PERIODICO ANARQUISTA
Nº 259
 FEBRERO 2010

 

SECCIONES

  

Portada

 

Nuestro periódico

 

Tablón

 

Números
anteriores

 

Suscripciones

 

Conctacta con nosotros

 

Sitios de interes

 

Documentos
de la I.F.A.

 

 

 

 



[NUESTRO PERIODICO] - [TABLON] - [Nos. ANTERIORES] - [SUSCRIPCIONES] - [CONTACTA] - [SITIOS INTERES] - [DOCUMENTOS IFA]
Portada

Un nobel de la paz muy belicoso

La autopromoción, como todo el mundo sabe, es la clave del éxito: de este modo el presidente Obama ha afirmado merecerse un 8 como nota por su primer año en la Casa Blanca; por otra parte, para ilustrar esta benevolencia, le ha sido concedido el premio Nobel de la paz. Un galardón muy discutido y criticado, incluso por la América liberal, tanto como para ser saludado por las protestas de los pacifistas europeos con ocasión de la ceremonia oficial en Oslo. Pocas semanas después, el pasado 15 de diciembre, al menos 120 personas perdían la vida en el norte de Yemen a consecuencia de un bombardeo llevado a cabo por la aviación norteamericana, flanqueada por la saudí, contra poblados y campos de refugiados: la noticia, aunque gravísima, fue ignorada. Sin duda las opciones de cada gobierno implican más ámbitos, desde el sector económico al de los gastos sociales, pero es innegable que Obama durante la campaña electoral a la presidencia construyó un consenso en gran parte ligado a la posibilidad de sacar a EE UU de una guerra permanente que dura ya nueve años. Una guerra que, cada año, consume en sus dos frentes principales alrededor de 150.000 millones de dólares. Si en Iraq la presencia militar norteamericana viene progresivamente reemplazada por fuerzas armadas mercenarias, según una actualmente sólida lógica de privatización de la guerra, en vista del fin de la "misión de combate" prevista para el 31 de agosto de 2010, Afganistán ha vivido el año más violento en el plano militar y el más mortífero para los civiles desde el inicio de la operación Libertad Duradera. Frente a tal carnicería, Obama, precisamente mientras prometía el final de la intervención norteamericana para 2011, decidía el envío de 32.000 soldados a Afganistán, a pesar de la contrariedad que supuso para la mayoría de los americanos, reclamando refuerzos consistentes incluso a la OTAN. Por eso, la desilusión puntualmente seguida a la ilusión y al entusiasmo que cierta izquierda y cierto pacifismo estaban manifestando solo podía ser evitada escuchando y leyendo todo cuanto el propio Obama estaba afirmando en los discursos programáticos previos a su elección. Desde este punto de vista no encontramos ninguna ambigüedad, mientras que habría que preguntarse seriamente sobre las razones de un autoengaño colectivo e irracional que ha arrastrado incluso a sectores de la izquierda que se considera alternativa y radical. El abandono de la crítica anticapitalista tiene sin lugar a dudas un peso de relieve en esta inmotivada confianza hacia las posibilidades de cambiar la sociedad eligiendo un jefe de Estado, diferente por el color de su piel pero no por ello menos convencido de la supremacía estadounidense en el mundo. Pero esta es solo una parte, aunque crucial, de la cuestión en la que parece entrar en juego también una fuga generalizada de la sunción racional de responsabilidad política, ética y social que el actual naufragio de la humanidad debería por el contrario imponer. En otras palabras, se continúa queriendo creer que cualquier otro nos salvará o nos preservará de los efectos de una crisis global de la que se están comprobando solo los primeros movimientos sísmicos. Y esta fuga ciega del saber lleva sin duda a negar las evidencias. La evidencia en el orden de las palabras de Obama. En su intervención durante la campaña electoral prometía: "He considerado un grave error descuidar nuestra atención de la lucha contra Al Qaeda y contra los talibanes (…) Iraq no es el frente principal en la guerra contra el terrorismo, no lo ha sido nunca. Como ha dicho recientemente el almirante Mike Mullen, jefe de Estado Mayor interaliado, no tendremos recursos suficientes para llevar a término nuestro trabajo en Afganistán hasta que no reduzcamos nuestro esfuerzo en Iraq. Si soy elegido presidente, llevaré adelante una nueva estrategia y comenzaré reforzando nuestro esfuerzo en Afganistán con al menos otras dos brigadas de combate: allí hacen falta más soldados, más helicópteros, más infraestructura y más asistencia civil para llevar a buen término la misión". En el acto de su proclamación, el 20 de enero de 2009, Obama confirmaba: "Nuestra nación está en guerra contra una red de violencia y de odio de amplio alcance (…) Al reafirmar la grandeza de nuestra nación, nos damos cuenta de que la grandeza nunca nos ha sido fácil. Hay que ganársela. Nuestro recorrido nunca ha sido hecho de atajos. Nunca nos hemos contentado (…) El problema no es que el mercado sea una fuerza del bien o del mal. Su poder de generar bienestar y de expandir la libertad se mantiene intacto (…) Recordemos que las generaciones precedentes han destruido el fascismo y el comunismo no solo con misiles y tanques, sino también con alianzas sólidas y con convicciones tenaces (…) No pediremos perdón por nuestro estilo de vida sino que pelearemos para defenderlo".
En el discurso pronunciado en Praga el 5 de abril de 2009, Obama precisaba, para alegría de ambientalistas, que "Debemos aprovechar toda la potencia de la energía nuclear, con el fin de perseguir nuestro objetivo de contrastar el cambio climático y llevar adelante la oportunidad de paz para todos los pueblo". Nuke? Yes we can (¿Nuclear? Sí, podemos).

Anti
(Umanità nova)


Acaba de fallecer a los 98 años de edad Irena Sendler. Durante la Segunda Guerra Mundial, consiguió un permiso para trabajar en el gueto de Varsovia como especialista de alcantarillado y tuberías. Pero sus planes iban más allá... Siendo alemana, sabía cuáles eran los planes de los nazis para los judíos. Sacaba niños escondidos en el fondo de su caja de herramientas y llevaba un saco de arpillera en la parte de atrás de su camioneta (para niños de mayor tamaño). También llevaba en la parte de atrás un perro al que entrenó para ladrar a los soldados nazis cuando salía y entraba del gueto. Por supuesto, los soldados no querían tener nada que ver con el perro y los ladridos ocultaban los ruidos de los niños. Mientras estuvo haciendo esto consiguió sacar de allí y salvar a 2.500 niños. Los nazis la cogieron y le rompieron ambas piernas, los brazos y la pegaron brutalmente. Irena mantenía un registro de los nombres de todos los niños que sacó y lo guardaba en un tarro de cristal enterrado bajo un árbol en su jardín. Después de la guerra, intentó localizar a los padres que pudieran haber sobrevivido y reunir a las familias. La mayoría habían sido llevados a la cámara de gas. Aquellos niños a los que ayudó encontraron casas de acogida o fueron adoptados. En 2008 Irena fue propuesta para recibir el Premio Nobel de la Paz... Pero no fue seleccionada. Se lo llevó Al Gore por unas diapositivas sobre el calentamiento global. En 2009 se lo concedieron a Obama sólo por buenas intenciones.

Subir


No nos rendimos

Hace escasamente un año en el debate público se argumentaba que la actual crisis económica era el resultado de la codicia sin límites del capitalismo, de la avaricia incontrolada de demasiados buitres carroñeros cuya única intención es enriquecerse a costa de los trabajadores y el pueblo, sin importarles el daño humano y social que provoca su afán de lucro… Muchos "medios de comunicación", casi todos los "tertulianos" de la tele y la radio, cualquier intelectual, economista o comentarista que se preciara, diferentes instituciones, partidos políticos, sindicatos, hasta el propio gobierno del Estado, hablaban de que se imponía un cambio de rumbo en el sistema económico, que esto no podía seguir así, que la economía no podía estar en manos de unos cuantos plutócratas y que las relaciones económicas deberían tener un contenido mucho más justo y social. Eso decían…
Y ¿en qué ha quedado todo lo que dijeron? En agua de borrajas.
Hoy día, por arte de birlibirloque, resulta que los mismos que hablaban de esa manera son los que aceptan tranquilamente que el Gobierno entregara gentilmente a los bancos y a las empresas cientos de miles de millones de euros (dinero público = dinero de todos); son los mismos que estiran el cuello diciendo que "lo que hay que acometer son reformas estructurales en la economía y en el mercado laboral"… La traducción de esas altisonantes palabras ya la conocemos: somos, una vez más, el pueblo trabajador los que tenemos que apretarnos el cinturón, ser sometidos y despedidos por las empresas, aceptar dócilmente una reforma laboral que nos recortará otros cuantos derechos laborales y sociales; todo en aras del desarrollo del capitalismo para que esos ricos y poderosos sigan forrándose a manos llenas a costa del resto de la población. En eso consiste el supuesto "derecho a la propiedad": aceptar resignadamente que siempre habrá gente que debe hacerse de oro robándonos legal o ilegalmente a los que poco o nada tenemos. Y, lamentablemente, buena parte del pueblo se ha creído esa mentira un millón de veces repetida.
Los "sindicatos" pactistas, que supuestamente están ahí para defendernos de estos atropellos, callan sumisamente (cuando no aplauden) a cambio de subvenciones multimillonarias y cientos de miles de liberados sindicales, que les son ofrecidos gustosamente por los empresarios y los gobiernos para que acepten con naturalidad este estado de cosas tan antinatural (en ello les va su propia existencia).
Nos recortarán derechos laborales, retrasarán la edad de nuestra merecida jubilación, nos despedirán más fácilmente aún, nos controlarán y explotarán todavía más: quieren que nos sometamos y aceptemos sin rechistar su orden y sus leyes. Nuevamente, otro gobierno del PSOE, apoyado por esos sindicatos amarillos, sella otra traición a los trabajadores y al pueblo… nos suena a historia conocida. La denominada "derecha" política junto con los banqueros y empresarios están felices: el sistema sigue como ellos desean que siga.
¿Qué podemos hacer ante
todo este lamentable panorama?

Ante todo, defendernos con uñas y dientes de este ataque contra nuestra integridad y dignidad, desenmascarar a los tramposos y mentirosos, y exigir que todos los usurpadores (políticos, capitalistas y chupones diversos) devuelvan lo robado al pueblo. Y, al mismo tiempo, podemos y debemos empujar para que esta sociedad sea más justa y menos hipócrita. Cualquiera de nuestros actos -individuales o colectivos- es absolutamente válido en este sentido.
Para ello, los anarquistas consideramos que es fundamental la organización del mismo pueblo, de los oprimidos y los explotados: sin ella no conseguiremos absolutamente nada. Pero debemos organizarnos de una forma horizontal, sin líderes (que al final acaban por traicionarnos), donde todos seamos libres e iguales a la hora de decidir, teniendo el apoyo mutuo como mecanismo de solidaridad… Ya existen organizaciones con este carácter: en el plano sindical está la Confederación Nacional del Trabajo (CNT), que funciona sin liberados sindicales y no recibe subvenciones del Estado ni de las empresas; en la lucha social e ideológica existen los grupos anarquistas, así como todo tipo de organizaciones autogestionadas y de estructura no jerárquica.
Lo importante es no dejarse arrastrar por la resignación, la desidia y la derrota; dejar de ser como corderos que llevan al matadero sin remedio, y devolver golpe por golpe a todos los que sacan provecho y disfrute de nuestra opresión, de nuestra explotación y de nuestro engaño.

Grupo Tierra subir


La Academia de la Lengua
se echa al monte

El diccionario de la Real Academia de la Lengua define manipular como "Intervenir con medios hábiles y, a veces, arteros, en la política, en el mercado, en la información, etc., con distorsión de la verdad o la justicia, y al servicio de intereses particulares". Es fácil suponer que nada más lejos de la voluntad de tan docta casa que manipular su prestigioso diccionario para poner el lenguaje de todos al servicio de intereses políticos particulares.
Pero este último otoño se ha sabido que los ilustres académicos de la Lengua están pensando incluir el adjetivo totalitario dentro de la definición de comunismo que ofrece actualmente su diccionario: "Doctrina que propugna una organización social en que los bienes son propiedad común". El PCE ha amenazado con movilizaciones de alcance desconocido ante el intento de la Real Academia de "trasladar a la juventud una visión sectaria de parte de la historia de este país", en palabras del dirigente comunista Ginés Fernández.
¿Pretende la Academia de la Lengua Española manipular a la juventud? Como el académico Antonio Muñoz Molina ha dicho que "en España hay mucho griterío, pero poco debate democrático", hemos decidido hacerle caso e informarnos bien antes de sostener, como hace el PCE, una afirmación tan grave y quizás gratuita. Y para eso nada mejor que analizar el Diccionario del Estudiante de la Real Academia Española de la Lengua editado en 2005 por la Editorial Santillana y patrocinado por la Fundación Rafael del Pino. Una loable iniciativa destinada a la juventud en la que, junto a cada una de las acepciones, se añade una frase que explica e ilustra su uso común.
¿Qué dice la Academia a los jóvenes estudiantes? Buscamos un ejemplo, al azar, y encontramos "Anarco. adj. coloq. Anarquista. Allí iban los estudiantes más anarcos. Dicho de pers., tb. m. y f. Un grupo de anarcos reventó la manifestación". ¡Qué cabrones los anarcos!, ¿qué se puede esperar de un grupo intolerante que se opone a la libertad de expresión y manifestación? Bueno, calma; hagamos caso a Muñoz Molina y sigamos debatiendo sin griterío. Otro ejemplo cualquiera: "Ácrata. adj. 1 Polít. De la acracia. Ideología ácrata. Dicho de pers., tb. m. y f. La coalición izquierdista agrupaba desde los socialistas moderados hasta ácratas". ¡Coño!, ¿dónde ha habido una sola coalición electoral que integrase a los ácratas? No se dejen las pestañas; por más que he buscado, no he encontrado un solo ejemplo de esa fantasmagórica coalición, confederación, liga o unión de la que habla la RAE.
Pero paciencia, que diría Muñoz Molina, no nos pongamos en plan Pérez Reverte y sigamos leyendo. Así lo hacemos, siempre obedientes, y nos encontramos con "Anarquista. adj. 1 Del anarquismo. Ideas anarquistas. 2 Partidario del anarquismo. Sindicato anarquista. Dicho de pers., tb. m. y f. Algunos anarquistas defendían el uso de la violencia para conseguir sus objetivos". Ya, ya, ya sé que es un poco fuerte, pero miremos el lado positivo: sólo algunos anarquistas eran defensores de la violencia. Y leemos, leemos, leemos como diría el merecido académico y reputado grafómano Antonio Mingote, hasta encontrar "Libertario, ria. adj. Polit. Que defiende la libertad política absoluta y la supresión del gobierno y la ley. Las calles de Barcelona se llenaron de grupos libertarios. Tb. m.y f. Los libertarios atentaron contra los políticos más representativos". ¿Cabe mayor crueldad? No sólo atacan a los políticos, ¡encima atentan contra los más representativos! Menos mal que hay académicos progresistas y veraces, como Juan Luis Cebrián, que abren los ojos de los jóvenes que podían sentirse atraídos por esos tipejos que "defienden la libertad política absoluta", como diría el académico José Luis Borau.
Claro, que si eso dicen de los anarquistas, ¿qué no dirán de esos comunistas totalitarios? Buscamos y leemos en el citado Diccionario: "Comunista. adj. 1 Del comunismo. Pensamiento comunista. 2 Partidario del comunismo. Países comunistas. Dicho de pers., tb. m. y f. El manifiesto de Marx y Engels sirvió de ideario a los comunistas". ¿Eso es todo? Ni usan la violencia, ni postulan la dictadura totalitaria, ni atentan contra los políticos rivales… ¡Nada de nada!
¿No será que la Real Academia Española de la Lengua es un nido de marxistas emboscados?, ¿habrá una célula comunista en su seno?, ¿serán comunistas José Luis Sampedro, Javier Marías o Carmen Iglesias? ¡Cómo tienen que poner a los fachas! Guiados por el morbo, o interés malsano por personas o cosas que diría la Academia, buscamos y leemos. "Facha. adj. 1 coloq., despect. Fascista. Se ha afiliado a un grupo facha. Dicho de pers., tb. m. y f. 2 coloq., despect. Reaccionario. El padre es un tipo liberal, pero la madre es bastante facha. Dicho de pers., tb. m. y f. Para él, todos los que no son de izquierdas son unos fachas". ¡Madre mía!, ¿quién ha escogido estas frases?, ¿Mario Vargas Llosa? ¡Así que lo más opuesto a un facha es un liberal! Y, de paso, criticamos a los de izquierdas y les presentamos como intolerantes. ¡Seguro que ese tipo del que habla la frase es un anarquista!
Con los ojos humedecidos por la encomiable labor que asumen los académicos abriendo así los ojos a la juventud, librándola de manipulaciones intencionadas y partidistas, seguimos hojeando el Diccionario. "Nazi. adj. Nacionalsocialista. Ideología nazi. Dicho de pers., tb. m. y f. Lo acusaron de colaborar con los nazis". ¿Más?, ¡más! "Falangista. adj. 1 Polit. De Falange Española. La defensa de la tradición era uno de los puntos del ideario falangista. 2 Polit. Miembro de Falange Española. Tb. m. y f. Los falangistas se unieron al alzamiento militar". ¿Quéeeeee?, ¿se perseguía a sencillos ciudadanos solo por colaborar con los nazis?, los nazis ¿eran los perseguidores o los perseguidos? Y el golpe de Estado del 18 de julio de 1936, ¿aún sigue siendo para la Real Academia Española de la Lengua un alzamiento militar?
Y aún hay más. "Nacionalsindicalista. adj. 1 Del nacionalsindicalismo. La Falange propugna una revolución nacionalsindicalista. 2 Partido o seguidor del nacionalsindicalismo. Político nacionalsindicalista. Dicho de pers., tb. m. y f." ¿Cómo?, ¿no han encontrado una frase para ilustrar esta última acepción? ¡Con la de frases que se me ocurren! Por ejemplo, Los académicos de la lengua de España son todos unos nacionalsindicalistas. Otra, otra: La Real Academia de la Lengua es tan revolucionaria como los nacionalsindicalistas. Más, más, más: El Diccionario del Estudiante de la RAE manipula tanto como los nacionalsindicalistas. O, por ejemplo, Los académicos de la lengua ven a los anarquistas con ojitos nacionalsindicalistas.

Carlos de Lorenzo Subir


Muros en nuestras cabezas

La noche del 9 al 10 de noviembre de 1989, el Muro de Berlín cayó. Se había comenzado a erigir entre el 12 y el 13 de agosto de 1961.
Veinte años más tarde, nos disponemos a conmemorar con gran pompa este acontecimiento (que más allá del Rin se llama die Wende, el punto crucial), celebrando en Berlín un "Festival de la Libertad". Pero podemos apostar que tendrá lugar simultáneamente y por todas partes un "Festival de la Propaganda".
Dudo que se nos reserve el fin de la historia, del hilarante Francis Fukuyam, que tanto nos hizo reír en la época: no se atreverían. Pero cualquier cosa de esta tropa estará ineludiblemente presente en el discurso, recordándonos que la caída del muro y el fin de la guerra fría simbolizan el fin del comunismo o del socialismo reales, y eso a lo que conducen ineludiblemente, y la victoria, sin duda todavía incompleta e imperfecta, de la democracia liberal al libre mercado.
Para describir la no terminación de la reunificación de su país, los alemanes evocan a veces lo que llaman el Mauer in Kopf, el muro en la cabeza. Sobre un tal Mauer in Kopf podremos apoyar la avalancha de propaganda, que nos servirá y nos expondrá una vez más la doctrina oficial en lo que concierne al mundo bipolar de la guerra fría, su terminación y lo que ha implicado para el mundo actual, el de después de la guerra fría.

La tesis oficial
La tesis oficial, que es una especie de ortodoxia en Historia, en ciencias política (¡y en periodismo!) sostiene que la guerra fría ha sido esencialmente una reacción defensiva de los Estados Unidos y del bloque de Occidente contra un imperio soviético hostil y expansionista: esta postura reactiva habría sido el factor determinante de la política exterior americana desde el fin de la Segunda Guerra Mundial hasta la caída del Muro de Berlín. Algunos de los promotores de esa tesis oficial, que no retroceden ante ninguna falsificación, a menudo hacen un punto crucial de la historia de la guerra fría el discurso pronunciado en Berlín por Ronald Reagan el 12 de junio de 1987, con su célebre "¡Señor Gorbachov, derribe ese muro!"
En Estados Unidos, esta tesis oficial está típicamente dirigida en dos versiones. La primera, más conservadora (o republicana), justifica plenamente los gastos militares y las intervenciones armadas como respuestas necesarias a la amenaza soviética. La segunda, más liberal, reconoce que algunos de estos gastos han podido ser excesivos y algunas de esas intervenciones desafortunadas, incluso injustificadas, a pesar de la buena voluntad de los que las han llevado a cabo; no obstante, han sido globalmente legitimadas.
Cada una de las versiones de la tesis oficial choca sin embargo con un minúsculo problema, y es que muchos hechos la contradicen: una mirada, aunque sea superficial, a la política exterior americana desde el final de la Segunda Guerra Mundial muestra, en efecto, y repetidas veces, que la reacción a una amenaza soviética no puede ser el factor determinante.
Así es como la explicación de numerosas intervenciones militares realizadas hasta 1989 exige la actuación de otros factores, entre los que se encuentra la presencia de recursos naturales (por ejemplo, en Oriente Medio, donde Estados Unidos interviene antes incluso de que acuda la Unión Soviética), la voluntad de ir contra los nacionalismos o el acceso a mercados de materias primas o de mano de obra que por sí solos explican las políticas seguidas en algunos países, y el apoyo ofrecido a ciertos regímenes y el rechazo a otros.
Pero la simple lectura de algunos documentos oficiales que definen la política exterior norteamericana ya sugiere la distancia que separa a los pretextos invocados de los motivos verdaderos. George Kennan, que es generalmente reconocido como el padre de esta "política de encauzamiento" o de "represión política" conducida durante la guerra fría, escribía así en 1948, en un célebre discurso de política exterior: "Poseemos alrededor del 50 por ciento de la riqueza del mundo, pero sólo somos el 6,3 por ciento de la población (…). La tarea que nos incumbe en lo inmediato es poner en marcha las redes de relaciones que nos permitan mantener esta disparidad (…). Por eso, no hay que sucumbir al sentimentalismo o a los votos piadosos, sino seguir concentrados en el logro de nuestros objetivos nacionales. Debemos dejar de invocar objetivos vagos e irreales como los derechos del hombre, el aumento del nivel de vida o la democratización. Se acerca el día en que necesitaremos confrontar estrictas relaciones de fuerza, ¡y cuanto menos nos impregnemos de proclamas idealistas, menor nos irá!"
La lucha contra el expansionismo soviético proporcionó para todo esto un magnífico pretexto, permitiendo por otra parte el fabuloso despliegue de propaganda al que hemos asistido. ¿Es necesario señalar que, al decir esto, no estoy apoyando ninguno de los regímenes del Este*? La crítica de la Unión Soviética está hecha en los medios anarquistas más informados desde la década de los veinte y los treinta; y sin duda la reacción de Michael Moore a su caída es la que mejor resume la de la mayor parte de mis compañeros: "Imperio del mal: uno se ha ido, otro se tiene que ir".

La posguerra fría y la tesis oficial
Sea como sea, la caída del Muro de Berlín y lo que le ha seguido, ofrecen a quien lo vea una ocasión soberbia de comprobar de nuevo la validez de la tesis oficial.
En efecto, si la caída del Muro marca bien, como se ha dicho, el fin de la guerra fría, y si ésta ha sido el factor determinante de la política exterior (americana en particular y occidental en general), debería también señalar una discontinuidad en el despliegue de esta política y el regreso con fuerza de nuestros grandes ideales por una temporada amordazados, es decir, los derechos humanos, la democracia, el liberalismo económico y la preocupación por desarrollar instituciones internacionales dirigidas a limitar los conflictos armados.
Aquí se contradice plenamente la tesis oficial, visto lo que sucede desde hace veinte años.
Las relaciones Norte-Sur estaban supuestamente subordinadas a las relaciones Este-Oeste. Pero nada ha cambiado y las desigualdades persisten y se acrecientan; los gastos en armas prosiguen e incluso se desarrollan más, al igual que las guerras y otras intervenciones armadas; la carrera nuclear continúa; la presencia militar americana permanece fuerte por todo el mundo, mientras que la OTAN, lejos de estar en decadencia, se refuerza. Total: el unilateralismo político -pero más económico, hay que reconocerlo- persiste.
En el plano económico, por último, asistimos a un crecimiento que sólo ha beneficiado a una minoría y que va acompañado de congelación de los salarios y de los ingresos reales para la mayoría de la población, de una regresión de los servicios públicos, de una progresión de las desigualdades entre los países del Norte y los del Sur, sin olvidar esas dementes burbujas especulativas e inmobiliarias que acaban de explotar, de las que el público debe pagar los daños, reembolsándoselos a los mismos que los han causado.
Los nuevos pretextos invocados a partir de ahora son bien conocidos y, de nuevo, desde el momento en que se abaten algunos muros en nuestras cabezas, no es difícil arrancarles la careta: la seguridad, la guerra contra el terrorismo, el humanismo militar, el deber de intervención.
Todo esto invita a concluir que conviene matizar con fuerza el discurso oficial que ve en la guerra fría un episodio histórico singular -porque la guerra ha sido esencialmente la persecución de políticas antiguas bajo nuevos pretextos- y en su fin un acontecimiento que lo ha transformado todo, porque como mucho ha significado que ha sido necesario encontrar nuevos pretextos para justificar la persecución de las mismas políticas al servicio de los mismos fines.

Y todos los demás muros
Lo constatamos con sorpresa: como suele suceder, la lectura que hacen del pasado las instituciones dominantes, lejos de ser neutra y desinteresada, tiende por el contrario a reforzar sus intereses. Y por eso precisamente hay que poner atención en el hecho de que lo que se oculta es por lo menos igual de esclarecedor que lo que se pone en evidencia.
Así, en este momento, con el muro derribado, del que tanto se nos habla, se nos ocultan los otros muchos que se erigen.
En primer lugar, son muros invisibles los que hacen que todos estos años de pretendida liberalización, de globalización, no hayan sido al final más que los de la circulación de las mercancías, y no de las personas.
Son muros muy reales, no obstante, y no sólo pienso en los que construye Israel. Ya se le juzgará.
El programa de "relanzamiento económico" americano persigue la construcción de un muro virtual entre Estados Unidos y México, a pesar de los fallos tecnológicos del ensayo de los 42 kilómetros ya construidos en Arizona, donde se han consumido ya más de seiscientos millones de dólares (sobre un total previsto de seis mil setecientos millones de dólares para llevar a cabo el proyecto). Conforme a la lectura no convencional de la guerra fría y de sus consecuencias que presentamos aquí, los principales beneficiarios de esos trabajos son hoy las mismas empresas y el mismo complejo militar-industrial que se beneficiaban ayer de los presupuestos de armamento: en el caso del muro virtual entre Estados Unidos y México, el feliz receptor de la "ayuda gubernamental" se llama Boeing.
Las empresas europeas no están tampoco al margen con todo el trabajo que se les proporciona desde hoy, y que se les procurará mañana con la construcción de la "fortaleza europea" destinada a volver a cerrar el "espacio Schengen". Los países deseosos de penetrar son también grandes clientes potenciales, como Rumanía, que acaba de firmar un contrato de seiscientos setenta millones de dólares para hacer más seguros los casi trescientos kilómetros de sus fronteras.
Por otra parte, además, el mercado de la construcción de muros (y más generalmente, de "seguridad") está en plena expansión: Arabia Saudí acaba de firmar con EADS (es decir, European Aeronautic Defence and Space Company que, es más o menos el equivalente europeo de Boeing) un contrato de seguridad para sus fronteras de tres mil millones de dólares; Qatar ha hecho lo mismo por trescientos sesenta millones de dólares.
Ahora bien, Estados Unidos y Europa no son los únicos participantes de este lucrativo mercado: la experiencia adquirida en la construcción de muros y de seguridad para los territorios por parte de cuatrocientas cincuenta empresas israelíes que trabajan en ello se va ampliando cada vez más.
Como concluye Julien Saada, a quien debo algunos de los datos que he ofrecido: "Bajo el efecto de estas llamadas de ofertas internacionales y ante la emergencia de un verdadero mercado de la seguridad fronteriza, numerosas empresas privadas, en particular los grupos industriales de defensa, se han reconvertido mediante la explotación de un nuevo sector económico. Hay que decir que el reclamo es real. En efecto, según la Homeland Security Research Corporation, el conjunto del mercado debería alcanzar los ciento setenta y ocho mil millones de dólares de aquí a 2015. Y ese gabinete de expertos establecido en Washington deja entrever que esas cifras podrían dispararse y superar los setecientos mil millones de dólares, en caso de algún ataque mayor en suelo americano, europeo o japonés".
Pero los muros peores de todos son probablemente lo que se construyen con el cinismo, la falta de perspectiva y la desesperación que pueblan nuestras cabezas.
Cada uno de esos muros puede ser derribado y sólo depende de nosotros que así sea.

* William Blum aporta este sabroso proverbio, que inspirará la caída del Muro a los alemanes del Este: "Todo lo que nos decían los comunistas sobre el comunismo era falso; pero todo lo que nos decían sobre el capitalismo era verdad".

Norman Baillargeon
(Le Monde libertaire) Subir


Leyendo de nuevo a Camus

A principios de año, se cumplió el cincuenta aniversario de la muerte de Albert Camus, en desgraciado accidente de coche y a temprana edad. Fue un hombre lúcido y honesto que, a diferencia de muchos otros intelectuales de su tiempo, denunció la represión en cualquier régimen y en cualquier ideología. En el campo filosófico, la figura de Camus se asoció al existencialismo cuando esta tendencia se encontraba en un periodo álgido. A ello contribuyó el hecho de que los temas que trató en sus novelas (El extranjero, La peste...) y en sus ensayos (el más conocido es El mito de Sísifo) fueron también tratados por autores existencialistas. Pero los expertos afirman que existen importantes diferencias entre los existencialistas y Camus, ya que éste no trata de hacer filosofía (o, al menos, metafísica). Camus escribió que la metafísica, o cualquier creencia, no entran en la descripción de "un mal del espíritu" en "estado puro". El problema filosófico auténticamente serio para Camus es la posibilidad del suicidio, debido al divorcio que establece el hombre con la vida producido por el absurdo de un mundo sin sentido. Pero Camus niega tal posibilidad, si el hombre desaparece el mundo permanecerá tal como está, por lo que de lo que se trata es de otorgarle sentido.
Para Camus, filósofos como Kierkegaard, los fenomenológicos y Heiddeger han atendido la "llamada" del hombre por un mundo con sentido, pero ante la sinrazón silenciosa del mundo continúa existiendo el absurdo y la tentación del suicidio. Clave resulta también para el francés el imperativo de no sucumbir ante la tentación del nihilismo. El hombre, ante su alienación, debe aceptar dicha situación para salir de ella eludiendo dos peligros: la autoeliminación y la mera creencia. Camus razonó que el suicido, la tentativa de sucumbir ante esa confrontación desesperada entre la interrogación del hombre y el silencio del mundo, y el crimen, producido también ante esa confrontación, eran la misma cosa, por lo que hay que tomarlas o dejarlas conjuntamente. No habla Camus del suicida que lleva a cabo su acción en soledad, y por tanto preservando algún valor y negando la fuerza sobre los otros, ya que no existe en tal caso una negación absoluta. Dicha negación solo acaba con la destrucción de uno mismo, pero también de los otros, una destrucción absoluta.
Pero el reconocimiento de lo imposible de esa negación absoluta parece conducir a un nuevo absurdo (una nueva contradicción, en suma), a una situación en la que el crimen ni es legitimado ni parece totalmente evitable, lo que Camus describe como una situación (y una época, la que le tocó vivir) "enardecida de nihilismo". Camus se vuelca en negar ese mantenimiento en el absurdo, en pedir que no se niegue su verdadero carácter, que es ser "un paso vivido, un punto de partida, el equivalente, en la existencia, de la duda metódica de Descartes".
Para Camus, lo que diferencia al movimiento de rebeldía de una revolución, es que ésta tiene aspiraciones políticas y económicas. En la teoría, la palabra revolución posee el mismo sentido que en astronomía: "movimiento que se cierra sobre sí mismo, que pasa de un gobierno a otro después de una traslación completa". La revolución empezaría a partir de la idea, con su inserción en la experiencia histórica, mientras que la rebeldía es el movimiento que conduce de la experiencia individual a la idea. Camus afirma que si la rebeldía mata hombres, la revolución eliminará tanto hombres como principios. Tal vez no haya habido una revolución definitiva en la historia, ya que solo podría haber una en este sentido. Con la constitución de un gobierno, el movimiento que quiere cerrar el círculo da lugar a otro nuevo en ese mismo instante. Camus menciona a los anarquistas al asegurar, en la línea antes mencionada, que gobierno y revolución son incompatibles en sentido directo. Proudhon dijo que un gobierno revolucionario supone una contradicción debido a su propia condición de gobierno. Un gobierno revolucionario es sinónimo, como la historia ha demostrado, de ambiciones imperialistas y de un estado de guerra permanente. La confianza que existía en el siglo XIX en la emancipación progresiva del género humano hace que se contemplen las revueltas sucesivas que ha dado la historia como un intento de encontrar su forma en la idea, sin que se haya llegado aún a la revolución definitiva (lo que supondría, tal vez, el fin de la historia).
En El hombre rebelde, escrito en 1951, Camus niega la posibilidad de una rebelión "metafísica" o realizada en nombre de la realización de un "ideal", ya que acaba desembocando en una nueva esclavitud. Hay que entender el pensamiento de Camus y situarlo en el contexto de una terminología filosófica. En nombre de un "absoluto" se acaban realizando las mayores injusticias, el hombre debe buscar la rebelión en su nivel, en el plano humano. Por muy nobles que sean los propósitos de una causa, por muy humanista que sea el contenido de una rebelión, el mal llegará cuando se sustituye al hombre real (de carne y hueso) por el hombre abstracto. Los mayores campos de esclavos han invocado a la libertad, los más grandes genocidios se realizan en nombre del amor al "hombre" y por una inclinación a lo superhumano. Se produce así la negación de la rebelión en su intención original, la negación de la vida y la llegada al absurdo y a la destrucción. Camus escribió: "En el mediodía del pensamiento la rebelión rechaza, así, la divinidad para participar de las luchas y el destino comunes".
No se suele resaltar el indudable afecto que este autor librepensador tenía hacia el anarquismo, movimiento que apoyará en no pocas ocasiones. La lucha contra el totalitarismo, adopte el color que adopte, no fue unida en el caso de este autor a una adscripción a un liberalismo sucumbido ante el capitalismo, su talante libertario se lo impidió. La escritura de El hombre rebelde le haría romper definitivamente con el comunismo, la clara distinción que realiza entre socialismo autoritario y socialismo libertario, junto a la simpatía con la que observa a los anarquistas y sindicalistas revolucionarios, le haría comulgar con el movimiento anarquista. A diferencia de la excomunión que había recibido de sus conocidos marxistas y existencialistas, Camus entró en un enriquecedor debate con algunos anarquistas, no exento de discrepancias, y que éstos se identificaran finalmente con el rebelde descrito por Camus. Es conocida la anécdota con Gaston Leval, cuando éste le reprochó no haber realizado un retrato acertado de Bakunin; Camus le contestó en las páginas de Le Libertaire (precedente del actual Le Monde Libertaire), periódico de la Federación Anarquista, que en futuras ediciones de El hombre rebelde corregiría algunos pasajes al respecto.
Desgraciadamente, Camus murió joven, pero su recuerdo y su pensamiento se agrandan con el tiempo. Al igual que a los anarquistas, el tiempo le ha dado la razón en tantas cosas incomprendidas o justificadas en su momento, su enemistad con todo absolutismo en nombre de un humanismo y de una razón con un campo más amplio es de una actualidad innegable. Si su denuncia en El hombre rebelde alcanzaba a toda suerte de teologías e ideologías, justificadoras del peor horror en nombre de su "verdad", hoy continúa siendo un antídoto contra todo autoritarismo que retorna una y otra vez en una época de escasez de valores. Pero la denuncia de Camus, en nombre de una libertad tan pervertida, se convierte también en exigencia de rebelarse contra toda injusticia, explotación económica y desigualdad social, y de trabajar por un mundo sin fronteras. También en sintonía con los ácratas, sostuvo que debían ser los medios los que justificaran el fin, nunca al revés. A cincuenta años de su muerte, Camus merece ser leído una y otra vez.

Capi Vidal Subir


XXIV Congreso de la AIT

Del 4 al 6 diciembre de 2009, tuvo lugar el vigésimo cuarto congreso de la Asociación Internacional de Trabajadores (AIT), en Porto Alegre, Brasil. Celebrando así, por primera vez en la historia, su congreso en el continente americano.
Las reuniones del Congreso tuvieron lugar en una sala del teatro "De Artie" en el centro histórico de la capital del estado brasileño de Rio Grande do Sul. El foro contó con la participación de delegaciones de la mayoría de las secciones de la Internacional: la Federación Obrera Regional Argentina (FORA), La Confederación Obrera Brasileña (COB), la Federación Británica de Solidaridad (SF), La Confederación Nacional del Trabajo de España (CNT), La Unión Sindical Italiana (USI), La Federación Sindical de Noruega (NSF), la Sección Portuguesa de la AIT (AIT-SP), La Confederación Revolucionaria Anarcosindicalista Rusa ( KRAS), la eslovaca "Acción Directa" (AD), la ASI serbia, la Confederación Nacional del Trabajo de
Francia (CNT), así como observadores de la Asociación de Sindicalistas Polacos (ZSP); las dos secciones de la FAU alemana y la sección checa, que envió sus decisiones por escrito.
Durante el Congreso, la ZSP fue admitida como sección de la AIT en Polonia. Se recibieron los saludos de las organizaciones anarcosindicalistas de Perú, EE UU, Australia y Chile. Los representantes de las organizaciones anarcosindicalistas en el mundo se reunieron en un momento difícil para la Internacional ya que en septiembre de 2009, el secretario de la AIT, Ratibor Trivunac, fue detenido en Belgrado, junto con otros activistas de la ASI y anarquistas serbios, a quienes tratan de atribuirles el lanzamiento de dos cócteles molotov en el edificio de la embajada griega en Serbia -un incidente puramente simbólico, con daños mínimos. Mientras tanto, los compañeros han negado categóricamente cualquier implicación en el caso, y no hay pruebas reales de su participación en el mismo. Las autoridades judiciales de Serbia los acusan, ni más ni menos que de "terrorismo internacional", y ahora se enfrentan a la posibilidad de recibir una condena de 15 años de cárcel. Además, la detención del secretario de la AIT ha paralizado temporalmente el trabajo internacional, amenazando con poner en cuestión la misma celebración del Congreso, teniéndose que adoptar medidas urgentes y elegir una comisión especial que, junto con la secretaría provisional y los compañeros de Brasil concluyeron los preparativos para el Foro de Porto Alegre.
No es sorprendente que la cuestión de los "Seis de Belgrado" se convirtiese en uno de los principales asuntos abordados en el Congreso. La delegación de la ASI presentó un informe detallado sobre la situación y perspectivas de desarrollo, seguida de una discusión detallada. Los oradores y los delegados señalaron que la actual represión no sólo preocupaba a los compañeros serbio, ya que el caso fue fabricado y diseñado para derrotar a una de las secciones de la AIT. El Gobierno de Serbia pondrá a prueba la secuencia de comandos que puede utilizarse en el futuro contra cualquier protesta social, resistencia u oposición. En este sentido, la naturaleza del modelo de Belgrado es comparable en importancia al caso de Sacco y Vanzetti. Por consiguiente, es imperativo desplegar una amplia campaña internacional de solidaridad con los detenidos para atraer a la comunidad científica y cultural internacional y organizaciones de derechos humanos en todo el mundo. También es deseable un petitorio general de firmas, o un pedido internacional invitando a los abogados en el extranjero a enviar una delegación al proceso, el cual está programado para la primavera europea. Pero lo principal, sería asegurar y coordinar las intervenciones y las protestas en varios países.
Otro tema en el Congreso fue la crisis capitalista actual, con sus consecuencias sociales. Las diversas secciones de la AIT participan activamente en la lucha contra el cierre de fábricas, el desempleo, el deterioro de las condiciones de trabajo, la precarización, etc. Los delegados apoyaron la celebración de una campaña internacional anarcosindicalista. Así, durante las últimas dos semanas de abril de 2010 y para el Primero de Mayo se organizarán acciones coordinadas contra el trabajo de los contingentes. En la misma semana del año siguiente, en 2011, la Internacional anarcosindicalista tiene planificados días de lucha contra las fronteras y en solidaridad con los trabajadores inmigrantes. Se decidió coordinar las acciones de las secciones en la lucha contra la precarización de las empresas transnacionales y el empleo de temporada, fortaleciendo los contactos entre los miembros de las diferentes secciones de países que participan en el mismo sector de la economía. Asimismo, se planteó la posibilidad de organizar una lucha simbólica internacional y huelga contra las guerras, contemplándose también una necesidad de difusión activa de las ideas y prácticas anarcosindicalistas en el mundo (como una de las regiones en las que es necesario organizar esa labor, fue nombrada China).

Otras temáticas abordadas
Los delegados del Congreso rechazaron las propuestas para cambiar los principios de la votación en la AIT y la admisión a la Internacional. Los anarcosindicalistas se basan en el principio federalista de "una sección, un voto" y rechazan el principio de la democracia representativa, lo que daría una ventaja a las grandes secciones. Se reafirma la posición en cuanto a que los miembros de partidos políticos no pueden ocupar cargos de responsabilidad en la Internacional. Tema sensible para algunas secciones es la presencia de disidentes que en algunos países están tratando de usurpar nombres, o no tener motivos para reclamar un lugar en la Internacional. En este sentido ha pedido el apoyo la italiana USI, la cual está inmersa y llevando a cabo una campaña en contra de la facción disidente, USI-Roma. Existen problemas similares en Francia, cuya delegación expresó su plena solidaridad con los compañeros italianos en esta cuestión, exponiendo que recientemente en Rusia se encontraron con un hecho de acciones hostiles por un pequeño grupo, excluidos de sus filas por prácticas antisindicalistas y etnicistas (una forma de nacionalismo). El Congreso de la AIT expresó su apoyo a las secciones que han estado o están en esta situación confirmando con ello su aceptación inequívoca.
Se decidió organizar un campamento internacional de verano, en Croacia, para el 2010. A su vez, las diversas secciones de la AIT expresaron su apoyo para el desarrollo del anarcosindicalismo en América Latina. La COB brasileña que, junto con el Congreso, ha organizado diversas conferencias, debates y eventos culturales, explicó que la situación de los trabajadores en Brasil es muy pesada, y la represión ha ocasionado efectos negativos sobre el trabajo independiente y el movimiento anarquista.
Paralelo al Congreso se celebró un seminario sobre "sindicalismo libre en América" y una reunión nacional de la COB de Brasil, a la que asistieron delegados de las federaciones de trabajadores de Rio Grande do Sul y São Paulo, así como los equipos de Santa Catarina, Bahía y Sergipe, que reunidos dieron homenaje al famoso anarcosindicalista, el historiador Edgar Rodríguez, quien murió en mayo de 2009. En el Congreso, los compañeros de la brasileña COB organizaron una exposición dedicada a la historia contemporánea y el anarcosindicalismo en Brasil, la educación libertaria y la colectivización en la Revolución española.
El próximo congreso está previsto celebrarse en el 2013 en España, y hasta entonces las funciones de la Secretaría las desempeñará la sección noruega (NSF). En general, a pesar de algunas dificultades técnicas, el XXIV Congreso de la AIT puede considerarse un éxito y se espera que contribuya al desarrollo y la difusión mundial del anarcosindicalismo.

CNT de Chiclana Subir


La crisis en Venezuela: entender causas,
determinar responsabilidades, avistar salidas

Cuando todavía estábamos bajo el impacto de problemas que se agudizaron a fines de 2009, como el fraude de la banca boliburguesa o los múltiples desbarajustes en los servicios públicos, las recientes decisiones gubernamentales señalan un amargo comienzo del año 2010 para Venezuela.
Primero, con una abultada devaluación, apta para incrementar la inflación y sumir en la miseria a un gran sector de la población. Luego, el anuncio de racionamiento eléctrico para la Gran Caracas, tal como venía ocurriendo de facto en el resto del país, medida que fue suspendida por el ruido de conflictividad que generó, pero pendiente en su aplicación cuando las condiciones lo permitan. Comencemos entonces por una breve caracterización de esas señales de la crisis actual.
- El fraude bancario boliburgués: en el último decenio, el sector financiero vivió en continua bonanza gracias al generoso subsidio del Estado con su política monetaria tradicional que no ha hecho más que beneficiarle. Es por ello que allí se concentró la rapacidad especuladora de la boliburguesía (los Fernández Berrueco, Zambrano, Arné Chacón, Pedro Torres Ciliberto y el gang acompañante), efectuando un descarado saqueo para el cual contaron con público y notorio apoyo de los entes oficiales supervisores, como Sudeban y la Comisión Nacional de Valores, de manera que no hubo nada que envidiarle a Caldera y la crisis financiera de los noventa y los demás casos de especulación y estafa bancaria del pasado.
- La macro-devaluación: Se trata de una medida tomada por exigencias del Fondo Monetario Internacional quien públicamente la aplaudió. Es parte de la clásica receta neoliberal prescrita por esa entidad tras dar un préstamo al Estado venezolano en 2009. La devaluación incide, a través de la inflación, en favorecer al sector financiero y transnacional y disminuye inevitablemente el salario real de los trabajadores. El presidente anunció, como paliativo, un aumento del salario mínimo en un 10 por 100 para el 1 de marzo y un 15 por 100 restante para el 1 de septiembre. Sin embargo, esta decisión es irrisoria y termina de derrumbar la mentira de que nuestro salario mínimo es el más alto de América Latina, al considerar que pierde el 62,3 por 100 con la caída del Bolívar, debido a que el 55 por 100 de los bienes y servicios son adquiridos con el llamado dólar petrolero (el bolívar a 4,30 por la divisa americana).
La excusa oficial es que se haría más competitiva la economía nacional y así se supera el esquema rentista. Semejante disparate sólo puede ser afirmado por un criterio capitalista salvaje. Para despistar se ha armado un espectáculo mediático con Indepabis y demás entidades supervisoras del consumo para hacer creer que se trata de una espiral especulativa y no inflacionaria. Igualmente ciertos sectores empresariales aceptan la devaluación pero sostienen su extemporaneidad por retardo y haberse acumulado. La oposición socialdemócrata y de derecha se limita a apreciarla como un aumento de liquidez con fines electorales, lo cual es cierto pero omite la verdadera razón como es ser una condición impuesta a favor del Capital y el Estado. Hay otra circunstancia perniciosa a considerar. Se trata de la manipulación cambiaria en Cadivi, donde han acontecido distintos casos de corrupción como por ejemplo el de Micro Star, en el cual resultaron involucrados Eligio Cedeño y Gustavo Arráez, miembros de la boliburguesía. Los fraudes en este segmento no hacen sino continuar con la trayectoria de la democracia clientelar, porque es la herencia del tristemente recordado Recadi de la década del 80.
- El problema eléctrico: La crisis de electricidad surge como secuela de la carencia de mantenimiento de las instalaciones de producción y distribución, pero además por la ausencia de inversión en las 29 plantas termoeléctricas requeridas para afrontar el aumento del servicio, de las cuales se han terminado 5 y sólo operan 3 con parte de su capacidad. Asimismo, se ha abandonado Planta Centro y nunca se construyeron las 4 represas del Alto Caroní. Lo referido a esta materia ha sido pasto de corrupción y holgazanería, pero el gobierno pretende justificarse con el fenómeno meteorológico de El Niño, tesis desmentida rotundamente por las opiniones de especialistas. Mientras tanto, el país padece al sacrificio de apagones de duración incierta (salvo la Gran Caracas por ahora), improvisados cronogramas de suspensión, daños irreparables a los artefactos eléctricos, paralización de otros servicios (de salud, educativos, telecomunicaciones, etc.) y pérdidas humanas generadas por la negligencia del Estado.

¡El capitalismo desarrollista,
extractivo y rentista ha fracasado!

Lo que sucede es una demostración rotunda de la inutilidad del modelo impuesto después del 23 de enero de 1958, aplicado también por la actual gestión de gobierno pese a su supuesto objetivo de "romper con las orientaciones del puntofijismo". El Estado ha privilegiado la exportación de la fuente energética fósil, pues hemos dependido radicalmente del petróleo siguiendo las directrices de la mundialización de la economía. De cada 100 dólares exportados el pasado año, 93 provinieron de los hidrocarburos. PDVSA (Petróleos de Venezuela, Sociedad Anónima) se ha convertido en un centro de acopio financiero con una producción reducida y, lo más grave, comprometida parcialmente por las inmensas deudas contraídas. La extracción del carbón en el Zulia continúa a pesar de representar un desastre ambiental y es una agresión a las etnias Wayuu, Barí y Yukpa. La incorporación de Venezuela al IIRSA (Integración de Infraestructura de la Región Sur Americana) es una prueba de la sumisión del chavismo a los dictados del poder mundial. Igualmente, el coqueteo permanente con Colombia sobre el Proyecto Mesoamérica, antes conocido como el Plan Puebla Panamá, para llevar el gas desde los dos países suramericanos al sur y oeste de los Estados Unidos a través de México y Centroamérica, también confirma el ánimo colaboracionista ante el gran capital internacional, y que en los hechos hay un grosero desinterés frente a la destrucción del planeta.
El sector productivo está en sus niveles más restringidos con el consiguiente desempleo, maquillado por cifras oficiales encubridoras de la flexibilidad laboral instrumentada por el Estado, que contrata trabajadores por escasos meses para dar imagen de una política generadora de empleo. La agricultura está en bancarrota pese a la estridencia sobre reparto de tierras, presunto desarrollo endógeno y autosuficiencia alimentaria proclamada por la propaganda oficial. Si a esas vicisitudes agregamos la inseguridad, la inflación, la carencia de vivienda, el deterioro de la salud pública y la privatización de la salud por la contratación inmensa de las pólizas privadas para el sector público, podemos concluir en la absoluta incapacidad del gobierno para resolver los más elementales problemas.

¡Ante el desastre,
construir alternativas desde abajo!

La continuación de la democracia populista inaugurada a la caída de la dictadura perezjimenista en 1958 ha sido garantizada por Hugo Chávez, quien con un liderazgo carismático y mesiánico ha pretendido preservarla con una simbiosis de populismo, militarismo y estalinismo. Ante la decadencia de la experiencia adeca-copeyana iniciada con el viernes negro en 1983, continuada con el Caracazo en 1989 y las intentonas golpistas del 4 de febrero y el 27 de noviembre de 1992, la figura de un militar vino como anillo al dedo a los poderes establecidos, que se han valido de ella por más de una década, pero estimamos que ya este caudillismo a la medida comienza el descenso debido a su pésima gestión, trayendo la consiguiente pérdida de gobernabilidad. Como ocurrió con C.A. Pérez, sacrificado cuando hubo mengua de su liderazgo, puede suceder que los factores mundiales y nacionales de poder preparen su sucesión, como siempre lo han hecho en la historia nacional. Ciertamente eso no será fácil o sin conflictos, pues los partidos políticos y demás formas de agenciar el poder que ofrece la oposición socialdemócrata y de derecha sólo confrontan a Chávez desde el ángulo de asumir el dominio de Venezuela y el control de la renta petrolera, sin tener respuestas positivas a las carencias y demandas de las mayorías populares.
La alternativa ante tan difícil coyuntura ciertamente no pasa por entramparse de nuevo en el circo electoral que nos ofrecen para este año, sino que radica en desarrollar redes sociales y populares, en la autoorganización y la autonomía de los diferentes niveles de la sociedad, con objetivos y programas de lucha propios. Llamamos a organizar esas manifestaciones de genuina voluntad por la libertad e igualdad en solidaridad desde todos los espacios posibles, vale decir, desde las organizaciones independientes de base de trabajadores, mujeres, campesinado, aborígenes, jóvenes, del sector cultural y excluidos sociales en general, para la búsqueda de la emancipación de nuestra sociedad.

El Libertario Subir


Vetelca: la primera maquila bolivariana

El 10 de mayo de 2009 el presidente Hugo Chávez, desde el sector El Tigre del estado Barinas, hizo la presentación en televisión del equipo celular [teléfono móvil] realizado en Venezuela bajo tutela del gobierno bolivariano, denominado por él mismo, semanas antes, como "El Vergatario". En otro de sus característicos esfuerzos de propaganda, el primer mandatario aprovechaba un feriado tradicional venezolano, el "Día de la Madre", para introducir un producto que simbolizaba el paso de vencedores por el cual marchaba su proyecto político.
Aquel 10 de mayo Chávez afirmaba: "Ese teléfono no sólo será el más vendido en Venezuela sino en el mundo", anunciando la pronta exportación, tras abastecer el mercado interno, a los países del área andina, del Mercosur -en donde están, entre otros, Brasil y Argentina- y el Caribe. Ante tan ambiciosos objetivos, para quienes hemos leído sobre las características del capitalismo contemporáneo, la pregunta se presentaba por sí sola: ¿de qué manera ser el primero en ventas en una rama tan competida como la de productos de telecomunicaciones? "Mediante el modelo de fabricación basado en maquilas", responden los prejuiciosos anarquistas. Sin embargo, según todos los análisis sobre la producción en tiempos globalizados, la manera de aparecer en el ranking de los exitosos en ventas es disminuir, al máximo posible, el costo de la mano de obra. Y como bien lo saben compañías como GAP, Nike o Adidas, una experta en modos de producción "ahorrativos", en dinero y en derechos laborales, es la economía actual de China.
Es precisamente China la socia del Estado bolivariano en la empresa mixta Venezolana de Telecomunicaciones C.A. (Vetelca), establecida en la Zona Franca de Paraguaná, estado Falcón, desde el mes de enero de 2009. Según la información oficial, al comienzo del proyecto, "en sus instalaciones laboran un total de 140 trabajadores, de los cuales el 80 por 100 son mujeres habitantes de la zona, quienes fueron seleccionadas de los distintos consejos comunales de la localidad para trabajar en la planta". El primer reto era entregar 10.000 unidades a Movilnet para ser ofertadas el día de la madre, tal como lo había prometido el presidente Chávez. No obstante, al poco tiempo los mismos trabajadores de la fábrica denuncian, a través de medios de comunicación del propio gobierno bolivariano, que algunos prejuicios parecen estar bien fundamentados.

La versión de los trabajadores
Levy Revilla Toyo, uno de los 56 trabajadores y trabajadoras despedidas de la empresa mixta, realizó un detallado recuento de los inicios de Vetelca. Según su denuncia, la captación del personal comenzó en octubre de 2008 por parte del Ministerio de Industrias Ligeras y Comercio, a cuya oferta acudieron 250 personas "provenientes de las misiones, las universidades y los consejos comunales de diversas zonas del Estado Falcón", de las cuales perseveran 60. Un segundo proceso de entrenamiento culmina con la selección de 100 personas, en marzo del 2009, y con la elección, desde arriba, de la junta directiva de la compañía, la cual es presidida por Carlos Audrines.
El 1 de Mayo, Día del Trabajador, comenzaron el proceso de ensamblaje de los Vergatarios: "era necesario laborar hasta altas horas de la noche, esta jornada no contó con logística previa, lo que generó desmayos en varios camaradas por falta de alimentación y dificultades en cuanto al transporte". Sin embargo fueron recompensados con un bono de productividad y la satisfacción de haber honrado la palabra del presidente, teniendo los equipos listos en diez días. Posteriormente, se improvisa el ingreso de nuevo personal generando "hacinamiento por el espacio de la planta y el comedor, violentando así el derecho y la participación directa de los consejos comunales y las misiones".
Según lo establecido en la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo (LOPCYMAT), promovida por el propio gobierno bolivariano, proceden a elegir los delegados de prevención a pesar de la negativa y las diferentes trabas impuestas por la junta directiva de la empresa. El 7 de julio Vetelca despide a 8 personas, entre ellos, los tres delegados de prevención electos en asamblea de trabajadores. Los afectados acuden a las instancias competentes, las cuales visitan Vetelca para corroborar las denuncias y reciben una particular información: "los
trabajadores son estudiantes, el pago no es pago sino una ayuda de manutención, y que ellos no cuentan con una estructura organizativa". Posteriormente, la directiva le pide a la Guardia Nacional que resguarde la fábrica de los trabajadores, mientras la burocracia gerencial acusa publicamente a los despedidos de contrarevolucionarios, lo que no es ninguna sorpresa. Más adelante despiden a 56 personas, a las que obligan a firmar documentos de renuncia para poder recibir su cheque de salario. En pocos días, la cifra se remonta a 86.

La versión de los burócratas
El 29 de julio de 2009 el ministro de Ciencia y Tecnología, Jesse Chacón, visitó la fábrica de Vetelca para intentar despejar el clima de incertidumbre entre sus trabajadores. La nota de prensa oficial afirma: "El ministro recorrió la fábrica y se reunió con los trabajadores para anunciarles que, a más tardar en 15 días, podrían estar firmando su contrato laboral", agregando una perla: "Hasta los momentos, los empleados acuden a sus puestos de trabajo en calidad de operadores mediante la figura de voluntarios, percibiendo un bono mensual de productividad de 1.300 bolívares". Según el funcionario "se trata de un modelo de producción socialista con trabajadores 'integrales' que se rotan a diario por cada puesto, pues conocen cada uno de los pasos del ensamblaje y el funcionamiento completo de la planta. Además, participan de la planificación de la producción, lo cual apuntó se diferencia claramente del modelo capitalista."
Sigamos apegados literalmente a los reportajes de medios estatales. Carlos Audrines, presidente de Vetelca, al referirse al caso de los despedidos declaró: "fue una desincorporación de personas del proceso de formación, por ciertos incumplimientos de normas". Sigamos la cita de la noticia de la agencia de prensa oficial ABN: "Al respecto, acotó que no se puede hablar de despidos de personas que no son parte de una nómina de trabajadores, ya que actualmente el recurso humano de Vtelca está en período de formación y, como parte de ese proceso, la empresa ha estado en constante evaluación y ha tomado decisiones en función del comportamiento y actuación de estas personas". En otra declaración, esta vez al diario Últimas Noticias, Audrines se supera a sí mismo: "Esas cincuenta y seis personas tuvieron la intención de crear un sindicato por protagonismo o asegurar un puesto de trabajo, con una actitud agresiva y de instigación". La nota agrega que "Audrines explicó que Vetelca no está registrada como compañía, por eso no hay contrato; 'apenas dentro de dos semanas, aproximadamente, nos darán el presupuesto que conformará nuestro capital inicial' explicó. Luego de la prueba y una vez esté constituida la empresa, se procederá a consolidar un departamento de seguridad, 'porque en una empresa socialista no cabría la palabra sindicato, porque eso rompería con el esquema de que todos somos iguales y en una sistema socialista no debe haber un sindicato', agregó Audrines. Sobre las acusaciones de que el personal tenía que hacer funciones de mantenimiento, el presidente de la empresa respondió que 'por no contar con recursos, los participantes de manera voluntaria realizaban la limpieza'. Sin embargo, esta situación cambió desde el lanzamiento de el Vergatario, porque se coordinó con las madres del barrio para que ellas realizaran estas actividades". El 25 de agosto Vetelca anunció, en una propaganda de prensa, los nombres y cédulas de identidad de los 190 trabajadores y trabajadoras de la "primera nomina" de la compañía.

La conclusión de los anarquistas
Vamos por partes. Lo que el ministro Chacón denomina "modelo de producción socialista integral", es un eufemismo de lo que en todo el mundo se llama "polivalencia laboral", una de las características de la flexibilización laboral del capitalismo informacional. La polivalencia establece que los trabajadores deben tener la capacidad de funcionar en diferentes cargos, rotando de funciones según las necesidades del proceso productivo, lo cual contrasta con la especialización laboral propia del proceso fordista de producción. Además, no es cierto que los trabajadores conozcan el "funcionamiento completo de la planta" y que "participan de la planificación de la producción". Por un lado los trabajadores y trabajadoras de Vetelca son simples ensambladores de un producto final cuyas partes son diseñadas y fabricadas en China, por lo que sólo participan, y de manera limitada, en el ensamblaje y empaquetado de los Vergatarios. Vetelca, a pesar de las épicas descripciones que hagan de ella los altos funcionarios bolivarianos, es una vulgar empresa de outsourcing que trabaja para Movilnet, la compañía de telefonía celular del Estado venezolano. El propio Audrines lo confirmó en una entrevista: "Vetelca está en la total capacidad de satisfacer la demanda de productos para Movilnet". Es esta empresa la que decide la cantidad de teléfonos a ensamblar, su fecha de entrega y su cadena de comercialización, tres elementos en los cuales no tienen ninguna injerencia los trabajadores, o en palabras del ministro, "voluntarios asalariados" de Vetelca. Si al primer mandatario se le ocurre lanzar una promoción de Vergatarios para celebrar el nacimiento de Simón Bolívar, lo que significaría un alza en la producción, los empleados tendrán que repetir la jornada de sobretrabajo descrita por Levy Revilla. Este elemento coincide con la propia flexibilización de horarios de trabajo típica de la presente etapa capitalista.
Por su parte, las afirmaciones del economista Audrines también refuerzan la idea de que el proceso bolivariano es más globalización neoliberal que socialismo. Este funcionario entiende que un período de formación es cumplir con un pedido de 10.000 unidades, tras lo cual aún se continúa en entrenamiento. Por otra parte, es causa de despido organizar un sindicato e intentar asegurar su estabilidad laboral, motivación de cualquier trabajador en el mundo entero. Por último, su confesión de que en Vetelca no se permitirá la organización de sindicatos, "por ser contrarios al socialismo", no tiene necesidad de comentarios.
El presidente Chávez, Jesse Chacón, Carlos Audrines y las Tortugas Ninja podrán decir, cientos de veces, que el Vergatario es un teléfono socialista fabricado en una empresa socialista por voluntarios socialistas. En este caso aunque digan la mentira mil veces los hechos revelan otra realidad: Vetelca es la primera maquila instalada en el país, inspirada en el mismo modelo chino de explotación brutal que hace zapatos Nike, balones Adidas y camisas GAP para el capitalismo salvaje de hoy.

Rafael Uzcátegui Subir


Cuba: IV Observatorio crítico

Los compañeros de GALSIC (Grupos de Apoyo a los Libertarios y Sindicalistas Independientes de Cuba) nos han mandado esta convocatoria. El Observatorio crítico es un espacio de debate en el que se comienzan a escuchar las voces críticas al socialismo estatista que el castrismo redujo la "revolución cubana". Voces que defienden un socialismo con libertad en el que los trabajadores autogestionen la economía y la vida social y cultural confiscadas por las burocracias del Estado.

La cátedra Haydée Santamaría y la Asociación Hermanos Saiz de la Habana convocan el IV Observatorio crítico de san José de las Lajas, del 12 al 15 de marzo.
Un espacio para el análisis y la articulación de las experiencias creativas, de crítica, gestión e indagación socioculturales y artísticas, que potencien las capacidades locales, las memorias históricas y los saberes liberadores y de empoderamiento social con los actuales escenarios en Cuba.
El tema marco de este IV Observatorio será "Dinámicas mediáticas, procesos culturales y comunidades en movimiento".
Las líneas temáticas girarán en torno a:

- Los medios de comunicación cubanos, mediaciones, debates e interpretaciones entre 2008 y 2009.

- La crítica y la investigación sociocultural, la creación y el público.

- Gestión, autogestión y desarrollos socioculturales locales.

A esto se agregan las líneas temáticas ya habituales del Observatorio:
-Ecología cultural y cultura ecológica.
-Experiencias pedagógicas y transformación social.
-Proyectos culturales colectivos y experiencias de autogestión.

Los interesados pueden reportar su interés en algunas de estas líneas temáticas, a través de los correos msantana@infomed.sld.cu, sinecio@ahs.cu o través del teléfono 047864408 (AHS, San José de las Lajas) y enviar título y resumen de media cuartilla sobre su exposición, nombre completo y número de carnet de identidad. Los radicados en La Habana, Ciudad Habana y Matanzas lo pueden hacer hasta el 1 de marzo, del resto de las provincias hasta el 17 de febrero para reservar sus pasajes de regreso.

Subir


 

Un nobel de la paz muy belicoso

No nos rendimos

La Academia de la Lengua
se echa al monte

Muros en nuestras cabezas

Leyendo de nuevo a Camus

 

XXIV Congreso de la AIT

La crisis en Venezuela: entender causas, determinar respons
abilidades, avistar salidas

Vetelca: la primera
maquila bolivariana

Cuba: IV Observatorio crítico