PERIODICO ANARQUISTA
Nº 153
             ABRIL 2001

 

SECCIONES

  

Portada

 

Nuestro periódico

 

Tablón

 

Números
anteriores

 

Suscripciones

 

Conctacta con nosotros

 

Sitios de interes

 

Documentos
de la I.F.A.

 

 

 

 



Portada

La idea de Dios implica la abdicación de la justicia y de la razón humanas; es la negación más decisiva de la libertad y conduce necesariamente a la esclavitud de la Humanidad.
Si Dios existe, el hombre es esclavo; ahora bien, el hombre puede y debe ser libre: por consiguiente, Dios no existe.

Mijail Bakunin


Nuestra patria es el mundo.
Nuestra familia, la libertad

La salida de multitud de personas de los países de África, América Latina, Asia, Europa del Este, hacia otros países considerados ricos es un fenómeno que, con el paso del tiempo, está alcanzando proporciones cada vez más gigantescas y dramáticas.
Este flujo de gente, constante y en aumento, es la consecuencia de la explotación que el capitalismo ha llevado y lleva a cabo en esas zonas del mundo, que ha provocado el hundimiento de las economías tradicionales en regiones enteras del planeta, sustituyéndolas por un capitalismo salvaje que provoca, al mismo tiempo, el enriquecimiento de cuatro mandamases locales -títeres de los grandes poderes económicos y políticos del mundo- que suelen estar a la cabeza de regímenes autoritarios y represores, y la represión, claro, supone más emigración.
Consecuencias de este gran juego de intereses de las grandes potencias y de los grandes capitales son las guerras que se producen constantemente en diferentes rincones del mundo y que, a su vez, son causa de la huida de personas hacia lugares más seguros.
Esta es, en dos palabras, la causa básica de la salida de millones de personas que se marchan de la tierra que los vio nacer intentando escapar de la miseria y de la muerte, intentando escapar de la explotación más salvaje, de una opresión atroz y de una posibilidad muy real de ser asesinado por cualquier ejército o cualquier policía.
Así, pues, es el ansia de poder y de enriquecimiento sin límite de unos pocos lo que provoca la huida desesperada de millones de personas.
Durante siglos, España ha sido una tierra de emigrantes. La población que ha habitado estas tierras ha salido por millones de aquí a buscarse la vida en cualquier otro sitio: Norte de África, América Latina y Europa Occidental han sido los lugares preferentes de llegada de nuestros antecesores en la Historia. ¿Por qué salían?
La vida en el territorio español no ha sido nunca fácil y ha estado salpicada de guerras, persecuciones religiosas, culturales y políticas, hambrunas, pestes y epidemias, miserias morales y económicas, autoritarismo siempre... En fin, una pena de país y, claro, así está el mundo regado de descendientes de los que vivieron en la piel de toro. Aún hoy, hay unos dos millones de españoles viviendo fuera de España. Mucha gente olvida hoy todo esto, y van de nuevos ricos, de señoritos y/o de grandes demócratas, relatando que los desheredados que hoy acuden aquí de otras partes del mundo no tienen nada que ver con la "grandiosidad" de nuestra emigración: ¡qué frágil es la memoria histórica!
El hecho es que, en los últimos decenios, el Estado y el capital españoles acaban integrándose con todas sus estructuras (económicas, políticas, militares...) en el ámbito de los países imperialistas, y así se producen, por ejemplo, las significativas entradas del Estado español en la OTAN y en lo que hoy se llama Unión Europea.
El ingreso en el círculo de los países expoliadores de otros y la expansión internacional del capital español, hizo que el enriquecimiento de los capitalistas españoles se acelerara, mientras los trabajadores de este país perdían -y pierden- muchos de los derechos conquistados durante décadas. Aun así, la consideración de España como un país rico, hace que muchos desheredados del mundo la consideren como punto de llegada en su desesperada huida de la miseria y la opresión.
Al mismo tiempo, en la estrategia de estas grandes alianzas imperialistas, se coloca a España como "país de frontera": deberá ser uno de los Estados que controle con mano de hierro el flujo de inmigrantes que llegan de las regiones empobrecidas del planeta a la rica Unión Europea... Y en este cuadro se inscriben las sucesivas leyes de extranjería que se han venido imponiendo en España desde mitad de los años 80 hasta hoy. La última, en vigor desde el 23 de enero, llega al extremo de no disimular su carácter racista y xenófobo, conculcando derechos básicos (reunión, asociación, manifestación, sindicación, huelga, educación, sanidad, asistencia jurídica gratuita, etc.) a los inmigrantes "sin papeles", que viven así una situación terrorífica y de persecución constante.
Esta ley va a destruir, aún más, derechos conquistados a lo largo de la historia por los trabajadores españoles e intenta imponer una competencia atroz entre los trabajadores del país y los inmigrantes (y dentro de éstos, entre los que tienen papeles y los que no). Esta ley, que quede claro, no afecta sólo a los inmigrantes: afecta a todo el pueblo, especialmente a la generalidad de los trabajadores, porque uno de sus objetivos es crear una guerra de pobres contra pobres, acabando con la solidaridad que debe funcionar entre los oprimidos.
Otro de los objetivos de la Ley de Extranjería es mantener a un sector de la población trabajadora atemorizado con la amenaza constante de la detención y la expulsión; así, los empresarios podrán contratar a los trabajadores por cuatro duros... y todo el mundo a callar.
La pérdida de derechos obreros y la desrregularización de las relaciones laborales van siendo, así, apabullantes, y en este marco hay que encuadrar, por ejemplo, la nueva reforma laboral que gobierno y empresarios quieren imponer. Y la siembra del racismo y la xenofobia por parte de éstos últimos es un hecho, lo que va a alimentar el fascismo, declarado o no. En esta línea, las expulsiones de ecuatorianos, por ejemplo, aparte de ser una mera acción de propaganda y una mentira (a las pruebas y los resultados nos remitimos), tienen toda la pinta de las deportaciones que, con engaños, hicieron regímenes fascistas. Y... malo, malo, si nos acaban por acostumbrar a estas cosas.
Frente a todo este panorama, desde la implantación de la Ley, se han multiplicado encierros de inmigrantes desde los que se exige acabar con la Ley de Extranjería y la regularización inmediata de los "sin papeles".
Es cierto que cada encierro es un mundo: que en algunos han metido mano las instituciones (iglesias, partidos políticos, ayuntamientos...), pero hay otros que defienden a capa y espada su independencia y su carácter reivindicativo por encima de esas instituciones. Con todo, han logrado coordinar una respuesta a la agresión y están realizando acciones de mayor o menor éxito, planteando una movilización social constante.
Este planteamiento de movilización social, ha supuesto que multitud de organizaciones de todo tipo se sientan interpeladas y, cada una de ellas, ha tenido que responder -y responderse- frente a este asunto. Vamos viendo, así, cosas curiosas:
-La actitud de la iglesia y sus organizaciones adheridas (Cáritas, ONGs diversas, etc.) que, como siempre, mantiene una doble moral: por un lado canaliza ayuda a algunos encierros (no a todos, sólo a los que pueden ser más receptivos a sus planteamientos) y, por otro, desde la jerarquía eclesiástica se dice, con un lenguaje lastimero, que "la iglesia no puede soportar por más tiempo los encierros en sus edificios y que hay que buscarle una solución rápida al asunto": más o menos que los inmigrantes se busquen la vida por otro sitio y que no sigan molestando más con sus reivindicaciones.
-Por seguir con las religiones: También huele mal la actitud de algún miembro de la jerarquía de la religión musulmana, intentando apuntarse un tanto al final de la manifestación multitudinaria del 11 de febrero en Madrid cuando, inesperadamente, subió al estrado y lanzó una arenga para acabar con el "Allah akbar" (Alá es grande) correspondiente... escandaloso el mezclar cuestiones que no tienen nada que ver. Y, precisamente, cuando las religiones, durante siglos, han ayudado y ayudan a la división y a los enfrentamientos entre los seres humanos.
- La actuación de los "sindicatos" oficiales (CC.OO, U.G.T. y, a su estela, otros) ha sido lamentable; desde el primer momento se han lavado las manos de una manera descarada; han mirado para otro lado desde el comienzo de estas movilizaciones. Han brillado por su ausencia en las manifestaciones que se han convocado. Y eso, a pesar de que desde las asambleas de inmigrantes se les ha pedido apoyo una y otra vez. Su acción la enfocan desde el pasteleo institucional con gobierno y empresarios. Sólo algunos de sus afiliados, a título individual, aparecen de vez en cuando, criticando -cosa habitual- a la dirección de sus sindicatos.
-Los partidos de izquierdas (o lo que sea) se han visto desbordados, en un primer momento, por esta movilización no controlada por ellos, y han tardado en reaccionar. Aquí habría que diferenciar:
-El P.S.O.E. ha tenido una actitud defensora de las leyes de extranjería (ellos mismos hicieron alguna), y si plantea el recurso de inconstitucionalidad a la ley es porque ha calculado pros y contras políticamente y porque le interesa aparentar, un poquito, cierta imagen progresista, así como hacer ver que hace algo contra el P.P. (por cierto, que su primer deseo fue llegar a un acuerdo con el P.P. sin tocar una coma de la ley). No hay nada que hacer con ellos: los inmigrantes sólo pueden esperar del P.S.O.E. -si creen a este partido- una traición en toda regla. Tienen, no obstante, alrededor de estas movilizaciones, grupúsculos y asociaciones ligadas a ellos cuyo único planteamiento es moderar hasta el extremo las reivindicaciones de los que luchan.
-Izquierda Unida ha mantenido en todo este proceso una actitud errática, y en su actitud tiene más importancia lo que le conviene políticamente que el propio interés por apoyar a los inmigrantes. Por otro lado, se ve que parte de sus militantes de "base" están un tanto emocionados con esta lucha, pero la dirección del partido ha hecho un cálculo político de la cuestión: en un primer momento no se apoyó la lucha, pero, cuando vieron que eso tenía cierto tirón social, se subieron al carro... eso sí, moderando los planteamientos iniciales de la lucha. Están jugando a "una de cal y otra de arena": esta no será la guerra de I.U. mientras no comprueben que de ella pueden sacar votos. Además, lo que defienden cuando hablan del asunto es su oposición a esta ley concreta, pero, por supuesto, no estarían cerrados a que hubiera otra ley de extranjería.
-Los partidos "a la izquierda" de I.U. empiezan a reaccionar tarde, y la sensación que da es que se ven desbordados por el planteamiento asambleario que se da en algunos encierros: no saben manejarse en asambleas abiertas y no dirigidas. Su presencia es testimonial y se reduce, casi exclusivamente, a hacer acto de presencia en las manifestaciones multitudinarias.
¿Y las organizaciones libertarias?
Los sindicatos de la Confederación Nacional del Trabajo y los grupos de la Federación Anarquista Ibérica de las localidades en que hay encierros están apoyando, desde el primer momento y en la medida de sus posibilidades, la lucha de los inmigrantes contra la Ley de Extranjería, por la regularización de los "sin papeles" y por la libre circulación de las personas. Hay miembros de estas organizaciones que han participado en algunos encierros. Y, donde los encierros funcionan en asamblea abierta, se está participando plenamente.
La C.N.T., como organización sindical, tiene abiertas sus puertas a cualquier trabajador, con o sin papeles (en este último caso, desobedeciendo la ley que no permite afiliarse a los trabajadores "indocumentados"). La C.N.T. también ha participado de forma visible en las movilizaciones que se han realizado contra la Ley (en algunas ciudades -Madrid una de ellas- es, prácticamente, la única organización sindical que ha aparecido en las grandes manifestaciones que se han realizado) e intenta asesorar laboral, social y jurídicamente a los inmigrantes, llevando una estrategia propia de lucha, al margen del apoyo que se da a los encierros. Además, el hecho de que muchos inmigrantes carezcan de los derechos más básicos y estén en situaciones de esclavitud, hace que la actuación desde la acción directa -que preconizan la C.N.T. y los anarquistas sean la única alternativa posible.
Los grupos de la F.A.I. han intentado con su participación en torno a los encierros, dar una perspectiva amplia de lo que significan las migraciones; en el sentido, de que la solución no está en que se den "papeles para todos los que están aquí", pues aunque así se hiciera, las migraciones continuarán, ya que las causas que las producen tienen que ver con la existencia de los Estados, de las fronteras, del capitalismo, de las religiones, de la concepción de las patrias... en definitiva, de todo lo que reviste de poder a unos sobre otros: de esa distorsión de la realidad, que lleva a no aceptar al ser humano por sí mismo y tal cual nace: libre, desnudo, y por lo tanto merecedor de una misma valoración y estimación por parte del mundo que le recibe. Toda ideología, política , religión... que enmascare esto es inmoral. Por lo tanto, esta es una lucha que va más allá del aquí y el ahora: para los anarquistas es la eterna lucha, cuya victoria no está emplazada en un futuro lejano en el que reine la anarquía; nuestra victoria está en la lucha misma, porque ella nos humaniza, nos hace "escapar" de un mundo de marionetas que desean sólo lo que les es permitido desear....
Nos oponemos a esta y a cualquier otra ley de extranjería. Nos oponemos a la conversión del ser humano en una pura mercancía, en un simple objeto que produce y consume, al que se compra y se vende...
Si queremos una sociedad de seres libres e iguales, en la que el apoyo mutuo y la fraternidad sean las bases en las que se apoyen las relaciones humanas, debemos recuperar un viejo lema anarquista, y hacerlo presente poniéndolo en práctica:
"Mi patria es el mundo. Mi familia, la humanidad".

Grupo AlbatrosSubir


Sin titulo

Mi abuelo materno vino de la zona de Braga, en Portugal. Vino, siendo un niño de unos ocho años, a la "provincia" de Orense. Pasó, pues, una frontera y entró en España por la parte de Galicia. Aquí se podría recordar aquel famoso cuento que dice: Los de la parte de allá ¿Son como nosotros? Galicia y Portugal -que son iguales- estatalmente tienen frontera por el río Miño y por las montañas de Verín y Peneda. Es de notar que siempre hubo y hay buena vecindad, intercambio de productos y libre circulación desde antes de aparecer las fronteras.
Decía que mi abuelo materno, escapando de la miseria que abundaba en su región de nacimiento (familias numerosas, escasa sanidad y pocos medios para vivir, ya que los arriendos eran caros y las tierras pertenecían a los señores o a la Iglesia) vino a principios del siglo XX a esta zona de Orense, donde trabajó de criado y jornalero.
Las cosas por Galicia no estaban mejor, pero quizá el jovencito Manuel -pues este era su nombre- se acostumbró al trabajo duro y mal pagado que en su región de origen ni siquiera encontraba. Fueron pasando los años y se hizo un buen mozo (según cuenta mi madre, era muy guapo). Trabajando de jornalero llegó al pueblo donde conoció a mi abuela materna y con ella se casó. Con este motivo obtuvo la "nacionalidad" española. Al poco tiempo -años de mucha emigración a América, Argentina en concreto- a mi abuela le salió un contrato de trabajo en Buenos Aires, donde trabajaría de cocinera en un hotel. Ella se fue sola as Américas, como bien se dice en gallego. Embarca en el puerto de Vigo, se despide de su joven compañero y se va a trabajar.
Allí estuvo unos cuatro años… ¡Cuántas horas trabajaría! De vuelta, con sus ahorros y el trabajo de jornalero que nunca abandonaría mi abuelo portugués, pueden comprar alguna tierra, dos vacas y nacen sus primeras hijas, entre ellas mi madre. Por parte de mis abuelos paternos, aunque con pequeñas diferencias (ya que éstos poseían algún trozo de tierra) la fortuna tampoco había sido muy dadivosa. Labradores -labregos, como se dice en gallego- y nietos de campesinos y ganaderos, siempre trabajaron muy duro, y no olvidemos que la tierra está baja y hay que agachar la espalda. Sacaron adelante una familia numerosa y consiguieron por medio del cambio -troque: entonces no había dinero o por lo menos en la zona rural y pobre no se dejaba ver- juntar algunas tierras y tener ganado propio, para escapar así de las garras explotadoras de arriendos y señores ricos que poseían todo.
Así fueron creciendo sus hijos, que eran amparo para la casa ya que entonces los brazos hacían falta para trabajar las tierras y los tractores por aquella zona no existían, ya que primero fueron los bueyes, vacas o mulas.
Con este pequeño resumen-recuerdo nos situamos más o menos por los años sesenta, años duros -en muchas facetas- y mis padres también tuvieron que conocer la emigración. Primero mi padre solo -las mujeres gallegas, como dice la poesía de Rosalía de Castro, trabajan solas las tierras, porque América o el rey con su servicio militar, les roba sus maridos y sus hijos- y más tarde también mi madre, emigra a Venezuela. Allí trabajaron y fui engendrado yo, aunque vine a nacer a Galicia.
Los ahorros pocos eran y hubo que irse otra vez. Esta vez con un contrato de cinco años a Alemania. Allí también estuve un año yo, en 1970, con cinco añitos…
A partir del 75 nos instalamos -se instalan, ya que nosotros, niños, habíamos quedado con unas tías en Galicia, exceptuando aquel año de "vacaciones" en Alemania- de nuevo en casa. Se compran algunas tierras y ganado y de eso hemos vivido siempre, con nuestro trabajo. Mis padres ahora, después de mucho esfuerzo y restricciones económicas para poder pagar su jubilación como agricultores -fueron pagando las cuotas a base de terneros y con la leche que vendíamos, pero todo eso no era suficiente- están jubilados y pueden llevar una vida un poco tranquila que sus años (aunque no son viejos, como ellos gustan decir) ya merecen.
Para terminar decirte, a ti que me estás leyendo o escuchando leer, que yo también conocí la emigración y estuve trabajando en Ginebra (Suiza), unos siete años más o menos, entre las veces que entré y salí. Pero la diferencia con mis padres o abuela es que yo nunca tuve permiso o contrato de trabajo "legal". Sí que lo busqué, pero no me lo hacían. En 1986, cuando llegué a Ginebra, ya era difícil encontrar un contrato de trabajo, por lo que trabajábamos clandestinamente o, como decíamos, al negro. Fueron años con buenas experiencias, y malas también… pero no fue una emigración tan dura como la que ahora abunda, ni nunca tuve que pasar la frontera en un camión de fruta.
Todo fue bien hasta que, por reclamar ciertos derechos y mantener ciertas ideas, conocí la expulsión, eso si, de una manera "elegante y très suisse". Afortunadamente logré que la expulsión solamente nombrara el "delito" de trabajar sin papeles y sin permiso de estancia; lo otro no salió a relucir por ampararnos en la liberté d´expresion et politique, y así evitar futuros problemas o seguimientos.
Ha pasado ya todo (¡?). Menos mal que me queda la lengua y allí aprendí el francés. ¿Nada más? Soy un trabajador, como veis, nieto de labradores y campesinos -labrego es mi corazón y mi sangre lleva la rebeldía de la naturaleza- y vivo o malvivo agachando la espalda.
Por lo tanto: nunca renunciaré a mis orígenes de trabajador ni nunca me pasaré al otro bando, donde muchas y muchos piensan que está su sitio y así piensan ser burgueses. Nunca reconoceré ningún Estado creado para separar la humanidad trabajadora ni sus artificiales fronteras. Nunca apoyaré ningún gobierno, ya que defienden los intereses del rico y explotador, basándose en su "mercado". Nunca creeré en un Dios todopoderoso que permite esto, lo que me hace pensar que es malo por consentirlo o, si quiere evitarlo y no puede, no es todopoderoso. Nunca correré a las urnas para depositar mi voto a ningún político, que así asegura su manutención, ya que lucharé por la autogestión. Nunca lameré el culo del rico ni de la burguesía enjoyada como un sumiso, ya que para mi son zánganos y como tales… ¡Que le pregunten a las abejas! Y nunca tendré palabras ni versos agradables para las monarquías ni para los ejércitos que las protegen, por un salario que nos roban en impuestos, aunque sí sabré utilizar mi afilada lengua y rebelde pluma para desenmascararlos y denunciarlos.

Goliardo Ceibesubir


Miedo a llamarse anarquista

No hace falta tener una licenciatura en lenguas clásicas para conocer la etimología de la palabra anarquismo. Todo el mundo sabe que la anarquía es la falta de gobierno y los/as anarquistas quienes no desean ser gobernados por una autoridad diferente a la de su propia ética.
Ser anarquista es algo tan sencillo y racional como ser persona. La persona nace para ser libre, para formar parte de la Naturaleza y mantener con ella y con todas las criaturas que la integran, una relación de respeto y ayuda. Sin embargo, como en esta sociedad alienante no se puede desarrollar ese principio básico, el/la anarquista lucha con todos los medios a su alcance para transformar las estructuras que la sustentan.
Siempre me ha sorprendido escuchar en boca de algunos militantes de la C.N.T. "no soy anarquista porque serlo entraña un alto grado de perfección al que no puedo aspirar. Es algo así como afirmar "no soy persona porque todos los días cometo errores".
Visto bajo ese prisma, las palabras anarquista y persona encontrarían sujetos sobre quienes recaer y deberían ser eliminadas del diccionario.
Lo más chocante es que hay quien, en un acto de humildad, se considera indigno/a de denominarse anarquista y puede despreciar arrogantemente cualquier sugerencia de un/a compañero/a porque "sabe siempre lo que debe hacer".
El anarquismo no es un título, una doctrina o un grado en la escala moral, tampoco es una A dibujada dentro de un círculo o una estética más o menos marginal; es sencillamente una actitud ante la vida. A veces, entre dos anarquistas, existe mayor número de discrepancias que de coincidencias, pero es en ese discrepar, cuando se hace desde el respeto y la honestidad, donde se encierra todo el enriquecimiento personal.
Hay muchas y diferentes maneras de concebir la anarquía porque cada anarquista tiene la suya propia. Lo que une a todas ellas es la búsqueda de una sociedad más justa, más libre y más igualitaria; donde no existan ricos y pobres, gobernantes y gobernados, rentistas y obreros, explotadores y explotados... Una sociedad donde no existan inmigrantes ni extranjeros porque se habrán eliminado las fronteras que delimitan los países, donde ser blanco, negro o cobrizo tenga el mismo valor, donde cada persona pueda ser ella misma sin temor a ser pisoteada ni obligada a pisotear.
No entiendo ese afán por convertir en tabú el anarquismo, por sacralizar una ideología que debe ser vivencial. Lo antinatural es no ser anarquista y estar dispuesto/a al sometimiento y el inconformismo.
Hacen tan poco favor al anarquismo quienes lo consideran generación de caos y violencia, como quienes lo santifican. Ya se encarga la Iglesia Católica S.A. de crear santos y colocarlos en los altares, nosotros/as tenemos suficiente con ser hombres y mujeres.
Yo, con todos mis errores e incoherencias, pido disculpas a quienes corresponda por mi atrevimiento, pero afirmo que soy anarquista.

María Ángeles
García-MarotoSubir


Congreso anarquista norteamericano

Los días 10 y 11 de febrero ha tenido lugar en Quebec el III Congreso de la N.E.F.A.C., la Federación Anarco-Comunista de America Nordeste, que reúne a grupos implantados en Estados Unidos y en Canadá.
Estuvieron presentes unos cuarenta militantes, representando a los grupos Sabaté y Barricada de Boston, Roundhouse de Baltimore, Main Noire y el colectivo del periódico Le Trouble de Montreal, Emile-Henry (responsable de la organización del Congreso) y Le Maquis de Quebec, un grupo de libertarios de Massachusetts e individualidades de Quebec y Montreal. Dominaron la discusión dos temas: la cuestión de la organización y la preparación de iniciativas con motivo de la cumbre de las Américas.
El sábado por la mañana, cada grupo participante se presentó y comunicó sus actividades en los últimos meses, así como sus proyectos. La participación en manifestaciones contra la globalización, la implicación en los grupos de estudio anarquistas y feministas, las acciones de solidaridad con Mumia Abu Jamal, la organización de conferencias y la puesta en marcha de medios alternativos, han sido los temas más frecuentes. El grupo Sabaté ha aprovechado la ocasión para presentar el primer número de su revista anglófona, The northeastern anarchist, denominada así por la N.E.F.A.C.
Hay que subrayar también la importancia del tema de la represión, que es un fenómeno que afecta a todos los grupos presentes. Todos los que acudieron al Congreso han sido víctimas de la represión al menos una vez. En Boston, por ejemplo, se calculan dos docenas de militantes anarquistas encarcelados, y en Montreal se han producido entre 300 y 500 detenciones en los últimos tres años. Nada como el pasado Primero de Mayo, en el que fueron detenidos 150 militantes al cabo de sólo 12 minutos de manifestación. Como consecuencia de esta situación, la N.E.F.A.C. ha decidido crear un "fondo de defensa legal", una caja de solidaridad para sus militantes.
El sábado por la tarde se dedicó casi en su totalidad a la cuestión organizativa. Todos los militantes presentes estuvieron de acuerdo en la realidad del aislamiento y fragmentación del movimiento anarquista norteamericano. La N.E.F.A.C. tiene claramente como objetivo ofrecer una respuesta a esta situación sobre una base anarco-comunista. No obstante, este trabajo se realiza lentamente como consecuencia del alejamiento geográfico de los grupos, de la diversidad de las culturas militantes y, sobre todo, de la ausencia de una tradición organizativa anarquista en la zona. Tuvo lugar en primer término un debate en asamblea plenaria, basándose especialmente en el ejemplo francés; a continuación, se reunieron dos grupos de trabajo, uno francófono y otro anglófono, antes de presentar el balance de los trabajos en común. En suma, el objetivo es crear uniones locales de la N.E.F.A.C. en las diferentes ciudades, luego una unión regional para el Quebec y otra para el nordeste de los Estados Unidos. Estas dos uniones regionales se reunirían con motivo del Congreso y seguirían en relación con los secretariados permanentes.
Toda la jornada del domingo se dedicó al desarrollo de las campañas comunes. Se aprobó para el Primero de Mayo la convocatoria de manifestación, pero la actividad se centró sobre todo en la preparación de iniciativas contra la cumbre de las Américas. En efecto, para finales de abril de 2001, 34 jefes de Estado se reunirán en Quebec con vistas a crear una zona de libre cambio que se extienda a todo el continente americano, y no sólo a Canadá, Estados Unidos y México. Ya están aprobadas varias iniciativas de protesta para el 20 y el 21 de abril. La N.E.F.A.C. ha decidido organizar un cortejo rojo y negro en el seno de la manifestación unitaria del 21 de abril. Ha decidido también llevar a cabo iniciativas propias, como la difusión de un boletín especial, de gran tirada, con el fin de impulsar el apoyo internacional.


David (Le monde libertaire)Subir


La experiencia comunalista de la Federación Municipal
de Base de Spezzano Albanese (Italia)

Spezzano Albanese no es una gran ciudad, pero, comparada con otras ciudades calabresas, no resulta demasiado pequeña: tiene 10.000 habitantes. Está situada en una zona principalmente agrícola. Los que poseen algunas parcelas de terreno puede vivir de su trabajo con dificultad produciendo agrios, melocotones y aceitunas. Por el contrario, los que no tienen nada viven del trabajo negro para los grandes terratenientes, o de las pequeñas estructuras de transformación y comercialización de la producción agrícola. Hay también trabajo negro en la construcción. El sector terciario está bastante desarrollado, por ser Spezzano un centro en torno al que gravitan otras ciudades calabresas. Por último, no hay industria y el paro es bastante elevado.
La Federación Municipal de Base (F.M.B.) es el resultado de una presencia anarquista muy arraigada en el territorio desde principios de los años 70. Por aquel entonces, la administración de Spezzano Albanese estaba en manos de los comunistas y no tenía nada que envidiar a las prácticas de los democristianos en lo relativo a corrupción, robo y clientelismo. En lo que concierne a la represión, se aplicaba la lógica de los países del "socialismo real" (el ayuntamiento prohibía las manifestaciones políticas en la plaza principal y sólo permitía utilizar las salas municipales al P.C.).
En esa época, los anarquistas empezaron a favorecer la creación de estructuras de base compuestas de estudiantes, de parados y de trabajadores interesados especialmente en temas de salud, de medio ambiente y de urbanismo.
En la segunda mitad de los años 70 nació, en el seno del movimiento anarquista italiano, la propuesta de reconstruir la Unión Sindical Italiana (U.S.I.). En el Congreso de Génova de 1978, organizado con ese fin, se enfrentaron dos posturas que dieron lugar a la constitución de la U.S.I. y de los Comités de Acción Directa (C.A.D.).
En Spezzano, en 1979, las estructuras de base se reagruparon en una organización que recibió el nombre de U.S.Z. (Unión Sindical de Zona) que no se adhirió ni a la U.S.I. ni a los C.A.D. Esta organización entró muy pronto en conflicto con el ayuntamiento como consecuencia de su trabajo de contrainformación respecto a sus decisiones. Por ejemplo, los anarquistas de la U.S.Z. no se han creído la farsa de la "revolución por las manos limpias", demostrando con pruebas la corrupción y los escándalos de la administración. Llevaban a la calle las decisiones municipales, haciendo exposiciones y mítines para denunciar la gestión municipal.
Para reprimir este tipo de iniciativas haciendo callar a los anarquistas y dividiendo al movimiento libertario, el alcalde se ha servido de diferentes medios: chantaje, amenazas, clientelismo, quejas por la ocupación abusiva de los espacios públicos y la sala del consejo municipal.
En 1992 se produjo un verdadero terremoto político. La administración municipal (P.C.I.) fue decapitada por la magistratura por haber contratado a un empleado de la escuela de una manera ilegal. Esta situación simboliza, para la opinión pública, la rectitud de todas las movilizaciones llevadas a cabo por los anarquistas hasta entonces.
La U.S.Z. había desaparecido como consecuencia de la represión sufrida, pero seguía existiendo una organización anarquista. Después de un mitin anarquista muy concurrido, nació en la ciudad una fuerte exigencia de construir una alternativa frente a la gestión escandalosa de los que ejercían responsabilidades públicas desde hacía 20 años. Se propuso entonces a los anarquistas que crearan una lista alternativa. Éstos, que habían desarrollado numerosas campañas abstencionistas, ante esta situación no quisieron proponer un abstencionismo exclusivamente ideológico. Y así fue como, tras numerosas discusiones, nació la idea de la F.M.B. (Federación Municipal de Base).
Y mientras que los partidos políticos preparaban sus listas para recoger los votos de la población, los anarquistas empezaban a explicar una vez más por qué no querían presentarse y proponían una estructura comunalista de base a la vez alternativa a la administración municipal para la resolución de los problemas de la ciudad, y alternativa al sindicalismo institucional para la defensa y progreso de los intereses de los trabajadores, los parados, los estudiantes y los jubilados.
En definitiva, proponían una estructura autogestionada de contrapoder para todos los que quisieran reunirse, discutir y encontrar soluciones alternativas a los problemas sociales con una metodología de base y libertaria.
Durante la campaña electoral, hicieron la propuesta de crear un comité para promover una federación municipal de base. Durante una asamblea general empezaron a recoger adhesiones a la F.M.B., no sólo entre los anarquistas o simpatizantes, sino también entre personas que, aunque no rechazaban las elecciones, estaban de acuerdo con la proposición de la creación de la F.M.B. porque no querían dar un cheque en blanco a los candidatos y sentían la necesidad de auto-organizarse para controlarlos.
Así nació la F.M.B. Se constituyó como un contrapoder, una alternativa autogestionaria, germen del autogobierno frente a la gestión institucional y vertical del territorio y de lo social.

¿Cuál es la estructura de la F.M.B. y quiénes son sus integrantes?

La adhesión a la F.M.B. no se basa en una ideología política específica, ni en la raza, el sexo, la religión o una visión filosófica, sino en los trabajadores, parados, estudiantes, jubilados y ciudadanos. Su única exigencia es la aceptación de los métodos libertarios y la praxis autogestionaria. La F.M.B. no es una organización vinculada a un partido. En las campañas electorales, no toma partido por nadie y no presenta lista alguna. Los miembros que tengan cargos públicos o de dirección en otras organizaciones o que se presenten a las elecciones no podrán tener cargos en la F.M.B.
Actualmente, los trabajadores miembros de la F.M.B. proceden sobre todo de la enseñanza, la administración, la agricultura, la construcción, las contratas de limpieza y la informática. Hay también un número importante de jubilados.
La F.M.B. se divide en actividades profesionales, que actúan en el mundo del trabajo y en sindicatos cívicos que trabajan en los problemas territoriales, como el urbanismo, el medio ambiente, los servicios, etc. Sobre todos esos temas, los grupos de la F.M.B. discuten públicamente en asambleas que dan lugar a propuestas en las que se tiene en cuenta, lo quieran o no, a los elegidos.
Al ser la F.M.B. una estructura autogestionaria, no tiene organismos directivos. Las decisiones se toman de una manera autónoma en las asambleas de cada uno de los grupos. La asamblea general de los miembros de la F.M.B. tiene lugar una vez al año. En ella se discuten y ordenan las decisiones ya tomadas en los grupos profesionales y cívicos. Se elige un comité que debe coordinar y ejecutar las decisiones tomadas en las asambleas. Las decisiones se aprueban por mayoría. La minoría puede no ejecutar las decisiones y expresar públicamente su desacuerdo. Sin embargo, no puede impedir la ejecución de las decisiones aprobadas por mayoría. La diferencia entre la F.M.B. y las organizaciones institucionales de masas consiste en que las segundas delegan en las instituciones jerárquicas la gestión política y social, limitándose a las luchas reivindicativas, mientras que las primeras se niegan a delegar en otras la gestión social. Esto lleva a luchas reivindicativas, pero también pone en marcha los experimentos autogestionarios para llegar a una alternativa social comunalista, federalista y libertaria.
Cómo actúa la F.M.B. en el ámbito social: algunos ejemplos de intervención territorial

El mundo del trabajo y los servicios
La F.M.B. no ha sido nunca de las que defienden ciegamente los servicios sociales del Estado a la vez que el sistema neoliberal. Sabe que ambos sistemas son portadores del clientelismo, la corrupción, el beneficio propio y la explotación. La F.M.B. sostiene y practica la alternativa autogestionaria. A la organización del trabajo capitalista o estatal, opone la organización del trabajo cooperativo. No se refiere al sistema cooperativo que se ha desarrollado en la sociedad capitalista, sistema que comprende enormes estructuras y está basado en el beneficio y la explotación. Al contrario, se refiere al concepto original del movimiento cooperativo basado en la solidaridad, el apoyo mutuo y la igualdad.

La cooperativa "Arcobaleno"
Cuando el alcalde hizo pública su intención de privatizar el servicio de recogida de basuras y despedir al personal, la F.M.B. se opuso públicamente al proyecto y creó, con el personal contratado, una cooperativa de producción y servicio, la cooperativa "Arcobaleno", que reunió posteriormente a más jóvenes en paro. Hoy, las actividades de la cooperativa van desde la pintura hasta la limpieza, pasando por los servicios más diversos.

Impuesto municipal
Las asambleas públicas convocadas por la F.M.B. se reunieron para discutir el presupuesto municipal. Se cuestionó la importancia de los impuestos y su utilización. El objetivo era hacer contrapropuestas a la del ayuntamiento. Algunas de estas asambleas consideraron ilegítimas las decisiones municipales.

El distrito
Otras iniciativas de la F.M.B. han consistido en hacer asambleas, en las que estuvieran presentes los alcaldes de los diferentes municipios, para discutir las propuestas sobre la gestión de los servicios, la producción y el medio ambiente en el marco del servicio.

Contra la construcción de un túnel para deshacerse de los vagones de tren de amianto
La lucha que más ha unido a la comunidad del distrito ha sido sin duda la dirigida contra la construcción de un túnel para acabar con los vagones de ferrocarril que servían a todo el sur de Italia. La empresa Niagara de Carpi, en Módena, quería construir este túnel en la estación de Spezzano, a unos kilómetros de las termas, en medio de una agricultura floreciente de agrios, melocotoneros y olivos. Las llamadas a la unidad de acción, lanzadas por la F.M.B., han culminado en una gran asamblea popular organizada por el comité ciudadano contra el amianto. Han obligado al alcalde del municipio de Spezzano Albanese a rechazar la construcción de ese túnel. Esta movilización ha obligado también a la empresa Niagara a hacer las maletas. La comunidad del distrito ha obtenido esta victoria gracias a la acción directa.
Por una gestión comunitaria de las termas
Las termas no son un problema nuevo para Spezzano. El 3 de marzo de 1923, el alcalde del momento otorgó a un particular la concesión del manantial de agua mineral de Spezzano. Hasta hoy, los diversos equipos municipales se han desinteresado por las termas, que siempre han estado gestionadas por particulares, más preocupados por conseguir financiación pública que por desarrollar sus posibilidades. Muchas veces se ha manifestado el descontento de la población frente a esta situación, estimulado casi siempre por la presencia anarquista. Pero los compromisos entre el ayuntamiento y los sucesivos gestores de las termas han permitido siempre ahogar el descontento. En los últimos tiempos, la F.M.B. ha vuelto a plantear el problema con manifestaciones públicas, exposiciones, mítines y asambleas en las que se ha propuesto la municipalización de las termas y su gestión colectiva y cooperativa por los diferentes municipios del distrito. Sigue teniendo lugar hoy un debate importante sobre esta cuestión, y la quiebra de la sociedad termal le ha dado actualidad.

¿Puede esta experiencia traspasarse a una ciudad más grande?
En una ciudad pequeña es sin duda mucho más fácil tener una visión completa de los problemas a los que se enfrenta la colectividad. Basta con que parta una iniciativa de un grupo pequeño para que afecte al conjunto de la población. En una ciudad grande, la situación es diferente. Ya resulta difícil para un grupo pequeño tener una visión detallada y global de toda la problemática social y, por tanto, llegar a toda la población es mucho más duro. Pero si un grupo, o mejor aún, varios grupos, comenzaran a intervenir en los problemas de los barrios, sin duda podrían, con el tiempo, llegar a todos los habitantes. En el fondo, una ciudad pequeña ¿no es cómo un barrio de un gran centro urbano? Por tanto, comenzar a actuar en una zona determinada para después extenderse a otras zonas debería permitir llegar al mismo resultado que el que pueda conseguir una comunidad de 8.000 personas. En nuestro territorio, del distrito y de la provincia, la experiencia de la F.M.B. está suscitando gran interés: en San Lorenzo del Vallo, próximo a Spezzano, se ha constituido hace poco una F.M.B. En ese mismo tiempo, nos han consultado otros grupos de ciudadanos de la provincia de Cosenza, interesados en el discurso municipalista de base. La experiencia de la F.M.B. ha suscitado un interés muy vivo en las diferentes zonas de Italia en las que han tenido lugar reuniones sobre este tema del municipalismo. Por otra parte, es muy significativa la presencia de la F.M.B. en ciertos congresos nacionales dedicados al municipalismo. Se han realizado entrevistas en revistas y periódicos libertarios, tanto nacionales como internacionales.

La fuerza del comunalismo en relación a otras
propuestas de federalismo y de gobierno local

El problema que hay que resolver frente a las diversas propuestas de federalismo y de gobierno local que surgen hoy día en diferentes puntos es sin duda el de distinguir a los que proponen un federalismo real y a los que únicamente proponen una descentralización o una tendencia a la secesión. El municipalismo de base o, mejor dicho, el comunalismo, es sin duda la propuesta más coherente. El comunalismo representa una alternativa autogestionaria real en una sociedad de dominio. La iniciativa parte de la base, tanto a nivel profesional como territorial, teniendo como objetivo la construcción de una sociedad horizontal y autogobernada, capaz de sustituir la sociedad estatal y vertical por una red de comunas libres federadas en una cooperación solidaria y mutualista. El comunalismo se basa en una práctica libertaria ligada a la idea del gradualismo revolucionario: no evita las contradicciones ni los conflictos generados por la sociedad de dominio; al contrario, se introduce en el terreno de la lucha social para la defensa de los intereses inmediatos de las clases explotadas. Tiene como objetivo, a la vez, comenzar a construir aquí y ahora los fundamentos de la sociedad libre del mañana.

Experiencias cercanas a la de Spezzano en Italia y otros lugares: afinidades y diferencias.
Las experiencias diferentes y diversificadas de la autogestión están presentes en Italia y en otros países. Estas experiencias no son plenamente análogas a las de la F.M.B., pero sí se parecen en determinados aspectos.
Presentes en el ámbito económico, político y social, constituyen un archipiélago alternativo a la organización jerárquica de la sociedad de dominio. Nuestra experiencia comunalista, a diferencia de otras parecidas, no cree en la posibilidad de construir el municipalismo autogestionario mediante la participación en las elecciones.
Nosotros pensamos que el comunalismo, como proyecto revolucionario que practica la acción directa para resolver los problemas sociales, no puede ser concebido como un partido o un movimiento que pretenda ser elegido para imponer su programa. Pensar que el comunalismo podría contribuir a la construcción de un gran movimiento autogestionario y federalista participando en las elecciones es, en nuestra opinión, una ilusión o, peor aún, una paradoja. Estamos convencidos de que esas prácticas conducirían a todas las jóvenes estructuras comunalistas al campo enemigo (el Estado) contra el que se han formado. Introducirse en los meandros de la legalidad estatal llevaría a esas estructuras al suicidio. No obstante, no creemos que el comunalismo deba servirse del abstencionismo como "principio".
¿Qué es más útil para la práctica comunalista: que mucha gente no vaya a votar como, por otra parte, sucede en numerosas democracias occidentales, pero se aísle en sus casas concediendo todas las facultades de hacer lo que quiera al poder? ¿O, por el contrario, que muchos de los que van a votar, dispuestos, no obstante, a no otorgar cheques en blanco, se unan a las estructuras autogestionarias?
Estamos convencidos, en suma, de que la actividad comunalista debe mantenerse alejada de la lógica electoral y de los abstencionistas, cuyos debates no deben agitar al municipio. En efecto, sólo a través de su propia actividad social sobre los problemas colectivos y territoriales surgirán propuestas e iniciativas realmente alternativas a la demagogia del ritual de la delegación, que podrán contribuir de manera coherente a la construcción de una práctica federalista libertaria. Por último, y según nosotros, la praxis comunalista debe rechazar a la vez la lógica del revolucionarismo milenarista y las lógicas que puedan desembocar en el reformismo. Debe proyectarse en el día a día para resquebrajar el poder y la explotación mediante la construcción gradual del federalismo libertario, aquí y ahora.


F.M.B. de Spezzano Albanese

 

Ejemplo de algunas luchas de la U.S.Z.

La de las viudas y los huérfanos por conseguir las ayudas que se les debía, pero que habían sido desviadas por el ayuntamiento.
Denuncia del hecho de que el ayuntamiento percibiera indemnizaciones que habrían exigido el don de la ubicuidad (el mismo día, a la misma hora y en lugares diferentes se supone que se participó en una reunión como alcalde y en otra como presidente de la U.S.L.).
· Denuncia de la venta a particulares de terrenos calificados por el Plan de Ocupación de Suelos (P.O.S.) como zonas verdes.
· Lucha del barrio de San Lorenzo contra la construcción de un edificio que bloqueaba la salida a dos caminos del barrio.
· Denuncia de la construcción de apartamentos en lugares pensados para zonas verdes, de los que dos estaban reservados al alcalde y a uno de sus adjuntos.
· Lucha por la atribución de apartamentos de alquiler económico.
· Lucha por la libertad de pensamiento y de expresión, y por la reconquista del espacio social. Subir


Una noche en la cueva de las maravillas

Una tarde decidí pasarme por uno de esos encierros de inmigrantes que tan de moda están últimamente en lo que llaman nuestros ayuntamientos o iglesias. En este caso era un ayuntamiento.
Al llegar allí me encontré con dos pitufos en la puerta que, después de una mirada inquisidora, me indicaron dónde se encontraban los denominados "ilegales". Tras un breve paseo por los pasillos y escaleras en penumbra -pues las luces estaban semiapagadas- de la casa consistorial, llegue al sitio en cuestión. Una especie de sala de juntas convertida provisionalmente en cuarto de estar, cocina, dormitorio, despensa, comedor y sala de reuniones. En la mesa había multitud de vasos de plástico con restos de café sobre hojas sueltas de periódico que habían servido de improvisado mantel en la comida.
Me quedé en la puerta un poco cortado, pero enseguida me invitaron a entrar y me saludaron afectuosamente. Era un grupo de unas diez o quince personas de otros tantos acentos, pero el ambiente que se respiraba era tan entrañable, cordial, incluso alegre, que pronto me sentí integrado y empapado de ese espíritu revolucionario que se respiraba allí y que solo dan estas "causas perdidas".
Durante el resto de la tarde, según iba conociendo a la peña, sus opiniones y sus objetivos empecé a desilusionarme. De lo que allí se trataba era de derribar la ley de extranjería del P.P. (como si con la de los socialistas no se hubiera ahogado nadie en el estrecho) y de montar una especie de órgano de representación institucionalizado y totalmente subvencionado o lo que es lo mismo controlado (incluso yo diría que alguno ya se veía detrás de un sillón de funcionario, sin necesidad de pasar una oposición). Me di cuenta, por lo politizado del tema, de que estaba acudiendo al inicio de la campaña de acoso y derribo del P.P. o lo que es lo mismo el democrático juego de la alternancia de poderes; cambiar de cabeza para dejar el cuerpo como está.
Pero como dijo Voltaire -creo- "no hay mal que por bien no venga" y esto me ha servido para reafirmarme en mis ideas. Durante toda la tarde vi y escuche la verdadera esencia de nuestros mal llamados representantes; sólo se presentan a sí mismos. ¿Cómo es posible estar hablando media hora con bellas palabras, sin decir nada y prometiendo menos? La iglesia enviaba un nuncio para denegar , eso si con muy buenas palabras, una misa en una plaza pública que le habían pedido...
Más no todo iba a ser negativo, también apareció algún vecino que recordando viejos tiempos habló de mantas, comida e incluso cajas de resistencia. Es más, sentenciaba, "hay que llevar la lucha a los barrios". También llegó algún sentenciado por la nueva ley que venciendo el miedo acudía a pedir ayuda para sus compañeros encerrados en pisos que no se atrevían a salir.
Me enteré de que las altas jerarquías habían impuesto un toque de queda y entre las 22:00 y las 08:00 nadie podía entrar y salir, y aunque no tenía pensado quedarme a dormir, me decidí al ver recoger sus bártulos y salir en estampida a tanto politiquillo y trepa a las 21:50.
Durante la noche no pude dormir nada. Es difícil dormir sabiendo que tienes a un tío a escasos metros cuidando de tu seguridad y que además de llevar pistola, probablemente vota a D.N. o algo así. Pero esto también sirvió para algo, pude conocer de boca de alguien de las juventudes socialistas lo que ellos entienden por socialismo libertario. Vi arribismo y ansias de poder, eso si; para hacer el bien de la mayoría. Todos somos iguales, pero yo me creo superior intelectualmente a los demás. Y escuché frases tales como: "entonces, ¿tu no crees que a mayor responsabilidad mayor salario?" y "¡pero eso significa acabar con el Estado!" (estaría pensando en su futuro escaño).
Un poco mas tarde, ya todo el mundo en calma, alguno incluso roncando -a pesar del policía, que también estaba roncando- caí en la cuenta de dónde estaba, y pensé: seguro que mi expediente de las multas esta aquí. Y fui más allá, seguro que también está la contribución y el número y los planes de urbanismo y los presupuestos y las justificaciones de gastos del alcalde y... Me encendí un cigarro, mire el mechero y me dije: tranquilo has venido a apoyar a esta gente no a hundirlos. Pero no pude evitar imaginarme lo felices que seríamos sin todo eso.
Ya por la mañana, poco después de que entrara el personal a trabajar, se presentaron dos "marujas" (perdón por el tono despectivo, pero es que es eso lo que eran) con abrigo de piel que luego de presentarse como de Cáritas, preguntaron qué necesitábamos e instaron al personal a continuar el encierro en su iglesia; subrayo la palabra instaron porque no ofrecieron, instaron. No entiendo el oscuro interés en que esta gente estuviera encerrada en su iglesia, no sin antes recriminar a uno de ellos que estaba en paro.
Salimos hacia las 10:30 aprovechando que los trabajadores del ayuntamiento salían a la puerta para manifestar su apoyo a los encerrados. Por cierto que de los allí presentes, no vi a ninguno pasarse por la sala a dar los buenos días siquiera.
Me dirigí hacia el lugar donde había dejado el coche la tarde anterior con la certeza de saber que estás en el sitio que quieres estar si de verdad quieres cambiar algo, al acercarme vi en el limpiaparabrisas un sobrecito y debajo del coche unas rayas azules.
Esto me pasa por solidario... ¿Por qué no habré usado el mechero? ¿Por qué no habré apadrinado a un niño?

TrancosSubir


La guerra "moderna"

Entramos ahora en un sector en gran parte top secret, desde el momento que forman parte de este armamento productos específicos que convenciones internacionales (de aquí el calificativo de no convencionales) han prohibido desde hace tiempo: a partir de 1993 gran número de países ratificaron el protocolo sobre la prohibición del desarrollo, producción y acumulación de armas bacteriológicas y químicas. Ahora se sabe que se está procediendo de forma muy diferente y que los más importantes depósitos bacteriológicos y químicos están actualmente ubicados en Estados Unidos, la antigua Unión Soviética, Irán, Iraq, China, Siria, Japón, Corea del Norte, Egipto, Israel y Taiwán.
Los albores de la guerra bacteriológica se pierden en la noche de los tiempos: era una práctica común envenenar los pozos y los acuíferos con cadáveres de hombres y animales antes o después de los combates (hay bastantes pruebas de ello en época prerromana y a lo largo de estos 2000 años de historia). La diferencia entre entonces y ahora reside en la investigación científica con fines bélicos que se hace de estas aplicaciones, pero el viejo "buen" método de dañar los recursos del territorio enemigo se utiliza todavía profusamente.
Una prueba reciente, que era innecesaria, han sido las guerras de las repúblicas yugoslavas: si no es la nube creada por la destrucción de la petroquímica de Páncevo la responsable de atiborrar los hospitales carentes de infraestructura, será la que ha contaminado Novi Sad y su acueducto -cuando se arrasó con milimétrica y criminal precisión la refinería de la capital de la Voivodina- generando una alarma sanitaria que dura desde el día de la primera bomba sobre la ciudad hasta ahora.
En este alarmante cuadro no hay que olvidar el envenenamiento del Danubio, como consecuencia de los continuos vertidos de arsénico y metales pesados de las riberas rumanas noroccidentales. La petroquímica de Pancevo contenía, entre otros productos, tres mil toneladas de clorovinilmonómero, el mismo producto que, en cantidades muy inferiores, ha sido el causante de la muerte de 140 obreros en el complejo petroquímico de Marghera (Italia).
La producción de armas biológicas, esta vez en el laboratorio, tienen el "privilegio" sobre las químicas o las nucleares, de ser bastante más baratas y de causar estragos a gran escala, tanto que han sido definidas como "las bombas atómicas de los pobres". Por dar un ejemplo, se estima que un gramo de toxina puede matar a diez millones de personas. Una variedad de toxina botulínica es casi tres millones de veces más eficaz que el gas Sarín. Un misil scud lleno de toxinas botulínicas puede destruir un área de 3.700 kilómetros cuadrados, un área dieciséis veces mayor que si lo hace con gas Sarín. Destruir un kilómetro cuadrado costaría 2.000 dólares si se usan armas convencionales, 800 usando armas nucleares, 600 si se utilizan armas químicas y sólo un dólar si se utilizan armas biológicas.
Las armas biológicas pueden ser clasificadas en virus, bacterias, rictesias (parásitos intracelulares humanos), toxinas y organismos genéticamente modificados. Los virus más conocidos son el Hanta, la encefalitis equina venezolana y el Ebola (difundidísimo en las zonas africanas en guerra); entre las bacterias destacan el vibrio colera, la yersinia pestis, el bacillus anthracis, etc. Entre los organismos rictesianos se encuentran las mayores causas del tifus, de la fiebre Q y de la endocardia crónica. Las dos principales toxinas son el botulinum y el clostridium perfringens; el primero causa parálisis respiratoria y asfixia, mientras que el segundo causa la gangrena gaseosa, es decir, necrosis en las extremidades.
En cuanto a los organismos genéticamente modificados, casi siempre se trata de una mutación de los organismos antes citados por medio de la reclasificación del ADN, la misma técnica utilizada para producir maíz, soja, trigo… trasgénico. No por casualidad algunas de las empresas productoras de alimentos geneticamente modificados son responsables de estercoleros y pesticidas, a la vez que de la creación de armas bacteriológicas y químicas utilizadas en Vietnam, Afganistán, etc.
Entre los agentes químicos más conocidos y utilizados, está el ya citado Sarín, un gas que paraliza el sistema nervioso y provoca la contracción del diafragma, hasta que la víctima muere ahogada; el llamado gas mostaza, que puede provocar desde daños parciales como la ceguera, hasta la muerte; y el XV, última generación de gas nervioso que lleva a la muerte por asfixia rápidamente. Tanto el Sarín como el mostaza fueron usados en la guerra entre Irán e Iraq y, después, abundantemente utilizados en la represión de la población del Kurdistán iraquí.
Hace pocos meses, a finales de 1999, apareció en Kosovo una fiebre particularísima que se contagió entre varios miles de personas y que, según algunos estudiosos, entraba dentro del ámbito de los daños provocados por agentes patógenos externos creados en laboratorio, es decir, armas bacteriológicas.
Son informaciones imprecisas e incompletas, pero no sería de extrañar que, en los próximos meses, junto a los daños provocados por las bombas "inteligentes", por los proyectiles con uranio y cosas similares, se hablara también de uso o experimentación "no ortodoxa" de armas bacteriológicas y químicas.

Pietro StaraSubir


80 aniversario de la revolución de Kronstadt

Para la mayoría de la gente todo esto pasará inadvertido, pero en marzo se cumplen 80 años de la revolución de Kronstadt, enmarcada dentro de la tercera revolución en Rusia que a la sazón era la verdadera revolución socialista.
Para los historiadores del poder este hecho es obviado injustamente y para los historiadores marxistas solo cabe la mención en unas cuantas líneas difamatorias, tachando a los revolucionarios de Kronstadt de mencheviques y contrarrevolucionarios.
Este breve artículo solo pretende dar un homenaje a aquellos heroicos revolucionarios, muchos de ellos enmarcados en el anarquismo, que intentaron conducir la historia de la Revolución Rusa y de la revolución mundial hacia los postulados del verdadero socialismo, del socialismo humano, frente a la sinrazón de las posturas autoritarias. Hagamos un poquito de memoria y veamos que fue lo que sucedió en Kronstadt.
Tras la Revolución de Octubre de 1917, con el golpe de mano del Partido Bolchevique haciéndose con el poder del Estado, dos posturas revolucionarias movían el espíritu de los proletarios. Por una parte se enmarcaban las tesis de los bolcheviques partidarios de una concepción centralizada del poder y de la sumisión de todos los aparatos económicos, políticos y sociales a la disciplina del partido y del Estado. Frente a ellos se concentraba una concepción federalista de la sociedad donde los proletarios y campesinos directamente llevarían su vida y gestionarían la política, la economía y lo social. Esto sería el socialismo en acción, el anarquismo. Junto con la guerra civil rusa (1918-1921) que se estaba llevando adelante, el gobierno bolchevique procedió a la purga de los elementos hostiles a su política, entre ellos los anarquistas. Destaca la detención de los anarquistas de la calle Malaia Dimitrova en Moscú. A través de la Cheka, policía política de Lenin, se procedió a la detención de todos los elementos que no estuvieran bajo la onda del partido, cuando también se procedió a su exterminación.
A raíz de todo esto, junto a las medidas económicas que el comunismo de guerra había provocado, se produjeron diversos alzamientos fruto de ese malestar. En este panorama se produce el alzamiento de Kronstadt (que junto con el ideal de Majno son las luchas por el socialismo anarquista).
Kronstadt protestaba por la falta de libertad y de oportunidades que el gobierno bolchevique ofrecía. Sus reivindicaciones se limitaban a pedir soviets libres, libertad de prensa y reunión para todos los grupos socialistas y la libertad de los presos políticos social-revolucionarios y anarquistas. También pedían que los bolcheviques no ejercieran mas poder sobre el proletariado sino que fueran los trabajadores mismos los que dirigieran y administraran su producción y su vida. El lema de Kronstadt era: ¡Viva Kronstadt roja con el poder de los soviets libres! Se constituyó un soviet en los acorazados Petropavloks y Sebastopol, teniendo como personajes mas destacados a los simpatizantes anarquistas Petrichenko y Perepelkin. Como se ve sus reivindicaciones eran justas, enmarcadas dentro del prototipo de socialismo justo.
Pero sin embargo frente a estas tesis benevolentes se alzó todo un aparato burocratico-estatal que bajo la capa del socialismo ahogó la verdadera revolución. El gobierno bolchevique, sobre todo con Trotsky y Zinoviev a la cabeza, montó una campaña de difamación contra Kronstadt con el objetivo de atacar la revolución. Trotsky, dirigente del Ejército Rojo y comisario de Asuntos Exteriores, en 1917 afirmó que Kronstadt era "la flor y nata de la Revolución", para cuatro años después tacharla como "la canalla contrarrevolucionaria". Se empezó a afirmar que Kronstadt iba a vender Rusia a los ejércitos blancos del zar, que la sublevación estaba dirigida por zaristas y que sólo era una maniobra contrarrevolucionaria de social-revolucionarios y mencheviques contra la Rusia bolchevique. Todo era una campaña de mentiras ante el temor a la verdadera revolución que iba a destronar definitivamente a los nuevos zares. Bajo unos falsos planes de negociación se estaba gestando el ataque. Ante las palabras de Trotsky "os aplastaremos como a perdices", los anarquistas de Petrogrado Emma Goldman, Alexander Berkman, Perkus y Petrovsky dirigieron un escrito a Zinoviev para parar la acción. Pero nada es posible. Todo el partido bolchevique esta de acuerdo en que había que aplastar Kronstadt (incluso la oposición obrera de Kollontai tachada de anarcosindicalista por Lenin). Y ese ataque tenia que ser inmediato, pues si se llegaba a la época del deshielo sería imposible atacar. Así pues, el 7 de marzo de 1921, a las 18:45 horas, Trostky, Toutjachevsky y Dibenko dan la orden de bombardear. Aunque Kronstadt resistió, el 18 de marzo los bolcheviques la toman definitivamente.
Fue el fracaso de la revolución. Los verdaderos contrarrevolucionarios eran aquellos que decían defender la revolución soviética. Tras el fracaso de Kronstadt la represión continuó y, con la llegada de Stalin al poder pocos años después, se multiplicó.
Páginas tan brillantes como la de Kronstadt sólo se escribirán con la epopeya de Majno en Ucrania y sobre todo con la Revolución Española de 1936.
Que Kronstadt no quede en el olvido. Que aquellos luchadores no eran contrarrevolucionarios como los marxistas los presentan, sino combatientes por un ideal de justicia. En la mente de muchos ejemplos como el de la revolución de Kronstadt siguen y seguirán latentes.

Julián VadilloSubir


Cumbre de Europol en Madrid

Los responsables policiales de todos los países comunitarios, junto con 87 responsables de policías de otros países y representantes de la Comisión Europea, se han reunido durante los días 29 de enero a 2 de febrero de 2001 en el madrileño complejo policial de Canillas para celebrar la Primera Conferencia Europea sobre Terrorismo, organizada por el Ministerio del Interior español y Europol. La Conferencia la inauguró el ministro del Interior español, Jaime Mayor Oreja, y la presidió Jurgen Storbeck, comisario de policía alemán que dirige, desde sus inicios, Europol.
Como es habitual en la mayoría de las apariciones de Europol, la Conferencia se desarrolló en un clima de semi-clandestinidad y con escasísimo eco en los medios de comunicación, a pesar de acordarse en ella las directrices de actuación de la policía en toda Europa para los próximos años.
En su discurso inaugural, Mayor Oreja consideró a Europol como "institución fundamental en la lucha antiterrorista", calificándola como el "foro adecuado donde los países de la Unión Europea deben trabajar para diseñar el nuevo modelo de seguridad común para Europa"; seguidamente exhortó a los representantes policiales a que "tomen conciencia e impulsen en sus respectivos países la implantación de la orden de busca y captura europea" (la euro-orden), cuya finalidad es la inmediata puesta a disposición del presunto criminal a las autoridades del país donde haya cometido el delito más grave, suprimiendo los actuales trámites de extradición.
Mayor Oreja afirmó que "el terrorismo no es sólo un grupo de comandos que actúan, sino un proyecto que trata de asentarse en la sociedad, y para combatirlo es necesario también luchar contra sus estructuras sociales, económicas, políticas e, incluso, de comunicación que lo apoyan y nutren". Es decir, puede ser calificado de terrorismo un proyecto político que, aún fuera de cualquier práctica violenta, practique de forma radical la disidencia política.
Al finalizar la Conferencia, todos los responsables de los cuerpos de policía europeos firmaron el llamado Documento Madrid. Es la guía de Europol en la "lucha antiterrorista" para los próximos años y en ella se contemplan, entre otras, las siguientes propuestas:
1. Apoyar la iniciativa de España, Italia, Portugal y Grecia "como nueva experiencia de equipo de investigación conjunta relativo al terrorismo anarquista". En el transcurso de la Conferencia, Juan Cotino, director general de la Policía, ya había anunciado que España, Italia y Grecia habían llegado a un acuerdo para crear un "grupo de investigación con el fin de combatir el terrorismo de grupos radicales que actúan en los tres países", siendo esta la primera vez que los grupos que denominan como "radicales" o "anarquistas" entran oficialmente dentro del campo de actuación de Europol, y no es casualidad que ello se haya producido inmediatamente después de las luchas antiglobalización llevadas a cabo en Praga y, paralelamente a la Conferencia de Madrid, en Davos.
2. La "creación de una base de datos que incluya los registros de los terroristas más buscados de la Unión Europea, para apoyar una búsqueda activa de los mismos"; anteriormente, ya habían anunciado que esta base de datos debía ir "más allá de las meras necesidades informativas", sin más especificaciones, pero pudiendo dar por hecho que el derecho a la intimidad (con la categoría de fundamental en la Constitución española) vuelve a ser papel mojado.
3. De vuelta al lejano Oeste, la Europol propone nada menos que se estudie y se busque la fórmula de financiación para un "plan de recompensas o incentivos económicos a percibir por aquellas personas que aporten información sobre terroristas, que deberá ser aprobado por el comité ejecutivo de Europol. A partir de ese momento, los ciudadanos de la Unión Europea podremos mirarnos unos a otros calculando el dinero que podemos percibir (o pueden pedir) por nuestras respectivas cabezas.
4. En cuanto a la unificación jurídica europea, el Documento Madrid de Europol propone la puesta en marcha del reconocimiento mutuo de las órdenes judiciales en materia antiterrorista; la ejecución de las comisiones rogatorias de una forma ágil y eficaz; la simplificación de los procesos de extradición, así como el inicio de un estudio de viabilidad para la creación de la euro-orden.
El gobierno español, en su afán por eliminar las garantías procesales de las personas detenidas, dentro del marco de Estado policial que protagoniza, lidera una batalla particular en la Unión Europea para la supresión de los trámites garantistas del proceso de extradición en los asuntos de "terrorismo". El pasado 28 de noviembre consiguió firmar un acuerdo en ese sentido con Italia, no así con Portugal que, en la cumbre hispano-lusa celebrada en Sintra y paralela a la de Europol, se negó a ello al considerar que vulneraba la Constitución portuguesa. Al mismo tiempo que se celebraba la Conferencia de Europol, Mayor Oreja anunció que negociaba con Alemania, Bélgica y el Reino Unido un acuerdo en el mismo sentido.

Endika ZuluetaSubir


¡Abajo la guerra!

Aunque no somos muy partidarios de reproducir artículos ya publicado en la prensa libertaria del pasado, hoy traemos a nuestras páginas un artículo publicado en la revista Estudios de julio de 1935, amablemente remitido por nuestro compañero José Aguadé
La actualidad del tema tratado y, sobre todo, el talante intelectual de quien lo firma, nos han aconsejado reproducirlo.

Alimento, dinero y trabajo hay suficiente -si organizamos nuestras fuerzas de acuerdo con nuestras necesidades- para librarnos de la esclavitud de rígidas teorías económicas o tradicionales. Ante todo, debemos dedicar nuestro pensamiento y actividades al trabajo constructivo y no a la preparación de otra guerra. Estoy de acuerdo con Benjamín Franklin, el cual dijo que nunca habría una mala paz o una buena guerra.
No soy solamente pacifista; soy un pacifista militante. Estoy dispuesto a luchar por la paz. La guerra no se eliminará a menos que los mismos hombres se nieguen a pelear entre sí.
Todas las grandes causas tienen su apoyo inicial en una agresiva minoría. ¿Acaso no es mucho mejor para un hombre morir por una causa en la cual cree, tal como la paz, que sufrir por una causa en la que no cree, tal como la guerra? El resultado de cada guerra es simplemente aumentar la cadena de círculos viciosos que impiden el progreso de la humanidad. Un puñado de críticos conscientes puede dar vida a la protesta contra la guerra.
Las masas no son nunca militaristas en tanto que sus mentes no están envenenadas por la propaganda. Estoy de acuerdo en que debemos enseñar a las masas la resistencia a la propaganda. Debemos empezar por inmunizar a nuestros niños contra el militarismo, educándolos en el espíritu del pacifismo. El error en Europa ha sido el uso de una psicología equivocada. Nuestros textos escolares glorifican la guerra y ocultan los horrores. Inculcan el odio en las venas de los niños. Yo enseñaría paz, en vez de guerra. Yo inculcaría amor, en vez de odio.
Los textos escolares deberían escribirse de nuevo. Todo nuestro sistema de educación debería ser imbuido de un nuevo espíritu, en lugar de perpetuar viejos rencores y prejuicios.
La educación debe empezar en la cuna. En las madres del mundo es en quien recae la tarea de sembrar la semilla de paz en las almas de los niños.
Puede no ser posible eliminar el instinto combativo en sólo una generación. Hasta puede no ser deseable eliminarlo íntegramente. Mejor es que los hombres sigan luchando, pero que luchen por cosas nobles, no por imaginarias líneas geográficas, prejuicios raciales y codicia privada, vestida con los colores del patriotismo. Sus armas deberán ser sólo el espíritu, no los tanques y las granadas.
Pensad lo que podríamos hacer del mundo si todo el poder malgastado en la guerra fuera aplicado a labores constructivas. Una décima parte de la energía que los beligerantes gastaron en la Guerra Mundial, una fracción del dinero que explotó en granadas de mano y gases venenosos, bastaría para elevar el standard de vida en todos los países y evitar la catástrofe económica de la desocupación en todo el mundo.
Debemos estar preparados a hacer por la causa de la paz el mismo heroico sacrificio que hemos hecho de buena gana por la causa de la guerra. No hay ninguna tarea que sea más importante y esté más cerca de mi corazón.
Nada de lo que yo pueda hacer o decir cambiará la estructura del universo. Pero, tal vez, alzando mi voz pueda contribuir al triunfo de la más noble de todas las causas: buena voluntad entre los hombres y paz en la tierra.

Albert EinsteinSubir


 

Nuestra patria es el mundo.
Nuestra familia, la libertad

Sin titulo

Miedo a llamarse anarquista

Congreso anarquista norteamericano

La experiencia comunalista de la Federación Municipal de Base de Spezzano Albanese (Italia)

 

Una noche en la cueva de las maravillas

La guerra "moderna"

80 aniversario de la revolución de Kronstadt

Cumbre de Europol en Madrid

¡Abajo la guerra!

 



 

 

 

 

 

 


[NUESTRO PERIODICO] - [TABLON] - [Nos. ANTERIORES] - [SUSCRIPCIONES] - [CONTACTA] - [SITIOS INTERES] - [DOCUMENTOS IFA]