PERIODICO ANARQUISTA
Nº 184
         NOVIEMBRE 2003

 

SECCIONES

  

Portada

 

Nuestro periódico

 

Tablón

 

Números
anteriores

 

Suscripciones

 

Conctacta con nosotros

 

Sitios de interes

 

Documentos
de la I.F.A.

 

 

 

 



[NUESTRO PERIODICO] - [TABLON] - [Nos. ANTERIORES] - [SUSCRIPCIONES] - [CONTACTA] - [SITIOS INTERES] - [DOCUMENTOS IFA]
Portada

¿Una nueva guerra?

No. Todas las guerras responden a lo mismo: a la expansión del capital en busca de beneficio. Ésta es otra de tantas, pero lo que sí es cierto es que pasa menos desapercibida porque se molestan menos en disfrazar la verdad, ya que su poder es cada vez mayor y pueden hacer lo que quieran al margen de la opinión de los pueblos y de las instituciones supuestamente creadas para que ningún Estado pueda actuar con arbitrariedad; por eso, el escándalo es mayor y nos parece diferente a todas las demás.
Quieren hacernos creer que la guerra ha sido poco más que un paseo militar de los ejércitos invasores, y que lo de ahora es una mezcla de revuelta y terrorismo.
Para justificar esta guerra se habló del mal menor: liberar al pueblo iraquí (primero lo matan y luego lo liberan), y que el objetivo era deshacerse de armas destructivas de las que nadie cree en su existencia.
Dicen que quieren libertad y democracia para el pueblo iraquí, cuando lo que buscan es el control de la región en pos de los recursos naturales.
Controlan Afganistán, casi Iraq, amenazan Siria e Irán, y mientras tanto destruyen al pueblo palestino. Al pueblo, que somos los que siempre sufrimos los desastres de las guerras provocadas por los gobernantes y ejecutadas por su brazo armado, el ejército.
De los 50 millones de euros para ayuda humanitaria (que es otro de los negocios que dan las guerras), apenas el 10 por ciento cumple esta función de apoyo al pueblo iraquí. Es así como la burguesía española disfraza su ayuda económica para las víctimas de esta guerra. Decía el ministro Trillo: "el mantenimiento de tropas españolas en la zona sólo ha costado 11 billones de las antiguas pesetas".
Estados Unidos se declaró un Estado revisionista con el derecho a utilizar la fuerza para controlar al mundo permanentemente según su interés.
Los Estados están al servicio de poderes económicos que luchan por el control del petróleo y de los negocios de armas de todo tipo; éstos se alimentan de la guerra... y todo ello en nombre de la democracia y la libertad, cuando la verdad es que son una amenaza para millones de personas en el mundo.

Grupo Tierra Subir


Bolivia y la cuestión del poder

A diferencia de las anteriores revueltas de los ultimos años, la movilizacion popular actual en Bolivia ha llegado a poner sobre la mesa la discusión del poder político. La tardanza mostrada por Sánchez de Lozada al pedido de renuncia expresa ese sentimiento de orfandad con el que están las clases dominantes frente a la ausencia de una alternativa sólida de recambio burgués. La batalla del gas, ha permitido condensar un conjunto de reivindicaciones estructurales del movimiento de masas que se encontraban latentes o que emergían localmente y que ahora han tomado forma nacional. De hecho, en la guerra del gas existen varios componentes que han provocado el actual levantamiento, se combinan reivindicaciones de clase y reivindicaciones étnicas producto de la brutal opresión a los pueblos indígenas, locales y regionales. Desde este punto de vista y desde el salto en la situación que significó el levantamiento en El Alto, podemos decir que una revolución en Bolivia ahora sí ha empezado a andar, aunque no se ha consumado la caída revolucionaria del gobierno. Y en los hechos se ha dado una alianza de clases entre el proletariado que está actuando en forma diferenciada, puntualmente con los mineros de Huanuni y otro contingente de mineros que se encuentra en camino a La Paz, el movimiento campesino del altiplano y valles, cocaleros, los pobres urbanos y semiproletariado, de talleres, curtiembres, transportistas, mercados, etc. Finalmente los universitarios juegan también un rol.
A diferencia de los hechos de Cochabamba en el 2000, en la "Guerra del agua", ahora las demandas en la ciudad de El Alto fueron claramente políticas como eran la anulación de la Ley de hidrocarburos, lo que implica su renacionalización, la industrialización del gas y en especial que Sánchez de Lozada renuncie.
Con respecto a las organizaciones con las que actuaron el movimiento de masas, fueron centralmente las Juntas Vecinales, una forma de organización muy extendida en el país. En El Alto deben llegar a cerca de 500 juntas. Están agrupadas en la FEJUVE (Federación de Juntas Vecinales) que en combinación con la Central Obrera Regional dirigieron la lucha. Actualmente, y producto de la represión, estas Juntas Vecinales, por lo menos en los sectores más castigados por la represión, han dado instructivas para la conformación de comités de autodefensa. También surgió en esta misma ciudad un Comando General Comunitario, formado por la coordinación entre la COR, la FEJUVE y la CSUTCB (Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia), como una instancia de coordinación para resolver la cuestión de la autodefensa. Sin embargo, el 12 y 13 de octubre, la resistencia al salvajismo militar-policial se dio de forma espontánea, sin organización previa de ningún tipo, lo que evidencia el estado aletargado de las organizaciones existentes. En general el estado de ánimo de las bases tiende cotidianamente a rebasar la política y vacilaciones de todas las direcciones, no solo nacionales sino a nivel local. De hecho, algunos dirigentes intentaron dialogar con el gobierno y fueron desconocidos o rápidamente disciplinados ante las amenazas de linchamiento.
Sanchez de Lozada tardó en caer por el apoyo del conjunto de los organismos internacionales, empezando por la embajada norteamericana, la OEA, el Pacto Andino y varios organismos internacionales que ven "un peligro" para el conjunto de la región su caída, ya que después de veinte años de democracia pactada, excluyente, racista y represiva, el conjunto de mediaciones políticas burguesas tradicionales está fuertemente cuestionado. De ahí el apoyo que le dan en estas horas críticas el Movimiento de la Izquierda Revolucionaria y Nueva Fuerza Republicana, así como las cámaras empresariales, banqueros, la Iglesia y todas las organizaciones patronales. Junto a ellos, las clases medias-altas, en el transcurso de los últimos días, están adoptando posiciones francamente fascistas, como el asesinato de un bloqueador por parte de un chico de 17 años en un barrio burgués, o las amenazas de las logias cruceñas que llaman a disparar a los campesinos.
Sin embargo, Sanchez de Lozada tardó en caer por la estrategia de los dirigentes de las organizaciones de masas como es la cúpula del Movimiento Al Socialismo, del Movimiento Indigena Pahacuti y también de la Central Obrera Boliviana. La política que han sostenido sistemáticamente ha sido la de presionar para "convencer" al gobierno, primero de que haga una declaración sobre a quién pertenecía el gas, si a los bolivianos o a las transnacionales. Luego, cuando el movimiento de masas dijo su palabra con el 12 y 13 de octubre en El Alto, presionan para "convencerlo" de que renuncie. Su política conciliadora y timorata se evidencia en sus llamados a realizar la "huelga de hambre" como mecanismo de conciliación, a suspender los ampliados de la COB y a restringir lo máximo posible, en las actuales circunstancias, la participación de la vanguardia en los mismos, bajo el argumento de "cuestiones de seguridad", y finalmente a tratar de disminuir la "acción directa" del movimiento de masas.
El gobierno entrante apuesta a quedarse, desgastando la movilización, y de ser necesario apelar a una represión mayor. De hecho, la cantidad de muertos y heridos de las últimas semanas así lo atestiguan, 160 y más muertos y más de 400 heridos, así como la intervención a diversos medios de prensa y las órdenes de detención de sindicalistas y activistas. El recambio institucional, preservando de esta forma el conjunto de instituciones y la legislación actual. Esto es un intento de expropiar la grandiosa lucha llevada adelante por los trabajadores del campo y la ciudad, buscando cambiar algo para que nada cambie.

Autoorganización para la lucha
Sostenemos dotar al movimiento de masas de formas de organización y autoorganización para la lucha. Planteamos que una coordinadora nacional de lucha y movilización basada en delegados revocables y con mandato, y que esta forma de organización debería extenderse y desarrollarse a nivel local, regional y departamental. En este sentido consideramos como muy progresivo el surgimiento de instancias de organización y de coordinación locales como es el que se está dando en la ciudad de El Alto entre la COR y las FEJUVE. Planteamos la necesidad de un comité nacional de huelga y movilización, sobre la base de profundizar la participación de la minoria activa en los ampliados obreros.
Planteamos la conformación de comités de autodefensa, cuestión que si bien ha empezado a plantearse y a extenderse en sectores del movimiento de masas, aún no se han dado pasos significativos en este sentido. Denunciamos al conjunto de la izquierda de la COB, MAS, estalinistas, socialdemócratas y trotskistas, como el Partido Obrero Revolucionario, contra las huelgas de hambre que buscan expropiar esta gran lucha, oponiéndoles la necesidad de desarrollar y fortalecer los comités de autodefensa, en el camino de poner en pie verdaderas milicias obreras, campesinas y populares.
Impulsar la organización de los trabajadores en base a organismos de democracia directa y ataque de los puntos neurálgicos del poder, mantenimiento de éste en las calles por parte del pueblo en armas, constitución de una federación de consejos locales obreros, con la elección de delegados siempre revocables e intercambiables, sometimiento de éstos a las decisiones de la asamblea obrera, totalmente soberana. Ésta será la base de un auténtico y genuino poder popular, partiendo desde la base a las alturas, manteniendo siempre la primera un férreo control, evitando así la aparición de burocracias y personalismos.

Nucleos Anarquistas de Acción subir


Forum Social Libertario

Ningún gobierno, tanto de derechas como de izquierdas, podrá ni querrá cuestionar el capitalismo. Ningún gobierno, hoy o mañana, nos prevendrá contra el reclutamiento militar, la extensión de la precariedad, los salarios de miseria, los ataques contra la protección social, el desmantelamiento de los servicios públicos o las políticas de control y racistas. La lógica liberal, dirigida por la patronal, suscita tantas miserias y revueltas que necesita un Estado claramente policial. La ideología liberal, al reducir nuestras vidas a un único aspecto mercantil, es vivida por muchos de nosotros como una opresión insoportable. En la calle, en los lugares de trabajo, en el mundo asociativo... el rechazo de esta sociedad federa a un número grandísimo de gente. Un rechazo que construye las luchas sociales pero se autolimita muy a menudo al no incluir el proyecto de una sociedad en ruptura con el capitalismo.
Paralelamente, se van desarrollando las prácticas sociales libertarias: coordinación de luchas, asambleas generales soberanas, democracia directa, acción directa, sindicalismo anticapitalista... En Argentina, Kabilia, México... en Francia: desde el invierno de 1995 hasta el reciente movimiento social de primavera-verano de 2003; desde las luchas antiglobalización (G8 en Evian) hasta las luchas por la libertad de circulación y de instalación de los sin papeles; los movimientos de los parados, la lucha contra el patriarcado o por la gratuidad de los transportes, las luchas ecologistas...
Los libertarios construyen una alternativa social al sistema. Ponen hoy en práctica experiencias, bases posibles para la sociedad de mañana. Proponen reivindicaciones inmediatas en ruptura con el capitalismo, el patriarcado, el estatismo, el nacionalismo xenófobo, el militarismo, el sexismo, el productivismo y la religión. Participan en la puesta en marcha de prácticas autogestionarias basadas en la acción directa, la gestión directa de las luchas, los comités de huelga, el nombramiento y control de los delegados (mandato revocable). Hay, en efecto, una urgencia en hacer comprender a los que tienen hoy la sensación de darse contra un muro que aún subsiste la esperanza de una sociedad diferente. Este muro no lo derribará nadie en nuestro lugar. Los partidos políticos se ven absorbidos por la gestión más o menos social de ese sistema. Sueñan con un capitalismo de rostro humano en el que la miseria y la injusticia van a desaparecer.
Pero ese muro podemos derribarlo nosotros. Que otro mundo es posible es hoy una idea comúnmente admitida, y eso ya es una victoria. Otro mundo, pero ¿cuál?
¿Cómo imaginar una sociedad en la que el individuo sea el centro de la organización social, en la que la satisfacción de las necesidades y el reparto igualitario de las riquezas sustituyan al beneficio, en la que la ayuda mutua y la libertad sustituyan al poder y la coerción?
Os citamos del 11 al 16 de noviembre de 2003, en París, para el Forum Social Libertario y el II Salón del Libro Anarquista.

Alternative Libertaire, CNT, Colectivo de Apoyo
al Pueblo de Chiapas en Lucha, Fédération Anarchiste,
No Pasarán, Organisation Comuniste Libertaire,
Offensive Libertaire et Sociale
Subir


Cuba: abajo las máscaras

Una serie reciente de comunicados procedentes del Movimiento Libertario Cubano y de colectivos sindicalistas tratan de relanzar la información sobre la naturaleza del régimen castrista y la suerte de sus opositores. Esos comunicados animan también al movimiento libertario internacional a salir de su silencio y participar en las denuncias públicas del régimen castrista contra el pueblo cubano.
Desde la revolución de 1959, que liberó al país del dictador Batista, se ha desarrollado una corriente de simpatía por ese régimen de hierro. Alimentada por un antiamericanismo en ocasiones primario (no sin antecedentes: Chile, Argentina, El Salvador, Colombia, Guatemala, etc.) y por el antiimperialismo, el continente latinoamericano ha expresado a menudo un "apoyo crítico" a la revolución castrista y a la defensa del régimen comunista. Hoy día, muchos, desde América hasta Europa, ven en Lula (Brasil), Hugo Chávez (Venezuela) y Castro a los campeones continentales de la resistencia a los Estados Unidos. Y se olvidan demasiado deprisa de las traiciones de Lula (que ha cedido ante las OGM, que ha encarcelado sindicalistas, etc.), los métodos de Chávez (que hizo perseguir a sus opositores) y los asesinatos del régimen cubano. Castro es visto en el mismo plano que estos otros líderes del continente, considerados como muy honorables.
Esta "simpatía crítica" (que es en primer lugar un apoyo político) hacia Fidel y sus esbirros se hace manifiesta hasta en el movimiento antiglobalización: el sello de los izquierdistas y comunistas de todos los pelajes no es inútil; la explotación del icono del che Guevara por el régimen cubano ha desempeñado también su función. Pero, lo que es aún peor, el movimiento libertario internacional ha sido también víctima de ese "apoyo crítico" al régimen castrista. Especialmente en el contexto de la guerra fría y de las décadas posteriores, las asociaciones libertarias (¡no todas!) han dejado muchas veces solos a sus compañeros cubanos frente a la terrible adversidad.
Un relativo renacer de la oposición libertaria del interior y del exilio (especialmente con el Movimiento Libertario Cubano) se está manifestando públicamente desde hace varios meses. El objetivo es reforzar la protesta libertaria reactivando la solidaridad con el pueblo cubano y las víctimas de la represión castrista, denunciar las ilusiones y las mentiras que dan base a ese "apoyo crítico".

2003: continúa la represión, la solidaridad debe proseguir
En abril de 2003, el Movimiento Libertario Cubano (MLC) escribía: "Cuando una dictadura larga y sanguinaria, como la que preside Fidel Castro en Cuba, es capaz de encarcelar durante muchos años a decenas de opositores y fusilar a tres jóvenes negros por delitos inciertos con pruebas falaces, es imposible mantener un silencio cómplice. No podemos, no creemos que abandonar las protestas y las llamadas ante hechos de tal naturaleza sea una actitud honesta, a pesar de toda la simpatía que aún conserve el fascismo castrista; al contrario, condenar y denunciar ese abuso de poder es una necesidad imperiosa. El terrorismo de Estado, capaz de cualquier crimen, ha demostrado con sus aberrantes condenas el odio y la cobardía contra su propio pueblo [...]
El MLC, con más de cuarenta años de lucha constante y de protesta contra el fascismo castrista, trata de expresar su más enérgico rechazo al Estado cubano y reclama a sus compañeros anarquistas, a nivel mundial, la solidaridad necesaria para la libertad de nuestro pueblo, y que rompan de una vez por todas con ese mutismo cómplice".
El 5 de mayo, un Colectivo de Solidaridad con Cuba se dirigió a la AIT (Asociación Internacional de los Trabajadores) y a los IWW (sindicato revolucionario norteamericano) para informar sobre el encarcelamiento de un sindicalista de 38 años, Miguel Galván Gutiérrez. Encerrado en una celda de aislamiento de la cárcel de Agüica, provincia de Matanzas, se le acusa de ser "un mercenario al servicio de las potencias extranjeras" cuando lo único que ha hecho ha sido exigir el derecho de libertad sindical; no se beneficiará de ninguna reducción de la pena, y el Tribunal Supremo tarda en dar una respuesta al recurso interpuesto por un abogado. El caso de este sindicalista encarcelado no es ni mucho menos un hecho aislado.
En junio, 18 personas, todas ellas encarceladas en su momento en España bajo el régimen franquista y reunidas en el "Grupo para la revisión del proceso Granado y Delgado" (dos jóvenes anarquistas condenados a muerte por Franco por un atentado del que jamás se probó que hubieran sido los instigadores) establecen en un largo texto un paralelismo entre los regímenes de Franco y de Castro: la misma violencia, la misma justicia arbitraria, el mismo maniqueísmo, las mismas ejecuciones para aterrorizar, un país cerrado a las miradas extranjeras, etc. Estos compañeros libertarios (entre ellos, Stuart Christie y Octavio Alberola) escribían a propósito de la relativa indiferencia ante la suerte de los cubanos:
"Las razones de esta indiferencia son múltiples y diversas. No pueden explicarse sólo con el interrogante ¿cómo estar en contra de la revolución cubana? Hay además poco interés por parte de los partidos políticos y los gobiernos en promover movilizaciones. No es sólo porque el tema cubano no sea rentable electoralmente, sino también porque hay muchos intereses comerciales... Además, en los diversos sectores antitotalitarios existe el miedo a ser asimilados a cierto componente de la extrema derecha (minoritaria pero muy poderosa en Miami) del anticastrismo que reclama la intervención yanqui en Cuba. Pero, aunque esas razones puedan explicar la resignación general frente a esos medios represivos de la dictadura castrista, nosotros consideramos que es nuestro deber hablar hoy y mañana de una represión que condenamos y condenaremos siempre. Y lo hacemos y haremos porque, también para nosotros, "no estar de acuerdo es un acto de conciencia al que no hay que renunciar" y la pena de muerte es un acto de terrorismo de Estado, por muy revolucionario que se pretenda".
Para terminar, un comunicado cuya procedencia es incierta, y publicado en Internet el 3 de agosto de 2003, indicaba que una treintena de sindicalistas independientes, de jóvenes libertarios y de simpatizantes se habían reunido en La Habana para festejar clandestinamente el aniversario de la Revolución Española.

Dany Lenoir
(Le Monde libertaire)


Solidaridad con Cuba, no con Castro

Como sabéis, por considerarlo un deber urgente, a principios de septiembre enviamos una carta proponiendo la constitución de un grupo de apoyo a los libertariosos y sindicalistas independientes en Cuba. Las razones de tal iniciativa fueron: la intensificación de la represión contra la disidencia y la aparición de libertarios y sindicalistas dispuestos a luchar por una alternativa sindical independiente del régimen castrista o del que le suceda.
Pues bien, tras recibir las respuestas afirmativas de todos los consultados, hemos concluido que hay condiciones para crear ese grupo de apoyo y que se debe pasar lo más rápidamente posible a su constitución, puesto que todos hemos coincidido en que:
-El protagonismo lo debe tener el pueblo cubano, no sus elites dirigentes (como ha ocurrido en la antigua Unión Soviética) de dentro (castristas) o del exterior (Miami).
-La participación ciudadana debe estar garantizada por condiciones básicas de libertad de expresión, reunión y agrupación para todos los cubanos sin excepción.
-La lucha social continuará, puesto que el capitalismo de Estado (el castrismo) y el capitalismo privado (el de todos los partidos que preconizan el "mercado libre") son las dos caras de la explotación y la dominación.
-La democracia y la independencia de Cuba serán una ficción bajo la tutela USA-UE, como la Revolución y la independencia lo fueron bajo la tutela de la URSS.
-El autoritarismo democrático, la democracia burguesa, es y será incompatible con el ejercicio de la libertad y la realización de la igualdad.
Os adjuntamos, pues, la propuesta definitiva para la estructuración del Grupo de apoyo a los libertarios y sindicalistas independientes en Cuba y os pedimos difundirla y hacernos llegar lo más rápidamente posible vuestra
respuesta para saber de qué manera pensáis colaborar en esta acción de información y solidaridad.

Paris, 2 octubre 2003

Daniel Pinos,
Nestor Vega,
Octavio Alberola


Llamamiento dirigido a los libertarios
y a las organizaciones libertarias en general

La intensificación y endurecimiento de la represión de la dictadura castrista contra la disidencia y la aparición de libertarios y sindicalistas dispuestos a luchar por una alternativa sindical independiente del régimen castrista o del que le suceda nos incitaron a proponer, a principios de septiembre de 2003, la creación de un grupo de apoyo a los libertarios y sindicalistas independientes en Cuba.
Un mes después, y dado que las respuestas a nuestra primera carta han sido numerosas y afirmativas, hemos creído llegado el momento de invitar a todos los libertarios y a todas las organizaciones libertarias a unirse a esta iniciativa para hacer posible la constitución, a nivel internacional, de un grupo o una coordinación que nos represente a todos y que refuerce nuestra solidaridad.
Para conseguirlo, y en base a lo que es hoy realmente el movimiento libertario en Cuba y en el mundo, pensamos que la forma de funcionamiento más eficaz (por el momento) es la de una red abierta, no centralizada, para que la información y las propuestas circulen directamente (a través Internet u otro medio de comunicación) a medida que cada uno tenga algo que informar o proponer. Lo que no excluye que las organizaciones libertarias, y en particular las anarcosindicalistas, lleguen a crear un grupo de trabajo o una coordinación internacional para que esta solidaridad sea más extensa y eficaz. Tampoco excluye la posibilidad de constituir (por razones geográficas, etc.) grupos de apoyo autónomos, ya que la solidaridad no debe centralizarse necesariamente.
Es por ello que, a partir de ahora, os invitamos a entrar en esta Red de solidaridad con los libertarios y sindicalistas independientes en Cuba y que os invitamos ( a quienes lo deseen ) a decirnos si podemos dar vuestra dirección de correo electrónico a cuantos quieran participar en ella.
La dirección del Movimiento Libertario Cubano es: movimientolibertariocubano@yahoo.com.mx
Informamos de que, hasta que se constituya el Grupo o la coordinación internacional, la dirección del Grupo de apoyo a los libertarios y sindicalistas independientes en Cuba es: cesamepop@noos.fr

Galsic Subir


Casas Viejas: 70 años después
o la memoria enterrada

Para aquellos que no conozcan lo acaecido en aquella localidad de la provincia de Cádiz en enero de 1933, Ramón J. Sender lo explica muy claramente en su novela documental "Viaje a la aldea del crimen". También Jérôme R. Mintz en "Los anarquistas de Casas Viejas" da una visión más pormenorizada pero algo tendenciosa.
A grandes rasgos esto fue lo que sucedió:
En aquella época Casas Viejas era una aldea dependiente de Medina-Sidonia y mayoritariamente libertaria. En esta pedanía vivían varios centenares de jornaleros (que con suerte hacían una comida al día). Además de un cura, cuatro o cinco guardias civiles y el alcalde republicano, también estaban los caciques y los pequeños propietarios. Todos a la deriva en una balsa de tierra de 80.000 hectáreas baldías y secas como seco era el corazón del duque de Medinaceli al que pertenecían en su mayoría todos aquellos barbechos que no se cultivaban por ningún motivo particular.
La noche del 10 del citado mes, en asamblea y atendiendo a una comunicación recibida desde la Comarcal de Jerezde la CNT, en la que se anunciaba un movimiento insurreccional generalizado en toda la Península, se decide proclamar el comunismo libertario en el pueblo. Así mismo se acuerda que no habrá derramamiento de sangre y que tanto el alcalde como los demás no sindicados serán invitados a formar parte del sindicato y a trabajar para salir de la situación miserable en que se encuentra el pueblo.
Evidentemente el único afán de los jornaleros es roturar las campas colindantes para tener alimento. A tal efecto se redacta una petición la noche del día 10 en la que reclaman a la Comarcal de Jerez una ayuda para comprar animales de tiro y aperos.
Todo discurre según lo previsto hasta que la Guardia Civil acantonada en la casa-cuartel se niega a colaborar y responde a los jornaleros con disparos. En la refriega dos guardias civiles son heridos y morirán poco después. La Guardia de Asalto es enviada desde Medina y los insurrectos son masacrados con la complacencia del gobierno de la República. De hecho el delegado del gobierno se persona allí durante los sucesos y el propio Casares-Quiroga, así como el mismo Azaña, están al corriente vía telefónica de todo lo que va ocurriendo. Es este último en sus diarios el que escribe unos días después: "Resulta, según he sabido hoy, que al Consejo del otro día se le daba gran importancia política, porque los `enterados` suponían que iba a surgir la crisis. Decían que no todos los ministros estaban de acuerdo con el empleo de la fuerza para sofocar lo de Casas Viejas, y hasta apuntan discrepancias entre los socialistas. La gente ve visiones".
Y en la página precedente comenta: "Fernando de los Ríos me dice que lo ocurrido en Casas Viejas es muy necesario, dada la situación del campo andaluz y los antecedentes anarquistas de la provincia de Cádiz. Por su parte, Largo Caballero declara que mientras dura la refriega, el rigor es inexcusable". Muy elocuente.
Es muy curioso ver cómo en anotaciones posteriores y sobre todo durante la comisión parlamentaria que investigó sobre el tema, el presidente Azaña llega hasta a "encontrarse enfermo" en una de las sesiones en las que se relata lo sucedido pormenorizadamente. ¿Quizás pensaba que el empleo de la fuerza consistía en tirarles de las orejas a los campesinos?
Finalmente, y según se va viendo más y más acorralado, comienza a justificarse y a recurrir al consabido "yo no sabía nada". Felizmente para él, sólo sufrió el coste de perder la presidencia del gobierno el verano de ese mismo año, recayendo el poder en manos de la derecha, con lo que de nuevo fueron las masas obreras las que continuaron perdiendo.
Volviendo al tema, el saldo es de 20 ó 22 muertos (según la fuente que se consulte), la mayoría ajusticiados o quemados vivos en la choza de Juan Cruz alias "Seisdedos". Además de 400 huidos de los que al menos 100 fueron encarcelados en los días posteriores a la razia que asoló el pueblo. Y es que a una orden, no se sabe si de Madrid o de Cádiz, y ya sofocado el alzamiento campesino, la Guardia de Asalto comenzó a "retener" a todos los hombres de las chozas que, llevados a la torrentera de los Cruz, eran asesinados a bocajarro. Allí murieron por reclamar su propio derecho al trabajo de la tierra, a no morir de hambre, mujeres, niños, jóvenes y ancianos; como el septuagenario Antonio Barberán o el propio Juan Cruz "Seisdedos", que en palabra de Juan Pinto (miembro de la CNT en Casas Viejas) "era un carbonero de 73 años que no participó en el levantamiento y que permaneció durante todo el tiempo en su choza. No así su hijo y su yerno, que se vieron en una situación bastante expuesta".
Esto contradice la creencia popular de que él fue el instigador del levantamiento. La realidad es, en nuestra opinión, otra: al ser su casa objeto principal de la desmesurada razia llevada a cabo en la localidad, el gobierno republicano decidió asignarle un papel preponderante en los hechos para justificarse ante la opinión pública. Así las jugaba el tan traído y llevado régimen republicano que hoy quieren vendernos como panacea democrática y heroico fetiche antifascista.
Realmente fue todo el movimiento libertario de la época el responsable de aquel levantamiento. Así lo corroboran Juan pinto y Juan Sopas (secretario de la CNT en Casas Viejas). Este último apunta algo que arroja bastante luz sobre el carácter que en este pueblecito de Cádiz quisieron darle a su propia "revolución". Esto aconsejaba el secretario al resto de sus compañeros en la asamblea que proclamaba el comunismo libertario: "No abuséis de la gente. Comportaos. No molestéis a nadie. Si entráis en las tiendas, no toquéis nada. No es necesario".
Demasiada buena fe para verse pagados con la moneda de un crimen que la "legalidad republicana" nunca excusó.
Hace poco tiempo que volvimos de un viaje a Cádiz. Mientras estabamos allí, consultando un día el mapa de la provincia algo llamó nuestra atención. Un pequeño pueblo llamado Benalup-Casas Viejas.
Durante unos momentos dudamos de que fuera el mismo Casas Viejas de Juan Cruz, más conocido como el "Seisdedos".
Por curiosidad decidimos acercarnos y ver cómo era aquel lugar que tanto significó para el movimiento obrero en la época de la República.
Nada más llegar, observamos que poco tenía que ver aquel pueblo con las fotos de la época de los sucesos. Ahora es un pueblo de varios miles de habitantes, la mayoría de las casas son modernos adosados unifamiliares, nada de chozas de barro y paja en las torrenteras, nada de hambre y muy poco de recuerdo. De hecho, nadie se acuerda de que el pasado enero se cumplían setenta años de la matanza. Ninguna mención en ningún periódico "de orden" -como, por otra parte, era de esperar-, ningún acto que haya tenido repercusión, ningún recuerdo... y lo más grave, ninguna mención en el ámbito libertario. Hemos perdido la memoria.
O, mejor dicho, nos la quieren hacer perder.
Como ya hemos apuntado más arriba, tenemos la sensación de que la importante labor constructiva y revolucionaria ejercida tanto por la FAI como por la CNT en el primer tercio del siglo pasado, así como el papel crucial que jugaron estas organizaciones en la ofensiva frente al levantamiento del 18 de julio, se quieren borrar del recuerdo colectivo. O, en último caso, se quieren circunscribir únicamente a este ámbito bélico que representaron en la Guerra Civil, obviando que para nosotros y nosotras lo mas remarcable de la misma fue el carácter revolucionario que llevaba implícita.
Es innegable que el anarquismo en la Península Ibérica era predominante y mayoritario -siempre se apunta que en 1936 la CNT contaba con cerca de un millón de afiliados siendo el sindicato mayoritario- y es muy posible que cualquiera de nosotros haya tenido algún familiar que en aquella época estuviera vinculado de algún modo al movimiento libertario. De hecho, si no hubiera sido una ideología tan ampliamente asumida por los hombres y mujeres de aquel momento histórico, hubiera sido imposible la puesta en marcha del movimiento revolucionario que dio comienzo el 19 de julio de 1936.
Por otra parte, lo que también es innegable es que ésto es lo único que es capaz de asumir la "historia oficial". La CNT y el anarquismo sólo fueron bien vistos por la República mientras les pudieron ser útiles, entre julio del 36 y mayo del 37. Anteriormente a eso, los anarquistas eran "pistoleros" y "bandidos" (de nuevo Azaña en sus diarios relata cómo cuando sucedieron los hechos sobre los que trata este artículo se hubo de posponer la ilegalización de la CNT, preparada para el consejo de ministros que se habría de celebrar uno días después) y más tarde pasarían a ser desde "quintacolumnistas", "antirrevolucionarios" hasta "contrarios al movimiento popular".
En seguida llegó la derrota y fueron los fascistas los que acabaron de hacer el trabajo que otros comenzaron algunos años antes en Arnedo, Asturias o Casas Viejas.
Pero como "no hay mal que cien años dure", Franco murió y tal y como les dejó encargado a sus sucesores se volvió a instaurar la "democracia". En aquel entonces los pocos supervivientes al régimen, así como todos aquellos y aquellas que veían en el anarquismo la única posibilidad de justicia social auténtica, creyeron que el advenimiento de la tan cacareada libertad tendría un lugar para unas organizaciones que tanto habían representado en los años previos a la Dictadura y en la resistencia contra ésta, como fueron la CNT y la FAI. Gran error.
Cuando la CNT volvía a rehacerse, con bastante mas ímpetu del que hoy tiene, los "apoderados del régimen" buscaron mil y una tretas para desacreditar al movimiento libertario, desde el Caso Scala a ese contrato de fidelidad al nuevo orden que supusieron los Pactos de la Moncloa. Y es que los anarquistas, manteniéndose fieles a su trayectoria, no podían involucrarse en el "juego democrático" con lo que todo eso conllevaría.
Desde entonces, y siempre que ha habido ocasión, el movimiento libertario ha sido sometido a escarnio público en cuanto ha comenzado a despuntar más de la cuenta ( desde la lucha antiglobalización hasta algo tan descabellado como el relacionarnos con supuestas células terroristas o movimientos nacionalistas radicales).
Pero desde un tiempo a esta parte estamos asistiendo a una ofensiva mucho más escandalosa que la mediática. Mucho más grave nos parece lo que está ocurriendo, que se nos quiera mostrar en televisión en medio de supuestos actos vandálicos que por otra parte tenemos muy claro quien los promueve y que, por supuesto, no pertenece a ninguna de nuestras organizaciones.
A lo que nos referimos es a que parece que se nos quiere borrar de la historia. Que cuando ha de hacerse mención a la Guerra Civil, a los años previos a ésta, o a las conquistas sociales "históricas" conseguidas durante esta época, siempre se nos obvia. O bien se otorga protagonismo a los comunistas y socialistas, o bien al propio Gobierno republicano, mostrándolos como verdaderos campeones de la democracia, cuando todos sabemos que no hicieron más que lo mismo que los demás. El régimen republicano no fue más que otra forma de gobierno como cualquiera, con sus miserias y sus oscuridades y con una inusitada falta de sensibilidad social y humana que lo desautorizaba en todos los ámbitos. Al igual que el actual o que el que le precedió, no dudaba un momento en aplicar la más cruda de las represiones cuando creía amenazada su permanencia.
Del mismo modo últimamente está muy en boga el intentar hacer creer que el papel principal de la Guerra Civil lo jugaron las Brigadas Internacionales, autentico Ejército Popular al más puro estilo leninista, cuando en realidad, y sin querer restar relevancia a la ayuda que los voluntarios internacionales representaron, la auténtica resistencia la ejecutaron ciudadanos y ciudadanas armados que formaron las columnas y milicias de todos conocidas y -por qué no decirlo - eran mayoritariamente del entorno libertario.
Por tanto, creemos que una gran labor por realizar para la consecución de nuestras aspiraciones de libre emancipación de las personas se basa en la recuperación de nuestra memoria histórica, no sólo desenterrando a nuestros muertos y muertas, sino descubriendo cuáles fueron los hechos, quiénes fueron sus verdaderos protagonistas y qué altos ideales los animaban; y finalmente tratando con todos los medios a nuestro alcance de poner en conocimiento público la verdad al margen de relecturas contemporáneas políticamente correctas de la historia. Porque, como todos sabemos, la historia la escriben los ganadores, y visto lo visto, queda muy claro quiénes fueron en esta ocasión los vencedores.
Así que no nos veamos vencidos, que no nos ocurra como a los de Casas Viejas, que no quieran hacer de nuestra historia un "Benalup" que oculte la realidad bajo un velo de ignorancia y olvido. Rescatemos el recuerdo sin olvidarnos del futuro, que es lo que nos queda, y no caigamos en el error de crear héroes donde no los hubo porque, como en Casas Viejas, todos ellos y ellas murieron no por salvar ninguna enseña, sino por un futuro mejor y en libertad, por un futuro en anarquía.

Elia e Iñaki Subir


Esa diosa llamada Genética

Los partidarios y defensores acérrimos y fundamentalistas de las manipulaciones genéticas en vegetales llegan a comparar esta práctica nueva y revolucionaria con la tradicional selección genética. Esta técnica milenaria consiste en el cruzamiento de especies cercanas para la obtención de otras especies con unas propiedades similares.
Si detuviéramos el debate en este punto, podríamos concluir que la utilización de los seres vivos como medio para satisfacer las necesidades del ser humano es evidente en ambos casos. Ahora bien, existen numerosas diferencias entre ambas técnicas, que condicionan un valor moral diferente.
La selección genética es una práctica ancestral realizada desde tiempos inmemoriales por agricultores de todo el mundo. El objetivo final de esta práctica no es el lucro ilimitado, sino más bien la búsqueda de la supervivencia. Unida a otro tipo de prácticas o métodos, puede suponer la lucha pacífica de millones de agricultores contra los enemigos y las adversidades naturales de su sustento (cultivos), pero a la vez aprovechando y conviviendo con los medios que la misma naturaleza proporciona, en total concordia, paz y amor con ella. Los logros obtenidos mediante esta técnica han sido compartidos tradicionalmente por los mismos agricultores para el beneficio y bienestar común. Para ellos, eso de las patentes y la propiedad intelectual son tonterías.
La manipulación genética es una técnica nueva, nacida en laboratorios con científicos que a duras penas saben lo que es una manzana. Financiados por conocidas e importantes multinacionales del sector, buscan por encima de todo la riqueza y los dólares. Patentan sus descubrimientos para que el agricultor pobre de Centroamérica o África tenga que comprar las semillas. Inventan monstruosidades como la tecnología "Terminator", para que los cultivos no germinen y así los agricultores tengan que comprar a esas multinacionales las semillas durante cada cosecha. Hacen firmar contratos a los agricultores y los denuncian si no los cumplen.
Al igual que sucede con los agroquímicos, los agricultores pasan a depender de los precios y caprichos de las multinacionales. Es un monopolio, pero no de la energía ni de las telecomunicaciones; aún se puede vivir sin ellas. Me refiero al monopolio de la alimentación en el mundo. Se pierde la diversidad. Se pierde la autonomía, la libertad, la democracia. También la vida.
A las multinacionales les da igual el hambre y la pobreza de los agricultores. Les da igual que sus hijos no vayan a las escuelas. Que sean analfabetos. Que se mueran por la malaria o el dengue hemorrágico. Les da igual que sufran anemia. O que limpien zapatos por las calles. Que duerman en cajas de cartón. O que huelan pegamento.
Muchos pueden argüir que mediante la selección genética también se pueden o podrían crear patentes. Es cierto. Pero, independientemente de esta posibilidad, la selección genética siempre podrá ser utilizada por los agricultores porque surgió de ellos como un medio de subsistencia y no como un medio de lucro. En cambio, la manipulación genética nació en las universidades, laboratorios y multinacionales del mundo como un negocio y como una forma de atacar y oprimir al agricultor, aunque nos intenten vender la cara humanitaria de la cuestión.
Pero aún existen más diferencias que merece la pena comentar. La selección genética sólo permite cruzamientos entre especies cercanas. Por ejemplo, se cruza un maíz A con uno B, y sale un maíz C. Se respetan las fronteras naturales creadas por la misma naturaleza. Es, por lo tanto, limitada.
La manipulación genética elimina toda barrera natural. Permite, por ejemplo, que genes de hombres pueden introducirse en frijoles, o genes de ratones en tomates. Se crean propiedades nuevas en seres vivos concretos y determinados, conformando así robots vivos o seres vivos a la carta. Se trata pues de una técnica mucho menos limitada que la selección genética.
Un abanico inmenso de posibilidades se abre. Ahora el interrogante no es si se puede hacer o no; el interrogante es cómo hacerlo, es decir, cuál es el cóctel de seres vivos para obtener el resultado previsto: el robot. Esto permite romper también las barreras que contienen al egoísmo más visceral y falto de escrúpulos. Una mina de oro se abre en las cabezas y en los números de Wall Street.
Mientras se rompen barreras y barreras, el ser vivo se transforma en todo su esplendor en una mera y vulgar mercancía sometida a cualquier experimentación, siempre y cuando derive en beneficios económicos. La manipulación genética permitirá crear nuevas, peligrosas y sofisticadas armas comerciales dirigidas por aquellos que crearon, entre otras cosas, el Agente Naranja. Las consecuencias serán nefastas en este mundo que ya está podrido. Y esas armas en el fondo serán... ¡seres vivos!
Eso sin entrar en la nueva privatización y monopolio de la alimentación que, con la manipulación genética, pretenden obtener las multinacionales de turno (iniciada en cierta parte desde la revolución verde). Si se logran introducir en los países pobres las semillas transgénicas patentadas, una vez se haya creado la necesidad entre los agricultores, siempre tendrán que recurrir a estas multinacionales para obtener las semillas.
Una tercera diferencia importante es el carácter estéril de la manipulación genética frente a la selección genética.
En la India, por ejemplo, existen más de 100.000 variedades de arroz, que desde décadas atrás los agricultores han ido cruzando, obteniendo, guardando y utilizando según las características y condiciones particulares de cada zona. La manipulación genética ofrece muy pocas variedades, acompañadas, eso sí, de un regimiento de agroquímicos para hacer brotar el mismo cultivo en diferentes lugares y condiciones.
Consecuentemente, la manipulación genética apuesta fuerte e incondicionalmente por los agroquímicos. Obvia al resto de los seres vivos existentes en un determinado cultivo. Ya pueden ser beneficiosos o perjudiciales, da lo mismo. Hay que combatirlos con agroquímicos. Hay que transformar al agricultor en un ser independiente y egoísta. En una especie de guerrero que se adentra en los cultivos con sus armas químicas, dispuesto a acabar con la vida de todo aquello que respire. El agricultor no convive ni comparte con ellos. Es un ser superior y solo, autista ante la naturaleza. Es el homo sapiens capitalistus.
La manipulación genética ahonda en la dependencia del agricultor hacia los agroquímicos y las multinacionales que los venden. La manipulación genética apuesta por el monocultivo y por la contaminación con químicos de tierras y aguas. La manipulación genética provoca la reducción drástica de la biodiversidad y la agrodiversidad.
Además, "las tecnologías no genéticas en uso (revolución verde) han llevado a que el 20 por ciento de la población más rica del mundo posea el 82 por ciento de los ingresos, el 81 del comercio, el 94 del crédito comercial, el 80 del ahorro interno y el 80 de la inversión, en tanto que el 20 por ciento de la población más pobre acumula, en el otro lado del espectro, el 1,4 por ciento del ingreso mundial, el 1 del comercio, el 0,2 del crédito y el 1,5 de la inversión. Varios millones de quienes forman este 20 por ciento último viven en México, dentro de 4,7 millones de casas a las que se califica de extremada pobreza, y casi todas están en el campo" (este texto procede de la "Iniciativa de Ley de Investigación, Desarrollo Biotecnológico y Bioseguridad", presentada por el grupo parlamentario del PRI el pasado 25 de abril de 2002).
La genética permite al ser humano conocer, desentrañar, estudiar y manipular lo más íntimo que los seres vivos poseemos. La genética permite visitar la sala de máquinas y ordenadores de los seres vivos. Además, permite ya cambiar las instrucciones y órdenes de dichas máquinas, atendiendo al gusto y capricho del operario.
El interrogante que surge al respecto es el siguiente: Tanto poder y conocimiento en manos del ser humano ¿es positivo o negativo? ¿Es peligroso o no? Vamos a decirlo de otra manera: Tanto poder y conocimiento en manos de científicos, empresarios, multinacionales, manos privadas, banqueros, políticos, politiquillos, etc. ¿es positivo o negativo? ¿Es peligroso o no?
Muchos tal vez estallen de nuevo de risa ante la segunda cuestión y crean más oportuna la primera. Paradójicamente, levanto mis ojos en este país centroamericano, veo todo lo que sucede, para acabar sonriendo ante la primera y apostar firmemente por la segunda.
Ustedes piensan que con la pólvora se hacen bonitos fuegos de artificio que son disfrutados por millones de personas en el mundo. Tienen razón. Y sin embargo, yo pienso que con la pólvora se hacen bombas, balas y muerte que matan a millones y millones de personas. También tengo razón.
Pero volvamos a nuestra cuestión. La ensalada de especulaciones que permite crear en nuestra mente la experimentación genética no tiene límites. Solo voy a mencionar un pequeño ejemplo.
La genética permitirá (o tal vez permite) el diseño y fabricación de peligrosas y sofisticadas armas biológicas. Fíjense ustedes que, en un documental que tuve ocasión de ver, se afirmaba que mediante manipulación genética se podían crear armas biológicas específicas para una determinada raza. Todo consistía en desentrañar y descubrir el gen o genes que distinguen a las razas que existen. ¿Se imaginan semejante poder en manos del Pentágono? Acabar con una raza o con un continente, dominar, avasallar, doblegar, amenazar y humillar ahora puede ser cuestión de ponerse a investigar en un laboratorio.
¿Siguen creyendo los que se reían antes que todos los humanos poseemos en propiedad un pedacito de este avance científico revolucionario?
¿Vale la pena jugar a este juego, sabiendo que es manejado por unos pocos tramposos?
Hay que ser realista. La existencia de supuestas aportaciones positivas de un determinado descubrimiento o técnica científica no debe condicionar ciega y fanáticamente su aceptación. Hay que analizar sus aspectos negativos. Hay que analizar la situación económica, social y política actual en muchos países pobres. Pero sobre todo, se tiene que tener en cuenta la actual coyuntura capitalista del mundo, que determinará si un descubrimiento o técnica puede desarrollarse, pero no atendiendo a si son positivos o negativos, beneficiosos o perjudiciales, sino atendiendo únicamente a si son rentables, a si se pueden vender, a si se pueden monopolizar, a si con ellos se puede dominar más al mundo, etc.
Da igual quién caiga, quién muera o quién sufra. Al final, todo se reducirá a una simple estadística y a unos simples números. Serán daños colaterales.
Un último interrogante: La genética ¿la revolución del siglo XXI? En mi opinión... indudablemente sí. El problema son las manos en las que está, el uso que se haga de ella, a qué precio, para quién, etc.
Demasiados interrogantes cuando se habla de lo más íntimo que poseemos los seres vivos. Demasiados interrogantes peligrosos en un mundo capitalista que se hunde en la miseria, en la pobreza y en la mierda. Y demasiados interrogantes para ninguna respuesta clara, convincente, positiva y esperanzadora.
No es cuestión de ser negativo. Tiempo al tiempo.

Mariano Cereijo Subir


Mitos y leyendas

La Federación Anarquista Ibérica (FAI), es una organización creada en 1927 con la pretensión de dar un arma a los anarquistas en su lucha por una revolución que ayude a lograr una sociedad antiautoritaria. Setenta y seis años en esa tarea, han dado para muchos momentos diferentes en cuanto a su protagonismo e incidencia social, recogidos algunos en diversas publicaciones y otros soportes de difusión. Ya en esos primeros años, sus siglas se convirtieron en un mito que trascendió ampliamente a la propia organización y que, para bien y para mal, tirios y troyanos apuntaron como responsable de acontecimientos reales unas veces y ficticios o erróneamente adjudicados otras. Entre esas leyendas, pronto destacaron la de violentos, aguerridos (y un poco "macarras"), que asumieron el papel "héroes protectores de la clase trabajadora" y la de salvadores del ideal, faro luminoso para el resto del movimiento libertario, que no duda en acapararlo y dirigirlo.
Esa tendencia a señalar a la FAI como instigadora maquiavélica, manipuladora cerebral y coactiva de personas y organizaciones libertarias (especialmente de la CNT) o especie de Santiago Matamoros (con un toque Rambo), capaz de acabar con la explotación y represión de los desheredados a hostias, no ha cesado ni durante la dictadura y el exilio, ni durante la llamada transición, ni en la actualidad y ha sido cultivada algunas veces desde dentro pero, sobre todo, desde fuera. Lo curioso es que a ello han contribuido tanto "amigos" como "enemigos".
Repasando los primeros "Tierras" de esta última etapa, la de la llamada transición, encuentro (en el número 2, del año 1977) la portada dedicada a uno de esos mitos (la violencia) y la contraportada al otro (la manipulación). El primero figura como editorial -ahora no tenemos- y se titula "No somos terroristas". El segundo lo titularon "La Federación Anarquista Ibérica, la CNT y el movimiento anarquista".
Recordemos algunos extractos de lo que los compañeros de esa etapa decían con respecto al primer tema: "Pero hoy por hoy la violencia, que engendra siempre violencia, está integrada en nuestra existencia cotidiana (en la fábrica, en la universidad, en la calle), cuesta muy poco desencadenarla. Basta que un policía-provocador -adhesivo ácrata al pecho- enarbole un convincente cóctel y lo arroje resueltamente contra las fuerzas represivas, para que éstas, a la espera de tamaña incitación, intervengan con la mayor bestialidad posible [...] Desde que en el Estado español se ha instaurado el sistema parlamentario, la provocación como arma política viene siendo utilizada de manera permanente y descarada [...] culpando a los anarquistas de semejantes violencias provocantes, tan alejadas de nuestros métodos y de nuestras ideas. Existe, evidentemente, una campaña de desprestigio contra nosotros. Lo pudimos constatar con las arbitrarias detenciones en masa del 30 de enero, seguidas de un sin fin de comunicados de prensa, cuya redacción rezuma petulancia y gran descaro, presentándonos, en la línea del más puro fanatismo inquisitorial, como peligrosos terroristas". Continúa el artículo denunciando los intentos policiales y mediáticos por relacionar a los anarquistas peninsulares con la Banda Baader-Meinhof, con los GRAPO y otras lindezas, y termina: "El movimiento anarquista no puede verse mezclado en semejantes manejos. Nosotros queremos terminar con esta situación de injusticia permanente que, desde hace siglos, reina en la sociedad. Pero no mediante una violencia elitista que a nada conduce, sino gracias a una profusa divulgación de nuestras ideas, hecha con seriedad y coherencia [...] Reivindicamos un anarquismo integral, serio y responsable y no una práctica que se confunda con el jolgorio y el desatino, a la larga tan beneficiosa para un Estado que necesita mantener su dialéctica del poder [...] Si hay que buscar a los responsables de los actos de provocación repetida, buscadlos en otra parte: entre aquellos que se esconden bajo la protección policial o entre las grandes finanzas del terror. Nosotros no somos terroristas".
El escrito de la contraportada está firmado por la Federación Anarquista de la Región Catalana y se redacta a propósito de un panfleto donde se pretende analizar el empantanamiento de la CNT. Éste se produce, a juicio de dicho panfleto, entre otras razones por la lucha por el poder dentro del anarcosindicato e incluye en esa lucha a la FAI. Veamos lo que dicen los compañeros al respecto: "Las propuestas de la FAI son las mismas que las de los anarcosindicalistas. (Nos sabemos entonces en qué se distingue que son propuestas y posturas de la FAI y no, simplemente, posturas de los anarquistas que están en la CNT). Se la acusa de vanguardista, elitista y violenta. Para colgar todas estas etiquetas se basan en un escrito de L'Espoir. Se comprende que no utilicen las fuentes del movimiento a criticar, porque en ellas, en nuestra prensa, encontrarían lo que creemos que es realmente la Federación Anarquista Ibérica: la organización de los anarquistas que para la expansión de sus ideas forman grupos de afinidad y se federan a nivel peninsular para aunar esfuerzos.
La FAI no lucha por el poder dentro de la CNT por la sencilla razón (ignorada, al parecer, por los autores del panfleto citado) de que la FAI no existe dentro de la CNT. El anarquismo es demasiado rico como para limitarlo a un solo terreno, el sindical, donde no tiene cabida la vida del hombre en las áreas de consumo, ocio, defensa del medio ambiente, enseñanza, etc.
La FAI mira con simpatía el anarcosindicalismo y, como trabajadores, sus miembros militan casi en su totalidad en la CNT, y, como afiliados a la CNT, exponen sus ideas sin coacción alguna. (¿Qué coacción iban a imponer los cuarenta militantes de que habla el panfleto a 70.000 afiliados?) La Federación Anarquista Catalana desea fervientemente el crecimiento y desarrollo de todo tipo de organizaciones anarquistas: comunales, antimilitaristas, ecológicas, de barrio, ateneos, etc. El anarquismo no es, efectivamente, un bloque granítico compuesto de un número de organizaciones definido; ahora bien, dentro de la universal libertad organizativa que deseamos para todos los anarquistas, exigimos nostros la nuestra para existir como federación de grupos anarquistas para la propaganda de nuestras ideas".
Y termina diciendo: "Desearíamos que estas disgresiones sobre la CNT y el movimento anarquista, sirvieran para dar luz sobre temas habitualmente cubiertos de cortinajes tupidos... y para que, sabiendo todos quién es quién, los anarquistas pudiesen entenderse, cada cual en su organización, las organizaciones entre sí, y todos tendentes, superando rencillas y diferencias, a nuestro único objetivo, la Revolución Social".
En fin, con este repaso por un par de escritos con 26 años de antigüedad no pretendo acabar con los mitos y leyendas que acompañan a la FAI desde antiguo. Para algunos seguirá siendo una buena excusa que explique diferentes fracasos sin tener que hacer autocrítica. Otros, preferirán creer que "cuando el río suena..." y que "ellos dirán lo que quieran, pero..." Y claro, seguirá habiendo quien piense que, realmente, ese es su papel. El que debería desempeñar.
Entre tanto, la FAI a lo suyo: a difundir la ideas anarquistas, a crear organización y a luchar por (como dice el artículo en su párrafo final) la Revolución Social.

P. González Subir


Reflexiones

Hay dos antónimos en la lengua castellana que merecen largas horas de reflexión, bueno y malo. Todo el mundo parece tener claro su significado, pero, no obstante, cada persona los utiliza de manera diferente. Cuando yo era niña, ser obediente y cumplidora de las normas establecidas, merecía la aprobación de las personas adultas; a eso le llamaban ser buena. Sin embargo, cuando he tenido que ejercer como educadora, he potenciado los valores contrarios. Para mí son buenos el sentido crítico y la rebeldía y malos el conformismo y la sumisión.
¿Por qué nos resulta tan difícil a veces diferenciar lo que es bueno de lo que es malo? Buscando respuesta a esta cuestión he analizado mis vivencias, mis recuerdos y mi entorno. Fiel al principio de hablar de aquello que conozco y dejar a los zapateros que opinen sobre los zapatos, no me atrevía a dejar impreso mi pensamiento. Sin embargo, aunque no soy filósofa ni una experta pensadora, es posible que mis reflexiones sirvan a quien me lea para aclarar algunas de sus ideas.
Nuestra conducta está condicionada por la educación, el ambiente, y las opiniones de quienes nos rodean. Necesitamos una buena dosis de ejercicio de libertad, de fortaleza psicológica y de convencimiento interior para decidir la bondad o maldad de determinadas conductas.
La mayoría de nuestras acciones las realizamos por costumbre, porque inconscientemente tememos la censura social o porque nos importa mucho la aprobación del grupo... Pero en ocasiones es necesario, si queremos sentirnos vivos, mirar en nuestro interior y lanzar un grito capaz de ahogar cualquier sonido ¡Quiero ser yo! Yo frente al sistema; frente a las críticas de quienes, sin elementos de juicio se atreven a juzgarme; frente a la manipulación de quienes intentan hacerme ver negro lo que veo blanco.
Las informaciones nos llegan sesgadas, manipuladas y corregidas o aumentadas según conviene al poder. Y no solo al Poder con mayúsculas, del cual podemos zafarnos porque resulta fácil de detectar, sino a esos poderes pequeñitos y cotidianos a los que estamos obligados a enfrentarnos cada día.
Los problemas ya no son monolíticos como hace años, sino piramidales y tienen el vértice invertido.
Ir contra corriente significa aferrarse a la soledad, encontrarse con uno mismo y ese encuentro es tan duro que a veces no somos capaces de soportarlo.
Paga tus impuestos, lleva a tus hijos al colegio para que sean domesticados, habla sólo cuando debas y de lo que debas, deposita tu confianza en una papeleta e introdúcela en una urna para que opinen por ti personas cuyo único mérito consiste en ser mas "trepas" que tú. Todo será sencillo, vivirás sin problemas y todo el mundo dirá "es una buena persona".
Pero intenta cuestionar la educación que te ofrece el Estado, rebélate ante las urnas, cuestiona la información que te llega a través de los medios de comunicación y podrás comprobar lo difícil que te resulta avanzar.
Pues bien, aún así puedes tener alguna posibilidad si encuentras en tu camino personas que comprenden tus posturas, que comparten tus criterios, que juzgan lo que es bueno o malo con tu misma escala de valores. Lo terrible, lo verdaderamente terrible, es andar el camino cuando todo falla a tu alrededor, cuando tus principios éticos no encuentran eco, cuando te ves en un desierto interior y no existe la mas pequeña posibilidad de encontrar un oasis.
¿Qué es bueno y qué es malo? En culturas diferentes obtendríamos respuestas diferentes. Pero lo importante es que nuestra conducta se atenga a unos principios de coherencia y lealtad con nosotros mismos. Tal vez mucha gente no nos considere un dechado de bondad, tal vez no nos comprendan, nos denosten y nos marginen, pero probablemente, habrá un ser humano que se sentirá orgulloso de nosotros, nosotros mismos. Y, por supuesto, no hay nadie tan importante.

Irene Pugno Subir


25 años de engaños

Bueno, ahora nos hablan y recuerdan los 25 años gloriosos de la Magna Carta o Constitución española: su trampa. Decir que todos tenemos derecho a una vivienda digna y que todos somos iguales ante la ley... Mucha risa me causa al ver y comprobar que la trampa está bien puesta. Además, es una cosa tan básica y tan necesaria, lo de la vivienda, sanidad, transportes, ropa, alimentación, respeto, libertad de expresión, juegos y protección para la infancia... que no tiene que estar recogido en ningún texto ni leyes, ya que cae por su propio peso. Lo peor de todo es que está recogido, pero no lo respetan ni se pone en práctica: ¡Qué gracia! No voy a analizar el "infalible" texto del librito hecho, escrito, firmado y publicado por quienes ya sabeis bien. Simplemente recordar que personajes como Cela o Fraga formaron parte del encargo y como buenos y fieles amanuenses, confeccionaron y ayudaron a su realización. Sin olvidar que la llamada Transición supo ejercer camaleónicamente y enseñarnos nuevos colorcitos, que hasta ese momento álgido eran muy opacos y sospechosos. ¡Qué gracia! Aquí reconozco la astucia del Borbón, ya que él sabía que aceptando y diciendo el sí a la Constitución, también se legalizaba su Real Casa y su monarquía. No hubo una pregunta general sobre ese tema, no. Después de la "democracia" en el 76 y de las primeras elecciones del 77, vino la Constitución de 1978. Aquí se aprobó la legítima Carta con unos "derechos" y unas "libertades" que 25 años después causan bastantes dudas y aparecen muy desfasados dentro, claro, de la anticuada forma que defiende y apoya dicha Carta. Un ejemplo son las diferentes lenguas del Estado español, donde la dictadura del castellano quedó patente una vez más: Obligación y deber de conocerlo... derecho a utilizar las otras, pero no a conocerlas, que cambia mucho todo. Aquí decir que las lenguas y culturas nos pertenecen a nosotros y nosotras... y que los nacionalismos y divisiones es cosa de políticos. Recalco que nada tengo contra el castellano, lengua en que me estoy comunicando contigo ahora, como lengua de Castilla y llevado a América, como nada tengo contra el francés, como lengua de la mayor parte de Francia y otros sitios.
Con la Magna Carta ya en la mano y en los centros de enseñanza, no cambiaron mucho las cosas, que venían arrastrándose desde 1974. Cambiaron algunas caras y nombres: cambiaron el collar, pero el perro sigue siendo el mismo. Las cosas cambiaron, pero con la condición de que todo siga igual. El Caso Scala, montajes policiales, detenciones, entrada en la OTAN, heroína barata en los ochenta para neutralizar a mucha juventud, montaje del 23 F (donde otra vez la astucia del Borbón relució y se aseguró la coronita), farsa socialista, tiros de la policía otra vez en Sevilla y su Expo 92 (que se adelantaron a Gotemburgo), especulación brutal, reformas laborales que van limando y recortando los pocos avances que costó mucho conseguir, vuelta al gobierno de los nietos de Franco y su contrato para volver a la España añorada, aborregamiento e intoxicación de las masas con fútbol, toros y los nuevos programas televisivos, retorno de la religión a las aulas, patriotismo españolito en su ejército profesional y apoyo a una guerra, simplemente por pagar el diezmo al césar americano-USA y serle fiel servidor.
Todas estas cosas e injusticias pasaron después de tener una Constitución y siguen pasando con su visto bueno. Si no pagas el alquiler o la hipoteca, la Carta Magna no te da vivienda: ¿Vivienda digna para todos? Celebran sus 25 años de ganancias, bienestar, legalización y derecho a dominar democráticamente. La foto era histórica, según el Telediario: Todos los presidentes, altos mandos y el rex a la cabeza. La pregunta sería: ¿A Fraga no le juzgan por su pasado fascista y apoyo a un régimen totalitario y criminal? Y el Borbón... ¿Con qué derecho vive del cuento y consume junto a su familia una gran renta vitalicia y hereditaria? Pues, fácil respuesta: La Constitución le da vivienda digna y le pone la corona... ¡Y protege! Y yo no le tengo que agradecer nada, ni a esa Constitución ni a la "democracia" por poder escribir y decir esto con "libertad": Se lo debo, en tal caso, a un proceso social revolucionario que luchó para y por ello. Del Estado y sus constituciones no espereis nada.

Goliardo Ceibe Subir


Colectivos antipatriarcales

El capitalismo es portador del sistema social piramidal que nos domina desde el principio de la historia; su organización jerárquica se introduce en el seno de la familia, produciendo el patriarcado en el que hay un cabeza de familia, el padre, luego la escala va descendiendo hacia los hijos y los familiares a cargo del patriarca. Para superar una sociedad injusta y depredadora como la nuestra, hay que empezar desde el principio; esto entronca con nuestro nacimiento, que lo hacemos en una célula familiar en la que la jerarquía y el sufrimiento están fuertemente arraigados y nos marcan hacia nuestro futuro social.
Para evitar este estado de cosas, debemos superar el sistema patriarcal, una forma de convivencia impuesta por una sociedad basada en el dominio de unos pocos que tienen el poder y que marginan al resto para que "sus" mayorías trabajen para el mantenimiento de los privilegios de las minorías explotadoras.
El patriarcado nos separa de nuestra condición de humanos y nos conviere en máquinas productivas para el "bien" de las minorías dominantes, aunque ello signifique depredar la naturaleza, como está ocurriendo.
Tenemos que admirar con enorme respeto a estas comunidades que están surgiendo tímidamente y que plantean una vida antipatriarcal, mediante formas de convivencia revolucionarias y alternativas a la dura vida que tenemos en el mundo del consumismo.
Muchas, la mayoría de las sociedades antipatriarcales, se sienten anarquistas, por lo que, desde estas líneas, lanzo mis deseos para que todas las organizaciones de corte libertario den su apoyo a las comunidades antipatriarcales, en las que si hay anarquistas, lo serán de un anarquismo profundo y dificilmente igualable al de los que nos vemos obligados a vivir en el seno de unas convivencias taradas por tantas contradicciones que nos impiden ver dónde está nuestro verdadero objetivo.
Las formas de vida que plantea el antipatriarcado existen en varias comunidades rurales, son fantásticas y muy dignas de ser tenidas en cuenta para los que estamos obligados a vivir formas de vida "familiar" más o menos tradicionales.
Yo soy uno de ellos, pero eso no quita que todos los años vaya a un pueblo "abandonado", donde reside una colectividad antipatriarcal que me da ideas para seguir mi camino hacia un mundo mejor, más creativo y más grande que el que ahora tenenemos.

Ramón G. Dils Subir


 

¿Una nueva guerra?

Bolivia y la cuestión del poder

Forum Social Libertario

Cuba: abajo las máscaras

Casas Viejas: 70 años después
o la memoria enterrada

 

Esa diosa llamada Genética

Mitos y leyendas

Reflexiones

25 años de engaños

Colectivos antipatriarcales