Exigimos al Ayuntamiento el archivo del expediente sancionador a Salvador González por promover el reciclaje

El Puerto de Santa María, 11 de diciembre de 2020

El Ayuntamiento de El Puerto ha incoado un expediente sancionador contra un vecino y miembro de Ecologistas en Acción, Salvador González, por exigir unos eficientes servicios públicos y por desarrollar una campaña de concienciación ciudadana en favor de la recogida selectiva y el reciclaje. El Ayuntamiento adopta esta insólita medida punitiva contra un ciudadano que ha puesto en evidencia las carencias e irregularidades del servicio de recogida de residuos urbanos, cuando ni verifica, ni inspecciona, ni exige el cumplimiento del Pliego de Condiciones del contrato suscrito con FCC para la prestación de este servicio.

En el Decreto de iniciación del procedimiento sancionador firmado por la Teniente de Alcalde de Seguridad, se acusa a Salvador González de “desobediencia reiterada a los agentes”, lo que es manifiestamente falso. González instaló, tras su petición reiterada al Ayuntamiento por la ausencia de contenedores de recogida selectiva para el reciclaje de residuos, una original isleta de reciclaje, no sólo para favorecer esta práctica entre sus vecinos, sino para llamar la atención por la incapacidad y mala gestión de los responsables municipales. Además, era él mismo el que con su vehículo particular transportaba lo allí depositado hasta los contenedores municipales o, incluso, hasta el mismo punto limpio de la ciudad, evitando que todo ese material acabara en el vertedero de Las Calandrias.
Tras dos meses de exitosa campaña, un desproporcionado despliegue policial se presentó en su casa, conminándolo -sin mascarillas- a que retirara toda la “basura”, lo que así hizo tras intentar infructuosamente dialogar y convencer a los Agentes que no era “basura”, sino una isleta de reciclaje. Pretender aplicar a Salvador González la Ley de Seguridad Ciudadana como si fuera un vulgar delincuente, es una acción indigna de unos responsables municipales, pues si por algo se ha caracterizado es por su trayectoria pacifista y de compromiso cívico y activo, tanto en el movimiento ecologista, como socio de esta organización, como dirigente vecinal, habiendo sido Presidente de la Asociación de Vecinos La Andreita y de la Federación Local de Asociaciones Vecinales (FLAVE), además de la Federación Local de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (FLAMPA).
Según el Decreto firmado, por la “desobediencia reiterada” por no retirar enseres de la vía pública, se le sanciona con una multa de 601 euros. Una represalia política por la campaña reivindicativa que ha desarrollado y que ha puesto en evidencia el mal funcionamiento del servicio de recogida de basuras y las irregularidades e incumplimientos en que incurre FCC el contrato suscrito con el Ayuntamiento.
Resulta curioso que sea el propio Ayuntamiento el que quiera sancionar a un ciudadano por promover el reciclaje entre sus vecinos y exigir unos eficientes servicios públicos, y no exija a las contratas el cumplimiento de sus obligaciones, por no prestar sus servicios ni con los medios ni con la calidad exigible.
Lo que tiene que hacer el Ayuntamiento es, en vez de sancionar a vecinos comprometidos con la mejora de los servicios públicos, es solucionar el origen del problema, inspeccionando todas las deficiencias, obligando a las empresas concesionarias a asumir las obligaciones de los contratos, e imponer las correspondientes sanciones por los incumplimientos detectados. Contrato por el que la empresa cobra más 48 millones de euros en los 4 años.

Del desastroso servicio de limpieza y recogida de residuos durante el pasado verano, al parecer, los técnicos municipales del Área de Medio Ambiente y la Policía Local, sólo han detectado una conducta “incívica” de un ciudadano, análisis totalmente partidista, falso y perjudicial para el interés general del municipio y de la ciudadanía.

Desde Ecologistas en Acción queremos mostrar nuestro total apoyo y respaldo a Salvador González, exigiendo el archivo del expediente sancionador, y que, en todo caso, debería recibir las felicitaciones del Ayuntamiento por la labor que ha realizado en favor de la recogida selectiva de residuos y el reciclaje.