PERIODICO ANARQUISTA
Nº 162
             ENERO 2002

 

SECCIONES

  

Portada

 

Nuestro periódico

 

Tablón

 

Números
anteriores

 

Suscripciones

 

Conctacta con nosotros

 

Sitios de interes

 

Documentos
de la I.F.A.

 

 

 

 



[NUESTRO PERIODICO] - [TABLON] - [Nos. ANTERIORES] - [SUSCRIPCIONES] - [CONTACTA] - [SITIOS INTERES] - [DOCUMENTOS IFA]
Portada

Anarquismo, educación y lucha

Para nosotros, anarquistas, la cultura y la educación actuales son la expresión y el principal vehículo de los valores morales e intelectuales de la clase dominante y están basados en estructuras autoritarias y represivas.
Asimismo, la escuela, privada o estatal, tiene como objetivo, en tanto que institución, el mantenimiento y consolidación de la estructura social dominante. La escuela produce una ideología; su función es provocar que el niño y el joven se inserten en el injusto sistema social existente. Además de favorecer a los jóvenes de las clases pudientes, el sistema educativo actual sirve de vía muerta para los jóvenes que intentan incorporarse al trabajo.
La sociedad, por medio de la familia y la escuela, moldea al individuo a fin de inculcarle el reflejo de obediencia que aumentarán y utilizarán posteriormente el ejército y la empresa.
El objetivo final de la educación actual no es ayudar al individuo a ser feliz, sino hacerle aceptar la explotación y la opresión que sufre.
Partiendo de este análisis, los anarquistas organizados estaremos promoviendo y apoyando iniciativas de lucha radical para contrarrestar la función y la estructura del sistema escolar, desechando su contenido ideológico, la separación entre la escuela y el trabajo, la limitación de la instrucción a un período de la vida y a una minoría... Y en el campo de las realizaciones prácticas, los anarquistas han creado, desde hace mucho tiempo, espacios de autogestión del saber, de desenvolvimiento autónomo del niño y del joven, permitiéndoles expansionarse libremente y desarrollar la autogestión de su propia vida. Todas ellas se han producido en relación estrecha con los momentos de lucha contra el capital, el Estado, las iglesias, etc. No son utopías, sino elementos de un enfrentamiento social e instantes de madurez de la humanidad en marcha hacia su emancipación.
Por supuesto que estamos en contra de toda la maraña de leyes elitistas, retrógradas, jerárquicas y selectivas que quiere imponer el gobierno del Partido Popular. Pero recordamos que, en otros momentos, muchos de los que hoy cacarean contra ellas han hecho lo mismo o han permitido gustosamente que salieran adelante leyes o planteamientos educativos similares (léase partidos políticos, sindicatos oficiales, asociaciones pasteleras, etc.). Consecuentemente, las luchas y movilizaciones que se organicen serán más efectivas si se realizan desde la base y con la participación y decisión de todos los afectados, al margen de toda esa caterva de chupópteros que venderán y traicionarán a los trabajadores, a los estudiantes y a sus madres y padres a cambio de cualquier beneficio económico, político, laboral, o por un pedacito de poder por muy podrido y corrompido que esté. Así, pues: ¡A luchar, pero con inteligencia!

Grupo Albatros Subir


Burkas de Afganistán y burkas de España

Las mujeres estamos siempre en el punto de mira, preparadas para que nos utilicen los hiponeurocéfalos. Y, como entre los políticos abundan mucho las personas de este tipo, lo tenemos bastante difícil.
Cuando los talibanes tomaron el poder, gracias a la ayuda estadounidense, no lo olvidemos, y las mujeres afganas fueron privadas de sus más elementales derechos como seres humanos, todo el mundo empezó por escandalizarse y volver posteriormente la mirada hacia otro lado. Era un problema de las afganas y Afganistán está situado en el centro de ninguna parte. La prensa publicó numerosos reportajes y nos llegaron noticias desalentadoras acerca de numerosos suicidios femeninos. Vivir bajo el régimen talibán era más duro que la muerte y muchas mujeres decidieron terminar con su vida mezclando cristales con los alimentos o arrojándose al vacío desde las azoteas de sus viviendas. Nos acostumbramos a verlas cruzar por la pantalla de nuestro televisor cubiertas con sus burkas, como sombras intemporales sin identidad. Llegaron a formar parte de nuestra cotidianidad, pero lejos, en aquel lugar situado en el centro de ninguna parte.
Llegó el 11 de septiembre de 2001, una fecha que se convirtió en punto de partida para muchas cosas; la caída de las Torres Gemelas de Nueva York volvió a situar a las afganas en un doloroso protagonismo. Estados Unidos no se cansó de gritar que los talibanes, terroristas, misóginos y asesinos de mujeres debían ser aniquilados.
“¡Hay que ver como se comportan esos tipos con las mujeres!”, comentaba mi vecina del primero que se siente proyanki hasta la médula desde que escuchó un discurso de Bush inflamado de ardor patriótico, pero que no supo hasta hace dos meses que existe un país llamado Afganistán.
De muchos artículos de la prensa parecía desprenderse que la guerra emprendida por USA contra los talibanes y Bin Laden se había desatado en defensa de la mujer afgana. Sin embargo, las bombas norteamericanas han caído implacables sobre ellas, sus hijos e hijas; la frontera de Pakistán se ha convertido en una infranqueable barrera para impedirles su paso hacia la vida, detrás de sus burkas han llorado entre los sentimientos duales que les despertaba la vista de su país en ruinas y la esperanza de que los talibanes dejasen de ser sus verdugos.
Hace tan solo unos días hemos visto a las afganas con el rostro descubierto. “¡Pobres mujeres!, menos mal que, gracias a los americanos, ya no tienen que llevar esas ropas”, ha comentado mi vecina del primero antes de tomar rápidamente el ascensor para llegar a tiempo a la telenovela.
En Afganistán, un lugar situado en el centro de ninguna parte, las mujeres, con o sin burka, continúan luchando por alcanzar pequeños retazos de libertad; mientras en España, un lugar situado en el centro de ninguna parte para los/as afganos/as, otras mujeres, estas sin burka, aunque a veces con gafas oscuras para disimular las huellas de la violencia que se ejerce sobre ellas, salen a la calle para pedir también retazos de libertad.
Se promulgan leyes para la protección de las mujeres, pero las mujeres siguen cobrando inferiores salarios. Se quita a las mujeres el velo del rostro, pero se amoratan sus ojos o se las envía a la tumba con la disculpa de que tienen una personalidad demasiado fuerte; se habla de liberación sexual de los géneros y se mutila el clítoris de las niñas en numerosos países por fidelidad a costumbres ancestrales e inhumanas.
En España las mujeres no llevamos burka, incluso podemos utilizar minifalda o generosos escotes, pero sesenta y cuatro han muerto en los diez primeros meses del año 2001.
Es necesario que desaparezcan todos los velos que ocultan a las mujeres, tanto los físicos como los psicológicos; es necesario que hombres y mujeres podamos mirar el futuro sin ningún obstáculo ante nuestros ojos. Pero eso no nos lo van a proporcionar los discursos de los políticos o las bombas de los militares. Que no se engañe mi vecina del primero, la libertad de la mujer no nos la puede conceder Bush porque la emancipación de las mujeres es una cuestión de las mujeres, aunque luchando codo a codo con los hombres.

Mª Ángeles García-Maroto Subir


Mentiras, manipulación e intereses económicos
en la cruzada anti-terrorista

Los atentados del 11 de septiembre de este año pueden parecer hechos realmente dramáticos sin comparación alguna, si nos atenemos a la imagen que nos transmiten los medios de (in)comunicación. Estos medios han descontextualizado estos hechos de la realidad que atormenta al mundo, los han desconectado de sus orígenes y de sus causas. Además, interpretan esta realidad de forma interesada, posicionándose claramente de parte de los “representantes” del “mundo libre”. La aparición de una televisión en Qatar, Al Jazira (La Isla), que está transmitiendo las declaraciones y posturas tanto de los gobernantes de Estados Unidos y sus aliados como del terrorista, ya juzgado, Osama Bin Laden, se ha convertido en noticia en los medios occidentales. No deja de ser noticia que un medio divulgue la versión de cada una de las partes implicadas en un conflicto. Algo que no ha sentado muy bien al gobierno estadounidense que, con la excusa de que los mensajes grabados de los miembros de Al Qaeda podrían transmitir instrucciones a otros terroristas suicidas, quiere censurar estos mensajes de modo que el discurso que se divulgue sea únicamente el suyo. El papel que juegan los medios en conflictos de este tipo ya quedó patente desde hace tiempo. Baste recordar la guerra del Golfo, todo lo ocurrido en Yugoslavia, los últimos bombardeos en Irak; como ejemplos más recientes. Siguiendo en esta línea, se busca un posicionamiento de la gente, donde la elección ya ha sido determinada por el sistema: “o están con nosotros o están con los terroristas” (en palabras de Bush). De este modo, la criminalización y el menosprecio hacia cualquier voz que no se sitúe junto al “nosotros”, surge por la identificación inmediata con “los terroristas”. En esto se resume la democracia, en una elección dirigida. Alrededor de este conflicto, se ha desarrollado un proceso de manipulación, ya habitual últimamente: los medios del poder difunden su información interpretada, dirigida y descontextualizada, y esto da pie a que la población apoye al gobierno en las medidas que éste consideren oportunas. Cuando Bush dice “nos odian por nuestras libertades”, está jugando a este juego. Falsea la realidad. El odio hacia los EE.UU. no se debe a otra cosa que al papel de este estado en Oriente Medio, su apoyo al genocidio que está llevando a cabo el gobierno Israelí, y su política de aislamiento y hostigamiento hacia los regímenes no cooperantes con Washington.
Pero, ¿qué subyace tras esta “guerra internacional (de sólo dos países en realidad, EE.UU. y Gran Bretaña) al terrorismo”? Primero, señalar que los talibanes han sido financiados, armados y entrenados por la C.I.A. para, en su día, combatir a la amenaza soviética; y que su apoyo a organizaciones fundamentalistas islámicas, a través del soporte financiero de Arabia Saudita, en la mayoría de los países musulmanes ha servido al gobierno estadounidense para desestabilizar a todo aquel gobierno que no se plegase a las políticas norteamericanas. Ejemplos: la ex-Yugoslavia (Bosnia y Kosovo), Egipto, la ex-U.R.S.S. (Chechenia),... No vamos a hacer una lista de todos los actos terroristas cometidos por los gobiernos de EE.UU., ocuparía demasiado espacio; sólo resaltar que en su lucha por la “libertad”, el gobierno estadounidense está apoyando la dictadura militar de Pakistán.
Segundo, la zona donde se está centrando, de momento, este conflicto, es una zona de paso a importantes recursos energéticos: gas y petróleo. Toda la región del mar Caspio es rica en estas fuentes de energía, por las que están compitiendo el capital europeo (francés y alemán, principalmente), el cual con su programa INOGATE está evaluando rutas de exportación de gas y petróleo desde el Caspio y Asia Central, el capital ruso y su floreciente burguesía interesados en el negocio que supondría la exportación de estos recursos energéticos, dado que las enormes infraestructuras rusas están ya siendo preparadas y revisadas, que incluso interesarían a Japón para evitar su duradera dependencia energética de EE.UU.; además de los intereses chinos e indios en la zona. El capital estadounidense tiene poco poder sobre esa zona y los atentados del día 11 de septiembre le han dado la excusa perfecta para desestabilizarla, posponiendo los proyectos rusos y europeos. De este modo, podría afianzarse en la zona con su intervención militar.
Tampoco tiene demasiado interés en que esas fuentes energéticas funcionen porque él controla las del Golfo Pérsico, con su aliados Arabia Saudita y Kuwait, e imponiendo bloqueos y sanciones a Iraq y a Irán. La competencia no es bienvenida. Después de la guerra del golfo, la cuota de exportación de petróleo que le correspondía a Irak pasó a manos de Arabia Saudita y Kuwait, y no sería de extrañar que, tras los contactos que las empresas francesas Total y Elf mantuvieron con las autoridades de Bagdad para concretar inversiones el año pasado, EE.UU. hiciera una visita a su archí-enemigo Saddam Hussein. En Irán, ocurre algo similar, la empresa estatal rusa Gazprom asociada a las iniciativas de Total y Elf se interesa por los recursos iraníes y por el levantamiento de sus sanciones. Tras la intervención norteamericana en Afganistán se esconde un conflicto geopolítico que puede llegar a devastar por completo la región.
Mención especial para el papel que están jugando las religiones en este conflicto. Por una parte, se habla de fundamentalismo islámico y las televisiones occidentales muestran cómo se educa a los niños, obligándoles a aprenderse el Corán de memoria. Pero, por la otra parte, ¿no existe también fundamentalismo cristiano cuando el presidente de los Estados Unidos G. Bush habla de guerra entre el bien y el mal, asignándose a sí mismo el liderazgo del poder del bien, y cuando a los niños de primaria se les obliga a llevarse la mano al corazón y recitar el himno nacional “Dios bendiga a América”? Recordemos que la Iglesia Católica ha calificado los atentados de “diabólicos”. Fanatismo hay tanto en un bando como en el otro. La religión con sus creencias irracionales antepone la fe y la obediencia a la reflexión y a la crítica.

CNT-AIT de Valladolid
Ateneo Libertario Gregorio Baticón
Grupo Anarquista Amor y Rabia Subir


Sobre el movimiento squat

Como librepensadores que somos, creemos que debemos hablar sobre el principal movimiento social de Holanda. Nos referimos específicamente a Amsterdam.
Para ser sinceros, es importante. Nuestro grupo no trabaja directamente con ese movimiento, pero algunos miembros sí. Por estas razones vamos a suscitar una discusión al respecto.
Mucha gente tiene la idea de que las viviendas son muy caras en Amsterdam. Entonces se acerca a los squatters. Tratamos de saber de qué va la cosa. La impresión no es muy buena. Generalmente hay cierta oscuridad. Hablamos sobre aspectos legales: cómo hacerse squat, qué se necesita y cuándo. La conversación no es social, queremos decir que no se trata de un tema de carácter social. La historia se termina y abandonamos el lugar sin tener la más mínima idea de cuál es la alternativa de los squatters a esta enloquecida sociedad. Sí, es buena cosa poderse hacer squat y evitar que suban los precios de las viviendas. Pero se puede pensar que no es esa la única realidad de los squatters. Hay algo detrás. Debería ser cierto tipo de organización, pero sólo hemos encontrado, después de varios meses, diversos grupos hablando sobre distintos tipos de decisiones políticas. Pensamos que es lógico que no pueda apreciarse a primera vista por tratarse de un movimiento revolucionario (lo suponemos, tal vez estemos siendo ingenuos), pero es necesario encontrar una vía de comunicación más cercana a las gentes de la calle. La infraestructura es buena, y hay un montón de squatters autodidactos dispuestos a hacer lo que sea. Por eso, realizar actividades abiertas a los diferentes tipos de personas no debería ser difícil. Se puede conseguir si la comunicación es fluida entre el movimiento squat y la sociedad.
La participación en una asamblea entre casas podría ser una solución. Una reunión libre en la que cada uno (de los squatters) diera su opinión podría servir para conocer las razones por las que se hacen las cosas. Las diferentes viviendas podrían organizarse como una federación. De este modo, se tiene la libertad de mostrar un punto de vista y que se respete. Se rompe con cualquier tipo de autoridad. La asamblea ofrece la oportunidad de dirigir nuestras propias vidas. Lo que desees hacer, lo que pienses al respecto. Nadie decidiría por ti. Se trataría de decisiones compartidas, de las que eres tú también responsable.
De este modo, la participación social aumentaría. El movimiento debería ser un signo de la sencilla realidad cotidiana. Siendo nosotros mismos, podríamos estar más cerca de los problemas normales de esta sociedad y aportar soluciones asequibles, pues éstas no se encuentran en los medios de comunicación social. El uso del movimiento squat de este modo demostraría que son posibles otras realidades, otras historias. Ello se debe también a que el movimiento squat es como una gran familia (con padres incluidos) en la que cada uno tiene su función. La familia debe aceptarte, pero debes seguir sus normas. Es un grupo social cerrado, diferente a los demás.
Un asunto capital es la ideología. La familia aboga por la unidad de los squat y poco más. De eso podemos deducir muchas cosas. De ese modo, mantienes a la gente en su sitio y muchos de ellos sólo se preocuparán por buscar su casa y ahorrar un dinero, o por no trabajar en exceso. Esta gente sólo buscará actividades de esparcimiento. Pero pararse en esto es no ir muy lejos. La mezcla de ideologías no produce unidad de acciones e ideas. Surgirán diferentes modos de luchar y las diferentes ideologías, sin el signo del movimiento squat en la sociedad, tomarán la vía política como único medio. De hecho, tratarán de tener impacto sobre los diferentes poderes políticos. Aceptan el sistema, lo reconocen como autoridad para cambiar las cosas. Es como si no creyeran en una alternativa real. Estos grupos dan excesiva importancia a los medios de comunicación social como testimonio de la opinión real de la sociedad.
Nosotros no creemos que ese sea un buen sistema. Olvidarse (del sistema político, la burocracia y los perros del Estado) no es posible, pero no debemos aceptarlo. Hay que trabajar con la gente, aprender de ellos y que ellos aprendan de nosotros, intecambiar pues. Hemos de volver atrás en el control de nuestras vidas y romper con el poder, con la autoridad que tienen sobre nosotros. Hemos de seguir nuestro propio camino sin olvidar que vivimos en sociedad, hemos de luchar y trabajar juntos, y el trabajo más importante es la labor social, directamente y no por medio de los políticos o de los medios de comunicación.
Sabemos que nuestro discurso no es sencillo. Ser coherente resulta difícil muchas veces. A veces nos sentimos sólos, hemos de tener cuidado porque somos peligrosos para quienes pretenden mantener las cosas tal como están (incluso dentro del movimiento squat). La acción squat consiste en ocupar las casas que están vacías. Eso significa no aceptar la propiedad privada, que es ir contra una de las principales reglas del sistema. Si este mundo no es solidario, amistoso, vivo, etc., nuestras acciones tendrán que ir en contra. Si deseamos transformar la sociedad, hemos de empezar por nosotros mismos, con la propaganda de los hechos. Nuestro objetivo final es la libertad. No aceptamos la autoridad ni el poder ni los Estados. Pretendemos conseguir una organización autónoma que haga las cosas directamente. Por eso, esta discusión no ha hecho más que empezar, para centrarse en profundidad en el siguiente tema: ¿Qué significan los squat?

A.G.A. Subir


No podemos fallar

Cuando parecía que el liberalismo nos había vencido, que la sociedad capitalista había enterrado los últimos vestigios de la revolución tras la caída del Muro de Berlín, el tiempo ha vuelto a dar la razón a los anarquistas cuando se auguraba que la sociedad liberal no iba a ser otra cosa que la tumba de los explotados y desposeídos.
Y es precisamente ahora más que nunca cuando nuestra propaganda no puede faltar, cuando nuestro ideario tiene que llegar a un mayor numero de gente. Estamos atravesando ahora una coyuntura de movilizaciones en un sector primordial de la sociedad como la enseñanza. Y a este tipo de movilizaciones está acudiendo numerosa gente, de la cual mucha puede estar próxima al ideal libertario y sólo necesita ese empuje propagandístico que le haga recalar definitivamente en las filas de la revolución. Pero cuidado, en estas mismas movilizaciones vuelven a aparecer los demagogos de siempre, aquellos que tras la propaganda engañosa dan una imagen que no es la real de sus propósitos.
Lo primero aclarar por qué los anarquistas hemos vuelto a tener razón en por donde iba a caminar esta sociedad, que hoy se tilda de neoliberal pero que sigue manteniendo esa estructura capitalista de antaño. Siempre se había avisado que los capitalistas querían llevar a la sociedad hacia la empresa, hacia la especulación, y que todos los rincones de esta sociedad se convirtieran en una baluarte productivo que les repercutiera en beneficio económico a costa del trabajo de los demás. Esa Unión Europea, esos Estados Unidos de Europa, que ya Bakunin divisara en sus escritos, hoy están más fortalecidos que nunca y adoptan el modelo económico anglosajón a la realidad europea. Unidad económica, unidad política, unidad monetaria e incluso unidad cultural e intelectual. Es, en definitiva, ese llamado pensamiento único.
Todo este proceso de liberalización económica, el proceso de privatización que hoy afecta a la Universidad, pero que empezó mucho tiempo atrás y que pretende continuar (lo próximo será la sanidad), fue ya divisado por anarquistas y anarcosindicalistas hace años. Pero, como en la mayoría de los casos, nadie nos hizo caso y hoy pagamos las consecuencias de ese pasotismo. Pero lo mas grave es que hoy tampoco quieren reconocer nuestra parte de razón, por miedo al anarquismo, y la propaganda del poder y del mediatismo hace todo lo posible para que nadie mire en la dirección anarquista. En este aspecto es donde nosotros tenemos que influir. Y el tiempo que se ha presentado es propicio para ello, ahora que hay ese frenesí de movilizaciones. Esta coyuntura no la podemos dejar pasar, porque tal vez pase algún tiempo hasta que se nos presente algo similar.
En la calle, en las manifestaciones, en la lucha, tenemos que dejar claro que no estamos de acuerdo con la LOU, pero también que lo que tenemos ahora no es bueno, ni lo que teníamos antes tampoco y, por supuesto, tampoco lo que pueda venir. Hemos de dejar claro que son las leyes las causantes de la precariedad social, que por culpa de ellas hay distinciones de clase. Y dejar también claro que las leyes no emanan del pueblo, sino del poder y de ahí solo saldrán intereses propiamente suyos y jamás un interés general. ¿Otra Universidad es posible? No es el camino. Lo que es posible es otra sociedad, otros criterios de funcionamiento, basados en la igualdad, en la libertad total del individuo, de su autoorganización política, económica y social y por supuesto de su instrucción cultural. Ahora más que nunca debemos plantear nuestros modos de lucha, de funcionamiento, de que la sociedad anarquista no es una utopía sino algo real y tangible, que no es el caos, sino la máxima expresión del orden como dijo Reclús. Estableciendo esto haremos avanzar la revolución y la anarquía, porque ya va siendo hora de desenmascarar al sistema y a sus lacayos. No nos dejemos engañar por el Estado partícipe de mantener y beneficiar sus privilegios, ni tampoco por los reformistas, que solo quieren “soluciones” a medias y crear sus propias parcelas de privilegios. Ya no hay lugar para medias tintas. O nos adherimos a la revolución o será la contrarrevolución la que seguirá avanzado.
Pero todo esto no lo conseguiremos si no lo hacemos de manera organizada y con criterios libertarios, tanto de acción, como de lucha y alternativa. No nos debemos dejar llevar por acciones viscerales y sin planteamiento, que aunque el trasfondo pueda ser positivo las consecuencias siempre serán negativas. No demos la razón al Estado de que el anarquismo es desorganización y terrorismo. La desorganización parte de la existencia de privilegios y el terrorismo de la división de clases y de su perpetuación. El único desorganizado y terrorista es el Estado. Nosotros somos anarquistas, anarcosindicalistas, militantes libertarios y nuestras armas deben seguir siendo las clásicas: acción directa, huelga general, propaganda, etc. Éstos son los medios que hicieron que el anarquismo avanzara y sólo ellos podrán volverlo a hacer.
Por todo ello no podemos fallar. La sociedad necesita la propaganda anarquista, necesita de su medio de lucha y acción y, por su puesto, necesita tener ese fin, la anarquía, como salida a la injusticia criminal capitalista. Nuestro lema debe ser ¡Organización, resistencia y lucha!

Grupo Nestor Majno
(Panfleto distribuido en la Marcha contra
la LOU del 1 de diciembre del 2001)
Subir


Los orígenes del conflicto con la L.O.U.

El informe Universidad 2000, conocido como Informe Bricall, es un texto sobre la Enseñanza Superior en España encargado en 1998 por la C.R.U.E. (Confederación de Rectores de Universidades Españolas) a una grupo de expertos dirigido por Josep Mª Bricall, y va a ser el documento sobre el que se van a basar para reestructurar el sistema universitario y para renovar la Ley de Reforma Universitaria (L.R.U.). Este informe ha sido realizado, como siempre, sin contar con los alumnos ni las universidades y ha sido financiado con un coste de 75 millones de pesetas por la patronal C.E.O.E. y empresas privadas como el banco BSCH, El Corte Inglés, Telefónica...
Aunque la cabeza visible sea Bricall y todas las críticas le lluevan a él, este informe tiene la aprobación del gobierno del P.P., del P.S.O.E. y de los sindicatos U.G.T. y CC.OO., que han participado en las comisiones de trabajo para elaborar este informe, y que ya están listos para firmar una nueva privatización de un servicio público.
A pesar de que tanto los políticos, las burocracias sindicales y los medios de comunicación (que no hay que olvidar que están en manos de las empresas privadas) pretendan mostrárnoslo como una reforma que mejorará el sistema educativo universitario, el objetivo final no ofrece ninguna duda: implantar el modelo norteamericano o, lo que es lo mismo, la privatización de la universidad pública, lo que supondrá que la universidad dejará de buscar la mejora de la calidad de la enseñanza para atender al criterio de la rentabilidad económica.
Siguiendo las políticas privatizadoras del P.S.O.E. y del P.P., y al igual que ya hicieron con otras empresas públicas que ya están en manos de particulares, y al igual que están haciendo ahora con el sistema sanitario, se llevará a cabo de manera que no resulte traumática, mediante un proceso que durará diez años, para que vayamos asimilando que hay que renunciar a la universidad como organismo cuya función es la formación científico-humanista de sus alumnos y a la que todos los ciudadanos tienen el derecho a acceder.

¿Qué decía el Informe Bricall?
-La nueva universidad estará total y directamente controlada por los empresarios (control que hasta ahora ejercían parcial e indirectamente) puesto que financiarán la mayor parte de la investigación, formarán parte de los órganos internos de toma de decisiones y diseñarán los planes de estudio.
-La educación universitaria dejará de ser un derecho de todos los ciudadanos, pues dicho informe contempla que es necesario reducir el número de universitarios, ya que "la expansión del número de graduados superiores ha preocupado, ante el temor de que la misma provoque un exceso en el stock de educación. Sin duda en este crecimiento han influido (...) el coste relativamente bajo de los estudios para sus usuarios".
-La universidad será elitista y competitiva, pues entrar en ella solamente será un privilegio de los alumnos más rentables, es decir, de los más fuertes económicamente o de los más brillantes, que serán los que puedan solicitar los préstamos-renta, eliminando en función de las notas a todos aquellos que no resulten eficientes.
-Las tasas aumentarán en un cincuenta por ciento, basándose en que "la gratuidad de la enseñanza superior no sólo no promueve el esfuerzo de los estudiantes, sino que tiende a crear problemas de selección adversa, atrayendo a la universidad a estudiantes que no tienen posibilidades de completar sus estudios, especialmente si existe un sistema de becas que proporcione ingresos además de cubrir las tasas".
-Debido a la reducción del número de becas de los primeros cursos a un diez por ciento en el segundo ciclo, los estudiantes se verán obligados a solicitar los préstamos-renta para poder seguir costeándose sus estudios: tasas, material, desplazamiento, alojamiento... que tendrán que ser devueltos cuando se incorporen al mundo laboral, ya que según este informe "con el sistema de préstamos los estudiantes se hacen más conscientes de su educación, tienen más incentivos para exigir una enseñanza de calidad y deben esforzarse en los estudios y en el trabajo, para poder devolver la financiación recibida". El interés de la devolución será reducido o nulo durante los estudios y los dos años siguientes, pero de aumento progresivo pasados esos dos años.
-Con estas medidas se encauzará a los estudiantes a cursar carreras cortas y rentables, renunciando a seguir su vocación, y estarán dispuestos a aceptar la movilidad geográfica o a adaptarse a las carreras que está previsto que se oferten en función de las diferentes economías regionales.
-Las Humanidades y los estudios sociales se reducirán a la mínima expresión puesto que no son rentables económicamente, no enriquecen a la pequeña clase social que maneja los hilos de la economía y, además, resultan molestos pues los estudiantes al igual que los trabajadores son considerados simples piezas del engranaje económico a los que sólo hay que enseñar a producir y a consumir convenientemente: "El sistema educativo y, en especial, las universidades deberían desempeñar un papel determinante en el reequilibrio de los procesos de formación para dotar a la población de las habilidades de producción necesarias y, también, de las habilidades de consumo que les permitan satisfacer sus necesidades intelectuales y culturales y ocupar más positivamente su creciente tiempo libre".
-La escasa democracia interna de la universidad será anulada, ya que si actualmente en la práctica los alumnos no tenemos capacidad de intervención en la toma de decisiones, con la nueva reestructuración la universidad se convertirá en una dictadura, en la que se reducirá tanto el número de órganos de gobierno como su composición, creándose una estructura orgánica más reducida integrada por políticos, empresarios y profesores, que serán quienes elaborarán los planes de estudio y ejercerán el control social y económico de la institución.
-Pasaremos de tener un profesorado sumido en el elitismo y la endogamia, preocupado por su asentamiento laboral y promoción personal más que por la docencia y la investigación, a un profesorado que se convertirá en un apéndice de los equipos de investigación de las grandes empresas.

Cero en conducta Subir


Educación domesticadora, educación liberadora

Todo Estado necesita un sistema de enseñanza adecuado para sus ambiciones de control y adoctrinamiento de la población: si a las personas se las enseña desde pequeñas a aceptar dócilmente los planes de la autoridad de turno, será muchísimo más fácil para ésta conseguir domesticar a su gusto a la gente y poder implantar sin oposición su sistema de dominio.
El Estado español no escapa a esta premisa fundamental, y todos los gobiernos de este país han intentado arrimar el ascua a su sardina promoviendo leyes educativas que han favorecido el control y el adormecimiento del pueblo.
El gobierno del Partido Popular está llegando, en el terreno educativo, donde quería llegar desde hacía tiempo:
1-Colocar las cosas para que los sectores que lo apoyan (grandes capitalistas e Iglesia) -que son ellos mismos, dicho sea de paso- se lucren y hagan negocio en cualquier terreno, incluido el de la enseñanza (algo aberrante para cualquier sociedad que pretenda ser más justa).
2-Establecer un sistema más jerarquizado, elitista y retrógrado, en todo el campo de la educación, que se adapte a su visión autoritaria de la sociedad.
Con estas leyes (L.O.U. y Ley de Calidad) y normativas (reválidas y selectividades expresas o encubiertas), el P.P. y los capitalistas conseguirán acabar con lo poco de digno que le queda a la educación pública, tendrán atemorizados a los trabajadores (contratación temporal) y a los estudiantes (más dificultades para estudiar, más selecciones, más pagos, clasificaciones entre "tontos y listos"), enriquecerán más aún a los sectores más pudientes de la sociedad a costa de los dineros de todos... Estas leyes potencian, aún más, la división social entre los que podrán estudiar y los que no, entre ricos y pobres, entre poderosos y oprimidos, el dominio de unos sobre otros... Por mucho maquillaje, mucho eufemismo y mucha palabra bonita que intenten ponerle no pueden tapar la evidencia.
Desde la Asociación por la Libertad y la Igualdad en las Aulas (A.L.I.A., Apartado 39121 - 28080 Madrid) estamos por todo lo contrario:
Pensamos que la educación debe servir para crear seres libres, iguales y solidarios.
Creemos que la educación debe desarrollar el espíritu crítico y no la sumisión y el adormecimiento.
Pretendemos que el proceso educativo se desenvuelva a lo largo de toda la vida y que, con ella, cada ser humano desarrolle sus propias habilidades y pueda ser más feliz.
Consideramos que la enseñanza debe ser cooperativa y no elitista y competitiva.
Proponemos la autogestión en los centros de estudio y la asamblea como órgano de debate y decisión en el ámbito escolar.
Es imprescindible que todos los sectores afectados directamente (profesores, personal no docente, estudiantes, madres y padres de alumnos) nos autoorganicemos y demos respuesta a las últimas agresiones del gobierno, tomando conciencia de lo que nos estamos jugando: el futuro de millones de niños y jóvenes.
Que en nuestra lucha seamos generosos. No miremos exclusivamente por lo que gana o pierde de poder nuestro sector concreto, esto haría que nos enfrentáramos estúpidamente a otros sectores del campo de la enseñanza. Lo que hay que valorar es si nos alejamos o acercamos a una educación liberadora, para todos, que se autogestione por los mismos que la están viviendo...
En nuestras manos está.

A.L.I.A. Subir


Anarquismo en la Red

Anarqlat es una red de información y debate anarquista, en castellano y portugués. Creada por el compañero Nelson Méndez -uno de los animadores del C.R.A. y del periódico El libertario su vocero- desde Venezuela, hace como cinco años, pronto se convirtió en un altavoz de informaciones enviadas desde más de 25 países y recogidas por centenares de anarqlatianos. Muchos de ellos son, además, miembros de grupos y federaciones adheridas a la I.F.A. o a la A.I.T., con sus propios periódicos y boletines. Otros pertenecen a diferentes organizaciones libertarias, igualmente con sus voceros, radios libres, agencias de noticias y redes informativas, con lo que el efecto multiplicador es muy importante.
En cuanto a los debates, se han tratado numerosos temas. Ha habido de todo como es lógico, y no todos se han acometido con la profundidad debida ni todos despertaron el mismo interés, pero han servido para conocer diferentes formas de enfocar muchas de las ideas, luchas y organizaciones en las que nos movemos los anarquistas latinoamericanos, para aprender, para discrepar y hasta para hacer buenos amigos.

Pascual


5 años de resistencia tecnológica

Prrrrrrr, prrrruuuuuuuu, ñikiñiki,psssssss, tuqui tuqui, sonaba el modem de mi ordenador allá en 1997, cuando comenzó la tarea de lograr un foro de debate entre los anarquistas latinoamericanos. Nelson se organizó, trabajó, pensó y logró contactar a algunos de los que por entonces andábamos dando nuestros primeros pasos por el ciberspacio a fin de crear una red que permitiese que el flujo y reflujo de ideas libertarias aprovechase este espacio, que la tecnología brinda para resistir a la constante desinformación, manipulación y por supuesto desvinculación que en este mundo que tratan de globalizar, han fomentado los poderosos, los de arriba, con el apoyo de algunos transversales del medio y mas aún de los apóstatas de abajo.
Modem, monitor, dirección IP, buzón y ¡carajo, se me jodió el disco duro!, eran entonces los primeros códigos que aunados a los artículos de Chomsky, Bakunin, Boochkin y otros fluían por los cables y redes de las compañías de teléfono y sus satélites.
Hoy en día la labor de Nelson, allá en Caracas, ha rendido deliciosos frutos de intercambio y discusión, ya sabemos del trabajo constante de Moeçio o del trabajo de los compañeros de Bolivia, leemos con agrado lo que envía Juan Pablo y nos fascinamos ante Orquídea Negra.
Que esta nota sirva para alentar el trabajo encomiable que los compañeros realizan desde los más recónditos lugares de este hermoso y tan jodido planeta.Y que utilizando los medios del amo llegamos a convertirlos en los medios del hombre.

Hernán Subir


Nuestro anarquismo

Reproducimos una declaración de principios redactada por los compañeros del Grupo de Estudio y Acción Libertaria (G.E.A.L.) de Montevideo tomada de su revista “Opción libertaria”.

Contra el Poder
Concebimos el anarquismo como un movimiento que combate -en terreno político, económico y social- contra la autoridad, ejercida bien a través de la organización estatal que se sirve de la fuerza coercitiva del Ejército y de la Policía, bien desde posiciones económicamente privilegiadas ligadas a la posesión de los medios de producción e intercambio, bien a través de la sugestión irracional de los dogmas, de los ritos, de los eslóganes o aún de personalidades particularmente carismáticas.
El anarquismo lucha a fin de que la estructura de la sociedad se base no en la autoridad, sino en la solidaridad y en los pactos libremente concertados. Brega por una sociedad autogestionaria, en la que los resortes federativos, aplicados hasta la capilaridad, permitan una participación decisoria a todos desde la base. En otras palabras, defiende la autonomía e integridad de cada persona y de los organismos variadamente articulados a través de los cuales las personas buscan asegurar la continuidad de su vida material y espiritual y proteger y ampliar su propia “humanidad”.

Por un socialismo autogestionario
Propugna pues, el socialismo autogestionario, y lucha contra el capitalismo privado o estatal. Se opone a toda forma de gobierno, tratando de conquistar cada vez mayores libertades y de defender las ya conquistadas; en eso consiste su largo camino (pues se trata más de un camino que de una meta: ninguna meta se alcanza nunca en su plenitud, pero marca el rumbo y su presencia es inmanente en cada paso que se da en su dirección). No se nos escapa que, para que un ideal de convivencia social se realice sin imposición, no digamos en su integridad, sino en la medida compatible con las limitaciones de la condición humana, se necesita el apoyo, no de una simple mayoría, sino de una mayoría arrolladora.

La verdadera modernización
Vivimos en un mundo en rapidísima transformación, en el que, por un lado tiende a desaparecer el proletariado, mientras se incrementan las categorías de los técnicos y de los desocupados, y, por otro, se levantan, pavorosos, los fantasmas del hambre, de la cotaminación, de las guerras. Al mismo tiempo el hombre ha conquistado el espacio exterior y las posibilidades de aumentar en forma incalculable la producción. Las únicas fuerzas que se oponen a la solución, enteramente posible, del problema del hambre en el mundo y vuelcan sus recursos disponibles en la fabricación de armamentos que se acumulan peligrosamente, son las mismas contra las que el anarquismo está en lucha desde siempre: el Estado, el capital, el dogma. Cada vez más se presentan como las fuerzas de la muerte, mientras el socialismo y la libertad representan la vida y por lo tanto el camino que tarde o temprano la humanidad ha de reconocer como suyo, si no quiere correr al suicidio.
¿Utopía? Puede ser, pero entonces la supervivencia de la humanidad no es una utopía. De todos modos, la vía del socialismo libertario, de la autogestión económica y política, es la opción que elegimos y que proponemos, independientemente de nuestras posibilidades de éxito inmediato, para que, en los momentos de crisis, haya una experiencia en marcha susceptible de multiplicarse.

Nuestra revolución
Somos revolucionarios, en cuanto que la sociedad que queremos construir es radicalmente distinta de la actual, pues opone a la economía de mercado la solidaridad, a la fuerza el amor, a la jerarquía la igualdad, a la autoridad la libertad creadora. Estamos en contra del Estado, del ejército que, siendo parte de él, en todos los países tiende a dominarlo, de la propiedad explotadora.
Queremos sustituir todo esto por comunidades federadas de trabajadores libres. Un cambio tan profundo en la historia se llama revolución. No hay dos revoluciones parecidas, pero tenemos claro nuestro papel en los acontecimientos que nos toque vivir: no aspiramos a imponer nada, y menos a la fuerza. Aspiramos a crear, en los espacios libres de esta realidad pesadillesca, pero poblada de seres que quieren seguir viviendo, una red de núcleos de autogestión, toda una sociedad alternativa, no para separarnos, no para buscar nuestra emancipación, sino para ser, en un mundo que todos sentimos enfermo, algunas de las células vivas, generadoras de futuro. Puede haber, hay muchas otras (no pretendemos monopolizar la verdad ni la vida), pero todos están, con distintos nombres y en distinto grado, a veces inconscientemente, en el camino amplio de la solidaridad socialista y de la libertad.

El acento en la libertad creadora
A la organización coordinadora y no subordinada de ese mundo alternativo que nace, a su autoconciencia, queremos contribuir en la medida de nuestras fuerzas. El método depende en parte de las circunstancias. Pero estamos convencidos de que un movimiento de liberación no puede emplear en ningún caso, so pena de destruirse, los resortes del dominio. Donde se ha querido hacer pagar el socialismo al caro precio de la libertad, el socialismo ha muerto para dar lugar a su antítesis, que usurpa su nombre: un despotismo, que tiene en el salario un instrumento de directo dominio estatal.
Por esto, por un lado nos negamos a entrar en el engranaje político que lleva a posiciones de poder, por otro afirmamos la necesidad de la más amplia tolerancia en las relaciones entre los seres humanos. Es demasiado lo que la humanidad no sabe, para que nadie tenga el derecho de forzar la adhesión de los demás. Contra el dogma, afirmamos el papel liberador de la duda que, mientras sirve de acicate que no permite descansar en los conocimientos adquiridos, libera al hombre del peligro de sentirse tutor de los otros hombres. Estamos hartos de absolutismos más o menos ilustrados.
En la historia del inmediato futuro, las fuerzas destructivas amenazan prevalecer: empezaron su obra en gran escala en Hiroshima, y Chernobyl es una macabra advertencia de lo que puede pasar. Nosotros únicamente queremos destruir barreras, las que impiden que los frutos de la tierra y del trabajo vayan a saciar el hambre de la parte más débil de la humanidad, las que encierran y tuercen la creatividad del mayor número. Pero ponemos el acento en esta creatividad, que es en sí misma una fuerza. Cultivada por una educación que tendría que ser cada vez más autoeducación (en este campo hay mucho que hacer), constituye la savia misma de la vida social. No es la utopía: es la esperanza, que contraponemos a la resignación cada vez más desesperanzada con que el mundo asiste a la progresiva fabricación de la muerte.

G.E.A.L. Subir


Contra el consumismo navideño

El anticonsumismo es una forma más de lucha contra el capitalismo, y en la época navideña cada año vemos como miles de familias gastan y gastan sin pensar ni razonar, influidos por los medios de comunicación de masas, los manipuladores. ¿Qué ocurre en navidad? Algunas personas tienen una paga extra, consumen comidas y bebidas caras, se hacen regalos innecesarios; otras personas siguen teniendo la misma miseria de siempre y los mismos problemas. Pero lo que está claro es quien se forra en estos meses de diciembre y los primeros días de enero: empresarios, banqueros... ¡Sí, los que durante todo el año se enriquecen con la explotación de la clase trabajadora, los que mal-educando desde sus televisiones, periódicos y radios para que la gente no piense, no actúe, no sea solidaria con el resto de personas, no emplee su dinero en ayudar a los oprimidos!
Pero una de las peores cosas de la navidad es que esta auténtica mafia que es la patronal y la banca se forran en estas fechas en parte porque la gente quiere. Por ejemplo: ¿Es necesario regalar en navidad, no se puede hacer antes o después? ¿Hay que gastarse miles de pesetas en videojuegos, juguetes de guerra o muñecas inútiles? ¿No sería mejor jugar más con los niños? ¿No son gratis las cosquillas, el pilla-pilla o el escondite? ¿No estaría bien ayudar a los jóvenes a que se dieran cuenta de como va el mundo o de lo importante que es eliminar la autoridad y el egoísmo, sustituyéndolos por la solidaridad y el apoyo mutuo?
El anticonsumismo, el no comprar más que aquello que es necesario, es una forma de lucha a la cual te invitamos, pero sería igualmente interesante el boicot y sabotaje de:
-El capitalismo, con su patronal de banqueros y explotadores y sus fuerzas represivas en forma de militares, policías, guardias civiles y carceleros, culpables del hambre a la que están condenadas 5/6 partes del mundo, de la pobreza, la contaminación, las guerras...
-Los estados, como el español, noveno, por ejemplo, en tráfico de armas de todo el mundo: las pistolas y los materiales con los que por ejemplo E.T.A. fabrica las bombas para matar provienen de estados asesinos como el español. Pero el estado español tiene más méritos para ser boicoteado y saboteado: Ley de Extranjería, Sanidad caótica y listas de espera asesinas, represión policial, torturas y muertes en las cárceles, impunidad de todos los militares que asesinaron en el franquismo y de asesinos como Manuel Fraga Iribarne...
-Los vendeobreros de CC.OO., U.G.T., C.G.T. y demás, auténticos cómplices del terrorismo empresarial, causante de cerca de 2.000 currantes fallecidos en accidente laboral cada año.
-Empresas que explotan a personas presas, como Camper, Eroski, Alcampo, Corte Inglés, Mercedes Benz, etc.
-Empresas que explotan a niños en el tercer mundo, como Disney, Lego, Nike, Reebok, Converse, Adidas, Mattel, Nintendo, Chico, McDonald´s, Sony, las de telefonía móvil todas...
-Empresas de Trabajo Temporal, como Adecco, Umano, Manpower, Activa, Flexiplan...

Angiolillo Subir


Anarquismo en Turquía

Aprovechando un viaje a Turquía el verano pasado, la compañera Azzurra del grupo anarquista Proudhon de Besanzón (Francia), tuvo un encuentro con los miembros del grupo anarquista de Estambul que publican la revista Kara Mecmua; circunstancia que a`provecho para hacerles la entrevista que reproducimos a continuación tomada del semanario Le monde libertaire.

¿Podeis presentaros e indicar vuestras actividades principales?
Todo empezó en 1987, hace ya 14 años, cuando un grupo de unos diez amigos fundó la primera revista, Kara. Hoy somos treinta y editamos la revista Kara Mecmua (revista negra), de unas sesenta páginas que publicamos cada dos meses con una tirada de 1.500 ejemplares que difundimos por toda Turquía a través de una red de militantes. Tenemos también la editorial Kaos desde hace diez años, gracias a la cual editamos libros como La anarquía de Georges Woodcock del que se han vendido 6.000 ejemplares, así como las obras de Bakunin, Malatesta, Emma Goldman, Abel Paz, Proudhon y otros. Hasta hoy hemos editado una quincena de títulos, a menudo textos fundamentales, porque el movimiento anarquista es muy joven en Turquía y pensamos, por tanto, que es importante traducir y hacer accesibles los textos básicos del pensamiento anarquista. De hecho, las ediciones y la publicación de la revista se complementan, unas por el conocimiento del pensamiento anarquista y la otra para el análisis actual. Otra actividad que nos interesa grandemente es preservar y mantener abierto nuestro local, que nos sirve a la vez de lugar de redacción de la revista y de las ediciones, pero que además es, sobre todo, un lugar de encuentro fijo con los demás compañeros, turcos o no, anarquistas o no. Es un lugar de intercambio y de confrontación que nos empeñamos en mantener desde hace nueve años. Así pues, estas son nuestras principales actividades. Además, participamos por supuesto en algunas manifestaciones, en el Primero de Mayo y en la organización de algunos actos en colaboración con otros grupos sociales turcos.
¿Qué problemas teneis, sufrís represión?
Digamos que la represión es proporcional a las acciones realizadas. No somos violentos en nuestras acciones, por tanto la represión es menor. No obstante, ésta existe. No es física, sino económica y moral. Por ejemplo, muchas veces nuestra revista es secuestrada con el argumento, es un decir, de que es ilegal. La revista lesbiana y gay Kaos GL debe venderse en sobre, como la prensa pornográfica. Ahora, desde hace algún tiempo y con la “democratización” a la espera de integrarnos en Europa, la represión se ha hecho económica. El proceso consiste en impedir la aparición de nuestras revistas por falta de medios. En cuanto a nuestras ediciones, los problemas son muy diversos. En primer lugar, la traducción. Antes, eran los compañeros los que las hacían voluntariosamente. Hoy hemos tenido que recurrir a traductores profesionales que muchas veces desconocen las ideas anarquistas. Tenemos, por tanto, que trabajar a su lado, releer los textos etc., para lograr la máxima fidelidad con el original. El otro problema que tenemos es el de los impresores. En Turquía el impresor es totalmente responsable de lo que imprime. Así, un impresor que imprima a Bakunin o a Proudhon se arriesga a ir a la cárcel si el libro se juzga subversivo. A causa de esto, nos vemos obligados a cambiar constantemente de impresor. No obstante, no hay en Turquía, al menos que sepamos nosotros, periódicos clandestinos. Todas nuestras publicaciones son legales.
Habeis hablado de buenas relaciones con otros grupos del país ¿habeis pensado en algún tipo de organización?
Es cierto que mantenemos buenas relaciones con los otros grupos libertarios turcos, que trabajamos juntos cuando es posible, aunque no compartamos exactamente las mismas ideas. Estamos en relación con todos los grupos, ya sean antimilitaristas, ecologistas o culturales, excepto con la A.G.F. (Federación de Jóvenes Anarquistas), con los que no tenemos contacto alguno. Por supuesto que hemos pensado muchas veces en cómo organizarnos, pero hemos chocado con diferentes problemas: la disparidad de ideas, el peligro que podría representar una organización basada en las ideas anarquistas recién nacidas, las posibles derivaciones, sobre todo porque tradicionalmente, en Turquía, los movimientos de izquierda marxista (muy fuertes) tienen una organización muy estricta que los militantes tienden a reproducir rápidamente. Nosotros queremos diferenciarnos de eso. Además, no estamos de acuerdo entre nosotros sobre el funcionamiento.
Preferimos, pues, una organización que agrupe a todo el mundo, llena de grupos pequeños capaces de trabajar juntos en proyectos concretos, y de mantener relaciones de intercambio. No obstante, no somos un grupo de individuos reunidos en torno a una revista, una editorial y un local. Nos reunimos regularmente. Para nosotros, eso ya es una cierta organización.
¿Cuáles son vuestros proyectos?
En el futuro queremos seguir editando nuestra revista. Además, tenemos varios libros preparados, entre ellos dos de Proudhon, uno de Stirner y una obra de un compañero turco, La anarquía del silencio. Los demás proyectos que nos interesan de momento son, por una parte, un centro cultural en Estambul, que reagruparía las actividades artísticas, los grupos políticos antimilitaristas, ecologistas, anarquistas, feministas, una librería, un bar, etc., y, por otra parte, la creación de un barrio anarquista en el que pudiéramos vivir, no aislados, sino en relación con otros barrios.
¿Qué esperais de las organizaciones anarquistas extranjeras?
Es fundamental para nosotros conservar las relaciones fuertes y estables con otros anarquistas de todo el mundo. Nuestra revista se enviaba a más de cuarenta países, pero hoy no es posible por falta de medios si bien consideramos muy importante el intercambio de prensa. Sabemos que nuestra lengua plantea serios problemas pero la comunidad turca en el extranjero podría beneficiarse de esos intercambios. Insistimos en las relaciones vía Internet, que son verdaderamente importantes para nosotros.

 

Azzurra Subir


El embelesado autómata

I
El embelesado autómata no comprende
lo que es capaz de crear la mente humana,
la bestia de grilletes y navajas
dispara demagogia en frías ráfagas de odio caliente.

II
Donde no habrá más reposo,
no se ve un día u otro como carnaza,
perdiendo, noche o mañana, sus apelmazadas causas
con angustia por no alzar el puño pecaminoso.

III
Se consume en despechados calvarios,
esta historia habla de imprudencia, tal vez de evasivas,
desdeñando la crónica de la bella razia,
continuo derribo de cualquier cicatriz del mundo exterior.

IV
Indagación permanente de sí mismo,
retrata apesadumbrado una reflexión sobre la muerte tan desquilada,
tristeza infinita al ver el tiempo pasar,
envuelto en escenas, semidesnudo, en el popular intimismo.

V
Sin nada en el interior,
cuando este hombre ve ámbitos gratos y de bienestar,
la idealización del gregarismo fuera de compás,
caminando, ha perdido la visión del entorno propio.

VI
El embelesado autómata no comprende
que con resistencia su vida jamás se terciará ajena,
en el suelo recorriendo las calles sin piedras,
dormido y al alba, cabalgar sobre mil corceles.

Demian Ortiz Subir


Se funda el Ateneo Libertario de Moratalaz (Madrid)

Ya desde la segunda mitad del siglo XIX comenzaron a formarse lo que en muchos lugares se llamaron Ateneos Obreros: eran asociaciones en las que los trabajadores y la gente más desfavorecida podían formarse, estudiar, relacionarse, conocer las ideas del momento y defenderse de los ataques de los poderosos cuando la situación social se complicaba.
Estos Ateneos Obreros respondían a las inquietudes culturales y organizativas del pueblo llano y no tenían nada que ver con los ateneos burgueses en los que se desarrollaba una cultura elitista y para ricos.
Con altos y bajos, estos Ateneos populares siguieron funcionando, desarrollándose fundamentalmente en los medios anarquistas, llegando a alcanzar durante los años treinta una implantación extraordinaria.
Con la dictadura franquista son perseguidos y clausurados y, a partir de los años setenta, después de la muerte del dictador, se fundan de nuevo multitud de ellos, denominándose ya claramente Ateneos Libertarios.
El Ateneo Libertario de Moratalaz quiere unirse a esa corriente de la historia y de la actualidad, y ser un eslabón más en la lucha por la liberación del ser humano. Desde él pretendemos dar cabida a las inquietudes culturales y sociales de mucha gente descontenta que no le gusta cómo está montada la sociedad, que les parece injusta la división entre personas que mandan y otras que siempre les toca obedecer, que no quieren que el monopolio de la cultura y de la información lo detenten cuatro ricachones listos, que les parece una aberración que unos cuantos tengan todo y muchísimos no tengan casi nada... Desde aquí nos relacionaremos como personas libres e iguales que somos, e intentaremos ir descubriendo y mostrando las contradicciones y las mentiras de este sistema engañabobos y opresor. También queremos aprender, divertirnos y pasarlo bien con las actividades que organicemos.
El funcionamiento de nuestro Ateneo tiene una base anarquista, es decir: aquí no hay dirigentes ni jerarquías, todo lo decidimos entre todos, nadie cobra por las funciones que desempeña...
La libertad, la igualdad y el apoyo mutuo solidario son y serán ejes fundamentales de nuestra forma de ser y de hacer.
Por todo lo dicho, en el Ateneo Libertario de Moratalaz tiene cabida cualquier persona, independientemente de su edad, género o condición, siempre que acepte la manera de funcionar expuesta. Los únicos que no pueden pertenecer al Ateneo son los opresores, los explotadores y los pertenecientes a cuerpos represivos y armados: a todos ellos los consideramos incompatibles con cualquier organización popular.
En fin, aquí estamos, viviendo y moviéndonos en Moratalaz, que es nuestro barrio, a todos cuyos vecinos y vecinas invitamos a participar en las actividades que vayamos realizando.
Estamos funcionando en el local de “La Barraca”, en la calle Hacienda de Pavones, 202. Y nos reunimos los domingos a las ocho de la tarde.

A.L.M. Subir


 

Anarquismo, educación y lucha

Burkas de Afganistán y burkas de España

Mentiras, manipulación e intereses económicos en la cruzada anti-terrorista

Sobre el movimiento squat

No podemos fallar

Los orígenes del conflicto con la L.O.U.

 

Educación domesticadora, educación liberadora

Anarquismo en la Red

Nuestro anarquismo

Contra el consumismo navideño

Anarquismo en Turquía

El embelesado autómata

Se funda el Ateneo Libertario de Moratalaz (Madrid)