Mujeres en Red
twitter
twitter

[Por ]

¡No pasarán!

Por Victoria Sendón de León

Visitas: 2392    {id_article}  

¡ NO PASARÁN!

No me quiero poner en plan guerracivilista, pero, como todo tiene un límite, creo que ha llegado el momento de pegar un puñetazo encima de la mesa y encarar esta situación de la ofensiva neocon y teocon con un ¡NO PASARÁN!

Madrid, como siempre, se ha convertido en esa escollera en la que todas las olas de la intransigencia, el oscurantismo, la especulación, las corrupciones, la involución o el nacionalcatolicismo están desmoronando. El rompeolas mismo de la democracia y de la libertad. Si se destruye, volveremos a la caverna que siempre nos amenaza a las gentes de esta España eterna. ¡Qué rollo¡

Yo sólo estoy dispuesta a dejarme el pellejo por una cosa: por la libertad. Y este oscurantismo que nos amenaza tira a dar precisamente ahí. Para la derecha política la libertad no es más que la libertad de mercado, y la “educación para la ciudadanía” un comecocos que desviaría a nuestros jóvenes del recto camino del consumismo, de la privatización, de la especulación y del cumplimiento de sus deberes dentro de la “familia cristiana”, la única verdadera. Se trata de una opción política que no sé por qué la llaman política cuando sus intereses más acendrados son simplemente privados, personales, individualistas. Si la política es la gestión de lo público para la “polis” ¿qué demonios pueden representar semejantes personajes que quieren disolver lo público, exaltar lo privado y enriquecerse como máximo logro vital? Miren a Aznar, representante financiero de uno de los fondos internacionales de inversiones más sucios y criminales. ¡El prócer intocable! Miren a Rajoy, proponiendo como su segundo a la quintaesencia del capitalismo salvaje como si un país fuera una multinacional y los ciudadanos sus accionistas. ¡Qué de dislates ¡

Completando el akelarre “neo-teo.con”, los purpurados crecidos, hinchados, insolentes, ridículos… ¡qué digan misa ¡ Eso, que digan misa y nos dejen en paz. Pero no, ellos quieren guerra y sumisión y miedo y obediencia ciega. La unión de esos dos frentes atenta de modo muy serio a nuestra propia civilización como humanos. Y no lo digo en broma.

Sin embargo, con este panorama, lo que me saca de quicio es el “buenismo” del que hace gala nuestro Gobierno, así como la pasividad entontecida de los demócratas progresistas del país. Después de las declaraciones obispales, el desmantelamiento de la sanidad pública de Aguirre, la corrupción estructural del Ayuntamiento de Madrid, los ataques a las clínicas que interrumpen el embarazo dentro de la ley, la acusación de genocida al Dr. Montes, las agresiones a feministas connotadas (Vito) y el peligro de que semejante contubernio pretenda gobernarnos, me reafirmo en dar el puñetazo en la mesa y lanzarnos a la calle, exigiendo al gobierno un Estado laico de una puñetera vez, así como el retirar las competencias de los gobernantes autonómicos que están privatizando y destruyendo el territorio de todos. Para empezar, las de Madrid. Ahí va a ser la madre de todas las batallas. ¡NO PASARÁN ¡

CASANDRA


Fuente: El Blog de Casandra. Victoria Sendón


2008-02


Otros textos

9 de marzo :
Opinión

Quizás también te interese

Manifiesto "Blogueras y blogueros progresistas por la paz en el País Vasco"

Mujeres en Red se suma a la campaña "En mi nombre: si" para apoyar el (...)


#14N RAZONES FEMINISTAS PARA LA HUELGA

Visto que mucha de la gente que escribe se olvida de las humanas y da (...)


Volver a la tarea

Para quienes hemos trabajado durante los últimos años en cuestiones relativas (...)


La ONU intensifica el proceso de creación de la nueva agencia de género

La decisión tomada en la 63ª Asamblea General de la ONU, en septiembre de (...)


Informe del Observatorio e-Igualdad. 2008

Desde el Observatorio e-igualdad queremos contribuir a impulsar la (...)


Defender la alegría. Video


Y Darwin, de su costilla, creó a la mujer...

Aprovechando el homenaje a uno de los científicos más destacados de nuestra (...)


1997 - 2019 Mujeres en Red. El periódico feminista