Anti copyright
El contenido publicado en esta web es responsabilidad de cada uno de sus autores.

Solidaridad con la comunidad desplazada del barrio Bilbao por el Gobierno Distrital de la ciudad de Bogotá el pasado 24 de abril.

Antes de ver los primeros rayos del sol, los habitantes de Bilbao verían los escudos de la fuerza policial entrar a su barrio, en una marcha no muy amable, acompañados de la Personería Distrital, brillando por su ausencia Derechos Humanos.Un mes antes de la presencia policial, funcionarios de la alcaldía mayor de Bogotá, visitaron la comunidad para un supuesto censo de familias del sector, engañándolas para recoger sus firmas, en lo que posteriormente sería la “notificación/aprobación” para un desalojo voluntario; en el cual, se daba un plazo de cinco días, de lo contrario, el uso de la fuerza estaría presente.

Leer más: Desalojos Nunca Más!

DENUNCIA PÚBLICA

La imagen puede contener: una o varias personas, planta, árbol, exterior y naturaleza

Sobre los hechos acontecidos el 9 de Mayo del 2017, donde la fuerza pública arremetió contra la comunidad nasa de Corinto, sin importarle lo más mínimo los derechos humanos; con operativos del ESMAD, de la policía y, de la fuerza militar. En los hechos falleció Daniel Felipe Castro, quién fue impactado en dos ocasiones, por el hombro y por el costado izquierdo, lo que generó que por las heridas en los pulmones y el derramamiento de sangre interno, muriera por paro respiratorio cuando ya iba camino a Cali a ser atendido, en las cercanías de Padilla. Por otro lado, un periodista del colectivo Enraizando también fue herido por un impacto de bala en la parte del abdomen bajo por la espalda, generándole afectaciones en el sistema intestinal, y se encuentra ahora en tratamiento médico, estabilizado luego de una primera cirugía.

Se denuncia que la comunidad estaba desde muy temprano, cerca las 6 de la mañana, haciendo presencia de forma pacífica por las orillas de la vía Corinto-Miranda, por las cercanías de la hacienda Miraflores. Que estaban con pancartas alusivas al proceso de liberación, pero no bloqueaban la vía ni hostigaban a los pasajeros. Su intención era visibilizar más lo que sucede en esta lucha contra el gran acaparamiento de tierras por élites económicas a la población norte caucana, de tal forma que comprendan la protesta que se lleva con nombre de "Liberación de la Madre Tierra."

Que las comunidades de 20 resguardos, acompañaron está actividad que empezó desde el 8 de mayo y se llama "La minga de trabajo y pensamiento", y que también el 9 de mayo estaban desde muy temprano cortando caña, para sembrar maíz y alimentos para solventar la grave crisis alimentaria que enfrenta al pueblo nasa casi al exterminio físico, como lo afirma el fallo T-030 de la Corte Constitucional.

Alrededor de las 10:30 llega la primera tanda de fuerza pública por la entrada a la hacienda Miraflores, donde ahora es una base militar. Durante la entrada de estos operativos a a hacienda, se ataca a la comunidad con gases, recalzadas y con disparos de fúsil. Hiriendo a un par de personas de la comunidad liberadora al golpearlas con gases.

Que alrededor de las 11:15 empieza a llegar la segunda tanda de fuerza pública, aunque esta dirigida a tomarse el puente para entrar a Corinto, cuando pasa por el sector de la entrada de Miraflores, rafaguea los comuneros que se encontraban ahí, hiriendo de gravedad al comunero Daniel Felipe con dos impactos de bala, y generándole la muerte; y a un periodista del colectivo Enraizando, que en el momento se encuentra en tratamiento médico, estabilizado; y que en el caso del periodista se noto una intención deliberada pues hubo en varias ocasiones, consignas de la fuerza pública de que se debía atacar directamente a los periodistas. Algo que va en contravía con la carta de los Derechos Humanos, con DIH, y con el ejercicio del periodismo libre e independiente, de la libre expresión sin ser objeto de persecución.

Se denuncia que cuando estos dos heridos iban a salir para Corinto a recibir atención médica, la fuerza pública estaba torpedeando la salida, un fenómeno que se ha vuelto reiterativo en cada minga de liberación, donde no solo no se deja salir a los heridos para que sean debidamente atendidos según los Derechos Humanos, sino que es regla general que los espera la fuerza pública para judicializarlos en los centros de salud, si alcanzan a llegar, una medida anticonstitucional y que va en contravía de los derechos humanos. Que ya ha habido muertos dentro de los liberadores por este accionar, como fue Guillermo Pavi en el 2015, que tras ser impactado por balas en una minga de liberación en la hacienda La Emperatriz, la fuerza pública no dejó que saliera para recibir la atención médica necesaria y murió desangrado.

Se denuncia además, que los rafagueos que se hicieron contra la comunidad se sustentaron según mensajes enviados por altos mandos de la fuerza pública a las autoridades indígenas, porque había milicianos infiltrados dentro de la jornada de movilización comunitaria, algo que se rechaza y se toma como una estigmatización y como una vil excusa para poder arremeter contra la población civil. Ya se ha reiterado en múltiples ocasiones que la comunidad defiende su autonomía de todo grupo armado legal e ilegal, y que las mingas de liberación son un mandato de las comunidades.

Se denuncia también el accionar de las autoridades locales, en este caso del Alcalde Edward Ferando Díaz, que el pasado domingo expidió el decreto 026 del 7 de mayo de 2017, “por medio del cual se realizan algunas restricciones a la movilidad durante los días 8 y 9 de mayo; debido a vías de hecho programadas por los cabildos indígenas del norte del Cauca afiliados en la ACIN, sobre propiedades privadas en el sector del Guanábano, gualanday y vía hacia vereda Santa Elena”, cuyo único fin es generar más estigmatización contra las comunidades liberadoras de la madre tierra.

Por los hechos acontecidos el día de ayer, por la muerte de Daniel Felipe Castro, por los heridos de hoy, por el asesinato hace no más de dos meses de Javier Oteca, por todos los liberadores que han muerto, por la gente en la lucha por la tierra, las comunidades reunidas en la "Minga de trabajo y Pensamiento", han decidido continuar en trabajo comunitario de forma indefinida. Se insta a las organizaciones sociales, a las organizaciones de Derechos Humanos, a los entes regulatorios de la fuerza pública a que estén pendiente de los hechos ya acaecidos, y de los que seguirán en esta jornada de movilización comunitaria.



Centro de Educación y Comunicación Popular Enraizando

Otras imagenes de la jornada:

La imagen puede contener: una o varias personas, planta, césped, árbol, exterior y naturaleza

La imagen puede contener: una o varias personas, árbol, exterior y naturaleza

La imagen puede contener: exterior y texto

La imagen puede contener: planta, cielo, césped, árbol, exterior y naturaleza

18447318_1337506256328854_7851827869424287587_n

El día 9 de mayo de 2017, en el transcurso de la Minga Territorial de Trabajo y Pensamiento, del proceso de liberación de la Madre Tierra, celebrada en el Norte del Cauca por el pueblo ancestral Nasa, DANIEL FELIPE CASTRO BASTO de 16 años de edad fue asesinado por la fuerza pública colombiana

¡No habrá olvido para las caídas, ni perdón para las asesinas!

Se conoce que hay dos heridos más, uno de ellos un compañero indígena y el otro un periodista independiente del Centro de Comunicación y Educación Popular EnRaizando y corresponsal del colectivo Rebeldía Contrainformativa, quien fue baleado a sangre fría por la espalda. Su estado de salud es crítico y se encuentra en unidad de cuidados intensivos en un hospital de Cali a la espera de nuevas intervenciones quirúrgicas. Esta situación no es casual, ya que en el momento del ataque la fuerza pública manifestó que él era blanco directo por estar registrando el proceso de liberación, tanto así que desde la camioneta de la policía se escuchó “denle a ese, al de gris, bájense al de gris”, haciendo referencia al buso que llevaba el comunicador popular que quería ser asesinado por su labor de cubrimiento en favor de la liberación; luego hubo una ráfaga de tiros contra su humanidad y por suerte solo fue alcanzado por uno de ellos en el glúteo izquierdo, comprometiendo órganos vitales. Esto constituye a su vez un atentado contra la libertad de prensa y de pensamiento en Colombia.

También se alerta que las personas que continúan dentro de Corinto y los heridos NO TIENEN GARANTIAS POLITICAS NI DE DEREHOS HUMANOS por el momento.

¡La sangre derramada jamás será negociada!

El proceso de Liberación de la Madre Tierra se inicia el 16 de Diciembre de 2014 y se ubica en 9 veredas a lo largo del Norte del Cauca. Plantea realizar una reforma agraria por el hecho, a causa de la irresponsabilidad del Estado frente a los compromisos adquiridos históricamente a nivel Nacional e Internacional con el pueblo Nasa, tras prácticas de exterminio contra dicho Pueblo. El territorio Nasa está actualmente ocupado por los grandes monopolios azucareros para biocombustibles, quedando así desplazadas las comunidades ancestrales. La liberación es un proceso autónomo, de soberanía sobre el territorio desde la acción pacífica y organizada, que consiste en la reapropiación de la tierra desde el corte de la caña del latifundio y el sembrado del alimento propio

¡Que la tierra no alimente camiones sino personas!

Esto se suma a la presencia de personas encapuchadas en el casco urbano de Corinto, intimidando a la población y a las comunidades indígenas, imponiendo toques de queda y señalamientos que crean un ambiente de zozobra y terror para aislar y cohibir la acción colectiva y los procesos de lucha. Razón por la cual se alerta a organizaciones defensoras de derechos humanos y solidarias a estar en máxima alerta frente a posibles casos de montajes judiciales

¡Al que anda solo, cualquier perro lo muerde!

Estos hechos que denunciamos no responden a casos aislados, sino que obedecen a las dinámicas de represión por parte del Estado y los mecanismos paraestatales en todo el territorio nacional y específicamente en el Norte del Cauca, en fuerte contradicción a los supuestos escenarios que plantean los acuerdos de paz: amenazas constantes, hostigamientos de diversos grupos armados y persecución judicial y mediática contra el movimiento social y popular.

¡No hay paz sin tierra!

Por las veredas aun camina la palabra de Guillermo Pavi, Gersaín Cerón, Marco Aurelio Díaz, Javier Ascúe, Javier Oteca y Felipe Castro, cuya sangre ha quedado sembrada en los cañaduzales y la vía panamericana, su vuelta a la tierra nos da la fuerza para seguir luchando y organizando la rabia para defender la vida y liberarla.

Por último, hacemos un llamado a las diferentes expresiones nacionales e internacionales de resistencia desde abajo a hacer su pronunciamiento de solidaridad efectiva frente a esta y todas las luchas sociales que gestan los pueblos del mundo en vía a construir autonomía y libertad.

¡Hasta que se apague el sol!

Liberación de la Madre Tierra – Territorio Bakatá