PERIODICO ANARQUISTA
Nº 209
 DICIEMBRE 2005

 

SECCIONES

  

Portada

 

Nuestro periódico

 

Tablón

 

Números
anteriores

 

Suscripciones

 

Conctacta con nosotros

 

Sitios de interes

 

Documentos
de la I.F.A.

 

 

 

 



[NUESTRO PERIODICO] - [TABLON] - [Nos. ANTERIORES] - [SUSCRIPCIONES] - [CONTACTA] - [SITIOS INTERES] - [DOCUMENTOS IFA]
Portada

Francia: el Capital oprime, el Estado reprime

El 25 de octubre, el ministro de Interior francés, Nicolas Sarkozy, presentó en televisión una serie de medidas que dan más poder a la policía y refuerzan los controles y la vigilancia (internet, cámaras…) en nombre de la lucha contra el terrorismo. Ese mismo día, Sarkozy declaró (¿para llamar la atención?) que iría contra la "chusma", refiriéndose a los jóvenes de los barrios periféricos de París. El jueves 27 de octubre murieron dos jóvenes accidentalmente en Clichy sous Bois (región parisina) al tratar de escapar de un control policial. Los ministros eximieron de culpa a los policías que perseguían a los dos jóvenes, pero los testimonios contradicen las versiones oficiales. Y se produjo la indignación, con nuevas violencias durante las noches siguientes.
En unas noches, la revuelta afecta a varias ciudades de Francia. Varios cientos de coches, escuelas, comisarías, empresas, transportes colectivos… son destruidos mediante incendios. Se producen enfrentamientos con la policía y se realizan cientos de detenciones. La revuelta dura varias noches y afecta a todas las regiones de Francia. Tras la undécima noche de revuelta, el 7 de noviembre, el gobierno francés decide que se podrá declarar el toque de queda en los departamentos franceses: es una ley de 1955 que se puede aplicar. Esa ley había sido creada por el Estado para enfrentarse a los problemas surgidos con la guerra de Argelia y no se había utilizado más que en la revolución de Mayo del 68. No obstante, los problemas persisten, aunque menos numerosos.
Estos acontecimientos únicos en la historia de Francia están originados por la miseria de los barrios periféricos de las grandes ciudades. Fueron construidos en principio para acoger a los franceses que abandonaban la Argelia independiente (1963), pero también para las poblaciones rurales que iban a trabajar a la ciudad, convirtiéndose en lugares abandonados por el Estado. Las construcciones envejecen porque no hay mantenimiento y la población ha ido cambiando: son los más pobres, especialmente inmigrantes y sus familias. Rápidamente, esos barrios, construidos lejos del centro de las ciudades, concentran a las personas más en precario: ciudadanos franceses de fuera (sobre todo africanos), parados, trabajadores pobres… Se suman otras dificultades: retirada progresiva de los servicios públicos en esos barrios, alojamientos indecentes, falta de estructuras socioculturales, discriminaciones sociales, raciales, espaciales… En lugar de organizaciones obreras que orienten a las clases trabajadoras, son las redes religiosas las que tratan de estructurar las relaciones sociales. Durante ese tiempo, la policía del Estado reprime y vigila a los jóvenes de esos barrios, para disuadirles de abandonarlo: progresivamente, la identificación de esos jóvenes con su barrio evoluciona hacia una forma de comunitarismo, mezclado de cultura urbana de gueto y a menudo de religión, pero también de competición con los otros barrios. La violencia de las instituciones, la escalada de los discursos de los políticos, la violencia social, los homicidios policiales, el desprecio y la desconfianza a su alrededor… son las raíces de la cólera de todos esos jóvenes, para los que el futuro es desesperado en unos barrios en los que el paro puede alcanzar el 40 por cien entre los menores de 25 años. Es todavía demasiado pronto para saber si ese movimiento espontáneo tendrá efectos sobre la sociedad francesa. Hoy el gobierno toma unas decisiones que no tienen efecto directo sobre los problemas reales: el toque de queda es un arma de guerra, no de diálogo; dar beneficios fiscales a los empresarios que se instalen allí no es sino una respuesta al paro masivo; proponer que se pueda trabajar como aprendiz a los 14 años es imponer el trabajo infantil.
La otra cuestión trágicamente planteada por estos acontecimientos es la legitimidad del modelo republicano: Igualdad, Libertad, Fraternidad. Mientras el sistema económico capitalista mantenga a los niños de los inmigrantes en la miseria, el Estado reforzará la vigilancia y la represión. Esta situación legitima los discursos racistas de Le Pen y de una franja de la población francesa.
La gran dificultad es ahora anticiparse a una situación que no va a mejorar. ¿Cómo formular proyectos colectivos de emancipación social y política donde los más jóvenes de esos barrios abandonados puedan crear los intrumentos para su autonomía y su libertad? ¿Cómo, concretamente, proponer un filtro anticapitalista y libertario que permita que de esas revueltas espontáneas nazca un día una revolución? Por último, ¿cómo integrar desde ya las demandas de esos jóvenes con las reivindicaciones del movimiento social y libertario, para que las convergencias de las luchas no los ignoren?

Daniel
(FA, Francia, Bélgica) Subir


Un nuevo espacio libertario

La Casita del Té es un espacio de convivencia relajada con una sola motivación: el debate distendido y fructífero sobre cualquier tema sin tabúes o excepciones.
Los temas deberán ser continuación, por lógica, de la semana precedente, pero se pueden fijar otros nuevos, siempre que sea de común acuerdo. Al decir esto, queda claro en deducción que no se trata de nada democrático y sí acrático. Y ni que decir tiene de los temas preferentes, o de actualidad, que afecten nuestra urgencia... En cualquier caso dejamos para un plano secundario la cuestión sindical, por ser este tema más propio de debate en los locales confederales.
Mediante el intercambio de ideas, la finalidad será siempre la de dotarnos, como ácratas, de bases sólidas para que cada cual pueda defenderlas en sociedad, o a través de la escritura. Desde los lugares de ocio o la calle, hasta el mismo puesto de trabajo. Algo así como aquello que se llamó en su día "anarquistas militantes", con una base cultural fuerte, tanto cuantitativa como cualitativamente.
De todo lo expuesto se deduce que lo que verdaderamente nos interesa a todos es la cultura no burguesa, y que todas nuestras acciones, aun de calle, serán fruto de esa cultura o contracultura. A pesar de todas las variantes sobre la anarquía y el anarquismo, que aceptamos, tomamos como referente el anarquismo esencial. Todo lo que no sea tenido en cuenta como anarquismo básico -el que verdaderamente nos interesa- no lo desterramos de nuestro debate, pero sólo como enriquecimiento colectivo. Está claro que no nos interesa re-descubrir la pólvora, sino mejorarla. Sirva como ejemplo. No queremos alimentar los deseos de los neo-libertarios de reformar la anarquía. El anarquismo adjetivado pone en entredicho el sustantivo. Y eso lo tenemos claro. Pero aún hay más, y es que para nosotros lo de "anarquista" se demuestra con los hechos.
Todos aquellos anarquistas desparramados por la provincia de León nos interesan para formar una red, pero en particular los residentes en nuestro municipio de Rabanedo (San Andrés del Rabanedo), no obstante no se cerrará la puerta a nadie más que en virtud de su comportamiento.
La proyección de audiovisuales también está dentro de nuestras intenciones, así como los debates posteriores, la edición de hojas, pegatinas y propaganda en general.
Los compañeros que deseen reunirse para otros menesteres como la reconstrucción de ateneos libertarios, (como el que ya existió en su día en Trobajo del Camino), pueden disponer de este salón durante 12 meses, o hasta cumplir sus objetivos, que más que Casita del Té... podría denominarse El Salón del Té. Pero es igual, porque con buena voluntad nos cobijará a todos.Y visitadnos los compañeros de otras latitudes. Llamadnos siempre antes (987 263117 o bien 636 345 462), o escribidnos con tiempo (Apartado de Correos 2105 - 24080 León). Las reuniones serán todos los domingos a las 17,00 horas. Sed todos, de aquí, o de allá, bienvenidos. Adelante, y con buen humor, salud y anarquía.
Nota importante: El Salón está considerado "libre de humo", los que deseen fumar podrán hacerlo en el patio.

consenso_ahora@yahoo.es subir


Ojeada al anarquismo croata

El 18 de marzo de 2005 comenzaba en Zagreb la primera feria del libro anarquista de Croacia, dentro de la feria itinerante por países de los Balcanes que comenzó en Eslovenia en 2003.
La feria en Zagreb salió bien, duró varios días y en ella se dieron cita gran cantidad de grupos del país y de toda Europa.
El movimiento anarquista de Croacia es pequeño, agrupando a un puñado de grupos que además parecen actuar cada uno por su cuenta, los modelos organizativos son a menudo demasiado diferentes. Hay varios grupos "sin adjetivos", como en Rijeka (Iniciativa Anarquista de Rijeka, en cuyo seno se agrupan desde primitivistas a diversos tipos de anarquistas sociales); en Umag; una librería y biblioteca en Cakovec; hay un grupo informal en torno a la revista marxista libertaria Thesis Eleven y proyectos del tipo "Comida, no bombas" que operan en varias ciudades. En Zagreb se encuentran activos grupos de afinidad como Acción Anarcofeminista o Acción Antifascista.
Los anarquistas de Croacia, como los de muchos otros países, tienen una influencia social muy reducida fuera de sus círculos. Hay, por ejemplo, menos implicación de los anarquistas en las luchas obreras que en otros países; esto hay que achacarlo al gran componente de anarquismo-como-estilo-de-vida que domina al anarquismo croata. Ha habido intentos de coordinar actividades a escala nacional, pero han acabado en fracaso. El problema básico del movimiento anarquista croata es que tiene sus raíces en la cultura punk; muchos de los grupos tienen tendencias individualistas y antiorganizativas y no están influidos, o ni siquiera conocen, el pensamiento anarquista clásico (de teóricos como Bakunin, Kropotkin o Malatesta) por el mero hecho de que no hay demasiado material traducido al croata; no se acaba de comprender la importancia de la existencia de una organización libertaria permanente y estable.
En mitad de la costa adriática se alza la ciudad portuaria de Zadar, el hogar de la Anarho Sindikalisticka Konfederacija (Confederación Anarcosindicalista), la ASK, una organización que aspira a construirse sobre las bases del movimiento anarquista social "tradicional", inspirada en parte por las ideas del marxismo libertario. Es posiblemente la única organización orientada de modo clasista en todo el país y la única que aspira a abarcar todo ese territorio. Por el momento es un grupo de propaganda muy joven que busca difundir textos libertarios y establecer contactos para construir una organización nacional.
El movimiento se encuentra, hoy por hoy, en unos niveles bastante bajos en Croacia, aunque nunca se ha hallado en unos niveles altos y ha empezado a desarrollarse tras la desaparición de la República yugoslava.
En la región de Dalmacia, el movimiento estuvo fuertemente influido por el anarquismo italiano (no es sorprendente si pensamos que algunas de sus ciudades formaron parte del Estado italiano). A comienzos del siglo XX el movimiento se encontraba bajo la influencia del grupo comunista anárquico Germinal, de Trieste, Italia. Los centros de mayor actividad eran Zadar y Split, donde había militantes que distribuían los periódicos de Germinal entre la clase trabajadora y trataban de organizarla. Apoyaban las tácticas de acción directa del grupo Germinal a nivel local. De este modo, alcanzaron mayor difusión los periódicos de Germinal frente a los de los partidos socialdemócratas. Por desgracia, el movimiento tuvo corta vida. Esta gente estuvo también muy influida por las ideas de la propaganda por el hecho.
En la península de Istria, los anarquistas estuvieron involucrados en un intento de matar a Mussolini, que estaba dando un mitin en Pula en septiembre de 1920. Estos anarquistas, junto a algunos socialistas, planeaban introducir una bomba camuflada con periódicos en el teatro donde el líder fascista se encontraba hablando. Sin embargo, el plan no se llegó a poner en práctica porque algunos viejos socialistas prefirieron ponerse en manos de la policía antes de atentar contra Mussolini. Dos días después del mitin, en Pula se registraban violentos enfrentamientos entre la izquierda y los reaccionarios. Tras unas pesquisas entre el grupo de anarquistas y socialistas, la policía descubrió la bomba y otras armas. Fueron detenidos. En Istria operaron durante la Segunda Guerra Mundial grupos de partisanos anarquistas, pero es poco lo que se sabe al respecto.
La ASK de Zadar solicita a las organizaciones anarquistas internacionales que la ayuden a extender su influencia a todo el país. Apreciarían en particular las traducciones de material libertario al croata y el apoyo para publicar material en su lengua.
(Se puede contactar con ellos a través de www.solidarnost.mahost.org)

Organise! Subir


Fanatismo sin eufemismos

Pretenden engañarnos; pretenden confundirnos; pretenden embaucarnos a través de bonitos juegos de palabras. El fanatismo religioso impera en nuestra vida cotidiana a través de eufemismos de todo tipo. Ahora toca la teoría de la evolución, verdadero aldabonazo en contra de los planteamientos dogmáticos que, durante cerca de dos mil años, han estado falseando la realidad que vivimos.
Han pasado más de cien años desde que Charles Darwin articuló su teoría de la evolución como contrapunto de las teorías creacionistas que pretendían seguir manteniendo la intervención divina en la formación de la vida; cien años en donde en ningún momento los fanáticos religiosos han cejado de intentar eliminar, borrar, la teoría de la evolución. En los últimos tiempos, han estrenado una nueva estrategia consistente en emplear un eufemismo, el denominado diseño inteligente, buscando cubrir con una cierta capa de cientificismo los viejos postulados creacionistas.
Como no podía ser de otra forma, este eufemismo ha surgido en Estados Unidos, entroncándose con la reciente tradición de enmascarar la realidad con términos confuso, como pueden ser el de bomba inteligente (bombas de última generación que siguen matando a diestro y siniestro), ayuda humanitaria (excusa para invadir un país) o contratistas (para referirse a los mercenarios de toda la vida). Y la cuestión tiene una trascendencia muy importante, más allá de simples discusiones científicas. Al imponer el diseño inteligente como teoría científica, estamos dando carta de validez al dogma como explicación del mundo. Las cosas las debemos creer porque sí, sin poder buscar una explicación; eso es el dogma, y la creencia en la existencia de un dios (o millones de dioses, da lo mismo) es una cuestión de fe, no de explicación racional. Es sintomático que se ponga en tela de juicio la teoría de la evolución por sus aspectos más controvertidos, proponiendo como solución la intervención de un diseñador inteligente (un dios, en resumidas cuentas) que, por definición, es indemostrable su existencia. Lo que la ciencia no ha podido hasta ahora justificar, lo explicamos a través de un concepto indemostrable.
Así, si dios existe y ha intervenido en la creación de los seres vivos, conduciéndolos hacia la forma actual, ¿qué impide explicar nuestra realidad a través de esta intervención divina? Nada lo impedirá; de esta manera, un huracán podría ser explicado por la intervención divina, un maremoto lo podemos explicar por la intervención divina, un terremoto puede ser explicado por la intervención divina. Igualmente, la desigualdad y la pobreza podrían explicarse mediante la intervención de ese diseñador inteligente, cuyos designios son inescrutables para el ser humano. Para qué investigar una cura frente al cáncer, si todo depende de un diseñador inteligente. Para qué buscar un remedio al sida, si fue el diseñador inteligente quien creó este virus. Si volvemos la vista hacia atrás, veremos que esa fue la respuesta dada por la misma ultraderecha católica que defiende la teoría del diseñador inteligente a estas enfermedades: era una plaga divina, producto de nuestros pecados. ¿Y por qué no? Si aceptamos la existencia de un dios que ha intervenido en la gestión de la vida en la tierra, tendremos que estar dispuestos a aceptar igualmente la existencia del pecado como expresión de la divergencia entre lo planteado por este diseñador inteligente y lo puesto en práctica por los seres humanos. La moral, ojo, la moral cristiana obviamente, sería el código de conducta, una moral que nos es dada por esa fuerza externa al ser humano y a la cual debemos atenernos a rajatabla.
Volvemos a los tiempos de Galileo en donde la religión estaba por encima de la ciencia; si algo contradecía los planteamientos de la Iglesia, simplemente debía desaparecer, sumiendo a la humanidad en el oscurantismo y en la ignorancia. Volvemos a los tiempos del fanatismo, a la santería, que no otra cosa se esconde tras estos modernos eufemismos.

Tierra de fuego Subir


La idea de "contrato social" y sus avatares

Desde el origen de las primeras comunidades humanas existía ya un contrato social. Una colectividad no se puede concebir sin que se regulen las relaciones de los individuos que la componen según ciertas convenciones. La armonía de una sociedad es resultado de la concordancia de las aspiraciones y los intereses de todos, así como del justo equilibrio de la independencia individual y colectiva.
Esto es casi lo mismo que enunciaba J.J. Rousseau y que resumía de este modo: "Se ha de encontrar una forma de asociación que defienda y proteja a la persona y los bienes de cada asociado, y por la cual cada uno, uniéndose a los demás, no obedezca sin embargo más que a sí mismo y permanezca igual de libre que antes".
No obstante, el autor del contrato social añade: "Sólo pertenece a los que se asocian para regular las condiciones de la sociedad". Pero el conjunto de estos asociados ¿es capaz de discernir el sistema que mejor le convenga? No, responde Rousseau: "La voluntad general es siempre recta, pero el juicio que la guía no siempre es claro". De ahí la necesidad de un guía, de un legislador, de un gobierno.
¿Cuáles serán entonces los socios del contrato social? Por una parte, los que gobiernan y, por tanto, detentan el poder y, por otra parte, los que no disponen de autoridad alguna y sólo tienen que obedecer. Ahora bien, la noción de "libre contrato" supone que los socios comprometidos por dicho contrato están todos en el mismo plano de igualdad. Este no es evidentemente el caso cuando se establece un supuesto contrato social entre el soberano real, el Estado, y el soberano ficticio, el pueblo.

El "contrato federativo" de Proudhon
Sin rechazar la idea de Estado ni la de gobierno, Proudhon plantea la solución de un "contrato federativo". Dicho contrato debería garantizar al ciudadano "toda su libertad, su soberanía y su iniciativa, menos lo relativo al objeto especial por el que se ha creado el contrato". En virtud de este contrato, cada uno deberá recibir del Estado tanto como ha sacrificado por él.
"Es preciso -dice Proudhon- suprimir, en una palabra, todo lo que quede de divino en el gobierno de la sociedad, y reconstruir el edificio sobre la idea humana de contrato. Si, no obstante, el contrato que hago con algunos lo puedo hacer con todos; si todos pueden renovarlo entre ellos; si cada grupo de ciudadanos, municipio, distrito o provincia formado en un contrato semejante y considerado como persona moral, puede a continuación y siempre en los mismos términos, tratar con cada uno de los demás grupos y con todos, sería exactamente como si la voluntad se repitiera hasta el infinito. Estaría seguro de que la ley así hecha sobre todos los puntos de la República, bajo millones de iniciativas diferentes, no sería jamás otra cosa que mi ley, y si ese nuevo orden de cosas se llamara gobierno, ese gobierno sería el mío".

Bakunin y la organización social
El antagonismo flagrante existente entre los intereses de los gobernantes y los de los gobernados fue puesto en evidencia por Bakunin. Él fue el primero en denunciar el contenido maniqueo del contrato social establecido entre el Estado y el pueblo. Todo lo que sirve a la conservación, la grandeza y el poder del Estado, es el bien; todo lo que es contrario, es el mal. "Según este sistema -escribía- el bien y lo justo comienzan con el contrato, es decir, con el interés común y el derecho público de todos los individuos que lo han formado entre ellos, con la exclusión de todos los que han quedado fuera del contrato; por tanto no habrá más que la mayor satisfacción dada al egoísmo colectivo de una asociación particular y restrictiva que, basada en el sacrificio parcial del egoísmo individual de cada uno de sus miembros, rechaza de su seno, como a extranjeros y enemigos naturales, a la inmensa mayoría de la especia humana, formada o no en asociaciones análogas".
La autoridad del Estado bajo todas sus formas (monarquía, democracia totalitaria o socialista) excluye toda posibilidad de "pacto social". A este respecto no se puede ser más categórico que Bakunin: "Rechazamos enérgicamente toda tentativa de organización social que, ajena a la más completa libertad tanto de los individuos como de las asociaciones, exigiría el establecimiento de una autoridad reglamentaria cualquiera que fuera su naturaleza".
La imposibilidad de establecer un verdadero contrato social en el marco del sistema estatalista debería ser hoy reconocida por todos.

El contrato federalista libertario
Los anarquistas fueron los primeros y los únicos que denunciaron la superchería del contrato social en el seno de estructuras estatalistas. "Jamás, en ningún sitio -escribía E. Armand- se ha propuesto ningún contrato social libremente, consentido libremente. En el sistema actual de sociedad, la ley somete a todos los individuos (en fin, a casi todos…) con reglas de elaboración en las que no han participado. E incluso cuando, en ciertos países, el pueblo es llamado a pronunciarse sobre la aplicación de una ley, incluso la minoría que se opone es obligada a someterse."
Contra esta pretensión excesiva por parte del Estado de doblegar a todos los individuos a sus caprichos se rebeló Aristide Lapeyre: "En la sociedad actual existe un contrato social. A mi no se me ha llamado para discutir sus términos. No lo acepto. Incluso aunque la cláusula me sea favorable. Ese contrato se me ha impuesto. Según las circunstancias, denuncio lo arbitrario. Lucho por su abolición. Al ser débil, empleo la astucia; a la espera de que otros muchos débiles se unan para rechazar el reconocimiento de las leyes, desobedezco yo sólo evitando al policía, al juez y al soldado. Este contrato unilateral está basado en la fuerza o en el sofisma. Su única realidad reside en la ignorancia de los individuos a los que se les impone".
Mientras que la ley del Estado se impone autoritariamente a todos, el contrato social debe ser resultado del consentimiento libre y directo de los que lo establecen. Así lo hace notar André Prudhommeaux: "El régimen de la ley y el del contrato son antagonistas; uno supone el reino del Estado, el otro el del federalismo".
He aquí lo que establece claramente la antinomia de las nociones de Estado y de federalismo. Son dos términos opuestos como lo son el de autogestión y patronal. Y no se repetirá nunca lo bastante, pues estas ideas están ya muy trilladas en todos los programas "socialistas" y "democráticos".
Porque, todavía hoy, siendo los únicos que combaten y rechazan el principio de libertad, los libertarios están también solos cuando preconizan un proyecto coherente de contrato social: el contrato federalista libertario. No reposa en ningún poder, es "popular" y no se regula por el "juego democrático" del sufragio (¿o del su-plagio?) universal.

André Panchaud Subir


¿Cómo vivir sin Estado?

A mediados de la última glaciación de Würm, más o menos hace 45.000 años, el fenómeno del hombre Neandertal, que convivía con los primeros homo sapiens, cedió definitivamente su puesto al homo sapiens sapiens, que será, sin ninguna otra biodiversidad, la única especie humana que sobrevivirá a más de 400.000 años de evolución. Decimos esto como mero recordatorio: "El homo sapiens es de la naturaleza y está en la naturaleza".
Que su único don sea "dar vida", y que la naturaleza nos haya hecho tal como seguimos siendo ahora nos lleva a constatar que la supervivencia de nuestra especie depende únicamente de la calidad de nuestro sentido colectivo. No hay que olvidar que la criatura del ser humano no es autónoma, en el mejor de los casos, hasta los cuatro o seis años. Eso "impone" (no "supone") una organización social colectiva activa. Tampoco hay que olvidar que, como seres biológicos (mamíferos), somos depredadores que vivimos de la explotación de nuestra esfera ecológica. Eso lleva a la noción de "ecología humana".
Esta noción "naturalista" de la ecología humana sigue sin descubrirse y desarrollarse en su totalidad porque las ciencias humanas, en las que se incluye la prehistoria en el sentido largo del término, son muy a menudo, y a su pesar, víctimas de su "antropocentrismo". Eso quiere decir que si el aspecto naturalista "ser de la naturaleza y estar en la naturaleza" puede contener los gérmenes de una derivación populista o primitivista, el antropocentrismo, a través de las ciencias humanas, por su referencia al "genio exclusivo" del hombre, puede también a veces abrir una puerta a las deformaciones "creacionistas".
Tampoco hemos de olvidar que uno de los motores de evolución del ser humano pasa por su facultad de crear cosmogonías. Eso es indiscutible (incluso para el ateo), porque el ser humano, consciente de su propia muerte, no puede evitar plantearse esas preguntas banales: ¿De dónde vengo? ¿Adónde voy? y, sobre todo: ¿Por qué estoy aquí? La desmesura de energía que la especie humana ha gastado en la exploración del espacio, desde Galileo, forma parte de esas cuestiones recurrentes y patéticas de una humanidad huérfana de "padre"… Entonces, por defecto, la humanidad, que "cosmogoniza" como loca, hace sus investigaciones hacia lo extremadamente pequeño y termina por concluir en la lógica darwiniana, no sin alguna polémica, al constatar que "el individuo es un artificio inventado por los genes para reproducirse".
Explicar las diversas trampas que acechan a las ciencias humanas, ya sean naturalistas o antropocentristas, es fundamental porque esas ciencias están en desarrollo constante (la arqueología prehistórica, la geología en general o el evolucionismo darwiniano), por no decir que todas ellas surgieron en el siglo XIX. Son ciencias nuevas y pragmáticas por obligación, porque lo que era certeza ayer, en 1988, ya no lo es en 1990… Los creacionistas han tratado de recuperar algo, como el abate Breuil por ejemplo, pero aún así, sus teorías fueron en realidad políticamente justificadoras de la ocupación territorial, como las excavaciones del ejército alemán durante la guerra del 14, en las que el descubrimiento de tumbas celtas durante una destrucción de trincheras fue atribuido a los "ancestros germánicos"… Hay otros muchos ejemplos en los que se ve a los etno-arqueólogos cometer algunas imprudencias, al comparar, por ejemplo, algunas etnias indonesias, o amazónicas, con lo que "habría" podido pasar durante el Neolítico, entre los años -12000 y -6500.
Sin hacer todo el recorrido detallado de la prehistoria, desde los orígenes a nuestros días, nos quedaremos con la última fase de la evolución humana que más directamente nos afecta, el Neolítico. Así, entre el -12000 y el -6500, la sociedad humana vivía sin Estado, sin jefes, sin ninguna autoridad vertical… Las primeras sociedades con "jefes" comienzan a partir del año -6500, en los alrededores del Calcolítico. Durante esos 5.500 años sin poder, la sociedad neolítica inventó el pastoreo (la domesticación del uro, la cabra, el cordero, el cerdo y también el asno, el caballo y el perro) y la agricultura (selección progresiva de la cebada y el trigo para lograr granos más productivos, sin olvidar la arboricultura). Estos dos sectores demuestran las capacidades de observación atenta y de experimentación sobre los recursos de la naturaleza, y la capacidad de memorización-transmisión de lo que se convertirá en una verdera cultura libre de caza y recolección. También se conocieron la cestería y el tejido, y hacia el año -7900 la cerámica.
Durante ese período, denominado de la "piedra pulimentada", esa "cultura" se extendía de la China al Atlántico, y de Escocia a Mali. Por otra parte, la talla del sílex implicaba unas normas extendidas, lo que significa que los humanos neolíticos se "comunicaban" y tenían un verdadero sentido pedagógico. Fueron millones de toneladas de sílex tallado, y de otras rocas metamórficas, las que circularon por todo el espacio continental del mundo antiguo… Algunas bajo la forma de materia bruta; otras bajo formas esbozadas, y otras como productos más elaborados.
A modo de ejemplo: entre los años -6700 y -5750 se realizaron hachas pulidas en jade y otras piedras de color verde, de la familia de los aluminosilicatos de sodio (piroxenos), de una dureza y cohesión superiores al sílex, de las que se han descubierto cerca de 900 ejemplares repartidos por una superficie que va desde Escocia hasta Cataluña, y desde Bretaña hasta Turingia, con un único centro de producción, situado al norte de Italia, con cuatro yacimientos: Mucrone, Chiusella, Viso y Sassello. Eso supone una difusión de más o menos 1.600 kilómetros, con algunos obstáculos a franquear, como el Ródano, el Rin, el canal de la Mancha o el mar de Irlanda, por no hablar de algunas montañas y bosques.
Esos 900 ejemplares de hachas en jade, científicamente inventariados, no son más que una pequeña parte, y no podemos imaginar todo lo que no ha sido descubierto, que puede estar bajo el asfalto de las ciudades, bajo los cimientos de las casas o bien en colecciones particulares. Pero ese lugar, la actual Europa, y ese período, son reveladores de la desaparición de las glaciaciones y el inicio de la desertificación del Sahara y de una parte del Oriente Próximo, lo que motivó importantes migraciones hacia las zonas húmedas costeras y fluviales, como el Nilo, el Jordán, el Tigris, el Eufrates y otros oasis, o incluso la zona subsahariana.
Ese flujo migratorio aumentó localmente la demografía que fue el origen de las primeras ciudades, reagrupando a varios miles de personas. Eso impuso una nueva forma de organización y de gestión del espacio, pero marcó también el "declive" de la reciprocidad equilibrada del "sistema horizontal" basado en la cooperación, para dejar sitio a una "sistema vertical" de poder centralizado, basado exclusivamente en la colaboración.
Esta nueva forma de gestión está en el origen de los primeros sistemas de jefatura "no hereditaria", o colegial, y en la aparición de las primeras formas burocráticas, por el surgimiento de escrituras catastrales y contables, pero también por el reagrupamiento de diversas expresiones cosmogónicas, hacia hegemonías culturales de las que surgieron las primeras religiones "oficiales" y las primeras codificaciones sociales.
Por razones de perennidad, estas codificaciones se han convertido en un asunto de "especialistas", es decir, de enseñanza (o de transmisión de la memoria), para cada uno de los jefes "hereditarios" (depositarios mandamases de hecho). Y quien dice jefatura, dice territorio definido, y quien dice territorio, dice guerra… Pero también competencia entre religiones, más totémicas unas que otras… Todo eso conduce a las primeras tentativas de monoteísmo, con el culto de Atón o del Sol, entre los años -3372 y -3374, bajo el faraón Amenofis IV.
Y de paso, hemos de destacar una inversión casi misógina, por la masculinización definitiva de la diosa Sol: Shams (bajos los antiguos semitas del sur, bajo influencia africana) y Shapash (bajo los semitas del norte, bajo influencia asiática). La diosa Sol, que era sinónimo de "fecundidad" en relación con la "Tierra madre", venerada desde el Paleolítico. Porque la supervivencia del grupo, que por entonces eran generaciones de rotación rápida, con más o menos 35 o 40 años de esperanza de vida, dependía enteramente de la fecundidad de la mujer. Indicio indudable de la existencia de una reciprocidad equilibrada entre los sexos, de una paridad absoluta.
Sólo hay que abrir bien la Biblia y buscar en el Génesis lo que constituye el pan de cada día del creacionismo… Es verdaderamente asombroso que ningún psiquiatra haya analizado los delirios esquizofrénicos de un tal Abrahán, el famoso "padre de las religiones reveladas" (o pensamiento único). He aquí un individuo sin duda genial en determinados aspectos, "un solo dios, un solo interlocutor, ningún testigo", que nos aporta la noción de "pueblo elegido"… que no es sino la forma "revelada" del racismo y la xenofobia. Y, para hacer pasar el trago, inventa el tatuaje étnico y mutilador de la circuncisión… Pero, donde el delirio esquizofrénico alcanza su pleno desarrollo es cuando decide, bajo la orden de Dios, degollar a su hijo Isaac… Bueno, no lo degolló porque, siempre bajo orden divina, recibió la autorización para sustituirlo por un cordero…
Todas esas gesticulaciones esquizofrénicas, y algún que otro Torquemada más adelante, han hecho que una parte de la humanidad se deje degollar todavía en nombre de un mismo y único Dios que, aparte de Abrahán, nadie ha visto… Con algunas histerizaciones bien temperadas, como la lenta agonía del polaco. Como una especie de masoquismo en estado puro, consciente de la horrible duda sobre la certeza de la existencia del famoso Dios, de su pequeña María y del hijito que se deja pescar por bocazas. Es un poco lo que Edgar Morin indicaba en uno de los tres tomos de La méthode, como surgido de la "demencia sapiencial". Sin olvidar a los "otros". Los que piadosa y largamente han desfilado en torno al mausoleo de Lenin. Papa de otra religión… ¿Mezclote? ¿Osamos comparar el creacionismo con el marxismo? Sí, porque ambos sistemas funcionan basándose en la misma alienación: "No se os pide que comprendais, sino que creais". Y eso, por extensión, se convierte en: "No creer es desobedecer".
Y, por último, el caso de un país en pleno sufrimiento, Argentina. Para recuperarse, está haciendo renacer una sociedad en mosaico, horizontal, con el fin de buscar la famosa reciprocidad equilibrada de los primeros neolíticos. ¿Es una regresión? ¿Un retorno a los orígenes? ¿Un neoprimitivismo? ¿La supervivencia de otra era? ¡No, y mil veces no! Se trata de la lógica y la razón. De la demostración de que el sentido colectivo no tiene nada que ver con el colectivismo, y que cooperar no tiene nada que ver con colaborar.
Y también, que el progreso social, científico o tecnológico no pasa obligatoriamente por la instrumentalización del pueblo por el poder. Aunque en apariencia sea perfectamente democrático… La democracia es muchas veces la máscara de un poder compuesto de bonitas y telegénicas castas dominantes y aprovechadas. La de los ingenieros jefe de los que hablaba Bakunin cuando Marx hizo su defensa de la dictadura del proletariado: "Quieres sustituir a los burgueses por los ingenieros jefe".
La mayoría de los descubrimientos técnicos o científicos no son debidos al poder, incluso aunque los inicien mediante financiación de equipos de investigación, sino a individualidades: este documento ha sido realizado gracias a André Truong, muerto a principios de abril de este año, y padre del primer micro-ordenador del mundo. El regreso a una sociedad horizontal no significa el fin del progreso, sino un progreso diferente. Tener una idea es una cosa, verla recuperada por los demás miembros de un grupo y difundida horizontalmente, por lo tanto imposible de patentar, es perfectamente aceptable.
Nos falta, por tanto, estar a la escucha de ese laboratorio argentino, y detectar en nuestro entorno qué es lo que frena la aplicación de la autogestión. Incluso aunque las preguntas y las respuestas sean duras. Pero nos corresponde a nosotros hacer la pedagogía. No necesariamente radical, por no olvidar que la lucha sin estrategia es un combate perdido. La sociedad horizontal está a un paso de nosotros. Francia puede fracasar… Y entonces habrá que relacionarse con nuestro vecino de escalera, aunque no se cepille los dientes y siga oliendo a ajo como un poli mussoliniano.

Nota: Este texto está basado el libro de Raúl Zibechi Argentina, genealogía de una revuelta, que explica el mecanismo de la "reciprocidad equilibrada" y cómo la utopía está más veces al lado del poder que al lado del pueblo.

Hans-Joachim Schwartzkopff
(Le monde libertaire) Subir


Argentina: ¿de la crisis del sistema
a la restauración peronista?

Siempre es difícil escribir la historia que a cada uno le toca vivir. Este es el desafío que se presenta al tratar de poner en letras lo que como personas vivimos, los distintos momentos y sensaciones y las luchas que hicimos y que seguimos haciendo. Pero vale un intento de ver el pasado y el presente cuando se trata de alumbrar el futuro; por eso es que sirve hacer un resumen de lo vivido en los últimos años. De esto tratan estas páginas.

Marco histórico de la crisis
Es imposible entender la crisis política que se hizo manifiesta en diciembre de 2001 sin comprender a grandes rasgos las características de la historia argentina, por lo menos desde la década de 1940; por lo tanto nos limitaremos a trazar unas líneas de análisis. Partimos del primer gobierno de Juan Domingo Perón, un militar populista como tantos de Latinoamérica, con fuertes simpatías hacia el franquismo, al punto de que se exilió en España (1). Perón logró terminar definitivamente con la influencia de los anarquistas en las masas populares, pero no sólo de éstos, sino también de socialistas, comunistas y otras tendencias, por medio de la cooptación de la CGT (la central sindical única; aún hoy el resto del sindicalismo espera reconocimiento de personalidad jurídica). Pero además logró articular un modelo casi keynesiano de políticas económicas que generó una alza en la calidad de vida de amplios sectores de la población antes marginados, apoyado en gastos del Estado; nacionalizó sectores clave de la industria, como los ferrocarriles; y pudo polarizar la discusión política entre peronistas y antiperonistas por más de 30 años.
En 1955 Perón es derrocado por un golpe militar. Hasta los 70 se sucederán en el gobierno dictaduras militares y gobiernos democráticos (con el peronismo proscrito). En 1973, asumirá Perón, en un momento de luchas sociales muy fuertes, con predominancia de los grupos de lucha armada (fundamentalmente dos: Ejército Revolucionario del Pueblo, marxista-leninista, y Montoneros, peronista de izquierda). El peronismo se hallaba muy dividido entre la derecha y la izquierda; Perón eligió un bando, y no fue el de la "revolución socialista", sino más bien el de las hordas fascistas de la Alianza Anticomunista Argentina.
A la muerte de Perón en 1974, todo el equilibrio se pierde. Su esposa y vicepresidenta del país, Isabel Perón, no puede controlar la situación... En 1976 un golpe de Estado inicia la represión más sangrienta que haya conocido el pueblo argentino: 30.000 desaparecidos, secuestrados y asesinados son el saldo. Esta dictadura no sólo está en el poder para reprimir, sino también para imponer el neoliberalismo, contrayendo gran parte de la actual deuda externa, para dar subsidios a grandes empresarios, y nacionalizando la deuda privada de los mismos burgueses.
Tras una gris década del 80, con transición a la democracia incluida, la década del 90 fue el escenario de la vuelta del peronismo al poder; sólo que el presidente Carlos Menem aplicó un programa que poco tenía que ver con el de Perón, excepto por la represión y la corrupción. Privatizó las empresas de servicios del Estado y aniquiló la poca industria que quedaba, favoreciendo a los importadores y a los inversores extranjeros. Su ministro de economía, Domingo Cavallo, se convirtió en un símbolo del neoliberalismo y el ajuste. Todos estos elementos signaron tanto al gobierno de Menem como a su sucesor Fernando De la Rúa. Éste llegó al poder criticando la política económica de Menem, pero siguió a fondo sus recetas, que habían sido fuertemente aplaudidas por el FMI y el Banco Mundial.
De la Rúa, elegido en 1999 gracias al voto anti-Menem, rápidamente se mostró incapaz de contener la protesta, demostrando la falta de voluntad de su gobierno para torcer el rumbo económico y social de exclusión creciente que afrontaban las clases desposeídas. 2001 fue el año en que todo estalló. La crisis inminente fue acelerada por las maniobras de desestabilización de sectores del peronismo, generando un nivel de movilización que rápidamente superó a cualquier tipo de marco institucional.
En este marco se llegó a un gobierno de transición a la normalidad, presidido por el representante del peronismo de la provincia de Buenos Aires y líder mafioso (capo de la droga) de la oposición a De la Rúa, Eduardo Duhalde. Su gobierno planteó en lo económico la continuación del modelo neoliberal, pero con algunas reformas; la devaluación de la moneda, con lo que cambió el sector de la burguesía beneficiado: de los importadores y especuladores financieros a los exportadores, sobre todo agrícolas. En lo social encaró la represión abierta a los sectores populares; durante su mandato, la policía asesinó a dos militantes del MTD Aníval Verón, Darío Santillán y Maximiliano Kosteki, en un piquete. Sus muertes son representativas de las decenas de asesinados por el Estado en sus intentos de "pacificar" el país; son en cierta forma símbolos de cómo el Estado trató de ahogar la resistencia. No lo pudieron hacer.
En 2003 Duhalde, habiendo sido elegido por el Congreso para terminar el mandato de De la Rúa, llamó a elecciones en las que se reafirmó una tendencia que se venía dando desde las elecciones legislativas de 2000: la decadencia del radicalismo (partido pequeño burgués de carácter democrático) y la división del Partido Justicialista (peronista). Es decir, la decadencia del sistema bipartidista. En estas elecciones, se pudo ver cómo frente a la posibilidad certera de un nuevo triunfo de Menem, la gente votó a otro peronista como Néstor Kirchner, un desconocido gobernador de Santa Cruz, una provincia patagónica.
En los dos años que lleva Kirchner en el gobierno, combinó la continuación de la política económica duhaldista (2), dotándola de un discurso nacionalista (pero privilegiando siempre el pacto con los organismos de financiación internacionales), con un giro en la relación con el "campo popular". La nueva estrategia que intentó Kirchner fue la de incorporar a su gobierno a la mayor cantidad de sectores en lucha posible, para utilizarlos de base social, al tiempo que estigmatizó a los sectores que continúan en la oposición franca, logrando dividir las luchas. Entre los sectores que hoy se encuentran colaborando con el gobierno se encuentran, tristemente, las Madres de Plaza de Mayo (en su rama mayoritaria). Esto le fue posible por la utilización de un discurso fuertemente crítico de la dictadura militar de 1976-1983, con una reivindicación de la lucha de los desaparecidos y persecución a los militares culpables, que habían sido indultados por Menem y estaban protegidos por dos leyes del gobierno radical de Raúl Alfonsín (1983-1989). Kirchner presta excesiva atención a la defensa de los derechos humanos cuando se habla del pasado, pero su política económica continúa condenando al hambre a millones de habitantes del país, y llenando las cárceles de presos políticos.

Estallido social y después
La crisis económica llevó, como era previsible, a la explosión social en diciembre de 2001. El pueblo, autoorganizado y espontáneo, se enfrentó a la policía, creó asambleas en los barrios, hizo cortes de carretera, ocupó fábricas... Son conocidos estos hechos en todo el mundo; vale la pena ver entonces la evolución de estos movimientos hasta el día de hoy.
Las asambleas, que empezaron con mucha fuerza, fueron disminuyendo en número y actividad al tiempo que se iban politizando, es decir, saliendo de lo meramente barrial o cotidiano y constituyendo un sujeto político por derecho propio. El día de hoy en Buenos Aires hay asambleas que son extremadamente fieles a los principios que les dieron origen, mientras que otras se presentan en las elecciones con el nombre de "Asambleas del Pueblo"... Entre las asambleas que siguen fieles a sus principios, muchas mantienen espacios ocupados, y buscan relacionarse con el barrio a través de acciones culturales y políticas. En la ciudad de Buenos Aires es paradigmático el caso de la Asamblea del Cid Campeador o de la Asamblea Popular de Almagro, ambas con locales ocupados.
En lo que respecta al movimiento piquetero, la primera aclaración necesaria es que no se trata de un movimiento único, sino que hay muchas organizaciones piqueteras que responden a diferentes programas políticos. Podemos decir que en los últimos dos años se han definidos tres grandes grupos, tres "movimientos" piqueteros. Por un lado, tenemos a los grupos alineados con el gobierno peronista de Kirchner, quienes hasta 2002 integraban el llamado "campo popular" y a día de hoy que actúan como grupo de choque del kirchnerismo. Dichos grupos se reconocen, en general, en la tradición de izquierda del peronismo, representada por los montoneros en la década de los 70. Podemos decir, por tanto, que el gobierno de Kirchner "quebró" al movimiento piquetero cooptando a algunos de sus dirigentes, que hoy en día participan en diferentes Secretarías del Estado. El método de cooptación fue político pero también económico, por cuanto se destinaron millones de pesos en subsidios y proyectos productivos para fortalecer a estas organizaciones, en el marco de la construcción "transversal" que propone Kirchner, a nuestros ojos como forma de ganar base social frente a un Partido Justicialista que no le responde ciegamente.
Estos movimientos alineados con el Gobierno tienen estrategias de acción asistencialistas y actúan desde una lógica instrumental, utilizando a la gente como "ganado" para actos, marchas o piquetes (aunque dada su alianza con el gobierno prácticamente han suspendido los cortes de carreteras o calles, e incluso realizan algunos en apoyo a Kirchner).
Un segundo gran sector piquetero es el que responde a la izquierda partidista. Desde finales de los 90 quedó demostrada la capacidad de lucha del sujeto desocupado, por lo cual los partidos de izquierda volcaron sus aparatos en la construcción de herramientas de lucha para este campo. Así, cada partido construyo su "brazo" piquetero, y ni se molestaron en ocultar la relación. Por ejemplo, el Partido Obrero levantó el Polo Obrero, el Movimiento Socialista de los Trabajadores hizo lo propio con el Movimiento Sin Trabajo y así. Las excepciones fueron partidos demasiado chicos o sectarios (Partido de los Trabajadores por el Socialismo, Movimiento al Socialismo, etc.) que, desde una óptica más obrerista, desdeñaron la lucha de los desocupados. Las prácticas que caracterizan a estos movimientos no distan demasiado de las de las organizaciones peronistas alineadas con el gobierno, sólo que su signo político es diferente. El control de los planes sociales (3) -subsidios del Estado a los desocupados- es el timón que les permite manejar los barrios en los que se insertan. Como consecuencia del surgimiento y consolidación de estas corrientes de izquierda, en algunos barrios han sido desplazados los "punteros" peronistas (dirigentes de base con prácticas mafiosas), lo cual sin duda representa un avance, dado que al menos la izquierda no se dedica a la compraventa de drogas y armas.
Un tercer movimiento piquetero es aquel que cuestiona las formas de organización verticales y jerárquicas. Este grupo está representando por el relativamente nuevo "Frente Popular Darío Santillán", que aglutina diferentes grupos, como el Movimiento de Trabajadores Desocupados Aníbal Verón, el Movimiento de Unidad Popular y otros de menor porte. En estos movimientos trabajan la mayoría de los compañeros libertarios. Si bien reciben los planes sociales del Gobierno (por lo cual no podemos criticarlos, ya que la situación en los barrios es realmente crítica) estos movimientos realizan un manejo diferente de los mismos, con criterios colectivos e intentando fundar cooperativas y alternativas autogestionarias. Estos grupos plantean una ruptura de corte revolucionario con la sociedad actual y critican tanto al Estado como al capitalismo, lo cual los ubica cerca de nuestras ideas.
Además de estos tres grandes grupos tenemos al Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados, que dirige Raúl Castells, que en líneas generales es crítico con el gobierno, pero no puede ser agrupado en ninguna de las categorías anteriores ya que no se coordina en las luchas con los demás sectores y dado su corte personalista tiende a giros que dificultan su caracterización. De ser uno de los grupos más numerosos ha sido prácticamente desarticulado, en parte por las persecuciones desde el gobierno que han llevado a su dirigente a la cárcel en numerosas oportunidades.
Otro fenómeno social que caracterizó a este período de luchas, fue el de las fábricas y empresas ocupadas y puestas a producir por sus trabajadores. Durante los 90, muchos empresarios prefirieron vaciar las fábricas y venderlas. En la crisis de 2001 se registró una fuga de capitales sin precedentes (las reservas del Banco Central bajaron a cifras históricas) y cerraron cientos de fábricas, que fueron recuperadas por sus trabajadores.
Durante el 2002 se multiplicaron por cientos las experiencias de este tipo a lo largo y ancho del país. Cada caso tuvo una particular evolución, y tenemos tres ejemplos paradigmáticos: Brukman, Zanón y Sasetru. Brukman, fábrica de trajes de alta calidad, fue ocupada por sus trabajadoras días antes de las jornadas del 19 y 20 de diciembre. Tras una larga lucha en las calles pero también legal, en la que contaron con el apoyo de todo el "campo popular", las trabajadoras fueron desalojadas en un violento operativo (una verdadera cacería humana en Buenos Aires). La forma que encontraron para recuperar sus puestos de trabajo fue armando una cooperativa con el Dr. Caro a la cabeza. Este abogado es la herramienta del gobierno para desarticular las posibilidades de verdadera autogestión en fábricas y empresas recuperadas. Con los recursos del Estado, Caro "organiza" las empresas, volviéndolas rentables, pero reinsertándolas en el capitalismo, haciendo que los trabajadores se autoexploten.
La segunda experiencia emblemática es la de Zanón, la principal productora de cerámica del país. Ubicada en la provincia de Neuquén, la lucha por Zanón se dio en el marco de la lucha contra la burocracia del gremio de los ceramistas y con la oposición mafiosa del gobierno provincial. Hoy en día Zanón es un ejemplo de lucha, funciona enteramente gestionada por sus trabajadores y ha aumentado su productividad e incluido a desocupados de organizaciones piqueteras.
El tercer ejemplo que poníamos es el de Sasetru. Esta fábrica de pastas, que llevaba años cerrada, fue ocupada por el Polo Obrero con la intención de ponerla a producir. El gobierno, empecinado en frenar el avance de las luchas, instrumentó una feroz represión y fue desalojada.
Una caracterización del movimiento de fábricas recuperadas podría ser la siguiente: por un lado se encuentran las empresas que se han convertido en cooperativas bajo la égida del gobierno y funcionan como empresas capitalistas, por otro lado se encuentran aquellas que plantean una lucha contra este sistema y que pidiendo o no subsidios del Estado intentan crear nuevas relaciones sociales en el marco de la producción. En medio de estos dos extremos se sitúan multitud de experiencias mixtas.
Por lo general, aquellas empresas recuperadas cuestionadoras del orden vigente, combinan su actividad económica con actividades culturales, convirtiendo muchas veces la fábrica en cuestión en un verdadero centro cultural abierto al barrio. Así se dan clases, teatro, diferentes talleres, recitales, etc.
En estos días se está dando la lucha por la expropiación temporal del Hotel BAUEN, hotel de gran categoría ubicado en el centro de Buenos Aires y uno de los centros de la vida política de la izquierda de la ciudad.
Finalmente, queda hablar de las luchas que vienen dando los trabajadores y cómo éstas los llevan a oponerse a las burocracias sindicales de la central sindical única (CGT). Cabe destacar que el Argentinazo (como se llamó a las jornadas del 19 y 20 y al movimiento posterior) fue preparado tanto por los piqueteros, como por los estudiantes, pero también por los trabajadores, en particular por los estatales y los docentes, que fueron de los únicos que mantuvieron la lucha contra el menemismo.
Luego del 19 y 20, vemos una profundización de luchas de distintos sectores obreros que antes no estaban movilizados, como puede ser el caso de los trabajadores del Subterráneo de Buenos Aires o de los mensajeros (motoqueros). En ambos casos se dio la organización a través de asambleas internas, de comisiones gremiales, de modo democrático y asambleario.
En estos últimos dos años, como consecuencia de la devaluación de la moneda y caída del salario de los trabajadores, además del relativo descenso de la tasa de desocupación, las luchas obreras han aumentado grandemente. En algunos casos las mismas son llevadas adelante por la burocracia de la CGT y contenidas, en otros casos las bases movilizadas superan a los dirigentes burocráticos, ya sea en luchas puntuales o en elecciones de Comisiones Internas. Esto representa un grave problema para el gobierno, que ha puesto en marcha estrategias de división de la clase trabajadora con respecto a los desocupados y otros sectores en lucha, y dentro de la clase trabajadora, entre los sectores más radicalizados y los dialoguistas, entre los trabajadores en blanco y en negro, entre los estatales y los privados, etc. Así vemos a figuras de primera línea del gobierno de Kirchner tachando de terroristas a las enfermeras del Garrahan (hospital infantil de alta complejidad) por llevar adelante una huelga exigiendo un salario equivalente a lo que el mismo gobierno define como lo mínimo para que una familia pueda no ser considerada pobre.

La situación general
Estas diversos sujetos en lucha confluyen en un "campo popular" bastante movilizado, aunque con poca capacidad de "arrastre" respecto a la sociedad en general si lo medimos en base al año 2002. Con el gobierno de Kirchner se dio una mejora en los indicadores macroeconómicos y cierta recuperación (marcada por ganancias récord que no son distribuidas equitativamente). En este repunte económico influyen muchos factores, pero lo cierto es que tras la crisis de 2001 amplios sectores de la sociedad prefieren confiar en este gobierno y podríamos caracterizar la actual etapa de reflujo de luchas, con un campo popular a la defensiva que pasa a la ofensiva en ciertos casos muy puntuales donde condiciones como los bajos salarios dan legitimidad evidente a las convocatorias. De todas maneras la situación social se encuentra en un punto particularmente volátil.
Por parte del gobierno es evidente que pretenden acabar definitivamente con el ciclo de luchas que llegó a su punto más álgido en diciembre de 2001. Así emprenden una campaña de crítica hacia el movimiento popular que busca aislar a los sectores más radicalizados, sobre los cuáles descarga la represión legal o ilegal. Pero Kirchner todavía no pudo terminar con la movilización; en estos últimos meses se han dado importantes luchas de los docentes y estudiantes universitarios, así como de los trabajadores de los hospitales Garrahan y Posadas, que pusieron nuevamente en cuestión la capacidad de este gobierno para apaciguar la lucha social.

Evaluación del papel del
anarquismo en las luchas actuales

El movimiento anarquista participó, desde un primer momento, de las luchas que encaró el pueblo. Pero lo que sucedió es que los anarquistas, reducidos en número y superadas muchas veces nuestras expectativas, no pudimos lograr mantener viva la llama del primer momento. El quiebre que sufrieron muchas luchas, sumado a las estrategias desmovilizantes de la izquierda partidista, que intentaba poner a cada lucha su firma, nos hizo muy difícil avanzar en los planteamientos libertarios que habían sido tomados, sin un conocimiento firme de los mismos, por el pueblo.
Si el proceso de movilización de 2001 falló en imponer un serio cuestionamiento al capitalismo y al estatismo en Argentina, esto se debió no sólo a la falta de conciencia revolucionaria en las masas, sino también (y estos dos puntos se encuentran relacionados muy íntimamente) por la falta de preparación de que adolece el movimiento libertario. Sin embargo, la crisis de la que todavía no salimos fue extremadamente positiva para el anarquismo; proliferaron grupos y periódicos, y se sumaron multitud de personas que antes de 2001 no hubieran creído posible la transformación social. Se acerca mucha gente a los locales, y no sólo, como fue durante la década del 90, estudiantes o familiares de viejos luchadores, sino trabajadores y desempleados, jóvenes y mayores, mujeres y varones... El anarquismo está creciendo.
En cuanto a la composición del llamado movimiento anarquista, podemos ver que peca de una seria falta de organización y coordinación entre grupos, no sólo a nivel nacional, sino también local. Las divisiones teóricas y prácticas (sobre todo entre insurreccionalistas y organizacionistas) demuestran la juventud de nuestro movimiento. En este sentido, la tarea que debe realizar la FLA (Federación Libertaria Argentina) para dotar al anarquismo de mayor presencia en las luchas populares es trabajar fuertemente por la organización del mismo, para la coordinación de las distintas tareas (barriales, sindicales, estudiantiles, culturales) con el objetivo del comunismo anarquista. En este sentido que debemos combatir ciertas tendencias derrotistas e irreflexivas que son muy comunes entre los anarquistas.

Hacia el futuro
El título de este informe merece una explicación. En estos dos años Kirchner logró generar un cierto nivel de satisfacción con su tarea, y derrotar en el interior del peronismo a otras tendencias, dándose el lujo hoy de enfrentarse con Duhalde, que lo había apadrinado. En las últimas semanas se han dado luchas muy importantes para los trabajadores de la salud y la educación, sectores relegados por el gobierno de Kirchner. Las elecciones que se aproximan pueden ser o bien la legitimación que busca el gobierno para profundizar sus políticas, con lo cual volvería a unificarse el Partido Justicialista en torno a la figura de Kirchner; o bien la ratificación de que el ciclo de movilización popular continúa. Nuestro deber como anarquistas es llamar a la abstención electoral para golpear no sólo al gobierno de Kirchner sino también a cualquier otro burgués que quiera ocupar su lugar; organizados en Asamblea Antielectoral lo estamos realizando.
Pero nuestro mayor deber, que no podemos rehusar, es el de organizarnos para luchar junto al pueblo y hacer resurgir ese grito espontáneo de 2001: "que se vayan todos". Y agregarle "y que no venga ninguno".

Notas:
1.- Como testimonia una canción popular de la resistencia española: "En el Ferrol del Caudillo, ha nacido un gran caimán, no da aceite ni da pan, y es amigo de Perón".
2.- Al punto de que mantuvo en su cargo a Lavagna, el ministro de economía de Duhalde.
3.- Los planes sociales surgieron como un parche para la situación económica extremadamente grave que vive más de la mitad de la población del país. De todas maneras, es un parche mínimo, ya que la canasta familiar (conjunto de productos que necesita una familia tipo para vivir un mes sin pasar penurias) se evalúa preciada en unos 1.800 pesos (450 euros) y el plan social es de 150 pesos por mes (35 euros).

Pablo Otero
Ignacio Serrano Subir


Últimas investigaciones
sobre la memoria colectiva

En el último número de la prestigiosa revista norteamericana Naftaline Science se ha publicado un interesante trabajo realizado por un grupo de investigadores del Pío Moa Institute for Necrophilia, dirigido por el reconocido profesor Federico Jiménez por todos los Santos, en el que se recoge el resultado de sus treinta años de investigación sobre el papel de la mentira en la memoria colectiva.
Nuevas aportaciones que vienen a profundizar y superar los estudios, hoy por todos conocidos, de la Victoria Prego Royal Society que, hace apenas una docena de años, vio coronados por el éxito sus experimentos pioneros para demostrar que cualquier pasado fascista real se convertía en demócratadetodalavida si era sometido a un bombardeo de neutralones equivalente a trece programas de televisión.
No es necesario presentar al profesor Federico Jiménez por todos los Santos, que por su maestría investigadora ha sido nominado en varias ocasiones para el Premio Nóbel de la War, del que todos recordamos su eficaz trabajo sobre la desmemoria colectiva que consiguió acoplar a Manuel Azaña, un excelente ejemplo de homo democraticus republicanus, sobre el cerebro inerte de José María Ánsar, un auténtico prototipo del homo joseantonianus joseantonianus.
Quizás la novedad más interesante del artículo de Naftaline Science sea su "Prueba de reconocimiento del efecto de la mentira sobre la memoria colectiva del pueblo español", un sencillo test que permite descubrir la letal acción de la proteína COPEína sobre la actividad cerebral en las áreas de la memoria y el razonamiento. Los resultados que se ofrecen en el artículo fueron exitosamente comprobados sobre el César Vidal, una variedad de César del que no se conocía ningún ejemplar vivo desde la muerte de Rómulo Augusto. Hoy presentamos a nuestros lectores interesados las pautas generales de la Prueba.

PREGUNTAS:
1ª.- ¿El gabinete del Frente Popular que gobernaba España en julio de 1936 era democrático?
2ª.- La sublevación de una parte significativa del ejército español contra el gobierno legítimo, ¿fue ilegal y traicionó el juramento de fidelidad de los militares a la Constitución vigente?
3ª.- Los militares alzados en armas en julio de 1936, ¿dieron un golpe de Estado y son, por lo tanto, golpistas?, ¿se rebelaron contra la República y son, por lo tanto, rebeldes?
4ª.- La extrema debilidad del Partido Comunista de España en julio de 1936 y la enorme distancia que separaba Madrid y Moscú en julio de 1936, ¿prueban suficientemente que no había ninguna conspiración comunista en marcha?
5ª.- El triunfo de los militares sublevados, ¿se debió al apoyo decisivo de los regímenes fascistas de Alemania e Italia?
6ª.- ¿La represión y los desmanes en la zona leal al gobierno republicano se produjeron en los primeros meses de la guerra y la represión y los desmanes en la zona controlada por el ejército sublevado se prolongaron durante toda la contienda?
7ª.- Cuando se ofreció una salida negociada y pacífica para poner punto final a la guerra, ¿los militares sublevados se negaron a cualquier armisticio pues para consolidar su victoria necesitaban atemorizar al pueblo español por la crueldad y la muerte?
8ª.- La represión sobre el pueblo español ¿se ejerció sin piedad hasta, por lo menos, el mes de noviembre de 1975?
9ª.- La Iglesia Católica ¿justificó, amparó, apoyó y defendió la sublevación militar, convertida en Cruzada, y la feroz represión sobre la población civil y, contradiciendo el mandato evangélico, nos dio dos hostias en lugar de poner la otra mejilla?
10ª.- ¿Es injusto que ni uno solo de los sublevados, represores, censores, torturadores, verdugos, explotadores, bendecidores y palmeros de la dictadura franquista haya sido encausado, juzgado, condenado y ni siquiera molestado por las tropelías que cometieron durante décadas?

SOLUCIONES
10-9 respuestas afirmativas: ¡Enhorabuena! Su cerebro está libre de COPEína y ha permanecido inmune a la acción prolongada del programa de desinformación "Lo pasado, pasado está".
8-7 respuestas afirmativas: Goza de buena salud. Sin embargo, debería disminuir su ración de El País, pues no están probados los efectos secundarios de la Polancoína y de sus derivados (Ácido Cebrianacadémico, Praderaona, Santosjuliána, etc.).
6-5 respuestas afirmativas: Necesita mejorar. Es posible que usted padezca el famoso Síndrome de Estoeselcolmo, que se debe a la exposición excesiva a la televisión con talante, a tertulianos insípidos o a otros factores de riesgo.
4-3 respuestas afirmativas: Desengáñese, El Mundo no le cuenta cómo es el mundo. Cualquier Pedrojosé sumergido en el rencor, experimenta un empuje hacia la nada igual a la cantidad de bilis que excreta.
2-1 respuestas afirmativas: ¿Qué hace usted leyendo Tierra y libertad? El choque con la realidad puede ser letal en su caso.
0 respuestas afirmativas: Diga a la persona que le está leyendo la prueba que lo deje, y usted cómprese la Cartilla Primeras Letras Amiguitos en la librería más cercana: ha llegado el momento de pasar de A, B, C.

Doctor Antonio Arbeig Subir


Sobre la palabra anarquía

El nombre puede sorprender por su forma. Se sabe que el término anarquía viene del griego "an-arkia". La partícula "an" (o generalmente la vocal "a") indica privación de. El sentido etimológico de esta palabra define por tanto una negación del principio, o de los principios. De manera que la noción de anarquía sería rigurosamente negativa, afirmación que muchos, con razón, contestarán. Quienes se denominan anarquistas reivindicarán por tanto algo que no tiene ningún contenido, es decir, una ausencia, una nada. ¿Por qué entoces este término? Y sobre todo, ¿por qué esta negación? Veremos lo lejos que este término está de la negación y cuánto, sin embargo, es una forma de lenguaje particularmente eficaz, particularmente significativa.
Sin salir del universo indoeuropeo, fijemos nuestra atención en la cultura india. Se apreciará la existencia de dos términos: "sa-guna" y "nir-guna". Para cuantos lo ignoren, la noción de "guna" es puramente cualitativa; podemos distinguir tres: "satva", "rajas" y "tamas" que permiten darnos cuenta del carácter cualitativo de todo aquello que "es". No nos detendremos en esta triplicidad sobre la que habría mucho que decir, sino sobre la de la dualidad suscitada. Así "saguna" designa todo aquello que está cualificado, todo aquello que es acorde con "guna". "Nir-guna" (donde la partícula "nir" indica privación de) no designa aquello que no tendría cualificación porque todo lo que se manifiesta está cualificado de alguna manera, sino que designa todo lo que trasciende esta noción que está, en efecto, más allá de cualquier cualificación.
Y estamos hablando de algo que es cualquier cosa menos negativo. Aunque en el nombre esté la forma, este concepto permite que nos demos cuenta de un aspecto puramente positivo al margen de la misma dualidad: positivo/negativo. Precisemos que estos dos términos, "sa-guna" y "nir-guna", sirven justamente para evocar el principio (se habla ahora del "saguna-brahma" y del "nir-guna-brahma"). Y aquí cumplimos nuestro objetivo dado que se puede establecer una correspondencia entre la noción de "an-arkia" y la de "nir-guna-brahma".
Pero dejemos el ámbito indoeuropeo, y acerquémonos al universo de los ideogramas. Existe un término chino muy significativo: "wu-wei", que designa el "no-hacer" y que simboliza también el principio. Recordemos el concepto aristotélico del "motor inmovil" que utiliza esta misma terminología negativa para designar el principio. Con Aristóteles volvemos a las bases de la cultura occidental donde este uso de la "vía negativa" ha conocido un desarrollo importante. Así un Dionisio Aeropagita o, más cercano a nosotros, un Johannes Eckhart elaboran lo que se delineará como la teología negativa, acercándose al concepto del "no-ser".
Este uso de la terminología negativa es universal. Todas las culturas lo han utilizado como recurso. Esto permite entender lo inexplicable. Pero ya imagino la pregunta: ¿Qué relación tiene todo esto con la anarquía? Se entiende cómo el recurso a una expresión negativa permita dar a este nombre un contenido sin igual. La anarquía no puede comprenderse como una carencia, una ausencia del principio, sino como una reivindicación de la libertad total más allá de cualquier límite, incluso de aquel que conserve siempre algo de relativo. Si no hay identidad, hay correspondencia entre los diferentes términos "nir-guna-brahma", "wu-wei", "no-ser" y "an-arkia". No ignoramos el carácter sorprendente de tal relación, de tal correspondencia, porque su consideración es interesante para enriquecer el término "an-arkia", que es el origen de la palabra anarquía.

Jean Taismoigne
(Sicilia libertaria) Subir


 

Francia: el Capital oprime,
el Estado reprime

Un nuevo espacio libertario

Ojeada al anarquismo croata

Fanatismo sin eufemismos

La idea de "contrato social"
y sus avatares

 

¿Cómo vivir sin Estado?

Argentina: ¿de la crisis del sistema
a la restauración peronista?

Últimas investigaciones
sobre la memoria colectiva

Sobre la palabra anarquía