SECCIONES

  

Portada

 

Nuestro periódico

 

Tablón

 

Números
anteriores

 

Suscripciones

 

Conctacta con nosotros

 

Sitios de interes

 

Documentos
de la I.F.A.

Espacios libertarios
y anarquistas invadidos

En Brasil, donde la corrupción descarada está presente a todos los niveles, principalmente entre los parlamentarios de todos los matices; donde el intercambio de favores entre poder público y empresas privadas es escandaloso, con maletas de dinero por medio a la primera oportunidad; donde Iglesias y sectas en nombre de su dios atacan y destruyen templos de otros dioses; donde las exposiciones de arte son atacadas y prohibidas con pretextos misóginos y racistas; donde un 5 por ciento de ricos tiene la misma renta que el 95 por ciento restante de la población; donde las mujeres ganan proporcionalmente cerca del 65 por ciento del valor de rendimiento de los hombres; donde los trabajadores negros tienen salarios más bajos comparados con los de los trabajadores blancos; donde el funcionariado público es considerado el responsable de la mala situación del país; donde la violencia y la muerte, principalmente en los núcleos urbanos, llegan a niveles estratosféricos; donde todo eso y mucho más sucede, finalmente las "autoridades" competentes descubrieron a los culpables: ¡las organizaciones libertarias y anarquistas!
El 25 de octubre, la policía invadió algunos de esos locales en porto Alegre: Parrehesia, una ONG que trabaja junto a movimientos sociales en el ámbito de los derechos humanos, cultura, educación y comunicación popular, y la Ocupação (okupa) Pandorga, que es un espacio de entrenamiento para el circo de calle, y que también acoge artistas de varios países.
En ambas acciones hubo intención de relacionar a esas organizaciones con algunos actos violentos con bombas, ocurridos en la ciudad, según las propias "autoridades". Además de eso, la policía también intento vincular esas organizaciones a la FAG (Federação Anarquista Gaúcha), cuya sede ya fue invadida cuatro veces desde 2009.
Esos y tantos otros episodios ordinarios en Brasil refuerzan la idea de que luchar contra el autoritarismo y la injusticia social, como hacen numerosas organizaciones libertarias y anarquistas, es considerado un crimen y, por tanto, deben ser castigadas.

Grupo Porto Alegre Subir


Anterior articulo Anterior

Portada

Siguiente Siguiente articulo


[NUESTRO PERIODICO] - [TABLON] - [Nos. ANTERIORES] - [SUSCRIPCIONES] - [CONTACTA] - [SITIOS INTERES] - [DOCUMENTOS IFA]

TIERRA Y LIBERTAD
DICIEMBRE DE 2017