PERIODICO ANARQUISTA
Nº 154
             MAYO 2001

 

SECCIONES

  

Portada

 

Nuestro periódico

 

Tablón

 

Números
anteriores

 

Suscripciones

 

Conctacta con nosotros

 

Sitios de interes

 

Documentos
de la I.F.A.

 

 

 

 



[NUESTRO PERIODICO] - [TABLON] - [Nos. ANTERIORES] - [SUSCRIPCIONES] - [CONTACTA] - [SITIOS INTERES] - [DOCUMENTOS IFA]
Portada

 

Primero de Mayo

Una vez más va a celebrarse el Primero de Mayo con manifestaciones por todo el país; manifestaciones que, en la mayoría de los casos, más parecen procesiones religiosas con sus cofrades y santones que expresiones de la rabia obrera. Porque, con el paso de los años, lo que debía ser una jornada de agitación revolucionaria mundial, ha sido convertido por los dirigentes de los sindicatos reformistas en una mera afirmación de su espíritu de entrega a la patronal y al Estado. El objetivo es sepultar cada vez más en el olvido la gesta de los trabajadores anarquistas de hace ya 115 años. Pero, ¿qué sucedió en esa fecha?
En 1886 se decide en Chicago (EE.UU.) realizar una huelga general el primer día del mes de mayo para conseguir la jornada de ocho horas. La patronal responde con una represión feroz y la policía, siempre a sus órdenes, colabora de una forma especialmente asquerosa: hace estallar varias bombas en un mitin anarquista y culpa de los muertos y heridos a los oradores. El resultado es el ajusticiamiento en la horca de varios anarquistas. Nace por ello el día internacional de lucha obrera en recuerdo de los mártires de Chicago y por la jornada de ocho horas. La represión que se desató en el contexto de estas luchas obreras buscaba impedir que los trabajadores alcanzaran sus reivindicaciones y, sobre todo, frenar el avance que las ideas anarquistas estaban experimentando en el seno de la clase obrera y de su exponente organizativo: la Asociación Internacional de los Trabajadores (A.I.T.).
A pesar de la represión sufrida, ha sido la lucha la única forma eficaz que ha tenido y tiene la clase trabajadora par conseguir sus reivindicaciones. Esto lo tienen muy claro las fuerzas del Estado y del capital y, por ello, combaten a sangre y a fuego todo lo que signifique acción directa de los oprimidos contra sus opresores. De igual forma, crean toda una tropa de traidores a su servicio dentro de la clase obrera: sindicalistas profesionales y sus acólitos que tratan por todos los medios de yugular las reivindicaciones obreras imponiendo pactos, comités, convenios y demás zarandajas para atontarnos.
Los anarquistas rechazamos lo que desde el poder se nos trata de imponer: no participamos en el reparto de migajas que suponen las elecciones sindicales y la existencia de liberados y profesionales del sindicalismo, que están más cerca del patrón que del trabajador.
Creemos que el Primero de Mayo debe ser una jornada de afirmación revolucionaria donde los trabajadores manifiesten sus anhelos de libertad. Por ello salimos a la calle con el resto de trabajadores de la Confederación Nacional del Trabajo (sección de la A.I.T.), único sindicato verdaderamente revolucionario, donde las decisiones se toman entre todos y donde no hay profesionales ni dirigentes.
Los anarquistas no pedimos más pan y menos horas de trabajo: luchamos por la transformación de la sociedad desde sus cimientos, una sociedad de seres libres, iguales y solidarios. En una palabra, la anarquía.

Grupo Albatros Subir


Asociación por la Libertad
y la Igualdad en las Aulas

Es bien sabido que todo sistema de poder necesita de un sistema educativo y de enseñanza que forme a la gente a la medida de lo que los poderes de ese lugar y ese momento necesitan. Es decir: la organización económica y política de cualquier Estado (o proyecto de Estado) determina siempre cómo se va a educar, cómo y qué se va a enseñar a la población. ¿Por qué es esto así? El objetivo siempre es el mismo: adormecer conciencias; conseguir que todos los individuos acaben aceptando el orden social imperante para que las élites dominantes sigan gozando de sus privilegios de siempre.
A todo lo largo y ancho de la Historia siempre ha sido así. Actualmente, también los "medios de comunicación" (que, en realidad, son medios de formación de masas) se encargan, en buena medida, de esa tarea. Pero la organización de la educación, la instrucción y la cultura es uno de los pilares básicos que cualquier régimen político y/o económico desea controlar y poner a su servicio.
Y la organización social hoy imperante en España tampoco escapa a esta regla: al ser un sistema considerado "democrático", el Estado español y los poderes fácticos que lo sustentan (capitalistas, partidos políticos, policía, Iglesia, empresas de comunicación...) deben poner todo su esfuerzo en hacer creer a la población que viven en el mejor de los mundos posibles y que es una locura y está condenado al fracaso cualquier intento por transformar la sociedad y por repartir justamente la riqueza y el poder de decisión. Para mantener su situación de privilegio usan el discurso de que "todo está bajo control, aunque haya algunas disfunciones que siempre se podrán corregir", y organizan un paripé en el que aparentan dejarnos participar "democráticamente", cuando la realidad es que todo está atado y bien atado, y que las leyes por las que, aparentemente, se nos dejaría incidir en la vida pública están llenas de trampas y siempre nos llevan al punto de partida: el atontamiento generalizado.
A pesar de las apariencias, y si rascamos un poco, enseguida encontramos cuáles son los valores que imperan y qué cosas se fomentan en los centros de enseñanza (desde la guardería hasta la universidad) en este país: competitividad, violencia psíquica (a veces, física), autoritarismo y sometimiento a las leyes imperantes, falta de libertad, desatención de los más necesitados, hacinamiento en las aulas, etc., etc., etc. Todo esto, además, culminado con la guinda de que aquí, si eres un "espabilao", se puede hacer negocio con todo, ¡hasta con la educación! Y ahí tenemos la aberración que supone la escuela privada.
¿Participación? Las asociaciones de alumnos y las Asociaciones de Madres y Padres (A.M.P.A.s) son meras comparsas de todo este engranaje en la inmensa mayoría de los sitios... y al díscolo se lo acaba "convenciendo" o apartando. ¿Y qué decir de los Consejos Escolares? Aparecen como un instrumento más para hacernos creer que participamos y que podemos incidir en los problemas, pero, en realidad, son la correa de transmisión de la autoridad competente y del entramado de leyes, reglamentos y disposiciones que hay por encima para que no se pueda hacer nada positivo cuando hay una situación que resolver.
Bueno, y, ante todo esto, ¿qué podemos hacer? Las cosas no son fáciles, sin embargo...:
-Hay, aún, gente que consideramos que la educación y la cultura no deben limitarse a un período de la vida ni a una minoría social; que ambas -educación y cultura- deben fomentar la autonomía personal, desarrollar la capacidad creadora de cada uno, fomentar el espíritu crítico y analítico, enseñar a relacionarnos en la cooperación entre iguales y no en la competencia y la rivalidad, crear conciencia social...
-Todavía hay gente que creemos que con la educación, la enseñanza y la cultura no se debe hacer negocio; que no debe haber separación entre escuela y trabajo; que los centros escolares tienen que estar en estrecha relación con la sociedad, así como fomentar iniciativas de solidaridad; que no sean lugares de adoctrinamiento religioso, político o militar; que deben estar óptimamente abastecidos humana y materialmente; que en sus aulas no debe haber hacinamiento; que la participación en el centro escolar debe ser real y no ficticia; que la escuela sirva para desarrollar seres libres y solidarios...
-Y, aún, hay personas que consideramos que el autoritarismo y la represión -en sus múltiples formas- no son buenos personal ni socialmente, porque ayudan a crear seres frustrados, sumisos, violentos y con un nivel bajísimo de autoestima; que pensamos que la resolución de conflictos debe afrontarse desde el compañerismo y sin violencia; que el aprendizaje en la escuela debe responder a las necesidades reales del individuo y que el ritmo de aprendizaje sea el adecuado para cada persona; que no hay tontos y listos, sino personas con capacidades y habilidades diferentes; que todos podemos aprender de todos; que a la hora de hablar todas las opiniones son importantes y deben ser escuchadas y tenidas en cuenta; todos los integrantes de lo que se llama "comunidad escolar" (alumnos, padres, tutores, profesores, personal no docente) merecen que no se atente contra su dignidad y ser respetados recíprocamente.
Por todo esto, que nos parece vital, hemos creado la Asociación para la Libertad e Igualdad en las Aulas (A.L.I.A.).
En A.L.I.A. no hay jefes ni grupos dirigentes. Nuestras decisiones las tomamos en asambleas y reuniones de coordinación desde la igualdad y la libertad de sus componentes.
No somos un A.M.P.A. al uso (aunque en A.L.I.A. puede haber padres y madres), no somos una asociación de alumnos (aunque en A.L.I.A. pueden asociarse estudiantes), no somos una institución pedagógica (aunque aquí puede haber profesionales preocupados por la educación), no somos un sindicato de profesores (aunque aquí puede haber enseñantes)... A A.L.I.A. puede asociarse cualquier persona que comparta, en líneas generales, los criterios expresados en este escrito, que piense que ya va siendo hora de que nuestra educación deje de estar en manos de los poderosos y de gente sin escrúpulos y que crea que las cosas pueden cambiar si nos lo proponemos.

A.L.I.A. subir


Ningala, ningala

La Asociación Cultural Anarquista de Melbourne (Australia) y el Comité de Apoyo de Tarrasa (España), con la cooperación de aborígenes australianos afines, están desarrollando un proyecto, denominado Ningala Ningala (Hambrientos de Tierra), que pretende ser la primera Embajada Cultural Aborigen, con el doble objetivo de mostrar, fuera de Australia, la situación represiva y las condiciones de dominación que llevan soportando desde hace más de 200 años, así como su cultura, interrumpida, prohibida y represaliada desde la invasión europea.
Con la intención de darle un importante empujón a este proyecto (con sede en Tarrasa), estuvo en España, haciendo una pequeña gira organizada por la C.N.T. de varias localidades, Lionel Fogarty, poeta y escritor aborigen, pero sobre todo luchador por la dignidad de su pueblo, que participó en la ocupación del Parlamento australiano hace algunos años. En Zarauz, Villaverde, Zaragoza y, por supuesto, Tarrasa, dio conferencias-debate, entrevistas en radio y televisión, etc. En Madrid, se manifestó, junto con algunos compañeros y compañeras de la C.N.T., delante de la Embajada australiana, algunos de los cuales le acompañaron en la entrevista que mantuvo con el embajador, exigiendo al gobierno la devolución de sus tierras y un trato de igual a igual con su gente. Con banderas aborígenes (por cierto, rojinegras con un sol en el centro), Lionel explicaba a los transeúntes y curiosos, traducido por un compañero cenetista, las reivindicaciones de su pueblo y la represión sufrida, así como el proyecto de Embajada Cultural, amenizándolo con cantos aborígenes.
Desde la Embajada Cultural se promoverán otras giras, tanto de denuncia como de exposición de su cultura, pero tendrá también algunas aplicaciones prácticas, como la expedición de un pasaporte para visitar las zonas aborígenes y que servirá, además, para reconocer a los legítimos pobladores.
Su pretensión es que las relaciones se desarrollen entre los pueblos (entre las tribus), al margen de los gobiernos, lo que hace especialmente interesante esta iniciativa, que será la primera Embajada Cultural Aborigen.

Para más información:
Bonnie Zuidland (Australia): bazuidland@students.latrobe.edu.au;
Jorge García: jorge@aberingi.com;
Rosa López (España): rellinars@eresmas.com

Subir


La Barraca: local del pueblo insumiso

La historia de La Barraca es casi tan larga como la del barrio madrileño sobre el que se asienta: Moratalaz.
Allá por el año 1972, este barrio, que casi no disponía de asfaltado ni de alumbrado público, y con fuertes carencias en transporte, educación y sanidad, se empieza a poblar por su zona más oriental de familias realojadas que venían expropiadas y deshauciadas de zonas del barrio vecino de Vallecas. Es, pues, para esta zona, la de menos recursos económicos, para la que ese año se levanta un barracón prefabricado en la calle Hacienda de Pavones con la intención de que sirva de "parroquia provisional".
A partir de entonces, este recinto se convierte en lugar de encuentro para la gente más socialmente comprometida de la zona. Asambleas de trabajadores, partidos políticos de izquierda y asociaciones de vecinos de funcionamiento asambleario se dan cita allí, lo cual no pasa inadvertido para las autoridades franquistas que, en más de una ocasión, realizaban redadas en la "iglesia" (hasta que, en los años setenta y muchos, la Asociación de Vecinos no dispuso de local, estuvo realizando muchas de sus asambleas aquí).
Con la llegada de la "democracia", los problemas del barrio empiezan a ser de otra índole y temas como la droga y la marginación comienzan a castigar con virulencia esta zona. Es por esto que un cierto número de personas inicia, alrededor de este local, un trabajo con jóvenes marginales y una labor de alfabetización de personas adultas que con el tiempo da lugar a la Asociación Cultural Barbecho.
Pero el trabajo en otros terrenos tampoco se deja de lado y, en los años de las movilizaciones anti-OTAN, el barracón se convierte en uno de los puntos fuertes de oposición antimilitarista. Fruto de ese legado surgirá después la Asociación Cultural Pacifista de Moratalaz.
Es a principios de los 90 cuando llega a su fin como parroquia "Nuestra Señora de Gracia", ya que, con el paso del tiempo, habían sido construidas otras en el barrio, algunas sospechosamente cerca del barracón, supuestamente para, con el tiempo, acabar con las actividades que se realizaban en el local rebelde. Comienza, pues, la historia de La Barraca, como ya era conocida por los vecinos.
Gracias a la mediación de Pepe, el antiguo cura, el local es cedido de palabra, la mitad como hogar de ancianos a la Asociación Ramón y Cajal (una de las primeras que se constituyó en el barrio con la aportación de compañeros mayores, algunos de los cuales militaban en la C.N.T. -un recuerdo aquí para los hermanos Julián y Basilio Alcolea, ya fallecidos-) y la otra mitad a los diferentes colectivos sociales que funcionaban a su alrededor.
En estas fechas, jóvenes del barrio con distintas afinidades ideológicas dan lugar al K.L.A.S. (Kolectivo Libertario Autónomo y Solidario) que comienza a trabajar en los nuevos movimientos sociales emergentes por aquellos años: insumisión, ocupación, etc., así como en otras cuestiones sociales que se daban por el Madrid de aquellos tiempos: ley Corcuera, subidas del transporte público, represión y tortura, anticapitalismo, impulso a unas fiestas populares en el barrio, campañas contra la heroína como factor desmovilizador de la juventud (y que se llevó por delante a algún compañero -¡hasta siempre Víctor!-) ...y muchas otras actividades sociales al margen de las instituciones. Son, precisamente, personas de este colectivo las que hacen una llamada para montar las Juventudes Libertarias de Madrid, que empezarán a funcionar en esta ciudad a partir de febrero de 1992 después de una asamblea que se celebró, precisamente, en La Barraca. A raíz de esto, funcionarán en Moratalaz varios grupos de las "julis" que se coordinarán bajo el nombre de Anarquistas de Moratalaz.
A partir de la segunda mitad de los años 90, el local se abre a gente con diferentes inquietudes: artísticas, pedagógicas, etc., siguiendo con la línea histórica de La Barraca de acoger a aquellos grupos, actividades y personas que no tenían cabida en ningún otro espacio de Moratalaz (por desgracia, todos los locales seguían y siguen controlados por el poder político, económico o religioso, o por organizaciones pseudoinstitucionales). En ningún momento se interrumpe el espíritu asambleario con el que siempre funcionó La Barraca.
Durante el último año, en la Asamblea de La Barraca hemos participado la Asociación de Ocio y Tiempo Libre "La Chincheta", el Colectivo Libertario "La Barraca", los grupos de teatro "Teatrofilia" y "Atakines", el Colectivo de "Adictos al Pin-Pon", las publicaciones El Tiraka y Ecos de Utopía, un grupo musical, un grupo de juegos de rol, un pintor, un grupo de danza y un grupo de malabares, además de la Asociación de Personas Mayores Ramón y Cajal.

Quieren derribar lacultura popular
Desde principios de este año 2001 y después de que durante más de una década el número de amenazas de desahucio haya sido incontable (tantas que ya no les hacíamos ni caso), parece que, esta vez sí, nos había tocado la china. El arzobispado de Madrid, propietario legal del solar donde se asienta La Barraca, había llegado, fiel a su política de especulación urbanística, a un acuerdo de permuta de terrenos con el ayuntamiento de Madrid (siempre fiel, también, a su historia como especulador urbanístico y como represor de los movimientos sociales) en la que, entre otros, se incluía el de La Barraca. El arzobispado debe, por tanto, realizar la obra de derribo, para lo cual obtiene la licencia en el mes de enero. En ningún momento, representante alguno de la iglesia se puso en contacto con los grupos que allí funcionábamos y, sólo a través de terceras personas, llega a nuestros oídos la "obligación" de marcharnos.
Desde un primer momento, la Asamblea de La Barraca decidió no moverse del local e iniciar una campaña de información en Moratalaz a través del reparto de propaganda, recogida de firmas, realización de jornadas culturales y concentraciones en la plaza más concurrida del barrio.
Además de esto, y teniendo en cuenta la especial situación de La Barraca -diferente al "clásico" local okupado, ya que nosotros todavía no estamos denunciados como usurpadores- decidimos abrir contactos con las instituciones implicadas en los que, siempre en primer lugar, hemos presentado con fuerza nuestra intención de continuar con nuestra actividad en La Barraca, pero en la que dejamos una puerta abierta a abandonar el local siempre que dispusiéramos de otro de similar capacidad, en el mismo régimen (cesión en la que sólo afrontemos el pago de luz y agua) y que esté situado en Moratalaz.
De momento, las respuestas que hemos recibido han sido, más o menos, las esperadas. En el arzobispado nos comunicaron que el mantener el local era algo "jurídicamente" casi imposible, que "comprendían" nuestra necesidad pero que no disponían de locales en Moratalaz para cedernos. En la junta de distrito del barrio nos cuentan lo mismo y nos "animan" a preguntar al Instituto de la Vivienda de Madrid (IVIMA) y a la Empresa Municipal de la Vivienda (EMV) si disponen de locales en Moratalaz. Se realizan nuevos contactos y desde el IVIMA se nos ofrece un local en Vallecas por 70.000 pesetas al mes, lo cual provoca no pocas risas entre los integrantes de esta asamblea.
Mientras estos contactos se realizaban, y a pesar de haber dado su palabra de no hacerlo hasta que tuviéramos una nueva ubicación, el arzobispado intenta, por sorpresa, demoler el local, cosa que es impedida una mañana por la propia gente de La Barraca. Al pedir explicaciones de su actitud, el arzobispado lo achaca a una confusión de tipo burocrático-jerárquico.
Actualmente, desde la Asamblea de La Barraca estamos presionando al arzobispado para que se realice una reunión a tres bandas junto al ayuntamiento, ante lo cual el obispo auxiliar de Madrid ha dicho haberse puesto ya en contacto con el presidente de la EMV para que estudie la posibilidad de cedernos algún local.
Como nosotros no nos fiamos de nadie por muy obispo que sea, seguiremos alerta, haciendo cosillas y preparados para un enfrentamiento distinto en el caso de que no se nos aporte ninguna solución.
Sin más, desde Moratalaz, un abrazo muy fuerte para toda la gente que nos está echando una mano a cualquier nivel. ¡Ah! Estáis invitados a pasaros por aquí: la gente que creáis en la libertad, la igualdad y la solidaridad sois bienvenidos a este espacio autogestionado.
Para contactos:

La Barraca, Apartado 39109 28080 Madrid Subir


Nuevo Credo.es

Creo en el telediario todopoderoso,
informador y forjador de lo bueno
y de los malo,
aunque no siempre quede claro.

Leo la prensa mayoritaria,
ya que es "independiente",
y "defiendo" la libertad de expresión,
aunque lo haga con un condón.

Creo en la democracia
que brinda oportunidades,
aunque consienta desigualdades…

Copio de la burguesía,
que nos enseñó a comer en la mesa,
y a "comportarnos" con cortesía.

Creo que este sistema es el mejor,
ya que puedo comprar y viajar,
y lo pienso apoyar,
aunque las cosas vayan a peor...

Todo esto, por no ir escrito en francés,
te aviso que lo interpretes al revés.

Goliardo Ceibe Subir


Anarquía y ecologismo

El problema principal con cualquier debate sobre el movimiento ecologista es que no existe como un solo cuerpo de ideas. En lugar de eso, tanto individuos como organizaciones sostienen un rango de posiciones desde el anarquismo a través del espectro político hasta las ideas influidas por el fascismo. Cualquier término, ambientalismo, ecologismo, etc. Son definiciones muy vagas de unos amplios cuerpos de ideas y prácticas, probablemente incluso más amplios y más vagos que el socialismo.
Por eso no deberíamos crear una falsa elección entre anarquismo y ecologismo sino más bien deberíamos preguntarnos qué tipo de teoría y acción ambiental deberíamos favorecer los anarquistas y por qué cualquier ecologista también debería ser un anarquista de lucha de clases.
Hay un buen argumento que algunos de los primeros anarquistas, en particular Kropotkin, fueron los creadores de alguna de las ideas de base comunes a la teoría ecologista radical de hoy. Del mismo modo algunos anarquistas de hoy, como Murray Bookchin, tienen una influencia extendida en la teoría ecologista moderna. Esta conexión histórica y actual es probablemente por la que muchos activistas ecológicos radicales ya se definen como anarquistas.
Por otra parte hay gente que se autodenomina ecologista con la que no tenemos nada en común y que nos debería desagradar al igual que otros políticos y movimientos reaccionarios. Un problema importante con el movimiento verde es que los elementos progresistas a menudo fracasan seriamente en distanciarse de los elementos reaccionarios. Esto puede contrastarse con el deliberado distanciamiento insinuado en el lema: "ni izquierda ni derecha sino verde".
Puede lograrse una comprensión simplificada del rango de ideas verdes si imaginamos dos ejes de teoría de protección del medio ambiente y sus prácticas: tácticas de organización (de la acción directa al parlamentarismo de líderes) y motivación (del misticismo misantrópico al materialismo humanista).
La intersección entre las tácticas del líder/parlamentario y el misticismo misantrópico es actual e históricamente inútil en el mejor de los casos y a menudo excesivamente peligrosa por dar cobertura a tendencias políticas profundamente reaccionarias. En Alemania en 1920, por ejemplo, existía una organización de masas llamada Sangre y Suelo que representaba justamente tal combinación. En 1923 su propaganda decía: "En cada alemán tiembla un bosque con sus cavernas y sus barrancos ... es la fuente de la esencia alemana, del alma alemana". Para 1939, el sesenta por ciento de sus afiliados de las principales organizaciones para la "protección de la naturaleza" se había unido al Partido Nazi (comparémoslo con el diez por ciento de toda la población masculina que lo hizo).
En 1942, Himmler usaría el "ambientalismo" como justificación para la anexión de Polonia escribiendo: "El campesino de nuestra estirpe racial siempre ha buscado cuidadosamente aumentar los poderes naturales de la tierra ... y preservar el equilibrio de toda naturaleza. ... Si, por consiguiente, el nuevo Lebensraum () va a convertirse en una tierra natal para nuestros colonos, entonces el planeado acomodamiento del paisaje a lo más cerca de la naturaleza es un prerrequisito decisivo". Esto no es, por supuesto, decir que todos los ecologistas son fascistas, ni mucho menos, pero no puede asumirse con toda seguridad que son automáticamente progresistas.
Secciones del movimiento verde hoy en Alemania han resucitado a alguno de los teóricos del Sangre y Suelo. Esto no se debe interpretar como que todos los ecologistas son o se convertirán en fascistas, lejos de eso, pero debería quedar claro que la etiqueta de "ecologista" no es garantía de política progresista en otras áreas.
El ala del ecologismo que está más abierta al anarquismo es la intersección o combinación opuesta, la de la acción directa y el materialismo humanista. Se basa en la comprensión de que el medio ambiente es importante porque es donde nosotros vivimos. Así es que no podemos escapar a las consecuencias de la degradación ambiental. Esta comprensión se complementa con la acción para proteger el ambiente basada en la acción directa contra la contaminación, etc. antes que confiar en un "impuesto verde" u otras nuevas leyes para salvar la tierra.
Muchos de estos ecologistas ya usan la etiqueta 'anarquista' para distanciarse del respetable reformismo de los partidos verdes. Pero otros han venido al anarquismo porque hay una lógica distinta y poderosa entre ellos y nosotros.
El anarquismo trae al ecologismo una explicación sobre la degradación del medio ambiente, que no es otra que la persecución de beneficios por poderosos intereses sobre los cuales ejercemos poco control en la sociedad actual. Tiene poca importancia para un anarquista si estos poderosos intereses son las clases dirigentes privadas de Europa occidental o los burócratas estatales que previamente dominaron Europa oriental y que todavía controlan grandes secciones de la economía a nivel global.
Para resumir, como anarquistas somos conscientes de que estamos condicionados por el medio ambiente para existir, somos conscientes de que el poder, ya esté basado en la industria o en el Estado, desea destruir grandes territorios para alcanzar más poder y beneficios. Finalmente, somos conscientes de que la única forma de detener al poder es la acción directa contra sus proyectos a corto plazo y un cambio revolucionario de la sociedad a largo plazo.
Sin embargo, hay otro elemento común con el ala radical o progresista del movimiento ecologista. Para muchos, los métodos utilizados también representan una forma de escape a la miseria de la vida diaria bajo el capitalismo. Esta actitud, que a menudo es definida en círculos anarquistas como "primitivismo", es algo que también necesitamos considerar. Las acampadas de protestas de los movimientos anticarreteras en Gran Bretaña e Irlanda representaron algo más que una forma para detener proyectos innecesarios de carreteras y cuestionar las prioridades del transporte. Para muchos también representó un modelo alternativo de cómo podríamos vivir: sin jerarquías y más relacionados con la naturaleza.
Los artículos de prensa que hablaban de estos campamentos a menudo los retrataban como islas de escape al capitalismo donde se intentaba desarrollar una teoría sobre cómo podría ser la gente autosuficiente y, en algunos casos, incluso intentando escapar a la dependencia del Estado del bienestar. Lo de crear colonias para "escapar al capitalismo" no es un fenómenos nuevo, también tiene un paralelismo histórico asociado con el anarquismo. En los años veinte se materializó en EE.UU. un crecimiento en el número de comunas.
Voy a ser crítico con esta tendencia, pero dejadme empezar moderando esta crítica al decir que, como anarquistas, deberíamos defender el derecho de la gente a escoger cualquier estilo de vida que desee bajo la sociedad actual. Y en una futura sociedad anarquista deberíamos aclarar que la gente escogerá vivir en una amplia variedad de formas. Me gustan las ciudades y la diversidad cultural que viene con ellas, así es que ciertamente creo que las ciudades existirán en el futuro, pero también deberíamos aclarar que alguna gente escogerá vivir en comunas mucho más pequeñas, en formas que consideran más en contacto con la naturaleza. Dado que la gente es libre para escoger de qué manera vivir, no sólo no deberíamos tener problema con esto sino que deberíamos desear tal sociedad. Una en la cual la gente pueda moverse entre las diferentes formas de vida y las diferentes comunidades según le satisfaga, sin las desventajas económicas subsiguientes ni la represión política que acompaña tales elecciones en la sociedad de hoy.
Lo que quiero yo criticar, sin embargo, es la idea de que este tipo de elección pueda cambiar la sociedad, o más exactamente, que si todo el mundo hiciera tal cambio de estilo de vida, sucedería una revolución porque el capitalismo ya no podría funcionar.
Fundamentalmente esto olvida la voluntad del capitalismo para obligar a la gente a trabajar. El capitalismo, cuando se ve con escasez de trabajadores tiene pocas dudas en echar a la gente de la tierra y hacerla afrontar la elección de trabajar en la fábrica o morir de hambre. Históricamente esto fue, al menos en un grado, de lo que iban las Enclosure Acts en el siglo XVIII en Gran Bretaña. La división de la tierra en unidades claramente marcadas llevó a decenas de miles de personas, que no pudieron hacer reclamación formal, del campo a las ciudades. Las condiciones en la ciudad de esa época eran horribles, con la tasa de mortalidad excediendo al índice de natalidad.
Hoy presenciamos fenómenos similares en muchos países del "tercer mundo" en donde enormes áreas de tierra están en barbecho mientras los campesinos sin tierras se ven forzados a mudarse a los barrios bajos de la ciudad y ganar a duras penas un sustento en condiciones casi imposibles. Así que no deberíamos olvidarnos de que el capitalismo tiene dientes y que en el pasado histórico y fuera del primer mundo no tiene reparo en usarlos si necesita mano de obra.
Fundamentalmente, muchos trabajadores no tendrán el deseo escoger el estilo de vida asociado con 'el dejarlo todo'. Disfrutamos de las comodidades de la sociedad consumista. Soy un gran aficionado a la Playstation, por ejemplo, y tales artículos sólo pueden ser producidos en avanzadas sociedades industriales. Estoy dispuesto a luchar por una sociedad en la que decidamos qué producir y si los beneficios de la producción pesan más que el daño ambiental causado por la producción. Estoy incluso dispuesto a reconocer que durante un tiempo al menos, podemos decidir que producir estufas de carbón vegetal es más importante que producir Playstations. Estoy dispuesto a luchar por una sociedad en la que la gente pueda escoger sus propios estilos de vida. Pero no voy a luchar por una sociedad que se limita a comunas pequeñas e industria de baja tecnología.
Para finalizar, este es núcleo de un análisis anarquista del ecologismo. En una sociedad donde entre todos controlemos la producción, optaremos por no contaminar o limitar la contaminación a un nivel que pueda ser asimilado. Nosotros también reconocemos la necesidad que hay de luchar contra las actividades dañinas en el "aquí y ahora" y vincular estas luchas con otras para cambiar la sociedad. Defendemos el derecho de la gente a ser diferente aquí y ahora, a escoger su propio estilo de vida, su sexualidad, sus preferencias musicales y cualquier cosa. Esta posición nos hace automáticamente aliados del fin radical del movimiento ecologista, para cambiar de la política de la protesta permanente a la del cambio permanente.

Andrew Flood Subir


Crimen y castigo

Por una extraña carambola, el informe elaborado por una religiosa estadounidense, denunciando centenares de violaciones de monjas y novicias por parte de curas y otros representantes de Dios a ras de tierra, en -al menos- 33 países, ha saltado a las páginas de los periódicos. Nada que no supiéramos. La incalificable moral de la Iglesia católica ha producido aberraciones conocidas desde tiempos inmemoriales, como la del obispo de Basilea que "acumuló" hasta 61 hijos/as.
Su libertina interpretación de los juegos sexuales, que deja a los hippies como aprendices poco avezados, ha servido para documentar obras inmortales de la literatura universal. Si San Bonifacio se quejaba (en el siglo VIII) de sacerdotes que llegaban a tener cinco y más concubinas en su cama o el Consejo Municipal de Zurich promulga en 1493 una severa ordenanza "contra la conducta lasciva en los conventos de religiosas", en nuestros días todos/as hemos sabido de curas que seducen a mujeres casadas o juegan con los genitales de algún/a menor, mientras los jerarcas de la "madre Iglesia" miran para otro lado o premian al tocador con otra parroquia como si no pasara nada.
Pero la denuncia de la yankimonja no se centra en una lamentable moral sexual que disfraza de "sobrinas" a tantas amantes clandestinas de bufones que amenazan con fuegos fatuos -desde púlpitos y aras- a quienes se comporten como ellos lo hacen. La denuncia, ni siquiera se detiene en las orgías consentidas, por más sentimiento de culpa que provoquen en sus mentes enfermas, contaminadas por una moral absurda y un discurso antinatural. La gravedad de la denuncia, y poco parecen reparar en ello los medios de comunicación, es que habla de conductas criminales: violaciones y abusos, abortos clandestinos forzados, marginación de las víctimas y encubrimiento, cuando no prevaricación, de los responsables de perseguir estos crímenes. Las denuncias, que parecen sacadas de una increíble película de terror, incluyen historias como la del sacerdote que copula con una monja a la que hace abortar en un hospital de médicos católicos y el mismo violador, al morir ella, oficia la misa de difuntos.
En fin, la cuestión aquí no enlaza con una Iglesia que predica castidad y se infla a follar, que predica el celibato y convive con "sobrinas", que (también se ha denunciado recientemente) predica pobreza y se forra hasta robando donaciones o exhibiendo groseramente palacios y riquezas. La cuestión aquí enlaza con la Iglesia que bendice guerras y dictaduras, quema herejes y ampara asesinos defensores de la pena de muerte. Por eso no es de extrañar que a sus criminales y violadores no pase de castigarles con un sermón.

Pascual Subir


El anarquismo y la nueva situación

Se habla de crisis del anarquismo y es cierto: el anarquismo está en crisis. Pero no es profunda, porque no lo toca por dentro. Toda la historia del siglo XX nos da la razón. Sólo la metodología está afectada y las perspectivas de futuro están comprometidas. Se ha producido en los últimos años un alud de hechos nuevos que han cambiado los términos de los problemas. Todo debe ser replanteado.
El principal de estos hechos nuevos es que, por primera vez en la historia, está en juego la continuidad misma de la especie y, estaría por decir, de todas las especies. Hay que agregar que este peligro de un helado y polvoriento fin de la historia no puede ser eliminado y va a caracterizar y en cierta forma condicionar toda nuestra historia futura, que se va a desarrollar bajo la amenaza de la muerte colectiva, bien muerte lenta por sed, intoxicación o asfixia, bien repentina por una nueva Hiroshima universal. Esto no invalida nuestra propuesta: al contrario; pero la complica en su aplicación. Creo que es el punto que más habría que estudiar.
Otro de los cambios básicos que se han producido después de la formulación básica del anarquismo, es la pérdida de importancia del proletariado como factor social y económico. El trabajo manual humano se necesita cada vez en menor medida en la producción. La vinculación tradicional del socialismo y del anarquismo con él cambia de carácter. Más que de lucha es de iniciativa y de creación, de ahí la importancia de la autogestión. En este terreno creo que será urgente impulsar la organización de los desocupados y trabajar en esas organizaciones.
Un gran cambio es la informática, que nos ofrece posibilidades nuevas que hay que estudiar y sobre todo experimentar, pero que presenta también nuevos peligros. La "globalización", que es una consecuencia de la informática y que implica una pérdida de poder por parte de los Estados nacionales, contra los cuales se ha dirigido tradicionalmente nuestra lucha, ha cambiado, no sabemos si radicalmente o por corto tiempo, todas las relaciones de dependencia, en favor de grandes formaciones económicas multinacionales, que están adquiriendo un peso político creciente, con ejércitos y jurisdicción propias a modo de grandes feudos transversales.
La emancipación de la mujer ha dado un nuevo perfil a la familia; su irrupción masiva en el campo laboral puede tener una influencia múltiple y aún contradictoria en la estructura social. Interesa influir en sentido libertario en el movimiento feminista.
Otro terreno en que la historia reciente ha cambiado todos los factores del juego es el jurídico. Aquí la nueva tecnología ha realzado el valor de las objeciones de Merlino (escritor italiano que polemizó con el anarquismo a comienzos del siglo XX). ¿Cuál debe ser la actitud anarquista frente a un asesinato para robar órganos? ¿Cómo se defiende en este caso o en casos similares el derecho del más débil?
Frente a este alud de hechos, ¿cuál ha sido la actitud del anarquismo? Donde fue más fuerte, es decir, en España, se ha desmenuzado en una cantidad de tendencias que se odian y se agreden; en los demás países, salvando las proporciones, no estamos mucho mejor. El clima que se crea no es nada favorable al debate interno, sereno y fraternal que tanto necesitamos. Para ello, lo primero es no poner nunca en duda -sino con razones serias y probadas- la buena fe, sinceridad y buena voluntad de quienes discrepan de nuestro punto de vista, pues sin este criterio básico no hay discusión posible y tampoco es posible ninguna sociedad libertaria.
Yo no pretendo dar aquí soluciones, sino promover el debate. Sólo reitero lo que siempre sostuve: que independientemente de su realizabilidad, el anarquismo es una meta, pero también un camino, y es esencialmente como tal que tiene su función y su importancia: es una realización continua en nosotros y alrededor de nosotros. Agrego ahora que, a la luz de la nueva situación, la importancia de lo parcial y circunstancial aumenta y las esperanzas de una victoria completa disminuyen. Se acentúa indudablemente la precariedad de toda situación, lo que obliga a mantener la tensión de la lucha incorporándola a nuestra visión de futuro, abandonando la idea -que siempre fue ilusoria- de la revolución social como resolución a todos los problemas.
La revolución es un accidente histórico que puede permitir resolverlos; pero lo difícil viene después. Por eso creemos que hay que acentuar el carácter creativo del anarquismo, adelantando la experimentación, llevando a la práctica nuestra propuesta a través de estructuras comunitarias y de autogestión.
El movimiento feminista ha ganado prácticamente su batalla ocupando espacios, creando una cantidad cada vez mayor de "hechos consumados", de situaciones por el momento irreversibles, a la vez que se producía en el mismo sentido un cambio en la literatura, en los espectáculos, en las costumbres. Hay que trabajar en todos estos terrenos que han sido demasiado olvidados, recoger todas las migajas de anarquía que hay en el ambiente y aprovecharlas.
El error acaso ha sido el considerar la revolución como previa. Es previa sólo bajo un poder absoluto.
Creo que de todo esto surge una nueva visión del anarquismo, más modesta, menos luminosa, pero más capaz de afrontar los difíciles momentos que se acercan. Es más: la pedagogía libertaria se mantiene como única válida, si queremos luchar contra el mercado, que está entrando en crisis.

Luce Fabbri Subir


¡Parémoslos!

Los compañeros de la Federación Anarquista Italiana nos remiten para su publicación el manifiesto que reproducimos a continuación. En Italia ya ha sido asumido por multitud de grupos y componentes del movimiento libertario.

Del 20 al 22 de julio tendrá lugar en Génova una reunión del G8. Este vértice de los poderosos resume de forma espectacular la tendencia a una concentración a nivel mundial de los poderes económicos y políticos como nunca se había visto.
Los llamados procesos de globalización están continuamente dividiendo el mundo entre pobres y ricos, condenando al hambre a poblaciones de continentes enteros, marginalizando cada vez más estratos de población en el interior de los diferentes países, precarizando cualquier forma de trabajo, eliminando -allí donde existían- cualquier tipo de garantías sociales. Todo en nombre del beneficio y de la acumulación capitalista, sin reglas ni compromisos.
Mientras tanto, se multiplica el control social, tanto en el interior como en el exterior de los Estados: son cada vez más fuertes los aparatos represivos policiales y militares. A todo debemos oponernos.
Hemos sido y somos portadores de un punto de vista antiestatal, no reformistas, internacionalista y de reconstrucción de la unidad y la capacidad de lucha de las clases proletarias y expoliadas. También en esta ocasión debemos remachar:
-La imposibilidad de democratizar organismos políticos y económicos (nacionales o trasnacionales) que tienen como único objetivo la intensificación de la explotación del trabajo y de los recursos.
-La irreconciliación -en este como en otros procesos- de los intereses de los explotadores con los de los explotados.
-La permanencia de las funciones del Estado que, abandonando el control de la economía, mantiene y refuerza el control social, policial y militar.
-La certeza de que los derechos sólo existen sobre el papel y no valen nada si no se apoyan en favorables relaciones de fuerza.
De aquí la necesidad de luchar:
-por la libertad de circulación de todos en un mundo sin fronteras;
-contra el militarismo, la guerra y las cárceles;
-por una reducción generalizada del horario de trabajo;
-y, sin proponer el modelo de bienestar que ha significado la estatalización del movimiento obrero, por la defensa de las garantías sociales adquiridas, por la consecución de una calidad de vida digna para todos.
En esta línea queremos proponer una serie de acciones en oposición al G8 en las que el movimiento libertario pueda expresar la consistencia y la fuerza de sus razones.
Proponemos por ello:
-una manifestación de ámbito nacional en Génova el sábado 4 de junio, para garantizar presencia y posibilidad de expresar nuestros contenidos;
-iniciativas coordinadas de movilizaciones locales, en todas las ciudades en que sea posible, para el sábado 14 de julio;
-la declaración, por parte del sindicalismo de base, de una huelga general para el viernes 20 de julio;
-organizar una presencia significativa de matiz libertario durante los días del vértice, sirviendo de referencia a los compañeros que vengan de otras partes de Italia y del exterior. Queremos boicotear el vértice reivindicando en la calle nuestro derecho a manifestarnos libremente y a través de todas las formas de lucha social y de acción directa necesarias para dar visibilidad y concreción a una opción radicalmente libertaria;
-verificar la posibilidad de un encuentro internacional sobre el tema de la globalización en los días inmediatamente posteriores al G8.
Invitamos a todas las fuerzas del antagonismo social que se reconozcan en el espíritu de este llamamiento a participar activamente en la construcción de este proceso.

Subir


Mujeres Libres 1936-1939

Se ha dicho que la historia la escriben los vencedores, pero más importante aún es que la escriben varones que suelen preciarse de realistas, así que ocuparse de unas ilusas mujeres derrotadas pasa por tema de poca entidad como para que los "investigadores serios" se dignen examinarlo. Por ello, en lo dedicado a la Guerra Civil española, el hecho histórico del siglo XX sobre el cual se ha producido documentación más abundante en lengua castellana, la consideración acerca de la Agrupación de Mujeres Libres (MM.LL.) y su significación en el proceso social ibérico de aquel período normalmente está excluida del todo, cuando más reducida a escuetas menciones o al limbo de las notas al pie de página, a pesar de que se trata nada menos que del primer movimiento feminista radical de masas en el ámbito iberoamericano, precursor en la lucha por reivindicaciones que 65 años después conservan plena vigencia, con el mérito extraordinario de iniciar con coraje la construcción de utopías en medio de un enorme atraso social y cultural del cual la mujer era víctima por excelencia.

Las raíces de MM.LL.
Desde su fundación, ocurrida en 1910, la Confederación Nacional del Trabajo -C.N.T., central sindical orientada por el anarquismo y fuerza fundamental en el movimiento obrero español- había reconocido el derecho de las mujeres a su libertad económica y a salario igual que el hombre, pero poco o nada se planteó por mucho tiempo como iniciativas de lucha específica en relación a ellas, pues apenas es a fines de los años de 1920 y comienzos de los 30 cuando la presencia femenina empieza a asomarse en el mercado laboral hispano. Un puñado de esas primeras mujeres asalariadas se aproxima al anarcosindicalismo y en 1934 funda en Barcelona el Grupo Cultural Femenino, núcleo pionero de articulación femenina en el anarquismo peninsular, que por entonces también anima una importante corriente educativa y cultural que atrae a sus filas a otras mujeres procedentes del reducido sector de las españolas con alguna formación académica (a mediados de los años 30, se estimaba en 90 por ciento el analfabetismo femenino). El objetivo inicial, en ambas vertientes, era alentar a las mujeres a aproximarse al ideal libertario, pero la acelerada dinámica que se puso en marcha con el estallido de la Guerra Civil (19 de julio de 1936), las impulsó a una rápida unificación de esfuerzos y a evolucionar a un planteamiento feminista muy activo, que todavía nos resulta inspirador.
El grupo más maduro política e intelectualmente estaba en Madrid, con la escritora Lucía Sánchez Saornil, la abogada Mercedes Comaposada y la médica Amparo Poch. Desde esa ciudad, el 2 de mayo de 1936, se publica el primer número de Mujeres libres, revista en cuyas trece ediciones se recogerá lo esencial de las ideas que impulsaban a este colectivo y de las acciones que emprendió en medio de las complejas circunstancias de la Guerra Civil, además del esfuerzo para entonces inédito en el ámbito de habla castellana de hacer una publicación donde los textos, el componente gráfico y el diseño era en su totalidad creación femenina. El nombre de la revista también lo tendría la organización específica que constituirán las mujeres anarquistas desde septiembre de ese año en las zonas liberadas del fascismo, aún cuando el congreso que formalizó su fundación ocurrió en agosto de 1937. Para la creación de esta agrupación, las más activas fueron las mujeres procedentes del ambiente anarcosindicalista de Cataluña, como Soledad Estorach, Pepita Cárpena, Sara Berenguer, Azucena Fernández y Concha Liaño, pero no hay que olvidar a otras destacadas animadoras de ese proceso como María Jiménez, Pura Pérez, Suceso Portales y Antonia Fontanillas. El esfuerzo de todas las mencionadas y de muchas otras se tradujo en una organización que afiliaba a un estimado de más de 20.000 mujeres a fines de 1936, con particular presencia en Cataluña, Aragón y Valencia.

Lo específico en las ideas de MM.LL.
El feminismo hispano anterior al nacimiento de MM.LL. era un movimiento que expresaba visiones y objetivos de clase media, con énfasis en el logro paulatino de los derechos políticos, ocupándose poco o nada de la discriminación social, educativa y cultural que padecían las españolas obreras y campesinas. La aparición de este colectivo libertario marca una ruptura con esas limitadas experiencias previas, así como con el esfuerzo paralelo en el tiempo de comunistas, socialistas y fascistas de crear las secciones femeninas de los respectivos partidos, concebidas como correas de transmisión para llevar consignas y órdenes políticas a un sector que en lo esencial debía someterse a la dirección partidista (integrada siempre por varones, si acaso con alguna mujer que aceptara esa dominación de género).
A pesar del apoyo orgánico y la afluencia de activistas procedentes de las otras instancias del movimiento libertario (C.N.T., Federación Anarquista Ibérica -F.A.I.-, Juventudes Libertarias, los Ateneos), desde el principio MM.LL. insistió en funcionar de modo autónomo, sin subordinarse a ninguna de las estructuras previamente existentes, pues se consideraba que la organización femenina separada permitiría una acción más eficaz en los temas que particularmente concernían a la mujer, ya que sólo con la acción femenina autogestionada se podría adquirir la confianza y capacidad para participar como iguales a los hombres en la tarea de construir un mundo mejor. Esto se explicaba así en la revista Mujeres libres: "No luchamos contra los hombres, no pretendemos sustituir el dominio masculino por el femenino. Es necesario trabajar y luchar juntos pues si no nunca tendremos la revolución social. Pero necesitamos nuestra propia organización para luchar por nosotras mismas".
MM.LL. compartía sin duda la estrategia anarcosindicalista de lucha de clases y la visión comunista libertaria de la C.N.T. y la F.A.I., pero entendía que en ese marco cabía desarrollar sus objetivos organizacionales específicos, resumidos en dos consignas: capacitación y capacitación. Lo primero se refería al trabajo educativo, para ayudar a las mujeres obreras y campesinas a superar las enormes carencias de instrucción formal que padecían, lo cual era condición básica para acceder a lo segundo, pues las mujeres que se superaban a través de la educación podrían incorporarse y participar activamente en ese proceso de transformación social profunda impulsado por el movimiento libertario español en las áreas donde tenía predominio (particularmente en Cataluña y Aragón).
Como propuestas para modificar a corto plazo la situación femenina en España, los esfuerzos más insistentes de la Agrupación apuntaron a lo siguiente:
-Sobre el trabajo: La participación de la mujer era indispensable, porque en ello se fundaba la independencia económica femenina. Por las urgencias de la Guerra Civil se aceptó que las mujeres trabajaran en las fábricas, pero MM.LL. no quería simplemente esa función de emergencia, pues propugnaba un derecho definitivo al trabajo. Además pedían comedores populares, guarderías, y que las faenas hogareñas fuesen compartidas.
-Relaciones de pareja: Este aspecto lo vinculaban con la independencia económica, pues sin ésta no es posible construir una relación basada en la libertad. También repudiaban el control y sanción institucional (estatal o eclesiástico) sobre las uniones.
-Prostitución: Sobre este tema hicieron proposiciones originales. Estaban en su contra pero a favor de las prostitutas. Decían que no se podía acabar con la explotación sexual sólo con medidas policiales, pues ello supondría dejar sin trabajo a muchas mujeres. Plantearon que inicialmente debía existir una prostitución liberatoria, con exámenes y tratamientos médico-psicológicos, orientación y capacitación en trabajos sustitutos, ayuda moral y económica, que progresivamente llevasen a la desaparición de este "oficio".
-Educación de los niños: siendo un asunto al que prestaron la mayor atención, sostenían que en las escuelas capitalistas se adquiría una mentalidad burguesa, por lo que era esencial que todos los involucrados diesen un giro total al proceso educativo, potenciando una escuela para la libertad a la que asistiesen juntos niñas y niños, iniciativa radical para la época en España.
-Familia: Criticaban su autoritarismo, jerarquización y el poder paternal. En su opinión, la mujer y los hijos carecían de todo derecho a expresarse dentro de la familia tradicional y el sistema capitalista utiliza esta institución para favorecer la propiedad privada, de modo que la estructura familiar debía transformarse radicalmente en términos de igualdad, libertad y solidaridad.
Es necesario apuntar que las ideas y la existencia misma de MM.LL. enfrentaron resistencias incluso dentro del ámbito libertario, donde a pesar de brindarse apoyo económico, locales de funcionamiento y espacio en la prensa ácrata, no se quiso reconocer a la Agrupación como un organismo igual a las otras ramas del movimiento libertario (C.N.T., F.A.I. y Juventudes). Ciertamente tal resistencia a reconocer la especificidad y necesidad de autonomía en la lucha femenina puede interpretarse como una muestra de la opresiva tradición del dominio de género, presente con todo su peso en la España de entonces, que llevaba a un grueso sector del anarquismo ibérico a ver la lucha de MM.LL. con condescendencia pero como algo secundario. Ni que decir que fuera del ámbito ácrata, eran vistas como la expresión más acabada y pintoresca de la "locura anarquista", infamia que luego se usaría para justificar un desdén que para algunos sigue vigente aún.

MM.LL. en acción
Para aclarar que no hablamos de un colectivo cuya existencia fue básicamente testimonial o teórica, se impone destacar la labor concreta que en menos de tres años de existencia realizó la Agrupación:
-Con la revista ya mencionada, MM.LL. editó otras publicaciones periódicas, además de difundir artículos e informaciones en el resto de la prensa libertaria. También hay testimonio de la impresión de un sinnúmero de folletos, hojas de propaganda, carteles y libros.
-Realización de una amplísima labor de capacitación educativa básica y aprendizaje laboral dirigida a las mujeres obreras y campesinas. Para ello, en muchos sitios se participó dentro de las iniciativas impulsadas por los sindicatos, mientras que en Barcelona MM.LL. puso en marcha de modo independiente el "Casal de la Dona Treballadora", donde se atendían entre 600 y 800 mujeres en clases de alfabetización, instrucción básica, mecánica y agricultura, sin olvidar enseñanza sindical y temas económico-sociales.
-Vale aclarar que si bien en los primeros días de la Guerra Civil hubo una espontánea integración de mujeres a las milicias anarquistas, eso no ocurrió por iniciativa de MM.LL., desde donde se hizo todo lo posible a favor de esas combatientes, que fueron excluidas de la línea de batalla con la militarización de las milicias en noviembre de 1936. En todo caso, MM.LL. mantendría su esfuerzo a favor de canalizar el máximo de suministros hacia el frente.
-Se organizaron jornadas de agitación y propaganda, bibliotecas móviles y eventos culturales para resaltar el papel de las mujeres organizadas en el proceso hacia la revolución social. Se enfatizó en realizar estas actividades en las colectividades agrarias e industriales impulsadas por la C.N.T. y la F.A.I.
-Participación directa en la creación y gestión de guarderías y comedores populares, respondiendo a una reivindicación inmediata de las trabajadoras.
-En el área de salud, MM.LL. impulsó la creación de una Escuela de Enfermeras y el Instituto Materno-Infantil Louise Michel, ambos en Barcelona. Debe decirse que la ministra de Sanidad era Federica Montseny, a quien correspondería la paradójica circunstancia -para una anarquista- de ser la primera mujer en el mundo que ocupase una cartera ministerial.
-También en conjunto con el ministerio de Sanidad, se trabajó en hacer funcionar los "liberatorios" de prostitución.
Toda esa fulgurante actividad y reflexión se vio truncada por el triunfo de los fascistas de Franco, que condujo a estas mujeres a la cárcel, al exilio, a volver a la situación contra la que se habían rebelado, o lo que tal vez fue peor, a un silencio que negaba a muchas tan siquiera mencionar la experiencia más rica de sus vidas. Entre la desesperanza y debilitamiento que significó el exilio para el anarquismo español, parte de lo peor le tocó a las veteranas de MM.LL., a quienes ni siquiera les fue posible mantener un mínimo de continuidad como grupo, de modo que hubieron de esperar muchos años para al menos rememorar en conjunto, y también para que tuvieran oídos atentos a escucharlas, así como a seguir el rumbo que ellas abrieron, tomando el mismo nombre de Mujeres Libres para colectivos que hoy funcionan en Francia, Colombia, Argentina y España. Por decirlo con palabras de Concha Liaño: "Hoy apenas quedamos las veinteañeras de esa gesta. Todas las mencionadas han desaparecido. Bastantes somos las que les debemos mucho. Y la autora de estas líneas más que ninguna. Desde aquí quiero reiterar que nunca las olvidé y que las he llevado en mi corazón a través de tantos años de ausencia física. ¡Ya ves Mercedes, no hemos desaparecido! Aquella semillita que con tanta fe, ardor y esfuerzo sembramos, luchando contra reloj, porque teníamos el tiempo contado, corto, ¡germinó!".

Nelson Méndez Subir


¡BASTA DE REPRESIÓN CONTRA LOS INMIGRANTES!
¡ABAJO LAS LEYES DE EXTRANJERÍA!

NO MORE REPRESSION WITH THE EMIGRANTS!
DOWN WITH THE FOREIGNERS' LAWS!

ASSEZ AVEC DE RÉPRESSION CONTRE LES ÉMIGRANTS!
À BAS LES LOIS CONTRE LES ÈTRANGERS!

Los anarquistas pensamos que todas las personas tienen derecho a vivir y trabajar donde nacen. Pero también tienen derecho a vivir en paz en otro país, sobre todo cuando las condiciones de vida en su tierra se hacen difíciles debido al abuso de los ricos, los poderosos y los gobernantes de allí y de aquí. Por lo tanto, estamos en contra de la persecución y el maltrato que se da a cualquier ser humano en cualquier parte del mundo.
Los anarquistas consideramos que las fronteras entre países deben ser derribadas y que los habitantes de la Tierra tienen derecho a moverse libremente por todo el planeta.
Los anarquistas pensamos que el ser humano nace para ser libre e igual a los demás y estamos contra todo tipo de explotación y opresión.
Damos la bienvenida a todas las personas que han venido a este país huyendo de la represión, la pobreza, la explotación, la guerra o cualquier tipo de opresión. Les ofrecemos nuestro apoyo y solidaridad en la medida de nuestras fuerzas. Y los animamos a luchar contra este sistema podrido que han creado los Estados y el capitalismo junto con los políticos y los poderosos de todo el mundo.

 

We the anarchist think that every person has the right to live and to work where born. But people have also the right to live peacefully in other countries, above all when the conditions of life in their countries become difficult owing to the abuse of the rich, the powerful, the governors everywhere. For these reasons, we are against the prosecution and mistreatement of every human being in every part of the world.
We the anarchist consider that the boundaries between the countries must be demolished and that the inhabitants of the earth have the right to move freely around the planet.
We the anarchist think that the human being is born to be free and equal to the other, and we are against every kind of exploitation and oppression.
We salute all the people coming to our country escaping from the repression, the poverty, the exploitation, the war or other kind of oppression. We offer to them our support and solidarity as much as we can. And we encourage them to fight against this rotten system created by the states and by the capitalism together with the politicians and the powerful of the world.

 

Nous les anarchistes pensons que tout le monde a le droit de vivre et de travailler là où on est né. Mais on a aussi le droit de vivre en paix dans un autre pays, surtout quand les conditions de vie chez lui deviennent difficiles par l'abus des riches, des puissants et des governants d'ici et de là. C'est pour cela que nous sommes opposés à la poursuite et au maltrait que puisse recevoir quelqu'être humain n'importe où.
Nous les anarchistes considerons que les frontières entre les pays doivent être renversés et que les habitants de la Terre ont le droit de circuler librement autour de la planète.
Nous les anarchistes pensons que l'être humain est né pour être libre et égal aux autres, et nous sommes contre toute exploitation ou oppression.
Nous saluons tous les personnes qui sont arrivées a ce pays en fuite de la répression, la pauvreté, l'exploitation, la guerre oú n'importe quel genre d'oppression. Nous leur offrons notre appui et notre solidarité au maximum de notre capacité. Et nous leur encourageons à la lutte contre ce système pourri que ont créé les États et le capitalisme avec les politiques et les puissants de tout le monde.

Panfleto repartido por el Grupo Albatros Subir


 

Primero de Mayo

Asociación por la Libertad y la Igualdad en las Aulas

Ningala, ningala

La Barraca: local del pueblo insumiso

Nuevo Credo.es

Anarquía y ecologismo

 

Crimen y castigo

El anarquismo y la nueva situación

¡Parémoslos!

Mujeres Libres 1936-1939

¡Basta de Represión
contra los inmigrantes!
¡Abajo las leyes de extranjería!