PERIODICO ANARQUISTA
Nº 189
 ABRIL 2004

 

SECCIONES

  

Portada

 

Nuestro periódico

 

Tablón

 

Números
anteriores

 

Suscripciones

 

Conctacta con nosotros

 

Sitios de interes

 

Documentos
de la I.F.A.

 

 

 

 



[NUESTRO PERIODICO] - [TABLON] - [Nos. ANTERIORES] - [SUSCRIPCIONES] - [CONTACTA] - [SITIOS INTERES] - [DOCUMENTOS IFA]
Portada

Vuestras guerras, nuestros muertos

Los asesinos de más de 200 trabajadores y trabajadoras, los causantes de tanto horror entre gente sencilla sabían lo que hacían. No fue un error. Querían aterrorizar al pueblo llano. Esta es una estrategia militar ya vieja que los ejércitos de hoy día usan cada vez más: asesinar al pueblo para aterrorizar al enemigo. Los carniceros que pusieron las bombas en los trenes seguían la misma táctica que los carniceros que bombardeaban Iraq hace un año… Mientras, ellos siguen vivitos y coleando y comentando entre risas sus "hazañas bélicas" en Madrid o en Bagdad.
Es cierto que los Estados ricos de lo que se denomina "Occidente" junto con sus empresas multinacionales tienen sometidas a regiones enteras del planeta con la única intención de expoliarlas para seguir engordando ellos y sus títeres que mandan en esos "países pobres". Ante esto, mucha gente venimos diciendo, desde hace mucho tiempo, que esa actitud de prepotencia y de abuso podría volverse contra la población de los "países ricos" en forma de matanzas indiscriminadas… Y, lamentablemente, así ha sucedido.
Sin embargo, esa situación de opresión y explotación no justifica ni excusa la masacre de Madrid.
Los autores de esta atrocidad no pueden atribuirse el pertenecer a ninguna "resistencia árabe" (queremos suponer que los resistentes árabes contra la ocupación de Iraq o Palestina no desearán aliados como estos). Estos asesinos del pueblo son unos fanáticos, iluminados por un dios que no los va a salvar porque ni siquiera existe. Responden a una lógica militar y guerrera: son tontos útiles que cumplen órdenes… como cualquier soldado "profesional"-mercenario, más bien-. Porque, ¿qué diferencia hay entre un mercenario que tira bombas desde un avión, destrozando impunemente la vida de miles de inocentes, y cualquiera de los matarifes de los trenes de Madrid? ¿Dónde está la diferencia entre esos llamados "soldados" y los otros llamados "terroristas"? ¿Acaso las sensaciones de la gente bombardeada en Bagdad hace un año no son las mismas que las de los que hemos sido bombardeados en Madrid? Son iguales: asesinos a sueldo. Pero ¿a sueldo de quién? Los jefes de los militares mercenarios de los Estados llamados occidentales los conocemos bien: son esos encorbatados con americana que ríen entre ellos mientras engordan repartiéndose el mundo. Y los jefes de esos "terroristas mercenarios" siguen la misma lógica que sus "enemigos occidentales": son dueños de grandes fortunas, sus intereses los tienen en la bolsa de Nueva York y muchos de ellos han sido -¿y aún son?- agentes de la CIA norteamericana… aunque hablen en árabe.
Unos y otros ponen por testigo a su inexistente dios en el que, en el fondo, ellos no creen. Unos y otros son fascistas que desprecian al pueblo.
El inmenso golpe que ha recibido la clase trabajadora en Madrid no responde más que al juego de intereses de unos fanáticos del dinero y del poder que pelean entre ellos por dominar un mundo que no es suyo y en el que las víctimas siempre somos los de abajo… No se matan entre ellos. No se buscan para degollarse. Allí y aquí buscan el blanco fácil: nosotros, el pueblo.
A quien ha dolido este asesinato colectivo es al pueblo llano, a los trabajadores y trabajadoras. ¿A cuántos entierros de nuestros 200 hermanos han ido el rey, Aznar o sus ministros y militares? ¿Cuántos de los 1.500 heridos han ido a visitar ellos o los obispos?
Sólo nos usan como carnaza para sus guerras y sus intereses económicos y políticos.
Ahora hay que seguir defendiendo en la calle, en el puesto de trabajo y en casa, la libertad y la fraternidad entre nosotros, hijos e hijas del pueblo… Y escupirles a la cara a los que nos están asesinando vilmente en Bagdad y en Madrid.
Que nuestro asco y el recuerdo de los asesinados y mutilados no os dejen descansar hasta el último instante de vuestra miserable existencia… Vomitamos encima de vuestra abyecta conciencia… Os odiamos.

Grupo Tierra Subir


Sobre la utilización política del terror

El viernes 12 de marzo me incorporé de nuevo al trabajo en la estación de Cercanías de Atocha en Madrid. Durante toda la mañana fue imposible hacer nada pues los ordenadores no tenían habilitada la conexión y no se podía expender billetes. De las nueve líneas de Cercanías sólo dos funcionaban y una tercera tuvo que ser desviada a la estación de Puerta de Atocha, donde se halla el famoso AVE, para poder ponerla en funcionamiento. Mientras tanto Televisión Española decía en sus informativos que, excepto una, el resto de líneas funcionaban con normalidad.
Me acerqué a comprobar cómo los operarios retiraban de los andenes una de las Unidades abierta por la explosión como una lata de sardinas. Los comentarios de los compañeros no cesaban de hacer notar el impacto emocional, describir cómo lo sintieron y dar su opinión sobre la autoría y sobre los métodos a aplicar para intentar evitar que sucediera de nuevo. Las posturas de extrema derecha que suelen verse brotar en estas condiciones no fueron excesivas en el número. Tengo que decir que en general había cierta lucidez. Pero la indignación por la sangre inocente vertida de trabajadores y estudiantes pronto da paso a la rabia de ver cómo se instrumentaliza desde el poder.
Sabiendo que ningún signo político sería capaz en un momento así de manifestar una discrepancia seria, se convoca una manifestación en apoyo de las víctimas y... por la Constitución (sic). Al mismo tiempo "espontáneamente" se asocia la bandera de España al lazo negro aún a sabiendas de que los muertos son de doce nacionalidades diferentes, muchos de ellos declarados "ilegales" por esos políticos que se manifiestan. Ante el escándalo suscitado al saber que estas personas no están acudiendo a los hospitales por un fundado temor a ser detenidos y repatriados (no sería la primera vez que pasa) el Gobierno anuncia su intención de otorgar nacionalidad o permisos de residencia, según lo soliciten, a todas las víctimas.
Cualquiera que haya podido ver al ministro del Interior haciendo declaraciones aquel día estoy seguro de que habrá tenido que llevarse la mano a la boca para aguantar la risa nerviosa o el espanto. Al diario Gara le parece imposible la responsabilidad de la organización armada vasca. Otegui, al que desde las declaraciones gubernamentales se le consideraba permanentemente portavoz de ETA, sale en El País diciendo que no se baraja "ni como hipótesis". Pero el ministro esta vez le cesa como portavoz y dice que no se puede tomar en serio nada de lo que diga. Sólo hubo que esperar un día más para que alguien del propio grupo armado llamase a la ETB dando datos para que se le pudiese identificar como miembro y desvinculando totalmente de la matanza a su organización. Al mismo tiempo grupos islámicos reivindican hasta cuatro veces la autoría y se encuentra un vídeo y una furgoneta que apuntan también en esa dirección. Más tarde incluso se anunciaría la detención de cinco personas relacionadas (no se sabe hasta qué punto) con lo que han denominado Al Quaeda.
Desde las primeras horas a nadie se le escapa que el Gobierno quiere ganar tiempo hasta el día 14. Ninguno de los grupos de poder quiere perder las elecciones. A cada uno le tocará un trozo más de pastel en función de que venza la credibilidad en la tesis que apunta a ETA o a los islamistas, aunque, como casi siempre, la evidencia no estaba del lado del gobierno y el ridículo bochornoso sí.
Todos sabemos que la movilización de miles de personas que tuvo lugar el sábado 13 frente a la sede del PP de numerosas ciudades demostraba un enfado generalizado, síntoma de movimiento en los sillones que se veía venir hace tiempo. El sector del capital español más europeísta gana el pulso en esta contienda y notaremos el cambio de rumbo de sus intereses en los próximos años. Pero si alguien ha pensado que un gobierno del PSOE puede ser un respiro para los trabajadores solamente tiene que echar un vistazo al período 85-95 para recordar las reconversiones industriales, las reformas laborales sucesivas, el ataque constante por ley al derecho de huelga, la legalización del prestamismo laboral en forma de ETT, los contratos basura, todo justificado por el fantasma del paro. Un fantasma creado por el sistema económico y que jamás desaparecerá puesto que forma parte sustancial de las reglas que han marcado para el llamado mercado laboral.
En la mañana del viernes 12 veía como el ministro Álvarez Cascos cruzaba extrañamente sonriente el vestíbulo de Atocha, donde yo estaba trabajando, seguido por su camarilla y el escalofrío solamente es comparable al que sentí al escuchar a Rodríguez Ibarra durante la campaña diciendo que le gustaría ser ministro del interior durante 7 días solamente "para sacar de la cárcel a Galindo, indultar a Rafael Vera, y luego dimitir". Siempre ha habido clases, incluso en el terrorismo, y el del Estado siempre ha tenido preferencia. La idea de "no bajar la guardia" es de sentido común cuando vemos también el nombramiento de Rodolfo Martín Villa (impulsor de los mayores ataques que sufrió la CNT durante la Transición mientras ejercía de ministro del Interior) como nuevo presidente de Sogecable en sustitución de Polanco. Para este vástago de anarquista parece que Roma sí paga a traidores.
El día 16 de marzo se reunieron en Alcalá de Henares para oficiar una misa el señor Rouco Varela, varios miembros del Gobierno, de la familia real, de la clase empresarial y de los sindicatos colaboracionistas para rezar por las víctimas del terrorismo. Irónicamente lo hacen los agricultores del terror. Traficantes de armas, pederastas y represores de la naturaleza humana. Legitimadores de la injusticia y ensalzadores de la represión mediante la violencia. Representantes de la paz social que debe regir en todo sistema esclavista para su buen desarrollo y figuras simbólicas de los intereses imperialistas del Estado. Explotadores insensibles del esfuerzo colectivo y responsables de la muerte de cerca de mil obreros cada año en sus puestos de trabajo. Partícipes junto a la clase empresarial de la miseria de los trabajadores.
Todos ellos generan situaciones de terror diarias y han aprovechado la ocasión para espolear el sentimiento patriótico español y de unidad de clase tan nefasto para cualquier idea de emancipación social. Como decía antes, lo han hecho por encima del internacionalismo, producto lógico de un pensamiento humanista (en uno de los carteles que se dejaron en la estación como expresión del dolor por las víctimas se leía: "Ecuador también fue víctima"). Lo han hecho por encima de la libertad de pensamiento, convocando "por la Constitución" al margen del rechazo que la carta magna provoca por su discrepancia deliberada entre su forma y su aplicación. Y han utilizado el atentado para unir en el dolor a explotados y explotadores, a víctimas y verdugos, pues a nadie se le escapa que ellos fomentan las guerras y nosotros de una forma u otra ponemos los muertos.

Julio Reyero G. subir


Las secuelas de la guerra de EEUU contra Iraq

Los monstruosos atentados en Madrid resuenan de manera potente y dolorosa en el primer aniversario de la invasión de Iraq encabezada por EE UU, descrita como una reacción ante el ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001.
En el año transcurrido desde que comenzó la guerra contra Iraq, los pronósticos de muchos analistas han demostrado su certeza, en especial las consecuencias del ciclo de violencia que engendra más violencia. Otras secuelas parecen sorprendentes. Un examen podría ofrecer una guía hacia un mundo con menos atrocidades y más democracia.
La guerra contra Iraq liderada por EE UU fue llevada a cabo pese a la opinión generalizada de que podría conducir a la proliferación de armas de destrucción masiva y de terror, riesgos que el Gobierno de Bush consideró al parecer triviales comparados con la perspectiva de tomar el control de Iraq, establecer la norma de la guerra preventiva y fortalecer su control del poder a nivel interno.
En una reacción ante la acelerada militarización de EE UU, Rusia ha aumentado de manera drástica sus fuerzas militares, en tanto otros países, que se consideran potenciales objetivos, reaccionan con los medios que tienen a mano: terror, por razones de venganza o disuasión, y esfuerzos para desarrollar armas de destrucción masiva, tal como ocurre con los sospechosos programas de Corea del Norte y de Irán.
Junto con Madrid, la letanía de terror desde el 11-S incluye Bagdad, Bali, Casablanca, Estambul, Yakarta, Jerusalén, Mombasa, Moscú y Riad.
Tarde o temprano, es factible que el terrorismo y las armas de destrucción masiva se combinen en las mismas manos, con terribles consecuencias. Los presuntos vínculos de Iraq con Al Qaeda fueron descartados por serios analistas y no han sido halladas pruebas creíbles. Pero nadie discute ya que Iraq se ha convertido, por primera vez, en un "santuario de terroristas", tal como lo indicó Jessica Stern, una especialista en terrorismo de la Universidad de Harvard, en un ensayo publicado en The New York Times después de la destrucción de la sede de la ONU en Bagdad en agosto del año pasado.
Guerra preventiva es apenas un eufemismo para poder agredir a voluntad. Fue esa doctrina, no sólo su aplicación en Iraq, la que motivó las vastas protestas contra la invasión. La reacción internacional ha elevado seguramente el listón para un ulterior uso de esta doctrina.
Un tirano brutal fue derrocado, y se puso fin a las criminales sanciones que obligaron a los iraquíes a confiar en él para sobrevivir. La investigación del inspector de armas norteamericano David Kay, además de socavar las aseveraciones sobre la posesión de arsenales prohibidos por parte de Sadam, reveló lo frágil que era el control del poder por parte del tirano en los últimos años. Eso refuerza la opinión de occidentales que conocían bien la situación. Por ejemplo, los coordinadores de ayuda humanitaria de la ONU, Denis Halliday y Hans van Sponeck, dijeron que si las sanciones no hubieran afectado a la población civil, los propios iraquíes hubiesen derrocado a Sadam.
En abril del año pasado, tal como lo indicaron las encuestas, los norteamericanos creían que la ONU, no EE UU, debía tener la principal responsabilidad en la reconstrucción política y económica de Iraq durante la posguerra. El fracaso de la ocupación estadounidense de Iraq es sorprendente, dado el poder y los recursos de EE UU, el fin de las sanciones, y el derrocamiento del tirano, así como la falta de respaldo significativo exterior para la resistencia. En parte debido a ese fracaso, el Gobierno de Bush ha debido dar marcha atrás y pedir la ayuda de la ONU. Pero la cuestión de si Iraq puede ser algo más que un Estado vasallo de EE UU, continúa en duda.
Washington está construyendo su misión diplomática más grande del mundo en Iraq, con unos 3.000 empleados, tal como informó Robin Wright en The Washington Post en enero, una clara indicación de que la transferencia de soberanía intenta ser limitada. Esa conclusión está fortalecida por la insistencia norteamericana en su derecho a mantener bases militares y fuerzas en Iraq, y por las órdenes del procónsul de EE UU, Paul Bremer, de que la economía debe quedar virtualmente abierta para ser controlada por los extranjeros, una condición que ningún Estado soberano puede aceptar.
La pérdida de control de la economía reduce drásticamente la soberanía política, y también las perspectivas de un sano desarrollo, una de las lecciones más claras en la historia de la economía.
Una vigorosa exigencia, por parte de los iraquíes, de democracia y de algo más que una soberanía nominal ha obligado a EE UU a retroceder en sus esfuerzos por imponer un Gobierno, que Washington no puede controlar. Inclusive una Constitución formal no pone fin al incesante conflicto.
El cambio en el Gobierno de España, después de los atentados en Madrid, refleja en parte el rechazo del pueblo español al método Bush-Blair-Aznar de combatir el terrorismo mediante el ataque y la ocupación de Iraq.
En diciembre, una encuesta de indicó que la población norteamericana en general ofrece escaso apoyo a los esfuerzos del Gobierno por mantener una poderosa y permanente presencia militar y diplomática en Irak.
En EE UU, la preocupación popular acerca de la guerra y de la ocupación parece relacionada con dudas sobre la justicia de la causa. El cambio podría verificarse en las elecciones presidenciales. El espectro político norteamericano es bastante reducido y la gente sabe que las elecciones son por lo general compradas. John Kerry es descrito con precisión como un Bush bajo en calorías.
Sin embargo, en ocasiones, la opción entre dos facciones de lo que ha sido calificado el partido de los empresarios de EE UU puede hacer una diferencia, en estas elecciones, así como en el 2000. Eso es cierto, tanto en asuntos internos como internacionales. La gente que rodea a Bush está profundamente comprometida en revertir los logros de la lucha popular durante el siglo pasado. Una corta lista de objetivos podría incluir la salud pública, la seguridad en el empleo e impuestos progresivos, de acuerdo a los ingresos de cada persona. La perspectiva de un Gobierno al servicio de los intereses populares está siendo desmantelada.
Desde que comenzó la guerra en Iraq, el mundo se ha convertido en un lugar aún más precario. Las elecciones en EE UU representan una encrucijada. En este sistema norteamericano de inmenso poder, pequeñas diferencias pueden tener grandes consecuencias, con un impacto de gran alcance.

Noam Chomsky Subir


¡Ni dios ni amo!

Los anarquistas están en contra de todas las religiones y a favor de la racionalidad. No obstante, cada uno es libre de creer lo que quiera. No hay contradicción con nuestra oposición a las religiones en lo que nos atañe, y nuestro rechazo a que éstas dirijan la sociedad. No se trata de tolerancia, la religión no nos necesita para existir. Se trata de la libertad de conciencia, de la libertad individual. No vamos a vigilar a la gente para saber si cruza los dedos o evita pasar por debajo de una escalera para exorcizar los miedos irracionales. No vamos a instituir una policía del pensamiento.
Hay que diferenciar la religión como institución, y la creencia de cada uno con las razones que le sean propias, conscientes o inconscientes. Se puede pues criticar a la Iglesia por su poder, su dinero, su oscurantismo, su fanatismo criminal, su dogma y su moral hipócrita, su reino de lo pseudo-ideal contra el ser real, su sometimiento de la persona y su odio a la vida y la libertad.
La religión está a menudo ligada a la historia del Estado, con el que comparte la misma característica de negación del individuo. En lo relativo al ciudadano, el sujeto sólo existe como parte de un todo, identificado como una categoría. Al control físico se añade el del pensamiento y la psicología.
El dinero y el capital son los símbolos fálicos de un sistema totalitario que ellos regentan. El capitalismo descansa sobre una adhesión irracional, y extiende su empresa tanto sobre el cuerpo como sobre los pensamientos.
Cada uno puede, con el Estado, dios o el dinero, proyectar un fantasma de omnipotencia que estará a su disposición a cambio de su sometimiento.
La cuestión de la creencia no es tan sencilla. El pensamiento mitológico se da en el niño y puede perdurar en el adulto, especialmente a través de la cultura si ésta es simbólica. Todos los sistemas actúan sobre las representaciones psicológicas, remontándose a veces a la infancia, acaparando o destruyendo el símbolo y significación de la existencia. Una ideología dominante asfixiará la cultura y la creación. Se mantiene así un estado de pasividad y de dependencia, que algunos pueden encontrar más cómodo y preferir ignorar. El fatalismo sirve de ilusión. Porque ser libre es ser responsable.
Sin embargo, la racionalidad ha engendrado el cientificismo, que puede hacerse totalitario, como el marxismo. El poder científico puede ser despótico. Hay que renunciar a ese deseo de paradigma en el que todo se explicaría como un fantasma de omnipotencia, de dominio absoluto. No se trata de renunciar a la razón, sino de reconocer la parte de creencia en nuestro saber y en nuestras ideas, esa creencia en el ser humano que funda nuestras esperanzas de justicia social y de libertad. "Reconozco que habrá sentimiento; nosotros no pretendemos arrancarnos el corazón del pecho" (Louise Michel).
Hay que aceptar que todo saber tiene sus límites y nace de un no saber. En el fondo de todo conocimiento está la relatividad de su época y su lugar, y de la persona que lo integra a su manera. Todos tenemos nuestra parte de irracionalidad y de razones inconscientes que ignoramos. Estamos hechos también de subjetividad y de sentimientos, y afortunadamente. Y puesto que somos al mismo tiempo parecidos y diferentes, cada uno tiene derecho a su propia historia y verdad. No se puede obligar a nadie a ser libre.
Saber del no saber, la muerte sigue siendo un misterio cuyo temor alimenta las supersticiones. Ser libre es ser sexuado y mortal en el desarrollo psicológico. Cada uno es libre de desarrollarse con su propia muerte, y su angustia, a su manera.
"La verdad de este mundo es no tenerla" (Albert Camus).

Jean Monjot
(Le monde libertaire) Subir


Informe sobre Eslovenia

El congreso de la Federación Anarquista Eslovena (SAF), tuvo lugar los días 13, 14 y 15 de febrero en Lubiana, en un local en el interior de Metelkova (un enorme ex-cuartel ocupado en 1991 y legalizado hace varios años).
El primer día fue interno, para los adheridos a la SAF, en lo concerniente a su organización interna y sus futuros proyectos. Actualmente, la SAF cuenta con cerca de una cincuentena de adherentes, esparcidos por toda Eslovenia, con grupos en Lubiana (el más numeroso), Celje y Kranj, todos ellos jóvenes y, en su mayor parte, estudiantes. La SAF -según dijeron allí los adherentes en pleno crecimiento- es el punto de referencia de la gran mayoría de los anarquistas eslovenos.
Están trabajando para estabilizar su sede en Lubiana (en el interior de Metelkova) que contará con un "infoshop" y una sala para las reuniones. El objetivo es abrir un nuevo espacio anarquista en otra ciudad. Quieren seguir desarrollando la prensa y la difusión de folletos y material anarquista (por ahora han traducido un folleto de Kropotkin y otro de Rocker). Es importante la actividad del grupo anarcosindicalista, que ha distribuido un panfleto en veinte fábricas del país, con vistas a tomar contacto con grupos de trabajadores y parados en lucha contra el desempleo debido a la reestructuración económica derivada de la entrada del país en la UE. El próximo 10 de abril organizarán, junto con un grupo de parados de una de las zonas más deprimidas del país, una manifestación. En el otoño, la SAF organizará una gran campaña abstencionista.
El sábado, el congreso se abrió a las delegaciones de otros países (invitados). Además de nosotros dos de Trieste, estaban presentes: Lino de Pordedone, en representación de la FdCA (Federación de los Comunistas Anárquicos de Italia), varios compañeros croatas de los grupos de Zara y Rijeka y de Zagreb (donde no hay un grupo) y el compañero serbio de Iniciativa Anarcosindicalista (ASI, en breve sección de la AIT), así como miembros de la recién constituida FAI (Federación de los Anarquistas Internacionalistas). Los compañeros austriacos y checos por diversos motivos no pudieron estar presentes. Al comienzo se leyeron saludos del Secretariado de la IFA, así como de la sección austro-alemana de la AIT y, sucesivamente, los grupos invitados presentaron su propia realidad.
Los serbios de la ASI hablaron sobre la pésima situación económica y social de su país, así como sobre el desarrollo de su organización, que es reciente, pero que ha crecido mucho, no solo gracias a la propaganda asidua en las fábricas sino también gracias a la atención mediática por su confrontación derivada de la persecución y detención, por algunos días, de su secretario. Actualmente, cuentan con cerca de 500 afiliados de los cuales muchos participan en la redacción de su periódico quincenal. También han confirmado la organización en Belgrado de la II Feria balcánica del libro para primeros de junio. Han propuesto discutir y crear para entonces, la Federación de los Anarquistas Balcánicos (BAF) que reagruparía a los compañeros de Eslovenia hasta Grecia, discusión que ya se inició en encuentros precedentes.
Los compañeros de Zara (Frente Anarquista de Zadar) contaron de su lucha local: el intento de crear un "infoshop" en una okupa actualmente vacía, el periódico local y, en general, los temas que les interesan, que son el ecologismo-liberación animal y la lucha de los trabajadores. Han hablado de su propuesta de crear una coordinadora croata contra el ingreso en la OTAN en el campo anticapitalista y que agrupara no sólo a los anarquistas. Vista la reciente experiencia de los compañeros eslovenos en este sentido, en breve tendrán una reunión para intercambiar consejos y experiencias. Después, nosotros hablamos sobre la actividad de la FAI y del grupo Germinal a nivel local, respondiendo incluso alguna pregunta sobre el asunto de los paquetes bomba y, en general, sobre la represión estatal. Seguidamente, Lino hizo el saludo de la FdCA leyendo un largo documento sobre la situación en Europa y sobre la Unión Europea e ilustrando sobre la actividad del Círculo Zapata de Pordedone. A estas alturas, nosotros y Lino habíamos respondido a algunas preguntas sobre las diferencias existentes entre la FAI y la FdCA, hablando sobre la responsabilidad individual y colectiva ( sobre este asunto diré que aquí sí se hizo sentir el problema de la traducción). Los compañeros de Rijeka (Iniciativa Anarquista de Rijeka) nos hablaron de su "infoshop", de la publicación de su boletín y de la lucha contra la instalación de un radar militar muy cerca de la población.
Finalizadas las presentaciones, se comenzó a discutir sobre la iniciativa para organizar el Primero de Mayo. Los compañeros de la SAF organizarán, a mediados de abril, una serie de iniciativas (debates, encuentros, acciones) sobre la entrada de Eslovenia en la UE (que será el próximo Primero de Mayo) que culminará en una gran manifestación en Lubiana el propio 1 de mayo. Los compañeros croatas organizarán todos juntos un campamento antifronteras en los confines de Eslovenia, Croacia y Hungría, durante los días 29 y 30 de abril y 1 de mayo. Los compañeros serbios saldrán a la calle el 1 de mayo con una manifestación en Belgrado, esperando contar con la asistencia de trabajadores de numerosas fábricas.
Se habló, en otro apartado, de la propuesta de los compañeros de Nova Gorica (la parte eslovena de la ciudad de Gorizia) -que por diversas razones no estaban presentes- de organizar la iniciativa en contestación de las celebraciones oficiales, siempre por la entrada de Eslovenia en la UE. Vista la pluralidad de iniciativas se vio la imposibilidad de los compañeros para converger en una única localidad durante el Primero de Mayo, pero se decidió hacer un único manifiesto-eslogan en una página web que tenga las características de las varias iniciativas.
Por nuestra parte y la de Lino, explicamos cómo se desenvuelve el Primero de Mayo en nuestras ciudades respectivas y si se pudiera dar la disponibilidad de participar en la manifestación de Lubiana o, eventualmente, en la manifestación de Nova Gorica, cuando los compañeros locales nos comuniquen el programa.
El último día del congreso -domingo- se trató la cuestión internacional y en particular:
-Estructura y contenido de las organizaciones anarquistas y anarcosindicalistas a nivel internacional.
-Relación de la SAF y de las otras organizaciones locales del área balcánica con las organizaciones internacionales.
-Papel de los anarquistas en el interior de la organización específica y de la sindical.
Nosotros, de la FAI, explicamos las funciones de la IFA, qué federaciones nacionales forman parte, su método de trabajo y la modalidad de las reuniones. Se habló del próximo congreso de Besançon, donde algunos compañeros de la SAF y, seguramente, de la FAI (Serbia), estarán en calidad de observadores, de cara a una posible adhesión en el futuro.
Llegados a este punto, los compañeros serbios propusieron que, si se decidieran a constituir la Federación Anarquista Balcánica (FAB), propondrían que fuese ésta quien se adhiriese a la IFA, con el fin de no crear demasiadas divisiones de carácter nacional. Finalmente, se decidió que se continuará discutiendo sobre este punto, manteniendo y, si es posible, reforzando el contacto con la IFA. Una compañera ha preguntado qué sucede, dentro de la IFA, en el caso de una posición minoritaria de una federación local. Contestamos que, en la IFA, rige la responsabilidad individual y que la decisión sólo compete a quien la toma. En caso de desacuerdo a nivel local, sobre una determinada cuestión, los delegados dirán que no se pudo tener una opinión unánime sobre dicha cuestión.
Lino, de la FdCA, habló sobre la SIL, afirmando que se trata, en esencia, de una internacional de apoyo mutuo. Describió los diversos grupos que la conforman (tanto organizaciones específicas como sindicales) y habló sobre los proyectos llevados a cabo durante el último período. El proyecto más importante ha sido la ayuda a grupos anarquistas y a la población de Sudamérica, golpeada por la crisis económica, tanto para financiar proyectos prácticos como para difundir las ideas libertarias.
Finalmente, el compañero de la USI de Trieste, llegado por la mañana, habló sobre la AIT, de su desarrollo, de sus formas organizativas y de sus actividades. Los compañeros serbios de la ASI, confirmaron que se adherirán pronto a la AIT.
Seguidamente, se desarrolló un debate sobre el papel de los anarquistas en las organizaciones específicas y en las sindicales. Nosotros dos habíamos afirmado que mientras los grupos específicos se constituyen, obviamente, solo por anarquistas y son, por tanto, por su propia naturaleza "restrictivos", los grupos anarcosindicalistas deben abrirse a los trabajadores, manteniendo, naturalmente, las formas anarquistas como método de lucha y de decisión interna. Sobre esto se mostraron muy de acuerdo los compañeros serbios, que defendieron que la organización específica y la sindical deben de ser distintas pero con una colaboración estrecha y duradera. Los compañeros de la SAF se mostraron de acuerdo en principio, pero afirmaron que aún son muy débiles en la vertiente sindicalista (son casi todos estudiantes universitarios). Por otro lado están llevando a cabo un notable trabajo, como SAF, entre los trabajadores de las fábricas en las zonas industriales de Eslovenia y entre los parados, que están alcanzando niveles preocupantes.
Al final, todos los compañeros defendieron la idea de mantener una relación estrecha desde el punto de vista de los contactos y de la difusión de las ideas y los materiales, así como de las acciones prácticas de lucha. En abril se plantearán iniciativas comunes tanto en la frontera entre Eslovenia y Croacia, cuanto entre Italia y Eslovenia. El próximo punto de discusión será con toda probabilidad la II Feria balcánica del libro en Belgrado, durante el mes de junio, donde habrá una exposición de material anarquista de la Europa del Este, y se discutirá sobre las perspectivas futuras de las organizaciones y del trabajo en común.

Federico y Rafaele
(Federación Anarquista Italiana) Subir


Feminismo y anarquismo

La Historia nos demuestra que los acontecimientos nunca suceden de manera casual; son consecuencia de una larga serie de circunstancias, de muy diversos tipos y orígenes, encadenadas entre sí.
Tanto el feminismo como el anarquismo tuvieron como antecedentes numerosas historias de desigualdades, injusticias y atropellos y su enclave histórico se sitúa en una sociedad decimonónica donde la burguesía, gestante de la revolución industrial y política, veía cómo la clase obrera se rebelaba cansada de soportar todas las cargas sin poder disfrutar de los privilegios. Pero hay ciertos aspectos que diferencian fundamentalmente la lucha de los trabajadores de la específicamente femenina. En la primera se da una conciencia de clase que no existe entre las mujeres, ya que ellas se sienten más unidas a los varones de su propio status que a sus compañeras de género pertenecientes a status diferentes. Asímismo, habría que añadir la escasa conciencia social femenina, consecuencia de muchos siglos de sumisión y tutelaje. Es cierto que hubo pensadores como Stuart Mill que se implicaron en la defensa de los derechos femeninos, pero ninguna revolución puede hacerse sin sus protagonistas. La mujer tenía que suprimir una mentalidad que la supeditaba al varón y aprender a valorarse y sentirse autosuficiente.
El sentido de confusión en que se han movido históricamente los vocablos feminismo y anarquismo, contribuye a que, tanto las personas defensoras como las detractoras de estos términos, descarguen sobre ellos golpes ciegos sin saber muchas veces qué defienden o qué combaten.
El feminismo primitivo, propulsor del derecho de la mujer a una participación política, ha dado paso a numerosas formas de feminismo que sería demasiado largo analizar. Algunas de ellas ven al hombre como un oponente a quien combatir a cualquier precio, pero no son esas las que interesan a las mujeres anarquistas, ya que éstas consideran al varón como un compañero que necesita ser concienciado, ya que se encuentra tan castrado por la sociedad patriarcal como la propia mujer.
Feminismo y anarquismo no son dos ideas contrapuestas, sino complementarias. Ambas aspiran a una sociedad formada por seres iguales, libres y responsables. El anarquismo lucha por la emancipación del individuo y, como tal, también por la mujer, pero ella sabe que sólo puede llevarse a cabo una revolución igualitaria si todos los individuos que participan en ella lo hacen en las mismas condiciones.
El problema de la emancipación femenina no surge de la diferenciación genética entre hombre y mujer, ya que las desigualdades biológicas que separan a ambos son muy escasas. La falta de entendimiento entre los dos géneros que forman la Humanidad se genera en un ejercicio de poder.
La subordinación de la mujer al hombre no se ha debido nunca a cuestiones de tipo biológico, sino ideológico y económico.
Salvo en casos excepcionales, debido a situaciones de privilegio, la mujer no tuvo conciencia de su opresión como género hasta finales del siglo XVIII. En 1791, la Revolución Francesa asumió en parte las inquietudes femeninas con la publicación de "Los derechos de la mujer y la ciudadana", que redactó Olimpia de Gouges basándose en la Declaración de los Derechos del Hombre. Casi simultáneamente, Mary Wollstonecraft, seguidora ideológica de Saint-Simon y Fourier, publicaba en Gran Bretaña "Vindicación de los derechos de la mujer" y provocaba una catarsis en una sociedad donde los derechos femeninos eran inexistentes y las normas legales sometían a la mujer a una total obediencia y dependencia del varón. Éste debía ser ciegamente obedecido por las mujeres de su familia, era quien fijaba el domicilio conyugal, quien debía autorizar la compra o venta de cualquier bien y quien se quedaba con todo el patrimonio en caso de separación o abandono.
No obstante, debido a la indiferencia social, las corrientes de opinión favorables a la emancipación femenina no tomaron cuerpo hasta mediados del siglo XIX. Mujeres como Flora Tristán, E. Cady Stone o Lucrecia Mott sembraron las primeras semillas de rebeldía. Numerosos grupos femeninos se organizaron en Francia, EE UU y Gran Bretaña, y salieron a la calle solicitando su derecho al voto como elemento de presión política para conseguir ciertas mejoras. Incluso hubo inmolaciones a favor de la causa, como el suicidio de Emily Davison que se arrojó a los pies de los caballos que corrían el Derby de Epson.
Así comenzó un imparable movimiento sufragista que sería el germen del feminismo. Millicent G. Fawcett fundó en Gran Bretaña una asociación que, tras cincuenta años de lucha consiguió, en 1918, una ley aceptando el voto de las mujeres mayores de 30 años. Asímismo, Emmeline G. Pankhurst fundó en Londres, en 1903, la Unión Femenina Social y Política y Brunschwing, en 1909, fue la creadora de la Unión Francesa para el Voto de las Mujeres.
En Alemania, hasta 1908, se consideraba a la mujer sólo apta para "el hogar, los niños y la iglesia" y en Gran Bretaña, universidades tan prestigiosas como Oxford o Cambridge, siguieron manteniendo cerradas sus puertas a la mujer. Ni la burguesía ni el proletariado facilitaban la incorporación social del mundo femenino. Pese a todo, una nación tras otra fue reconociendo el derecho de las mujeres al voto, con excepción, entre otras, de Francia y Suiza. Pero como pudo comprobarse muy pronto, el voto no había dado a la mujer su libertad y, tras un corto letargo, el feminismo surgió de nuevo con otras reivindicaciones y metas diferentes.
Paralelo al despertar de la conciencia femenina en el siglo XIX, estaba tomando cuerpo el anarquismo. William Godwin (1756-1836) atacaba la propiedad privada y acusaba al Estado de basar su existencia en la fuerza y en la opresión del individuo, y posteriormente Proudhon (1809-1865), que también condenaba la propiedad privada, rechazaba la actividad política y defendía un sistema social en el cual la libertad no surgiría de un orden, sino que sería el origen del mismo.
El anarquismo nunca hizo diferenciación de géneros, pero sus ideólogos, resultado de la época que les tocó vivir, ignoraron por completo a la mujer.
Fue la Revolución Industrial, con la incorporación de millones de mujeres al trabajo asalariado, que sirvió como revulsivo a una situación en exceso injusta; aunque bien es verdad que el cambio se inició muy lenta y paulatinamente. La sociedad burguesa admitió a la mujer en el mundo laboral, pero considerándola un individuo de segunda clase. Trabajadora poco cualificada y por tanto mano de obra barata, era fácilmente manipulable debido a unos rígidos principios religiosos y morales y estaba llena de miedos y prejuicios.
La inhumana situación que empezaron a soportar las mujeres en las fábricas situó la reivindicación de la emancipación femenina en el centro de una lucha social y política. Se produjo así una alianza histórica, la del feminismo con los movimientos obreros.
A pesar de todo lo dicho anteriormente, la mujer obrera, sin acceso a la cultura, sin derechos legales y con muy baja autoestima debido a su secular sometimiento al varón, no se encontraba capacitada para iniciar su propia revolución.
Debemos observar cómo las primeras mujeres sufragistas no sólo surgieron de la burguesía, lo que les permitía tener una saneada economía, sino que estuvieron unidas a hombres con inquietudes sociales. Podemos mencionar, entre otros muchos ejemplos, a Mary Wollstonecraft, que estaba casada con el ya mencionado William Godwin, considerado por muchas personas como el primer teórico anarquista y a Millicent Fawcett , esposa de Henry Fawcett, discípulo de los economistas Smith y Stuart Mill, profesor de economía política en Cambridge y ministro de Correos británico en 1880.
Como podemos deducir del anterior análisis, los movimientos feministas tienen una raíz burguesa y sufragista. Pretendían conseguir la igualdad de los géneros tomando como base la posición del varón en la sociedad; es decir, no buscaban una transformación social, sino la participación de la mujer en los privilegios, el poder y los estamentos jerárquicos que hasta entonces eran exclusivamente masculinos. Por esto, las mujeres anarquistas nunca se consideraron feministas e incluso llegaron a ridiculizar a quienes eran consideradas como tales. Se automarginaron y a la vez fueron marginadas por el feminismo. Sin embargo, todas ellas desencadenaron una lucha férrea contra la sociedad patriarcal y dejaron patente su voluntad de enfrentarse tanto al Estado que las alienaba en cuanto personas, como al patriarcado que les impedía su liberación como mujeres. Sin ellas mismas saberlo estaban actuando como verdaderas feministas, puesto que se desvinculaban de la lucha masculina en cuanto género.
Mientras en el resto de Europa los movimientos feministas surgieron de la concienciación de las mujeres, en España eran los intelectuales quienes se preocupaban del feminismo. La falta de un desarrollo industrial, la falta de una clase media fuerte y numerosa y la inestabilidad política que dominó España hasta 1975, frenaron los avances educativos de la mujer y la imposibilitaron para tomar conciencia de su situación. El siglo XX comenzó con una población analfabeta del 63,7 por cien, sólo algo inferior a la de Portugal que estaba en el 79,1 por cien y Bulgaria que se encontraba en el 80 por cien.
Sólo dos mujeres, María Egipcíaca Demaner y Gongoreda y Josefa Amar y Borbón, se interesaron por el tema de la instrucción femenina en el siglo XVIII y lo hicieron de una manera elitista, en la que dinero e inteligencia se identificaban y la mujer del pueblo era valorada solamente como elemento productivo.
No podemos hablar de movimientos feministas hasta el siglo XX, aunque sí de feminismo, ya que aparecieron corrientes que luchaban por la emancipación de la mujer, no organizadas, en torno a Emilia Pardo Bazán, Concepción Arenal o Cecilia Böll de Faber (Fernán Caballero), traductoras de numerosas obras de feministas francesas y británicas.
Como precursora de los movimientos feministas aparece en Cataluña en 1871 la Asociación para la Enseñanza de la Mujer. En ese mismo año, Teresa Claramunt organizó un sindicato para trabajadoras del textil y en 1903 Belén Segarra fundó la Federación de Mujeres Malagueñas.
Teresa Mañé, conocida en los medios libertarios como Soledad Gustavo, fue una de las grandes feministas de principios de siglo pese a no haber utilizado nunca ese apelativo. Junto con su compañero, Juan Montseny (escritor anarquista conocido con el pseudónimo de Federico Urales) fue editora de La Revista Blanca, publicación que llegó a dirigir mientras Urales se veía obligado a un exilio interior por orden gubernamental.
En 1888, la Ley de Asociaciones dio paso a la formación del sindicato UGT, que agrupó a los trabajadores, casi de manera exclusiva, hasta la aparición del anarcosindicalismo con la CNT, que alcanzaría su máximo esplendor en 1931.
La CNT se preocupó de atraer a la mujer española a su militancia, de resolver sus problemas laborales y de lograr su plena integración social.
En 1910 se fundó en Barcelona la Biblioteca Popular per la Dona y ese mismo año tuvo lugar el Congreso fundacional de la Confederación Nacional del Trabajo. En él se reconoció oficialmente la necesidad del empleo femenino como base para la consecución de la independencia de la mujer mediante un salario que, en todo momento, debía ser equiparable al del hombre. No obstante, acostumbrado el varón a tutelar a la mujer como si de una menor de edad se tratase, debemos señalar que le costaba mucho poner en práctica lo que defendía de manera teórica.
Al tratarse de un sindicato con planteamientos anarquistas, la CNT no apoyó ni participó en ningún momento en las aspiraciones de los denominados movimientos feministas. Partidaria de la acción directa, su lucha no se encaminó a la consecución del voto, sino a la consecución de igualdades laborales y salariales para los dos géneros.
A pesar de todo, el número de trabajadoras continuaba siendo minoritario. En 1921, con el desastre de Annual, muchos combatientes prefirieron morir en inmundos barracones acondionados como hospitales sin ninguna ayuda médica, antes que ser curados por manos femeninas. A esa descalificación femenina en los comienzos del siglo XX, se debe en parte el subdesarrollo de España en años posteriores.
En 1920 se creó en Valencia la Sociedad Concepción Arenal y en 1922, Margarita Nelken publicó "La condición social de la mujer" que contribuyó a la concienciación de buena parte de la sociedad femenina.
En 1928 se fundó la Asociación Nacional de Mujeres Españolas, de tendencia izquierdista. Dos años después, Hildegart Rodríguez publicó "Al servicio de la Nueva Generación" y un año más tarde, otra obra que despertó una encendida polémica en todo el país, "Educación sexual".
Pero no fue hasta 1936 cuando anarquismo y feminismo unidos tomaron cuerpo en una organización que sirvió de revulsivo social. En ese mismo año se fundó la Agrupación Mujeres Libres, formada por mujeres militantes de la CNT, conscientes de que una revolución de mujeres sólo podría ser realizada por mujeres.
Mujeres Libres, propiciada por Lucía Sánchez Saornil, Mercedes Comaposada y Amparo Poch, llegó a contar con 119 agrupaciones, de las cuales 22 estaban en Madrid y 6 en Barcelona. El resto se dispersaban por Bélgica, Checoslovaquia, Francia, Holanda, Inglaterra, Polonia, Suecia, Argentina, EE UU etc.
Por mucho que se escriba sobre Mujeres Libres y por muchos homenajes que se le tribute, nunca se podrá hacer justicia.
Quisieron ser una rama más del Movimiento Libertario, lo mismo que la CNT, la FAI o JJ LL, lucharon por su emancipación de la triple esclavitud, de género, cultural y laboral. Deseaban estar en la vanguardia de la Revolución Social que preconizaba el anarquismo, y crear una conciencia solidaria entre hombres y mujeres para convivir sin ningún tipo de exclusiones y asumiendo una obra común.
Aquellas mujeres tenían muy claro algo que actualmente defendemos otras muchas que nos consideramos anarquistas. El cambio social no supondrá la terminación feliz de todas las marginaciones femeninas. El Estado extiende los tentáculos de su poder sobre tres pilares sociales fundamentales: el mundo laboral, el familiar y el educativo. Para esto necesita ejercer su fuerza sobre la mujer pero, como hay muchas facetas de la cotidianidad que se le escapan, ha buscado el apoyo del hombre convirtiéndolo en su cómplice. Éste es manipulado para que ejerza por delegación su fuerza sobre la mujer.
¿Por qué el hombre se presta a este juego? Sencillamente, porque el rol en que ha sido educado (y aquí las mujeres, como primeras educadoras, tendrían que iniciar su "mea culpa"), le permite identificarse con el poder. Cualquier varón, aun el más oprimido y ansioso de libertad, ve en el poder una tentación y un objetivo a alcanzar. Sin embargo, la mujer (y aquí no caben las excepciones que todos conocemos) acostumbrada a padecer el poder sobre su cabeza, lo analiza desde la realidad de su vivencia cotidiana y puede verlo con la cotidianidad que da la lejanía. Ella sabe por experiencia que el poder en sí mismo supone la castración, la negación de la libertad.
El tipo de relación que la mujer se ve obligada a mantener con su entorno, es decir, los roles de esposa y madre que la sociedad patriarcal ha establecido para ella, hace que asuma los valores ideológicos dominantes a través de la educación, entendida como tal no sólo la escolarización, sino la socialización global.
Es verdad que la mujer está accediendo cada vez más al mundo de la cultura, que ha entrado masivamente, no sólo en la enseñanza media, sino también en la universitaria, pero también es verdad que, empeñada en que siga conservando sus roles, la sociedad patriarcal la ha encaminado mayoritariamente hacia disciplinas consideradas humanísticas, en tanto que a los varones les ha incitado a las técnicas. Esto ha ocasionado que las humanidades estén devaluadas y que nos encaminemos hacia una enseñanza cada vez más técnica y práctica.
La preparación intelectual que el poder concede a la mujer, intenta situarla en un segundo plano y sirve como pretexto para impedir su avance social. Su incorporación tiene así un carácter subsidiario, es decir, cuando el hombre no puede trabajar, los ingresos masculinos son escasos o la mujer no tiene pareja que la apoye económicamente.
Sin embargo, la actual esclavitud de la mujer tiene unas connotaciones muy particulares. En cualquier caso de opresión, la lucha termina con la liberación del individuo subyugado. Sin embargo, en el caso de la liberación femenina, no ocurre así. Ella no desea romper los lazos que la unen a su opresor. Por este motivo, la mujer que debe liberarse del varón ha de enseñar a éste a liberarse de sí mismo. La liberación de la mujer no se agotará, por tanto, en sí misma, sino que tendrá que extrapolarse al varón si quiere ser eficaz. Y este es uno de los más importantes retos que tendrá que asumir.
Es posible que, sin ella misma percibirlo, la mujer actual esté poniendo los cimientos de una sociedad nueva, pero el verdadero cambio tiene que realizarse en su interior para continuar después en el interior del hombre.
Sólo cuando él aprenda a resistir la tentación del poder, cuando aprenda a contemplarlo con una mirada más objetiva y libre que le permite su actual implicación, lograremos los dos géneos unidos nuestros objetivos, que no son contrapuestos, sino convergentes.
Tal vez algún día, el varón se decida a no ejercer ninguna clase de poder sobre la mujer y no coarte su libertad, ya que ningún género puede ser realmente libre si no lo es el otro. Y porque la sociedad libre, justa e igualitaria con que todos y todas los que aspiramos al anarquismo soñamos, no podrá conseguirse jamás si la mitad de la humanidad permanece en silencio subyugada por la otra mitad.

Mª Ángeles García-Maroto Subir


Pierre-Joseph Proudhon

Rescatar las figuras más singulares del movimiento anarquista es algo que se tiene que hacer, pues en ellas están los orígenes de nuestro pensamiento y de las organizaciones que hoy defendemos.
Si me decido a escribir algo sobre Proudhon no es porque esté de acuerdo con todos sus postulados, sino más bien por la malversación de su pensamiento, o mejor dicho, de parte de su pensamiento que se hace en la actualidad.
En el actual proceso de construcción europea y viendo un cuadro general de su historia, se reclama una y otra vez al federalismo y en alguna ocasión los dirigentes políticos europeos han alabado la figura de Proudhon, como uno de los precursores de ese pensamiento federal. Esto demuestra el desconocimiento que se tiene respecto a la figura del hijo de Besançon y de su pensamiento.
Proudhon es el gran reivindicado en muchos medios pero también el gran desconocido. Su figura es singular, pues representa una contradicción permanente a lo largo de toda su vida. El pensamiento de Proudhon es polivalente y puede tener varias lecturas. Su estilo deja esa posibilidad. Pero casi siempre se entiende mal a Proudhon y da lugar a equívocos que desfiguran su pensamiento.
¿Qué es en realidad lo que Proudhon nos legó en sus obras? Él es uno de los primeros socialistas que sientan las bases de lo que es la lucha de clases en el movimiento obrero mundial y más concretamente en el anarquista. Esa contradicción que citábamos anteriormente es una contradicción coherente consigo mismo.
Proudhon reivindica al individuo por encima de cualquier cosa, estableciendo que la economía capitalista es una contradicción, por lo que destruir sus valores con un movimiento bien organizado puede ser factible. Para él la verdadera fuerza de producción es el trabajador y es él mismo el que debe beneficiarse de la producción que crea. Por ello establece tres premisas básicas de acepción a la propiedad:
-Que el trabajador adquiere a expensas del propietario ocioso.
-Que siendo toda producción necesariamente colectiva, el obrero tiene derecho en proporción a su trabajo a una participación en los productos y en los beneficios.
-Que siendo una verdadera propiedad social todo capital acumulado, nadie puede tener sobre él una propiedad exclusiva.
Esta última premisa sienta las bases de lo que será su idea capital respecto a la propiedad: "la propiedad es un robo", máxima del pensamiento proudhoniano y por ende del movimiento socialista.
Igualmente que aborda el tema en el plano económico también lo hace en la nueva doctrina política que propone. Los obreros, una vez que se han apoderado de los medios de producción, tienen que gestionar la sociedad. Tienen que obtener créditos para el consumo en el denominado Banco del Pueblo, especie de gestión económica popular. Llegó incluso a hacer un ensayo de Banco del Pueblo que no cuajó por el entorno hostil en el que se encontró. Toda esta organización racional la asumiría para Proudhon el Sindicato General de la Producción y el Consumo, compuesto por gente del pueblo, por trabajadores. Las distintas cooperativas de producción y consumo se federarían entre ellas.
Uno de los grandes logros de Proudhon es el concepto de federalismo que lega, que es casi en su integridad el anarquismo. El federalismo de Proudhon es visto de abajo a arriba por la libre asociación de los hombres en unión. Es una concepción libertaria de la organización racional. En España esto se tomó con mucha fuerza, gracias a las traducción que de su obra hizo el republicano federalista Francisco Pi y Margall.
Todo este compendio político, económico y social que Proudhon tejió se denomino mutualismo. Contó con muchos seguidores en todo el mundo y de hecho en los orígenes de todo movimiento obrero en cualquier país nos encontramos con sociedades de raigambre proudhoniana. Incluso el norteamericano Josiah Warren hizo una experiencia con las ideas de Proudhon llamada Aldea de la Equidad.
Con Proudhon se empieza a forjar la mentalidad internacionalista en el movimiento obrero. Miraba por encima de las naciones, de las convenciones estereotipadas del Estado. Rescatemos una frase de Proudhon ante el pujante nacionalismo emergente de su época: "Esos que hablan tanto de restablecer la unidad nacional sienten poca inclinación por las libertades individuales". Es pues contraponer a la visión nacionalista un nuevo pensamiento universalista del mundo y de la historia.
Hay que decir también que el pensamiento de Proudhon a lo largo de la historia sufrió variaciones que le llevaron a adoptar en determinados momentos posiciones que le alejaban del anarquismo. Las obras principales en las que se forja su pensamiento anarquista (de hecho él es uno de los primeros que acuña la palabra como movimiento) son: "¿Qué es la propiedad?" (1840), "Sistema de la contradicciones económicas o filosofía de la miseria" (1846), "El principio federativo" (1863) y "La capacidad política de la clase trabajadora" (publicada póstumamente en 1865).
A Proudhon se le ha atacado por muchos flancos, algunos acertados y otros no tanto. El segundo libro citado suscitó la polémica con la otra corriente del socialismo que se estaba desarrollando, el marxismo. Marx publica en 1847 su "Miseria de la filosofía" contestación a Proudhon, que tiene más de enemistad personal que de ataque ideológico. Lo consideren o no los marxistas, Proudhon con sus pensamientos les ganó por una mano. Igualmente a Proudhon se le ha achacado de ser el precursor del ultrautoritarismo y del nacionalsocialismo, entendido éste como la instauración de un socialismo nacional. Ninguna infamia ha llegado más lejos de la realidad.
A Proudhon sí le podemos achacar su excesiva misoginia y machismo, que lleva a desarrollar una de las corrientes internas sobre el papel de la mujer en la revolución. Para Proudhon su contribución debía ser nula y supeditada al hombre. Un texto donde Proudhon desarrolla todas estas ideas es "La pornocracia o las mujeres en los tiempos modernos" publicada en 1875. Es un postulado que no dice nada bueno a favor de Proudhon.
Como podemos comprobar, la mayoría de los pensamientos de Proudhon distan mucho de lo que quieren emprender los jerarcas europeos. Es una prueba más de la malversación y mala interpretación (por no decir desconocimiento) que sobre una figura como la de Proudhon se tiene en mucho ámbitos. Lo que pasa con Proudhon pasa con muchos otros.
Para terminar diremos que los pensamientos de Proudhon son primigenios y en ellos se puede detectar algunas anomalías. Pensadores y activistas posteriores contribuirán con su aportación ideológica a hacer del anarquismo el movimiento más rico en ideas. Bakunin, Guillaume, Kropotkin, Malatesta y muchos otros completarán con acierto y con diferencias entre ellos las bases de nuestro pensamiento de igualdad, libertad y justicia.

Julián Vadillo Subir


Congreso anarquista internacional

Los próximos días 9 a 12 de abril se celebrará en la ciudad francesa de Besançon un congreso anarquista organizado por la IFA (Internacional de Federaciones Anarquistas), organización creada en el Congreso de Carrara (Italia) en 1968 y a la que pertecece la FAI.
Este Cogreso analizará, entre otras cosas, la situación mundial en general, así como la situación del movimiento libertario en el ámbito internacional. Hay que resaltar que los congresos anarquistas internacionales no determinan ninguna línea fija y obligatoria. Son reuniones donde todo el mundo aporta cuanto sabe y los acuerdos se toman por unanimidad.
La historia de los congresos anarquistas arranca del de Saint-Imier (Suiza) de 1872, tras la escisión de la Primera Internacional. En este Congreso se se fijaron las líneas del anarquismo social y revolucionario: organización al margen de la política burguesa, mediante la solidaridad de la acción revolucionaria; todo poder político presuntamente revolucionario es falso, por tanto hay que ir a la destrucción de cualquier clase de poder político; pacto de solidaridad, amistad y apoyo mutuo; la sociedad ha de fundarse en el trabajo y la libertad: libre organización del trabajo contra las tiranías política y religiosa; todo Estado es injusto y tiránico y debe ser sustituido por la libre federación de los grupos productivos fundada en la solidaridad.
En el mes de julio de 1881 se celebró en Londres otro congreso, al que asistieron delegados de África, América, Asia y Europa en representación de alrededor de 50.000 militantes anarquistas. Es un congreso clandestino. Se parte de los acuerdos de Saint-Imier y se trata, fundamentalmente, de dos asuntos: la violencia revolucionaria y la creación de una organización internacional específicamente anarquista. Si bien se llegó a crear un organismo relacionador, la oleada de represiones gubernamentales desatada en la época impidió la celebración del congreso que daría carta de naturaleza a la internacional anarquista.
Hasta 1907 no se pudo reunir otro congreso. Fue celebrado en Amsterdam y en él se trató, sobre todo, de sindicalismo y de organización anarquista. Se llegó a la creación de la internacional anarquista con una oficina de relaciones, con sede en Londres. Tras la Primera Guerra Mundial y el estallido de la Revolución de Octubre en Rusia, hubo otras reuniones internacionales. Su corolario fue la reactivación en 1922 de la Asociación Internacional de los Trabajadores, heredera de la Primera Internacional y del Congreso de Saint-Imier. Diseñada como internacional del sindicalismo revolucionario (anarcosindicalismo), su actividad llega hasta nuestros días.
En plena Guerra Fría se llevaron a cabo otros intentos de organización internacional estable. El congreso de Londres, celebrado el verano de 1958, reactiva las relaciones internacionales y, por medio de un boletín interno de aparición frecuente, se intercambian opiniones entre las diferentes federaciones anarquistas. De esta forma se organizará el congreso de Carrara de 1968.
Marcado por la explosión del movimiento juvenil y por la represión desatada tanto en el bloque capitalista como en el soviético, este congreso supondrá el inicio de una organización universal estable: la IFA. Las federaciones anarquistas se vuelven a dar cita en París en 1971. Si bien en este congreso no se llegó a conclusión alguna, los debates resultaron reveladores de la problemática por la que atravesaba el movimiento anarquista.
En 1978, y de nuevo en la ciudad de Carrara, se celebra otro congreso. De él salen interesantes acuerdos sobre bases ideológicas, cuestiones científicas en relación con la revolución, el movimiento estudiantil, el terrorismo y el marginalismo.
París será otra vez, en el otoño de 1986, sede de un nuevo congreso. Se debatió sobre los problemas del momento: luchas de liberación nacional, política de bloques, militarización… y se trazaron las perspectivas de transformación social y lucha anarquista.
En Valencia, en 1990, un congreso analizará la situación mundial y tomará un acuerdo sobre la posición de los anarquistas en el movimiento obrero, además de debatir cuestiones de organización y redactar un nuevo pacto asociativo de la IFA. En el congreso de Lyón (1997), entre otras cuestiones, se analizaron los mecanismos de dominación y explotación mundiales.
En la ciudad francesa de Besançon nació Pierre-Joseph Proudhon (1809-1865), uno de los primeros teóricos del anarquismo, por lo que el Congreso aprovechará para celebrar un acto público que recuerde su figura y su pensamiento.
En el próximo número de este periódico daremos una crónica de lo acontecido en el Congreso.

A.G. Subir


 

Vuestras guerras, nuestros muertos

Sobre la utilización política del terror

Las secuelas de la
guerra de EEUU contra Iraq

¡Ni dios ni amo!

Informe sobre Eslovenia

 

Feminismo y anarquismo

Pierre-Joseph Proudhon

Congreso anarquista
internacional