PERIODICO ANARQUISTA
Nº 160
          NOVIEMBRE 2001

 

SECCIONES

  

Portada

 

Nuestro periódico

 

Tablón

 

Números
anteriores

 

Suscripciones

 

Conctacta con nosotros

 

Sitios de interes

 

Documentos
de la I.F.A.

 

 

 

 



[NUESTRO PERIODICO] - [TABLON] - [Nos. ANTERIORES] - [SUSCRIPCIONES] - [CONTACTA] - [SITIOS INTERES] - [DOCUMENTOS IFA]
Portada

Apuntes sobre una guerra imperialista

Nos engañan cuando, a través de sus medios de formación de masas (prensa, radio, televisión...), nos cuentan que la guerra contra el régimen talibán de Afganistán es una guerra contra el terrorismo. Los Estados Unidos de América (EE.UU.), con el apoyo de sus aliados de la O.T.A.N., pretenden otras cosas:

· Controlar el paso del petróleo y el gas que, sacado de las reservas que hay en torno al Mar Caspio, llegaría al Océano Índico a través de un oleoducto que atravesaría Afganistán. De paso, explotar las riquezas en gas, petróleo y otros minerales que hay en el subsuelo de este país.

· Acercar sus ejércitos hasta la misma panza de Rusia, controlando, además del propio Afganistán, otras repúblicas ex-soviéticas: Tayikistán, Uzbekistán, Turkmenistán, etc. De esta manera, Rusia se vería cercada, cada vez más, por países en los que hay tropas potencialmente enemigas... En fin, es un paso más para lograr el sometimiento de este extenso país y conseguir la entrada plena de las multinacionales "occidentales" en él.

· Es un toque de atención, también, a China (país al que EE.UU. considera, cada vez más, como uno de sus grandes competidores a nivel mundial): el ejército norteamericano muestra su poderío militar a los gobernantes chinos justo en un país fronterizo y, además, va estableciendo tropas suyas en países cercanos.

· EE.UU. vuelve a demostrar, con otra guerra, quién es el gendarme mundial... por si había alguna duda. Y quiere hacernos ver que machacará a quien se oponga a su poderío: en este contexto hay que entender sus mensajes que hablan de una guerra larga.

· El ejército norteamericano prueba, en una guerra real, nuevas armas (algunas ya usadas contra Iraq, Bosnia o Yugoslavia), cada vez más mortíferas, destructivas y aterradoras; y experimenta, igualmente, nuevas estrategias y tácticas guerreras.

· Esta guerra supondrá un tirón tremendo para la economía capitalista de los EE.UU. La industria armamentista y las empresas más potentes (nacionales y multinacionales) engordarán sus beneficios espectacularmente. Así, el capitalismo norteamericano se reforzará frente a sus competidores más directos: la Unión Europea y Japón.

· La guerra supone, además, una justificación ideal para el control social, policiaco y militar. Aprovechando el conflicto bélico se va a atacar, directa o indirectamente, a todos los sectores sociales disidentes: pacifistas, antimilitaristas, organizaciones sociales que se opongan al capitalismo y al Estado, etc. De esto ya están copiando otros gobiernos sometidos al imperialismo yanki, como el español.

Los atentados contra las Torres Gemelas y el Pentágono (de cuya autoría nada sabemos, salvo lo que nos quieran decir: unas veces nos cuentan que ha sido Bin Laden; otras, que está la mano del gobierno de Iraq detrás; otras, que si era un grupo autónomo sin ninguna conexión efectiva con una organización mayor...) supusieron, de hecho, la excusa perfecta para acelerar la puesta en práctica de planes estratégicos -ya pensados y estudiados con antelación- de control social y para el dominio de regiones y riquezas del planeta: planes que, en definitiva, fueron diseñados conjuntamente por el gobierno de los EE.UU., su ejército, sus servicios secretos y sus empresas multinacionales.
Por supuesto que esto no es una guerra contra el terrorismo (del que EE.UU. es creador y exportador). Es evidente que EE.UU. y la O.T.A.N. no van a liberar a Afganistán del fanatismo religioso (a quienes quieren poner en el poder son tan fanáticos, tan represores y tan asesinos como los talibán). EE.UU. y la O.T.A.N. convertirán al multimillonario, alucinado y ex-agente de la C.I.A., Osama bin Laden, en un héroe y/o en un mártir para millones de personas en el mundo y, a la larga, todo esto se volverá contra ellos.
...Y, además, les importa una mierda la masacre de niños mujeres y hombres que no tienen nada que ver con todo este follón que han montado otros. Como tampoco les importa nada la suerte de los refugiados que huyen de las bombas y la miseria.
Sin aún nos queda dignidad, con las pocas o muchas fuerzas que tengamos, con nuestra voz y nuestra presencia, debemos oponernos a esta guerra imperialista provocada por los intereses de unos pocos poderosos para quienes los seres humanos no somos más que carne de cañón y números en sus cuentas de beneficios...¡Que no te derroten!
Por una sociedad sin estado, sin ejércitos y sin capitalismo.

Grupos Albatros


¡No a la guerra!

Los militantes anarquistas de Rosario (Argentina), expresamos que es indispensable una actitud de firme rechazo a las maniobras y operaciones bélicas que prepara el gobierno del Imperio Norteamericano.
Debemos actuar con desobediencia civil, no prestarnos por acción u omisión a la concreción de nuevas masacres.
La muerte y el terror son las divisas de los poderosos, la fabricación de maquinarias de muerte y su utilización contra los pueblos del Planeta, es funcional a la dominación y explotación capitalista.
Los socialistas libertarios consideramos que lo único importante es el respeto a la vida y la libertad de todos los seres, la vigencia de la justicia social y el respeto a la dignidad humana.
Por eso no aceptaremos jamás los argumentos que justifiquen la legitimación de los homicidios y los asesinatos en masa.
No hay guerras justas, hay guerras, en las que las únicas víctimas reales son las mujeres y los hombres concretos, quienes padecen la necedad de sus gobernantes.

Subir


Estado agresor global

En inglés, la definición de "agresor" (rogue) connota tres nociones: crueldad, inmoralidad y predisposición a la toma unilateral de acciones. Ciertamente ésta sería una precisa caracterización del Iraq de Sadam Hussein: crueldad y carencia de principios fueron mostrados, por ejemplo, en su ataque, guerra química incluida, contra los kurdos -tanto en Irán como en Iraq- durante la década de los ochenta. Como ejemplos de acción unilateral destacan sus asaltos contra Irán y Kuwait. Pero no olvidemos que los Estados Unidos hicieron uso de la guerra química a una muchísima mayor escala contra Vietnam en los sesenta, y el ataque contra Indochina fue, en su conjunto, tan cruel y bastante más devastador que el de Iraq sobre sus víctimas locales. Y, ante todo, recordemos que los EE.UU. ayudaron a Sadam Hussein durante los ochenta, protegiéndole de toda sanción internacional, para luego encontrar intolerable su posesión de "armas de destrucción masiva" cuando dejó de seguir órdenes y de ser útil. Además, los EE.UU. son, como mínimo, tan proclives a llevar a cabo acciones unilaterales como Iraq, generalmente ignorando todo consenso o aspecto del derecho internacional que se interponga en su camino (como se discute más abajo).

Agresores "al por mayor" y "al por menor"
La diferencia entre los dos países en términos de agresividad es que los EE.UU. son un super-poder a escala global, mientras que Iraq es un poder regional relativamente débil. Podríamos decir que los EE.UU. se dedican a la agresión al por mayor, mientras que Iraq es un agresor al por menor. Pero nadie llama a ese gran agresor por su nombre, como tampoco se le califica de Estado terrorista o paladín del terror por mucho que encaje en la descripción. Si un país es suficientemente poderoso, asume naturalmente el papel de policía global y como tal decide quiénes son los terroristas y agresores. Este papel no es sólo aceptado e asumido por los medios de comunicación propios, sino por los políticos y los medios de comunicación de Estados aliados y satélites. Como dijo La Fontaine en su fábula El lobo y las ovejas, "la mejor opinión es la del más grande".
Bajo la autoridad del Más Grande, las leyes y normas morales sólo se aplican a los demás, nunca a sí mismo. Este doble rasero se sustenta en el poder puro y duro. Se administra a través de un variado conjunto de procedimientos adoptados por los medios de comunicación, los cuales ignoran o minimizan la gravedad del escandaloso comportamiento y las violaciones del derecho por parte del poder dominante, al mismo tiempo que, indignados, se ensañan con acciones comparables o de menor escala del enemigo. El derribo por parte de Cuba de un avión de refugiados que sobrevolaba su territorio fue condenado enérgicamente por los medios, pero el descubrimiento de los múltiples intentos de los EE.UU. de asesinar a Castro no causaron indignación alguna ni llevaron a reflexionar sobre "quién es el terrorista". Cuando el agresor global justificó sus actos terroristas en Nicaragua durante los años ochenta bajo el pretexto de la supuesta "amenaza para la seguridad nacional" presentada por tan diminuto poder, o cuando Bagdad fue bombardeada en 1993 apelando al derecho de "autodefensa" a raíz de un presunto plan iraquí para asesinar al presidente George Bush, no se escuchó ninguna voz influyente reaccionando con hilaridad o mera indignación. Esas absurdas racionalizaciones fueron divulgadas "objetivamente" y los actos violentos, aceptados y normalizados.

Abuso de la ONU y del Tribunal Internacional
La carencia de principios del agresor global y su propensión a actuar unilateralmente no pueden ser mejor ilustradas que a través del tratamiento otorgado a la ONU y al Tribunal Internacional de la Haya. Cuando la ONU o el Tribunal no han logrado servir sus intereses, el agresor global los ha hostigado, negándose a pagar sus cuotas (violando así la ley), retirándose de organizaciones de la ONU (UNESCO, OIT), o ignorando, simple y llanamente, cualquier consenso dentro de la ONU o fallo del Tribunal. Los EE.UU. han utilizado a la ONU como una tapadera para sus propios objetivos y no le han permitido operar cuando la postura de ésta era incompatible con tales objetivos.
En tiempos recientes, el caso más señalado de uso (y abuso) de la ONU fue el ataque sobre Iraq durante 1990-1991 y las subsiguientes sanciones impuestas sobre Iraq que se mantienen hasta el momento. Los EE.UU. estaban profundamente molestos por una ocupación ilegal en violación de la Carta de las Naciones Unidas. Gracias al uso de su poder para coaccionar y sobornar (perfectamente descrito en el excelente Calling the Shots de Phyllis Bennis, capítulo 2), el agresor global consiguió que la ONU le otorgara carta blanca para aplastar Iraq y mantenerlo en esa condición, lo cual ha tenido como resultado cientos de miles de muertos civiles. El agresor violó por su parte la Carta de las Naciones Unidas a la hora de implementar esta resolución de la ONU, al rechazar obstinadamente cualquier acuerdo pacífico que se propuso e insistir en un ataque militar. Asimismo, el uso de armas tales como balas de uranio enriquecido o bombas aéreas incendiarias, la masacre de incontables soldados desertores completamente indefensos -junto con otros muchos refugiados-, enterrando a muchos de ellos en tumbas anónimas, y la muerte de cientos de iraquíes bajo la arena volcada sobre las trincheras con excavadoras, representaron violaciones de las reglas de la guerra al amparo de la ONU.
En Iraq el agresor global estaba dando una lección a un agresor menor que le había contrariado. Los Estados satélites del agresor global son tratados de manera muy diferente. Sudáfrica, que ocupó ilegalmente Namibia utilizando a ésta como plataforma para invadir Angola y apoyar a Savimbi, atacando y aterrorizando al resto de Estados fronterizos durante varias décadas, fue posiblemente el Estado terrorista número uno de la segunda mitad del siglo. La ocupación de Namibia fue condenada por el Consejo de Seguridad, la Asamblea General y el Tribunal Internacional desde finales de los sesenta, ordenando retirarse a Sudáfrica. Pero tras la negativa a obedecer no se produjo intento alguno de acabar con la ocupación. Los EE.UU. estaban "comprometidos constructivamente" con Sudáfrica y colaboraron en su apoyo a Savimbi, así como en los ataques a Angola y Estados fronterizos.
Otro caso significativo ha sido el de Israel, que ocupó Gaza y Cisjordania en 1967, y a pesar de que la resolución 242 del Consejo de Seguridad decretaba la retirada de Israel, éste se ha negado a acatarla durante dos décadas sin hacerse merecedor por ello de sanción alguna. Israel fue también condenado por su colaboración con Sudáfrica y el maltrato de palestinos en una larga serie de resoluciones de la ONU. Sin embargo, dado que los EE.UU. apoyan a Israel, las ocupaciones y abusos de éste quedan fuera de alcance para la autoridad de la ONU. EE.UU. ha vetado alrededor de 40 resoluciones condenando a Israel y sigue obstaculizando con éxito todo intento de sancionar a Israel o de proteger a sus víctimas. Las votaciones son normalmente del orden de 150 contra 2, pero esta casi-unanimidad es incapaz de contrarrestar el poder del agresor global.
En cuanto al Tribunal Internacional, los EE.UU. lo utilizaron de manera efectiva contra Irán y otros Estados, pero cuando el Tribunal resolvió a favor de Nicaragua en 1986, exigiendo a EE.UU. indemnización por el "uso de fuerza ilegal", los EE.UU. criticaron e ignoraron la resolución. En un revelador acto de sumisión de los medios de comunicación estadounidenses a las prerrogativas del agresor global, el New York Times publicó un editorial apoyando la negativa de los EE.UU. a aceptar la resolución del Tribunal, calificando al Tribunal como un "foro hostil". En cuanto a la ONU, el Times y sus compinches de los medios informativos también han seguido la agenda oficial, encontrando la organización ineficaz e intransigente cuando no ha respaldado los intereses estadounidenses, pero recuperando decididamente su integridad cuando ha funcionado como un instrumento de los EE.UU., por ejemplo, en la Guerra del Golfo.
Tras el colapso de la Unión Soviética y el virtual control estadounidense del Consejo de Seguridad, en la actualidad siempre que los EE.UU. persiguen sus objetivos ignoran metódicamente al Tribunal Internacional y, por supuesto, a la Asamblea General de la ONU. Así, no sólo fue capaz de utilizar la cobertura ofrecida por la ONU en la guerra de castigo contra Iraq, sino que también ha manipulado con éxito el Consejo de Seguridad a la hora de imponer sanciones a Libia por negarse a entregar a los EE.UU. y Gran Bretaña dos sospechosos en el atentado del Pan-Am 103. Libia niega que el Consejo de Seguridad tenga jurisdicción sobre el asunto y se opone a un juicio celebrado bajo los auspicios de agentes parciales, pero el Tribunal Internacional ha cedido la palabra al Consejo de Seguridad, con el resultado de que este organismo dominado por los EE.UU. tiene ahora carta blanca para designar agresores y terroristas. Los satélites del agresor global siguen sin estar sujetos a sanciones bajo este régimen.

Agresiones del más fuerte
Dejando de lado bombardeos menores y los numerosos actos subversivos sin la participación de fuerzas militares, desde el final de la Segunda Guerra Mundial los Estados Unidos han cometido actos de agresión contra Guatemala (1954), Líbano (1958), la República Dominicana (1965), Vietnam (1954-75), Laos (1964-1975), Camboya (1969-1975), Nicaragua (1980-1990), Granada (1983) y Panamá (1989). Se puede afirmar que la Guerra del Golfo ha sido así mismo un caso de agresión por parte de los EE.UU., ya que éstos se aprovecharon de la ofensiva iraquí contra Kuwait para aplastar un poder regional desafiante. En resumen, los EE.UU. han sido el principal agresor internacional los pasados 50 años.
En el caso de la Guerra de Vietnam, este agresor global se las ingenió para ignorar los Acuerdos de Génova de 1954, situar un hombre de paja en el gobierno de Vietnam del Sur, e invadir y bombardear toda Indochina matando cuatro millones de personas a lo largo de dos décadas, todo ello sin la menor interferencia por parte de la ONU o del Tribunal Internacional. En el caso de Panamá, el agresor invadió el país en 1989 para capturar a su líder, Noriega, supuestamente por delitos de narcotráfico y despotismo. Pese a todo, Noriega había estado en la nómina de los EE.UU. durante años, traficando con drogas y presidiendo un gobierno terrorista. La verdadera causa de la invasión fue la negativa de Noriega a colaborar con los EE.UU. en sus ataques ilegales contra Nicaragua. De nuevo, el uso de su derecho a veto y el poder global de los EE.UU. facilitaron que esta agresión a diversos niveles siguiera adelante sin impedimento alguno.

Terrorismo y apoyo a regímenes terroristas
Como ha quedado dicho, los EE.UU. se han permitido llamar a sus enemigos y víctimas "terroristas" además de agresores. Los grupos terroristas bajo el auspicio de los EE.UU., como Savimbi en Angola, la Contra nicaragüense, y la red cubana de refugiados -operando desde los mismos EE.UU.- son "luchadores por la libertad", nunca terroristas, por prerrogativa del patrocinador.
La CIA y el ejército estadounidense han sido destacados instrumentos de terror: En su Killing Hope, William Blum enumera 35 individuos o grupos conocidos como objetivos de intentos de asesinato por parte de los EE.UU., en casos como los de Castro o Gadaffi, repetidas veces. El ejército de los EE.UU. se ha ocupado del terrorismo a gran escala, con resultados enormemente superiores en términos de víctimas civiles. J. Bowyer Bell, oficial experto en terrorismo, reconoce que ha surgido una legítima duda sobre por qué el "uso de bombarderos B-52 estadounidenses sobre Hanoi fue un ejercicio militar apropiado, mientras que el uso palestino de granadas incendiarias en Roma, no." Bell no da respuesta a la pregunta, pero nosotros lo podemos hacer fácilmente: porque el Más Grande define qué es terrorismo y quién es un agresor.
Los Estados protegidos por EE.UU. han compartido con éste la vanguardia del terrorismo mundial: la masacre de unos 600 civiles por el ejército salvadoreño en el río Sumpul en 1980, el asesinato de más de 600 personas en el campo de refugiados de Kassinga en Angola en manos de Sudáfrica en 1978, y la masacre falangista-israelí de más de 1.800 palestinos en Sabra y Chatila en 1982... cada uno de estos ejemplos iguala o excede el total de víctimas de los favoritos occidentales -OLP, RAF y Brigadas Rojas- sumados. Sin embargo, y a pesar de ello, son tan sólo ejemplos puntuales de regímenes que han asesinado a muchas personas. El patrocinio de los EE.UU. del Estado de Seguridad Nacional en Latinoamérica, y de regímenes como el de Marcos, Mobutu, el sha de Persia, Suharto o los coroneles griegos ha entrañado el uso de terrorismo de Estado a escala global. La verdadera red de terror, descrita en mi libro del mismo nombre (The Real Terror Network, South End, 1982), fue una creación de los EE.UU. para dominar su patio trasero, diseñada para deshacerse de todo obstáculo a la expansión comercial y la implantación de sumisos gobiernos terroristas. Es un don especial el que tiene la máquina de propaganda occidental para, ante esta realidad, haber sido capaz de presentar persistentemente a los EE.UU. como el más firme oponente al "terrorismo".

Terrorismo económico
En lo económico, las reglas de juego también se aplican esencialmente a los demás, no al Más Grande. En la década de los ochenta, cuando la industria automovilística japonesa se estaba convirtiendo en una seria competencia para su equivalente estadounidense, los EE.UU. impusieron un sistema proteccionista de cuotas que incluía también al acero y otras manufacturas. Al mismo tiempo los EE.UU. estaban desarrollando una política exterior de "unilateralismo agresivo", logrando intimidar a otros países para que abrieran sus mercados en nombre del sacrosanto principio del libre mercado.
Mucho más grave ha sido el uso que han hecho los EE.UU. de la guerra de alimentos y los boicots al comercio e inversión contra objetivos políticos tales como Vietnam, Cuba, Irán, Iraq, Nicaragua y otros países que se le han enfrentado. Estos boicots han causado un serio incremento del hambre, enfermedad y mortandad en los países víctimas, aunque es por lo general difícil separar los efectos de la guerra de alimentos de los efectos provocados por las operaciones militares -directas e indirectas- de los EE.UU. Durante la década de los ochenta en Nicaragua el uso simultáneo de ambos métodos consiguió reducir los ingresos reales por familia cerca de un cincuenta por ciento, contribuyendo a la malnutrición generalizada, a un sistema de salud debilitado y a la larga a la deseada caída del gobierno sandinista. La política estadounidense de "acción destructiva" contra Cuba también ha afectado substancialmente el nivel de vida y las condiciones sanitarias en ese país. La Asociación Americana para la Salud Mundial ha puesto al descubierto recientemente el hecho de que la guerra de alimentos contra Cuba "ha contribuido a un serio déficit nutricional, particularmente entre mujeres embarazadas, produciendo un incremento en el nacimiento de niños de poco peso. Además, la escasez de alimentos ha estado relacionada con un devastador brote de neuropatías afectando a decenas de miles de personas". El consumo calórico cayó un tercio entre 1989 y 1993, mientras que el acceso restringido a fármacos y sustancias para el tratamiento del agua se ha cobrado también un alto número de vidas.
Los boicots norteamericanos a Cuba e Irán, así como las amenazas de tomar represalias contra compañías extranjeras que mantienen relaciones comerciales con estos países -una forma de boicot indirecto- viola las mismísimas normas de comercio internacional que los EE.UU. han colaborado en elaborar, pero de las que están exentos gracias a su poder, normalmente bajo el pretexto de la "seguridad nacional". Y los medios de comunicación convencionales, tan indignados ante el boicot indirecto de los árabes a compañías que hacen negocios con Israel tras la guerra de 1967, ignoran la analogía y censuran a los aliados de los EE.UU. por ser desleales al Más Grande.
También se espera de otros países que, en aras de reestablecer el equilibrio económico, lleven a cabo ajustes en la economía nacional que el Más Grande no está dispuesto a tomar. El abultado déficit comercial de los EE.UU., por ejemplo, podría ser reducido a través de cambios en la política de los EE.UU. o de Japón u otros de sus principales aliados. Los ingresos y precios de Japón y Europa podrían incrementarse a través de políticas económicas expansionistas, aumentando así las importaciones a EE.UU. y reduciendo las exportaciones. Por otra parte, el déficit estadounidense podría ser reducido con políticas recesivas que disminuyeran las importaciones y incrementaran las exportaciones. Los EE.UU. esperan de los demás que lleven a cabo severas políticas recesivas, pero desde luego no contemplan la posibilidad de estar ellos mismos sujetos a una austeridad similar. Desde 1945 los EE.UU. han asumido que son los demás países quienes han de llevar a cabo los ajustes necesarios.
Posiblemente la forma más importante de terrorismo económico desarrollado por este agresor global haya sido su contribución a la continuada y violenta imposición por todo el mundo del modelo económico neoliberal. Los EE.UU. no han estado solos en el fomento de este programa, que disfruta del respaldo de la comunidad global de corporaciones transnacionales, así como de muchos Estados cuyos gobiernos se encuentran sometidos a esta poderosa comunidad. Pero el Más Grande, sede de una considerable porción de las multinacionales, amo y señor del FMI y del Banco Mundial, siempre ha sido el líder. La imposición del modelo neoliberal ha despojado a las naciones de toda autonomía y ha debilitado la habilidad de mayorías locales para organizarse y promover cambios a través de procesos políticos tradicionales. Ha generado una progresiva redistribución desigual de ingresos y riqueza y la más profunda miseria para los cientos de millones de perdedores en la nueva guerra de clases.
El abuso de poder y explotación por parte de los potentados imperiales no es nada nuevo, como los antiguos imperios de Gran Bretaña y España demuestran. Lo que sí es nuevo, sin embargo, es la hipócrita y exaltada imagen de sí mismos que tienen los EE.UU. como nación redentora, representante de la "democracia" en el mundo, enemiga del "proteccionismo" y los malignos terroristas menores y Estados agresores, una imagen construida para proporcionar un sentimiento de exoneración y pureza.

Edward S. Herman subir


¿Qué ha pasado en EE.UU.?
Una hipótesis...

Después de la repugnante acción asesina y suicida contra la población de los EE.UU. El mundo se puede ver envuelto en una descabellada e irracional escalada bélica que sólo perjudicará a los habitantes del planeta tierra que no tienen ningún interés por ser víctimas inocentes de la barbarie que ocupa las mentes de los magnates y dirigentes de las naciones movidos, bien por intereses económicos siendo verdaderos integristas de la religión capitalista, o bien por intereses religiosos, integrismo religioso, ya sea este musulmán (talibanes, mujaidines, chiitas), judíos (sionistas), cristianos (católicos, protestantes, anglicanos), está claro que cualquier tipo de integrismo debía ser abandonado y abominado por los ciudadanos de nuestro planeta. El integrismo sea del signo que sea no lleva más que al asesinato y a la desaparición de miles, de millones de seres humanos que la única culpa que tienen es estar en el momento más inoportuno en el lugar indicado para cometer las barbaridades de los dirigentes de las "naciones" del planeta en el que les ha tocado vivir. Desde hace unos años a las víctimas producidas en estos actos, los dirigentes de los EE.UU. de América les llaman daños colaterales, este cinismo esta convirtiendo al mundo en un club de imbéciles que se creen que la muerte, (el asesinato) de personas en bombardeos se produce sin que lo quieran los agresores. Partiendo de la visión de los mandatarios USA los muertos que se han producido en los denigrantes y abominables ataques a las Torres gemelas de Nueva York serían daños colaterales y más si hacemos caso a los análisis de los sesudos "analistas políticos y periodísticos" que aparecen en las televisiones y en las emisoras de radio, según ellos el ataque que el martes se produjo en el territorio que ocupan los EE.UU. fue dirigido hacia el poder económico: el World Trade Center (Centro del Comercio Mundial); hacia el poder militar: el Pentágono (Sede de la Cúpula Militar de los EE.UU. de América); y contra el poder político: el Capitolio (Sede del Parlamento) y la Casa Blanca (Sede presidencial). Si esto es así, como dicen los analistas ( y aunque parezca inhumano), los muertos han sido daños colaterales. Desde este punto de vista lo que se pretendía era poner en jaque a la primera potencia mundial atacándola en sus centros de poder, como EE.UU. hizo en otros tiempos en Yugoslavia, Libia, Sudán, Irak, etc... Empieza a ser asqueroso tener coartada la libertad de pensamiento y de opinión por culpa del lenguaje políticamente correcto que nos impide hablar y expresarnos libremente diciéndole al pan, pan y al vino, vino; y no afirmando, como se hace, cuando vemos pan en manos de unos que lo es y cuando lo vemos en manos de otros que es trigo o un producto derivado del trigo, si es pan es pan y los muertos, si son muertos, son muertos o daños colaterales en todos los casos.
Antes de intentar entrar en la hipótesis que quiero dejar escrita sólo una reflexión o recordatorio histórico más, la guerra no se la han declarado los terroristas a los EE.UU. si no que fue declarada por el Presidente de los EE.UU., Bill Clinton, en 1998 después de haber ordenado bombardear objetivos civiles sospechosos de ser parte de una red global de terrorismo, anunció al mundo el inicio de un nuevo tipo de guerra mundial, la guerra contra el terror global, por tanto no se puede hablar del inicio de la guerra con este ataque a la población de los EE.UU., el ataque lo inicia el Presidente del imperio en el momento que le intereso, por lo tanto nadie debe extrañarse que los otros, los del terror global, respondan al primer ataque, entre descerebrados anda el juego y cuando dos descerebrados empiezan a jugar entre ellos, la historia nos demuestra que acaban mutilando y agrediendo a todos los que se encuentra a su alrededor.
Desde mi punto de vista todo lo sucedido con la población de los Estados Unidos de América esta relacionado con los descerebrados de sus dirigentes políticos, económicos y militares, nada de lo sucedido tiene explicación lógica en el país que se vanagloria de ser el guardián de las libertades en el mundo y en tener los mejores aparatos militares y de inteligencia del mundo entero o, por lo menos, es lo que nos venden insistentemente en sus películas y en sus aparatos de propaganda.
Si analizamos la situación política de los Estados Unidos nos encontramos en la legislatura de un Presidente George Bush hijo, que fue elegido después de un escabroso escándalo electoral. En una coyuntura de discusión política entre republicanos y demócratas en la que unos defendían políticas de defensa, para el país, totalmente opuestas: los republicanos planteaban la necesidad de la creación de un sistema de escudo antimisiles y los demócratas interesados en incrementar la seguridad en el interior del país.
En todo este contexto se produce, el día 11 de septiembre, los acontecimientos que todos conocemos, los EE.UU. son atacados por una serie de aviones comerciales secuestrados por agresores suicidas, en torno a los hechos que ocurrieron desde entonces nos surgen una serie de preguntas: ¿Cómo es posible que los servicios de inteligencia del gendarme mundial no se enteraron de nada?, ¿Cómo es posible que después de producirse el secuestro se nos informe que los secuestradores no dejaron que los pilotos activaran las alarmas antisecuestro de los aviones, cuando a algunos tripulantes se les hizo salir de las cabinas asesinando a las azafatas?, ¿Qué ocurrió cuando los pasajeros pudieron ponerse en contacto con sus familiares anunciando el secuestro y estos avisaron a las autoridades?, ¿cómo es posible que una hora más tarde de las primeras explosiones un nuevo avión de pasajeros consiguiera estrellarse contra el Pentágono?, ¿cómo pudo haber una reacción tan lenta ante el ataque?¿, ¿Qué ocurrió con el Presidente del país hasta muchas horas más tarde?¿, ¿Cómo fue tan prudente en su primer discurso y en los posteriores, por no hablar de sus lágrimas en otra alocución el jueves de esa semana?...
Todas estas preguntas se pueden contestar de diversas maneras, pero este análisis se basa en la hipótesis del golpe de fuerza interno (en los EE.UU.), por no decir el golpe de estado, tal y como apuntó (aunque después quiso enmendarlo) el ex ministro de Asuntos Exteriores de Israel, Slomo Ben Ami, a preguntas de un periodista español. Su primera reacción al ver el suceso había sido pensar en un golpe de Estado. Pues bien ¿sería tan descabellado creer que lo sucedido en USA formara parte de un intento de golpe de mano o golpe de Estado para reconducir la política de la Administración Bush?, ¿no pudo estar secuestrado el Presidente mientras se le leía la cartilla de cuales eran sus obligaciones reales?
Aquí en España conocemos algún caso parecido, recordemos el Golpe del 23 de febrero y las consecuencias que del mismo se derivaron. ¿No pudo haber ocurrido algo parecido ese día 11 de septiembre en los EE.UU.? Tengamos en cuenta todo lo sucedido desde la elección del último Presidente y el enfrentamiento ya reseñado entre republicanos y demócratas en cuanto a la defensa nacional, si profundizamos más en el análisis tenemos que tener en cuenta que detrás de cada una de estas posturas se encuentran los grandes lobees americanos que ejercen una gran influencia sobre la política de ese país por no decir que siempre intentan dirigirla a favor de sus intereses. Con estos atentados ocurridos en territorio de EE.UU. se va a preparar una gran ofensiva militar contra el territorio de Afganistán que dominado por los talibanes tienen albergado en el mismo al líder integrista musulmán Ossama Bin Laden, un ex colaborador de la CIA y amigo americano cuando intentaban oponerse a la expansión de la Unión Soviética en los países de Oriente Medio, y convertido hoy en el enemigo público n.º 1 de los Estados Unidos, este personaje al igual que Sadam Hussein, Noriega y otros fueron como dijo, hace algunos años, uno de los Secretarios de Estado Norteamericano, estos individuos son unos hijos de puta pero mientras nos ayuden serán nuestros hijos de puta. Pues bien todos estos personajes se han convertido, con el paso del tiempo, en enemigos de los que les habían armado hasta los dientes; este es el síno de los Estados Unidos con casi todos sus amigos armados en el planeta (vete a saber, "igual es un castigo divino por su locura y su afán de dinero").
Los lobees del armamento se están frotando las manos con los beneficios que van a sacar con la larga guerra que anuncian los mandatarios americanos, los petroleros también ven aumentar sus beneficios con una guerra que se centrará en el Oriente medio y que va a provocar un aumento en el precio del crudo. Todo está saliendo redondo y, encima, en el país de las "libertades" y en el mundo "libre" se espera que aumenten las medidas de seguridad y se restrinjan muchas de las libertades que hacen vulnerable al nuevo orden mundial basado en la globalización de los mercados. Algo parecido nos espera a todos los habitantes de los países del mundo libre, de la civilización "democrática", todo esto va a servir para aumentar las medidas represivas y para perseguir a todos aquellos movimientos y organizaciones antisistema o que se posicionen en contra de la globalización del capitalismo que quieren imponer en el mundo.
Los tiempos que se avecinan no van a ser nada buenos para las libertades y para todos aquellos que nos gustaría vivir en un mundo mejor, sin guerras y sin explotación, sin hambre y sin desigualdades, sin integrismos y sin líderes religiosos y políticos que arrastran, en su locura, a los vecinos de sus ciudades y de sus países a la muerte por defender los integrismos del capital o de la religión, dos integrismos opuestos pero que el uno sin el otro no podría subsistir, no hace falta recordar a nadie que los capitalistas defienden la religión porque esta amansa los deseos de libertad terrenal de las masas de población desposeída y desplazada.
Estamos ante una guerra promovida por los mismos de siempre, los señores de la guerra, que matará a miles de inocentes, como todas las guerras, para el beneficio de unos cuantos incivilizados e inhumanos accionistas y especuladores que les da igual todo con tal de aumentar sus beneficios a final de año. Si esto no es así como es que las empresas aeronáuticas ya han aumentado el precio de los pasajes de los aviones y, además, anuncian el despido de más de 100 mil obreros de sus empresas en los países occidentales. Si esto fuera poco los especuladores de la bolsa ya habían sacado el dinero de las acciones de empresas aeronáuticas y aseguradoras el día antes de los sucesos de Nueva York, sólo los dementes se comportan como aquellos que juegan a la especulación económica con vidas humanas, por que para ellos las muertes de seres humanos, a consecuencia de sus actos, son daños colaterales, o sea, son daños necesarios para obtener unos cuantiosos beneficios.
Es necesario que en estos momentos no bajemos la guardia y no seamos pasto de la irracionalidad colectiva y nos mantengamos firmes diciendo NO a la guerra, ni a la muerte de más compañeros nuestros por los intereses viles y ruines de unos cuantos integristas sin escrúpulos. Levantémonos por la libertad del ser humano, por la justicia social y contra la opresión, los que lo hagamos nos veremos en los mismos frentes y en las mismas trincheras unidos contra aquellos que lo único que pretenden es sojuzgar y esclavizar a la humanidad sea cual sea su raza y sea cual sea su color por incrementar su poder.

M. Vicent Subir


Entrevista con Mumia Abu-Jamal

Acabo de volver de una visita con Mumia Abu-Jamal. Ha sido una visita extraordinaria con un hombre extraordinario.
SCI Greene, la cárcel que retiene a Mumia, alberga a 1.600 presos. La prisión consiste en una serie desperdigada de edificios de un piso, conectados por largos pasillos y rodeados por dos enormes vallas cubiertas de alambrada. Hay también alambrada a varios metros pies por debajo del suelo, para prevenir que los presos se escapen haciendo túneles. En los siete años que la prisión lleva abierta, ningún convicto ha escapado nunca.
La cárcel está construida en una parcela de tierra plana en medio de una región montañosa en la esquina sudoeste de Pennsylvania, en el viejo pueblo minero de carbón de Waynesburg. La mayoría de los mineros del área fueron despedidos de sus trabajos durante la era Reagan, y el nivel de desempleo es tremendo. Ahora la principal industria de la región es la penitenciaría de máxima seguridad SCI Greene. La mayoría de los carceleros son campesinos blancos de Pennsylvania; la mayoría de los presos son afroamericanos de cientos de kilómetros más lejos, Filadelfia o Pittsburg. Es un modelo de cárcel privada de los 90 y principios del 2000. En vez de extraer carbón negro, el nuevo producto es de hombres negros.
Después de completar el papeleo y pasar por el detector de metales, esperas a que la primera puerta electrónica se abra, y entonces atraviesas el umbral del terror. Puedes mirar afuera por las ventanas del vestíbulo que vas bajando, y ver el punto donde atraviesas la valla cubierta de alambrada, lo que quiere decir que ahora estás en el Interior. Clark Kissinger me había prevenido con cierto misterio que me asegurara que no iba a la prisión sólo, y que me asegurara de que quienquiera que fuera el que estuviera esperando por mí tuviera un número de contacto, por si desaparecía al estilo guatemalteco. Así que fue un momento realmente extraño cuando finalmente crucé aquel umbral. Pensé "mi destino está ahora en las manos de un tío que espero que un día abra esa puerta para que pueda volver. Pero ahora mismo eso no está bajo mi control". Y esa es una sensación muy, muy aterradora. En cada punto de control, le enseñas a un carcelero detrás de un cristal a prueba de balas tus papeles, y te dejan pasar por el siguiente intervalo de puertas aterradoras. En los confines más profundos de la prisión se encuentra el corredor de la muerte.
Pasé a través del área de la sala de espera, y entré a la sala de visitas, donde por fin, a través de un grueso cristal, conseguí encontrarme con Mumia.
La cosa más sorprendente de toda esta experiencia fue lo vital, despierto, inteligente, con sentido del humor y libre que parece Mumia Abu-Jamal después de pasar 23 horas diarias durante casi 20 años en una celda más pequeña que el cuarto de baño típico. Hablamos durante dos horas sobre asuntos de importancia grande y pequeña, y nos tratamos como viejos amigos que hace tiempo que no se ven. Mumia permaneció esposado durante toda la visita.
La noche antes de visitar a Mumia, llamé a J.K. y le pedí que pusiera un mensaje en la página web de Rage preguntando si alguno de nuestros fans quería mandar mensajes a Mumia. Lo que siguió fue una avalancha increíble de sentimientos y buenos deseos de los fans de Rage Against the Machine, en un intervalo muy corto de tiempo. Desde Serbia, Irlanda, Canadá, Australia, Inglaterra, Alemania, incluso desde la Filadelfia de Mumia, los mensajes de apoyo fueron llegando. Por desgracia, me avisaron con antelación de que no podría traer los mensajes, ni siquiera leérselos a Mumia. Así que apunté alguno de los mejores en un pedazo de papel y lo introduje clandestinamente en la sala de visitas. Según desdoblaba el papel, estaba seguro de que alguna cámara secreta me estaría grabando y que pronto me llevarían. Pero me las arreglé para llevar alguno de vuestros mensajes palabra por palabra y Mumia se quedó tremendamente conmovido por los sentimientos expresados por los fans de Rage.
Está claro que este hombre, a través de su lucha, ha influido en muchas de nuestras vidas, y como escribió una persona, Mumia ha ganado ya la guerra, incluso aunque ellos hayan podido ganar una batalla ocasional, porque él ha encendido una chispa de la que miles nacerán y lucharán contra la injusticia.
Mumia y yo hablamos de muchas cosas, incluyendo varias de los artículos que ha escrito recientemente. Hablamos del heroísmo del revolucionario americano Tom Paine y de cómo fue el Che Guevara de su época, luchando contra la injusticia en las colonias americanas, en Gran Bretaña, y también en la Revolución Francesa. Una de las cosas que Thomas Paine escribió -y que fue rechazada por alguno de los Padres Fundadores que pertenecían a la aristocracia propietaria de esclavos- era sobre la importancia de una red de seguridad social, que aparte de garantizar la vida, la libertad y la consecución de la felicidad, era asegurarse de que no hubiera nadie desamparado o pobre. Hay ecos de aquello hoy, cuando se siguen dando enormes subsidios a las grandes empresas. Se salva a los propietarios millonarios de las corporaciones cuando hay una caída en la bolsa, mientras que la gente de la América rural y de los barrios pobres de las ciudades que no puede alimentar a sus hijos y se ve forzada a encontrar alguna forma de hacerlo, mediante el crimen o la prostitución o lo que sea. Esto es de una injusticia escandalosa porque, como Mumia señaló, no hay miedo más grande, no hay pistola de policía apuntándote, no existe película de miedo, que sea tan aterradora como no traer a casa dinero cuando tienes bocas que alimentar. Y es esa clase de miedo la que manda finalmente a mucha gente a la cárcel, y se perpetúa en una sociedad económicamente injusta.
Hablamos sobre la policía en Filadelfia, y de cómo había respondido de manera muy distinta a tres incidentes recientes. Echaron a una reunión de asociaciones afroamericanas de la calle pija South y los llevaron hacia el gueto. Mantuvieron una actitud de "los niños son como niños, ¿qué vas a hacer?" cuando los juerguistas, en su mayoría blancos, del Mardi Gras saquearon y volcaron coches en esa misma calle unos meses después. Y sobre todo, la policía arrestó y golpeó a cientos de personas en una concentración mixta de razas con diversas orientaciones políticas que querían dar a conocer sus convicciones en la convención nacional del partido republicano. Aquellos que juran servir y proteger, claramente funcionan como agentes para mantener el status quo político y económico por todos los medios necesarios.
Hablamos acerca de la situación legal de Mumia, que está cambiando continuamente. Ha pedido al tribunal que le permitan despedir a su actual gabinete legal porque uno de los abogados más jóvenes estaba a punto de publicar una exclusiva detallada sobre el juicio de Mumia, mientras está entrando en una de sus etapas más críticas. Él siente que hay un tremendo conflicto de intereses, e intentará manejar sus propios asuntos legales durante el resto del proceso.
Hablamos sobre historia. Por nuestro sistema educativo y cultura de consumo, la historia se presenta a los chavales como nada más que estadísticas -fechas, hechos, y el comportamiento militar aberrante de los hombres blancos- y cómo esto es uno de los mayores crímenes de nuestro sistema educativo, que a la gente joven no se le enseña que ellos mismos son agentes históricos.
No se establece una relación entre aquellos que han luchado y conseguido un cambio progresivo, radical, e incluso revolucionario en el pasado, y la gente joven de hoy. Mumia puso el ejemplo de Harriet Ross, una esclava que un día se hartó. Estaba escondiendo a un hombre joven que iba a ser golpeado por su dueño. Ella se enfrentó con uno de los propietarios de esclavos, básicamente enviándolo a la mierda, y entonces marchó hacia la libertad a lomos de una vaca. Esta mujer era la madre de Harriet Tumban. Claramente, Harriet Tumban, una de las más grandes americanas y fundadora del Underground Railroad, conocía su historia. Mumia y yo lamentamos el hecho de que las mujeres jóvenes hoy ven en gente como Gisele, o Christina Aguilera o Destiny's Child modelos a imitar. Esas son las puertas que se dejan bien abiertas y adornadas con luces de neón para que las mujeres sueñen con entrar en ellas, mientras que las puertas de nuestro pasado radical se mantienen ocultas a la vista.
Una de las cosas más impresionantes de Mumia es que no busca compasión. A mí me parece que el infierno en la tierra que es el corredor de la muerte no ha dañado su espíritu en lo más mínimo. Señaló que Amadou Diallo [N. del T.: hombre negro asesinado por la policía en Nueva York] no estuvo en el corredor de la muerte, y aun así encontró su final como un "hombre libre". Este mensaje me impactó realmente más tarde aquel mismo día cuando me enteré por mi madre de que un amigo mío de la infancia, Larry Jones, un hombre negro en la flor de su vida, había muerto por sobredosis de droga aquel día, en su cumpleaños. Se había enfrentado con la clase de desesperanza y las opciones sin salida que uno puede tener en el gueto, circunstancias aseguradas por la injusticia social y económica. Larry Jones no estaba en el corredor de la muerte, sin embargo él también encontró su final, en parte, a manos del jodido sistema.
Hablamos de las figuras que habían sido inspiradoras para nosotros, como Bob Marley -a quien Mumia había de hecho entrevistado (y con el que compartió un gran porro) durante sus días como periodista- y Muhammad Alí, y qué inspiración tan tremenda fueron para ambos de nosotros. Eran dos personas que habían encontrado resquicios dentro del sistema. El talento y espíritu de Bob Marley fueron capaces de trascender su raza para traer un mensaje de libertad y solidaridad a lo largo del Globo. Muhammad Alí, a través de su destreza atlética, fue una de las razones principales del fin de la participación americana en la guerra del Vietnam, galvanizando a negros y blancos juntos, con su recordatorio de que "nunca ningún vietcong me llamó "puto negro".
También pasamos un montón de tiempo riendo y haciendo chistes sobre la ironía de que Rage Against the Machine ganase un Grammy, sobre algunos de nuestros gustos musicales, y lo pasamos realmente bien hablando como viejos amigos. Le dije a Mumia que a través del tremendo impacto que él había tenido en la gente a lo largo del Globo, que mediante los increíbles y reveladores artículos que continúa publicando, su lucha continuada contra la corrupción del sistema legal americano, su espíritu efervescente y el hecho de que su voz continúa desafiando y cambiando al mundo, él es una persona mucho más "libre" que cualquiera de nosotros que andamos por ahí en la sociedad, que comemos en un McDonalds, nos atontamos con la televisión por cable y vivimos nuestras vidas sin poner nuestras manos en la rueda de la historia. Con una amplia sonrisa y luz en sus ojos, Mumia se detuvo, me miró (directamente) a la cara y dijo "lo sé".
Cuando el carcelero entró y dijo que mi tiempo se había terminado, presionamos nuestros puños a través del grueso cristal (él todavía esposado), intercambiamos despedidas, amor y respetos y "¡todo el poder para el pueblo!".
Mumia Abu-Jamal es un gran hombre, un gran Revolucionario y un amigo. Continuaremos con la lucha por un juicio justo para Mumia, su liberación final y seguiremos luchando contra la injusticia donde quiera que apunte su cabeza.

Tom Morello Subir


Autogestión libertaria,
el camino de la utopía

Históricamente, el capitalismo es un modo de producción que logró integrar en su lógica todas las instituciones sociales, y en sus valores todas las diferentes culturas, en un proceso de homogeneización sin precedentes. Si en verdad no inventó los mecanismos de explotación y dominación, no es menos cierto que acentuando y separando irreversiblemente los roles sociales, circunscribiendo y empobreciendo la existencia de los productores ya víctimas de mecanismos económicos de expropiación, el capitalismo manifiesta toda la negatividad tanto de la explotación, como de la dominación política y cultural, que se traducen en la creciente alienación de la humanidad.
Las estructuras tecno-administrativas de la empresa capitalista contemporánea se caracterizan por su carácter burocrático y heterogestionario, donde los trabajadores pierden toda posibilidad de control sobre la producción y gestión del todo. De la misma manera, el llamado Estado de Derecho acaba usurpando para sí, o sea para su burocracia y sus especialistas de la representatividad electoral, todo papel decisorio, siendo los ciudadanos meros espectadores a quienes sólo se llama para votar por esas minorías. Pero las elites dominantes también se benefician al convocarnos a "participar" más ampliamente. Ciertas cofradías del management contemporáneo tienen como punto central las virtudes de la participación, cooperación e iniciativa de los trabajadores, rebautizados como colaboradores. Abolir la conflictividad social, principalmente en el aparato productivo, a través de un corporativismo o de un paternalismo feudal, es consigna en boga para la postmodernidad capitalista. Esto llega a su extremo en los proyectos carcelarios de "autogestión" ya implantados en algunos países: ¡Los presos se vigilan a sí mismos!
La autogestión libertaria nada tiene que ver con estas caricaturas. Los valores de autonomía, auto-organización, cooperación, solidaridad y apoyo mutuo fueron históricamente valores opuestos a los del capitalismo, y se manifestaron en el movimiento socialista principalmente en la corriente anarquista. El concepto de autogestión, enunciado a mediados del siglo XX, traduce otro que era central para el socialismo libertario clásico, el de autogobierno, según el cual todos nosotros -sea como ciudadanos o como trabajadores- podemos prescindir de la burocracia y del Estado en la gestión social. Este fue un punto central para el movimiento social durante las experiencias socialistas desde la Comuna de París, pasando por la Revolución Rusa y la Revolución Española. No es una técnica para aumentar la inversión de recursos o los beneficios empresariales gestionando con más inteligencia, ni pretende reglamentar a los trabajadores en líneas de producción -a la manera brutal de Henry Ford o con en el guante de seda del "modelo Toyota"-, incluso porque la automatización y la robótica están liquidando la necesidad de intervención humana directa en la manufactura. La división social del trabajo -y la pseudo democracia representativa- exige la ilusoria participación de todos, principalmente de los de abajo, para obtener dos resultados: creciente productividad y legitimidad, combatiendo la indolencia que es una manifestación socialmente peligrosa. Es suficiente ver lo que acontece con el ausentismo, la baja productividad, el estrés y el sabotaje en muchas líneas de montaje industrial. En el campo político basta imaginar las consecuencias de que los gobernantes se eligiesen con veinte, diez o cinco por ciento de los votos. ¿Cómo legitimar sus discursos y sus políticas?
En los movimientos sociales contestatarios, como opciones de rebeldía ante el Estado y los modos de articulación jerarquizada y despótica inherentes al capitalismo, puede constituirse un modelo de organización asentado en prácticas colectivas e igualitarias y en relaciones de solidaridad y cooperación voluntaria, en resumen autogestionario, configurado por grupos auto-administrados, cooperantes y donde no tuviesen cabida el autoritarismo y la dominación. Ciertamente que esa organización voluntaria y no jerarquizada exige empeño personal, participación y conciencia, al contrario de las instituciones autoritarias que recurren a chantajes, propinas y fraudes. Por esa razón es más difícil y más lenta la creación y desarrollo de formas de organización cooperativas, incluso porque la resistencia a la innovación, la huella de los valores dominantes y la rutina tienden a apartarnos de modos de organización que implican un trabajo arduo y permanente de renovación y compromiso solidario. Siendo así: ¿Será entonces la autogestión -y más aún la autogestión generalizada- una posibilidad real?
Para el anarquismo la respuesta es si, ya que la explotación y la dominación, con la consecuente miseria y alienación, producen resistencias e imaginarios testimoniando el deseo de otra sociedad que exprese otras vías de organización y de relación entre los seres humanos. Ciertamente que la ruta de esa alternativa social no es tan corta y lineal como algunos pensaban, incluso porque la historia nos muestra cuánto está interiorizado en todas las clases y grupos sociales el fenómeno de la subordinación y alienación, mas aún en nuestra sociedad masificada y paralizada por la ideología del consumo y del espectáculo. El individualismo posesivo tiene raíces culturales -y hay quien dice socio-biológicas- profundas y trae como consecuencia explotación, muerte, guerra y alienación, pero como bien demostró Piotr Kropotkin en su libro El apoyo mutuo, y en ningún modo ha desmentido la investigación científica posterior, tanto en el mundo animal como en el humano uno de los factores decisivos de la evolución de las especies ha sido la cooperación entre sus miembros.
La cuestión está en saber hasta qué punto las sociedades humanas son capaces de llevar su proceso de aprendizaje histórico y de recreación de las estructuras sociales; o si la fuerza conservadora de la inercia mezclada con las tramas autoritarias del poder, puede congelar la creatividad e insatisfacción humana que recorre la historia. El camino de la libertad (superación de la dependencia absoluta a la naturaleza y al otro, por tanto construcción de la autonomía), esa senda que los grupos sociales y los individuos buscan a través de la historia, exige el fin de las amarras de la explotación, de la dominación y de la alienación, potenciando una relación auténtica y profunda entre el individuo y los que lo rodean. Tal es el reto que deben superar los movimientos por el cambio, si no quieren perderse en el atajo de las concesiones con que el sistema de poder ha engatusado a sus antagonistas -en el pasado al sindicalismo y los partidos socialistas, hoy a los nuevos movimientos sociales- en la mayoría de los casos convertidos en clientes satisfechos de la explotación y dominación que previamente condenaban.
La organización autónoma -autónoma con relación al Estado, al Capital o cualquier otra instancia de poder autoritario- es la libre asociación por afinidad y también uno de los principales instrumentos posibles para el cambio social. Sólo que esa concepción no pasa por la mera adopción de algunos vagos principios teóricos, sino que impone otras formas de asociación que apuntan desde ahora a un modelo igualitario, autónomo y legitimado ante todos por la acción de todos, un micro-modelo de lo que sería el proyecto de la razón utópica para la sociedad global. Un modelo de participación directa e interactiva (donde la delegación sea hecha teniendo como meta tareas determinadas y durante plazos limitados, respondiendo permanentemente los delegados ante las asambleas y pudiendo ser revocados en cualquier momento), que rechace la burocratización y esclerosis administrativa de sindicatos, partidos y movimientos sociales entumecidos en los formalismos, contribuyendo al enriquecimiento cultural y social de cada participante, creando una cultura alternativa y de resistencia, pilar de las nuevas relaciones colectivas, condición previa para la recreación de la estructura social.
Ese fue el rumbo que comenzó a ser transitado por el movimiento libertario -con sus sindicatos, ateneos, escuelas, colectividades- desde el siglo XIX, interrumpido trágicamente por una convergencia de fuerzas negativas en el primer tercio del siglo XX, pero que actualmente, tras el derrumbe del capitalismo de Estado en Europa del Este y con el capitalismo globalizador neoliberal mostrando su incapacidad ante los problemas humanos esenciales, está en hora de retomar con lucidez y esperanza, siguiendo la huella que Martin Buber llamaba caminos de utopía, que llevan a la autogestión generalizada.

Nelson Méndez Subir


Francisco Ferrer Guardia
y la Escuela Moderna

Uno de los hechos fundamentales que ha forjado el devenir y la evolución de la historia ha sido el concepto de educación, y midiendo la extensión de ésta y su actitud frente a la sociedad se puede ver perfectamente el factor ideológico de la misma. Aquí solo vamos a analizar brevemente el hecho que circunscribe la Escuela Moderna y la figura de Francisco Ferrer Guardia.
En este año 2001 se cumple el centenario de la fundación en Barcelona de la Escuela Moderna, proyecto educativo más avanzado hasta el momento. Para entender el surgimiento de esta escuela tenemos que echar un vistazo general a la sociedad del momento, por donde discurrían los acontecimientos del devenir histórico.
España era a comienzos del siglo XX un país eminentemente agrícola y la zona industrial importante se encontraba en Cataluña, lugar donde la Escuela Moderna vio la luz. Aquellos primeros años del siglo XX fueron convulsos, con numerosas huelgas de todos los sectores. La agitación social comenzó a hacerse notar, así como la recomposición del anarquismo que había quedado bastante huérfano tras la caída de la F.T.R.E. (Federación de Trabajadores de la Región Española) y los fracasos del Pacto de Unión y Solidaridad y de la O.A.R.E. (Organización Anarquista de la Región Española).
En este panorama tan agitado aparece la Escuela Moderna de Barcelona. Su fundador, Francisco Ferrer Guardia, había nacido en Alella en 1859. Allí, siendo joven, conoció las teorías progresistas, alejándose de su primera idea de ser clérigo. Abrazó fuertemente las ideas del republicanismo, sobre todo la rama de Ruiz Zorrilla, y participó en el alzamiento republicano de Santa Coloma de Farnés en 1886. Estuvo también en contacto con los círculos de las logias masónicas, donde conoció a Anselmo Lorenzo, uno de los introductores del internacionalismo en España por la rama bakuninista. Debido a sus actividades políticas se vio obligado a abandonar España y fue en París donde tomo entusiasmo por la pedagogía. Allí conoció un proyecto interesante: el orfanato de Cempuis, patrocinado por el anarquista Paul Robin, donde las enseñanzas impartidas giraban en torno al socialismo anárquico en aspectos como el antiautoritarismo, el internacionalismo pacifista, la emancipación de la mujer y la instrucción integral igualitaria. Todo mirado desde una óptica científica. Ferrer quedó fascinado ante este proyecto y gracias a una herencia a su vuelta a Barcelona pudo cumplir su sueño de abrir una escuela racionalista, situada en la calle Bailén, a la que denominó Escuela Moderna. En ella se quería combatir el analfabetismo que dominaba a la sociedad española, sobre todo entre los sectores obreros. Fue el proyecto mas magno, ya que las sociedades obreras, a través de sus ateneos, ya habían creado escuelas para combatir el analfabetismo. Pero la Escuela Moderna fue un proyecto mas ambicioso. Los puntos básicos de la escuela de Ferrer fueron:
· La ciencia como fuente del saber.
· El juego como forma de acceder al saber.
· La no coerción como generadora de libertad.
· La inexistencia de premios y castigos.
· La coeducación de clases y sexos.
Como es lógico, la Escuela Moderna se aparta del dogmatismo religioso y pretende una educación basada en el laicismo y el humanitarismo, intentado buscar una mayor igualdad, para eliminar a través de la pedagogía la violencia y la explotación. Todas las disciplinas de la Escuela Moderna son científicas, buscando la educación sexual (tema tabú), el trabajo manual entre chicos y chicas sin discriminación.
Para Ferrer el desarrollo humano parte de una tabula rasa y es el entorno lo que va formando a los hombres, y para que éstos crezcan en igualdad necesitan un entorno que predique con el hecho.
Estas son las tareas que la Escuela Moderna se proponía conseguir: un mejor ambiente educativo para la consecución de una mejor sociedad.
Cuando se abre la Escuela Moderna cuenta con 30 alumnos, 18 niños y 12 niñas. Con posterioridad irá creciendo. Para una buena tarea educativa Ferrer se dotó de un buen plantel educativo. Así comenzaron a colaborar con la Escuela Moderna personajes como Odón de Buen o Anselmo Lorenzo. También se daban textos de destacados pensadores libertarios, especialistas en algunos ambientes: Élisée Reclus, Sébastien Faure, Charles Malato, etc. Un libro muy del gusto de la Escuela fue el de Jean Grave "Las aventuras de Nono". Este cuento destinado a los niños intentaba hacer ver desde un plano ético la injusticia de la desigualdad. Junto con todo esto se publicó periódicamente el Boletín de la Escuela Moderna, que mostraba los andares de la escuela de cara al publico en general.
Pero tal proyecto no podía caminar tranquilamente por una sociedad como la española, dominada por la Iglesia y el caciquismo. Calificaron la Escuela Moderna como escuela de ateos, donde salían monstruos anarquistas y no personas. Aprovecharon cualquier cosa para purgar el proyecto educativo de Ferrer.
En 1906 terminó la primera etapa de la Escuela Moderna, merced al atentado perpetrado por Mateo Morral contra el rey de España Alfonso XIII en el día de su boda. Al coincidir que Morral era bibliotecario de la Escuela Moderna y fue ayudado por Nakens, personalidad del circulo de Ferrer, se intentó inculpar como inductor del atentado al fundador de la Escuela Moderna. Pero no hubo pruebas y Ferrer fue absuelto.
A partir de entonces vivió mas fuera que dentro de España, intentando mostrar al mundo su proyecto educativo, que se volvió a organizar.
Llegado el año 1909, Ferrer tiene que hacer un viaje a Barcelona y allí en julio le sorprenden los sucesos de la Semana Trágica. Esta vez el gobierno español, dirigido por el conservador Antonio Maura, logró incriminar a Ferrer sin pruebas y condenarlo a muerte. Su asesinato legal se consumó el 13 de octubre de 1909. (También fueron fusilados por el hecho José Miguel Baro el 17 de agosto y Antonio Malet, Eugenio del Hoyo y Ramón Clemente el 20 de agosto). Hubo grandes protestas tanto en España como en Europa. Otros tomaron el asesinato como algo lógico, como es el caso de Miguel de Unamuno, calificando a Ferrer de mamarracho. Después Unamuno se retractó de lo dicho. Pero Ferrer fue ensalzado como mártir por defender el pensamiento racionalista y científico.
Hoy, cien años después de la fundación de la Escuela Moderna, todavía heredamos hechos, tanto políticos como educativos de aquellos años. Parte de la memoria histórica de este país se ha perdido o se ha querido perder, y hacen que aquellos sucesos tan cercanos en el tiempo, nos parezcan lejanos y sin sentido. Pero nosotros como anarquistas tenemos y debemos levantar alto las enseñanzas y lecciones que tanto la historia en general como la Escuela Moderna y Ferrer en particular nos han dado, para restablecer no solo la memoria sino también los hechos, y basarnos en ellos para la consecución de una sociedad justa.

Grupo Nestor Majno Subir


Casi suena a chiste

Una persona que se llama Resurrección se dedica, en nombre de Dios y de su representante en la tierra, a propagar la religión católica entre los alumnos de un colegio público que (para más inri) lleva el nombre de Francisco Ferrer y Guardia.
En sus prédicas habla de lo que es y de lo que no es pecado, de lo que se puede y de lo que no se puede hacer, dice que lo que une Dios en el cielo no lo puede separar nadie en la tierra y que las relaciones sexuales no pueden mantenerse fuera del matrimonio eclesiástico. Pero la carne es débil y la tal Resurrección cae en brazos de un divorciado. Su jefe, el obispo, la despide alegando que no predica con el ejemplo y que vive en adulterio. La opereta finaliza con el gobierno de Andalucía y los partidos de izquierda defendiendo el supuesto derecho de la profesora a seguir adoctrinando a niños, y a cobrar por ello. Mientras tanto, aprovechando el tirón y entre el público asistente, los delegados de CC.OO. se dedican a recoger firmas de apoyo para los profesores de religión.
Aunque nos fastidie confesarlo, hay que reconocer que el único en toda esta historia que ha actuado con un poco de lógica es el obispo. Los demás no tienen perdón.
La catequista (que eso y sólo eso es, que no profesora) no puede alegar ahora que lo que ella hacía era un trabajo como otro cualquiera, porque no es verdad. Hacía proselitismo. Y para eso, y por ser de su misma cuerda, fue contratada por el obispo.
El gobierno autónomo andaluz es del mismo partido que gobernó España durante catorce años, los mismos que otorgaron ayudas y subvenciones multimillonarias a la iglesia católica, los mismos que impusieron en la escuela pública las clases de religión impartidas por personas delegadas por los obispos pero pagadas con el erario público. Son ellos, y se nota, los últimos responsables de que la religión católica siga enquistada como asignatura en los colegios.
Y los de Comisiones… esos defensores de una escuela pública, una sanidad pública y un transporte público que llevan a sus hijos a un privado, tienen iquimesas o adeslas y cogen el coche hasta para comprar el periódico, esos paladines del pacto y tente tieso, esos imanes de los comités sindicales y de la delegación, esos recogedores de firmas…
Pensamos que la enseñanza de la religión, de cualquier religión, no puede tener lugar dentro de la escuela pública y en consecuencia no debería haber ningún acuerdo con ningún representante de esas religiones para llevar a cabo esa labor. El que quiera, que vaya a su mezquita, a su iglesia o a su sinagoga y que pague con su dinero el mantenimiento de las mismas y de sus clérigos y maestros.
No tenemos nada en contra de Resurrección en cuanto a persona pero sí en cuanto a la forma que tiene, o tenía, de ganarse la vida. No nos importa en absoluto su despido y, puestos en gastos, proponemos que sean despedidos todos los profesores de religión. Al fin y al cabo sólo se perderían unos puestos de trabajo pero a la postre se ganaría en salud mental y en libertad para los alumnos.

Pandora Subir


I Feria de la Distribución
y Edición Libertarias

Con una introducción sobre los motivos para organizar este evento, una pequeña disertación sobre la labor que cada uno de los colectivos desarrolla habitualmente y la presentación del proyecto de revista que los compañeros/as de Acrateia, desde Villaverde, están pariendo, dio comienzo, el pasado 19 de octubre del 2001 en los locales de la CNT madrileña, la I Feria de la Distribución y Edición Libertarias.
Organizada por la Fundación de Estudios Libertarios "Anselmo Lorenzo", la Librería "Buenaventura", el Grupo Anarquista "Albatros" y las Distribuidoras "Sur Libertario", "MalaMente" y "Sin Tregua", cumplió las expectativas de esta primera edición, tanto en el apartado de contactos e intercambios entre distribuidoras, como en el de exhibición y venta de material editado, así como en el de actividades culturales. Nació con voluntad de continuidad y crecimiento, por lo que en próximas ediciones necesitaremos un espacio mayor, más facilidades para el acceso de gente de la calle, potenciar la participación de editoras y distribuidoras, los debates sobre los problemas que enfrentan estas experiencias autogestionarias y las posibilidades de cooperación, así como ampliar las actividades culturales que surgen desde nuestros medios como arma de combate contra la ignorancia y el amodorramiento de esta sociedad autoritaria.
Reseñar el interés de las actividades culturales, que no solamente fueron de una calidad notable, si no que despertaron una importante expectación y concurrencia, exceptuando el concierto de Salvador Amor que, al estar programado lejos de la Feria (en Villaverde), estuvo más flojo de asistencia, aunque con igual calidad. Hijo y nieto de cantautores, su actuación nos demostró que sigue los pasos de su padre Rafael Amor, que le acompañó en un tema y otro en solitario, no solo como cantor y poeta si no como simpatizante de nuestras ideas y colaborador de nuestras actividades, en un escenario donde Rafael ya había cantado antes de él naciera. El sábado, aún siendo por la mañana, la sala casi llena pudo disfrutar de una lección de interpretación teatral con el monólogo creado por el actor cubano Justo Salas sobre un texto de Onelio Jorge Cardoso, titulado "Un brindis por el Zonzo". Por la tarde del mismo sábado día 20 y con la sala rebosante, un compañero de la CNT, Juan Antonio Mendo, currante y actor, nos hizo reír y disfrutar con el alocado texto de Charo Solanas, "Un problemilla" y el domingo por la mañana, tras la presentación de un libro/folleto de Goliardo Ceibe, pudimos escuchar sus peculiares poesías leídas/interpretadas por él mismo, incluyendo sus explicaciones, comentarios y aún ampliaciones que igual nos proponen remedios para curar la gripe que nos ilustran sobre la necedad del borbón. Demian Ortiz, concluyó la "matiné" poética con un poema para Edu, tras pasar por un canto/maldición de su profe más indeseable o la soledad curada por su chica.
En fin, una experiencia no exenta de ausencias, tensiones y errores, pero tan prometedora que, ya, estamos pensando en la segunda edición.

Grupo Albatros Subir


 

Apuntes sobre una
guerra imperialista

Estado agresor global

¿Qué ha pasado en EE.UU.?
Una hipótesis...

Entrevista con Mumia Abu-Jamal

 

Autogestión libertaria,
el camino de la utopía

Francisco Ferrer Guardia
y la Escuela Moderna

Casi suena a chiste

I Feria de la Distribución y
Edición Libertarias