Qué tiene que ver el señor Ben Garza
con el grano de verdad que hay
en las acusaciones de Stalin a Trotsky?

Desde que rompió con el marxismo-leninismo, Stalin y su camarilla tomaron por costumbre falsear la realidad de la URSS y los principios del socialismo. No es que fueran unos mentirosos y unos impostores vocacionales. Es que se vieron obligados a ello. Porque la tarea que habían pasado a ejecutar tras la muerte de Lenin, era por completo contraria a los intereses del proletariado mundial. Y sin el concurso de ese proletariado, que se sentía representado por Lenin y los Bolcheviques, el sector de clase burgués cuyos intereses pasaron a defender los stalinistas, no hubiera podido llevar adelante la función contrarrevolucionaria que cumplió con toda eficacia en la URSS y en el resto del mundo. Esta es la razón por la cual Stalin no dejó de hablar nunca en nombre del marxismo-leninismo. Y a juzgar por el "marxismo simplificado" de gentes como el señor Ben Garza, no cabe duda que Stalin hizo muy buena escuela de usurpadores teóricos y políticos conscientes o inconscientes.

Como este señor no puede negar el hecho, dice que a Trotsky lo mató la GPU porque se dedicó a "desacreditar continuamente a la Revolución Rusa". Acabamos de demostrar que quien se dedicó, no ya a desacreditar sino a destruir la Revolución Rusa, fue Stalin y su camarilla burocrática, que, en esencia, aunque con distintos personajes fue la misma desde abril de 1924 hasta la caída del Muro de Berlín en 1989. Lo que hizo Trotsky, fue dedicarse a desacreditar al stalinismo, que es distinto. Y en esto, nosotros queremos honrar su memoria, porque nadie como él ha sabido cumplir esta imprescindible tarea con tanta inteligencia, tenacidad y honradez personal, intelectual y política.

Durante los debates acerca de la necesidad y conveniencia de firmar la paz con las potencias imperialistas que mantenían sobre la URSS el cerco contrarrevolucionario, Lenin observó la propensión de los intelectuales pequeñoburgueses de "izquierdas" a la verborragia inconsistente como único "fundamento" de sus posiciones:

<< Es una buena costumbre marxista hacer una exposición coherente y completa de los principios que fundamentan las ideas y la táctica propias. Y esta buena costumbre marxista ha ayudado a que el error cometido por nuestras "izquierdas" quede al descubierto, pues el sólo intento de argumentar -y no de declamar- pone en evidencia la inconsistencia de sus argumentos>> (V.I. Lenin: Infantilismo "de izquierda" y la mentalidad pqeueñoburguesa" Mayo de 1918)

Esto fue lo que marcó la diferencia a lo largo de todo el contencioso que Trotsky sostuvo con los stalinistas desde 1924 hasta su muerte; salvando las distancias en todo sentido, la misma diferencia que hoy media entre el señor Ben Garza y nosotros. No es necesaria una lectura muy atenta de su desprolijo y deslabazado discurso, para advertir que este señor se limita a reemplazar los argumentos por la soflama. Pontifica, juzga y condena sin demostrar absolutamente nada. La misma impotencia de la sinrazón fue lo que indujo en los stalinistas la "idea" de asesinar a Trotsky, tan ignominiosa como la cobardía de llevar a cabo su ejecución. No podían con él en el terreno de la lucha teórica y política, por eso le mataron.

Nuestro interlocutor dice que:

<< León Trotsky fue un intelectual reaccionario que se opuso a las tesis del marxismo-leninismo. León Trotsky no fue Bolchevique. De hecho, León Trotsky fue expulsado del movimiento y de los círculos Bolcheviques, que luego llegaron a ser el Partido Comunista Ruso, y fue incluso expulsado de Rusia, después de que los Bolcheviques llegaran al poder y por buenas razones. León Trotsky continuó huyendo de país en país denigrando a la Revolución Socialista Rusa hasta que un grupo leal al partido Comunista Ruso en México puso freno a su negativa política y lo mató. Desde entonces la burguesía y los Trotskystas han tratado de hacer de León Trotsky un mártir de la Revolución Rusa pero este no ha tenido el mismo destino que el dado por el proletariado mundial al Che Guevara y a muchos otros líderes mundiales que murieron haciendo la revolución para la liberación de sus naciones. Han sido los países pro-capitalista y su principal clase gobernante los que han asegurado que el Trotskysmo florezca y por una buena razón. En los países socialistas, el Trotskysmo es la única referencia muerta como parte de la historia Rusa y usada como fuente para exponer las prácticas negativas de la pequeña burguesía en todo el mundo. (Su carta del 09/08/01)

Cierto, Trotsky se equivocó varias veces. La primera de ellas cuando, entre 1903 y 1908, en cuestiones de organización se inclinó por las posiciones mencheviques dirigidas por Mártov. Curiosamente, las posiciones que Trotsky defendió frente a Lenin son las hoy están vigentes en partidos frentepopulistas como el PRD defendidas por gente como el señor Ben Garza. Lenin afirmaba que la organización del partido debía ser la materialización política de la teoría revolucionaria y sus militantes debían disciplinarse prácticamente al materialismo histórico. Por lo tanto, la eficacia política de la militancia pasaba por el "profundo conocimiento científico" de la realidad capitalista y la memoria histórica del movimiento. Tal era el fundamento leninista del artículo primero de los estatutos. Y este fundamento llevaba implícita la idea marxista de que, en un momento de confusión ideológica y dispersión política del proletariado, su unidad como clase autoconciene pasaba por dar preferencia a la lucha contra los enemigos encubiertos al interior de su movimiento político:

<< Nuestra tarea consiste en criticar aun más despiadadamente a los supuestos "amigos" que a los enemigos declarados; al actuar de esta manera, renunciamos de buen grado a la barata popularidad democrática>> (Marx y Engels: "Sochineniya" viii 445. Citado por E.H. Carr: "La revolución bolchevique 1917-1923" Libro I Cap.2)

Curiosamente, esta política de construcción del partido que Lenin sostuvo en línea con Marx y Engels, es la que -en nombre del marxismo-leninismo- el "amigo" Ben Garza atribuye al GPM tildándola de sectaria. Así, mira por dónde, en el espíritu de su crítica este señor se pone de acuerdo con Trotsky en 1904, cuando estuvo enrolado con los mencheviques y acusaba a los bolcheviques de tener una concepción sectaria de construcción del partido:

<< Como podemos ver, el GPM es muy selectivo con los que quieren trabajar. Esto va al sectarismo en su línea. El no ser un Marxista-leninista no implica el no ser revolucionario -bajo el moderno imperialismo de hoy día. Si fuera el caso, nosotros también debemos condenar al 95% del proletariado mundial que vive en los países capitalistas del mundo. Es muy malo que ideológicamente este grupo no traslade al proletariado ninguna conciencia; mucho menos la conciencia Marxista-leninista; en cambio, conduce a la gente por una trayectoria equivocada: al Trotskysmo.>> (Carta de Ben Garza del 09/08/01)

Trotsky se volvió a equivocar respecto del mismo problema organizativo en 1910 y en 1914, cuando fue fustigado por Lenin que lo acusó de adoptar un fraccionalismo liquidacionista del partido. En 1910, cuando intentó mediar entre la tendencia legalista de Potresov y la machista de los otsovistas y su órgano de difusión "Vperiod". En esta operación política, Trotsky se inspiró en la creencia de que "en todas las tendencias del partido había arraigado firmemente" "una táctica socialdemócrata (revolucionaria) consecuente". A esto de intentar conciliar el materialismo histórico militante con tendencias de pensamiento y prácticas políticas ajenas a él, como el machismo de filiación kantiana, Lenin le llamaba "liquidacionismo". Y qué es si no liquidacionismo lo que hace Ben Garza intentando conciliar el marxismo con el keynesianismo al interior del PRD, tratando de neutralizar el instinto de clase y la acción de inteligentes y honestos asalariados sin cultura política revolucionaria; subyugándoles con su website "marxista-leninista" para meterlos en el agujero de ese frente popular; utilizando el prestigio de Marx, Engels y Lenin para fines políticos que nada tienen que ver con su pensamiento y acción política consecuente? El odio visceral por los trotskystas ha cegado al señor Ben Garza. Hasta tal punto que -como testimonio de su fe militante antitrotskysta- ha publicado en su "website" el artículo de Lenin fechado el 15 de diciembre de 1910 titulado: "La situación en el partido", sin advertir que lo que allí se dice, le pone en evidencia a él mismo y a su partido, haciéndoles aparecer asociados con Trotsky en el común oportunismo espontaneista. Con la diferencia de que, aquello de Trotsky, fue una desviación momentánea que supo corregir a tiempo para saldar su trayectoria política en sentido revolucionario, cosa muy poco probable que ocurra respecto del señor Ben Garza y definitivamente imposible para formaciones políticas como el PRD.

En efecto, en 1930 Trotsky reconoció públicamente los errores oportunistas que cometió entre 1905 y 1914, un gesto ejemplar de autocrítica revolucionaria que no encuentra parangón entre los grandes líderes responsables de la conducción del movimiento. Y desde luego que Stalin, que se ganó a pulso y con toda justicia el calificativo de "gran organizador de derrotas" jamás tuvo el valor personal de semejante supeditación del orgullo personal a los intereses de la revolución:

<< Al aspirar a la unidad a toda costa, involuntaria e inevitablemente, yo idealizaba las tendencias centristas del menchevismo. A pesar de las tentativas episódicas que realicé en tres ocasiones, no llegué, ni podía llegar, a una actuación común con los mencheviques. Al mismo tiempo, la línea conciliadora me oponía de un modo tanto más acentuado al bolchevismo, cuanto que Lenin combatía implacablemente, y no podía dejar de combatir, dicha línea. Y sobre la plataforma conciliadora, naturalmente, no se podía crear ninguna fracción.
De aquí se desprende una lección, a saber: que es inadmisible y funesto quebrantar o atenuar la línea política con el fin de obtener una conciliación vulgar; que es inadmisible pintar con bellos colores el centrismo cuando este zigzaguea hacia la izquierda; que es inadmisible exagerar e hinchar las divergencias con los verdaderos correligionarios revolucionarios, con el fin de alcanzar los fuegos fatuos del centrismo. He aquí cuales son las verdaderas lecciones de los verdaderos errores de Trotsky. Estas lecciones son muy importantes y siguen conservando en la actualidad todo su vigor...>> (L.D. Trotsky: Op.cit. Cap. I)

Respecto de la labor liquidacionista de dividir artificialmente las fuerzas revolucionarias, Trotsky se defendió diciendo que cuando fundó aquel grupo en 1914, lo hizo como parte de la misma táctica conciliadora presidida por un presunto espontaneismo revolucionario irresistible del proletariado. Trotsky por entonces no había llegado a comprender que la lucha de clases es flujo y movimiento, pero también cristaliza ("se forja y se templa") en organizaciones revolucionarias y contrarrevolucionarias. Así lo reconoció en el mismo pasaje de "La revolución permanente" :

<< Mi tendencia conciliadora se desprendía de una especie de fatalismo socialrevolucionario. Consideraba que la lógica de la lucha de clases obligaría a ambas fracciones a actuar de acuerdo con el mismo rumbo ante la revolución. En aquél entonces yo no veía claro todavía el gran sentido histórico de la política sostenida por Lenin, de delimitación ideológica y de escisión allí donde fuera necesaria, a fin de forjar y templar un verdadero partido revolucionario.>> (Ibíd)

Si es cierto que el señor Ben Garza no es un farsante y quiere de verdad luchar por el socialismo de Marx, Engels y Lenin, ahora ya no puede seguir negándose a reconocer que el papel que intenta desempeñar con el PRD respecto de gente como nosotros, es el mismo que Trotsky desempeñó entre 1903 y 1914 con los mencheviques respecto de los bolcheviques. Pero con la diferencia de que Trotsky hizo centrismo desde la perspectiva ideológica del bolchevismo, mientras que nuestro interlocutor lo hace para reforzar el polo ideológico y político reformista. En ese caso se tendrá que dar cuenta y aceptar que ni el menchevismo del PRD ni su "website" de California son los instrumentos apropiados para la tarea revolucionaria, sino al contrario.

Pero, permítasenos dudar de que este hombre reflexione y se aplique la lección aprendida por Trotsky. Lo más probable es que, en esto, siga siendo un mal trotskysta. Sobre todo si es un cuadro político rentado por el partido. En ese caso, a partir de ahora le costará un poco más abrir la boca impunemente en nombre del marxismo-leninismo, que de esto se trata para los revolucionarios en este período de la lucha de clases: limpiar el pensamiento de Marx, Engels y Lenin de toda la escoria reformista que le ha echado encima el stalinismo; crear opinión entre la intelectualidad honesta con el materialismo histórico por delante, para impedir que los stalinistas de todos los colores sigan viviendo de las rentas políticas usurpadas al marxismo-leninismo; obligarles a hablar y actuar sólo en nombre de su verdadero mentor: Stalin.

GPM, diciembre de 2001

volver al índice del documento
éste y el resto de nuestros documentos en otros formatos
grupo de propaganda marxista
http://www.nodo50.org/gpm
apartado de correos 20027 Madrid 28080
e-mail: gpm@nodo50.org