Adjudican la EDAR de El Puerto a la empresa que en 30 años ha sido incapaz de que funcione correctamente

El Puerto de Santa María, 4 de agosto de 2021.

El Consejo de Administración de APEMSA ha adjudicado el mantenimiento de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) Las Galeras, la red de alcantarillado y las estaciones de bombeo a Aguas de Las Galeras (Grupo FCC-Aqualia), por un periodo de diez años. La misma empresa que lleva 30 años sin conseguir que la EDAR funcione correctamente, como lo viene a demostrar los análisis e inspecciones de la Junta de Andalucía, vertiendo aguas deficientemente depuradas a la Bahía de Cádiz.

El Equipo de Gobierno del Ayuntamiento (PP-Cs), y el Alcalde Germán Beardo en particular, demuestra una vez más su total sumisión a esta empresa privada, volviendo a privatizar un servicio público esencial, como es la depuración de aguas residuales. Y lo hace a la misma empresa que ha demostrado su inoperancia en los 30 años que lleva gestionando la EDAR y la red de alcantarillado, y por los que ha venido cobrando 4 millones de euros anuales.

Ecologistas en Acción viene haciendo públicas todos los años las analíticas de control que realiza la Delegación Territorial de Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, que demuestran que la EDAR Las Galeras nunca ha cumplido con los niveles de depuración exigidos en la normativa vigente. Estos incumplimientos han motivado la incoación de numerosos expedientes sancionadores, y que la EDAR Las Galeras conste como instalación que no cumple la normativa de depuración en los informes bianuales que remite el Estado a la UE.

Estos niveles de depuración vienen también especificados en el contrato suscrito en 1989 entre APEMSA y Aqualia, que ha sido prorrogado de forma irregular varias veces, y que incluye duras penalizaciones económicas por su incumplimiento, aunque nunca se ha incoado ningún expediente sancionador a Aqualia. Estas penalizaciones podrían haber ascendido a 675.000 € al año, que se le ha perdonado a la concesionaria. Ante las numerosas denuncias de Ecologistas en Acción, en 2017 se incoaron un total de ocho expedientes sancionadores contra Aqualia,  por un importe total de 660.000 €; pero al anterior Alcalde, David de la Encina, los dejó prescribir, perdonando esa cantidad a dicha empresa concesionaria.

Esta adjudicación incumple el acuerdo de Pleno adoptado el 14 de diciembre de 2016, que aprobó por mayoría absoluta, “Instar al equipo de gobierno a realizar las gestiones oportunas para que APEMSA asuma la gestión directa de la EDAR Las Galeras, de la red de alcantarillado y de las estaciones de bombeo”. Este acuerdo ya fue incumplido por el anterior Equipo de Gobierno (PSOE-IU). Cuando se llevó esta propuesta al Consejo de Administración de Apemsa, el entonces alcalde y presidente de APEMSA, David de la Encina, no se atrevió a someterlo a votación ante las presiones de los consejeros de Aqualia, a pesar de ostentar el ayuntamiento la mayoría en dicho Consejo. Una cobardía que ahora pagamos todos los portuenses con esta nueva privatización.

Ante este panorama, es evidente que Aqualia no debería seguir gestionando la EDAR  Las Galeras  bajo ningún  concepto, y que debería haber sido sancionada por  manifiesto  incumplimiento del  contrato, y que éste debería haber sido rescindido sin derecho a indemnización alguna. Muy al contrario, PP-Cs le vuelven a otorgar la concesión por 10 años, hipotecando la capacidad de decisión de dos mandatos posteriores.

Pero lo más grave es que Aqualia ingresó en 2014 como supuesto socio tecnológico en el accionariado de APEMSA, se comprometió en el contrato a “Incorporar la realización del mantenimiento correctivo de redes e instalaciones, una vez finalizados los contratos en vigor, reorganizando las brigadas de trabajadores que actualmente realizan trabajos en la EDAR y redes de alcantarillados”. Nada de esto se ha realizado, siguiendo Aqualia percibiendo 4 millones de euros anuales por este mantenimiento al que está obligada contractualmente.

Más aún, Aqualia viene percibiendo en concepto de “Know-How” una aportación del 5% de la recaudación neta de APEMSA, unos 500.000 € anuales. Esta cantidad se debería haber invertido en mejoras tecnológicas de APEMSA y, muy especialmente, de la EDAR, sin que se tenga constancia de ninguna mejora efectuada por Aqualia. La EDAR Las Galeras sigue funcionando igual de mal, pese a los 500.000 € que cobra Aqualia.

Estos hechos fueron puestos en conocimiento del alcalde y del Pleno municipal en noviembre de 2019, solicitando que se incoara el oportuno expediente para la investigación del incumplimiento de contrato suscrito entre APEMSA y Aqualia y aplicar las sanciones que se correspondan. Nunca se hizo nada.

Y para colmo de irregularidades, el director-gerente de APEMSA, empresa que sigue siendo mayoritariamente municipal, es un directivo de Aqualia, y es el que se supone que debe supervisar el cumplimiento de los contratos de las concesiones que tiene Aqualia. Así se explica que nunca se incoe ningún expediente sancionador, y que se siga pagando a Aqualia por servicios no realizados. Más aún, el Consejo de  Administración, con un director de Aqualia, es el que ha aprobado la concesión de la EDAR Las Galeras, la red de alcantarillado y las estaciones de bombeo a favor de su empresa. Un concurso a la carta.

Ecologistas en Acción exige que se haga público el contrato firmado entre el alcalde y director de FCC-Aqualia España, y anunciamos que realizaremos un control exhaustivo sobre las exigencias de funcionamiento de la EDAR y la inversión a la que está obligada Aqualia para mejorar la eficiencia de la misma, incluyendo el sistema terciario.