Portada del sitio > Contaminación atmosférica > Una trabajadora del colegio «García Quintana» de Valladolid, sexto caso de (...)

Antenas de telefonía

Una trabajadora del colegio «García Quintana» de Valladolid, sexto caso de cáncer, padece un linfoma detectado hace dos años

El informe final de la comisión de investigación de los tumores no hace ninguna referencia a esta enferma

Lunes 17 de mayo de 2004 - 2596 lecturas


En enero de 2002, los médicos diagnosticaron a una de las mujeres de la limpieza del colegio García Quintana un linfoma en el vientre. La afectada, que llevaba 17 años trabajando en el centro escolar, ha mantenido silencio respecto a su enfermedad pese a la polémica surgida por la alta incidencia de cáncer en el centro para preservar su intimidad y poder hacer frente a su enfermedad sin verse envuelta en esta controversia. Ahora, cuando todavía sigue sometida a tratamiento y de baja laboral, ha decidido dar a conocer su caso por si pudiera guardar alguna relación con los otros cinco registrados en el colegio, según los datos facilitados por la Asociación de Afectados del Colegio García Quintana.

Entre el mes de diciembre del 2000 y enero del 2002 se registraron en el colegio cinco casos de cáncer, cuatro de ellos en niños y el quinto en esta trabajadora. Posteriormente, el pasado mes de noviembre, se diagnosticó un quinto caso infantil y sexto en total.

Exámenes de salud

Fue durante el primer trimestre de aquel año 2002 cuando, bajo la dirección del comité de expertos creado para la investigación de los tres casos de cáncer conocidos entonces, se realizaron los exámenes de salud voluntarios tanto a los alumnos -se sometieron a las pruebas 351 menores- como a 53 adultos «relacionados con el centro escolar». De aquellos estudios se obtuvieron resultados compatibles con la patología observada habitualmente en estos grupos de edad adulta y no se encontraron patologías que pudieran ajustarse «a patrones de premalignidad hematológica relacionada con radiaciones ionizantes o energías similares», tal y como recoge el informe. Tampoco se pudo deducir de los datos obtenidos la existencia «de un agente etiológico externo que estuviera produciendo alteraciones hematológicas o incluso en otro tipo de órganos».

En las fechas en que se realizaron dichas analíticas y pruebas para conocer el estado de salud de las personas ligadas al García Quintana, esta mujer de la limpieza ya estaba diagnosticada y, por lo tanto, no se sometió a estos exámenes. Sin embargo, y pese a que todas estas pruebas se realizaron en colaboración con los hospitales de la ciudad y otros servicios sanitarios, el caso de esta mujer no figura en el informe y conclusiones finales de dicho comité de expertos y tampoco lo hace cuando, tras el quinto diagnóstico infantil, se volvió a reunir al mismo equipo para analizar las nuevas circunstancias del conglomerado de casos de cáncer del colegio García Quintana. Por todo ello, es ahora cuando la propia afectada ha decidido sacarlo a la luz, dos años después, cuando se ha podido conocer la existencia de este sexto caso; aunque, en esta ocasión, en un adulto, edad a la que es mucho más frecuente este tipo de patologías.


Fuente: Texto: Ana Santiago. El Norte de Castilla