Xarxa Feminista PV

De María José Llergo y otras verdades flamencas

Viernes 30 de marzo de 2018

Se nos revuelve la peineta para visibilizar ese flamenco joven, legítimo y actual que no deja de florecer en los rincones donde no acostumbran a alumbrar vuestras farolas. El flamenco de las protagonistas: las mujeres andaluzas/gitanas. Sí, es tristísimo que ni en nuestro propio arte veáis que existimos.

Noelia Cortés 28-03-2018 Pikara

JPEG - 26.2 KB
María José Llergo en un fotograma del videoclip ‘Niña de las dunas’./ Cortijo Films

Federico García Lorca distinguía entre duende árabe, duende judío, duende gitano… pero le parecía que, aunque no supiera nadie definirlos en su completa esencia, la raíz de todos ellos se encontraba “donde manan los soníos negros”. Curiosamente, al Canelita lo presentaron en ‘El sol, la sal, el son’ de Canal Sur (2011) haciendo referencia a que su cante encierra los sonidos negros de su raza, lo que crea una especie de equilibrio: en 2005 (con 15 años) Canelita le había cantado al poeta en ‘Mi recuerdo a Lorca’. Con esta sencilla casualidad a mí se me ilumina un caminito del entendimiento.

Donde no hay verdad, no hay duende. No es lo mismo defender en el flamenco la pureza que el purismo: la pureza es social, y se tiene dentro o no. No se puede comprar en El Corte Inglés.

A Federico le hubieran enamorado estos versos recientes:

La Luna se hizo cuchillo y en su pecho se clavó,

manchando de rojo sangre su vestío de algodón;

con ella se la llevó, la hizo su compañera…

Algunos la llaman Venus pensando que es una estrella.

Los ha escrito la cordobesa María José Llergo (Pozoblanco, 1994) para su canción ‘Niña de las dunas’.

SEGUIR LEYENDO Y VÍDEOS

Comentar este artículo

SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0