Xarxa Feminista PV
Portada del sitio > ARTÍCULOS, PUBLICACIONES Y ENTREVISTAS > Las huelgas de nuestras abuelas (II): “Todas o ninguna”, la huelga de las (...)

Las huelgas de nuestras abuelas (II): “Todas o ninguna”, la huelga de las trabajadoras textiles de Induyco contra el Corte Inglés

Domingo 11 de agosto de 2019

En la Transición, las mujeres de clase obrera jugaron un papel destacado. Hacían frente a la represión estatal, a cierta indiferencia sindical y a la presión social, muchas veces de sus propios familiares

Josefina L. Martínez 09-08-2019 CTXT

JPEG - 32.1 KB
Una operaria de Induyco en la concentración frente a El Corte Inglés de Preciados. Cortesía de la Fundación 1º de Mayo

Lo que pasa es que nosotras éramos mujeres trabajadoras ¡Todo un escándalo! (Trabajadora de Induyco)

En febrero de 1977, durante más de un mes, las trabajadoras textiles de la fábrica Induyco en Madrid mantuvieron una dura huelga, enfrentando la represión policial y aguantando el pulso contra los despidos y las presiones sociales. La mayoría eran mujeres muy jóvenes, algunas, como María Palomo, habían ingresado en la planta con solo 17 años.

La huelga conmocionó a la clase trabajadora madrileña. Durante semanas, se realizaron asambleas en iglesias, manifestaciones, piquetes y concentraciones frente a la sede de El Corte Inglés en la calle de Preciados. Los sindicatos, todavía clandestinos, organizaron la caja de resistencia y los obreros del metal amenazaron con salir a la huelga en solidaridad con sus compañeras. La voz de las mujeres trabajadoras se escuchó como nunca, ¡todo un escándalo! Resulta que la clase también era femenina, aunque muchos no quisieran verlo -ni entonces, ni ahora-.

Hasta la Ley de Derechos políticos, profesionales y de trabajo de la mujer de 1961, las mujeres debían dejar el trabajo asalariado una vez que se casaban

En esa Transición que tantas veces nos contaron como la gesta de algunos hombres prominentes, la clase trabajadora y las mujeres jugaron un papel destacado, organizándose desde los barrios, en los mercados, en las universidades y en las fábricas.

La investigadora Pilar Díaz señala que en 1975 había cuatro millones de trabajadoras en activo, que se ocupaban en el sector servicios (57%) y la agricultura (38%). Mientras que solo el 5% se empleaba en la industria, la rama del textil estaba muy feminizada, con un 90% de mujeres. La sindicalización era muy baja y los salarios del sector eran los peores de la industria española. Las trabajadoras del textil ya habían protagonizado luchas importantes en la inmediata posguerra, como las huelgas de Mataró, Tarrasa y Sabadell por un aumento salarial en 1946.

Industrias y Confecciones (Induyco) fue creada en 1949 por César Rodríguez, el primer presidente del Corte Inglés, con el objetivo de aprovisionar sus tiendas de ropa. Desde entonces, la empresa siguió en manos del grupo familiar de su sobrino, Ramón Areces. En los años sesenta comenzó la expansión territorial y la incorporación de otros rubros, transformándose en uno de los principales grupos económicos españoles por volumen de ventas.

La primera huelga de las obreras de Induyco se produjo en el otoño caliente de 1976. El conflicto comenzó a finales de agosto por la reincorporación de cuatro despedidas y exigiendo mejoras en las condiciones laborales, porque los ritmos de trabajo eran muy intensos. La huelga no consigue la reinstalación, pero en el curso de esta se forman grupos de trabajadoras y se eligen representantes para luchar por la tabla reivindicativa. Se avanza en autoconfianza y organización. “Entre los acuerdos que ponen fin a la huelga figura también la aceptación patronal de asambleas en el interior de la factoría, siempre que no concurran a las mismas, en una sola convocatoria, más de 500 trabajadores”, informa El País en su edición del 10 de septiembre. Recordemos que se vivían momentos convulsos, una aguda crisis en el régimen político y una ola inédita de conflictos sociales. El 29 de agosto, los periódicos se hacían eco de las declaraciones del Consejo de Empresarios de Santander: “No podemos soportar más huelgas”.

La segunda huelga comenzará en febrero de 1977, poco después de los asesinatos a los abogados de Atocha. El día 8 las trabajadoras abandonan las máquinas, a lo que responde la empresa con un cierre patronal para quebrar la huelga. La lucha se extiende hasta fines del mes de marzo. El 19 de febrero, un grupo de trabajadoras ingresa a la tienda del Corte Inglés en la calle de Preciados, pidiendo a los clientes que dejen de comprar. “Posteriormente, según fuentes laborales, fueron desalojadas por la fuerza pública, al igual que las huelguistas que se manifestaron en la plaza del Callao”, recoge la crónica de El País. Todos los días, las trabajadoras se reúnen en asambleas frente a las puertas del taller, desde donde se dirigen a los piquetes céntricos o se reparten en actividades para difundir el conflicto. La Iglesia de la Beata María Ana acoge a las huelguistas cuando la policía las expulsa de las calles.

La segunda batalla termina con cierto sabor amargo. Si bien desde CCOO consideran que el resultado “no es desalentador” ya que culmina sin sanciones, algunas trabajadoras piensan que se podría haber hecho más. “Estas mismas empleadas añadieron también que parte de este fracaso es debido a la actuación de las centrales sindicales, que, en su opinión, no han actuado con toda la fuerza de presión que merecía el conflicto de Induyco” (El País, 15/03/77).

Las huelgas de las mujeres en esos años comparten algunas características, según analiza la historiadora Pilar Díaz. Levantan reivindicaciones salariares, denuncian las condiciones laborales, pero también incluyen cuestiones de género como guarderías en la fábrica o cerca del domicilio, así como comedores en el lugar de trabajo. En este proceso, surgen grupos de trabajadoras que se ponen al frente de las luchas. El lema “Todas o ninguna” aparece con fuerza cuando las empresas castigan a las activistas con despidos. Las mujeres trabajadoras enfrentan no solo a las patronales, la represión estatal o cierta indiferencia sindical, sino también la presión social, muchas veces de sus propios familiares. Tengamos en cuenta que, hasta la Ley de Derechos políticos, profesionales y de trabajo de la mujer de 1961, las mujeres debían dejar el trabajo asalariado una vez que se casaban.

Cynthia Burgueño, doctora en Historia por la Universidad de Barcelona, ha investigado numerosos casos de huelgas de mujeres en la Transición. Una de sus conclusiones es que “las mujeres trabajadoras han sido uno de los sectores que mayor combatividad demostró en la conflictividad obrera desde inicios del franquismo, así como también durante la transición, marcando dinámicas rupturistas determinadas, por un lado, por la situación de discriminación y muchas veces situaciones de explotación laboral extrema; por el otro, por estar menos representadas por las organizaciones sindicales en todo su arco”.

Clase y género se entrecruzan para dar forma a una subjetividad combativa y nuevas formas de organización, desplegadas en huelgas, asambleas democráticas y manifestaciones. En el camino, se producen confluencias entre las mujeres obreras y sectores del movimiento feminista en los años setenta.

Hoy la industria textil se encuentra más globalizada que nunca. Las marcas de ropa españolas que se venden en las grandes superficies se abastecen en fábricas como Induyco, en las maquilas hondureñas o en talleres en Marruecos y Bangladesh. La clase trabajadora mundial es mucho más femenina, racializada y diversa. ¡Todas o ninguna!, ¡todas o ninguna!


*Testimonio de María Palomo, trabajadora de Induyco que participó de la huelga de 1977, entrevistada por Marta Alvarado en “Chicas Induyco: ‘Lo más fino que nos decían era que nos fuéramos a fregar’, publicado en RegiónDigital.com, 14 de marzo de 2018

Referencias:

Pilar Díaz, “La lucha de las mujeres en el tardofranquismo: los barrios y las fábricas”.

Cynthia Lub, “Mujeres laboriosas, mujeres peligrosas: las trabajadoras en la lucha de clases”.

Artículos sobre la huelga de Induyco publicados en el diario El País y ABC entre septiembre de 1976 y marzo de 1977.

Boletín de huelga de las trabajadoras de Induyco.

Comentar esta breve

SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0