ganar la solidaridad y simpatía de otros grupos sociales subalternos, lo que permite deslegitimar las acciones represivas del Estado, convocar a los sectores solidarios en defensa del movimiento y establecer alianzas, formas de organización y estrategias para el avance de los movimientos sociales.

(Galería de vídeo-foros realizados con la comunidad Nasa)

14713595_344345255918116_3877071712577525609_n

14900416_344345282584780_8062441910873921558_n

14595786_344345139251461_3519082257021883177_n

14581422_344345225918119_8718047116640453154_n