Mujeres en Red
twitter
twitter


Carta abierta a Pilar Fernández Pardo

Por María José Ramos Rubiera

Visitas: 5070    Enregistrer au format PDF   

La violencia contra las mujeres es una de las preocupaciones prioritarias del Gobierno del Principado de Asturias, un asunto de extrema gravedad en el que hasta el momento habíamos trabajado procurando, con el esfuerzo de todas las partes implicadas, un gran consenso social y asumiendo la responsabilidad política necesaria para abordar un problema de Estado.

Con esta responsabilidad y rigor venimos trabajando desde hace ya unos cuantos años asociaciones de mujeres, organizaciones sin ánimo de lucro, sindicatos, gran número de personas a título individual, profesionales de los servicios implicados y también las fuerzas políticas asturianas. Sólo de este modo hemos podido constituir la Red Regional de Casas de Acogida, un modelo de cooperación institucional ejemplar en el que participan, además del Gobierno del Principado de Asturias, los ayuntamientos de Oviedo, Gijón, Avilés y Valdés, así como Cruz Roja de Asturias, entidad gestora de la red.

La Red Regional de Casas de Acogida del Principado de Asturias, integrada actualmente por las casas municipales de Oviedo y Avilés, el Centro de Atención Integral a mujeres víctimas de la Violencia de Género (la Casa Malva) y diversos pisos tutelados, todas ellas con una normativa común, no es un paraíso, señora Pardo.

Probablemente usted no sepa que más de 2.000 mujeres y sus hijos e hijas han pasado desde el año 2002 por alguna de sus instalaciones y, aunque las evaluaciones de los servicios prestados son habitualmente positivas, también es frecuente que se den situaciones difíciles, derivadas de la compleja y variada problemática que, junto al maltrato, presentan muchas de las mujeres que son atendidas en las casas de acogida.

En este sentido, quiero romper una lanza en favor de las educadoras, psicólogas y trabajadoras sociales, que tratan de solventar estas situaciones con gran sensibilidad, responsabilidad y profesionalidad.

¿Realmente usted cree que alguna persona bienintencionada, claro está, puede pensar que utilizamos nuestro mejor recurso para las víctimas de violencia de género con la intención de practicar la perversión, explotarlas, espiarlas y coartar su libertad? Sinceramente, señora Pardo, desde la sensatez sus argumentos rozan el ridículo.

Usted ha roto de la forma más irresponsable posible este consenso. No ha dudado en utilizar para su causa a las víctimas de violencia de género. No le importa usar las más altas instituciones del Estado para verter sus mentiras sobre el Centro de Atención Integral a Mujeres Víctimas de la Violencia de Género. No le ha costado un minuto de reflexión echar por tierra el trabajo y la experiencia de estas trabajadoras, algunas de ellas promotoras de la primera casa refugio para mujeres maltratadas de Asturias. No se sonroja al escuchar las voces de las organizaciones de mujeres pidiéndole que no utilice la violencia de género en su estrategia de sucio juego político.

Pues bien, señora Pardo, sea usted consciente de la responsabilidad que asume, cargue con el flaco favor que está haciendo a las víctimas y pese sobre su conciencia cada una de las mujeres que hayan podido dejar de ingresar en la Red Regional de Casas de Acogida por la polémica que usted ha azuzado, manipulado y magnificado.

Por último, quiero manifestar mi máximo respeto, comprensión y solidaridad con todas las víctimas de la violencia de género, incluidas las denunciantes, así como reiterar nuestra disposición permanente al diálogo y la búsqueda de soluciones. Éste es el único lenguaje que conocemos quienes desde hace muchísimos años estamos implicadas en la lucha por la igualdad: el del diálogo, el consenso y el compromiso ideológico con las mujeres. De este modo venimos trabajando y, así, hemos logrado que nuestro modelo, por mucho que le pese, sea una referencia en toda España.

Reitero mi compromiso personal y el del Gobierno del Principado de Asturias de continuar trabajando día a día por mejorar la atención y los apoyos prestados a las víctimas de la violencia de género. En ello estamos junto a muchas personas, organizaciones e instituciones; espero algún día poder darle la bienvenida.

Le digo por experiencia que en política no gana quien más ruidos genera, sino quien más lucha y más compromisos asume para mejorar las condiciones de vida de la ciudadanía.

P.-S.

María José Ramos Rubiera es Consejera de Presidencia, Justicia e Igualdad


Apoyo a la Casa Malva de Gijón


2007-09


Otros textos

Violencia contra las mujeres :
Denuncias

Quizás también te interese

La ley integral contra la violencia de género en España, una victoria de las organizaciones de mujeres

No está en esta foto pero debería... Micaela Navarro ha estado en los (...)


Entrevista a Guadalupe Morfín, Comisionada antiviolencia en Ciudad Juarez

María Guadalupe Morfín, que estuvo al frente de la Comisión de Derechos (...)


Cárcel de amor. Relatos culturales sobre la violencia de género

Durante aproximadamente dos años Berta Sichel, directora del Departamento (...)


Androcentrismo y violencia hacia la mujer

Quienes consideran que la violencia hacia la mujer no tiene relación con el (...)


Una crueldad extendida

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero debe procurar una ley efectiva (...)


La violencia de estado contra las mujeres

La violación de las mujeres detenidas en Atenco históricamente es de lo más (...)


Violencia de género. Guía asistencial

La presente obra es eminentemente práctica para profesionales que (...)


1997 - 2017 Mujeres en Red. El periódico feminista