Mujeres en Red
twitter
twitter

[Por ]

Vaishnavi Sundar, feminista india: Cancelaron mis proyecciones por mis tweets sobre transgénero

Autora: Vaishnavi Sudar

Visitas: 1163    {id_article}  

Vaishnavi Sundar es una cineasta independiente y activista por los derechos de las mujeres india


En los últimos años, las cuentas de personas que fueron "canceladas" aparecieron en mi timeline. Era un fenómeno que no acababa de entender y sus ramificaciones parecían exageradas. Hasta que me pasó a mí.

Cuando me presentaron por primera vez al feminismo, seguí el modelo dominante de "elección". No me llevó mucho tiempo encontrarlo antitético a los derechos de las mujeres por los que lucharon las sufragistas. Hizo que la opresión en si misma pareciera lucrativa y atractiva. Fue cuando empecé a expresar mi opinión sobre los peligros del feminismo liberal cuando cancelar la cultura empezó a tener sentido para mí. Pude ver cómo las mujeres estaban siendo prohibidas por hablar en contra del patriarcado.

Soy cineasta, escritora y activista por los derechos de las mujeres. Paso mi tiempo abogando por la igualdad de oportunidades, los derechos anticonceptivos, la educación y el empoderamiento de las mujeres y las niñas. Centro a las mujeres en todo mi trabajo. Cuando comencé a proyectar mi película sobre el acoso sexual en el lugar de trabajo en toda la India, esperaba despertar la conciencia pública. But What Was She Wearing? (¿Pero cómo iba vestida?) fue el primer largometraje documental de la India sobre el tema.

Sin embargo, encontré una fuerte resistencia a la película por parte de las guardianas liberales feministas. Las mujeres que me enviaban mensajes privados pidiéndome favores profesionales y contactos, y me felicitaban por la película, se negaron a reconocer mi presencia en sus timelines públicos o a retuitear nada sobre la película. Al principio, pensé que era mi mala suerte eterna o algún defecto en mi personalidad.

Luego comencé a recibir una serie de rechazos de publicaciones liberales e izquierdistas que previamente habían aceptado cada texto que enviaba. Una editora respondió que no podía aceptar mis textos ya que la publicación era poco personal. Pero ella publicó tres textos de un escritor masculino al mismo tiempo.

El mes pasado, descubrí la razón por la que me había convertido en una paria social en los bastiones liberal-feministas. Estaba en EE. UU. en un programa de intercambio y quería aprovechar la oportunidad para proyectar mi película en varios lugares mientras recorría el país. Se programó una proyección en Nueva York, organizada por el Proyecto Polis. Se anunció, se diseñó los carteles e incluso me presentaron a una moderadora india. Pero una semana antes de la proyección, la organizadora (también una mujer de origen indio) me envió un correo electrónico diciendo que el evento sería cancelado debido a mis puntos de vista "transfóbicos".

Hace muchas lunas me metí en un Twitterspat sobre mujeres trans preoperatorias en refugios para mujeres, prisiones, baños y deportes femeninos. Y alguien había recuperado los tweets en cuestión enviándolos a la atención de las organizadoras. Como resultado, el Proyecto Polis pensó que era justo dejar de lado una proyección de una película sobre un tema apremiante que afecta a las mujeres en todos los estratos sociales de la sociedad. Todo porque la cineasta cree que el sexo biológico no es una construcción social, que la opresión basada en el sexo de las mujeres es real, que alojar a personas con genitales masculinos en espacios con víctimas de violencia sexual masculina puede ser desgarrador para las reclusas, que enfermedades mentales como la autoginofilia y otras disforias puede causar daños peligrosos e irrevocables, y los teóricos de género están borrando a las mujeres, al igual que el patriarcado.

Crecí en Avadi en el sur de la India. He pasado la mayor parte de mi vida trabajando con mujeres marginadas. Sin embargo simplemente no tenía el aroma correcto de despertar para la posmoderna teoría queer que defiende los desis de Manhattan.

Desde entonces me he enfrentado a los editores de las publicaciones que me pusieron en la lista negra. Parece que los activistas de derechos humanos de la India buscaron en Google mi nombre y escribieron a todos los medios que me habían publicado, contándoles sobre mis tweets "TERF".

Al ser marginada, esencialmente me dijeron que el feminismo por el que vivo, el feminismo de Mary Wollstonecraft, Emmeline Pankhurst y Andrea Dworkin, era excluyente porque rechazaba a los hombres en espacios seguros para mujeres. Mi interseccionalidad no era lo suficientemente expansiva como para acomodar a los hombres. Mi feminismo no abrazó la "opción" de "transportar agua" para el patriarcado. Abogar por la seguridad de las mujeres era "anti-trans", cuyo significado aún me cuesta entender. No soy nada "anti" excepto de las infinitas formas derivadas de misoginia.

Las feministas radicales como yo han sufrido una pérdida de sustento, han sido interrumpidas, canceladas y desarmadas porque las organizaciones feministas liberales preferirían hacer descarrilar el importante trabajo feminista en vez de dejar de lado nuestras diferencias y mostrar solidaridad en las luchas comunes que afectan a todas las mujeres. No es de extrañar que las ardientes feministas como Ayaan Hirsi Alihttps://es.wikipedia.org/wiki/Ayaan... tengan que acudir a publicaciones como el Wall Street Journal o a programas de entrevistas conservadores para que se escuche su voz.

¿Cómo pueden tantas feministas liberales llamarse "liberales" y elogiar la pornografía, una industria en la que las mujeres son brutalizadas (y a menudo asesinadas)? ¿Cómo puede alentar a los niños a ser "drag queens" que realizan actos sexuales para adultos, en nombre de la ideología de género? Desearía que ya no lo llamen movimiento. Es un culto que exalta a los hombres, que a menudo no son realmente "homosexuales" pero que quieren aprovechar la "autoidentificación" como mujer para ganar puntos de opresión y validación externa.

En el transcurso de mi defensa, me familiaricé con varias personas trans que no tienen delirios sobre el sexo biológico. Es curioso cómo incluso se enfrentan al ostracismo dentro de su comunidad por ello. Un número de adultos jóvenes que han sido obligados a tomar bloqueadores en la pubertad y sufrir mutilaciones corporales irreversibles han surgido y creado una comunidad de transición. Pero la gente está demasiado dispuesta para ignorar sus historias de terror y, en cambio, apalearles.

Estoy de acuerdo con lo que JK Rowling dijo recientemente: que todos deberíamos tener la libertad de ser lo que queremos y estar con cualquiera que esté dispuesto a amarnos. Pero despojar a las mujeres de sus medios de vida por afirmar hechos biológicos es una afrenta al sentido común.

Las feministas liberales harían bien en sacar la cabeza de las redes sociales la-la land y venir de sus ciudadelas para conocer mujeres en el mundo real. Permítales seguir el ejemplo de la ruta reciente de Labour en las elecciones del Reino Unido, en las que miles de mujeres hablaron a través de su papeleta electoral y le dijeron al Partido Laborista que declara la virtud y señala la virtud que la moneda del despertar tiene pocos compradores.

El trailer de But What Was She Wearing?:


Fuente Sp!ked (inglés). Traducción Mujeres en Red


2020-03


Otros textos

Temas :
Transgenero
Países :
India
Violencia contra las mujeres :
Abuso sexual

Quizás también te interese

Alianza Contra el Borrado de las Mujeres alerta de que la confusión entre “sexo” y “género” en el anteproyecto crea indefensión para las mujeres y socava la lucha contra la violencia

➜ Denuncian como injustificable la omisión de la violencia prostitucional (...)


Entrevista de Woman’s Place UK con Ángeles Álvarez

Es paradójico, pero que la que se define como izquierda poscolonial, está (...)


No a la apropiación de las mujeres, por Alicia Miyares

Contra el generismo queer rebeldía feminista, es la consigna que apunta (...)


J.K.Rowling escribe sobre sus razones para hablar sobre cuestiones sobre sexo y género (traducción)

Estamos viviendo el período más misógino que he experimentado. En los años 80, (...)


El feminismo no tiene un debate respecto a las personas transexuales

El feminismo nunca ha sido ni es "transexcluyente", ¿a quién beneficia este (...)


1997 - 2020 Mujeres en Red. El periódico feminista