PERIODICO ANARQUISTA
Nº 194
    SEPTIEMBRE 2004

 

SECCIONES

  

Portada

 

Nuestro periódico

 

Tablón

 

Números
anteriores

 

Suscripciones

 

Conctacta con nosotros

 

Sitios de interes

 

Documentos
de la I.F.A.

 

 

 

 



[NUESTRO PERIODICO] - [TABLON] - [Nos. ANTERIORES] - [SUSCRIPCIONES] - [CONTACTA] - [SITIOS INTERES] - [DOCUMENTOS IFA]
Portada

Altruismo versus egoísmo

El mundo está lleno de conflictos, pasados, presentes y futuros… más o menos violentos. Conforme aumenta la población éstos aumentan en número y gravedad. Conflictos entre países, entre tribus, entre familias, entre individuos… Por agotamiento una parte claudica. Es el vencido; la otra, la vencedora, no deja pasar la ocasión e impondrá condiciones. Siempre humillantes. La semilla del odio está sembrada. Cada parte toma y daca siempre que la ocasión le sea propicia. En función de sus fuerzas así será la dureza del golpe que aseste.
Las circunstancias, factores o causas que dieron origen a la invasión, agresión, genocidio, en definitiva al acto violento en sí es posible que se remonten a la noche de los tiempos. Otras veces nada tienen que ver con los argumentos o razones que llegan a nuestros oídos a través de los diversos canales informativos. Además, a los protagonistas de las hostilidades tal vez les daría vergüenza explicar cuales son los motivos reales, porque no pocas veces nos repugnarían los motivos esgrimidos. Y así va caminando la humanidad. Unos contra otros. Todos contra todos. Directos al principio. Es decir, a la extinción de la especie.
En nuestro corazón, nuestra mente, nuestra alma de humanos… ¡Qué más da! Dos sentimientos controlan nuestros pensamientos y nuestros actos. Dos sentimientos en continua pugna, altruismo y egoísmo. Podríamos filosofar por toda la eternidad por qué el segundo siempre se ha venido imponiendo al primero y por qué hoy día impera en la mayoría de los seres humanos, siendo el causante del drama que día tras día nos empeñamos en representar -¡paradójicamente!- sobre el más bello escenario que podíamos imaginar. El final del drama es previsible: los actores se eliminarán mutuamente, no sin antes haber hecho trizas el escenario.
Aquéllos seres humanos que en su corazón, su mente, su alma… el altruismo ganó la batalla, fueron y serán probablemente antes del final del drama silenciados, perseguidos, eliminados. Los supervivientes siempre en las catacumbas. Procurando no desfallecer. Soñando con el triunfo de la armonía, la solidaridad y el apoyo mutuo entre todos los seres humanos. Altruismo es la palabra. Altruismo el sentimiento. Altruismo nuestra garantía de supervivencia.

Grupo C. Berneri Subir


La ilusión del democratismo revolucionario
en América Latina

Con la elección de Lula en Brasil, y de Chávez en Venezuela, los movimientos sociales y libertarios se encuentran frente a una situación paradójica: hay sin duda materia para reflexionar sobre nuestra propia situación.

El caso de Venezuela:
chavismo y anarquismo

Los opositores al régimen de Chávez (la derecha, los patronos, etc.) son partidarios de un cambio de persona. Los partidarios de Chávez lo defienden.
Por un lado, la Coordinación Democrática afila sus armas contra el "castro-comunismo" y a favor de la libertad. Por otro, los "chavistas" evocan la amenaza de un "golpe de Estado", de "fascismo" porque "Chávez es el pueblo".
Los anarquistas recuerdan que es importante plantear otras formas de organización social que conduzcan a la desaparicion de esos dos bloques.
La capacidad de realización debe darse al pueblo porque, desde hace un siglo, todas las tentativas de transformación por medio de una estructura estadista han resultado desastrosas. Creer que es posible realizar esos cambios revolucionarios a través del Estado es olvidar la propia lógica. El Estado ha nacido como una forma de realización del capitalismo. ¿Puede un Estado ser anticapitalista, socialista, antiliberal?
Un gobierno de izquierdas es ineficaz porque subordina su acción a las perspectivas electorales, e incluso los grupos más radicales desempeñan un papel de balón de oxígeno frente a los desgastes de la democracia, pero siempre dentro del marco electoral.
La realidad venezolana es una buena prueba: el gobierno limita los movimientos sociales y las luchas con el fin de conciliarlos con las demandas del capitalismo global.
Algunos se exaltan ante el reconocimiento por parte del gobierno de la existencia de un 80 por ciento de personas pobres, de sus necesidades y sus reivindicaciones en su calidad de ciudadanos, pero que saldrán a la calle a hacer valer sus derechos. Porque ¿cuáles han sido los cambios realizados durante estos años de gobierno? Al margen de los discursos ¿cuáles han sido las mejoras?
La realidad es un 20 por ciento (como mínimo) de paro y, entre la población económicamente activa, el 54 por ciento está en la economía informal y se las arregla como puede.
Los anarquistas basan su rechazo en el análisis que hacen del chavismo, que sigue prácticas autoritarias, militaristas, corruptas, demagógicas y de sumisión a los poderes transnacionales que invalidan el discurso aparentemente de izquierdas y de antiglobalización de la "revolución bolivariana".
Los enfrentamientos que existen entre los autoritarios que gobiernan y los autoritarios de la oposición están más relacionados con la conquista del poder y las ventajas personales que con diferentes proyectos sociales. Nosotros debemos poner por delante dos conceptos importantes: autogestión y autonomía.
El gobierno alimenta la amenaza del golpe de Estado para dirigir la atención a otra parte y, mientras desde el 11 de abril de 2002, los sectores más radicales del chavismo han querido alejar más la revolución, las bases se autolimitan para no arriesgarse a dar argumentos a la oposición.
Por ejemplo, en las universidades, los partidarios de Chávez han optado por acciones callejeras de apoyo al gobierno, dejando la universidad a la oposición. De golpe, han perdido un espacio en el que estaban arraigados. Las bases chavistas no han tomado posesión de las fábricas porque no hay organización sindical que las defienda. Los obreros no comprenden el alcance de esta reivindicación, que es más una consigna, bajo la forma de amenaza, de Chávez y no una voluntad política real. Por otra parte, se ha declarado la "inviolabilidad de la propiedad privada".
Sin embargo, hay personas llenas de buenas intenciones en los círculos bolivarianos. A menudo se ha calificado a los anarquistas de contrarrevolucionarios y se ha visto aparecer a los anarco-chavistas, lo que es una impostura.
Por otra parte, los anarquistas de Venezuela reivindican la objeción de conciencia, el rechazo de la instrucción militar en los institutos, etc.

Anarquismo e ilusión democrática
Incluso si se puede defender el mal menor (la democracia contra el fascismo), la situación de América Latina nos lleva a interrogarnos.
¿Cómo es posible que un continente en plena crisis económica pueda dejar a los "comunistas revolucionarios" llegar al poder? Sin duda no estamos ya en los tiempos de los apoyos explícitos a los contrarrevolucionarios de derecha y de extrema derecha, a los generales asesinos, pero de todos modos...
¿No se podría ver en ello una "artimaña" del capitalismo mundial (y estadounidense en particular) consistente en dejar a esos países salir de la crisis poniendo gobiernos de izquierdas y evitando de ese modo las explosiones revolucionarias populares? ¿No es un ese un cálculo maquiavélico dirigido a controlarlo, por la vía electoral, una vez estabilizada la situación? ¿No estamos viendo ya a los dirigentes revolucionarios adaptarse al liberalismo y sus reformas?
Esos partidos en el poder representan (a una escala mayor) nuestra extrema izquierda, y si las ilusiones electoralistas parecen lejanas (fracaso de las listas LO-LCR), podemos preguntarnos cuál es su función en una sociedad cada vez más desigualitaria en la que las víctimas rechazan el sistema de representación electoral. ¿No sirven de precaución democrática al sistema?
La ilusión del democratismo revolucionario se ha visto abatida por la experiencia latinoamericana. Los altermundialistas han llegado a presentarse a las elecciones para dirigir este mundo capitalista. Ninguna voz anticapitalista se ha adelantado, salvo la de los anarquistas. A partir de aquí, la solución es sencilla: o se aceptan nuestras ideas y nuestras prácticas, o tendremos que soportar este mundo todavía durante mucho tiempo (el tiempo al menos de su supervivencia ecológica).

Fred
(Le monde libertaire) subir


La "Filosofía del anarquismo" y su actualidad

El último tercio del siglo XIX y el primero del XX contaron con grandes figuras del anarquismo que desarrollaron la idea hasta alcanzar su plenitud. Si alguno tuviésemos que destacar podríamos centrarnos en tres: el italiano Errico Malatesta ("La anarquía"), el francés Elisée Reclus ("El hombre y la Tierra") y el ruso Piotr Kropotkin ("La conquista del pan"). Pero entre ellos hay una figura importantísima para el desarrollo del anarquismo en el plano de las ideas como es Charles Malato (1857-1938). Esto sin despreciar a otros como Gautier, Faure, Rocker o Nettlau.
De todas las obras de Malato, que fue un gran crítico de las religiones y considerado enemigo del catolicismo con claros ejemplos en la prensa conservadora española, destacaríamos la "Filosofía del anarquismo". Y si destaca esta obra es porque desde sus páginas emana todo lo concerniente a la idea anarquista que hoy, más de un siglo después de ser escrita, sigue guardando una actualidad tremenda. Y esto en un momento histórico para el anarquismo, sobre todo el francés, donde no existía una asociación que cohesionara las actividades del movimiento y donde obras de la envergadura de las de Malato eran eclipsadas por las acciones de los Ravachol, Émile Henry o Sante Caserio.
Malato nos hace un recorrido histórico en su libro desde un posicionamiento anarquista estructurando todo lo que la idea debe o tiene que abarcar. Malato anticipa la victoria de la anarquía pero asegura que los estallidos revolucionarios que se produzcan no llevarán inmediatamente al establecimiento del anarquismo, pues no habría aún suficiente madurez. Aun así el anarquismo debe estar presente, para que influyendo con sus ideas en el período revolucionario, logre la llegada de la sociedad anarquista.
Malato descifra bien la división que hay dentro del movimiento socialista. Distingue a los posibilistas o moderados, a los marxistas o revolucionarios autoritarios y a los anarquistas. No enumera a los independientes, a los que considera susceptibles de avanzar hacia el anarquismo, ni a los blanquistas, seguidores de August Blanqui, que están a caballo entre los republicanos burgueses radicales y los marxistas.
Igualmente hace una lectura del arraigo del anarquismo, y aunque aventura el triunfo de éste en todos los lugares, asegura que en los países latinos su triunfo será más fácil que en los germánicos, donde la tradición autoritaria y estatalista hace mas facil el camino a los marxistas. Es lo que denomina el comunismo a la prusiana.
No perdamos de vista estas palabras tan proféticas de Malato: "El siglo actual será el siglo de Rusia; esto está fuera de toda duda. ¿Y cuál será entonces el fin de la evolución? Esta idea hoy naciente y aún mal comprendida porque la miseria ha embrutecido a las masas: la anarquía (…) Francia está destinada a dar a Europa las primeras nociones de republicanismo, Alemania a organizar el comunismo autoritario y Rusia a que prevalezca la anarquía". Malato nos está anticipando la Revolución rusa. Solo falla en dos aspectos. La Revolución rusa, que sí iba encaminada a la anarquía, es yugulada por los bolcheviques al establecer su dictadura. También en Alemania, que no instaura el comunismo autoritario sino la más terrible de las dictaduras, la nazi, que pone al Estado en el centro de todo. Aun así el comunismo autoritario tuvo una fuerte organización en Alemania y tuvo su oportunidad con la proclamación de la Republica soviética de Berlín en 1919, focos de los levantamiento de Baviera del mismo año, donde hubo una importantísima participación anarquista (nos remitimos a los textos de Landauer), la revuelta de Turingia de 1921 y luego el avance del KPD (Partido Comunista Alemán) frenado por la dictadura nacionalsocialista. No iba pues equivocado Malato, más teniendo en cuenta que Francia sí ha sido escuela de republicanismo.
Otro aspecto que toca, como buen anarquista, es la religión. Y Malato critica todo tipo de credo religioso. Para él las religiones están condenadas a la desaparición en un mundo que camina hacia la ciencia y el librepensamiento. Reproduzcamos aquí algunos párrafos sacados del libro: "El cristianismo se extingue. Nacido en Oriente, jamás ha podido echar raíces allí. El islamismo lo hizo fracasar en África. En Europa y América pierde terreno día a día. (…) El islamismo (…) no puede convenir a las naciones civilizadas. Aún le restan largos días en África y en la India, pero ha de llegar el momento en el que la industria y la ciencia se posesionarán definitivamente del país de las mil y una noches; y este día será vencido el islamismo. El judaísmo no hace prosélitos; muy al contrario sus creyentes lo abandonan para hacerse ateos y librepensadores. Esta religión se extinguirá dulcemente".
También ataca Malato el brahmanismo y el budismo. Si bien hoy no se ha acabado con el credo religioso, lo que si es cierto es que Malato nos da las claves para hacerlo.
El resto del libro toca temas clásicos en el anarquismo como la propiedad, el consumo, las artes, las ciencias, la producción, el amor, la justicia, etc. En todas critica la banalidad burguesa y expone la concepción del anarquismo de todos esos términos. Lo mismo que Proudhon afirma categóricamente que la propiedad es un robo, Malato asegura que cuando la propiedad se universalice y se haga común desaparecerán los ataques contra la misma, pues nadie se roba a sí mismo.
La instrucción y la educación es otro de los temas tratados. Y aquí introduce un dato cuanto menos curioso. Para él la educación se realiza durante toda la vida, por lo que debe estar libre de toda jerarquía. Sin embargo, la instrucción abarca un período de tiempo cerrado y sí necesita una programación, que aun no siendo en desigualdad sí mantiene la dicotomía maestro-alumno. Por entonces en Francia se está desarrollando la experiencia de Paul Robin y el Orfanato de Cempuis, donde Malato tendría una referencia. Igualmente Malato fue una de las figuras que influyó mucho en Ferrer Guardia (eran amigos) y su proyecto educativo de la Escuela Moderna.
El punto más espinoso que toca Malato en su obra es la defensa social y el militarismo. Como buen anarquista, Malato condena las guerras como instrumento burgués. Pero sin embargo considera que la Revolución debe tener una defensa. Esto suscitó críticas en el momento. Pero Malato solo vino a confirmar la idea del pueblo en armas, circunstancia que se plasmaría con mayor claridad en el movimiento majnovista ucraniano de 1918 a 1921 y en la Revolución española de 1936 a 1939.
La obra de Malato es muy sencilla. Quien se acerque a ella comprobará que no es una de esas obras voluminosas que nos dejaron Bakunin o Kropotkin. Pero es, sin embargo, una obra intensa y que llena y sobre todo nos acerca al anarquismo. No nos va a hacer unos eruditos de la idea pero sí nos hace sentirnos próximos a la misma.

Julián Vadillo Subir


Homenaje a las víctimas del franquismo

El día 17 de julio y coincidiendo con la efeméride del alzamiento militar fascista, la Confederación Nacional del Trabajo de Guadalajara y el grupo Nestor Majnó de la Federación Anarquista Ibérica, organizamos en el cementerio de Guadalajara un acto homenaje a las víctimas del franquismo.
En el cementerio de Guadalajara existe una fosa común de combatientes antifascistas. Hasta el año 1980 estaba tapiada y durante la larga noche de la dictadura los familiares de aquellos muertos pasaban penalidades para poder acceder a ese recinto. En el año 1980 el muro que separaba la fosa del cementerio fue derribado y los familiares de los fallecidos suscribieron un pequeño monumento en el que se rinde tributo a aquellos que cayeron por la causa de la libertad, entre ellos numerosos miembros de las organizaciones que convocaban este acto.
Intervino un compañero, que remarcó que lo que se estaba realizando era un acto histórico, pues era para recordar el pasado. Insistió que durante el período de la Transición hubo muchos que quisieron recordar pero otros se empeñaron en olvidar. Esto nos lleva a que hoy en la ciudad de Guadalajara todavía quede una estatua de Franco, otra de José Antonio, un hospital se llama Ortiz de Zárate, una plaza de los Caídos y numerosas calles todavía con nombres de miembros de la reacción. Esto lo podemos engarzar a la batalla que tanto la CNT como la FAI de la provincia llevamos manteniendo desde el pasado mes de octubre para que desaparezca tales figuras y nombres de las calles alcarreñas.
Pero si algo podemos destacar del acto fue la participación en el mismo de viejos combatientes de la Guerra Civil y de la Revolución española, que con sus vivencias hicieron un poco más nuestro ese pasado que tantos se empeñaron en olvidar. Antes del acto nos contaron la crueldad de la represión franquista y el mal trato que recibieron los familiares de las víctimas. Durante el acto nos acercaron un poco a sus vivencias personales y a los entresijos de la guerra. Es digno de mención el hecho de que uno de los asistentes era comunista y otro de ellos anarquista. Coincidiendo en muchas cosas de las penalidades y lo mal que les han tratado todas las administraciones, nuestro viejo compañero anarquista Pedro Marcos Centenera no quiso dejar pasar la oportunidad de referir que una de las causas de la derrota de la guerra para la República fue el empeño comunista por establecer las jerarquías y la militarización. Entre las risas de los asistentes, Cubero, el viejo comunista, reconoció el error asegurando que los únicos que dieron siempre la cara fueron los anarquistas y la CNT.
Con este ameno debate, depositando un ramo de flores rojas con un lazo rojo y negro y entonando A las barricadas despedimos el acto, que contó con la asistencia de varias decenas de personas, incluidos compañeros de los grupos anarquistas y de la CNT de Madrid, Torrejón y alrededores, así como familiares de los allí enterrados, que por sus ideas se vieron con la obligación de estar presentes para honrar la memoria de todos aquellos que hace hoy ya más de sesenta años lucharon por un mundo mejor y mucho más justo. Nosotros hemos de seguir recogiendo sus frutos.

CNT-Guadalajara
y grupo N. Majnó Subir


¡"Trabajadores invitados" del mundo, unios!

El movimientos de los trabajadores debe desarrollar nuevas estrategias para hacer frente a una realidad que se hace cada vez más patente a nivel internacional.
Las naciones ricas utilizan cada vez más fuerzas de trabajo de salarios bajos procedentes de los países del Tercer Mundo, a los que conceden el estatuto de "trabajador invitado", lo que no permite a éste prácticamente ni sindicarse, ni hacer huelga ni siquiera renunciar sin riesgo de ser deportado a su país de origen. El resultado es que esos trabajadores deben hacer lo que se les diga o arriesgarse a ser conducidos a la frontera y quizás a morir de hambre.
Para los patronos, estas situación sirve a tres objetivos principales. En primer lugar, ese estatuto impide a los trabajadores invitados afiliarse a un sindicato y luchar por unas condiciones mejores de trabajo. Los patronos salen siempre beneficiados pagando a los trabajadores invitados mucho menos que a los "nativos". Aunque en la mayor parte de los casos las leyes sobre el salario mínimo y otros derechos del trabajo cubren técnicamente a los trabajadores invitados, el miedo y la realidad de la deportación y de la pérdida de sus posesiones son tan fuertes que la mayoría no se atreve a quejarse de las horas extra impuestas o de las condiciones de trabajo. Cuando los trabajadores invitados exigen el pago de las horas trabajadas, sus empleadores pueden comprobar fácilmente si ha expirado su visado. Por tanto, los empleadores no se molestan en tratarlos con el mismo respeto porque no son ciudadanos y tienen pocos derechos.
En segundo lugar, el estatuto debilita a los sindicatos ya existentes y a las fuerzas de trabajo en esos países. Esos trabajadores, difíciles de sindicar, hacen el trabajo que podría realizar un afiliado. Es difícil para ellos sentirse afectados por las leyes sobre el salario mínimo o por las condiciones de seguridad e higiene en el trabajo. Son especialmente vulnerables durante los períodos de recesión económica. Por ejemplo, en Corea del Sur, uno de los principales participantes en este juego, han sido deportadas 27.000 personas o han huido "voluntariamente" del país entre octubre de 2003 y febrero de 2004, en plena crisis gubernamental. El gobierno trata de deportar aún a 120.000 más.
La tercera razón es la más peligrosa: el estatuto divide a la clase trabajadora. Los trabajadores originarios del país pueden acusar fácilmente a los extranjeros de sus problemas, en lugar de ver el juego de los capitalistas, que son los que han creado el problema. A la vez, los trabajadores del Tercer Mundo se sienten frustrados cuando oyen a los sindicatos de esos países afortunados decir que los trabajadores invitados quitan el trabajo a los nativos. Si los sindicatos conservadores pudieran, no existiría jamás la posibilidad de vivir y de beneficiarse, aunque fuera temporalmente, de los salarios relativamente elevados ofrecidos en los países más ricos.
Entre los más terribles participantes en ese gran juego de los trabajadores invitados, está el Oriente Medio, y más particularmente Arabia Saudí, una de las peores dictaduras del mundo. Más del 25 por ciento de sus residentes son trabajadores invitados, que vienen sobre todo de países musulmanes como Bangladesh, Pakistán o Indonesia. Son a menudo maltratados y se encuentran ante el doble problema de vivir en un país que podría deportarlos a la vez que tienen cada vez menos derechos que los ciudadanos que viven bajo una monarquía fundamentalista y brutal. En otro Estado petrolero, Kuwait, representan el 63 por ciento de los residentes, es decir, más de la mitad de la población de esta monarquía apenas un poco menos fundamentalista, y que los americanos han salvado de la anexión a Iraq.
Un país de Oriente Medio con trabajadores invitados no musulmanes, Israel, cuenta con gente de Tailandia, de Filipinas, de Rumania y de China. Como se impide a los árabe-palestinos trabajar en Israel, los empleadores se han decidido a utilizar a estos otros trabajadores, que son una fuerza de trabajo poco gravosa y sobre todo menos amenazadora para ellos. La situación crítica de esas gentes en Israel es ignorada por los radicales en Israel-Palestina y el mundo entero, que parecen preocuparse únicamente de los problemas palestinos. Pero para lograr el progreso sobre el terreno, debemos hacer el esfuerzo de ver hasta qué punto están todas esas cuestiones interconectadas.
Podría muy pronto haber un culpable a gran escala: los Estados Unidos. El presidente Bush está preparando un proyecto de inmigración que abriría la vía a un aumento del número de trabajadores invitados, y que permitiría la prioridad de los trabajadores de América Latina para trabajar en los Estados Unidos sin hacerse ciudadanos. Si ese proyecto se aprueba, los Estados Unidos podrían seguir el mismo camino que Oriente Medio.
Si el movimiento de los trabajadores en general y el movimiento radical en particular quieren ponerse al día sobre esta cuestión, hay que encontrar nuevos medios para que los trabajadores invitados se organicen. Es necesario también encontrar los medios para apoyarlos si quieren tratar de resistir.
Los trabajadores nativos tienen maneras muy diferentes de percibir a esos trabajadores. En Corea del Sur, los miembros del sindicato KCTU (Confederación Coreana de Sindicatos) se manifiestan solidariamente con el sindicato de los trabajadores invitados (ETU-MB, Rama de los Trabajadores Emigrados del Sindicato Igualitario) en contra de las deportaciones. Por el contrario, en África del Sur, los nativos y los sindicatos se rebelan en contra de los que vienen de otros países de África.
Por todo eso, nuestro deber es hacer conocer a la comunidad y a los demás trabajadores la terrible situación de nuestros compañeros. Pero estos constituyen un número suficiente para organizarse. Muchas economías del mundo no podrían sobrevivir en su forma actual sin ellos. Hay que poner en marcha nuevas formas y métodos de sindicalismo revolucionario para combatir esta situación que nos ha legado la globalización capitalista.

John Kalwaic
(Industrial Worker) Subir


Bolivia: Dirigentes buscan dirigidos
disciplinados y en buen estado

A veces pareciera tratarse de una risotada lúcidamente surreal y que se llamó Bolivia; pero lo que sucede es que la realidad boliviana es el resultado de la convivencia, sobre un mismo escenario, de los elementos emergentes que compondrán el nuevo mundo y las ruinas de un modelo agotado: y que se entienda bien, agotado para los unos y los otros; es decir, para aquellos dirigentes que dan vueltas alrededor del juego del poder. Y de los poderosos. Los de verdad: el poder corporativo de un lado y el poder social, enfrente.
Así, en esta Bolivia que en su propio proceso de cambios aparece como uno de los países más convulsionados del continente, es, por lo mismo, uno de los epicentros no ya de la resistencia contra el modelo globalizador, sino de la búsqueda de una forma socio-política donde quepamos todos. Esto, en uno de los países más diversos y complejos de Latinoamérica, cultural, étnica, biodiversidad y geográficamente.
Para los movimientos sociales, el proceso de acumulación de fuerza social y experiencia de autoorganización, demandará aún, algún tiempo más y durante ese tiempo todavía será posible observar la convivencia de las ruinas de las formas políticas, sociales y culturales de viejo cuño, junto con las formas emergentes que se gestan en el seno de la sociedad.
Es por ello que, casi como si fuera una comedia del absurdo, observamos a dirigentes "sociales" buscando desesperadamente su tropa de dirigidos: cuanto mayor poder de convocatoria demuestren, la lógica indica que mayores recursos económicos podrán captar.
El Chapare es un caso ejemplar, en ese sentido es vox populi que Repsol (propietaria de varios pozos en el bloque Sécure del trópico cochabambino) dona 200.000 dólares a las Federaciones cocaleras como "protección" para garantizar la seguridad de su infraestructura.
Otro ejemplo es el pacto COB - NFR (Central Obrera Boliviana - Nueva Fuerza Republicana). Esta tienda política está acaudillada por Manfred Reyes Villa, un ex-capitán del ejército y edecán del último dictador boliviano. Un vídeo muestra al segundo hombre de la COB, Luis Choquetilla, proclamando al líder de la NFR, Manfred Reyes Villa, como Presidente de la República, durante un acto que se habría realizado en Cochabamba.
El vídeo probaría la existencia de un acuerdo formal entre la COB y la NFR, con el objetivo de realizar de manera conjunta, medidas de presión que provoquen un vacío de poder y justificar un alzamiento militar (casi improbable) o bien, el llamamiento anticipado a elecciones presidenciales con la COB como aparato de propaganda de la NFR.
Si bien todos aquellos dirigentes (más políticos que sociales y más cerca del caudillismo de "dictadorcillos bananeros" antes que de la ética y generosidad de los luchadores sociales) exhiben la "chapa" de ser los "padres" de la insurrección de octubre de 2003; la realidad muestra que estos dirigentes, después de aquel octubre, han tenido que soportar varios fracasos de convocatorias a huelgas, bloqueos, manifestaciones, etc., que si bien alcanzan -sobre todo los bloqueos-, para convulsionar por partes el país y generar una inestabilidad socio-política, la ausencia de las bases a las convocatorias (hecho reconocido por los propios dirigentes) ha comenzado a causarles temor a ellos mismos.
¿Por qué? Simple: comienza a quedar al desnudo que Octubre de 2003 se hizo espontáneamente, sin dirigentes que, invariablemente, reaccionaron tarde, cuando la gente estaba en las calles.
Octubre fue hecho por la gente y su rabia de tanta postergación y tantas oportunidades que nunca llegan; fue la gente y su indignación por la masacre y tantos muertos en medio de la violencia criminal del gobierno de Sánchez de Losada y Sánchez Berzaín (ex-abogado de notorios narcotraficantes del país); fue la gente y su hartazgo ante la fabulosa estafa que se estaba a punto de ejecutar: exportar miles de millones de dólares en gas a México y EE UU, para que queden en Bolivia apenas unas pocas decenas de esos millones y para seguir cocinando a leña o carbón; para nunca tener energía eléctrica ni, tampoco, un lugar en el mundo.
Octubre brilló por la ausencia de dirigentes y por esa calidez humana que brota en el fragor de una lucha solidaria, sin ambiciones de tomar el poder, apenas con la esperanza de tomar la vida. Los dirigentes fueron absolutamente sorprendidos y sobrepasados por los hechos.
Veamos: Evo Morales, líder de las federaciones de campesinos cocaleros y máximo dirigente del Partido MAS, estaba de viaje en el exterior. Retornó al país cuando la ciudad de El Alto ya se había alzado.
Jaime Solares, ex-torturador y soplón de la última dictadura y máximo dirigente de la COB, declaró la huelga general indefinida un día después de que los mineros de Huanuni (mina de propiedad del ex-presidente defenestrado Gonzalo Sánchez de Losada) hubieran decidido marchar sobre la ciudad de La Paz.
El Mallku Felipe Quispe, fue desbordado por los propios campesinos aymaras cuando el ejército asaltó a sangre y fuego la comunidad de Warisata. Nadie en el altiplano esperó ninguna orden de movilización: se plantearon la acción directa y la resistencia activa contra un gobierno que había tomado la decisión de gobernar a balazos.
El levantamiento de El Alto, tiene que ver con la indignación de la gente (muchos de ellos, de origen aymara que emigraron a centros urbanos) y con el gran trabajo social y cultural realizado desde las juntas vecinales de aquella ciudad y no con ninguna convocatoria de Roberto de la Cruz, dirigente máximo de la Central Obrera Regional El Alto.
Estos "dirigentes", en verdad, han sido "fabricados" por los gobiernos de turno y por los medios de comunicación, que precisan de voceros oficiales.
En este sentido, fueron más una necesidad mediática antes que los principales actores emergentes de una realidad nueva: representan los vestigios de la vieja forma de hacer política de la COB.
(...) la "forma COB" de hacer política está en una crisis irreversible, haciendo necesario, por tanto, imaginar y desplegar otros dispositivos organizativos, que (...) permitan procesos de resistencia más efectivos a los poderes dominantes. (...) la COB ha mostrado escasa capacidad para "reinventarse" en el contexto del nuevo modelo económico, y por el contrario ha insistido en su tradicional estilo de lucha de enfrentamiento, aunque absolutamente debilitada en su base social y sus organizaciones de base. (...) De este modo, tanto en abril de 2000 como en octubre de 2003, la COB en ningún caso fue un organismo articulador de las demandas sociales, como en coyunturas pasadas, sino un actor más de una suerte de "federación de movimientos sociales que se unen para lograr un objetivo común", como señala Juan Perelman. (Carlos Crespo F., La Crisis de la forma COB de hacer política).
La "sociedad del espectáculo" los requirió y allí estuvieron ellos, en "la búsqueda furiosa" de bases "sociales" para alquilar como ejército de "desestabilización" política o de protección de intereses.
Enumeremos :
-marchas de la COB a las que asisten apenas uno o dos centenares de personas (la "vieja" COB movilizaba a decenas de miles de obreros);
-una huelga general indefinida que solo acató la Federación de Maestros (último bastión trotskista) ;
-una marcha sobre La Paz desde el Altiplano que reunió -siempre
según cifras de la COB- entre 7.000 y 10.000 personas, cuando se esperaba, al menos, el triple de manifestantes;
-el paro de El Alto, que fue un pulso entre dirigentes de las Juntas Vecinales y de la COR y que resultó un fracaso (según los propios dirigentes vecinales, el paro con bloqueo -que era el comienzo de la guerra total y la continuación de Octubre- tuvo un seguimiento del 30 por ciento; la COR, que también había convocado, tras el fracaso declaró que ellos solo habían apoyado moralmente la medida).

Todo ello ha llevado a Solares a decir: "hay que concientizar a las bases para que apoyen nuestras medidas", sin plantearse que lo que sucede es que ellos mismos, como caudillos-dictadores, no tienen poder ni capacidad de convocatoria, sea en el seno de los movimientos sociales o en el común de la gente.
Si el paisaje actual aparece ante nuestros ojos como surrealista, es por esa convivencia de lo nuevo y emergente y lo viejo y patético, que ha copado el escenario social.
Sin embargo, la factura es aún más pesada para estos dirigentes: todos ellos enfrentan profundas divisiones en el seno de las organizaciones.
El partido de Evo Morales, sufrió una fractura en El Alto; además de una fuerte disputa entre su máximo dirigente y su segundo (Filemón Escobar) que dejó a esta tienda política virtualmente sin senadores (posee 8 en total, Escobar incluído) y generó una división en el campesinado no-cocalero; esto sin mencionar el distanciamiento que los sectores indígenas vinculados al partido, le han impuesto por considerar que son marginados dentro de las propias filas.
No le va mejor al Mallku, quien ve su liderazgo menguado en la Central Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia acusado de no respetar las decisiones de las asambleas de base y de corrupción en el manejo de fondos comunitarios.
Jaime Solares (COB) ha sido desconocido por varios gremios, sobre todo en la propia Federación de Mineros, hoy revitalizada por el alza internacional de precios de los minerales en general, que ha provocado una reactivación de la industria y la consiguiente generación de empleo, con la contratación de mano de obra cualificada que ha elevado el número de mineros activos de 3.500 a 14.000.
Sin embargo, la vieja forma de hacer política al "estilo COB" es segregacionista, pues deja fuera de su esquema una serie de factores que le han granjeado una gran impopularidad: el primero de estos factores, tal vez el más sensible para los más pobres, es el tema de la "canasta familiar" (cesta de la compra), cuyos precios trepan por las nubes ante cada bloqueo indefinido de carreteras, a consecuencia del desabastecimiento ("asegurar el pan a las familias de trabajadores durante las huelgas", planteaba en La conquista del pan, P. Kropotkin, hace un siglo).
Otro factor que no está integrado en la vieja forma COB de hacer política son los derechos indígenas y la consiguiente mercantilización de la naturaleza y de la biodiversidad que dentro de apenas 3 o 5 años, será otro gran foco de conflictos para Bolivia.
Por último, otro de los factores importantes no integrado, es la exclusión de una importante capa de la clase media, cuyos piquetes de huelga de hambre durante las jornadas de Octubre de 2003, fueron decisivos para dar el último empujón al gobierno criminal de Sánchez de Losada.
Esta clase media, ve con buenos ojos un cambio de las relaciones sociales y políticas pero no forma parte de ninguna organización social ni se siente representada por ningún sector político, y menos por tan caudillescos dirigentes.
Del otro lado, las autoorganizaciones sociales, nucleadas alrededor de "coordinadoras" (del Agua en Cochabamba en 2000 ; la del Gas ahora, etc.); o bien, las redes asociadas como el Grupo de Apoyo a los Movimientos Sociales (GAMS), están planteando un nuevo mapa social donde los partidos políticos (MAS y otros) y las viejas organizaciones tradicionales (COB, Centrales campesinas, etc.) con discursos de hace 30 años y metodologías pasotas, parecen no querer dar la cara frente a la historia, cuando pretenden ser la cabeza de este despertar social inédito sin percibir que la gente, el pueblo, ha asumido su destino con voz propia.
La acción popular desborda a las propias organizaciones y en el camino, producto de las experiencias vividas, iremos encontrando nuestro propio proyecto social pero sabiendo todos, desde ahora, que la voluntad no volverá a ser delegada.
La autogestión se yergue sobre un difuso horizonte que los viejos aprendices de brujos, persisten en mantener oscurecido, nublando el camino de la libertad...

Quilombo Libertario Subir


¡Libertad para António Ferreira de Jesus!

Descendiente de una familia portuguesa económicamente pobre, António Ferreira de Jesus, de 63 años, fue forzado desde pequeño a sufrir las peores miserias causadas por una sociedad basada en la opresión y la explotación del hombre por el hombre.
Disconforme con la iniquidad social a la que fue sometido, pone en práctica su rebeldía y es secuestrado a los 17 años de edad por el Estado fascista. Sufre los peores horrores durante años en prisión. Aprovecha el tiempo para leer, estudiar por sí solo y tomar mayor conciencia de sí y del mundo que le rodea.
Una vez fuera de la prisión con muros, fue secuestrado tres veces más, tanto por el Estado fascista como por el Estado democrático.
Cuando la conciencia del sentimiento de dignidad es superior al miedo a la represión de los privilegiados -la clase dominante- jamás podrán detener al individuo y, en ocasiones, se produce la revuelta hasta las últimas consecuencias...
De los delitos de que lo acusaron y condenaron, sobresalen las expropiaciones a la clase dominante y un asalto al centro de exterminio "Prisión-escuela de Leiria", después de que en ella le fueran robados años de su vida. Siendo la última condena, sin pruebas y llena de irregularidades y violaciones a las garantías procesales, referente a un proceso rocambolesco del secuestro de un traficante de heroína.
Antonio lleva cumplidosmás de 40 años de cárcel, y es considerado por la Dirección General de Servicios Penitenciarios como uno de los presos más peligrosos de Portugal. Peligroso porque no se deja degradar por el sistema; peligroso porque defiende su dignidad; peligroso porque jamás se dejó amordazar; peligroso porque es una voz valiente en confrontación abierta y, por eso, incómoda para el sistema; peligroso porque es solidario con sus compañeros de cárcel en luchas contra el sistema, siempre en primera línea, en todas las prisiones por las que ha sido forzado a pasar; peligroso porque valientemente denuncia las violaciones de los derechos humanos y corrupciones por parte de los carceleros. Por tener una conducta correcta en el sentido de la salvaguardia de la dignidad del individuo, ha sido objeto de feroz persecución por parte del sistema, sufriendo constantemente terribles castigos y amenazas de muerte además de varias tentativas de asesinato.
António, poco conocido fuera de los muros de las prisiones, afable con los oprimidos, rebelde con los opresores, es una persona con P mayúscula y compañero en la verdadera acepción del término. Autodidacta, de fuerte carácter, con una extraordinaria e indomable voluntad, totalmente alérgico al dominio, continúa resistiendo a someterse al sistema.
Por mala fe del sistema, hasta ahora ningún tribunal le efectuó el cúmulo jurídico (refundición de condenas). O sea, que las condenas sean reducidas a una única, conforme dice la ley. Cuando termina una condena, comienza a cumplir otra; y cuando acaba ésta, comienza a cumplir otra y así sucesivamente, en flagrante violación de las reglas del propio ordenamiento jurídico portugués.
Antonio se encuentra en una situación jurídico-penal peor de quien ha sido condenado a cadena perpetua. En Francia, por ejemplo, el condenado a perpetuidad, después de cumplidos unos 18 ó 20 años de prisión, tiene la posibilidad de salir. En Portugal, tierra de las "blandas costumbres", existen en las cárceles individuos que sufren una cadena perpetua encubierta, pese al hecho de ser uno de los primeros países europeos en abolir la cadena perpetua y la pena de muerte.
António, en Portugal, recibe apoyo de la Asociación Contra la Exclusión para el Desarrollo (ACED) y de la Cruz Negra Anarquista (CNA-ABC) de Almada. Es urgente que la solidaridad sea de ámbito internacional para presionar a quien competa el cumplimiento de su propia ley.

Grupos portugueses de la FAI


Carta al presidente de la República Portuguesa

Considerando que António Ferreira de Jesus, prisionero en el establecimiento penitenciario de Vale de Judeus, Portugal, se encuentra en una situación jurídico-penal totalmente irregular y que constituye una flagrante violación de los derechos humanos, tanto por su situación jurídica como por los tratos recibidos por parte de la dirección y del personal del centro, exigimos que sean restablecidos sus derechos de inmediato y sea puesto en libertad, respetando sus derechos jurídicos y humanos.
De la misma forma, y sabiendo que António Ferreira de Jesus corre un grave peligro de muerte dentro del centro penitenciario Vale de Judeus, exigimos que sea de inmediato trasladado a otro centro penitenciario en previsión de males mayores hasta que sea restablecida su total libertad y, por lo tanto, su dignidad como ser humano.
Esperamos que su respuesta sea la acertada como persona y por lo tanto como ser humano.

Comité Peninsular de la
Federación Anarquista Ibérica

8 de julio de 2004 Subir


Releyendo a Kant

Ese gran siglo XVIII, del que somos todos hijos y que nos aplasta aún hoy por la inmensidad de sus concepciones, ha sido el siglo humanitario y ateo por excelencia. Afirmó al hombre y negó a Dios.

Bakunin

Kant es, probablemente, uno de los filósofos más importantes de todos los tiempos, creador de la filosofía trascendental, dirimió de una vez por todas las disputas que enfrentaban al racionalismo con el empirismo.
Hombre de vida tranquila, nació en Königsberg en 1724, y allí murió en 1804. Su existencia no tuvo nada de extraordinaria: sobrio de costumbres, de vida metódica, y dedicada al estudio, solamente una vez en su vida salió de su ciudad natal y, desde luego, nunca se casó. Pero detrás de esta aburrida cotidianeidad se esconde un alma profundamente imbuida por los ideales de la Ilustración (su texto ¿Qué es Ilustración? es un referente ineludible para comprender este período). Podríamos afirmar que su talante era pacifista, antimilitarista, e incluso se ha dicho que su obra Hacia la paz perpetua inspiró a quienes fundaron la Sociedad de Naciones (predecesora de la ONU) ya que propuso un mundo en que las fronteras estatales fueran evaporándose mientras los hombres se sentirían cada vez más ciudadanos del mismo mundo.
Este ideal cosmopolita, como todo pensamiento, se fragua en unas coordenadas espacio-temporales. Metafóricamente podríamos imaginar "la historia de las ideas" como la vida en una selva, quizás sus habitantes no siempre estén bien avenidos, pero su supervivencia implica la convivencia. Las ideas se originan en un contexto en interconexión con otras, no surgen ex nihilo, de la nada. Los pensamientos no se dan aislados. Todo pensamiento surge en un entorno donde las ideas crecen, fructifican, se enriquecen y a veces, también, se debilitan. Nadie piensa solo, se piensa en la Sociedad: se filosofa, se construyen teorías científicas, se investiga, se crea... instalado dentro de una sociedad aunque esto no suponga determinismo absoluto, tan sólo cierto condicionamiento y algunas herencias. Siempre se piensa en comunidad y Bakunin no es una excepción. Su pensamiento se desarrolla en el caldo de cultivo del kantismo.
El padre del anarquismo, que leyó en su juventud al filósofo alemán, recupera elementos esenciales de la tradición kantiana, sirva de ejemplo:
-La importancia que ambos pensadores dan a un concepto que es la piedra angular sobre la que sustenta toda la política kantiana y anarquista, a saber: la libertad. Libertad no en cualquier sentido. Para el filósofo ilustrado ésta incluye, en sí misma, otras cualidades humanas, como la igualdad y la autonomía o la capacidad que los hombres tenemos de disponer sobre nosotros mismos. Es decir, ser libre implica ser independiente en el sentido de no ser obligado por otros, consiste en la cualidad del hombre de ser su propio señor y amo. Vivir sin servilismo, ser dueño de uno mismo es una cualidad que se encuentran ya incluida en el principio de la libertad y no se distinguen de ella. Se da, por tanto, una relación directa entre la libertad del hombre en cuanto hombre y la capacidad de ser dueño de uno mismo. Para Bakunin la libertad, también, es autonomía y solidaridad, una libertad solitaria o dependiente no tiene sentido para el anarquismo.
-El principal obstáculo con los que se encuentra el ser humano para poder ser libre es el de dejarse guiar por otros, abandonando la autonomía propia de cada hombre, cayendo en un estado de tutelaje, esclavitud y dependencia con respecto a los demás. Creando ligaduras y quedando por esta situación atados, en un estado de incapacidad, que les sujeta, amordaza e impide escapar. Para poder lograr la libertad, para alcanzar la deseada "mayoría de edad" Kant propone y reclama como necesario no obedecer sino razonar. La tarea de ser hombre, de ser sujeto libre compartido con todos exige suprimir todo lazo de dependencia, toda relación de dominación y toda instancia de poder que sean un obstáculo para la propia realización. Esta proclama ilustrada es plenamente compartida por Bakunin, para el que el hombre es libre dándose a sí mismo sus pautas y normas de acción, que emanan de su propio yo. El humano libre es autónomo en el sentido kantiano del término. Un mundo de privilegios, explotación y dominio supone, desde la doctrina ácrata, una asignatura pendiente con los valores ilustrados.
Huelga decir que no pretendemos buscar antecedentes ilustres del anarquismo -¿para qué?-. Desde luego Kant y Bakunin no son lo mismo. Tan solo nos unimos a las celebraciones de recuerdo a este filósofo. En este año se conmemora el bicentenario de la muerte del pensador de Königsberg, con estas líneas nos sumamos a los homenajes, utilizando sus propias palabras: "No cabe confiar en que los reyes filosofen o esperar que los filósofos lleguen a ser reyes, pero tampoco hay que desearlo, porque detentar el poder corrompe inexorablemente el libre juicio de la razón".

Elena Sánchez Subir


Erich Müsham

En la pasada noche del 9 al 10 de julio se cumplieron 70 años del asesinato, por parte de los esbirros nazis, del poeta anarquista Erich Müsham. Reproducimos a continuación tres documentos: el primero es la reseña biográfica que apareció en "La Revista Blanca" del 10 de agosto de 1934; el segundo está sacado del boletín "Información para el militante CNT-FAI" publicado en 1937, que cuenta parte del calvario de Kreszentia, la compañera de Müsham, que huyó de la barbarie nazi para caer en las garras de la dictadura bolchevique (finalmente pudo escapar en 1956); el tercer documento es la traducción de la canción satírica "Der Revoluzzer", dedicada por Müsham a la socialdemocracia alemana.

Erich Müsham representa a esos singulares poetas e intelectuales que viven el movimiento revolucionario y que, al empeñarse las grandes batallas, entran valientemente en ellas.
Unas líneas apenas en los periódicos, una palabras escuetas de TSH [telegrafía sin hilos]: Ha muerto Erich Müsham.
En la siniestra mazmorra del infierno hitleriano, en uno de sus campos de concentración, permanecen los que no quieren inclinarse ante el ignominioso régimen dictatorial. Y allí acaba de aparecer ahorcado Müsham.
La lista de los mártires libertarios acaba de enriquecerse con el nombre de Müsham.
La misma noche que se quemó el Reichstag fue detenido Müsham, como muchos otros trabajadores e intelectuales revolucionarios, siendo conducidos al campo de Sonnenberg.
A partir de los primeros días de noviembre de 1933, el servicio informativo de la Asociación Internacional de Trabajadores lanzó un llamamiento al mundo proletario e intelectual para protestar contra la detención arbitraria del valiente luchador de la revolución bávara.
Oranienburgo. Leed la obra de Gerhard Seger y conoceréis el infierno hitleriano. Pero ¿qué significan tantos documentos acusadores ante un mundo indiferente, que padece la psicosis de la guerra, de la dictadura y del fascismo?
Oranienburgo es un lugar siniestro, inquisitorial. Es una cripta tormentosa. Allí sucumben los que, animados por el ideal que informó su vida, reivindican ese mismo ideal no queriendo ser renegados, aunque frente a ellos, desarmados, tengan el terror del déspota.
Müsham era uno de esos hombres. Intelectual, poeta y dramaturgo, vive la intimidad del movimiento revolucionario, le ofrece su saber y ocupa su puesto en el combate.
Para Müsham fue Oranienburgo un calvario nuevo. Tuvo que ir repetidas veces al hospital. Padeció horribles torturas. Quiso un día escribir a su compañera y le rompieron las lentes.
Sus verdugos le obligaron a cavar su propia fosa. A tan macabra escena siguió un simulacro de ejecución. Unos esbirros dispararon por encima de la cabeza de la víctima.
Le obligaron a cantar el himno hitleriano Horst Wessel; pero Müsham no era un resignado y, en vez de cantar lo que querían los sayones, cantó La Internacional.
Le rompieron las muelas a culatazos. Grabaron en su cabeza una monstruosa cruz gamada.
A los diecisiete meses de sufrir vejaciones y atentados, aniquilado por la ferocidad de sus verdugos, a los que despreció en todo momento, ha dejado de vivir el que soñaba con una vida libre para todos los hombres.
Nació Erich Müsham en Berlín el 6 de abril de 1878. Su padre ejercía la profesión de farmacéutico y era senador. Quería el padre que el hijo fuera también farmacéutico. Le hizo estudiar en Lübeck. No se conformó el hijo con la iniciativa del padre. La poesía tenía muchos más atractivos para él que la farmacia.
Ya se manifiesta en el estudiante el instinto libertario y rechaza la disciplina escolar. Lo que no permiten los reglamentos es lo que se empeña en hacer.
Nadie repara en la riqueza vital de aquel temperamento precoz agitado y torturado que va creciendo poético. Se ve contrariado en su vocación por la familia y los maestros. La poesía es un contrabando ajeno al deber para sus familiares y profesores. Persiste Erich en hacer lo que le prohíben. Queda declarada la guerra entre el conformismo y la inquietud.
Lanza el escolar una publicación de carácter socialdemócrata. Sus camaradas arden de inquietud siguiendo la obra de Erich Müsham y el bravo revolucionario es expulsado del centro docente.
He aquí unas palabras de Franz-Wilhelm Seiwert sobre Erich: "Procede Müsham de ese pueblo sin reposo, del pueblo que va errabundo de un lugar a otro, de ese pueblo que dio un salvador, unos profetas, sabios astrónomos, médicos y matemáticos. Procede de una familia de la aristocracia judía".
Pero Müsham va al pueblo y no para adular a nadie. Quiere, por el contrario, estimular el espíritu de insurrección adormecido por siglos de servidumbre. Desprecio hay en sus palabras contra el conformismo.
"Si os vuelvo a encontrar en mi camino, camaradas de cobijo; si vuelvo a veros por ahí, Francisco y Juan, si os encuentro de nuevo, puesto que sois el pueblo miserable y conformado, os escupiré en la cara como si fuerais perros".
Así maltrata a los que ama. Tiene Erich treinta años. Sufre horriblemente viendo que la insurrección no agita el corazón de los miserables para redimirse. Siente coraje y rabia viendo que no existe conciencia revolucionaria en los maltratados, en los explotados.
Templa Müsham su espíritu en la vida amplia y libre, a lo largo de todos los caminos. Se refina su sensibilidad a través de Francia, de Suiza, de Italia. Se fortifica su convicción libertaria. "Siente deseo ardiente -dice un biógrafo- de luchar y atacar en todas partes. Forja su idealidad revolucionaria y no se ve comprendido. Grita, insulta. Ridiculiza a los que más estima. De sus labios cuelga el sarcasmo. Con profusión lo usa. Y nunca es pesimista cerrado ni misántropo".
Hacia 1909 se establece en Múnich. Trabaja. Escribe poesía y obras de teatro. No halla editor. Como poeta grita su convicción rebelde, sus odios, sus ideales. Pensador y escritor de recio temple; pero antes que nada es un revolucionario, un hombre de acción.
Desea pelear. Busca ocasión de renovar su lucha cotidiana. Insulta a los orondos burgueses. Se burla de ellos. Su verbo irónico es un látigo en acción.
"¿Oyes, burgués, el gusano que se ceba en los muertos? Atraviesa la selva y vence a la piedra. En las horas tempestuosas hace que se despierten las osamentas del pueblo dolorido. La postrera escena es una danza fúnebre y esa danza es la que te lanza al más allá con capital e intereses".
Como hombre de acción es organizador del proletariado más humilde: vagabundos descalzos, bohemios, lo que llama la burguesía asesinos y ladrones; "mis" asesinos y "mis" ladrones, según dice Müsham. Se le acusa de pertenecer a sociedades secretas. Acusación humorística por cierto... Y va hacia los revolucionarios.
En 1911 funda Müsham la revista Kain. En esta revista publicó la mayor parte de su obra.
De vez en cuando encuentra a Gustav Landauer, el joven socialista que con camaradas afines representó el movimiento de idealidad revolucionaria que se produjo a fines del siglo XIX en la socialdemocracia alemana.
Con Bruno Wills, los hermanos Hart, Friedlander, Fritz Kater y Kampfmeyer formó Landauer la "oposición juvenil" contra el reformismo de la socialdemocracia. Se envenenó la lucha. Se retiraron algunos y fueron expulsados otros, naciendo Der Sozialist. El movimiento anarquista iría desarrollándose.
Landauer influyó mucho en Erich Müsham. Se unió éste a los hermanos Hart y a Landauer para organizar una sociedad libre en las cercanías de Berlín. El ensayo no tuvo éxito. Cuando estalló la guerra dejó de publicarse la revista Kain.
No quiso adorar Müsham a la divinidad guerrera. Su oposición al militarismo es irreductible.
"Para él -dice un biógrafo- la guerra era el principio de la revolución. Todo se veía con más claridad que antes. Era preciso elegir entre lo blanco o lo rojo. Había que ir valerosamente contra el enemigo de clase: con Stirner y Nietszche o con Marx".
He aquí una poesía de Müsham desenmascarando a Europa:

Europa se quita la careta,
ya no lleva colorete ni polvos,
aparece tan repugnante como es,
tan gestera y fétida.
Arrojó con el corsé
los pechos postizos.
La gran ramera
despojada de buenas costumbres
lleva bayonetas a los costados.
¡Cierra la camisa, Europa!
El espectáculo de tu desnudez
es veneno.
Carece de gusto.
¡Arde!

Fue encarcelado en la fortaleza de Traunstein para evitar que pudiera propagar sus ides pacifistas. La revolución de noviembre de 1918 libertó a Müsham. Desde una plataforma movible -un camión militar- fue uno de los primeros insurrectos que proclamaron la República de Baviera el 7 de noviembre de 1918.
Haciendo honor a sus convicciones anarquistas se niega a aceptar un cargo ministerial de relieve. En el Consejo Obrero se afana por organizar la defensa de la revolución.
Se funda un grupo internacionalista revolucionario. El promotor del grupo es el propio Müsham. Se convence éste de que en el seno mismo de la revolución es preciso luchar contra la política latente, contra las ambiciones de los oficiales. "Quería yo probar -dijo entonces Müsham- que es preciso oponer al programa de un partido la opinión de individualidades y corporaciones verdaderamente revolucionarias".
Nada pudo hacer nuestro generoso camarada. Triunfó la reacción. Su amigo Landauer fue asesinado vilmente por las hordas reaccionarias. Lo fue también Kurt Eisner, cuy tendencia moderada combatía Müsham.
Quedó vencida la Räterepublik con sus consejo de obreros, soldados y campesinos. Detenido y procesado Müsham, fue condenado a muerte. Se le conmutó la pena por quince años de presidio en un castillo. Escribe mientras es presidiario una novela satírica de ambiente contemporáneo. He aquí lo que dice de él Tristan Rémy: "Aunque debilitado por las privaciones tan duras en la anormalidad de su forzosa situación y torturado por la miseria en que vive su compañera, que vendió hasta los pobres objetos domésticos indispensables queriendo sufragar los gastos del proceso y aliviar la vida de Erich, de vez en cuando escribe éste en las revistas y periódicos, demostrando ser el mismo hombre fuerte, irónico y esperanzado. Por carencia de tratamiento adecuado quedó sordo y se vio presa de la tuberculosis".
A pesar de todo, seguía cantando:

...Y conste que voy a cantar ahora el epílogo.
¡Se rompieron las alas
del que trataba de escalar el cielo!
Cayó el águila desde gloriosas alturas.
Por entre sus plumas,
tan admiradas,
Se busca ahora las pulgas.

La amnistía de febrero de 1925 abrió la cancela del presidio a Müsham. Siguió siempre luchando con los camaradas. Escribió distintas obras poéticas y dramáticas...
Hasta que la reacción volvió a tronar, esta vez con encono. Triunfa Hitler. Es internado Müsham en un campo de concentración. Y según la versión oficial se "suicida" el 9 del mes pasado [julio de 1934].
Su compañera tuvo que huir de Alemania y refugiarse en Praga. Ella ha desmentido la absurda versión del suicidio. "Le oí muchas veces -dijo- y me lo dijo siempre: que pasara lo que pasara, no creyera nunca en el suicidio".
¿Podía suicidarse el poeta que en su Niederschönenfeld incluyó conceptos como estos (Corazón lleno de pena)?

Defiéndete, corazón;
defiéndete contra el odio enconado
y vengativo que te hiere...
No seas de vidrio...
Desafía a ese que te pega...

¿Podía suicidarse hombre tan animoso? Siempre tenía el mejor acento, creía en el amor y en la revolución, sentía la llamarada pura y rebelde dentro de sí.

Y si hay que morir, muere, corazón mío;
pero muere sin odio,
corazón grande y puro.
Si vives y puedes luchar, no mueras;
pelea por la libertad;
canta la esperanza, canta el mañana de luz,
canta con las alas abiertas.
Así aletea el corazón en el pecho
y así vela para unirse con mi amor
y ser venganza...

La policía alemana comunicó el 10 de julio a la compañera de Müsham que éste no vivía. Supo ella que la víctimca se había negado a suicidarse; que los esbirros invitaron a Erich a matarse el 8 de julio; que él no quiso hacerlo y, en vista de su negativa, lo asesinaron el día 9.
Así sucumbió el profeta de los tiempos nuevos. Vivía su sueño, cantaba a la libertad y la bondad. Sin pagarse de vana palabrería, reflejaba su vida en la poesía y quedaba ésta valorizada por un fondo optimista a pesar de todo. Armonizaba en sí la voluntad y el saber, la fuerza y la idea, para construir una sociedad mejor. Quería que hubiera más libertad y más justicia. Y pudo decirse de él: "Representa a esos singulares poetas e intelectuales que viven el movimiento revolucionario y que al empeñarse las grandes batallas entran valientemente en ellas".
Luchó con sus hermanos y ha caído en la lucha. Ya que es irreparable la pérdida, ya que acaba de ser asesinado impunemente por las bandas hitlerianas, tremolad la bandera de la revolución, trabajadores, hermanos; esa bandera que fue siempre la de nuestro generoso Müsham.
Sea nuestro grito "¡Ni dioses ni amos!" ¡Y levantemos una protesta violenta contra el salvajismo alemán, contra el terror blanco hitleriano, contra las dictaduras todas! ¡Vengad a Müsham, suicidado por razón de Estado!
Y recordad estos conceptos del poeta...

Contemplo la vida miserable de los hombres,
oigo la queja del esclavo y grito:
"¡Aplastad la ley! ¡Destruid el Estado! ¡Tened valor!"
¿Qué es el Estado? ¿Qué es la ley?
¡Que sea libre el hombre y el derecho del hombre!
Sólo el hombre libre sabe lo que piensa.
Aplastad la ley y el Estado...

¡Admirables y ejemplares palabras las del buen camarada, inmolado por la brutalidad! Oídle, oídle...

Preso y encadenado,
no pueden quitarme la libertad.
Lo mejor de mí sigue estando conmigo.
El hálito de libertad lo siento íntimamente.
El cuerpo es débil;
pero el espíritu no puede encadenarlo
al Estado ni la ley.
Mi voluntad fuerte para destruir la ley y el Estado
permanece libre y el valor libre
conduce a la acción.
Hermanos: Ha muerto Müsham. Tenemos su pensamiento puro, su idea de ir a la acción. Como decía Erich:

Romped esa cuerda que os ahoga...
Ningún hombre puede ser vuestro guía.
Hermanos: La acción os salvará.

Hem Day


El revolucionista
("Der Revoluzzer"; letra y música: Erich Müsham)

Erase una vez un revolucionista
de profesión limpiafarolas urbano,
que marchaba con los revolucionarios
marcando el paso revolucionariamente.

Gritaba: ¡Yo revoluciono!
Y la gorra revolucionaria
se calaba sobre la oreja izquierda
mientras se sentía de lo más amenazador.

Pero los revolucionarios marchaban
en medio de la calle,
allí donde él, con empeño y decisión,
limpiaba las farolas.

Para construir barricadas
y despejar el campo
arrancaban del empedrado
las farolas de gas.

Pero nuestro revolucionista
gritó: ¡Yo soy el limpiafarolas
de estas luminosas luces!
¡No deshagais nada, por favor!

Porque si apagais las luces
ningún ciudadano verá nada.
¡Dejad las farolas donde están
o no os vuelvo a hablar!

Pero los revolucionarios reían
y las farolas rompían,
y el limpiafarolas se alejó
llorando amargamente.

Se quedó en su casa
y escribió un libro:
"Sobre cómo se revoluciona
sin dejar de limpiar farolas".

Subir


El caso de la compañera Mühsam

Después de que los hitlerianos mataran en la cárcel con torturas al compañero Eric Müsham, su compañera logró salir al extranjero.
Aunque el compañero Eric Müsham era uno de los revolucionarios más conocidos en Alemania, y aunque era el poeta más reconocido por todo el pueblo sano de aquel país, su compañera, una vez fuera de Alemania, tuvo que pasar muchas privaciones. Los militantes revolucionarios de Alemania hicieron todos los esfuerzos por socorrerla, pero no pudieron conseguirlo.
Los bolcheviques, sabedores de que en poder de Kreszentia Müsham se encontraban muchos manuscritos inéditos del escritor y poeta revolucionario, quisieron apoderarse de ellos y para ello aprovecharon la situación precaria de Kreszentia.
Stasova, presidenta del Socorro Rojo Internacional, le escribió una carta invitándola a ir a la URSS y asegurándole que no sufriría privaciones de ninguna clase, que el proletariado ruso la ayudaría y que también se editarían todas las obras escritas por su compañero.
Aceptando dicha invitación, la compañera Müsham se trasladó a la URSS, creyendo que allí nadie la perseguiría y que podría pasar tranquilamente el resto de sus días. Ella no era partidaria de los métodos bolcheviques, pero creía que allí habría tolerancia y que nadie la perseguiría por no comulgar con las ideas de los gobernantes de la URSS.
Al llegar a aquel país, fue recibida calurosamente. La misma Stasova le daba un sinfín de facilidades; pero esta amabilidad no duró mucho tiempo. En cuanto Kreszentia Müsham pudo comprobar por sí misma la realidad rusa y declaró que lo que pasaba por allí no estaba de acuerdo con la moral y táctica revolucionaria, cayó en desgracia. Aunque Kreszentia Müsham no hacía propaganda de sus convicciones sino que solamente las expuso en la intimidad de las personas que la habían invitado, fue detenida por la GPU y llevada a la cárcel.
Los bolcheviques la acusaron de tener relaciones con gentes desafectas al régimen soviético del momento. Concretamente la acusaron de entrevistarse con algunos trotskistas. Después de tenerla bastante tiempo encarcelada, y después de convencerse de que no había pruebas contra ella, la pusieron en libertad.
Cuando la delegación española estuvo en la URSS y sus representantes tomaron parte en una reunión oficial del Socorro Rojo Internacional, uno de los delegados de la CNT le preguntó a Stasova dónde se encontraba la compañera Müsham. "Se encuentra en el sanatorio Mtsiri -le contestó- Fue detenida porque la Policía Secreta del Estado tenía sospechas de que dicha compañera tenía relaciones con los trotskistas y luego, una vez aclarado el asunto, la han puesto en libertad. Como quiera que la vida en la cárcel quebrantó algo su salud, decidimos enviarla a ese sanatorio". En vista de esto, el delegado de la CNT le rogó que le diera la dirección del sanatario. Stasova se negó a dar la dirección, alegando que ella no la tenía y que, como ya era muy tarde, el secretario no se encontraría en las oficinas. Añadió que la compañera Müsham estaría muy poco tiempo en aquel sanatorio, puesto que quería trasladarse a Jarkov, donde se encuentra una persona de su familia con la que quería vivir. Pero, cuando se le pidió la dirección de este familiar, tampoco quiso darla, diciendo que no la tenía, afirmando una vez más que la compañera Müsham se encontraba en el sanatorio de Mtsiri. "Pues ¿cómo podré escribirle una carta?" preguntó el delegado. "Escríbala a mi dirección y yo se la entregaré". Estas son las palabras textuales que contestó Stasova al delegado de la CNT.
Ahora se encuentra en nuestro poder otro documento dirigido al encargado del Comité de Ayuda a los Encarcelados y firmado por Peshkova, que es la encargada de cuidar de los presos políticos de la URSS, que dice lo siguiente: "Por la presente confirmamos haber recibido el día 12 de octubre de 1936 el importe de 750 francos franceses y también hemos recibido el día 30 de noviembre del mismo año 500 francos franceses. Rogamos nos comuniquéis la dirección de Kreszentia Müsham para poder remitirle este envío. Firma: E. Peshkova".
Resulta que Stasova, que es la presidenta del Socorro Rojo Internacional, nos dice que Müsham se encuentra en el sanatorio de Mtsiri; pero luego Peshkova, que trabaja con Stasova en la misma casa, atiende los mismos asuntos y se encarga de los presos en la URSS, no sabe dónde está Müsham. Después de esto, nos parece muy verosímil la idea que ha corrido ya por la prensa europea: que la compañera Müsham ya no existe. Así lo han afirmado algunos periódicos escandinavos y así lo dicen los compañeros que se carteaban con ella.
Nosotros también tenemos algunos argumentos para creerlo: En primer lugar, la presidente Stasova no quería darnos la dirección; en segundo, Peshkova, que se ocupa de los presos de la URSS, no sabe dónde está la compañera Müsham.

Subir


Maestros en anarquismo

Nadie, esté dentro o fuera del movimiento libertario, ignora que el término anarquista define a la persona que se resiste a ser gobernada por alguien que no sea ella misma, que se niega a recibir órdenes, que no permite imposiciones vengan de donde vengan. La expresión ni Dios ni amo, es el compendio de toda su filosofía.
Ya sé que, quienes defienden la existencia de un anarquismo cristiano pueden argumentar que estoy cayendo en contradicción al incluir a Dios en el lote, pero me resulta incompatible la libertad del ser humano con los postulados jerarquizados de cualquier creencia religiosa.
Ser anarquista es una forma de vida, no un conjunto de conocimientos que se imparten en las universidades.
Algunos anarquistas son partidarios de eliminar toda organización colectiva por considerarla tan perniciosa para el individuo como el propio Estado; sin embargo, otros defienden el asociaciacionismo basado en el libre acuerdo, como medio de relacionarse unos individuos con otros. ¿Quiénes de ellos son más anarquistas? ¿Quién se halla con capacidad suficiente para suspender, aprobar o dar matrículas de honor en anarquismo?
Hay un anarquismo por cada anarquista, por eso resulta profundamente chocante que proliferen en nuestros medios tantos "puristas" deseosos de impartir lecciones magistrales. Y más aún, si observamos que la conducta de dichos maestros, verdaderos expertos en locuacidad, no se corresponde con sus enseñanzas.
Yo, desde la más profunda humildad, estoy dispuesta a convertirme en una buena alumna porque, parafraseando a Francisco Simancas pocos años antes de su muerte, cuando contaba con más de sesenta y cinco años de militancia a sus espaldas, soy aprendiz de anarquista. No obstante, desconozco a qué cátedra o escuela dirigirme, dónde se han titulado mis posibles profesores y en qué consistirán los exámenes de capacitación a que tendré que someterme.
He conocido muchas personas que se han autonominados anarquistas y puedo afirmar que las más auténticas, las más coherentes y las que más me han ayudado a crecer, han sido también las más sencillas, las más tolerantes y las más generosas.
Si yo he deseado acercarme al anarquismo y luchar por una sociedad diferente, no se lo debo a todos esos maestros y maestras en anarquismo, que se creen únicos poseedores de la verdad, sino a quienes, sin pretender enseñarme nada, me lo han enseñado todo con su ejemplo.
Como soy de naturaleza rebelde y me cuestiono todo lo que me rodea, no sé admitir las descalificaciones y los insultos que pretenden sustituir la falta de argumentos de algunos individuos. Siempre he creído que el verdadero anarquista busca convencer, no vencer. Para eso último ya están el Estado y los cuerpos represores con sus contundentes métodos. Ellos hablan de antiterrorismo, de autoridad, de poder... los anarquistas de libertad, de justicia, de auténtica solidaridad, de igualdad entre los seres humanos... Eso es lo que me ha permitido cuestionarme muchos aspectos de mi vida y tomar en libertad mis propias decisiones.
No existe en mi interior ningún conflicto ideológico. Si los maestros en anarquismo que reparten los diplomas, no me juzgan preparada para licenciarme en su disciplina, lo lamento por ellos. Voy a seguir siendo yo misma, actuando según mis propios criterios, que no son, como corresponde a mi condición humana, rígidos esquemas inmutables, por lo que irán evolucionando con el paso del tiempo.
Es posible que muchas de las personas que nos resistimos a ser gobernadas, que queremos pensar y actuar en libertad, que estamos dispuestas a decir sí o no basándonos en nuestro propio criterio, no merezcamos el calificativo de anarquistas. Es posible que no tengamos la aprobación de los maestros en anarquismo, pero ¿merecen ellos la nuestra?
Me gustaría poder ver las credenciales que les legitiman para la docencia. De ese modo sus críticas tendrían mayor fuerza moral y sus enseñanzas calarían más profundamente en el ánimo de los pobres aprendices de anarquista. Al menos esperamos que se nos conceda una cierta capacidad de aprendizaje.

Mª Ángeles García-Maroto Subir


 

Altruismo versus egoísmo

La ilusión del democratismo revolucionario en América Latina

La "Filosofía del anarquismo"
y su actualidad

Homenaje a las víctimas
del franquismo

¡"Trabajadores invitados"
del mundo, unios!

Bolivia: Dirigentes buscan dirigidos disciplinados y en buen estado

 

¡Libertad para António
Ferreira de Jesus!

Releyendo a Kant

Erich Müsham

El caso de la
compañera Mühsam

Maestros en anarquismo