PERIODICO ANARQUISTA
Nº 174
             ENERO 2003

 

SECCIONES

  

Portada

 

Nuestro periódico

 

Tablón

 

Números
anteriores

 

Suscripciones

 

Conctacta con nosotros

 

Sitios de interes

 

Documentos
de la I.F.A.

 

 

 

 



[NUESTRO PERIODICO] - [TABLON] - [Nos. ANTERIORES] - [SUSCRIPCIONES] - [CONTACTA] - [SITIOS INTERES] - [DOCUMENTOS IFA]
Portada

Prestige
¿Galicia?

Con las imágenes aún frescas del desastre ecológico, económico y social en Galicia, ya que hoy mismo todavía la noticia es portada en todos los periódicos y cuestión fundamental en los "partes" (así los llaman muchos de nuestros padres y abuelos como reminiscencia del período de guerra), se podrían hacer algunas reflexiones rápidas y en caliente.
Evidentemente esta situación se podría haber evitado si el petrolero no tuviera más años que la Cuesta de la Vega, si se hubiera prohibido navegar cerca de la costa a un buque cuyos propietarios ya habían estado involucrados en hechos similares y si no tuviéramos gobiernos (todos) a los que el medio natural, la vida humana y los medios de vida les importa menos que colocar a la señora esposa del presidente en un cargo político (P.P.) o mostrar en público a su candidata a la alcaldía de Madrid paseando por el Rastro con chupa de cuero ¡¡¡Fashion!!! ¡¡¡Fashion!!! (P.S.O.E.)
Como dato importante, significativo y alegre dentro de lo trágico de la situación, debemos valorar la respuesta contundente y casi unánime de la población gallega y del resto de España.
Las críticas a los políticos profesionales (fundamentalmente al adorado y mítico en su tierra "don Manuel") han sido duras y dando a entender que de poco valen si es que valen para algo.
La manifestación en La Coruña ha sido multitudinaria, abarcando a gentes de todo el país unidos contra la injusticia.
Los voluntarios han luchado contra la catástrofe desde el primer momento, a pesar de las trabas puestas por el gobierno gallego, impidiendo a algunos de ellos, llegados de fuera de la comunidad autónoma, participar en las tareas de limpieza aduciendo que es trabajo para profesionales. ¿No será que esas empresas tiene algo que ver con presidentes o conselleiros?
Después de esto preguntas:
¿Servirá para que Manoliño y compañía caigan de una vez y se dediquen a fabricar orujo en sus pazos?
¿Servirá para que psoeros y benegistas, como culpables por omisión, hagan lo mismo en sus "pazitos"?
¿Izquierda Unida siente? ¿Padece? ¿Existe?
¿Los sindicatos "menos minoritarios" se van a preocupar de los pescadores y trabajadores del mar en general?
¿En las próximas elecciones, los gallegos caerán en la cuenta de que con cualquier partido en el poder hubiera sucedido lo mismo?
¿Se darán (o se querrán dar) cuenta de que la única manera de impedir estas situaciones o actuar con rapidez al ocurrir, es la organización horizontal en la que nadie sea más ni menos que nadie?
La contestación está en los afectados, en este caso la población gallega.
En Galicia existen organizaciones con el modo de funcionar que reflejábamos anteriormente, en el plano sindical la C.N.T. (Confederación Nacional del Trabajo), organización anarcosindicalista que funciona desde 1910 y con probado prestigio a la hora de defender a sus afiliados y de ser escuela de trabajadores sin líderes.
Por otra parte y como organización política fundada en 1927 (damos las fechas sólo por probar que no son organizaciones "novísimas" ni fundadas al rebufo de ningún tema puntual) funciona la F.A.I. (Federación Anarquista Ibérica) que principalmente se dedica a la difusión y propaganda de la idea anarquista tanto actual como histórica y a ser, logicamente, desde sus grupos de afinidad garante de este funcionamiento horizontal y por tanto antijerárquico. Aparte de estas organizaciones históricas existen otros grupos y colectivos (nombramos a los que conocemos) que defienden y potencian estas formas, como son el Ateneo Libertario Ricardo Mella y el Ateneo Libertario de Compostela con su revista conjunta (A)narquista, la, para nosotros, mejor publicación cultural del movimiento libertario actual. Estas organizaciones y forma de organizarse están ahí, sólo hace falta buscarlas.
Todo lo dicho anteriormente, salvando el sangrante problema del Prestige, es extrapolable al resto de España y las conclusiones son basicamente las mismas.

Grupo Tierra Subir


Congreso de la C.N.T.

Hemos celebrado nuestro noveno congreso. Decimos "hemos celebrado" porque no han sido líderes, ni grupos, ni camarillas de enterados. Lo hemos celebrado todos los que componemos la C.N.T., porque la C.N.T. es nuestra (de los afiliados) y de nadie más.
Contamos que hubo momentos de barullo, de tensión, de confusión; que entre delegados y observadores los presentes sumaron medio millar; que se habló mucho en cenas y comidas y hasta en los desayunos, que las anunciadas (¿por quién?) agarradas de cuello se diluyeron en el tibio aire asturiano. O sea, lo propio de la democracia directa entre personas que comparten un ideario, un sentimiento. Cónclaves sin intereses malsanos.
No ha habido grandes novedades, pero ha servido para juntarnos, debatir, conocerse antiguos y nuevos militantes, iniciar alternativas y planteamientos que se desarrollarán más adelante... En fin, coger impulso para otra etapa más.
La prensa (¡la sacrosanta libertad de prensa!) ni pío, nos han silenciado, como siempre. No son los nuestros congresos para que las televisiones y grandes rotativos comprueben con satisfacción que los jefes eternizan su poltrona y los periodistas son agasajados. Los sindicatos que sí salen en la prensa han estado muy ocupados intentando justificar el escándalo de sus financiaciones mafiosas; intentando tapar el escándalo de las subvenciones que reciben para cursos y actividades que no hacen o hacen a medias.
Congreso de la C.N.T., democracia directa, voluntarismo, gente desprendida, delegados que no cobran dietas y se pagan los gastos de viaje y estancia de su bolsillo, independientes de todos, o sea, libres. Que vayan aprendiendo (ONG incluidas) esos que hasta por toser quieren recibir un estipendio.
El anarcosindicalismo camina, paso a paso, pero camina. Como dice la canción, ¡que se mueran los feos!, los sindicatos feos, naturalmente.

Pandora subir


Congreso 75 aniversario de la F.A.I.

Como se había venido anunciando, los días 29 y 30 de noviembre y 1 de diciembre de 2002 se celebró en Guadalajara el Congreso de Historia que conmemoraba el 75 aniversario de la fundación de la Federación Anarquista Ibérica.
Podemos decir con cierto orgullo que el Congreso ha sido un éxito, tanto en la asistencia como en la calidad de todas las ponencias y comunicaciones presentadas. La única contrariedad fue que no pudimos contar con la intervención de nuestro amigo y compañero Claudio Venza debido a un repentino problema de salud (aprovechamos estas líneas para desearle un pronto restablecimiento y enviarle un fraternal abrazo).
Como se tenía previsto, el día 29 se inauguró el Congreso con la intervención de Xavier Paniagua; su ponencia se tituló Otra vuelta de tuerca: las interpretaciones del anarquismo en España, ¿sigue la polémica? El debate posterior contó con interesantes intervenciones.
En segundo lugar, Francisco Madrid habló sobre La educación social en el anarquismo. Puso de relieve que la educación ha sido uno de los factores fundamentales para que el anarquismo haya tenido tanta importancia en España y cómo la educación ha sido y es una de las armas más importantes del anarquismo, la que mayor eficacia ha tenido en la agitación de las mentes humanas. El debate también contó con intervenciones de gran calidad.
La sesión de tarde la inició Jesús López Santamaría, que dio un repaso a las reivindicaciones de los anarquistas, concluyendo en su ponencia sobre Caciquismo y anarquismo que, si bien el caciquismo no ha supuesto especialmente un motivo determinante de la proliferación de militantes en el movimiento anarquista, sí se puede afirmar que el anarquismo tiene claves importantes. Así, establece que el anarquismo también tiene un código de derecho y que es una ideología que defiende de manera clara los derechos humanos, en frase de Lucho Fajardo "el derecho anarquista es el verdadero derecho". También mostró su admiración por el anarquista Ricardo Mella.
El ultimo acto de la tarde correspondió a Pere Gabriel. En su ponencia, Sobre la pretendida especificidad del anarquismo español: organizaciones anarquistas en España en el cambio de siglo XIX y XX, defendió que el anarquismo español no es peculiar, y que tiene mucha homogeneidad con todo el anarquismo europeo y aun mundial. El anarquismo hispano había que comprenderlo en el contexto del anarquismo internacional. Pere Gabriel mostró cómo la especificidad en el anarquismo comenzó de manera leve con la Alianza de la Democracia Socialista, pero sobre todo con la Organización Anarquista de la Región Española (OARE). El anarquismo español responde más al anarquismo de Errico Malatesta (más que al de Piotr Kropotkin) y en el Congreso de Amsterdam de 1907 esto se vio claramente. Allí Malatesta sale "vencedor" y España sigue esta línea. Entre toda su brillante exposición merece la pena destacar una frase, en la que dijo que en países como Inglaterra o Alemania, donde el anarquismo fue minoría, los anarquistas se sentían "orgullosos de serlo".
Con esto se daba fin al las conferencias del primer día.
El segundo día comenzó con la intervención de Susana Tavera. Hablo de El papel de la prensa en el anarquismo español. Estableció que la prensa anarquista tuvo una red extensa y eficaz. Mostró cómo la prensa fue un vehículo importante del anarquismo y una de las razones de tener un fuerte movimiento anarquista coordinado.
Posteriormente tomó la palabra Dolors Marín, que habló sobre Los grupos de afinidad y su organización específica: la génesis de la F.A.I. durante la Dictadura de Primo de Rivera. Ofreció una exposición de la trascendencia de los grupos anarquistas. Incidió en que el anarquismo ha sido mal entendido y que los grupos tuvieron importancia por personajes como Jean Grave, Max Nettlau o Reclus. Hubo distintas clases de grupos, llegando a existir grupos por oficios. A un grupo que Dolors Marín dio gran importancia fue Sol y Vida, que tuvo una participación destacada y relevante.
La primera conferencia de la tarde correspondió a Xavier Díez. Habló sobre La insumisión voluntaria. El anarquismo indivudualista español durante la Dictadura y la Segunda República. Incidió en que el anarquismo es cultura y que la información sobre el mismo en centros oficiales es escasa; dio un repaso a teóricos y obras de autores individualistas. Trató desde Max Stirner a Paul Zerzan pasando por Henry David Thoureau, Josiah Warren o Benjamin Tucker. Dejó ver que en España incide el individualismo de E. Armand, así como las teorias de Ryner. Muchas de estas teorías se plasmaron en la revista Nosotros, de raigambre stirneriana.
Tras el acostumbrado debate, tomó la palabra Miguel Íñiguez para hablar de El anarquismo español durante el franquismo (1939-1975). Fiel a su estilo, el compañero dio un repaso brillante al tema.
El domingo se dedicó a una mesa redonda sobre La Revolución Española (1936-1939) que, moderada por Manuel Vicent Balaguer, contó con la participación de Alejandro Díez Torre, José Luis Gutiérrez Molina, Isidro Sánchez y Jaime Pastor. Todos ellos dieron su visión de las colectividades y de cómo éstas, aun contando con la participación e impulso de los anarquistas, fueron un hecho de carácter popular que se fue fraguando a lo largo del tiempo. La Guerra Civil sólo aceleró un proceso que era inevitable. Se mostraron la clara diferencia entre las colectividades soviéticas y las libertarias. Se presentó a la Revolución Española como un modelo, pero no como algo acabado sino como algo que se puede volver a repetir. Igualmente se incidió en la diferencia entre las colectividades del campo y las deindustrias y servicios.
También hay que destacar que durante el Congreso se presentaron interesantes comunicaciones. Elena Sánchez habló sobre Kant y Bakunin, demostrando que la filosofía bakuninista está más influida por el pensamiento kantiano que por el hegeliano. Jason Garner presentó una interesante comunicación sobre La política internacional de la F.A.I. Angel Herrerín habló sobre La represión contra los Comités Nacionales de la C.N.T. de España (1939-1949). Irma Fuencisla Álvarez presentó una reveladora comunicación sobre Un enclave cenetista en una ciudad levítica: apuntes para una historia del anarquismo en Cuenca. La comunicación de Sonya Torres versó sobre Ramón Acin, una vida de acción y compromiso. Eliseo Fernández habló de La F.A.I. en Galicia. Ferdinando Ramos Ferreira vino expresamente desde Brasil para contarnos las Experiencias, fundamentos y perspectivas del anarquismo del Comité de Lucha Popular (COMLUT).
Por último, diremos que coincidiendo con las fechas del Congreso ha salido a la luz una reedición de uno de los pocos textos sobre la F.A.I. y su historia. Nos referimos a la Historia de la F.A.I. de Juan Gómez Casas. Esta obra es una aproximación histórica pormenorizada diferentes organizaciones que el anarquismo ibérico se dio desde su arraigo a mediados del siglo XIX hasta el final de la Guerra Civil.
En definitiva, este Congreso de historia de la F.A.I. Ha servido para que nos podamos aproximar un poco más a esa idea que defendemos y amamos, el anarquismo. Son estos los actos que pueden volver a hacer grande nuestro movimiento. La asistencia del publico, sin llegar a ser masiva, sí fue numerosa.
Este es el camino que hemos de seguir y esta es la historia que hemos de reivindicar.

J.V.M. Subir


El cerebro y el brazo

"¿Con que la función de pocero no es menos importante que la del sabio que investiga? Me parece que confundes lo importante con lo necesario. Lo importante es la función inteligente; lo necesario es el mecanismo que ejecuta (...) soy de los primeros en rechazar toda preponderancia aunque venga revestida de los mejores métodos (...) el saneamiento de una alcantarilla no es menos importante que la más genial de las creaciones artísticas (...) Natura no distingue de sabios e ignorantes, de refinados y sabios. Todos, igualmente, animales que comen y defecan. El desarrollo intelectual y afectivo puede constituir una ventaja personal y derivar en provecho común, nunca fundar un privilegio sobre los demás."
Todo este párrafo y el propio título de este artículo esta sacado del "Ideario" de Ricardo Mella, es decir, del libro en que se recopilan una serie de artículos publicados en la prensa anarquista en la primera década del siglo XX, editado primero por el compañero José Prat en 1925 y reproducido mucho después por las Ediciones CNT de la 4, rue Belfort - Toulouse (Francia), pues en el Exilio, en ese Exilio confederal que parece que algunos quieren desconocer en la historia de esa gloriosa Confederación que fue, es y debe estar al servicio de todos los pueblos del mundo en general y el español en particular. Libro que todos los explotados debieran conocer, puesto que es de una actualidad social como pocos de los que hoy se publican.
En efecto, si ayer cerebro y brazo eran los dos valores tan necesarios a la sociedad, la diferencia de tratamiento, sobre todo económico, aunque no menos social, el compañero Mella lo traduce en sus artículos publicados en Acción libertaria de Madrid y Gijón, entre otras publicaciones anarquistas. Hoy esas diferencias en los dichos valores se han elevado al cubo y, lo que es más bochornoso, en nombre de una democracia para quienes se aprovechan del privilegio de las cualidades del cerebro, olvidando que para lograr esos valores es imprescindible, más que necesario, el brazo. Y diremos como Puyol en una de sus anécdotas de valores discutidos entre intelectuales para citar quiénes demostraban mayor valor. Entre varios y sólo citando del cerebro, uno dijo que para él era el campesino, puesto que sin éste todos los demás desaparecerían por efecto de consunción.
Nos inducen estas líneas por el mantenimiento en la suma y sigue de los tratamientos económicos en particular que se permiten los magnates del Estado y llamados democráticos. Mejor podrá decirse por la plutocracia (dominio de los ricos) entre los valores por el cerebro y los del brazo. Véanse aquí en Francia las reivindicaciones económicas pedidas por los médicos de cabecera rapidamente acordadas y concedidas por el gobierno actual (seguramente en detrimento de esa Seguridad Social a la que todos contribuimos), y la negativa a los conductores de camión para el logro de un tercer mes de remuneración que palíe las horas extraordinarias que a menudo realizan sin serles retribuidas. Seguro que esta petición, con amenaza de huelga y bloqueo de carreteras, no la conceden los patronos. Al gobierno sólo le interesó, y puso su fuerza, para evitar el bloqueo, así compenetrados con los patronos para que fracasara la huelga. Dos pesos y una sola medida, "palo y tentetieso", y de ello pruebas a montones y en todos los países.
Y lo que es peor, que quienes se proponen en nombre de un partido paliar esas diferencias, cuando consiguen sus objetivos, jamás llegan, en todo caso palían cual remiendo circunstancial. Podemos citar un ejemplo reciente; hace unos días el secretario del Partido Socialista francés fue preguntado en una emisora de radio: "Hace poco, al preguntarle si usted era revolucionario, respondió negativamente. Le formulo de nuevo la misma pregunta". El camarada Holanda, el entrevistado, respondió: "Repito que no lo soy; soy un político que propone soluciones a la sociedad que, desde el Estado, se pueden llevar a cabo. De ninguna manera propongo ni decido para la evolución constante y reivindicativa, sea en protestas, declaración de huelgas faltos de acuerdo y otras". Es decir, no es revolucionario. Es posible que León Blum desde su tumba, si pudiera oírle, se removería malhumorado con quien le sucedía en el mandato del Partido. Antes de su fallecimiento, el lider del Partido Socialista reunió a todos los responsables para entonar su canto de cisne: "El Partido recobrará su misión en tanto que socialista si cambia de rumbo, es decir, si es revolucionario; de lo contrario vegetará como hasta ahora lo ha hecho".
Sus razones tenía León Blum; es posible que recordara su posición ante el conflicto español de 1936-1939, lo que sufrió después en el período de la ocupación alemana en Francia. Por teoría y práctica, por experiencia, es más que sabido: "El socialismo, o mira a la emancipación integral de los hombres o deja de ser socialismo". Y para ello, hay que tener en cuenta que: "La vida real es trabajo, es cambio, es consumo, es arte, goce, ciencia, es economía liberadora en cuya órbita gravitan los infinitos mundos que lo pueblan". Frases de Ricardo Mella a principios del siglo XX y que son de actualidad incontestable.

Grupo Flamenco Subir


Desarrollo sostenible:
una infamia

Rodeada por ocho mil policías en un decorado en el que la miseria se había disimulado con mucho cuidadito, la Cumbre de la Tierra, o Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible, ha llegado a su fin en Johannesburgo. Mentiras, hipocresía, paranoia y cobardía. Una vez más, los dirigentes del planeta se han sentido autorizados, entre oscuros mercadeos, para jugar con la dignidad de los pobres y con la vida de nuestros descendientes. Ni calendario ni objetivos marcados, sólo piadosas intenciones: esta cumbre, bloqueada por el principal emisor de gas carbónico del mundo, Estados Unidos, constituye un paso atrás respecto a la de Río de Janeiro, más centrada en las cuestiones de energía y biodiversidad. ¿Hemos de asombrarnos por ello? Un militante de Greenpeace hizo un balance escueto: "Es peor que todo lo que hubiéramos podido imaginar".
Algunos osan considerar las inciativas de tipo 2, es decir, la asociación entre las instituciones públicas, las ONG y el sector privado, como algo positivo. Como si el único objetivo de los grandes grupos, al margen del beneficio, no fuera cuidar su imagen de defensores de la ecología y promotores del desarrollo sostenible. Como si la perspectiva de reducir a la mitad el número de los que no tienen acceso al saneamiento pudiera no hacer babear a Suez o a Vivendi.

El mito de la abundancia
En los años sesenta, los visionarios eufóricos nos prometían, con el apoyo de los datos estadísticos y los modelos matemáticos, el progreso tecnológico ilimitado, la expansión económica contínua. La sociedad de la abundancia se iba a convertir en una condición primordial para la emancipación del hombre. Aparecía una nueva religión, la del crecimiento. El rechazo de las limitaciones naturales, la perspectiva exaltada de la transformación del medio, el principio de eficacia, la voluntad de poder, la fascinación por la innovación técnica: todo se conjugaba para centrar la civilización en la producción de bienes materiales. La máquina debía trabajar a pleno rendimiento. Y el único indicador del bienestar considerado por los que decidían era el Producto Interior Bruto (el famoso PIB).
Sin embargo, en los años setenta, esta sacrosanta cruzada empieza a levantar sospechas; el optimismo de los beat se ve fuertemente sacudido. Se elevan voces contra las perspectivas de futuro, contra la huida hacia delante, contra el carácter ilusorio y absurdo del acto de consumir, contra el riesgo de sacrificar el porvenir al presente. Llueven las advertencias. Se habla de "cambio de rumbo", de "crecimiento cero". Los "treinta gloriosos" viran hacia la pesadilla.
Más o menos confusamente, nace una angustia ante los fracasos del progreso, percibido como una trampa que se atrapa a sí misma. El "mal desarrollo" conduce a un callejón sin salida. Al margen de los más críticos, la contraproductividad se manifiesta; la opulencia traiciona. La primera cumbre (la Conferencia Mundial de Estocolomo sobre el Medio Ambiente en 1972) se crea para responder a las inquietudes del momento. Desde hace treinta años se suceden las cumbres... y la situación se degrada.
Va a surgir un concepto, en esta ocasión el de "desarrollo sostenido". Se define como "un desarrollo que responda a las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de responder a ellas por parte de las generaciones futuras". De forma más precisa, un proceso por medio del cual el país se hace capaz de aumentar su riqueza de manera duradera (sostenida) y autónoma, y de repartirla "equitativamente" entre los individuos. Esta noción de desarrollo se distingue por tanto de la de crecimiento económico, en la que el desarrollo va necesariamente acompañado de una transformación de las estructuras políticas, sociales e institucionales. Por eso, precisamente en estos aspectos, social y ambiental, el fracaso es absoluto.
El pasado 22 de mayo se publicó un informe preparado por mil cien científicos ("El porvenir del medio ambiente mundial"). Sus conclusiones fueron las siguientes: en treinta años, el setenta por ciento de la naturaleza se habrá destruido, un gran número de especies habrá desparecido y la organización social se desplomará en numerosos países del mundo.
Muchos de los riesgos medioambientales tienen dimensiones mundiales: agotamiento o enrarecimiento de las energías fósiles, modificaciones climáticas por el efecto invernadero, grave escasez de agua de aquí a veinte años en varias regiones del globo, reducción de la biodiversidad, degradación de los suelos, contaminación de diferentes áreas.
En el aspecto socioeconómico, el balance es también desastroso: persistencia de la subalimentación y la mala nutrición (ochocientos millones de personas sufren hambre), agravamiento de las desigualdades sociales (el veinte por ciento de los más ricos se reparte el ochenta y dos por ciento de los ingresos mundiales), desmantelamiento de los servicios públicos (alojamiento, salud, agua, educación, transportes), precariedad, flexibilidad laboral, exclusión (dos millones de habitantes del planeta "viven" con menos de un dólar diario).

La ciénaga del reformismo
A pesar de su cinismo a prueba de bombas, los apóstoles del crecimiento no pueden negar totalmente una realidad tan siniestra. Tomando conciencia de la extrema gravedad de los problemas, reconocen sin vacilar que la idea de un islote de riquezas en un mar de pobreza es intolerable (¡no os riais!), afirman astutamente que los poderes de la ciencia, de la técnica, de la industria, deben ser controlados por la ética, desconfían a la vez del catastrofismo que desespera y del optimismo que adormece, apelando con emoción a un "civismo planetario" y concluyen muy naturalmente con el crecimiento como remedio para todos los males... y especialmente a los del propio crecimiento.
Algunos ven en la "simplicidad voluntaria", es decir, en el rechazo al consumo ciego, en la adopción de un estilo de vida más sobrio, la solución a todos los problemas. Pero no se trata de un desarrollo colectivo: la referencia no es al conjunto de la sociedad, sino en el plano local. O sea, mientras que personas valerosas aceptan, para salvar al planeta, llevar la vida de Diógenes, otros pueden seguir comiendo caviar, montando en vehículos de gran cilindrada y, ocasionalmente, permitirse alguna que otra excursión espacial.
Sin embargo, otros son más lúcidos. "Toda esta cumbre (de Johannesburgo) no hace sino legitimar las actuaciones del librecambio, es un fracaso total", se oye decir. Las empresa y la OMC (Organización Mundial del Comercio) piratean en la cumbre, y algunos ecologistas se rebelan. "Las empresas están animadas fundamentalmente por su voluntad de beneficio. Las condiciones medioambientales y sociales han de someterse a las condiciones del comercio", se lamenta Ricardo Navarro, presidente de Amigos de la Tierra Internacional (¡qué perspicacia, que precisión de análisis! Lástima que sea para no llegar a ninguna conclusión).

El capitalismo a juicio
Quizás haría falta precisamente decidirse a plantear las preguntas adecuadas y emplearse en profundizar en nuestras reflexiones. Se sabe desde hace mucho tiempo que las grandes compañías son cada vez más poderosas que los Estados pequeños y medianos, y que pueden imponerl a estos sus decisiones bajo la presión constante de los lobbies industriales. Se sabe que en Estados Unidos las políticas medioambientales y energéticas están controladas por un grupo de dirigentes, o de antiguos dirigentes, de compañías petrolíferas y químicas cuyo objetivo es desinformar, sembrar la duda y la confusión.
Se sabe que los criminales que, por las decisiones que toman o a las que inducen, juegan con la vida de generaciones futuras y liquidan el patrimonio natural, no retrocederán ante nada y se encarnizarán en el sabotaje sistemático de todo proyecto que limite el crecimiento y, por tanto, el beneficio. Basta con escuchar al portavoz de la Casa Blanca: "El consumo fuerte de energía forma parte de nuestro modo de vida, y el modo de vida americano es sagrado".
Pero lo que hay que comprender por fuerza es que la noción de desarrollo sostenible es rigurosamente incompatible con la naturaleza misma del sistema capitalista. Es deliberado en el capitalismo el derroche, que fomenta y le es inherente: disminución de la duración de los bienes de consumo y de su reparación, multiplicación de los objetos desechables, publicidad favorecedora de la renovación incesante de los artículos, de los nuevos modelos, de los embalajes de los productos, etc. Para satisfacer la ebriedad del beneficio, habrá que estimular artificialmente la demanda. Porque en una competición que se hará cada vez más feroz, el reto no ha sido nunca la satisfacción de las necesidades fundamentales, la mejora del nivel de vida o la utilidad social, sino más bien el aumento de las cifras: no se subrayará nunca lo suficiente la enorme responsabilidad de los que han desencadenado, conscientemente, esta loca carrera.
El capitalismo sólo puede dar lugar al derroche de los recursos naturales. Porque no hay ninguna proporción razonable entre el tiempo de los grandes ciclos físico-químicos, de los mecanismos que aseguran la estabilidad del ecosistema, y la búsqueda inmediata del beneficio. Porque la ciencia económica, la que justifica el capitalismo, no se preocupa ni de lo que antecede ni de lo que sigue al ciclo producción-consumo. Porque los precios bajos de las materias primas promovidos por las firmas multinacionales incitan al consumo creciente, a una dilapidación de los recursos. Porque si los mercados pueden producir riqueza, no la quieren repartir. Porque la búsqueda del beneficio engendra y necesita una acumulación de capital cada vez mayor. El capitalismo no puede permanecer quieto: debe crecer o morir. Así, la lógica de crecimiento infinito que le caracteriza, y que permite un modo de vida basado en el consumo de un capital no reproducible y físicamente insostenible.
El escenario más dramático sería la pasividad, o al menos la ausencia de una reacción significativa. La resignación es un suicidio. La facultad de adaptación y de absorción del sistema capitalista es considerable (la descontaminación se ha convertido en un mercado jugoso); el cinismo de sus defensores no tiene límites. Desigualdades, miseria, destrucción del medio natural, estos fracasos forman parte del modo de producción capitalista. Porque el derroche de los recursos naturales así como el crecimiento de la desigualdad son los motores del capitalismo, todo combate a favor de un desarrollo sostenible ha de ser anticapitalista por necesidad. Cuando, por medio de la privatización de los recursos naturales, la supervivencia de la especie humana está en juego, la revuelta no es un derecho, es un deber. Si la juventud de hoy no lo comprende, lo lamentará amargamente. Y los que no contribuyen activamente a la toma de conciencia de esta juventud a la que legamos una herencia escandalosa, tienen una parte de responsabilidad.

Jean-Pierre Tertrais
(Le monde libertaire) Subir


Dogmas, verdades, demagogia,
pajas mentales y cintas de vídeo

En relación con lo que está aconteciendo en estos días, a las charlas y debates que mantengo y he mantenido con amigos y compañeros, en las cuales me han llamado dogmático como una forma de rebajarme y de tirar por tierra mis argumentos, hecho que considero mezquino porque no son rebatidos con otros argumentos, me lleva a la necesidad de plasmar mis ideas en un papel, dando así una repuesta a las pajas mentales que allegados tienen sobre anarquismo y anarcosindicalismo.
En cualquier bar, plaza o en el salón de alguna casa se empieza una charla. Normalmente, empezamos criticando la sociedad, motivado por algún pequeño suceso, y terminamos hablando de anarquía como solución de todos los problemas. Claro, se ha de suponer que en la tertulia siempre hay algún que otro anarquista o simpatizante, también hay algún que otro escéptico.
Después de tanta discusión los tertulianos van concluyendo en su interior todas las ideas que a lo largo de dos horas han ido navegando de cabeza en cabeza. Finalmente, el diálogo disminuye por falta de atención, cansancio y por falta de tiempo. Ves como algún que otro comunicante sugiere proposiciones deshonestas como "a ver cuando formamos el partido anarquista", "que bueno sería vivir en un Estado anarquista", "el hombre es malo por naturaleza"... Entonces, te das cuenta de que no han captado nada, pero no puedes pedir peras al olmo. No todo el mundo tiene una formación política adecuada y no se puede pretender que en una tertulia de un par de horas salgan con una formación política excelente y con unas ideas muy claras.
Otras veces, un colega te empieza a hablar de los anarquistas que hay en unas y otras organizaciones. Organizaciones que por muy autogestionarias y asamblearias que sean, tienen un claro fin político que es el crear un Estado. Tampoco entiendo al colega de mi colega que dice, "yo soy anarconacionalista", "primero mi país", y menos entiendo a los anarcodelincuentes, que toman aquello según sus necesidades. En ese momento me giro y muy fríamente digo "esos no son anarquistas". Antes que pueda argumentar mi postura, me han tildado con el cuento de que si yo tengo la verdad suprema, o si soy un sectario. Lo peor no ese momento, sino cuando otra persona te comenta que quien ha hecho y hace que ciertas organizaciones, como la propia C.N.T., fracasen son los anarquistas. Cómo no, te empieza hablar de Pestaña y otras tonterías que no me acuerdo. Con la boca abierta perplejo por todos estos comentarios que me dejan atónito, empiezo a contraargumentar. No sé por qué, cuando el contertulio se ve acorralado, me llama dogmático e intransigente.
Son estas acusaciones sin ningún fundamento, por las que voy a hacer hincapié en el significado de vocablos como dogma, dogmático, demagogia, demagogo, principios, etc. Normalmente cuando utilizamos el término dogma lo hacemos con el criterio de desacreditar al contrario. Si se considera dogma como fundamento o puntos capitales de todo sistema político o científico, se puede decir que toda filosofía o ideología política es dogma, ya que todas parten de unos principios y fundamentos. Dogmático seria quien sostiene principios filosóficos y políticos como verdades invariables.
Por lo tanto, cuando hablamos de anarquismo estamos hablando de libertad, igualdad, respeto, apoyo mutuo, organización, asamblea, asociacionismo, federalismo, antiautoritarismo, individualismo, sin jerarquías, sin gobierno, internacionalismo, sin fronteras, ni leyes, ni represores, ni opresores. Si consideramos todos estos puntos como principios básicos, es entonces cuando estamos ante un dogma. Además, si defendemos estos principios con el raciocinio y con la lógica, como cuando decimos que no se puede considerar anarquista a una persona que milita en una organización, que por muy asamblearia y autogestionaria que sea, tiene como fin crear un Estado y un gobierno, estamos siendo dogmáticos. Sin ningún prejuicio, podemos decir que la anarquía es un dogma y nosotros somos dogmáticos. A algunos esto les puede chocar porque pueden considerarlo como una falta de libertad y pueden decir irónicamente que estamos atados a unos dogmas. Bien, estaría equivocado, pues no habría entendido nada de lo dicho. El problema no sería dogma sí o dogma no, sino, principios sí o principios no, coherencia sí, coherencia, no; ese sería el asunto.
Algunos pensadores han considerado al anarquismo como una filosofía que ha contradicho o puesto en duda muchos dogmas. Por ello se le ha considerado como el antidogma. No obstante, hay que partir de unas ideas base, por lo tanto se puede considerar que es un dogma que duda e interroga los restantes dogmas.
Cuando decimos que estos son nuestros principios, estas nuestras ideas, es para ser lo más coherente con ellas, porque si no, estaríamos engañando al ciudadano. No, nos da igual ocho que ochenta. Se supone que nuestra acción debe ir encaminada a crear la anarquía, por lo cual no podemos recrear en nuestras organizaciones los mismos valores y principios que de entrada rechazamos y combatimos. Nuestra resistencia está en la persistencia, en el día a día. No comprendo cómo algunos pueden pretender que nosotros somos los que estamos paralizando la lucha cuando, desde que me inicié en esta correría, siempre he visto a los anarquistas dando el callo. Tampoco comprendo a aquellos que nos infravaloran y nos intentan desacreditar diciéndonos que no tenemos ni puta idea, que no sabemos lo que decimos, que no entendemos la realidad, que en definitiva somos unos dogmáticos y unos idealistas.
Qué razón tienen. Nosotros, que somos extaterrestes procedentes de la Tierra, tenemos problemas que ellos no tienen. Nosotros tenemos que currar, que levantarnos a las 5, que buscarnos la vidilla, y para colmo pagar todas las facturas, y no enumeramos más problemas porque puedo llenar otro folio y eso sería aburrido. Nuestra propuesta es el comunismo libertario y el anarcosindicalismo como herramienta. En definitiva, como ellos no tienen nuestros problemas, que son otros, no les interesa el comunismo libertario, ni el anarquismo, y para más inri lo mejor sería que desapareciera el termino anarquista de la palabra anarcosindicalismo, quedándose sólo sindicalismo. Me pregunto, ¿quiénes son los demagogos? ¿Cuáles son sus postulados? ¿Por qué se esconden? ¿Por qué nos odian?
Digo bien, demagogos, porque éstos son jefes, caudillos o políticos de una facción popular. Sectario, secuaz o fanático, de la demagogia, es decir, gobierno o dominación tiránica de la plebe. Entiendo que esto es así porque los que nos quieren desacreditar y callar lo harán por algún motivo. Mucho me temo que su oscuro motivo sea el de llamar la atención del resto de los mortales a sus intenciones ideológicas. Su mensaje es, pasa de éstos y sigueme que te daré lo que quieres, resultados, reformas, influencia. Mi pregunta es ¿con estos resultados habrían conseguido una sociedad nueva de pies a cabeza o simplemente es un engaño más de los que se creen imprescindibles?
Nosotros, no sólo no somos jefes, sino que tampoco queremos serlo. Tampoco queremos depender de los que nos prometen resultados, sino que queremos obtenerlos de nuestro propio esfuerzo y convencimiento. Sabemos que sólo influiremos a los ciudadanos con nuestra propaganda y nuestra coherencia en los actos. De lo contrario sería engañar y caer en el dirigismo. Espero haber aclarado las pajas mentales de alguno.

SO Subir


Los anarquistas tienen un arma:
las bibliotecas

Cualquiera que haya estado comprometido con una lucha que implique un cambio en la sociedad o en las mentalidades, es consciente de la importancia que la información tiene para las personas, lo vital que resulta acceder a distintos puntos de vista y lo valioso que los suministradores de información no estén mediatizados por obligaciones o lealtades ajenas a sus usuarios.
Los centros de información de tinte libertario, cuya apertura y mantenimiento es una constante del movimiento anarquista durante toda su historia, tienen un compromiso claro con la recuperación del pasado, pero también han sido -y son- centros vivos, que editan obras y recogen literatura actual que sólo circula por canales alternativos, además de poner a disposición de quien lo necesite acceso a la información electrónica. Asimismo, son espacios de encuentro y socialización, que se gestionan y mantienen con trabajo y aportaciones voluntarias.
A finales del siglo XIX, en plena expansión del pensamiento libertario, los sindicatos y federaciones anarquistas ponían su empeño en la creación de ateneos y bibliotecas. A pesar de la precariedad de los recursos y las altas tasas de analfabetismo, consiguen agrupar a decenas de miles de obreros alrededor de estas casas del conocimiento libre. Para ello fue fundamental, entre otros, la edición y difusión de materiales, algo que hasta el momento distingue a los grupos anarquistas. Con frecuencia, la lectura colectiva o pública era el medio más adecuado para difundir la Idea. Hoy, adaptándose a los tiempos, el movimiento ácrata ha ido extendiendo unas salas alternativas de lectura llamadas infoshop, siguiendo la tradición del trabajo voluntario y la autofinanciación, ponen a disposición de los interesados literatura radical, revistas o fanzines editados por grupos de diversas ciudades y países utilizando como herramienta el acceso a Internet. A su vez, tejen redes de apoyo y trabajo común entre diversos centros.
Esa vocación formadora y autodidacta, la cual forzosamente pasaba por la puesta en práctica de una nueva pedagogía, logró hace cien años que los grupos libertarios se adelantaran en temas que son centrales para el conocimiento transformador de hoy (ecología, sexualidad, medicina alternativa...). A comienzos del siglo pasado los anarquistas se distinguían por su alta capacidad de discernimiento, lo cual merecía el respeto y admiración de sus adversarios. Su teorización encontraba eco en los ateneos obreros y sus bibliotecas, donde no solamente era posible encontrar textos de cultura libertaria, sino también del conocimiento en general. La diversidad y su contraste, era la apuesta para que cada quien en su viaje personal al saber, tomara concientemente sus propias decisiones.
El movimiento anarquista de siempre ha tenido en las bibliotecas una herramienta para la formación y la difusión de las ideas. La enseñanza continua y el autodidactismo son ámbitos donde los libertarios han demostrado que la creación de bibliotecas es un elemento imprescindible para cualquier transformación evolutiva de la sociedad. Sin subsidios, con trabajo voluntario y común, la imprenta y la estantería de libros ha sido y es un ejemplo real de lo que la sociedad ha querido inutilizar con la etiqueta de "utópico". Bibliotecas representativas del movimiento libertario en Iberoamérica:

Biblioteca Social Reconstruir (México)
A comienzos de la década de los 80, el español Ricardo Mestre edita libros y revistas de corte libertario. En su despacho agrupa colecciones de otras publicaciones, lo cual diez años después se transforma en una biblioteca abierta al público dos días a la semana. La Biblioteca Social Reconstruir cuenta con dos secciones: la anarquista y la general. La colección libertaria es muy valiosa; ahí se encuentran libros hoy difícilmente conseguibles, por ejemplo las primeras ediciones de Ricardo Flores Magón, o ediciones del siglo pasado de Proudhon o Eliseo Reclus. Cuenta con unas 530 publicaciones periódicas y 600 volúmenes de textos anarquistas. Tras la muerte de Ricardo Mestre, la BSR es mantenida por el movimiento anarcopunk de la capital, especialmente por el colectivo al que pertenecen Héctor Hernández y Marta García, los cuales organizan conciertos y venden fanzines para poder correr con los gastos de su mantenimiento (Dirección: Morelos, 45, despacho 206, Ciudad de México).

Biblioteca Popular José Ingenieros (Argentina)
Tras la dictadura de Uriburu, en Argentina se encontraba en el poder Agustín Justo, quien continúa la represión contra el movimiento obrero en general, y decididamente contra el de signo anarquista. El primero de julio de 1935, militantes anarquistas y socialistas deciden fundar una biblioteca, cuyo primer local fue un pequeño garaje ubicado en la avenida Juan de Garay, entre el pasaje Pereyra y Castro de Buenos Aires. Con los años se mudan a su local definitivo en Juan Ramírez de Velasco, al cual los socialistas dejan de asistir. Sus primeros promotores se contaban en la Federación Obrera del calzado, adherida a la FORA, el sindicato anarquista argentino, así como los editores del periódico La Protesta. La biblioteca sufrió durante los años de las sucesivas dictaduras militares innumerables allanamientos y cierres, pero la militancia privilegiaba el esfuerzo por mantener sus puertas abiertas (Dirección: Juan Ramírez de Velasco, 958, 1414 Buenos Aires).

Biblioteca-Archivo de Estudios Libertarios (Argentina)
La Biblioteca-Archivo de Estudios Libertarios (BAEL) es mantenida por la Federación Libertaria Argentina (FLA) cuyos orígenes se remontan a la década de los 50 cuando la Federación Anarco-Comunista Argentina cambia su denominación. En la sede de la FLA se han acumulado durante décadas una gran cantidad de publicaciones y libros relacionados con el movimiento anarquista, tanto de Argentina como de otros países. Entre sus colecciones sobresalen la de revistas y publicaciones periódicas, algunas históricas como La Revista Blanca, Tiempos Nuevos, La Protesta y el órgano de la FLA El Libertario de Buenos Aires (Dirección: Brasil 1551, 1159 Buenos Aires).

Centro Cultural Biblioteca y Archivo Luce Fabri (Uruguay)
Compañeros uruguayos han denominado recientemente el extenso archivo del Grupo de Estudios y Acción Libertaria (GEAL) y de la revista Opción libertaria con el nombre de la compañera Luce Fabri, fallecida hace dos años y gran activista de la difusión del anarquismo en el país austral. Esta biblioteca cuenta con un importante volumen de libros, diarios, semanarios, revistas y correspondencia recolectado durante años (Dirección postal: Casilla de Correos 141, Montevideo).

Fundación Anselmo Lorenzo (España)
Anselmo Lorenzo fue el autor del texto "El proletariado militante", libro de cabecera del anarcosindicalismo español. El fondo bibliográfico del centro de documentación que lleva su nombre supera los 10.000 títulos y 2.500 las publicaciones libertarias, cuyo amplio número data de antes de 1940. La Fundación de Estudios Libertarios Anselmo Lorenzo (FAL) cuenta con una interesante filmoteca, formada de diversas fuentes, entre ellas el material depositado por el Sindicato de Espectáculos Públicos de la CNT. Destaca la publicación de diversos libros, cuyas ediciones superan la cincuentena agrupados en varias colecciones, así como la distribución de numerosos libros de temática anarquista publicados por otras editoriales (Dirección: Paseo Alberto Palacios 2, 28021 Madrid).

Centro de Documentación Histórico-Social (España)
La fundación del Centro de Documentación Histórico-Social (CDH-S) data de 1977 por decisión de militantes libertarios que se reunían periódicamente en la pizzería "La Rivolta" de la calle Hospital de Barcelona. En 1989 deciden recuperar el Ateneo Enciclopédico Popular (idea original de 1902) con el afán de ayudar en la formación de las clases más desfavorecidas de la sociedad. Actualmente disponen de un acervo de 23.000 libros y 7.000 títulos de prensa. El Ateneo se dedica a la realización de actividades culturales y la organización de exposiciones temáticas, conferencias, debates, tertulias, excursiones y recitales de poesía (Dirección: Passeig de Sant Joan, 26 1º - 1ª, 08010 Barcelona).

Biblioteca Social de Venezuela
Compañeros venezolanos han constituido el Centro de Estudios Sociales Libertarios, cuyo primer objetivo -de tantos- es la apertura de un centro de documentación. Cuentan con un acervo de más de 1.000 libros y 2.500 publicaciones periódicas de diferentes países. Ahora realizan actividades para recaudar los fondos necesarios para el alquiler de un espacio y los contactos necesarios para aumentar su archivo documental. Cualquier aporte económico o donación de libros será de mucha ayuda (envios a nombre de Luis Silva, apartado postal 49110, Colinas de Bello Monte, Caracas).

Conocemos la existencia de otras bibliotecas libertarias en Chile, Perú, Bolivia y Brasil. Animamos a los compañeros y compañeras activistas, bandas musicales, estudiantes y obreros, a seguir con el empeño por fundar y mantener estos epicentros del conocimiento libre, esta lucha por elevar el nivel cultural y político de nosotros y de nuestros iguales. Todas se mantienen del aporte voluntario, sin ningún tipo de subsidio estatal o privado, por lo que cualquier aporte será infinitamente agradecido por sus promotores.
Llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones: ese mundo está creciendo en este instante.

El Libertario Subir


La rueda

A la danza mortal venid
los nascidos...
(La Danza de la Muerte. Siglo XV)


Barrigudos burgueses,
cacos empresarios,
presumidas copias de duquesas
y gobernantes mentirosos
y mangantes.:
No os podeis escapar
de los negros guantes.
La rueda sigue girando
y avanzando...
Con vuestro sucio y sangriento dinero
no la podreis parar.
¡No la podreis comprar!
Cornudos ricachones,
arrugadas y feas "señoras",
por mucho marisco que comais:
No dejais de cagar.
La rueda sigue girando
y avanzando...
Especuladores y explotadores
obispos, militares y zánganos...
También a vosotros llegarán
las negras manos.
Mala hierba
y pésima simiente,
mucha maldad
y poca mente.
La rueda de vosotros
se acordará
y a vuestro próximo
final os llevará.
La rueda sigue girando
y avanzando...

Goliardo Ceibe Subir


Anselmo Lorenzo:
de su vida y de su obra

Ya que estamos en un período en el que hablamos mucho de aniversarios, el día 30 de noviembre se cumplieron ochenta y ocho años del fallecimiento de una de las figuras más representativas en los orígenes del sindicalismo y del anarquismo españoles, Anselmo Lorenzo Asperilla.
Anselmo Lorenzo es una de esas figuras de primera hora del movimiento obrero, a las que tanto le debemos las generaciones posteriores. Este toledano nació el 21 de abril de 1841, y aunque empieza trabajando en una cerería, pronto marcha a Madrid, y allí se hace impresor. Desde esa época su preocupación por lo social ya era grande y comenzó a simpatizar por la figura mas avanzada del momento, el republicano federal Francisco Pi y Margall. La mayoría de los primeros internacionales fueron republicanos federales, y Anselmo Lorenzo no fue menos. Cuando los ecos del movimiento obrero organizado en Europa ya se hacían sentir, en España la llegada de Guisseppe Fanelli cautiva a Lorenzo. Cuando el italiano llega a Madrid, en el Fomento de las Artes encuentra al grupo donde está Lorenzo, y todos juntos inician la andadura de la Internacional en España. A partir de entonces Anselmo Lorenzo se convierte en figura capital del movimiento obrero ibérico, pues acude a la Conferencia de Londres, donde conoce a Marx y se da cuenta de las maniobras que éste está llevando en el seno de la Internacional contra el sector antiautoritario. Pero también Anselmo contribuye a la creación de los primeros núcleos de la A.I.T. en Portugal. Aun así la amistad que Karl Marx trabó con Anselmo Lorenzo le valió para que introdujera a Paul Lafargue en España, y le presentó al grupo que pocos años después constituiría el Partido Socialista Obrero Español (P.S.O.E.).
La ruptura de la Internacional fue dolorosa para Anselmo Lorenzo, pues veía cómo el movimiento obrero por el que tanto había luchado se partía mortalmente en dos pedazos. Pero Lorenzo permaneció fiel al ideario antiautoritario.
La situación española no mejoraba y la Restauración de Canovas del Castillo en 1875, llevaba a los internacionales españoles al exilio. Anselmo Lorenzo desde entonces siguió trabajando por el anarquismo y la cultura. Le toco vivir momentos dolorosos como las purgas contra la F.T.R.E. y el montaje de la Mano Negra, así como los posteriores procesos de Montjuïc. Igualmente es el tiempo oscuro del anarquismo, donde acciones personales de tinte terrorista no hacían sino sumir al anarquismo en un profundo desconcierto.
A pesar de todos estos sinsabores, y la represión que alcanzó al propio Anselmo Lorenzo, éste no se rindió. Sigue trabajando y en París conoce a las figuras más representativas del anarquismo internacional.
La elocuencia con que Lorenzo defendió su pensamiento se ve perfectamente a través de sus escritos. Es autor de una de las obras mas valiosas para la historia del movimiento obrero, "El proletariado militante". En ella Lorenzo da un repaso histórico desde los inicios de la Internacional hasta prácticamente la desaparición de la Federación de Trabajadores de la Región Española (F.T.R.E.). Después Manuel Buenacasa intentó continuar esta obra con su "El movimiento obrero español, 1886-1926". Pero no sólo de historia escribió Lorenzo. El pensamiento anarquista también lo defiende con enorme acierto en "Hacia la emancipación", "Criterio libertario", "Vía libre", "Vida anarquista", etc. En estas obras, Lorenzo defiende que el hombre es completamente libre y que para llegar a su emancipación solo se puede valer de él mismo y de sus hermanos de clase. Igualmente aboga por una tarea internacionalista de lucha y por organizaciones de claro talante antiautoritario, para que los medios y los fines propuestos tuvieran adecuación.
Entre las grandes amistades de Anselmo Lorenzo esta Francisco Ferrer y Guardia. Ambos se conocieron en el seno de una logia masónica a la que pertenecían. Cuando Ferrer en 1901 abre su Escuela Moderna, Anselmo Lorenzo colabora en cuerpo y alma como traductor y cooperador de muchas obras que la editorial de Ferrer saca. Así se traducen obras de Elisèe Reclùs, Charles Malato, Jean Grave y otras figuras internacionales del anarquismo. También a Lorenzo le une una gran amista con Fernando Tarrida del Marmol, anarquista joven y enérgico, que tiene un articulo importantisimo llamado "Anarquismo sin adjetivos".
Pero la represión y los años de cárcel de Lorenzo no pasan gratuitamente y su vida se fue apagando poco a poco. La Semana Trágica de Barcelona, que cortó la vida de muchos trabajadores y el fusilamiento injusto e inicuo de Ferrer, entre otros, lleva a un viejo Anselmo Lorenzo nuevamente a la represión contra su persona, con una deportación a Alcañiz y otra a Teruel.
En 1910 nace la Confederación Nacional del Trabajo (C.N.T.), y Anselmo Lorenzo asiste al Congreso constitutivo. Allí pronuncia una bonita frase: "Ante vosotros el libro de la historia presenta una pagina en blanco. Preparaos a llenarla, futuros". Para Lorenzo la constitución de la C.N.T. fue una gran alegría, pues a buen seguro fue lo que durante toda su vida persiguió.
Pero a Anselmo Lorenzo le quedaba poco de vida y el 30 de noviembre de 1914 fallecía en Barcelona, en pleno proceso de Guerra Mundial, cuando los europeos dirimían sus diferencia a bayonetazos en una guerra absurda y fratricida. Su entierro fue una gran manifestación de despedida a un luchador e intelectual que tanto había dado al movimiento obrero y al anarquismo. Su vida austera y sin vicios es un ejemplo y figura a seguir por cualquier militante obrerista y luchador, a pesar de haber tenido errores, pues Lorenzo como cualquier otro era una persona.
Él no pudo ver materializada la Revolución de 1936 y también se ahorró la tristeza que significó su yugulación. Pero su lucha también había servido como precedente para que tal estallido fuera posible. Y hoy Anselmo Lorenzo sigue siendo referencia para nuestra lucha y para nuestro movimiento, como anarquista y como persona culta del socialismo, y seguirá siendo un faro que ilumine nuestra futura victoria en la Revolución que pondrá fin a las penalidades y explotación del sistema capitalista. Por la anarquía.

Grupo Nestor Majno Subir


Naturopatía

En la actualidad, las terapias naturales están siendo fuertemente perseguidas por los medios oficiales y estatales a través de sus voceros. Periódicamente aparecen en los medios de "comunicación" oficial noticias que alarman a la población. Estas informaciones están dirigidas hacia la desinformación, nunca son contrastadas, mezclan conceptos, confunden terapias, etc. y, como todo aquello que no es oficial, se criminaliza y desprestigia.
Ante esta situación, creo oportuno dar a conocer los conceptos, métodos y medios de curación y, en definitiva, lo que aporta la naturopatía a la salud. La naturopatía está incluida entre las hoy denominadas terapias alternativas o terapias complementarias, aunque, en mi opinión, esta denominación es errónea; tiempo habrá de hablar sobre ello. Utilizo el término terapia en lugar de medicina para no confundir situaciones, pues, en la actualidad, la naturopatía no está incluida en los estudios oficiales de Medicina. En otro escrito trataré la legitimidad de la naturopatía como medicina natural. A continuación sólo pretendo hacer una breve descripción desde mi punto de vista.

Principios de la naturopatía
-El ser humano es un ser integral formado por una unidad. Esto significa que no hay disociación entre los distintos niveles, planos o aspectos del ser humano. Todo está relacionado física, psíquica y emocionalmente.
-El ser humano es poseedor de la "fuerza vital". Esta fuerza es inherente a la propia vida, todo ser vivo la posee. Se manifiesta esta inteligencia en situaciones como una herida que cicatriza sin intervención externa, la inflamación que atrae localmente líquido nutritivo e inmunoestimulante, etc.
-Cuidar el "terreno" para cuidar nuestra salud. Mantenimiento de los diferentes líquidos corporales en una situación que permita el intercambio de nutrientes y la eliminación de los deshechos en las células de los diferentes tejidos. Aquí introduzco el concepto de homeostasia que es el equilibrio fisico-químico del medio interno, es decir, la salud.
-Equilibrio=salud; desequilibrio=enfermedad. Como expresa el enunciado, la enfermedad es un desequilibrio de nuestro organismo, por lo tanto, para restablecer la salud es necesario restablecer el equilibrio u homeostasia.
-Curar sin agredir. Se trata de propiciar la curación sin dolor y sin causar efectos secundarios a los que, desgraciadamente, suele haber costumbre hoy en día.
-Existen enfermos, no enfermedades. Este es otro de los conceptos básicos en naturopatía. Cada organismo expresa la enfermedad de manera aparentemente igual, hasta que descubrimos que cada persona tiene sus particularidades. Además, mismos efectos pueden deberse a distintas causas, e iguales causas pueden producir distintos efectos. ¿Por qué a mismos síntomas igual tratamiento pero distinto resultado? No nos conforma la respuesta de "un virus nuevo", "es una somatización" o, la más novedosa, "es genético".
-La enfermedad no siempre se debe reprimir. Los síntomas son producidos por los esfuerzos de la energía vital para eliminar la toxemia y restablecer la homeostasia. Obviamente, siempre se tratará de suprimir el dolor para aliviar el sufrimiento, regulando y orientando los mecanismos del organismo para eliminar la toxicidad, pues pues la exclusiva represión de los síntomas conduciría a una vicariación negativa (desviación hacia tejidos y órganos más importantes pero con síntomas menos intensos), tendencia a la cronificación y degeneración. En definitiva, se trata de ayudar al organismo en su esfuerzo por restablecer el equilibrio aliviando el sufrimiento. En los tratamientos se alternan fases de eliminación y revitalización.
-Curar las causas y no los síntomas. Los síntomas son manifestaciones, avisos del organismo de que algo funciona mal y necesita ser reparado. Si eliminamos el síntoma sin hacer caso a las causas evitamos la última parte del proceso que es la manifestación, con lo que el proceso, todavía en marcha, se volverá a manifestar en otra parte del organismo, con la diferencia de que cada vez los tejidos serán más profundos y vitales. Tendencia a la cronificación y posteriormente a la degeneración. Por ejemplo: ante un dolor de cabeza se pueden administrar fármacos inhibidores de las enzimas productoras del dolor, con lo que, efectivamente, el dolor desaparecerá en ese momento, pero las dosis cada vez habrán de ser mayores y la frecuencia con la que aparece el dolor mayor, o bien, ir a la causa o causas, que pueden ser transtornos hepáticos, digestivos, tensiones, estrés, circulatorios, estructurales óseos, etc., que, a su vez, son producidos por otra causa. Esto, que puede parecer complicado, no lo es, simplemente se trata de comprender el proceso que ha conducido a esta situación para primero actuar en el alivio del síntoma y luego sobre sus causas.
-Individualización del paciente. Si, como hemos dicho más arriba, no hay enfermedades sino enfermos, el tratamiento será indicado para cada momento en cada situación y persona, no existiendo tratamientos estandarizados.
-Causa de la enfermedad. Las causas pueden ser: internas, por un mal funcionamiento orgánico; externas, por la introducción de toxinas del medio externo; congénitas, heredadas de nuestros antecesores; adquiridas a lo largo de nuestra vida.
-Cómo recuperar el estado de equilibrio: reposo, alimentación equilibradora, depuración del organismo, realizar tratamientos y terapias no supresivas con remedios de origen natural, cambiar hábitos y modos de vida.

J.L.S. Subir


 

Prestige
¿Galicia?

Congreso de la C.N.T.

Congreso 75
aniversario de la F.A.I.

El cerebro y el brazo

Desarrollo sostenible:
una infamia

 

Dogmas, verdades, demagogia,
pajas mentales y cintas de vídeo

Los anarquistas tienen un arma:
las bibliotecas

La rueda

Anselmo Lorenzo:
de su vida y de su obra

Naturopatía