PERIODICO ANARQUISTA
Nº 186
         ENERO 2004

 

SECCIONES

  

Portada

 

Nuestro periódico

 

Tablón

 

Números
anteriores

 

Suscripciones

 

Conctacta con nosotros

 

Sitios de interes

 

Documentos
de la I.F.A.

 

 

 

 



[NUESTRO PERIODICO] - [TABLON] - [Nos. ANTERIORES] - [SUSCRIPCIONES] - [CONTACTA] - [SITIOS INTERES] - [DOCUMENTOS IFA]
Portada

La moderna Inquisición

Cada época tiene sus inquisiciones.
Sería anacrónico usar la palabra inquisición si no fuera porque hay todavía pensamientos totalitarios que son la expresión de poderes religiosos o de ideologías masificantes.
Porque creo que la libertad de pensamiento que deriva de la experiencia personal debe ser defendida, de la misma manera pienso que se debería obstaculizar toda imposición autoritaria que justifique el pensamiento transformándolo en una verdad válida para todos. Podemos leer en la encíclica Fides et ratio de Juan Pablo II, escrita en 1998: "En la fe la libertad no está simplemente presente: se exige. Es la fe lo que permite a cada uno expresar de mejor forma su libertad. La libertad no se realiza en las opciones contra Dios... la libertad consigue la certeza de la verdad y decide vivir en ella". La verdad existe porque se cree, no sirve ninguna demostración, no sirve comprender, basta solamente con creer; la fe no admite dudas.
Este ejercicio mental no lo encontramos sólo en las justificaciones de los dogmas religiosos, sino que también lo podemos encontrar en algunas disciplinas académicas y en procedimientos legislativos que imponen así sus juicios de valor creando discriminación.
Si en la sociedad globalizada y globalizante se habla con extrema facilidad de "normalidad" sin que nadie la sepa definir con precisión, con la misma facilidad se atropella y se reprime la diversidad individualizándola sobre todo en los comportamientos y en los razonamientos generalmente no compartidos.
Si la normalidad está ligada a la productividad, todos los que no compartan este sistema de progreso-muerte son considerados como sujetos desviados; si la normalidad está ligada a la sumisión, todos aquellos que tengan un espíritu rebelde son considerados como sujetos desviados; si la normalidad es la adaptación incondicional, son considerados sujetos desviados todos los que expresen una opinión crítica. El delirio del poder establecido apunta su dedo hacia los "delirios" y los sufrimientos de los individuos, hacia el invento permanente de nuevas categorías de criminales o enfermos y hacer de modo que cuanto antes éstos sean eliminados, por lo menos de la vista de los bienpensantes.
Así se construyen nuevos guetos, así se cancela la memoria histórica, así se eliminan los espacios de libertad; los guetos representan la terapia para las anomalías sociales: cárceles, manicomios, despidos, censuras... y cuando esto no es suficiente se vuelve a la moda de la eliminación física. Antes de poner en práctica la terapia es necesario definir la patología y la patología se convierte en "verdad" científica o metafísica incluso si se basa en el concepto de que existe sólo porque la terapia es eficaz.
Es muy fácil caer víctima de la trampa inquisitorial, pero se puede uno salvar: basta callar, uniformar la mente, defender la lógica del vencedor, seguir a la bandera que ondea más alta.
Predefinir los roles sociales ha creado siempre muchas ventajas en la consecución del consenso y todavía hoy se busca imponer a las mujeres lógicas existenciales, que contradicen sobremanera instintos y deseos.
La insistencia sobre el papel social de la familia -típica de una política de sabor confesional y patriarcal- y sobre la dignidad de la mujer como pacificadora de conflictos, seguramente continuará produciendo violencia; esta santificación de la mujer consoladora y pacificadora, que enseñará a su hija el difícil arte de la sumisión, es fundamental si se quiere consolidar un poder basado en la injusticia social.
En el resto de la encíclica Fides et ratio viene explicado que "no hay motivos para que exista competencia entre razón y fe".

Chiara Gazzola
(Il Peccato-Umanità Nova) Subir


Antisemitismo, antisionismo y revolución

Reproducimos a continuación un artículo aparecido en "Le Monde libertaire", el semanario de la Federación Anarquista francófona, que nos ha parecido muy interesante a la hora de debatir sobre el conflicto arábe-israelí. Omitimos algunos párrafos que se refieren específicamente a la situación francesa y que son difíciles de entender, además de no alterar en nada el artículo.

La polémica es cada vez mayor. Todo empezó cuando se tachó de antisemita a un teólogo musulmán. ¿Con razón o sin ella? Desde luego, no es nuestra guerra. Antes de reprocharle ser antisemita, nosotros le reprocharíamos ser teólogo. En nuestra calidad de anarquistas y libertarios no pintamos nada en un debate que enfrenta de manera abierta o solapada a partidarios de la verdad revelada, ya sea cristiana, judía o musulmana.
Laicismo en peligro para unos o respeto a las creencias religiosas para otros, sin embargo el tema del velo no nos deja indiferentes. Incluso aunque reconozcamos la expresión de un deseo de identidad frente a la homogeneidad de lo mercantil, hemos de afirmar claramente que las razones esgrimidas para justificar el velo, la kippah o la cruz nos parecen signos externos de alienación y, por tanto, expresamos nuestro rechazo porque consideramos sólo lo humano como acto de liberación.
Sin embargo, la cuestión del antisemitismo no puede plantearse debatiendo con los adeptos de religiones reveladas. [En Francia estamos asistiendo a una especie de exorcisación del antisemitismo popular.
Debemos reconocer que la expresión, entre ...]
Los anarquistas y libertarios hemos de preguntarnos las razones de nuestro interés por este tema. Situaciones similares en las que un país ocupa otro contra su voluntad y provoca la cólera y resistencia de sus habitantes se dan a montones en el mundo. Por otra parte, en ningún sitio he visto la proclamación de solidaridad con las luchas justas del pueblo kashmir, o de los sudaneses negros y cristianos contra los sudaneses blancos y musulmanes. Chechenia agita las conciencias, pero nada es comparable a las pasiones que levanta el conflicto palestino. Muy cerca de nosotros tienen lugar luchas entre un poder militar todopoderoso y consejos de tribus que se resisten a su liquidación, y eso debería interesarnos por ser anarquistas. Al otro lado del Mediterráneo se organizan hombres y mujeres y tampoco parece interesarnos. ¿Qué pasa entonces con Palestina? ¿Por qué nos obsesiona?
La gran especificidad de la lucha palestina es que ella misma se proclama "revolucionaria". Los principales líderes laicos han asimilado bien el catecismo marxista-leninista. Han comprendido bien que, blandiendo un Kaláshnikov y gritando "Revolución" se atraerían la amistad de la gente de izquierda. Han proclamado "la justa lucha del pueblo palestino" como han hecho con la del pueblo vasco, irlandés o corso. ¿Por qué hemos de ser más solidarios con los palestinos que con los argelinos? Entonces habíamos comprendido que una lucha sin cuartel oponía a dos bandos nacionalistas, y nos inclinamos a favor del más débil. Pocos anarquistas rechazaron participar en esa guerra insoportable. Más tarde, si estuvimos en contra de la guerra de Vietnam, rechazamos ser solidarios con los vietcongs. Sabíamos de antemano lo que iba a pasar.
Ahora podemos adelantar que no había judíos implicados en esos conflictos. Detrás de nuestra solidaridad con los combatientes palestinos se esconde un antisemitismo vergonzoso que no se atreve a dar su nombre, en nuestra incapacidad de expresar un antisionismo consecuente.
Es importante dejar claro que el anarquista no puede en ningún caso ser sospechoso de antisemitismo. El número de judíos en nuestro movimiento ha sido lo bastante importante como para que nadie dude. Pero que Gustav Landauer, Erich Müsham, Emma Goldmann, Alexander Berckmann, Rudolph Rocker (no era judío pero militó sobre todo en el entorno judío) hayan expresado alto y fuerte los ideales libertarios no impide que planteemos la siguiente cuestión: ¿Por qué no participaron en el movimiento sionista que existía desde principios del siglo XX? En todo el movimiento obrero encontramos judíos que rechazan la idea sionista en beneficio de la lucha por la libertad humana. Para ellos, la construcción de un Estado no podrá ser la solución al problema judío. Para otros, sin embargo, ese Estado sería un paso hacia la solución. Durante cierto tiempo se mantuvo esa ilusión, hasta después de la Segunda Guerra Mundial, y especialmente a través de la atracción que ejercían los kibutzim, que a muchos les parecieron la continuación de las colectividades españolas.
Pero antes de eso vino la tragedia nazi, que terminó en un horror absoluto. Los nacionalsocialistas quisieron regular de una vez por todas la cuestión judía. Ese crimen tomó el nombre de "solución final". El silenció lo ocultó todo. Los supervivientes optaron en su mayoría por callar. Mientras, se ha creado el Estado de Israel, gracias a la mala conciencia de las potencias vencedoras de la guerra. Gracias al trabajo valiente de los llamados "nuevos historiadores israelíes" se sabe actualmente que los hechos que precedieron y acompañaron a esa creación son el origen de la carnicería que se está produciendo en estos momentos. A partir de las guerras árabe-israelíes, y especialmente la de los Seis Días, que muestra la fragilidad de Israel, tiene lugar un arranque identitario en el seno de las comunidades judías de Europa y de Israel. Empieza a ser cada vez más difícil mostrarse como antisionista sin ser tachado de antisemita. La "solución final" cambia de nombre y se convierte en "holocausto". Es un cambio simbólico, porque ese término se relaciona con un tipo de sacrificio religioso en el que se quema todo (en un sacrificio clásico se queman únicamente partes de una cosecha o partes de animales, y el resto se entrega a los sacerdotes). Este cambio de denominación permite a la vez sacar a la luz la liquidación de los judíos en la historia humana cargándola de una dimensión mística, y utilizándola como la justificación última de la acción del gobierno, ya sea laborista o del Likud. La historiadora israelí Idith Zartal llega incluso a decir que los "creadores de esta memoria (la shoah) eran políticos, ideólogos que no sufrieron personalmente la solución final nazi. Así es como comienza el proceso de devaluación y de instrumentalización de la shoah en Israel".
Esto hace difícil cualquier posible crítica y lleva a la población judía de Israel a vivir como una víctima potencial permanente, lo que la impide verse como verdugo.
Zartal dice: "Nos consideramos víctimas inocentes desde todos los puntos de vista, víctimas que no tienen ninguna responsabilidad sobre lo que nos suceda".
Eso refuerza las aseveraciones de la antigua dirigente israelí Golda Meir: "Tal vez os perdonemos algún día por haber matado a nuestros hijos, pero no os perdonaremos nunca por habernos puesto en la situación de matar a los vuestros".
Pero el antisionismo no es de hoy. Los primeros opositores a esta idea se encuentran entre los propios judíos. Fueron los rabinos más ortodoxos de comienzos del pasado siglo los que se opusieron con mayor violencia a ese proyecto. Siendo conservadores o incluso reaccionarios, no podían soportar que otros pudieran mostrar el camino a los judíos. Basándose en textos sagrados, denuncian en estos términos: "Nosotros, judíos piadosos, deberíamos guardarnos de seguir a esos hombres pecadores, que se esfuerzan por crear una Liberación artificial, expresamente prohibida por la tora".
Annette Wieworka recuerda que "en 1918, en Polonia, populistas y bundistas eran decididamente antisionistas. Se oponían, a menudo con violencia, a la idea de la creación de un Estado judío en Palestina [...] El problema que debían resolver los sionistas religiosos era el de la conciliación de la idea del sionismo, el regreso a Palestina por medios humanos, con la religión por la cual se puede llegar, simplificando, de regreso a la tierra de Israel tras la llegada del Mesías".
Nosotros no tenemos elección. Hemos de decir que las víctimas, los oprimidos, están al otro lado del muro. Que si el hecho de Israel es ya indiscutible, la creación de un Estado palestino es el paso obligatorio para salir de esta locura asesina. Pero este Estado no es nuestra guerra. No podemos en ningún caso tomar partido por quienes envían a sus hijos cargados de explosivos a matar a los hijos de los otros. Y no más en esta guerra que en otra más "oficial".
Nosotros somos solidarios con los que tienden un puente, con peligro de sus vidas, entre las dos entidades. Que sean civiles o militares refuzniks, rechazan verse como un blanco potencial. Se han convertido en los enemigos de su campo. Son traidores pero llevan la vida.
El terrorismo lleva en sí una concepción política de la organización social que nosotros rechazamos totalmente. Esta concepción del "todos culpables" no puede sino repugnarnos. Los que están en el origen de esos actos son en su mayoría creyentes, del mismo tipo que los que poseen las colonias. Los religiosos judíos y musulmanes desarrollan la misma lucha: hacer todo lo necesario para lograr la asimilación imposible. Su miedo es que Yasser pueda hacer el amor con Esther, y Moshe con Leila, o Yasser con Moshe y Leila con Esther. Así que, luchemos por conseguir eso.

Pierre Liebrecht subir


Las cosas de la biblia

La doctora Laura Schlessinger es una conocida locutora de radio de los Estados Unidos que tiene un programa en el que da consejos en directo a los oyentes que llaman por teléfono. Recientemente saltó la polémica (y más cuando se mezclan temas de religión y homosexualidad, donde cada persona interpreta lo que dice Dios y la Biblia de una manera distinta) cuando la presentadora atacó a los homosexuales. Esta locutora ha dicho recientemente que la homosexualidad es una abominación, ya que así lo indica la Biblia en el Levítico, versículos 18 a 22 y, por tanto, no puede ser consentida bajo ninguna circunstancia.. Lo que a continuación transcribimos es una carta abierta dirigida a la doctora Schlessinger escrita por un residente en los Estados Unidos, que ha sido hecha pública en Internet (no tiene desperdicio).

Querida doctora Schlessinger:

Gracias por dedicar tantos esfuerzos a educar a la gente en la Ley de Dios. Yo mismo he aprendido muchísimo de su programa de radio e intento compartir mis conocimientos con todas las personas con las que me es posible. Por ejemplo, cuando alguien intenta defender el estilo de vida homosexual me limito tan sólo a recordarle que el Levítico, en sus versículos 18 a 22, establece claramente que la homosexualidad es una abominación. Punto final. De todas formas, necesito algún consejo adicional de su parte respecto a algunas otras leyes bíblicas en concreto y cómo cumplirlas:

a) Me gustaría vender a mi hermana como esclava, tal y como indica el Éxodo 21,7. En los tiempos que vivimos, ¿qué precio piensa que sería el más adecuado?

b) El Levítico 25,44 establece que puedo poseer esclavos, tanto varones como hembras, mientras sean adquiridos en naciones vecinas. Un amigo mío asegura que esto es aplicable a los mexicanos, pero no a los canadienses. ¿Me podría aclarar
este punto? ¿Por qué no puedo poseer canadienses?

c) Sé que no estoy autorizado a tener contacto con ninguna mujer mientras esté en su período de impureza menstrual (Lev 5,19-24). El problema que se me plantea es el siguiente: ¿cómo puedo saber si lo está o no? He intentado preguntarlo, pero bastantes mujeres se sienten ofendidas.

d) Tengo un vecino que insiste en trabajar en sábado. El Éxodo 35,2 claramente establece que ha de recibir la pena de muerte.¿Estoy moralmente obligado a matarlo yo mismo? ¿Me podría apañar usted este tema de alguna manera?

e) En el Levítico 21,20, se establece que uno no puede acercarse al altar de Dios si tiene un defecto en la vista. He de confesar que necesito gafas para leer. ¿Mi agudeza visual tiene que ser del cien por cien? ¿Se puede relajar un poco esta condición?

f) La mayoría de mis amigos (varones) llevan el pelo arreglado y bien cortado, incluso en la zona de las sienes a pesar de que esto está expresamente prohibido por el Levítico 19,27. ¿Cómo han de morir?

g) Sé gracias al Levítico 11,6-8, que tocar la piel de un cerdo muerto me convierte en impuro. Aún así, ¿puedo continuar jugando al rugby si me pongo guantes?

h) Mi tío tiene una granja. Incumple lo que se dice en el Levítico 19,19, ya que planta dos cultivos distintos en el mismo campo, y también lo incumple su mujer, ya que lleva prendas hechas de dos tipos de tejido diferentes(algodón y poliéster). Él, además, se pasa el día maldiciendo y blasfemando. ¿Es realmente necesario llevar a cabo el engorroso procedimiento de reunir a todos los habitantes del pueblo para lapidarlos? (Lev 24,10-16) ¿No podríamos sencillamente quemarlos vivos en una reunión familiar privada, como se hace con la gente que duerme con sus parientes políticos? (Lev 20,14)

Sé que usted ha estudiado estos asuntos con gran profundidad, así que confío plenamente en su ayuda.
Gracias de nuevo por recordarnos que la palabra de Dios es eterna e inmutable.

Subir


Sin novedad en el frente

Hay algunas lecturas que marcan profundamente la mentalidad de ciertas personas. Creo que la obra "Sin novedad en el frente" merece ser considerada entre esos libros que todo militante anarquista debería leer. Y esto no tanto porque critique la guerra, sino porque la presenta tal y como es, con realidad, haciendo notar la crueldad.
El autor del libro es Erich Maria Remarque y lo escribió en 1928. En realidad su apellido no era Remarque, sino Kramer, pues era alemán (algunas fuentes dicen que de origen francés). Él invirtió las letras de su apellido probablemente porque se sentía avergonzado por el papel que Alemania había desempeñado en la Primera Guerra Mundial, época en que se desarrolla la obra. Y con esto no quiere decir que sea un alegato aliadófilo, pues Remarque en ningún momento habla de buenos o malos, sino que habla de la guerra y de lo que se vive en ella. El propio Remarque vivió de cerca el conflicto, pues fue movilizado en 1916 con tan sólo 18 años. La experiencia le marcó tanto, que años después escribió esta obra maestra.
El texto es un episodio desgarrador de un grupo de hombres en la Primera Guerra Mundial. Poco a poco todos van desapareciendo o quedando mutilados. Y lo más significativo es que resulta evidente que están exponiendo su vida por nada. Quizás uno de los momentos más impactantes es aquel en que el protagonista topa con tropas francesas y se queda con un francés al que ha tenido que dar muerte en tierra de nadie. Allí comprende cómo se puede pasar del odio a la indignación, cómo una persona, un igual tuyo, ha muerto por una causa que no es de ninguno. Es ver la muerte cara a cara y el porqué de su inutilidad.
El libro es, en definitiva, un reflejo de lo que realmente es la guerra. La Primera Guerra Mundial fue especialmente cruenta, pues las tácticas de ataque cuerpo a cuerpo estaban a la orden del día. Delante de los hombres también había máquinas que los destrozaban. Remarque muestra de manera magistral la crueldad del conflicto.
La obra fue un auténtico éxito en su época y se tradujo a muchos idiomas. En España se publicó en 1929 y en poco tiempo se sucedieron las ediciones. A los anarquistas de hoy nos interesa por ser un manifiesto antibélico y también porque fue una obra muy leída entre los anarquistas españoles junto con otras como "Abajo las armas", también antibélica, pero ambientada en el siglo XIX.
Ni que decir tiene que una obra tan trascendental tuvo una formidable adaptación cinematográfica. En 1930 Lewis Milestone la llevó a la gran pantalla, cuando el cine ya era sonoro. La diferencia del libro con la película, es el final, en el que el protagonista muere: en la película es abatido al intentar coger una mariposa y el libro acaba, tras la muerte del protagonista (sin especificar cómo) con el parte de guerra del día: Sin novedad en el frente.
Tanto el libro como el film tuvieron muchos defensores, pero también había detractores, todavía imbuidos de un patriotismo exacerbado, que el libro ridiculiza. En Alemania fue víctima de furibundos ataques de los nazis en plena vorágine de ascensión del nacionalsocialismo. En 1979 hubo un remake del film poco afortunado de Delbert Mann.
Hoy día esta obra tiene un gran sentido. Cuando estamos inmersos en un ambiente de guerra, la literatura antimilitarista se debe extender. Porque no sólo debemos oponernos a una guerra, sino oponernos a la guerra en sí, a esa maquinaria bélica al servicio del imperialismo, tenga éste el apellido que tenga. Porque la guerra ultraja las vidas de todos los que la sufren. Las generaciones rotas por las dos guerras mundiales o por la guerra civil española ya no las vamos a recomponer, pero sí las venideras. Y en nuestra mano está.
Que se sepa, Remarque no era socialista, pero nosotros aparte de compartir con él el sentimiento antibélico, tenemos inquietudes de cambio y transformación. Por eso nosotros, a la realidad y a la crítica de la guerra, oponemos un nuevo modelo de sociedad, la anarquista.
No quiero acabar estas líneas sin suscribir un texto de Remarque, de 1928, que expresa ese desarraigo de los que van a la guerra, y cuando salen de ella ven que han perdido una etapa preciosa de su vida, por no hablar de los muertos: "Este libro no pretende ser una acusación ni una confesión. Sólo intenta informar sobre una generación destruida por la guerra. Totalmente destruida, aunque se salvase de las granadas".

Julián Vadillo Subir


Todo el arte es anarquista
si es bello y bueno (Camille Pissarro)

A finales del siglo XIX las ideas anarquistas ejercieron una notable influencia no sólo sobre el mundo obrero sino también en los medios artísticos y literarios. Fueron muy numerosos los escritores y pintores que se entusiasmaron por la idea de revolución social. Para algunos se trató sólo de una moda y abandonaron su ideal cuando lograron éxito y fortuna. Pero otros siguieron fieles toda su vida al anarquismo. Entre ellos se encuentra Camille Pissarro, del que se celebra este año el centenario de su muerte.
Nació en Saint-Thomas, una isla de las Antillas que era por entonces una posesión danesa. Su padre era un comerciante judío de origen portugués, que pensaba que su hijo le sucedería en el negocio. Pero Camille aprovechó la visita a Saint-Thomas del pintor danés Fritz Melbye para seguirle a Venezuela, donde se inició en la pintura de paisajes, de flora y de fauna.
En 1855 estudia en París, sin encontrarle mucho interés, la carrera de Bellas Artes. Es alumno de Corot y recibe la influencia de Courbet. En 1857 conoce a los futuros impresionistas Monet, Renoir y Cézanne en la Academia Suiza, y se convertirán en sus amigos.
En 1870, la guerra le obliga a huir a Inglaterra. Deja tras de sí 1.500 telas que serán destruidas por la soldadesca. Le influyen por entonces las pinturas de Turner y de Constable. De regreso a Francia, pinta en Louvenciennes (cerca de Saint-Germain-en-Laye) y en Pontoise, a menudo con Cézanne. Su pintura se va haciendo cada vez más aérea, más cercana a la de Monet. Sus cuadros presentan la vida y las labores de los campesinos.
Hoy día, la gente se precipita en masa a cada nueva exposición impresionista. Pero en aquel entonces era impresionante la intolerancia hacia lo nuevo. En 1874, Monet, Pissarro, Sisley, Renoir, Cézanne y Degas organizaron una exposición. Toda la prensa los ridiculizó. Le Figaro decía: "Se acaba de inaugurar una exposición que dice ser de pintura [...] cinco o seis alienados, entre ellos una mujer, se han dado cita en ella. Esos pretendidos artistas cogen las telas, los colores y los pinceles, arrojan tonos al azar y los firman". A modo de burla se les califica de impresionistas. Tres años más tardes ellos reivindicarán con orgullo ese calificativo.
A pesar del interés de algunos marchantes y coleccionistas, es difícil vender cuadros. Pissarro deberá desarrollar un trabajo enorme para mantener a su familia (tuvo siete hijos). A menudo no podía comprar el material para pintar. Su situación económica sólo mejorará a partir de 1879. En 1884, instalado en Éragny-sur-Epte (Oise), una exposición de sus obras logra gran éxito en los Estados Unidos.
Pissarro es ya por entonces sensible a las ideas anarquistas. Aunque prefiera la República antes que una posible restauración monárquica, sus cartas demuestran que no se hacía ninguna ilusión con los políticos. Le desagrada la sociedad burguesa, que rechaza en su calidad de artista de vanguardia. Rechaza la autoridad y exalta al individuo. El anarquismo le permite expresar su propia concepción de la belleza. La lectura de las obras de Kropotkin, de Proudhon y de Grave le convencen de la necesidad de la revolución social.
En el plano técnico, se acercó durante un periodo corto de tiempo a la obra de Seurat y de Signac (éste también anarquista) y adoptó el principio de la división sistemática (puntillismo o neoimpresionismo). A pesar de las numerosas críticas, a partir de 1890 sus exposiciones le proporcionan un gran éxito y sus cuadros subieron de cotización.
No encontraremos declaraciones anarquistas en la pintura de Pissarro; no le gustaban los cuadros de género. Su obra se compone sobre todo de paisajes, de algunos retratos y de bodegones. La pincelada es compacta, la luz densa y escarlata. A partir de 1890 realiza también vistas de entornos urbanos (París y Rouen). El modo de vida campesino le parece cercano a su ideal anarquista. Los pueblos y los campos son una representación de la Utopía. Es un mundo que hay que proteger para la sociedad del futuro antes de que sea destruido por la industrialización.
Pissarro es más un anarquista de ideas que de acción. No obstante, participó en 1899 en el Club del Arte Social al lado de Rodin, Grave, Pouget y Louise Michel. Es partidario del arte por el arte: "¡Todo el arte es anarquista cuando es bello y bueno!" No es partidario del arte social. Contrariamente a lo que ha escrito Kropotkin en La conquista del pan, no cree que sea necesario ser campesino para expresar en un cuadro la poesía de los campos. Él quiere compartir con sus semejantes las más vivas emociones. Una obra de arte bella es un desafío al gusto burgués. Pissarro es un optimista que cree en un porvenir anarquista muy cercano, en el que la gente, liberada de las ideas religiosas y capitalistas, podrá apreciar su arte.
En 1890 realiza para sus sobrinos un álbum de 28 dibujos esquemáticos a plumilla que contrastan con su pintura pero nos muestran claramente cuáles eran sus opiniones. Titulado Bajezas sociales, este álbum representa de manera virulenta el dinero, la Bolsa, el capital, la religión, la patronal, la esclavitud asalariada, la miseria, el hambre y el suicidio. Se notan las influencias de Daumier y de Zola. La esperanza está representada por una escena de barricadas y un dibujo en el que un viejo filósofo contempla la salida del sol, remontada por las letras de la palabra "anarquía". Este álbum es una condena sin paliativos de la sociedad que rechaza a los pobres y a los artistas.
Pissarro no es un hombre violento, pero comprende las razones de los atentados anarquistas. Tras el asesinato del presidente Carnot por Caserio, permanece varios meses en Bélgica, como Octave Mirbeau o Bernard Lazare, para escapar de la represión. Allí conocerá a Élisée Reclus y a Émile Verhaeren. Su apoyo moral y económico a las víctimas fue importante. Ayudó a los hijos de anarquistas encarcelados, a Émile Pouget y a los compañeros italianos en el exilio. También solventaba regularmente las deudas de los periódicos de Jean Grave, La Révolte y Les Temps nouveaux.
Su amigo Jean Grave había fundado Les Temps nouveaux en 1895. Ese periódico se mantendrá hasta 1914. En él colaboraron numerosos artistas favorables a las ideas anarquistas, como Luce Cross, Signac, Van Rysselberghe, Aristide Delannoy, Vallotton o Steinlen. Pissarro sólo aportó tres litografías, pero su apoyo económico fue constante. Animó a sus hijos Lucien, Georges y Rodo, todos ellos artistas, a enviar sus dibujos. Donó también obras suyas para tómbolas organizadas con el fin de mejorar la caja del periódico.
Durante el asunto Dreyfus, luchó contra la injusticia y el antisemitismo al lado de Octave Mirbeau y Maximilien Luce, y se enfrentó a Degas y Renoir, que estaban del otro lado.
La obra de Pissarro es universalmente reconocida. Sus cuadros valen hoy una fortuna. Y los numerosos estudios a él dedicados no aluden nunca a sus ideas anarquistas.
En la ciudad francesa de Pontoise se celebra este año el centenario de la muerte del pintor. Hay en ella un museo Pissarro que rinde homenaje al artista que trabajó en el valle del Oise entre 1866 y 1883, junto a Cézanne, Van Gogh y Gauguin en ocasiones. El museo no tienen ni un solo óleo del Pissarro, pero sí un fondo numeroso de dibujos y grabados suyos. Se pueden ver también obras de los hijos de Camille Pissarro y de otros artistas que pintaron en la zona.
Del 15 de noviembre de 2003 al 25 de enero de 2004 hay una exposición titulada "Entre el cielo y la tierra: Camille Pissarro y los pintores-grabadores del valle del Oise en la segunda mitad del siglo XIX". Hay además una asociación de Amigos de Camille Pissarro, ubicada en el museo, cuyo objetivo es dar a conocer las obras y las ideas de Pissarro, pero sus actividades son bastante limitadas. Y, por último, la Casa de la Moneda de París ha emitido una moneda conmemorativa con la efigie de Camille Pissarro.

Felip Equy
(Le Monde libertaire) Subir


El nacimiento de una institución:
las ONG

Nuestra única pretensión es colaborar en el desenmascaramiento de las formas de poder, de las formas de dominio que imperan en nuestra sociedad, dándole a la filosofía un sentido de reflexión crítica de lo existente que sirva de guía a la acción racional y liberadora. Esta necesidad de repensar desde varios puntos de vista lo dado, lo que nos rodea, es fundamental en estos tiempos y lugares donde el dominio es cada vez más sutil, más difícil de localizar como tal. En efecto la historia de algunos países (los autollamamos civilizados) parece marcada por el aumento de invisibilidad de todo poder sobre los hombres, de manera que es habitual escuchar hablar de conceptos como democracia, libertad, etc., como atributos propios e indiscutibles. La Escuela de Fráncfort ya hablaba de la interiorización del dominio, como vemos en los estudios sobre autoridad y familia de Horkheimer, o en los análisis de Marcuse sobre las necesidades que nos aprisionan en la sociedad de consumo. Es por eso que pensamos útil la reflexión sobre algunas relaciones de nuestro tiempo.
No pretendemos por otra parte desarrollar un saber completamente riguroso, que escapa a nuestras posibilidades y que no en pocas ocasiones contribuye a su escasa difusión además de desanimar a muchos. Decía Aristóteles que por un lado está la ciencia, sinónimo de saber cierto, de verdad, de completo rigor, que parte de proposiciones seguras y actúa deduciendo (con conclusiones, por tanto, seguras también) y por otro lado estaría un saber no tan estricto, que comenzaría con proposiciones que él llamaba entimemas, premisas no indudables, sino más bien razonables, que no contradicen al sentido común, aceptables, probables, pero en ningún caso seguras. A este segundo tipo nos agarramos, con lo cual quedan ya medianamente perdonadas todos las simplicidades que nos permitiremos.
Lo que exponemos es una de las muchas condiciones de posibilidad que han permitido la aparición de las ONG. Repetimos, una de las muchas por estudiar, y tal vez de las menos evidentes. Que las ONG son cada vez más importantes en nuestra sociedad y que están (para bien o para mal) en relación directa con los problemas causados por el dominio, no será aquí justificado. Se toma como punto de partida.
En resumen, intentaremos hacer ver cómo uno de los cambios en las relaciones humanas habidos en las escuelas, en los cuarteles, en los hogares, en las fábricas, en las iglesias y en los palacios del poder, en concreto el cambio de relaciones de patriarcado (con dominio muy visible) a relaciones de amistad o de supuesta amistad, ha dejado el camino abonado a la aparición de las ONG.
Comencemos con lo divino. Aquí observamos el paso de una concepción de dios como gran padre vigilante a una imagen amistosa del mismo. Teníamos por una parte el icono de dios como triángulo con un ojo que todo lo ve, castigador de los pecadores, cúspide de la iglesia que se presenta como intermediaria entre nosotros y él. Frente a esto se construye y se impone la imagen de un dios de amor, de amistad, que nos comprende, nos perdona, sin necesidad de intermediarios. Es este el tipo de cambio paradigmático que queremos expresar claramente: la transformación de relaciones patriarcales de dominio a relaciones de amistad. Una simple comparación entre los libros de texto religiosos que usaban los escolares de la época franquista y los actuales confirma lo dicho.
Lo mismo observamos si abandonamos las iglesias y nos dirigimos a los cuarteles.
La imagen de los militares españoles estaba construida fundamentalmente desde un esquema que veía a los soldados como garantes en última instancia del orden burgués establecido. Esto es claro desde posiciones marxistas, que ven al ejército como elemento fundacional del aparato represivo de la superestructura estatal del modo de producción capitalista, pero era también claro desde posiciones derechistas que justifican las atrocidades franquistas (o pinochetistas) como necesarias para el mantenimiento del orden (aunque para ellos no sea un orden burgués). Los militares ejercen desde ambas perspectivas una misión de vigilancia y castigo, necesaria para ellos cuando algunos ciudadanos se salen del redil marcado, marcado por ellos que saben lo que nos conviene. Esta función de patriarcado es camuflada a veces con la misión de defender la patria de enemigos externos, que además muchas veces son identificados con los alteradores del orden interno.
Sin embargo los dos esquemas han quedado desplazados por la nueva visión de lo militar. La imagen más repetida por los medios de formación-comunicación de masas es la del soldado ayudando a cruzar la calle de alguna anciana bosnia o kosovar, para que pueda ir al mercado a comprar tranquilamente. El ejército se ha apropiado de un nuevo "look" donde la función humanitaria de ayuda es la principal baza de su utilidad. Los soldados ya no son nuestros padres controladores, son amigos-aliados que apoyan a los más desfavorecidos.
Y de los cuarteles pasemos a las escuelas. No hace mucho la Junta de Andalucía realizó una campaña publicitaria que presentaba al profesor como amigo del alumno. La sola necesidad de esta campaña para construir una determinada imagen del enseñante indica el desfase de la visión tradicional que se tenía del maestro, como alguien al cual se le debía sumisión y cuya palabra y acciones eran ley. Esta imagen patriarcal de dominio está siendo sustituida (o se intenta) por una mucho más amable en la que el profesor tiene como misión ayudar y comprender al alumno; un amigo, como decían literalmente las letras gigantes de las vallas de propaganda.
Otro tanto ocurre en los hogares. En las casas nos encontramos cómo las relaciones familiares también han sufrido una importante variación. No habrá que insistir mucho en que la figura del gran padre ordeno y mando, con el resto de la familia nuclear, mujer e hijos, sometidos a su dominio, tiende a desaparecer. Modelos de gran aceptación popular como el que nos ofrecía la serie de televisión Médico de familia, nos muestran un padre colocado en situación de igualdad con la mujer, y que debe ser un amigo tanto de ella como de sus hijos. Debe jugar con ellos, llevarlos al fútbol, conversar para saber sus problemas, etc. Lejos queda ya ese padre al que se le habla de usted y que inspira tanto o más temor que amor.
El fenómeno se repite también en la máxima representación de la nación. En la jefatura del Estado los cambios han ido acordes con los tiempos. Del general Franco, gran padre vigilante que tuvo que intervenir para poner orden, pues sus hijos no eran mayores de edad y no sabían gobernarse, y que era dominador de los españoles a la manera que lo era el auriga del mito platónico (y el triángulo Polifemo divino al que antes hacíamos referencia), hemos pasado a la figura del rey. La nueva monarquía ya no puede apoyarse en maneras de dominio patriarcal y por eso ha tomado la forma de aliado mayor del pueblo. Así vemos cómo el hito fundamental de su reinado, aquel que más le consolidó en el trono, fue su actuación durante el golpe militar del 23-F. En esa ocasión el rey no se presentó como autoridad que tiene que intervenir para cuidar de sus hijos que no son independientes, sino como amigo de la democracia, es decir, de la capacidad de autodeterminación de los ciudadanos. Es por este mismo nuevo cometido que una de las primeras funciones del rey (aparte de descorrer cortinillas) sea la de una especie de defensor (amigo) del pueblo, aquel a quien los ciudadanos le mandan cartas para que interceda ante los políticos y otras formas de poder.
Concluyamos este repaso con las empresas. Aquí, más que hablar de una transformación lo que se ha producido es un avance de una visión y un retroceso de otra. La imagen que ha retrocedido es la del empresario como explotador-dominador, característica de la tradición socialista-anarquista. La imagen que ha triunfado es la de la tradición liberal, donde la empresa se construye como un contrato libre entre trabajadores y empresarios, y donde este último aparece como un aliado, pues es el que crea el empleo, el bien más preciado. Son nuestros benefactores amigos. Incluso entre la tradición liberal la imagen patriarcal omnipresente del dueño o encargado tiende a ser reemplazada por cursos donde se enseñan las bondades de la empresa en cuestión, buscando que los trabajadores se sientan en un proyecto común donde la cooperación y la comunicación entre todos los niveles es fundamental para el buen funcionamiento global que redundará en beneficios para todos.
No deja de notarse que mientras en otros órdenes lo que hemos percibido es la aparición de relaciones nuevas, o la preponderancia de relaciones que antiguamente eran muy minoritarias, en el campo de las relaciones sociales de trabajo lo que se haya producido es un avance de una de las posturas en conflicto, lo que tal vez muestre un adelanto de este sector de la intersubjetividad social con respecto a otros sectores.
En definitiva, es sobre este fondo donde colocamos la aparición de las ONG. Y este es el momento de dar una definición: entidades de derecho privado que funcionan como organismos de redistribución no obligada de recursos. Recordemos que nos movemos en un saber de lo cotidiano, no excesivamente riguroso, por lo que la tomaremos como principio.
Esta definición nos sirve para observar que también aquí se han producido las transformaciones a que antes aludíamos. De una estructura clásica basada en el concepto de limosna, a otra basada en los conceptos de cooperación y solidaridad, los términos que más aparecen cuando hablamos de las ONG. Las connotaciones en ambos casos son bien distintas. Mientras que la limosna connota una posición de paternalismo y superioridad del que da sobre el que recibe, palabras como cooperación y solidaridad tienen un claro sentido de relación entre iguales. Así, solidaridad se define como "comunidad de intereses, sentimientos y aspiraciones".
Aquí, entonces, se ha pasado también de una relación jerárquica donde la ayuda transcurre de arriba abajo, a unas relaciones de igualdad donde te ayudamos como aliado-amigo. De hecho, la así llamada por los gobiernos cooperación internacional es la directa heredera de las antiguas posiciones patriarcales colonialistas, donde los colonizados eran considerados como niños que la madre patria dominadora tiene que civilizar por su propio bien. Ahora estas interacciones se construyen sobre un plano de igualdad teórica entre países independientes amigos, donde las ONG se convierten en instrumento fundamental.
Lejos de nosotros el querer criticar a las ONG. Abarcan un conjunto tan heterodoxo de organizaciones que toda crítica en general es imposible. Lo que sí estamos dispuestos a afirmar es que si con el Estado liberal de derecho (el del capitalismo primero) se produjo la burla de la libertad, y si con el Estado social de derecho (el Estado del bienestar) se produjo la burla a la igualdad, con el Estado actual se está tal vez produciendo la burla del concepto que faltaba: la fraternidad.

D.G.B. Subir


Declaración de Principios del
Movimiento Libertario Cubano

Como ha sido siempre un deber ineludible, consecuentes con nuestros principios y acuerdos, los anarquistas y anarcosindicalistas cubanos, fuimos y somos luchadores sin tregua por la libertad, la justicia social y el socialismo libertario.
Desde los inicios del movimiento obrero en Cuba en el siglo XIX, del cual fuimos pioneros y hoy sus sucesores, continuadores de la lucha social establecida por aquellas generaciones ante la opresión colonial, la intervención imperialista norteamericana, el capital internacional, las repúblicas burguesas, las dictaduras de Machado, Batista y contra el gobierno totalitario de los últimos cuarenta y cuatro años; estamos comprometidos con una serie de conceptos e ideas sociales a las cuales no renunciaremos por ninguna causa.
Encontrándose Cuba actualmente en uno de los momentos más dolorosos de su Historia, los anarquistas cubanos presentamos este documento, continuando con la tradición de denunciar y combatir al sistema político estatal de turno en el gobierno, sea colonialista, capitalista, dictatorial o en la actualidad totalitario. Combatimos y denunciamos estas lacras mucho antes de la fundación de la Asociación Libertaria de Cuba y después en sus acuerdos del Primer Congreso de 1944; Segundo Congreso de 1948; el Tercer Congreso de 1950; la Conferencia Internacional Libertaria de 1955; la Declaración de Principios de 1960 y las del exilio de 1965; la Declaración del Movimiento Libertario de 1975; los editoriales en el Boletín de Información Libertaria hasta 1979, los de Guángara libertaria hasta 1994 y las declaraciones y discursos en diferentes foros en 1979, 1988, 1993 y 1995, como también se ha denunciado al sistema castrista en encuentros internacionales en Italia, Francia, México, España y los Estados Unidos.

Considerando que:
1.- El Estado cubano desde 1959 hasta la fecha, autodenominado "socialista" y representado únicamente en la forma y persona de su "Máximo líder" de manera fascista, oprime y asesina a nuestros hermanos de clase, asumiendo las funciones de Tirano Único en nombre de todo el pueblo de Cuba.
2.- Después de más de cuarenta y cuatro años de un despotismo sin paralelo en este continente, el pueblo de Cuba se halla sumido en la miseria, la corrupción y obligado a la obediencia, sin derechos de ningún tipo, amenazado y aterrorizado por la policía política del régimen, de forma brutal e inhumana, con un sistema judicial y carcelario comparable con el nazismo alemán o los gulags soviéticos.
3.- El sufrido proletariado cubano (obreros industriales y agrícolas), falsamente representado por sindicatos de intención y corte fascista, verticales y fosilizados, se encuentra atrapado dentro de un sistema social que lo persigue y encarcela por tratar de organizarse libremente; lo explota y discrimina, racial y políticamente, sin derecho a huelgas, protestas y boicots. En oposición a tanto abuso, necesita liberarse de estas infames cadenas que lo oprimen.
4.- Como hombres y mujeres comprometidos con la libertad, hemos acordado lanzar a la luz pública este documento y luchar desde nuestras barricadas con todas las fuerzas para alcanzar la libertad, hasta el último de nuestros compañeros y el final de nuestras vidas.

Declaramos que:
1.- La crisis cubana es nuestra prioridad más evidente.
2.- Como internacionalistas estamos en el deber de apoyar a nuestros compañeros anarquistas en el resto del mundo y a aquellos hermanos de clase que, dentro de otras filas ideológicas afines con nuestros principios, reclamen nuestra solidaridad.
3.- Estamos contra todos los Estados y sus representantes, contra todos los gobiernos o imperios que traten de globalizar, centralizar o dominar al resto de la Humanidad.
4.- No nos interesa la lucha por el poder político pero, nunca renunciaremos a la oposición ante cualquier enemigo fascista, capitalista o clasista, ahora o en el futuro. Consecuentes con la idea que en la religión está la raíz de todo gobierno político, nos manifestamos contra todas las religiones e iglesias así como a las formas filosóficas e ideológicas que se opongan al desarrollo crítico de los seres humanos.
5.- Aspiramos a la emancipación total de la clase obrera, dándole al proletariado cubano nuestro interés y atención principal, debido a la evidente situación socio-política en que se encuentra. Laberinto trágico y sin paralelos en nuestro continente.
6.- Le brindaremos nuestra fraternal solidaridad a cualquier grupo, sector y/o movimiento en cualquier parte del mundo que tome como principio y meta la libertad y la justicia social dentro de sus propios pueblos. El internacionalismo siempre ha comenzado en el lugar más cercano en que se lucha. Apoyamos las luchas de todos los pueblos oprimidos y explotados por su liberación de la dominación imperialista o doméstica. Celebramos la belleza de la diversidad humana y reconocemos las contribuciones sociales y culturales de las diferentes comunidades que habitamos el planeta. Mantendremos todo tipo de relaciones fraternales y libertarias con dichos sectores, anarquistas o anarcosindicalistas, fuera y dentro de Cuba.
7.- Somos enemigos del capitalismo y el consumismo. Apoyamos todas las formas de resistencia a la actual explotación capitalista, resistencia que se traduce en huelgas, sabotajes y luchas en los lugares de trabajo, en la ocupación de inmuebles (squatting), huelgas de alquileres y en las luchas por el control comunitario de los recursos. Deseamos la abolición del trabajo asalariado y del sistema de producción; por lo que nos oponemos a la recuperación del Capital y a la continuidad del sistema de producción a través de cualquier transformación, incluida la imposición del capitalismo de Estado. Entendemos que si la producción es la base de la explotación perpetuada por el Capital, cambiar las formas de producción significa cambiar las formas de la explotación, no eliminarla.
8.- Estamos contra el Estado en todas sus formas. Nos oponemos a todos los Estados sin distinción ideológica y luchamos por abolirlo. El objeto del Estado es mantener y regular todas las formas de dominación. El Estado posee el monopolio de la violencia, los mecanismos para impartir "justicia" y el terror organizado: la policía, el ejército y el sistema de prisiones.
8.1-Nos oponemos a los sistemas carcelarios y de "readaptación social", reconociendo en ellos, las formas de control del Estado para perpetuar los privilegios de la clase gobernante.
8.2- Nos oponemos a los sistemas de inmigración y nos manifestamos a favor del libre tránsito de los pueblos más allá de nuestras ficticias fronteras estatales.
8.3- Nos oponemos a las concepciones de la izquierda autoritaria que pretende "transformar" al Estado, recuperando sus estructuras para la conservación del poder a través del pretendido "Estado proletario", así como al actual discurso de la izquierda democrática que concluye en "la necesidad de la democratización del Estado" deduciendo que "una estrategia acorde con los tiempos, debe desembocar en la ocupación del Estado" en lugar de su antigua propuesta de "conquistarlo". Con esta postura de esperar todo del Estado y dentro del Estado, tiene lógica el aplazamiento de la lucha social y continuismo del juego democrático ofreciéndole a "todos" la posibilidad de "participar" en la farsa electoral.
8.4- Nos oponemos a las pretensiones regresionistas de la reacción conservadora (clasista, clerical, fascista, etc.) que aspira a volver a un pasado de ignominia y corrupción.
9.- Luchamos por una sociedad basada en la equidad e igualdad entre las personas sin distinción de sexo. Estamos a favor de la liberación y la autodeterminación de la mujer; por lo cual nos oponemos al sistema patriarcal y androcéntrico de dominación.
10.- Luchamos contra el racismo. Estamos a favor de la creación de una sociedad basada en la diversidad cultural. Somos concientes de la discriminación histórica de los afrocubanos, desde los tiempos de la esclavitud hasta la actualidad y ratificamos nuestra lucha por la autodeterminación de los negros. Así mismo, reconocemos la opresión histórica de que han sido víctimas los pueblos originarios de América y nos solidarizamos con sus luchas libertarias por autonomía, control de sus recursos, justicia y dignidad.
11.- Rechazamos la heterosexualidad obligatoria impuesta por la cultura patriarcal y reconocemos la diversidad sexual en las relaciones humanas. Apoyamos la autodeterminación de las lesbianas, homosexuales y bisexuales.
12.- Nos oponemos al sistema industrial capitalista, construido sobre la explotación del planeta y de sus habitantes. De igual forma, combatimos la salvaje destrucción del ecosistema cubano por parte de la dictadura castrista. Apoyamos la lucha de los movimientos de resistencia contra la continua destrucción ecológica. Reconocemos la necesidad de una transformación revolucionaria de nuestras relaciones con el planeta y las especies que lo habitan.
13.- Lucharemos en todas las trincheras por restablecer dentro del proletariado las ideas anarcosindicalistas que nos fueron conculcadas por el "socialismo" autoritario y arrancadas por el sistema castrista. El socialismo tiene que caminar siempre del brazo de la libertad.

Afirmamos que:
1.- Objetamos la política represiva establecida por el Estado castrofascista.
2.- La policía política tiene que ser disuelta.
3.- Debe ser suprimida inmediatamente la pena de muerte.
4.- Todos los presos políticos y sociales tienen que ser puestos en libertad inmediata.
5.- Se tiene que eliminar el Servicio Militar y disolverse la institución Militar. En su lugar se organizarán, libre y espontáneamente, colectivos de autodefensa, potenciando lazos de unión con aquellos sectores antimilitaristas que planteen su acción desde el punto de vista libertario.
6.- La abolición del Estado es una necesidad imperiosa y alcanzable. Reconocemos la capacidad de las personas para organizar sus vidas y sus comunidades sin la necesidad de intermediarios parásitos.

Conclusiones
El Movimiento Libertario Cubano, consecuente y coherente con sus ideales de socialismo libertario, justicia social, autogestión, organización de clase, municipalismo autónomo, libertad individual y colectiva para el pueblo de Cuba, se enfrenta de nuevo al totalitarismo fascista de Castro. Estamos en una época de florecimiento del Ideal libertario, donde se observa el crecimiento del movimiento contestatario a nivel internacional, hoy, más que nunca, se vislumbra la aurora de la libertad y estimamos necesario cerrar filas contra el despotismo totalitario que padece Cuba, tanto con los compañeros en la Isla como con los anarquistas en el resto del mundo.
Hacemos una exhortación a todos los grupos libertarios revolucionarios a coordinar esfuerzos con los nuestros en la lucha por una sociedad socialista libertaria. No se trata de sumar coincidencias ideológicas; sino de sumar esfuerzos en la práctica revolucionaria consecuente, en la confrontación real a todos los niveles y en todos los planos, ante los ataques del neocolonialismo, la globalización y el Capital. La revolución social que hemos de realizar, surge de la necesidad real de los oprimidos en lo concreto, del movimiento real de los explotados afirmando sus deseos de vida en una sociedad libre y humana que romperá definitivamente con toda ideología de muerte, inspirada en la explotación y la opresión en nombre del progreso.
Compañeros, asumamos lo que realmente somos y por lo cual luchamos, asumamos la práctica consecuente y revolucionaria del anarquismo.

M.L.C. Subir


Chantaje

He de pensar que cuando nacemos nuestras primeras reacciones son respuestas a estímulos. Desde entonces estamos atados a cubrir unas necesidades básicas como alimentarse, abrigarse, refugiarse, etc. Supongo que estas necesidades son las mismas en otras especies animales, porque no hay que olvidar que somos animales. De una forma u otra cada especie cubre estas necesidades para poder desarrollar lo que llamamos el ciclo de la vida, nacer, desarrollarse, reproducirse, y morir. Obviamente en nosotros todo este proceso se complica.
Supongo que nuestro derecho a la vida, de tratarse dentro de este contexto, nos lleva a otros derechos, como el derecho a la vivienda, la sanidad, la educación, etc. Por lo que me hace pensar que los famosos derechos humanos nos viene dados por ser más bien animales, es decir, por nuestra propia existencia. Por lo tanto, sería absurdo que estuvieran reconocidos en una Carta Magna o en una Declaración Universal y sería absurdo que te lo otorgaran en nombre de una soberanía, o en el de una nacionalidad. He de pensar que van contigo allí donde vayas y que el reconocimiento debería ser mutuo entre nosotros.
Estamos aún lejos de este pensamiento. Supuestamente todos los derechos están recogidos en una Declaración Universal que luego cada país adopta en una constitución y que éstos emanan de la ley, que es un órgano superior. Éste es el principio del chantaje, el hacer ver que es algo o alguien quien te los da. Luego, te dicen, que para que nadie te los viole los tienen que regular, así, te los protegen de cara que alguien los vulnere. Esta intencionalidad acaba en una reducción de los derechos, el chantaje se perpetúa. Si los derechos los tenemos todos por igual, ¿por qué tenemos que tener a alguien que nos lo vigile? ¿Por qué los tenemos que regular si son absolutos? ¿No será que como nos han hecho creer que es alguien superior quien nos lo concede, nos tienen que hacer ver que tiene que ser alguien, también superior, quien los vigile y los regule? La trama de este chantaje no queda ahí. Para adquirir un derecho, como por ejemplo el de la vivienda, tenemos que pagar y así con casi todos los derechos básicos para la subsistencia. Podemos afirmar que el disfrute de tus derechos depende de tus ingresos económicos. Además, este chantaje se afianza más cuando lo único que tienes para poder llegar adquirir tus propios derechos son tus propias manos. Qué causalidad que todos los medios de producción y la producción, para garantizar nuestra existencia, están en manos de unos pocos. Me pregunto, ¿esto no es un chantaje? ¿Por qué al derecho a la propiedad se le da más valor que al derecho a tener una vivienda digna? ¿Por qué no se elimina el derecho de propiedad como tal? Porque no creo que este sea un derecho humano imprescindible para la subsistencia y el desarrollo digno. Más bien es un derecho del que se benefician unos cuantos a costa de las necesidades de la mayoría. Todo este engaño y chantaje está sustentado por unos cuantos intermediarios que dicen que nos representan y que se hace llamar políticos. Nos dicen que si hay que hacer algún cambio ha de ser por medio de ellos por la vía democrática del voto y, si no es así, no vale, y además, no es democrático. ¿Por qué nos dan una sola salida? ¿Por qué nos hacen este chantaje, si los derechos son de todos? Son estos los que se encargan de hacer vigilar los derechos para que nadie los vulnere, ni nadie se beneficie más de lo que se tiene que beneficiar. Como si nosotros mismos no supiéramos defendernos. Nos dicen que la ley, que es la que regula a favor nuestrao, emana de nosotros. ¿Cuántos de nosotros hemos asistido y participado en la elaboración de una de nuestras leyes? Y, ¿por qué tenemos que legislar y regular los derechos, si son absolutos? Para hacer más patente y más crudo este chantaje utilizan la fuerza represiva, si no a ver cómo imponían este sistema coactivo. La ley, que no la hacemos ni tu ni yo, que la hacen unos en nombre de todos, es el primer eslabón de la cadena represiva, y que ésta a su vez es el sustento de esta coacción. El ejército, la policía, los guardias jurados son el brazo ejecutor de este sistema represor que mantiene impoluta toda esta farsa. A ver, sino, ¿quién es el que te vigila para que no te cueles en el metro o en el tren? ¿Quién te viene a desalojar cuando no puedes pagar el piso en el que vives? ¿Quién te pega cuando estás defendiendo tu dignidad?
Todo este montaje para que prevalezca el derecho a la propiedad de los medios de producción y la producción por encima del resto de los derechos. En sí misma, la propiedad es el alma de este chantaje y por lo tanto de la represión que la humanidad está padeciendo por su misma mano.
No te dejes amedrentar por este sistema. Di no. La anarquía es una repuesta a este sistema creando una sociedad libre e igualitaria de verdad, sin trampas ni cartón.

S.O. Subir


 

La moderna Inquisición

Antisemitismo,
antisionismo y revolución

Las cosas de la biblia

Sin novedad en el frente

Todo el arte es anarquista
si es bello y bueno (Camille Pissarro)

 

El nacimiento de una
institución: las ONG

Declaración de Principios del Movimiento Libertario Cubano

Chantaje