Xarxa Feminista PV
Portada del sitio > ACCIONES > Citadas a declarar tres feministas de la CNT por participar en un piquete (...)

Citadas a declarar tres feministas de la CNT por participar en un piquete informativo el 8M en Gijón

Sábado 17 de marzo de 2018

Policías de paisano fueron ayer por la mañana a detener a sus casas a tres sindicalistas acusadas por el encargado de una tienda de Mango de “atentar contra los derechos de los trabajadores y por un delito de agresión”.

Patricia Simón 16-03-2018 La Marea

Una pareja de policías secretas fue a buscar a su vivienda a Zoraida Chao ayer jueves a las ocho de la mañana. “Me dijeron que venían a detenerme y cuando les pregunté, sorprendida, de qué se me acusaba me dijeron que de atentar contra los derechos de los trabajadores y de un posible delito de agresión”, nos contaba ayer por la mañana, aún desde la Comisaría Central de Gijón, esta sindicalista de la CNT, que participó en un piquete durante la huelga feminista –laboral, de consumo y de cuidados– del pasado 8 de marzo. Chao esperaba en ese momento a que fuesen puestas en libertad otras dos compañeras de sindicato que participaron también en un piquete que Chao califica de “absolutamente normal y legal”. Según explica, “fuimos a varios comercios, en los que repartimos los folletos informativos a las trabajadoras. Lo normal de toda la vida, no hubo ningún problema”.

Las activistas explican que la acusación procede del encargado de una céntrica tienda de Mango, donde, según Chao, este hombre “zarandeó a una de las compañeras, pero él a ella. Si él es el denunciante, no sé qué agresiones va a alegar porque por nuestra parte no las hubo. No le dimos importancia y seguimos normalmente con el piquete y con la pancarta por otras tiendas”, añade.

De hecho, según su testimonio y el de la abogada de CNT, Alba G. Torres, presente también en los hechos, en ningún momento fueron identificadas por la Policía, “ni siquiera se acercaron a nosotras”, añade Chao. Según fueron informadas ayer en la comisaría, fueron identificadas “visualmente”. En un comunicado hecho público por el sindicato CNT en su página de Facebook hacia las 18.30 h, aclaran que “la jornada trascendió sin incidencias, hasta que el piquete informativo llegó a la tienda MANGO, donde el encargado intentó impedir que entrásemos increpando y agrediendo a algunas de las compañeras que pretendían repartir octavillas a las trabajadoras. Fue este individuo el que, una vez abandonado el local tras el incidente, avisó a la policía y nos persiguió durante más de una hora por las calles de la ciudad sacándonos fotos”.

Ninguna de las sindicalistas había recibido requerimiento alguno para declarar antes de que ayer por la mañana las Fuerzas de Seguridad fuesen a buscarlas a sus casas, de ahí su sorpresa. Según cuenta Chao, la única que se hallaba en su domicilio, una de sus compañeras fue llamada telefónicamente por la Policía para que se personara en la comisaría y la otra fue avisada por su abuela, que era la que se encontraba en la vivienda.

En estos momentos las tres activistas se encuentran en libertad a la espera de que siga el proceso judicial. La Marea se ha puesto en contacto con la Policía Nacional de Gijón para conocer en base a qué datos han podido saber quiénes eran estas mujeres si no fueron identificadas el 8 de marzo. “Esa información es parte de la investigación y no se la podemos contar ya que forma parte de las diligencias policiales, de las que se dará cuenta al juez. En ellas se explicará cómo han sido identificadas: si ha habido imágenes de cámaras de grabación, testimonios de testigos… y con todo esos indicios se puede cruzar con las bases de datos que tenemos”.

A la pregunta de por qué no se les ha requerido que fuesen a declarar en lugar de desplegar un dispositivo policial para detenerlas en sus propios hogares, han respondido que “es el procedimiento habitual”, y que los policías no iban uniformados porque son de la brigada de información “y para minimizar en lo posible la victimización de estas personas ya que los dispositivos policiales con agentes uniformados son aquellos en los que se cree que se pueden dar circunstancias de inseguridad, pero no en casos como éste en el que no son personas peligrosas”. De hecho, ante lo inesperado de las circunstancias, Chao tuvo que conseguir que una amiga se quedase al cuidado de su hija menor antes de ser trasladada a dependencias policiales.

Por su parte, la multinacional Mango ha declarado a través de su gabinete de comunicación a La Marea que “considera que la actuación de su encargado fue intachable” y que aunque sus trabajadores contaron “con absoluta libertad para hacer la huelga” desconocen el porcentaje de sus trabajadores que la secundaron.

Comentar esta breve

SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0