PERIODICO ANARQUISTA
Nº 261
 ABRIL 2010

 

SECCIONES

  

Portada

 

Nuestro periódico

 

Tablón

 

Números
anteriores

 

Suscripciones

 

Conctacta con nosotros

 

Sitios de interes

 

Documentos
de la I.F.A.

 

 

 

 



[NUESTRO PERIODICO] - [TABLON] - [Nos. ANTERIORES] - [SUSCRIPCIONES] - [CONTACTA] - [SITIOS INTERES] - [DOCUMENTOS IFA]
Portada

Atenas: gimnasia emancipatoria

Desde hace un mes el gobierno del PASOK (Movimiento Socialista Panhelénico) lleva adelante un duro ataque contra los trabajadores con severas medidas económicas que golpean duramente los salarios de los empleados públicos.
Los grandes medios de comunicación lo explican de esta manera: el país toma estas medidas presionado por las deudas y bajo la intensa presión de los mercados y de la Unión Europea para tratar de reducir el déficit del 12,7 al 8,7 por 100 antes de que finalice el año 2010.
En la última semana el gobierno ha aprobado medidas por un importe de 6.500 millones de euros que prevén los recortes de los salarios de los empleados públicos, la congelación de las jubilaciones y el aumento del IVA.
La deuda del Estado con los cuatro principales bancos del país aumentó un 23 por 100, mientras el gobierno precedente de ND (Nueva Democracia), hace solo ocho meses, había concedido a todos los bancos griegos 28.000 millones de euros para ayudarlos a enfrentar la crisis económica.
Una primer huelga de respuesta a estas maniobras fue realizada el 10 de febrero, convocada solo por ADEDY, la unión de los sindicatos de los empleados públicos, otra sucesiva el 24 de febrero, organizada por ADEDY y GSEE (la confederación de los sindicatos del sector privado).
Los trabajadores han cruzado nuevamente los brazos el 5 de marzo y cerca de 25.000 personas participaron en la manifestación principal, en Atenas. Los sindicatos controlados por el estalinista KKE (Partido Comunista Griego), y que forman parte del frente sindical del PAME, han decidido organizar marchas separadas en Atenas y en otras ciudades del país.
En esta jornada se produjeron enfrentamientos entre los manifestantes y la policía antidisturbios. Además, durante la manifestación en Atenas, los trabajadores atacaron al secretario del GSEE, también miembro del PASOK. En la misma manifestación el anciano militante de izquierda Manolis Glezos, de 88 años, fue victima de un ataque policial mientras intentaba evitar el arresto de un manifestante. Por fortuna no tuvo daños físicos: Manolis Glezos es aquel que, con un otro compañero, subió a la Acrópolis para quitar la bandera nazi durante la ocupación alemana en Grecia.
El 11 de marzo fue proclamada otra huelga general de GSEE y ADED con la participación de un gran número de trabajadores. En las dos manifestaciones en Atenas participaron más de 40.000 y cerca de 15.000 en Salónica. También en esta ocasión hubo mucha tensión entre los manifestantes y las numerosas fuerzas del orden presentes. Hubo enfrentamientos cuerpo a cuerpo entre los manifestantes (en gran parte anarquistas) y policías, bancos y grandes negocios fueron asaltados: nueve son los detenidos y trece los policías heridos. La orden de la policía era evidentemente de no tolerar ataques. En algunos casos la policía antidisturbios atacó a los manifestantes, y en particular a los grupos anarquistas, de manera premeditada y muy violenta.
A pesar de todo esto, el gobierno socialdemócrata de Papandreu, en el poder desde hace seis meses, si bien no ha obtenido el apoyo de la población ha logrado ser tolerado. Los griegos se niegan a creer que el Estado y el Capital estén preparando un pésimo futuro a la población, y que su nivel de vida pueda empeorar, así como los salarios y las condiciones de trabajo. Del mismo modo parecen haber perdido confianza en las acciones colectivas y en particular en los grandes sindicatos. Por lo tanto, a pesar de que sienten el ataque del gobierno, son muchos los que evitan enfrentarse con él participando en las movilizaciones. Por otro lado, hay una parte importante de la sociedad que se moviliza contra el ataque de clase de los capitalistas griegos y europeos. En la última gran manifestación en Atenas la policía no logró salir bien parada ante la gran masa de manifestantes y durante dos horas hubo enfrentamientos difusos, sobre todo en la zona de Exarjia.
En las últimas tres décadas los lideres del PASOK y del KKE han tenido un control férreo sobre los trabajadores. Aún hoy los lideres sindicales tienen el control de la mayoría de los sindicatos públicos y en el sector privado lo dividen con los estalinistas del KKE. Los líderes sindicales son sindicalistas profesionales y miembros de peso de los grandes partidos, por tanto los trabajadores en general no tienen confianza en ellos, pero los sostienen por que son capaces de resolverles los problemas cotidianos en el lugar de trabajo. Sin embargo en los últimos cinco o seis años algo comenzó a cambiar. Algunos trabajadores, como los empleados de librerías, han comenzado a experimentar una nueva forma de acción sindical, una especie de sindicalismo de base. Al mismo tiempo otros grupos asalariados de izquierda y anarquistas han dado distintos pasos para dar fuerza a la lucha de clases y conducirla hacia el sindicalismo de acción directa.
El Estado sabe que hoy en Grecia los militantes anarquistas tienen una constante presencia e influencia no sólo entre los jóvenes, sino también en algunos barrios y puestos de trabajo. Al mismo tiempo el movimiento antiautoritario mantiene una presencia dinámica en las calles y responde a la represión policial. En los últimos tres años el nuevo gobierno del PASOK ha hecho una intensa propaganda contra la "violencia criminal" de los anarquistas y sobre la necesidad de neutralizarlos. La creación de una nueva unidad de policía en motocicleta (grupo Delta) que controla el centro de Atenas es una de las nuevas medidas "antianarquistas". Ciertamente el Estado quisiera eliminar todo tipo de resistencia antes de concretar las anunciadas medidas económicas. Pero ha tenido éxito solo en parte.
Sabemos que los días que vendrán serán muy difíciles. Las nuevas medidas golpean no solo las posibilidades económicas de las personas sino también su forma de vida. El miedo al paro y la presencia de casi un millón de emigrantes especialmente de Asia y de África pueden crear condiciones sociales peligrosas. No sabemos cuánta pobreza nos espera y cuál será la salida al odio social que está aumentando. Debemos crear nuevas formas de lucha, de solidariedad y de apoyo mutuo entre los explotados. La guerra de clases nos debe encontrar unidos en los próximos difíciles años que vendrán para todo el sur de Europa (y no solo). Debemos confiar a pesar de todo en una sociedad que no parece tener fe en sí misma, porque tal carencia puede ser muy peligrosa incluso para el movimiento anarquista. Debemos por lo tanto crear nuevas relaciones sociales a través de nuevas formas de lucha y organización.

Eutopia Subir


Cuba: ciberespacio y libertad de expresión

Desde 1959, el año en que las fuerzas revolucionarias derrocaron el régimen prosoviético de Fulgencio Batista e instalaron un régimen autoritario, el presidente Fidel Castro fue el líder indiscutible de Cuba. En los años noventa, tras el derrumbe de la Unión Soviética, Cuba ha vivido una significativa disminución de la ayuda económica por parte de sus antiguos aliados; eso ha provocado una crisis agravada por el embargo económico impuesto por Estados Unidos desde 1962.
Los cambios políticos en el antiguo bloque del Este han forzado al gobierno de Fidel Castro a buscar nuevas alianzas en América Latina. La mejora de las relaciones con el Continente ha alcanzado su apogeo en 2005-2006, con la llegada al poder de coaliciones de izquierda en varios países. Los dirigentes de esos países están unidos por ideales populistas y un fuerte sentimiento antiamericano y, lo que es más importante aún, por relaciones económicas.
En 2006, por primera vez desde la revolución de 1959, el régimen de Fidel Castro se ha debilitado por la larga enfermedad de éste. El poder presidencial ha sido transferido a su hermano Raúl. Incluso aunque la necesidad de reformas económicas y estructurales y la mejora de las relaciones con Estados Unidos se hayan puesto en evidencia en algunas declaraciones, el control público del régimen sobre el pueblo cubano no ha cesado.
En julio de 2007, los dirigentes cubanos, por medio de Raúl Castro, han lanzado un llamamiento a la población para que se inicie un debate sobre las transformaciones a realizar en las estructuras del país. Han tenido lugar reuniones a mansalva entre las organizaciones estudiantiles, las asociaciones vecinales y los sindicatos. A partir de la base han nacido nuevos espacios y nuevas formas de expresión. Eso ha permitido un desarrollo nuevo de la sociedad civil. El Internet y los correos electrónicos son elementos importantes en la difusión de opiniones.
Esas experiencias revelan "disidencias" que las autoridades cubanas consideran sinónimo de oposición al Estado; revelan también contradicciones internas del sistema.
Lo que me parece interesante es que, contrariamente a los grupos minoritarios que desean una restauración liberal que conduciría al país un paso por delante de la revolución, otros grupos sociales "disidentes", partiendo de sus instituciones y de los valores de la revolución, se siguen identificando con los valores del socialismo.
Artistas y escritores denuncian las viejas prácticas culturales y la censura; los economistas proponen nuevas formas de cooperativas devolviendo el poder al pueblo; los militantes de base apelan a los votos de reforma para redinamizar la experiencia socialista, los sociólogos y los psicólogos analizan la cuestión de la pobreza y el racismo. Todos utilizan las posibilidades ofrecidas por el ciberespacio para difundir sus trabajos.
Cuba es un país en el que las numerosas formas de expresión -política, cultural, religiosa o basada en la identidad- son reprimidas penalmente, con detenciones, acoso público, amenazas policiales, vigilancia, control de la residencia, restricción de viajes o pérdida de empleo. Además, las reglamentaciones draconianas alcanzan a la libertad de expresión y de asociación; se extienden a numerosas capas de la sociedad cubana.
Las relaciones turbulentas de Cuba con los Estados Unidos siguen arrojando una sombra sobre la evolución económica y política de la Isla. La inmigración clandestina, procedente de Cuba hacia los Estados Unidos, continúa sin descanso. Durante estos últimos años, los guardacostas norteamericanos han interceptado a varios miles de cubanos que trataban de atravesar el estrecho de Florida, impidiendo así su desarrollo económico. Esto ha dado un pretexto a las autoridades para restringir severamente la libertad de expresión y otros derechos civiles y políticos.
En el marco jurídico, el derecho a la libertad de expresión está al servicio de la realización de los objetivos del Estado socialista. La intimidación, el acoso y la detención de artistas, escritores, periodistas, disidentes y militantes de los derechos humanos es frecuente.
La Constitución cubana ha sido actualizada en 1992 y se basa en las teorías del marxismo y el leninismo. Artículo 5: el Partido Comunista es la fuerza motriz del Estado y de la sociedad, que "organiza los esfuerzos comunes orientados hacia los elevados objetivos de la construcción del socialismo". En virtud del artículo 53, la libertad de expresión es reconocida siempre y cuando esté "en armonía con los objetivos de una sociedad socialista". El artículo 62 enuncia las restricciones específicas en todas las libertades concedidas a los ciudadanos, incluida la libertad de expresión, y declara que ninguna de esas libertades "se puede ejercer si es contraria a lo establecido en la Constitución y por la ley". Estas libertades no pueden ser contrarias a la existencia y objetivos del Estado socialista.
Cuba es uno de los diez países con más censura del mundo. Aunque no existe una ley que establezca explícitamente la censura, el Departamento de Orientación Revolucionaria, bajo la autoridad del secretario ideológico del Buró Político del Partido Comunista, se dedica al control de la circulación de la información en la sociedad cubana. El código penal cubano constituye la base jurídica de la represión y la disidencia. Los puntos de vista considerados antigubernamentales o pro-americanos son criminalizados, al igual que la difusión de informaciones no autorizadas. Conforme a las disposiciones del Código Criminal, la Policía Nacional Revolucionaria puede detener o poner bajo vigilancia a una persona por peligrosidad social, incluso aunque no haya cometido un acto ilegal.
Otras disposiciones restringen la libertad de expresión, como las que aparecen en la ley sobre la reafirmación de la dignidad y la soberanía de Cuba, del mismo modo que en la ley para la protección de la independencia nacional y de la economía. El artículo 91 del código penal cubano ha sido aprobado tras la promulgación en 1996, en Estados Unidos, de la ley Helms-Burton que refuerza el embargo contra Cuba. El artículo 91 del Código Penal (actos contra la independencia e integridad del Estado) ha establecido que "la persona que, en interés de un Estado extranjero, cometa un acto con intención de causar daños a la independencia del Estado cubano o a la integridad de su territorio, será castigada de diez a veinte años de cárcel, o incluso a la pena de muerte".
Las actividades de los periodistas extranjeros en Cuba están controladas por el Centro de Prensa Internacional (CPI). Deben obtener un visado especial para permanecer en Cuba. El CPI tiene poder para retirar de forma arbitraria los visados de los periodistas que no acepten las reglas en vigor y deberán cooperar estrechamente con las autoridades de la inmigración, dependientes del Ministerio del Interior. Una resolución estipula también que las agencias extranjeras no pueden contratar a un periodista cubano como corresponsal sin la mediación del ministro de Asuntos Exteriores.
El derecho a pedir información al gobierno no está establecido en la legislación cubana. El acceso a numerosos documentos de los Archivos Nacionales y de las bibliotecas está estrictamente controlado. El acceso a los documentos del gobierno está limitado por las normas de seguridad enunciadas en la ley sobre secretos de Estado de 1973. Las reglamentaciones más recientes han sido adoptadas en junio de 2006 (decreto-ley sobre la seguridad y la protección de la información oficial). La ley sobre secretos de Estado se aplica a todos los documentos administrativos del Estado y las violaciones de esa ley son castigadas conforme a las disposiciones del Código Criminal.
La ausencia de medios de comunicación independientes deja poco espacio para un debate político abierto en Cuba.
Cuba es un Estado de partido único, el Partido Comunista es el único partido legal. Los candidatos a las elecciones para las asambleas nacionales, provinciales y municipales son seleccionados sobre una base individual y ningún partido político está autorizado a hacer campaña. Casi todos los adultos cubanos pertenecen a la base comunitaria de los comités de defensa de la Revolución. Estos comités desempeñan un papel fundamental en la vida cotidiana. Tienen como objetivo coordinar los proyectos públicos, proteger y difundir la ideología socialista entre los ciudadanos, pero también actúan como guardianes de la revolución contra las "actividades contra-revolucionarias".
En Cuba no hay prensa independiente. Todos los medios pertenecen al Partido Comunista y son controlado por él. Los periódicos no son publicados directamente por el gobierno cubano.
La casi totalidad de las cincuenta y ocho cadenas de televisión cubana son propiedad del Estado. Los programas educativos más frecuentemente difundidos son los de la Universidad Para Todos, con cursos de lengua, matemáticas y cocina. Se difunden también programas producidos en Brasil y en México, y los culebrones colombianos.
Se producen películas, libros y música; pero el control del Estado sobre la cultura y las artes significa que todas las formas de expresión consideradas contra-revolucionarias no pueden difundirse por canales oficiales, y pueden llevar a la cárcel a los artistas que recurran a circuitos de producción alternativa.
En octubre de 2006, sólo el 2 por 100 de la población cubana tenía acceso a Internet. Los dos servidores existentes son propiedad del Estado, y pertenecen a la Compañía Telefónica de Cuba. El gobierno cubano culpa al embargo de Estados Unidos de la obstrucción al acceso a las nuevas tecnologías. Cuba necesita cables para desarrollar una red de Internet de bajo coste. Eso obliga a los servidores a utilizar conexiones de satélite muy caras.
Como consecuencia de la creciente popularidad de Internet, en 1996 el gobierno ha adoptado un decreto-ley titulado "Acceso desde la República de Cuba a través de la red mundial de ordenadores", que estipula que la utilización de Internet no debe violar los principios morales de la sociedad cubana y las leyes del país. Se han introducido restricciones con la creación de un centro de tecnologías de la información y las comunicaciones en 2000.
Si un ciudadano cubano desea tener acceso privado a Internet, deber proporcionar una "razón válida" y debe obtener la acreditación "de un comité local", que evalúe los méritos del solicitante. Toda conexión ilegal a Internet puede conducir a una pena de cinco años de cárcel.
Existen dos tipos de acceso a Internet en Cuba: un producto menos caro que permite únicamente el acceso a un servicio de correo nacional y otro que permite el acceso internacional a la web. Éste es costoso para los ciudadanos cubanos: cuesta por hora el equivalente a un tercio del salario mensual medio. Es considerado como un lujo para extranjeros y turistas, y por tanto no existe ningún sistema de filtro que bloquee el acceso a las páginas disidentes. Dicho esto, si un usuario de correo escribe cualquier cosa con palabras clave sospechosas, un mensaje automático le advierte de que el programa se cerrará por razones de seguridad. Por tanto, hay mucha autocensura en las comunicaciones diarias.
Además, en virtud del Código Penal cubano, el que escribe un artículo para una página web extranjera puede ser considerado un "contrarrevolucionario", y eso puede acarrearle una pena de veinte años de cárcel. En virtud de las disposiciones del Código Criminal, el gobierno puede ordenar la detención antes del juicio, o la vigilancia de las personas, aunque no hayan cometido ningún acto ilegal. Esta amenaza de criminalización afecta inevitablemente a la actividad de la prensa y de los trabajadores de los medios de comunicación en general.
No obstante, sin recurrir necesariamente a medidas tan extremas, existen muchas formas de acoso y de intimidación dirigidas a los periodistas y los militantes de los derechos del hombre. Los comités para la defensa de la Revolución y las brigadas de intervención rápida son grupos organizados localmente que vigilan las "actividades contra-revolucionarias". Se organizan los llamados actos "de repudio"; la violencia verbal o la intimidación forman parte de la estrategia de los comités y de las brigadas. Se producen agresiones físicas, se arrojan piedras contra las casas de los cubanos considerados "enemigos del Estado".
Numerosos artistas, escritores, periodistas o defensores de los derechos humanos son acosados, amenazados y encarcelados. Son considerados como disidentes que tratan de socavar el poder del gobierno cubano y los valores del sistema socialista. En numerosos casos, son incluso acusados de estar financiados y controlados por los Estados Unidos.
En 2003, cerca de noventa militantes por la democracia fueron detenidos, y setenta y cinco fueron juzgados y reconocidos culpables de haber tratado de derrocar la autoridad del Estado, de ser espías a sueldo de Estados Unidos o de haber hechos falsas declaraciones a la prensa extranjera sobre el estado de la economía. Entre las personas condenadas hay veintidós periodistas, con penas de cárcel que van de los seis a los veintiocho años.
El Código Penal ha despenalizado oficialmente la homosexualidad, pero "el comportamiento homosexual que provoque escándalo público" puede ser castigado con penas de cárcel que pueden llegar hasta los doce meses. La policía sigue vigilando los locales de ambiente. La Asociación Cubana de Gays y Lesbianas, creada en 1994, ha sido prohibida, y sus miembros detenidos.
La firma de un pacto internacional por parte de Cuba, en febrero de 2008, relativo a los derechos económicos, sociales y culturales, y de un pacto internacional relativo a los derechos civiles y políticos ofrece la posibilidad de que por fin se respeten los compromisos del Estado en materia de derechos fundamentales como la libertad de expresión, de asociación y de desplazamiento.
A pesar del arsenal represivo puesto en marcha por el Estado, y de las amenazas que pesan sobre ellos al menor signo de cerrazón política, los nuevos actores del ciberespacio lanzan un desafío a la tranquilidad en la que fermentan los burócratas y tecnócratas cubanos. La represión sigue presente en Cuba, pero los proyectos que aportan los nuevos espacios son un elemento indispensable para la consolidación de un proyecto revolucionario. Como ha escrito recientemente Jorge Luis Arcanda, profesor de Filosofía en la Universidad de La Habana, el desarrollo en el ciberespacio de este tipo de iniciativa "es sin duda una novedad, pero también la esperanza de un pueblo en una apuesta, la de poder sacudirse el yugo y la alienación del capitalismo".

Daniel Pinós


Los pasados días 13 y 14 de marzo se realizó en San José de Las Lajas, población cercana a La Habana, el IV Observatorio Crítico (ver Tierra y libertad 259, del pasado febrero), evento coordinado por la Cátedra Haydée Santamaría donde se reunió un buen número de personas venidas desde toda la Isla, quienes expusieron, oyeron y debatieron acerca del ideal libertario y la práctica autogestionaria como alternativa para la sociedad cubana de hoy.
Sin duda, este es un signo alentador para quienes hemos esperado hace tiempo para que en ese país reaparezca con fuerza la senda que marcaron Enrique Roig San Martín, Alfredo López, Enrique Varona, Marcelo Salinas y tantos otros hombres y mujeres cuyo esfuerzo se recoge en el imprescindible libro de Frank Fernández El anarquismo en Cuba (FAL, Madrid 2000). Por ello, es necesario que desde el exterior apoyemos en lo posible ese esfuerzo de reconstrucción que se está realizando en tan difíciles condiciones y enfrentandose a toda clase de obstáculos.
Se puede encontrar abundante información en los blogs:
http://observatorio-critico.blogspot.com
http://elblogdelacatedra.blogspot.com

subir


Protesta social en Venezuela

Saltándome todas las normas elementales del periodismo, escribo esta nota en primera persona. Tras la convocatoria de un grupo de sindicatos a realizar una manifestación en la ciudad de Maracay contra las medidas económicas, la criminalización de la protesta y justicia en el caso de los trabajadores asesinados por exigir mejoras laborales, tres personas del grupo de derechos humanos Provea, entre las que me incluyo, y dos integrantes del periódico El Libertario, entre los que también me cuento, nos desplazamos junto con otros compañeros y compañeras de Caracas a solidarizarnos con las reivindicaciones obreras. Aproximadamente a las dos de la tarde, un grupo conformado entre 200 y 300 personas se congregaban en la Avenida Bolívar con Ayacucho de la ciudad. Reconocíamos algunos rostros, activistas sindicales de izquierda de vieja data y provenientes de varios puntos del país en el sitio, pero la mayoría de los presentes eran afiliados a diversas organizaciones gremiales como la Unión Nacional de Trabajadores (UNETE). El despliegue policial de Poliaragua era desproporcionado, y rápidamente procedieron a cortar las cuatro calles por donde pudiera caminar la manifestación. En todo momento la actitud de las autoridades era de confrontación y de no permitir el desarrollo de la actividad. No habían pasado más de 30 minutos cuando la policía disparó varias bombas lacrimógenas para dispersar a los manifestantes, y proceder a hacer las primeras detenciones de manera indiscriminada. Después de respirar los gases tóxicos y recuperarme, acompañé a Robert González, secretario ejecutivo de la Federación de Petroleros, que estaba dando unas declaraciones a la televisora regional TVS - Maracay, y mientras hablaba con la periodista un grupo de más de 30 policías nos rodeaba. Cuando la cámara de televisión se apagó se abalanzaron contra nosotros y a empujones nos subieron a la patrulla. En el forcejeo me decomisaron y rompieron la pancarta anarquista que tenia en la mano: "Por la autonomía libertaria y contra la represión a los movimientos sociales". 12 personas estábamos dentro del camión policial, entre ellos dos activistas de la Liga de Trabajadores por el Socialismo (LTS). No nos informaron los cargos de la detención, tampoco nuestro destino.
Llegamos a la comisaría general del estado Aragua, ubicada en la zona de San Jacinto. El resto de los detenidos, incluida una mujer, habían sido obligados a sentarse en el suelo. Nosotros extendimos la fila. Nos quitaron los documentos de identidad y, al rato, nos pasaron a una oficina en donde llenaron la planilla de ingreso, con nuestros datos. En otro cuarto nos obligaron a quitarnos la ropa, grabándonos el rostro con una cámara de vídeo. Un policía obeso, vestido de civil, nos preguntaba en la grabación "¿Quién los mandó? ¿Quién los mandó?" Después, nos metieron a ocho en una celda de 2 metros por 1, haciéndole compañía a un menor de edad que nos informó que tenia 6 meses en esa celda por robo agravado. No podíamos estar todos sentados a la vez. Mientras el calor nos iba sofocando, lentamente, el menor orinaba en un envase de refresco. Llegó una funcionaria de menor rango de la Fiscalía, quien nos dijo que los cargos eran de "Obstrucción a la vía publica, instigación a delinquir y resistencia a la autoridad". Sin mucho interés nos comentó, antes de irse, que al día siguiente seriamos presentados ante el Ministerio Público. Llegaron varios funcionarios de la Defensoría del Pueblo, por cuya intermediación pudimos salir, después de varias horas, del hueco en donde nos habían metido. Dos abogados de Provea llegaron desde Caracas, y casi con ellos, la noticia de que desde las altas esferas habían ordenado nuestra liberación plena, así como borrar los rastros de nuestro paso por esa Comisaría. Después de esperar otra hora nos entregaron nuestras pertenencias. Bajo las secuelas de lo que había sido una fuerte lluvia, un nutrido grupo de compañeros y compañeras nos esperaban. Salimos todos y todas juntos, abrazos, besos, aplausos, un mitin improvisado.
En pocas horas la noticia de nuestra detención había dado la vuelta al mundo. Muchos compañeros y compañeras movieron cielo y tierra para interceder por nosotros, algunos comunicados ya cruzaban el mar internáutico rechazando la represión y pidiendo nuestra libertad, llamadas telefónicas se sucedían desde diferentes puntos del globo. Desde la capital rápidamente se balanceó el costo político de tener a tres activistas de derechos humanos en la cárcel y, tanto la propia fiscal general como la defensora del Pueblo, personalmente, se comunicaron con las autoridades regionales para exigir que fuéramos inmediatamente liberados. Ojalá existiera la misma celeridad para el resto de los casos de detenidos por realizar una manifestación. Si ello fuera así, no existirían los más de 2.200 casos de personas sometidas a regímenes de presentación ante un tribunal después de pasar una odisea como la nuestra. Tener este tipo de atenciones es un triste privilegio. Sin embargo no se borra el hecho de que, una vez más, una manifestación de trabajadores fue obstaculizada y reprimida por las autoridades, lo cual (los casos hablan por sí solos) se ha convertido en una política de Estado.
Una segunda reflexión tiene que ver con lo que denominaré, cansado como estoy sin muchas ideas en la cabeza, la política del escándalo. Nuestra rápida liberación, que repito no es el caso de decenas de hechos similares, fue producto en buena medida del hecho de que la noticia se difundió al instante por las redes sociales, como el Twitter, pero especialmente en los medios de comunicación masivos no estatales. Lo que constituye una singular paradoja es que la noticia fuera amplificada por medios con los cuales tenemos amplias reservas, como Globovisión y El Nacional, pero silenciada por medios que, teórica e hipotéticamente debieran acompañar las luchas populares. Por citar un ejemplo rápido Aporrea. Para quienes se definen como "agencia popular alternativa de noticias, cartelera digital abierta e interactiva del movimiento popular y de los trabajadores", la marcha de hoy 12 de marzo en Maracay no existió -pero sí una huelga en Roma-, ni la represión ni la detención de dos decenas de trabajadores y dirigentes sindicales. Como ya he dicho en otra oportunidad en Venezuela se debe contrastar la información de los medios "alternativos" con los medios privados y no al revés, como ocurre en el resto del mundo. De esta situación, alguna vez, tenemos que sacar las debidas conclusiones.
Escribo esto desde mi casa, al abrigo de mi compañera y de mi perra mestiza, adoptada en una jornada callejera de Aproa. Y el dormir en tan grata compañía se la debo a infinidad de amigos y amigas que rápidamente se activaron y a los cuales debo agradecer personalmente, y no a través de una lista en la que pueda cometer la injusticia de olvidarme de alguno o alguna. Ellos y ellas saben quiénes son y justo ahora están recibiendo este texto por su e-mail. Como ser humano, como anarquista y como defensor de los derechos humanos espero no defraudar su dedicación, y continuar en este camino que no es otro que acompañar y fortalecer, si cabe esta soberbia pretensión, la lucha de las personas enfrentadas al poder, por su dignidad y por sus derechos, que son tanto como los míos. Gracias.

Rafael Uzcátegui Subir


Segundo Congreso Libertario
de la ciudad de México

En el invierno de 2008, diferentes agrupaciones e individuos anarquistas realizaron un análisis de la situación con respecto al clima de represión sobre la protesta social y la situación en que se encontraba el movimiento anarquista, concluyeron en la ineludible necesidad de hacer un llamamiento para congregarse como anarquistas. Es entonces cuando todos convienen en organizarse y trabajar para desarrollar un primer Congreso Libertario. Así es como da inicio un proceso que tiene como primera fase desarrollar trabajos de propaganda anarquista y de solidaridad con diferentes revueltas de otros pueblos del mundo. Este proceso organizativo que albergaba a diferentes grupos y personas se autodefinió como Prefederación; se realizan diferentes mítines de solidaridad en embajadas como la de Chile, Argentina, España, etc. No es hasta el 16 y 17 de agosto de 2008 que se desarrolla el Primer Congreso Libertario, con una asistencia registrada de 170 personas, los resolutivos fueron la creación de la Federación Local Libertaria, además de la realización del Segundo Congreso Libertario para el 20 y 21 de noviembre de 2009.
El 2 octubre de 2008 se participa, como Federación, en la marcha conmemorativa contra la matanza de estudiantes del 2 de octubre de 1968; en dicha manifestación prevalece la represión y detienen a 25 personas de las cuales tres son integrantes de la Federación. Esto implica desgaste y movilización para exigir la liberación de todos los presos políticos y de los integrantes de la Federación. No salen en libertad hasta junio de 2009. La represión motivó que el congreso de noviembre de 2009 se aplazara a marzo de 2010.
Negras tormentas agitan los aires, nubes oscuras nos impiden ver, aunque nos espere el dolor y la muerte contra el enemigo nos llama el deber. El bien más preciado es la libertad, hay que defenderla con fe y valor… son las coplas rojinegras de un himno revolucionario que fondea el auditorio donde convergerían 263 almas ácratas para participar en el Segundo Congreso Libertario convocada por la Federación Local Libertaria de la ciudad de México. Siendo las 12 del mediodía del 20 de marzo, se instala una mesa integrada por cinco delegados, tres varones y dos mujeres, de diferentes grupos que, entre otros, integran la Federación. Veinte minutos después empiezan a dar lectura a la declaración inaugural del congreso con una frase lapidaria del celebre anarquista revolucionario Mijaíl Alexándrovich Bakunin: "La libertad sin socialismo es privilegio e injusticia y el socialismo sin libertad es esclavitud y brutalidad", seguida de ésta frase se escucha un argumento que expone los motivos sobre el por qué de la realización de dicho evento organizado por las diferentes agrupaciones libertarias que integran la Federación. Y es que el movimiento anarquista mexicano está atravesando una etapa difícil e histórica; por una parte impera una crisis económica impuesta por la especulación capitalista, además de prevalecer un clima de represión contra todo movimiento que reivindique libertad, y por otra parte la actividad de diferentes células insurreccionalistas anárquicas, con lo que se ha intensificado la persecución y la criminalización de los anarquistas por parte de los diferentes gobiernos, izquierda y derecha, y de los medios de comunicación. De igual forma las organizaciones sociales de izquierda, autodefinidas como revolucionarias, en diferentes momentos y espacios han emprendido una campaña difamatoria contra el movimiento anarquista definiéndolo como provocadores o porros.
Cuando se termina la lectura de la declaración inaugural del congreso se comienzan a leer los saludos enviados por compañeros y compañeras de la Federación Anarquista francófona, de El Libertario de Venezuela, de Omar Cortez (fundador de Ediciones Antorcha), de la Libreria Libertaria La Malatesta (Madrid), de Octavio Alberola, de la Agencia de Noticias Anarquistas, etc., al termino de estos saludos se desprenden fuertes aplausos que llena de vigorosidad a los asistentes. Acto seguido, se establecen mesas de presentación y análisis de personas y grupos participantes a dicho congreso. Promotores del anarcosindicalismo, del anarcofeminismo, anarcoecologistas, animalistas, insurreccionalistas, magonistas, individualistas, anarcopunks, skins libertarios, estudiantes anarquistas, medios libres anarquistas, anarquistas descafeinados y cafeinados, etc. Se presentaban uno a uno y manifestaban sus porqués son anarquistas y lo que hacen en sus localidades. A manera de subjetiva presunción todos coincidían en sus luchas pues buscaban la destrucción del Estado y del Capital.
Cuando son las cinco de la tarde y después de una breve comida colectiva, todos toman sus lugares para dar inicio a los trabajos de las mesas temáticas. Antes interviene una persona integrante del comité por la liberación de Víctor Govea Herrera, preso anarquista encarcelado por haber participado en una marcha en 2009, conmemorativa, otra vez, contra la matanza estudiantil del 2 de octubre de 1968, dan lectura a una carta escrita por la madre de Víctor y dirigida al Congreso y los congresistas libertarios. Dicha carta es terminada con un estruendoso grito de ¡Abajo los muros de las prisiones! Ahora sí, todos se alistan para participar a las mesas, pero… ¿a cuál?, si son nueve: de presos políticos, anarcosindicalismo, anarquismo y ecologismo, liberación animal, anarcofeminismo, anarquismo y movimiento indígena, pedagogía libertaria, arte libertario, medios libres y… en fin, cada persona o agrupación se integra a la mesa que reúne las expectativas y las definiciones pragmáticas o de interés de su grupo. Cuando son las 8 de la noche, cada mesa agota la discusión y se desprenden propuestas para presentarlas en la plenaria general del día siguiente, donde todas las agrupaciones y personas discutirán los resolutivos de las mesas, para después generar un programa mínimo de acción anarquista que garantice el trabajo y la secuencia de un proceso revolucionario rojinegro que apenas empieza a caminar y a palpitar en los corazones libertarios. El día termina con la noche, y ya de noche después de terminada la discusión en las mesas de trabajo empiezan las actividades lúdicas y culturales. Se presenta el libro de Proudhon ¿Qué es la propiedad?, editado por la Universidad Autónoma de la ciudad de México a cargo de Claudio Albertani, y se concluye con el proverbial canto de una soprano que deleitó a los congresistas con el canto de La Varsoviana (¡A las barricadas!), acompañada de un chelista y un violinista, pero… solo es improvisación y queda inconclusa. Pero al final la noche y la imaginación libertaria fueron arrulladas por el proverbial canto de la soprano.
Día 21 segunda jornada de trabajo, cuando son las once de la mañana compañeros y compañeras van llegando uno a uno, con mochilas negras sujetadas a los hombros van cargando los sueños y las conspiraciones sediciosas de congresistas que están dispuestos a fusionarse en el converso y el consenso con el resto de colegas que se dejan ondear por el oscuro intenso libertario de la bandera negra. Otra vez se inician las actividades con los oportunos saludos de compañeros de la Unión Comunista Libertaria de Quebec, de la CNT-AIT de París, del Secretariado de la Internacional de Federaciones Anarquistas, de Eduardo Colombo, de Rumba Way (que promete deleitar el oído de los anarquista en México en próximas fechas), y de un personaje muy estimado por los anarquistas de México: Jhon M. Hart. Los saludos concluyen con un fuerte aplauso y un nudo en la garganta que amenaza con desamarrarse, un entusiasmo sedicioso se apodera del auditorio y pretendía desbordar la razón y el delirio utópico del aquí y el ahora. Ahora sí, empieza una plenaria general donde los escribanos de cada mesa dan lectura a sus acuerdos y acto seguido da inicio una discusión general en la que se develan acuerdos y desacuerdos, pero sobre todo donde se impone el consenso.
Se acuerdan las fechas para las próximas reuniones de las diferentes mesas y se traza un plan de acción general: convocar un Congreso Anarquista Nacional (es decir, de todo México), realización del Tercer Congreso Libertario para el mes de marzo de 2011, realización de una fiesta para sacar fondos para los presos políticos anarquistas el 17 de abril, convocar a un contingente negro para participar en la Marcha del Primero de Mayo de 2010 -difundiendo el carácter anarquista de dicha fecha-, asamblea de la Federación el 10 de abril de 2010 con agrupaciones y compañeros que deseen federarse, redactar una carta de apoyo y solidaridad y por la libertad de los seis presos anarquistas del Distrito Federal.
El que fuera una plebeya trinchera estudiantil en los movimientos huelguísticos estudiantiles del 68 y del 99, Auditorio Che Guevara, hoy a cargo de una fracción muy importante de anarquistas, comienza a ser desalojado por las almas rojinegras que ahí convergieron. El eco de las odas libertarias acompañan a una manta en rojo y negro, que se encuentra en el escenario, está tatuada con la frase anarquista de Tierra y Libertad que tiene raíces en los inicios del siglo pasado en España y que influyó a la organización anarquista más importante en la historia de México en los tiempo de la revolución mexicana de 1910, me refiero al Partido Liberal Mexicano. La manta es un espectador sigiloso de lo que ahí se vivió y está a la espera de que con la finalización de este congreso se planten las semillas que puedan parir un futuro emancipador de la mano de un movimiento anarquista organizado.

F. L. L.


Saludamos fraternalmente las tareas del Segundo Congreso Libertario de México. Creemos que el contraste de ideas y de experiencias entre anarquistas es fundamental para desbrozar el camino que nos conducirá a la sociedad deseada, sin explotación, sin dirigentes, donde la solidaridad sustituirá a los códigos legales y en la que las relaciones humanas se desarrollarán en un plano de igualdad.
Os deseamos el mayor de los éxitos en vuestras sesiones.
¡Por la revolución social! ¡Por la anarquía!

Grupo Anarquista Albatros
(Federación Anarquista Ibérica) Subir


Vida y obra de Débora Céspedes

Débora Céspedes, compañera y amiga nuestra en un Camino Real que recorrimos con ella hasta su último momento, iluminó con su pensamiento y su accionar territorios de la lucha social y humana, más allá de las posiciones del socialismo antiautoritario. Batalló por el sentido ético de la lucha, respiró en su espíritu de libertad, nutrió con su esfuerzo esa fuerza colectiva, entendió que solamente se obtiene la paz con la justicia y que esta paz será así fruto del esfuerzo y la esperanza.
Tomó conocimiento del ser anarquista a través de un viejo obrero vecino llamado Pedro Othaz, que le habló de horizontes desconocidos y le prestó libros que respondían a interrogantes de su inteligencia. Luego, bebió en las fuentes de la tradición oral colectiva de la resistencia a la dominación. Fue un ejemplo de autodidactismo que encontró fuentes puras. Descubrió los manantiales de la energía mística y utópica yacente en cada ser humano; de su potencia a la cual encadena y expropia el Poder, convirtiéndolos en autómatas con nuevas formas de control. Poder en permanente cambio de piel.

La ausencia de su corazón solar
El gran vacío que nos dejó su ausencia es por su capacidad de crear climas cálidos y serenos en todos los colectivos en los cuales actuó. Siempre laboriosa, sostenía que el amor que no era amor activo, no era amor. Decía que el pensamiento que no concluía en el hecho concreto era una espiga vacía, que chupaba a la Madre Tierra sin ninguna contrapartida.
Su actividad comprendió el período desde el pródromo de la Revolución española, hasta este derrumbe global de una civilización ciega, sorda y muda en la situación de las masas, mientras el know how (el cómo saber hacer) está en manos de una pequeña élite, los beneficiarios del sistema caduco.

Una luz de aurora
Las primeras luces de la Asociación Internacional de Trabajadores seguían brillando después de la derrota de la Comuna de París y de la Revolución rusa, la ultima de las cuales alcanzó a mantenerse seis meses hasta desembocar en el golpe de Estado de Octubre y la implantación de una dictadura totalitaria.
En Uruguay, esta luz también sobrevivió a la división de la FORU (Federación Obrera Regional Uruguaya, hermana de la FORA Argentina) ocasionada por quienes pretendían apoyar "críticamente" a la todavía llamada Revolución rusa.
En el espíritu del tiempo persistían las esencias de las cuales se nutrió Débora: la mística y la utopía que trasciende al hombre, la solidaridad y el apoyo mutuo. Estas energías reverdecieron en el movimiento obrero y campesino con la Revolución española, a pesar de la derrota militar de la misma. Un movimiento autónomo al margen de los partidos políticos y el sindicalismo reformista (incluyendo partidos o movimientos de la mal llamada izquierda) conformaron una corriente basada en la autodeterminación y la autonomía, que fue muy dejado de lado, ninguneado e incluso adulterado por los veedores del sistema, historiadores, periodistas y críticos. Al no poder negarlo, hasta le cambiaron el nombre y sus dimensiones. Pero su verdadero nombre fue Comité de Enlace de Sindicatos Autónomos. No consideraban la autonomía como el aislamiento de la persona o de la colectividad. Las huelgas de solidaridad real se sucedieron inclusive en apoyo a movimientos obreros de países limítrofes. Fue destrozado por la partidización de derecha y de izquierda. Derrotados, pero no vencidos.

Débora en el movimiento obrero
A los 16 años buscando trabajo, Débora consiguió hacerse cargo de un kiosco que tenía un compañero en una zona residencial. El compañero era conocido en los círculos anarquistas como el Negro Palmieri y su compañera Matilde Carreras. A solicitud del Comité Pro Presos de la FORA, Matilde Carreras visitaba a Radowitzky (el ajusticiador del coronel Falcón, masacrador obrero en 1909) en la cárcel de Ushuaia. Su condición de argentina le permitía hacerse pasar por concubina de Radowitzky y mantener relaciones entre éste y el movimiento. Débora se sentía muy cómoda con su trabajo e hizo fuerte amistad con esta pareja. Pero había ingresado a las Juventudes Libertarias del Uruguay y se imponía la colaboración con el movimiento obrero de acción directa, no solamente ideológicamente sino también en la práctica de lucha. Por lo que buscó y encontró trabajo a los 17 años en el Frigorífico Anglo de Montevideo. Allí conoció a una joven rusa de la misma orientación ideológica, Esperanza Auzeac, con la cual mantuvo una amistad profunda hasta la muerte de la misma en Bolivia. No había unión obrera en ese frigorífico, por lo que comenzaron a organizar a sus compañeros en una sociedad de resistencia. Como consecuencia fueron expulsadas del establecimiento. Poco tiempo después Débora pudo entrar a trabajar en otro frigorífico: el Nacional, continuó allí su tarea de organización obrera. La orientación de las sociedades de resistencia no era meramente económica o de condiciones mejores de trabajo. La utopía, la mística de una sociedad nueva y justa, de una solidaridad sin fronteras de los desposeídos, el apoyo mutuo de los que se sentían oprimidos, encontraban su cauce en una lucha integral, desde la lucha contra el latifundio, por la reforma agraria, el antimilitarismo, las reivindicaciones feministas, la educación moderna (ni confesional ni estatal), teatro de avanzada, también difundir las alternativas económico-sociales al capitalismo industrial y financiero, tales como el cooperativismo y el mutualismo no comerciales, bolsas de trabajo manejadas por los propios obreros responsablemente, y en todo esto y sobre todo la acción directa, negociaciones entre empleados y empleadores sin intermediaciones, desprendiéndose de la minoridad impuesta. El federalismo no era un sello sin contenido, como el federalismo rosista o de las organizaciones reformistas. Ellos combatían por la realidad de la unión pactada. Para constituir una Federación de la Carne real, los compañeros y Débora tuvieron una dura lucha, contra socialistas y comunistas, que la querían subordinar a los partidos políticos. Débora empezó como secretaria de actas, luego fue oradora en actos que, como en la asamblea en solidaridad con los obreros de la carga y descarga o de los toneleros, que llegaron a tener alrededor de ocho mil asistentes, según archivos. Continuaba actuando en las Juventudes Libertarias, también en la Casa de los Libertarios, un centro cultural ubicado en las inmediaciones del sindicato de panaderos. Además colaboraba en la redacción y el reparto del periódico Voluntad, cuyo centro de operaciones estuvo en la Casa de los Libertarios. En el Cerro, estuvo en la fundación de un Ateneo Anarquista que duró varios años. También en él se montó un grupo filodramático (teatro no comercial) compuesto por obreros de los frigoríficos, llamado Emilio Zola Segunda Época, disponiendo una sala (frente a la plaza del Cerro) que se llamó Teatro Edén. Allí se representaron obras que ponían en el escenario la intimidad de los conflictos que atenazan al hombre y a la mujer cuando no quieren perder su identidad, ni caer en la masa informe del servilismo. Obras de Florencio Sánchez, Rodolfo González Pacheco, Ernesto Herrera (Herrerita), Joaquín Dicenta, entre otros. Débora trabajó de actriz en varias de estas obras. Estos actos se realizaban a salas llenas, e introducción a cargo de compañeros. Todavía se dispone de los programas de invitación.
El rasgo dominante de su actividad teatral era el contraste de su alegría luminosa y entusiasta con el fondo de su personalidad de matriarca que enfrenta valerosamente a la angustia existencial, a la inmensidad de la Nada.

Servicio militar obligatorio
Utilizando la coyuntura de la Segunda Guerra Mundial, que, como la primera, fue una guerra imperialista por los mercados, en el Uruguay se pretendió imponer un sevicio militar obligatorio. El Uruguay es de los pocos países del mundo que nunca lo tuvo. En esta ocasión fue rechazado gracias al vigoroso movimiento conformado por la Federación de Estudiantes del Uruguay, en aquel entonces organización gremial de carácter social (no política como la actual) también con un Comité de Enlace de Sindicatos Autónomos, las Juventudes Libertarias del Uruguay, más un vasto movimiento popular producido por estas organizaciones. A favor del sevicio militar obligatorio estuvo el Partido Comunista, parte del Socialista y los partidos políticos parlamentarios. Débora participó en debates, conferencias, asambleas callejeras y en la redacción de folletos. Muchas felices consignas fueron fruto de su reconocida capacidad de síntesis.

A Buenos Aires
Débora se retiró del Uruguay por el año 1947 para reunirse con su compañero, que había tenido que exiliarse en consecuencia con hechos gremiales. Estaba trabajando y militando en el gremio de Construcciones Navales en el puerto de Buenos Aires. Dicha federación había acogido a obreros en conflictos en el Uruguay del Comité de Enlace de Sindicatos Autónomos. En Buenos Aires Débora y su compañero establecieron relaciones con la FORA y con la Federación Libertaria Argentina (FLA), Correale, Jacobo Prince, Jacobo Maguid, Fernando y Juanita Quesada, Diego Abad de Santillán, Enrique Palazzo y el profesor Lunazzi de la Universidad de La Plata. Fue un largo y duro periodo de alrededor de 16 años, en lucha constante contra la tremenda aplanadora peronista. En Argentina también, el culto totalitario al jefe dominante destruyó, sin saber hasta cuándo, los lazos solidarios del movimiento obrero autónomo y federalista que echaban las bases de un nuevo mundo.

Retorno a Uruguay
Débora retornó con su compañero por el año 1963. Inmediatamente reanudaron relaciones con Luce Fabbri, relaciones que habían comenzado por 1938 y que no se interrumpieron hasta la muerte de Luce en agosto del año 2000. La derrota de los sindicatos autónomos (1942-1952) dejó el camino libre para el movimiento reformista y para los oportunistas y demagogos que aún hoy pretenden hacer un cóctel potable con los residuos recauchutados del marxismo. Débora y su compañero llegaron en el momento de la división de la Federación Anarquista del Uruguay (FAU) como consecuencia de que un grupo de sedicentes anarquistas pretendieron que la FAU apoyara lo que continuaba llamándose Revolución cubana, cuando Fidel Castro ya se había definido como marxista-leninista, y estaba obrando a la manera de la dictadura rusa, matando y encarcelando compañeros nuestros.
Estos nuevos conversos con armas en las manos se quedaron con una gran biblioteca, la BAIA (Biblioteca y Archivo Internacional Anarquista) que había sido organizada por el compañero rumano Eugen Relgis, y de esta misma forma ocuparon el local. Responsablemente compañeros aguerridos en las luchas sindicales, se retiraron, siendo mayoría y fundando ALU (Alianza Libertaria del Uruguay),con militantes de sindicatos autónomos, compañeros de Bellas Artes, del movimiento cooperativo y mutualista como Gomensoro, Iriondo, D'Ottone, Errandonea (los dos hermanos), H. Fabbri, Cresatti, y desde luego Luce y Débora.
ALU desapareció con la dictadura. A su desaparición se produjeron muchas tentativas de reorganización, entre ellas la fundación del GEAL (Grupo de Estudios y Acción Anarquista) que contó con la colaboración de Luce y Débora. El GEAL fundó el periódico Opción Libertaria (cuyo nombre había sido propuesto por Débora) que tuvo una trayectoria de alrededor de 18 años (1986-2004). Fue un pequeño periódico que siempre planteó los grandes temas sociales del momento. Y profundizó siempre en las condiciones subjetivas que deterioraban nuestras organizaciones sociales y nuestro movimiento libertario.

Coordinadora anarquista
La energía de Débora desarrollaba una fuerza permanente que tendía a reconstruir los hilos de solidaridad rotos por las condiciones de la vida actual. Para combatir la soledad de las grandes multitudes, era de las que consideraban necesarias las pequeñas agrupaciones, las células de buen vivir, la democracia cara a cara, la red de autonomías. En sus relaciones en la Argentina colaboró en organizar una Coordinadora Anarquista Rioplatense que se inició en La Plata. Participaron Lunazzi, Corral, el Ateneo de Avellaneda, entre otros. En Uruguay se realizaron tres tentativas muy trabajosas. Las tres fracasaron por no aplicar decisiones asamblearias, es decir, por personalismos.
Débora Céspedes fue la redactora responsable de un periódico de la zona Centro Oeste de Montevideo. Así se llamaba el periódico que salía mensualmente con una tirada de 1.000 ejemplares. Comenzó como un órgano de las clases pasivas de la zona, pero adquirió tal dimensión que se convirtió en un vocero plural.
Su base económica eran los avisos de comercios de la zona. Se mantuvo desde marzo del 74 hasta febrero del 2001
Colaboró en una revista argentina feminista llamada La mitad del cielo, cuya redactora responsable era una conocida actriz y escritora llamada Leonor Benedetto. Querían conocer el punto de vista anarquista del feminismo.
Colaboró activamente en la organización de una cooperativa de consumo que llegó a reunir a ochenta grupos, cada uno formado por doce familias que a un promedio de cuatro miembros daba un número de alrededor de tres mil quinientos integrantes. Funcionó desde el año 1991 hasta 1998. Su finalización, ocasionada por el peso del sistema, junto al peso de la responsabilidad individual, dejó sin embargo beneficios económicos y éticos. Económicos porque al suprimirse gran parte del lucro se suprimían intermediarios (mayoristas y minoristas) y se fortalecían las cooperativas de producción creando bases para alternativas reales al capitalismo. Además quedó una casa que se cedió hasta hoy a la Universidad de la República para su programa de Extensión Cultural (Apex). Casa ubicada en el cerro de Montevideo, en la calle Chile. Y ético, porque con un pequeño saldo social que se acumulaba, se ayudó a compañeros en estado de necesidad (huelga, enfermedad, prisión) creándose así un ambiente que se prolongó afectivamente. A esta propuesta era a la que Débora llamaba amor activo y no contemplativo.

Poesía
Como el gran Machado, Débora pudo decir: "con mi trabajo gano mi pan, debeisme mis poesías". Ella escribió poesías desde los primeros años de su vida. A los 10 escribió una poesía sobre los charrúas, de la cual se burlaba posteriormente. Sin embargo era la señal de su romanticismo incipiente. Los charrúas eran los grandes derrotados en una batalla que aún sigue. Siempre escribió poesías, tanto en periódicos de nuestro movimiento como en otros. Sacó varios premios en la Argentina y en el Uruguay. A solicitud de una conocida cantante argentina llamada Sandra Mihanovich escribió una letra para una pieza musical de autoría de la cantante. La canción era para una amiga mutua, que recién salía de la cárcel. Se titulaba "Nacer de nuevo" y tuvo mucho éxito en Argentina y en Uruguay.
Posteriormente presentó un libro con sus poesías ilustrado por artistas de Bellas Artes del Uruguay y que fue editado totalmente en forma colectiva. Su título es Algunos bienes que algún día tuve. Tuvo dos presentaciones con intervenciones de críticos, periodistas y profesores. La diversidad de percepciones tenía en el fondo una unidad. Vislumbraban que en su obra el conocimiento y el sentimiento experimentado eran una limitación, que había buscado con el pensamiento mágico y la utopía solidaria, tierras desconocidas, otros cielos, con el alma frente a los astros y al brillo de otras constelaciones.

Historias robadas
Un escritor y periodista uruguayo, agudo observador social, llamado Hugo Fontana, escribió un libro en el que describe la personalidad de Débora actuando en el seno del movimiento del socialismo antiautoritario y en la vida cotidiana, es decir, el laboratorio donde se aceptan o se rechazan los micropoderes. El libro se llama Historias robadas. La labor constructiva de Débora estaba incorporada a esa corriente del socialismo que fue la única que no fracasó.
Tanto el socialismo parlamentario como el dictatorial (ambos capitalismos de Estado en múltiples variantes) tiraban la pelota capitalista para adelante.
En Débora el milagro del socialismo anarquista (la persistencia de la energía utópica) se sumaba a los hontanares del espíritu, en un autodidactismo que buscaba las fuentes de la solidaridad humana, "Señor, te busco, y no te encuentro. ¡Si no me tuvieras no me buscarías!" Así se explica esa larga amistad con Luce Fabbri (se intercambiaban poesías) a pesar de la gran diferencia de formación, de conocimientos históricos, filosóficos y académicos.

Unidad de vida
Ha llegado un punto en la descripción de la vida de Débora en que los hechos aislados adquieren una vibración de vida y una unidad aparece temblando en su fondo. Esa unidad profunda está dada por su visión del fundamento de la realidad, como una energía mágica y utópica; rechazaba así los fundamentos de la realidad aceptada como autoridad, con el dominio de seres humanos, con la competencia, con la zanahoria del confort y el orden jerárquico.
Rechazaba las opresiones; su fundamento era el libre desarrollo de la personalidad humana encausada hacia una sociedad de libres y de iguales.
Era de abrir tierras vírgenes, cielos y zonas desconocidas, las Thule luminosas sin las cuales retrocedemos a la condición de larvas más o menos alfabetizadas. Si esto fue un don, una gracia, o un largo proceso de voluntad de ser, no es tan importante, o tal vez, como ella decía en uno de sus bellos poemas "Son de las inescrutables sombras de mi alma". Lo cierto es que en su alma apareció la señal que llevan los portadores del coraje, aquellos que conquistan la vida real, enfrentando la angustia existencial, el peso muerto del neo-habla, ese lenguaje de los dominadores aceptado gracias a la ingeniería del consenso por los dominados.
Débora, que había nacido el 8 de junio de 1922, falleció el 16 de mayo de 2009.

Retornada a su fuente original, el poderoso aliento de la vida, que asciende hacia la libertad y la conciencia, veremos siempre a Débora en los arco-iris del cielo, después de las tormentas, como una nueva alianza de paz y de esperanza, de felicidad real.

Luis Alberto "Beto" Gallegos Subir


La esencia de la religión
(Extractando a Bertrand Russell)

La decadencia de las ideas religiosas tradicionales, los dogmas, es un hecho. Pese a ello, el problema del papel que desempeña la religión aún no ha sido resuelto. Puesto que las creencias no son del todo conocidas, suelen permanecer ocultas, puede que no sea la fe, sino el sentimiento lo que hace la religión; sentimiento introducido en las creencias, aislado del intelecto, resulta el factor determinante de la acción.
El alma humana es una extraña mezcla de Dios y bruto, el campo de batalla de dos naturalezas: la individual (finita y egocéntrica) y la universal (infinita e imparcial).
La vida finita está vinculada al cuerpo y concibe el mundo desde el aquí y el ahora, vida instintiva, las cosas prestan un servicio al yo. Impelido por el instinto de conservación, levanta muros alrededor de la parte infinita.
La parte infinita no elige un punto de vista para el mundo, sino que brilla en su imparcialidad, es elevado. Es imparcial, y por serlo encuentra la verdad cuando actúa; y el amor universal cuando siente. Es el principio de unión en el mundo. Una vida en la que predomina esta intuición parece a salvo del conflicto, en armonía con el todo, libre de las prisiones amuralladas que constituyen los deseos instintivos del yo finito.
Esta experiencia de una sabiduría repentina es la fuente de lo esencial para la religión. El misticismo interpreta esta experiencia como el contacto con un mundo más profundo, ve la gloria de Dios. Con esta interpretación el misticismo reduce el valor de la experiencia que lo sostiene. La cualidad de infinitud que sentimos no se justifica por la percepción de nuevos objetos distintos a los que suelen parecernos finitos, sino por una forma diferente de mirar esos mismos objetos, más impersonal, más amplia. No es otro mundo donde hemos de buscar esa paz y esa belleza, sino en el mundo actual y cotidiano, en medio de la acción y las ocupaciones de la vida.
La transición de la vida del yo finito a la vida infinita en el todo exige un momento de rendición absoluta del yo, en el que cesa toda voluntad personal y el alma se siente pasivamente entregada al universo.
La visión contemplativa que trae consigo la religión y el amor universales se produce tras la suspensión de la voluntad. Dejamos la lucha por algún bien particular y no lo sustituimos por otro. El alma ya no busca imponerse al mundo, sino que se abre a toda impresión que le llega de aquél.
Esta rendición del yo, será más fácil, en algunas personas, mediante la fe en algún Dios infinitamente sabio, hacia el cual la sumisión se presenta como un deber. Sin embargo, no depende esencialmente de esta creencia ni de ninguna otra. De ahí que quienes no acepten los antiguos credos, pero continúan pensando que la mentalidad religiosa requiere el dogma, pierdan lo que es infinito en la vida y vean limitados sus pensamientos a los asuntos cotidianos. Su concepción se hace más pobre y su vida se empequeñece; y para actuar correctamente se ven obligados a depender de una moral, pero la simple moral es un instrumento inadecuado para los que padecen hambre y sed de infinitud. De ahí la importancia fundamental de conservar la religión, con independencia de unos dogmas.
Hay en el cristianismo tres elementos que sería conveniente conservar en la medida de lo posible: la adoración, la aquiescencia y el amor. Adoración es lo que se ofrece a Dios; aquiescencia es lo que se ofrece a lo inevitable por ser voluntad divina; amor, lo que impone hacia el prójimo; este amor, por universal y no obstante intenso, depende en cierta forma de la adoración y la aquiescencia; y las tres dependen de la fe en Dios, por tanto son imposibles para quienes no puedan compartir esa creencia.
La adoración cambia y se desarrolla según el sujeto adorador, desde los más rudimentarios inspirados solo por el temor y la consagración a lo que es poderoso. Pero el elemento temor tiende a ser desplazado cada vez más por el amor, hasta desaparecer en las formas más elevadas de adoración, contemplación gozosa de lo venerado.
Contemplación gozosa, reverencia y sentido del misterio parecen esenciales para cualquier forma de adoración.
Tipos de adoración: Selectiva, exige un objeto bueno y admite una actitud de oposición hacia un objeto malo. Imparcial, adoración a todo lo que existe, a despecho de su bondad o maldad.
Otra división: Adoración de lo real, dirigida a un objeto existente; y adoración ideal, que se consagra únicamente a lo que pertenece al mundo de las ideas. Ambas se combinan en la adoración a Dios, porque a Dios se le concibe al mismo tiempo como realidad y como encarnación absoluta del ideal.

La adoración a Dios es selectiva, se le adora por ser bueno; también a los grandes hombres y a los grandes hechos, y a todo lo que somos capaces de adorar porque alguna cualidad superior despierta en grado sumo nuestra admiración. Para los que no sustentan la fe en un Creador omnipotente o en una unidad espiritual de tipo panteísta que penetra en todas las cosas, la adoración selectiva sólo encuentra su objeto pleno en el bien ideal. El bien ideal constituye una parte esencial de la vida religiosa, porque proporciona los motivos para actuar, dotando de contenido el deseo de bien universal que forma parte del amor universal. La encarnación del bien, en cualquiera de sus formas, es imperfecta en este mundo, aunque sólo sea por su brevedad; no exige la rendición ante el poder, el sacrificio de la aspiración a la posibilidad, la sumisión del pensamiento a los hechos.
La adoración de todas las cosas que existen no debe ser selectiva, no debe implicar juicio alguno sobre la bondad de lo adorado, sino que ha de consistir en una emoción imparcial; se profesa a través de la visión contemplativa, que encuentra alegría y misterio en todo lo existente, y trae consigo amor a todo lo que vive. Esta adoración no exige la fe en Dios; no implica juicio alguno de ninguna clase, por tal razón no puede ser intelectualmente errónea ni depender de dogma alguno. La combinación de este tipo de adoración con el bien ideal produce una fe completamente independiente de las creencias sobre la naturaleza del mundo real, de ahí su inmunidad a los argumentos que han destruido los principios de la religión tradicional.
La religión es el resultado de combinar dos formas distintas de adoración: la selectiva, que se profesa al bien por su bondad, y la imparcial, que se profesa a cuanto existe. La primera es fuente del teísmo; la segunda lo es del panteísmo, pero en ambos casos lo imprescindible es la fe en la que le da origen. El objeto de la adoración selectiva es el bien ideal que pertenece al mundo de los universales; este objeto no necesita existir, aunque será parte esencial de la adoración que desea que el objeto exista con la mayor plenitud posible. El objeto de la adoración imparcial es todo lo existente; aunque se sabe que el objeto existe, se ignora si es bueno, pero es parte esencial de la adoración desear que sea lo mejor posible.
La acción religiosa es un continuo esfuerzo por cruzar el abismo que separa los objetos de ambas formas de adoración, haciendo que exista más bien y confiriendo a la existencia de mayor bondad.

La aquiescencia: El cristianismo proporciona la capacidad de aceptar el mal que, puesto que éste se ajusta a la voluntad de Dios, no puede ser en realidad un mal. Planteamiento que impone una falsificación de nuestros modelos de mal y bien, pues mucho de lo que existe es malo para una consideración objetiva. Destruye las motivaciones que justifican la acción, pues la razón de la aquiescencia, esto es, que todo ocurre para lo mejor, hace superfluos nuestros esfuerzos por mejorar, limitaríamos la omnipotencia o la bondad de Dios. Por tales razones, aunque el cristianismo resulta con frecuencia eficaz tanto para estimular la aquiescencia como para proporcionar un motivo religioso a la acción, esta eficacia se debe a una confusión del pensamiento, y tiende a debilitarse a medida que el hombre es más clarividente.
Formas de aquiescencia: Atañe a nuestros conflictos privados, que llega con la sumisión que acompaña al nacimiento de la voluntad imparcial. La vida privada, cuando absorbe nuestros pensamientos y deseos, se convierte en una cárcel de la que sólo la sumisión nos permite escapar en los momentos de infortunio.
La aquiescencia no consiste en creer que las cosas son malas cuando en realidad no lo son, sino en liberarse de la cólera, la indignación y la culpa. La aquiescencia es, al mismo tiempo, causa y efecto de la fe, tanto si ésta no acepta el dogma como si se basa en la creencia en Dios; por ello, descansa también en la disciplina moral, es decir, en la supresión del yo y sus exigencias, necesarios para vivir en armonía con el universo y elevarlos desde lo finito hasta lo infinito. La disciplina ha de ser mucho más rigurosa con un dogma optimista, pero también son mayores sus resultados, más inquebrantables, más capaces de ensanchar los límites del yo, preparándolo para recibir como amor el bien o el mal que pueden derivarse de él.
El amor es de dos clases: amor terrenal selectivo, que se brinda a lo que es hermoso, bueno o placentero; y amor celestial e imparcial que se brinda a todos indistintamente. El terrenal selectivo se equilibra con un odio opuesto, introduce desunión. El amor celestial, no requiere un objeto placentero, hermoso o bueno, se brinda a todo lo que vive.
Para el cristianismo, los dos grandes mandamientos son el amor a Dios y a los hombres. Pero ambos difieren, por un lado en que nada podemos hacer por Dios, y por otro, en que no podemos considerar al hombre completamente bueno. El amor a Dios es más contemplativo, y consiste en la adoración, mientras que el amor a los hombres es más activo y consiste en el servicio. En una religión no teísta el amor a Dios se sustituye por la adoración al bien ideal.
Aquiescencia, adoración y amor están íntimamente relacionados, forman una unidad en la que es imposible establecer un orden. Pueden existir sin necesidad de dogmas.
La religión extrae su fuerza de su capacidad para ofrecer un sentido de unión con el universo; y esto es posible sin dogma.
La esencia de la religión consiste, pues, en someter la parte finita de nuestra vida a su parte infinita.

Grupo Volia Subir


 

Atenas: gimnasia emancipatoria

Cuba: ciberespacio
y libertad de expresión

Protesta social en Venezuela

 

Segundo Congreso Libertario
de la ciudad de México

Vida y obra de Débora Céspedes

La esencia de la religión