PERIODICO ANARQUISTA
Nº 148
             NOVIEMBRE 2000

 

SECCIONES

  

Portada

 

Nuestro periódico

 

Tablón

 

Números
anteriores

 

Suscripciones

 

Conctacta con nosotros

 

Sitios de interes

 

Documentos
de la I.F.A.

 

 

 

 



[NUESTRO PERIODICO] - [TABLON] - [Nos. ANTERIORES] - [SUSCRIPCIONES] - [CONTACTA] - [SITIOS INTERES] - [DOCUMENTOS IFA]
Portada

 

Praga: la lucha continúa

El 26 de septiembre se concentraron en Praga un nutrido grupo de manifestantes antiglobalización para decir a los señores del FMI que a pesar de los pesares, todavía hay gente que está viva y dispuesta a luchar contra la globalización del capital y el poder desenfrenado de los siete países más poderosos y ricos del planeta.
Y es que resulta inadmisible que en las manos de unos pocos señores esté todo el poder del mundo, logrado a costilla del robo indiscriminado al resto de la humanidad, que pone la mano de obra barata, las riquezas naturales, para que los siete sean omnipotentes.
Durante tres días, Praga se convirtió en el bastión de la lucha contra el capital, de la lucha contra el estado y el poder. En esos días, Praga se vistió de lucha social, con un colorido anticapitalista, donde la juventud mostró estar dispuesta a luchar hasta el fin en contra de toda forma de opresión.
En Praga, cientos de personas expresaron que no se puede obligar al mundo a endeudarse, empeñando la dignidad de los pueblos al todopoderoso capital y a sus servidores, a fin de seguir sumiendo al resto de la humanidad en el más profundo atraso económico y tecnológico, para que los poderosos sumen sus ganancias y las trasnacionales obliguen a los países menos desarrollados a endeudarse "por su bien", produciendo lo que ellos dictan, e impidiendo que los pueblos sean los dueños de su propio destino.
A Praga asistieron un universo de tendencias, arropadas bajo la bandera de la antiglobalización. Los anarquistas junto con el resto de los manifestantes antiglobalización, concentrados en la Plaza de la Paz, enarbolaban banderas y pancartas con consignas como: "La resistencia no tiene fronteras" y "Ellos globalizan el capital, globalicemos la lucha".
Sin embargo, el poder no puede permitirse tales exabruptos, no puede permitir que su sagrado dominio se vea mancillado y menos aun protestado por quienes no creemos en él y luchamos, desde cualquier lugar, contra sus designios, cómo ha de permitir que cuatro gatos, negados a usar Pierre Cardin, a tomar Toxicola (perdón Coca-Cola) o a tomar la mas nutritiva de las alimentaciones en san Mac Donald's, salgan y le digan al mundo que ya basta, que no aceptamos su globalización, que no queremos (y no debemos) aceptar sus dictados. Por eso desataron la más brutal de las represiones contra los manifestantes antiglobalización.
El despliegue policial solo fue comparable con el militar utilizado para sofocar la "Primavera de Praga". La brutalidad demostrada por los servidores y lacayos del poder no tuvo nada que envidiar a la utilizada por la más atroz de las dictaduras. El Estado checo en su afán por demostrar que es digno de servir al capital y por ende digno de entrar a formar parte de "Europa", utilizó los mejores métodos de tortura y disuasión de que disponía. Los manifestantes detenidos, de las más diversas nacionalidades (unos cuatrocientos), fueron tratados (mejor dicho maltratados) con una saña proverbial. Los malos tratos, torturas y vejámenes a que fueron sometidos demuestran que no están dispuestos a permitir un mundo donde no existan personas dispuestas a "globalizarse". Ellos no quieren que se comparta el pan y la paz, sin que por medio esté la Ford Motors o la Microsoft, la Casa Blanca o el Parlamento, diciéndonos que lo que es bueno para ellos es bueno para nosotros.
Esto por suerte o por desgracia (para ellos), no solo sucedió en Praga; sucedió en los más diversos lugares del mundo: Madrid, Barcelona, Sao Paolo, Caracas, París y Washington. La lucha se ha extendido como reguero de pólvora, pues el enemigo está a la vista.
Por ahora solo hay que esperar, puesto que la conciencia de la antiglobalización está germinando. Los siete deben mantenerse en guardia.

Hernán

 

Que globalicen a su madre

Ciertamente, a ellos ,a los poderosos la globalización les representa el mayor paso de avance en la cadena de depredación económica.
Ya no solo son los dueños de la tierra, de las riquezas, de los hombres, si no que ahora nos quieren convencer de que lo mejor que nos puede pasar es que nos globalicen, que lo que han hecho desde siempre es una novedad, que el crecimiento económico de los 225 habitantes mas ricos del mundo es de vital interés para el resto de nosotros, los cientos de millones que apenas vemos las migajas que de sus mesas caen, en un banquete que nosotros proveemos, ya que su consigna es que la pobreza repartida toca a menos (al menos a ellos).
Pero la globalización no solo es en el plano económico, ni mucho menos , ellos los poderosos, los saqueadores de siempre, ahora también quiere globalizar el estado, y claro faltaba mas, globalizar su policía, ahora ellos deciden quien, dónde y como deben hacerse las cosas, ahora deciden dónde implantar su paz y cuando justificar sus guerras, que total, los muertos son los de siempre.
El 26 de septiembre el Capital se reúne en Praga, con sus mayores representantes y acólitos, para decidir cuanto más debemos trabajar, cuanto más nos deben esquilmar y a cuantos más han de exprimir, para que ellos (los 225 habitantes más ricos y las corporaciones transnacionales) puedan mantener sus índices de crecimiento económico mientras a nosotros nos crecen las deudas.
Por eso nosotros, los anarquistas, nos manifestamos contra la globalización económica que es en definitiva la transformación del hombre en una cifra más de las tantas que ya poseen, y por ende la pérdida de su libertad.
Nos manifestamos porque la esperanza de un mundo de libres y de iguales no pasa por su globalización si no que pasa por la unidad entre los pueblos bajo la bandera del apoyo mutuo y la solidaridad.

ELLOS GLOBALIZAN EL CAPITAL,
GLOBALICEMOS LA LUCHA.

(Panfleto repartido en Madrid
por el grupo Albatros)
Subir


Bolivia arde

La convulsión social que se vive en Bolivia tiene sus causas en el hambre, la desocupación, la eliminación de los derechos más elementales y la corrupción e incapacidad de los gobernantes. Los diferentes sectores bloquean, marchan y ejecutan la violencia porque han acumulado demasiado descontento por la forma de vida que llevan. El agitador es la miseria y las malas condiciones de vida.
El gobierno en su empeño de aplastar el malestar social, manipula los acontecimientos. Realiza una campaña para desprestigiar las movilizaciones. Pretende hacerlas ver como el resultado de la agitación de algún grupo subversivo o como el descontrol de algunos "malos bolivianos". Pretende negar todo motivo razonable en la acción de los trabajadores. Esta su actitud es explicable porque tiene que defender a cualquier precio, la implementación de su actual política neoliberal impuesta por la embajada norteamericana.
La lucha actual de la población tiene el gran mérito, no solo de expresar las necesidades de todos, sino también la de tratar de generalizarse. Es decir, de empujar a todos los sectores al conflicto y golpear con un solo puño. El campo y las ciudades están uniendo sus esfuerzos en la lucha. Si esta tendencia se logra materializar y fortalecer estará en juego la cabeza del gobierno y la posibilidad de aplastar totalmente la política neoliberal. "Si Bánzer se va, se acaba la democracia", replican sus partidarios. ¿Qué democracia? ¿La democracia burguesa? Ojalá fuera así. A los bolivianos hambrientos la democracia burguesa nos tiene sin cuidado. Esta democracia que no es otra cosa que la dictadura de la burguesía y hambreadora sirviente del imperialismo no nos sirve para nada. Aquí no se trata de cambiar a un dictador por otro, la lucha del pueblo en las calles debe orientarse a echar del poder a la burguesía en su conjunto El ex dictador Bánzer se cree la encarnación de la democracia. Y la frase de sus partidarios esconde una amenaza: "nos recortan el período presidencial, nosotros golpeamos militarmente". Los adenistas son golpistas gorilas. Lo cierto es que Bánzer se va si la lucha de las masas lo echa a pesar de los gringos, porque, de otro modo, mientras cumpla con sus mandatos como la erradicación de los cocales, Bánzer tiene su apoyo y parece seguro en el gobierno.
El gobierno está arrinconado, la brutal represión que ya ha sumado nueve muertos más y decenas de heridos a la larga lista de víctimas del gorila Bánzer, no logra contener la ira popular. La debilidad del gobierno es extrema, víctima de sus propias contradicciones internas. Los empresarios desesperados claman "mano dura", quieren ver sangre a raudales a fin de que se dejen expeditos los caminos, la prensa burguesa les hace el coro. La burguesía en su conjunto avizora con horror que la acción de las masas puede descontrolarse y poner en riesgo la estabilidad del régimen burgués vigente. Y, sin embargo, como parte de su proceso de descomposición e incapacidad como clase dirigente, no pueden unirse para salvar su propio pellejo. Vivimos el fin del capitalismo envejecido que se hunde en el fango de la corrupción y la incapacidad.
Por el momento, la lucha de las masas sigue en ascenso, el gobierno desesperado busca solucionar los conflictos entre la represión y el "diálogo" apoyándose en la debilidad de las direcciones que, bajo la presión de las bases aparecen muy radicales, pero que fácilmente pueden ceder a cambio de simples promesas. Factores negativos pueden detener momentáneamente la actual lucha, pero aún en ese caso, quedará como la base del futuro ascenso revolucionario. Las masas están totalmente persuadidas, esto es parte del proceso de maduración política de los explotados, de que ya nada se puede esperar de los gobiernos burgueses ni de la democracia burguesa. Que el derecho a comer, a tener trabajo, a educación para sus hijos, que la burguesía califica de demandas irracionales, hay que conquistarlo en la lucha, en las calles, en los caminos, echando del poder a la incapaz burguesía. La violencia emerge de manera inevitable y nos obliga a defendernos y armarnos para aplastar la represión del gobierno.
La brutalidad del gobierno no tiene límites, no solo están usando francotiradores contra los trabajadores inermes, sino también bombas y aviones que en vuelos rasantes ametrallan a los manifestantes. De momento el conflicto se generaliza, incluso las mujeres de los policías de base han entrado en huelga de hambre por reinvindicaciones salariales para sus esposos. Otros sectores como los trabajadores y transportistas de la fábrica de cemento Fancesa, han cesado en sus medidas de presión al lograr triunfos parciales deteniendo el avance privatizador de la multinacional británica C.D.C., otro sector que ha logrado presupuesto son los estudiantes de la Universidad Siglo XX.
Contrariamente, hoy las universidades mas grandes del país, como son la UMSA y la UAGRM, han registrado brutales enfrentamientos entre la policía y los estudiantes. Los campesinos del departamento de La Paz intentaron tomar la presa de Hampaturi, siendo brutalmente reprimidos; protestan por la intención de la empresa Aguas del Illimani, de cobrarles por el agua de las pozas y ríos que usan para beber. Los campesinos intentan cercar la ciudad de La Paz, por el momento cortaron la comunicación vial a las zonas residenciales lujosas. Mientras en el sur del país los campesinos de "los sin tierra" realizaron bloqueos relámpago y se enfrentaron a la policía. En la ciudad de Potosí el paro de labores completo ya dura mas de dos días y amenaza radicalizarse.
La solidaridad internacional se hizo patente pidiendo el cese de la represión y la renuncia del presidente Bánzer.
Un manifestante anónimo declaraba: "podemos morir de hambre o peleando, igual moriremos".

JJ.LL. de Boliviasubir


Organización anarcosindicalista y
federación anarquista

Hay quien mantiene la idea de que la C.N.T. es una organización de lucha global, y que la existencia de la F.A.I. es algo innecesario, que además, como poco le resta militancia diluyendo energías, ya que lo que se hace en la específica se puede hacer en el sindicato. Este razonamiento no es válido para l@s anarquistas.
Tenemos que tener en cuenta que la C.N.T. es un instrumento directo de lucha, un frente de choque contra el sistema, donde al margen de que su funcionamiento interno tenga bases anarquistas, su incidencia en la realidad le obliga a asumir un cierto nivel de contradicción. Su lucha debe centrarla en el mundo del trabajo y estar legalizada para poder actuar desde lo concreto reivindicando además conquistas parciales que mejoran la existencia de l@s trabajadores/as.
Si nos mantuviésemos exclusivamente en la C.N.T. con la idea de que es una organización global, para hacer lo que hacemos en la Federación, crearíamos un conflicto, porque las ideas tendríamos que ponerlas en la práctica "negociando" con los compañeros que no se sienten anarquistas, con la parte de frustración que eso conlleva -a no ser que nos dejásemos llevar por el quehacer del día a día, con el riesgo de perder la visión global de lo que debe ser una sociedad de iguales y libres- ó, por el contrario, convertiríamos los sindicatos en una especie de grupo específico cuya acción queda paralizada (pues es difícil actuar desde lo concreto en luchas parciales sin caer en contradicciones).
Los trabajadores anarquistas necesitamos del sindicato para defendernos de los atropellos del capital en nuestro ámbito de trabajo y entendemos que esa lucha conlleva la aceptación de un cierto nivel de contradicción (como por ejemplo reivindicar la jornada de 30 horas cuando estamos en contra del trabajo asalariado). Es un ejemplo de lucha parcial, necesaria para no terminar con la cabeza más abajo que el suelo, donde tu dignidad queda tan pisoteada que se anula cualquier mecanismo de respuesta (como los oprimidos del tercer mundo).
Por todo esto son muchos los anarquistas que además de estar federados como tales, pertenecen al sindicato y esta doble pertenencia es a veces no bien vista por algunos compañeros de la CNT que desearían que concentrásemos nuestras fuerzas en el sindicato, ó peor aún nos consideran intrusos, ya que para ellos tenemos nuestra propia organización.
Con respecto a esto, si la CNT es un espacio para cualquier trabajador, con más sentido para el trabajador libertario, sólo tenemos que ver la bandera roja y negra tomada del anarquismo, y los Acuerdos del VIII Congreso Confederal en los que se dice textualmente: "Enten-demos el anarcosindicalismo como la síntesis de la teoría y práctica del anarquismo actuando sobre y en todo tipo de asociacionismo obrero que confluye en un sindicato. Se trata en rigor de una síntesis del anarquismo y el sindicalismo revolucionario para impulsar el cambio de sociedad actual desde el mundo del trabajo. El anarquismo ha sido la fuente de inspiración del sindicalismo revolucionario nacido en Francia en el siglo pasado, por lo que se puede decir, según hace actualmente la A.I.T., como sinónimo de anarcosindicalismo".
En cuanto a militar más o menos en el sindicato, consideramos que no tiene que ver con el hecho de estar o no en otras organizaciones. Hay compañeros que sólo están en la C.N.T. y se comprometen tan poco o tan mucho en el sindicato como los que pertenecen a otros colectivos. Son otras formas de lucha que responden a maneras de abordar una realidad que no gusta, y tenemos el derecho y la libertad a decidir cómo, con quién y dónde se lucha. Desde luego lo que no anima a participar en la C.N.T. son actitudes de discriminación que estigmatizan, llegando a un punto en el que si nos implicamos y comprometemos, se dice que la F.A.I. está actuando a través de nosotros como un mecanismo de control, pero si no lo hacemos somos unos irresponsables que delegamos en los compañeros, no predicando con el ejemplo. Es una situación incómoda que nos perjudica a todos, enrareciendo el clima de respeto y compañerismo tan necesario en la lucha que nos planteamos.
Por si sirviera de algo hacemos el intento de aclarar el sentido y la función que tiene la Federación:
L@s anarquistas tenemos en ella un espacio propio y una estructura adecuada para funcionar (grupos de afinidad autónomos que se federan), dónde las ideas puedan llevarse a la práctica sin que tengan que circular por una gran estructura que delimita o modifica de alguna manera la idea previa, donde nos formamos en el ideal anarquista haciendo difusión de él y promoviendo organizaciones que lo acercan a sectores de la población a los que directamente nos sería (como federación) difícil de llegar: ateneos, escuelas populares, sindicatos, colectivos vecinales...
Un espacio propio desde el cual ver el mundo en que vivimos estableciendo una cierta separación necesaria para analizar con frialdad (intentando no dejarnos llevar por la rabia del hecho concreto) y objetividad descubriendo el entramado de relaciones que hace que la vida sea como es, para poder diseñar después una alternativa global desde el aquí y el ahora, valiéndonos de los principios que nuestros antecesores han ido elaborando.
Y todo esto ha de hacerlo fuera y frente al sistema, por lo que no admite el permiso de existencia, control y compra que el Estado ejerce con la legalización y las subvenciones de cualquier tipo.
No podemos tener la vista puesta exclusivamente en el ideal, como tampoco podemos zambullirnos de pleno en las miserias diarias sin ver más allá. Hay que tener un pie puesto en el ideal y otro en la realidad, guardando un constante equilibrio, teniendo claro de dónde partimos y adonde queremos llegar, sin perder la referencia de los principios que hemos heredado (contra toda autoridad y poder que someta al ser humano, obligándole a actuar contra sus creencias, pervirtiendo su capacidad creadora y su tendencia natural a la colaboración con sus iguales). La experiencia práctica y el sentido común nos hace constatar la validez de estos principios cuya práctica nos hace más humanos y libres.

Grupo AlbatrosSubir


El miedo del tirano

La lucha de toda persona de pensamiento ácrata que anhela y ama la anarquía es continua a favor de los oprimidos, los desaparecidos, los torturados, contra las humillaciones y los crímenes y contra los Estados que son los que provocan y potencian estas actitudes, y esta batalla no ha cesado ni cesará hasta la consecución de la anhelada democracia.
Esta lucha no podemos desarrollarla con más amplitud gracias a las zancadillas que nos ponen las instituciones de los Estados, asalariados de los poderes económicos que se ocupan de canalizarla, para con posterioridad desviarla y por fin aniquilarla. Esto es lo que está ocurriendo con el famoso y ya rancio ¿juicio? contra Augusto Pinochet Ugarte, que está sirviendo como un lavado de imagen a todas las corruptas democracias estatales y las famélicas dictaduras del proletariado.
La Santa Sede, por iniciativa del propio Papa, da un mensaje a favor del carnicero. Ni la prudencia de callar en este tipo de casos, la sabia hipócrita diplomacia de milenios. Muy grave lo deben ver ¿Están poniendo sus barbas a remojar? Por mediación del Secretario de Estado Vaticano, Angelo Sodano, amigo personal de Pinochet, están muy apenados en Roma por el anciano. Cuántos muertos en nombre de la cruz. No olvidemos que toda la Iglesia Católica mundial, no sólo con su apoyo implícito, sino con participación activa, como el arzobispo de Chile, Silva Henríquez al lado de los mandos del ejército, fue decisiva en la gestión de los campos de concentración, en la tortura de los prisioneros, en la desaparición de miles de luchadores, en las caravanas de la muerte. Y esto no fue sólo en Chile, sino también en Argentina, Uruguay, Paraguay, Perú, El Salvador, Nicaragua, Colombia, Bolivia… España.
Pinochet, el genocida, cumplirá 85 años el 25 de noviembre y sólo 2 de su detención, consecuencia de una "petición de extradición" de la ¿justicia española? al estar vinculado a las acusaciones de asesinatos, entre el 11 de septiembre de 1973 y el 31 de diciembre de 1983 y, como Hitler, Mussolini, Stalin, Franco, Videla, Milosevic, Pol Pot… qué más da, demuestra que sólo tienen fuerza apostados detrás de la mesa de su despacho, si éste tiene bien guardada la entrada, también con la espada en ristre, rodeado de sus sanguinarios mercenarios armados.
Todos son como fieras que sólo dominan su territorio. Por ello nunca se les ve solitarios y aislados, nunca fuera de sus dominios o haciendo una vida normal; no pueden soportar ni siquiera una tos rebelde.
Esta ralea nunca sabrá lo que valen como hombre solo, jamás podrán apreciar la grandeza de una soledad necesaria, de un retiro en paz, de pisar la tierra en espacio abierto como persona. Eso jamás.
Por eso otros no salen ni salieron nunca de su cubil, de su terreno, donde tienen apostada su guardia pretoriana para salvarles. El miedo.
Los dictadores tienen mucho miedo, más miedo que nadie, más miedo que cualquier chiquillo indefenso. Y tienen miedo porque saben que cuando pisan, sus huellas están manchadas de sangre, o ven la oscura y fría mazmorra subterránea donde torturaban, o escuchan los terribles ecos de los agonizantes, o sencillamente saben que las suelas de las botas con que pisan están llenas de lamentos de oprimidos.
Son cobardes. Fijémonos en la tranquilidad que Pinochet llevaría a Londres, que hasta cambió el orden de sus apellidos, a ver si colaba y pasaba desapercibido. Pero, más que cambiar los apellidos e incluso el nombre, para eso debería no haber nacido.
Los dictadores, como mínimo, pagan aquí, en la tierra, porque están impregnados del terror patológico que les consume; llevan siempre colgada del pecho una pesada desconfianza ante todo y de todos. Su vida es como la de las alimañas que viven del zarpazo, de la distracción de la presa; por ello pensamos que eliminar a los tiranos no es cosa de derecho, el déspota, el dictador extermina o es exterminado. Nunca es cosa de derecho. Sólo de moral, nunca pediremos un juicio. Nosotros evocamos la austera fórmula de un personaje de su misma cuerda, el general De Gaulle (recordemos Argelia) acerca del torturador nazi Touvier, del que dijo: "¿Juicio? Doce balas en la tripa. Es todo". O, ¿por qué no? Un vuelo angelical a lo Carrero Blanco. Ninguna piedad para los torturadores. No se debe juzgar a los tiranos. Se les elimina.
Y si esta medicina que los déspotas emplean en abundancia no es la adecuada, y la sociedad, obligada por sus imperativos legales, permite que su último aliento lo pueda dar en la cama de su magnífico retiro, exigimos que no se le separe de lo que vitaliciamente tiene conseguido: la generosa pensión de miedo recogido que se lo lleve a la tumba junto a su crucifijo, él se lo merece, es suyo, menudo mérito el dejar a tantos y tantos sin vivir, y muchas generaciones sin poder moverse en libertad, rompiéndoles la existencia.

Grupo MalatestaSubir


JJ.OO.: sobredosis de competición

Mientras los Juegos Olímpicos cuestan a los contribuyentes del mundo entero y las empresas apuestan sobre jugosos beneficios, el gobierno australiano se esfuerza al máximo por reducir al silencio y machacar toda reivindicación social o aborigen.
Todo sucede con normalidad en el "mejor de los mundos". Dejemos de hablar de deporte, de juegos olímpicos, y volvamos a los orígenes: citaremos a los pro-deportivos.
Comenzaremos antes que nada por Coubertin, el aristócrata que, a finales del siglo XIX, hizo todo lo posible por relanzar las Olimpiadas: "El deporte produce una élite más proclive a los valores jerárquicos cercanos a la aristocracia (Educación física)". Se perfila el elitismo intrínseco del deporte: "Hay dos razas distintas: la de los hombres de mirada franca, con músculos fuertes, con el paso seguro, y la de los enfermizos con semblante resignado y sumiso, con aspecto de perdedores. En las escuelas y en el mundo los débiles son apartados, los beneficios de esta educación sólo pueden apreciarse en los fuertes". Pero Coubertin está lejos de ser el único en pensar que el deporte es una (¿la?) verdadera escuela de moral: "El deporte, por la disciplina que impone, descubre la necesidad de reglas, los beneficios del esfuerzo gratuito y organizado. Por la vida en equipo que impone, da respeto a la jerarquía lealmente establecida, al sentido de igualdad, al de solidaridad y de interdependencia. Es sin lugar a dudas un excelente aprendizaje de relaciones humanas, una notoria escuela de sociabilidad (Alto Comité de Deportes, 1965)". Escuela de ciudadanía, los partidarios del "deporte para todos", de la educación popular, encuentran sus argumentos incluso en Mao: "La ciencia de la educación física encuentra su complemento en la enseñanza de la virtud y la sabiduría". Y para acomodar esta moral e imponerla, todo vale: "Cuando una nación está en forma, se traduce en todos los ámbitos, comprendido el del deporte. Esto se debe completar con una generalización del deporte en la escuela. Lo que es válido para la escuela lo es también para el cuartel. Todo esto lo sé y nos estamos ocupando de ello (Georges Pompidou)".
Se puede empezar por Maurras mismo: "Ese internacionalismo no acabará con las patrias, sino que las fortalecerá". Los propios deportistas utilizan a menudo su verbo: "Soy un oficial de la reserva, orgulloso de haber servido a mi país durante veinte años (Milla, Camerún, 1990)". El deporte refuerza el nacionalismo, da la "confianza" necesaria a la nación: "Un éxito deportivo puede servir a la nación tanto como una victoria militar (Gerald Ford)". Y según la FIFA, el deporte no sólo puede transmitir valores patrióticos, sino que también puede tener un papel muy activo en la gestación de la ideología nacionalista: "Las nuevas federaciones de fútbol no nacen simplemente de la fragmentación nacional, sino que además el fútbol ha desarrollado un papel determinante en la gestación y contagio de las ideas nacionalistas (revista Charlie Hebdo, 1998)".
Algo que caracteriza a todo nacionalismo es la negación de las clases sociales, de formas de dominación que pudieran existir en el seno de la nación: "Es esencial que la juventud burguesa y la juventud proletaria beban en las mismas fuentes de los juegos físicos, que coincidan es accesorio. De este hecho derivará, por ambos lados, el buen humor social, único estado de ánimo que podrá garantizar en el futuro la esperanza de colaboración eficaz (Coubertin, Educación física)".
"En adelante el opio del pueblo al alcance de todos, instalado en cada hogar, se hace indispensable para desarrollarse y provocar una práctica contra la que cada vez pueda luchar menos gente (periódico L'Équipe, 1986)". "Aparte del fútbol, para los jóvenes sin aficiones no hay nada que hacer. El deporte sirve de vía de escape a las frustraciones, a las tensiones provocadas por las privaciones. En este sentido, es un fenómeno positivo (arzobispo Spepard, 1986)".
El capitalismo ha creado y desarrollado el deporte espectáculo porque transmite los valores del liberalismo. "A nuestro mundo igualitario no le gusta la filosofía tanto como el deporte. El deporte es la emulación, la clasificación, la jerarquía del resultado, la voluntad de vencer (Le Pen, 1986)". Y el liberalismo, la libre competencia despiadada, ¡es la guerra! "El fútbol es la continuación de la guerra por otros medios (periódico Times, 1996)". Los jugadores se convierten en guerreros. "Golpea antes de que te golpeen, pero hazlo discretamente (Boli)". "Yo juego por dinero y por ganar puntos. El adversario quiere arrebatarme el dinero y los puntos. Por eso debo combatirle por todos los medios (Steigner)".
Para que la guerra alcance su corolario, se necesitan buenos guerreros y un público convencido. El estadio, tras las frustraciones de la semana, llega a ser uno de los lugares más propicios a toda forma de manipulación violenta y fascista: "Somos el ejército de los marselleses, nada nos podrá detener; Tolón es de maricas y en Burdeos toman por el culo. Cantemos todos juntos por la victoria (boletín Malgré tout)".
A pesar de todas las citas anteriores (escogidas entre un gran número) que demuestran que existe algo más que connivencia entre el deporte y la ideología liberal, ciertas corrientes políticas se esfuerzan en pensar que el deporte espectáculo no es más que el resultado de la perversión capitalista. Incluso en los medios libertarios, hay gente que se extasía ante la victoria del Calais, defendiendo un fútbol alternativo ¡con acceso gratuito al estadio! Es casi la postura oficial del Partido Comunista: "El capitalismo como tal ha corrompido profundamente la actividad deportiva, hasta el punto de que no se diferencia de cualquier actividad mercantil… Pero si la influencia del capitalismo sobre el deporte es notoria, no significa necesariamente que el deporte en esencia sea un simple elemento del proceso de producción capitalista, un modo de relación específica del régimen". Esta afirmación niega la construcción histórica del deporte. Esta visión copia las teorías trans-históricas del Estado o de la religión defendidas por los marxistas. No, el deporte no ha existido siempre ¡No confundamos juegos físicos con deporte! Es por razones ideológicas por lo que el Estado y la patronal se han apropiado del juego y lo han transformado en deporte, es decir, en federaciones que se esfuerzan en imponer, en reforzar la competición, la necesidad de un vencedor, la jerarquización…
Nuestra crítica al deporte debe ser radical. De nosotros depende que salga de la esfera militante e intelectual.

RégisSubir


Una mujer como nueva
secretaria general de la C.N.T.

Por primera vez en la historia de España, un sindicato ha elegido a una mujer como secretaria general. Sin embargo, este hecho que hubiese ocupado un lugar destacado en los medios de comunicación en caso de tratarse de CC.OO. o U.G.T., ha pasado totalmente desapercibido porque el sindicato a que nos referimos es la Confederación Nacional del Trabajo. Ana Sigüenza, la nueva secretaria, opina que el género no tuvo ninguna importancia en el momento de la elección ni la tendrá en el futuro.
- Visto desde fuera tal vez pueda creerse otra cosa, pero aquí todo el mundo sabe que los cargos no son decisorios ni conllevan ningún tipo de poder.
Mujer segura de sus ideas y con un importante bagaje anarcosindicalista, Ana conoce profundamente todos los entresijos de la Confederación.
- Me afilié a la C.N.T. en 1977, cuando el sindicato estrenaba su legalización, pero mis primeros contactos fueron anteriores a través de compañeros de facultad que luchaban clandestinamente- nos cuenta
En 23 años han pasado muchas cosas, luchas internas, escisiones, enfrentamiento con el poder de los patronos y la policía... pero Ana solo quiere recordar los malos momentos para aprender de ellos y apartarlos después de su memoria. Prefiere hablar de todo lo que el anarcosindicalismo le ha aportado, de la solidaridad de los compañeros y compañeras y del apoyo mutuo que ha podido constatar en los momentos mas difíciles.
-¿Por qué te afiliaste a la C.N.T.? ¿Por ideas?
-No, simplemente porque soy una trabajadora desde que tenía 17 años y comprendí muy pronto que ante la explotación la única defensa es el sindicato.
-¿Son muy diferentes la C.N.T. actual y la que tú conociste en la década de los setenta?- preguntamos
-No, la C.N.T. es básicamente la misma que era y que seguirá siendo. Naturalmente, al estar sus militantes inmersos/as en esta sociedad de constante evolución, no puede ser ajena a las transformaciones. Pero eso, que la hace estar viva y la enriquece, no la aparta de sus raíces.
-Cada cierto tiempo surge en la Confederación un conflicto no resuelto. La C.N.T. ¿debe limitarse a realizar una labor sindical o debe tener una proyección social?
-Sin lugar a dudas, somos un sindicato y la lucha sindical es nuestro principal objetivo -responde Ana- pero a los trabajadores no solo nos afecta el paro o la explotación empresarial, sino también otros muchos problemas, la vivienda, la educación, la sanidad, la subida de los carburantes... y todos ellos tienen que formar parte de nuestras reivindicaciones. Pongamos como ejemplo a los/as emigrantes; son trabajadores/as, pero mejorar su calidad de vida no solo pasa por el salario, sino también por otras muchas circunstancias a las que la C.N.T. no puede ni quiere ser ajena.
-Sin embargo, ¿no sería más conveniente que otras organizaciones específicas se ocupasen de todas esas luchas que no son sindicales en el estricto concepto del término? Dado el escaso número de militantes con que actualmente cuenta la C.N.T. querer abrir muchos frentes es dividir fuerzas.
Ana no tiene que pensar mucho sus respuestas, probablemente porque ha tenido que responder a preguntas parecidas en otras muchas ocasiones.
-La C.N.T. trata los temas sociales de una manera más general, las organizaciones específicas de una manera más profunda. No son excluyentes, sino complementarias. Nosotros/as nos interesamos por los problemas de la mujer, pero en Mujeres Libres se analizan bajo otro prisma. Lo mismo ocurre con la F.A.I., ambas organizaciones luchamos por la implantación del comunismo libertario pero lo hacemos desde ángulos diferentes. No se puede olvidar que hay personas que militan a la vez en varias de estas organizaciones, aunque no la totalidad. Yo me incluyo entre estas últimas.
Frecuentemente, cuando se hace esa afirmación fuera del movimiento libertario, suele crear cierta sorpresa
-¿No resulta difícil decir que no se es anarquista en una organización que se autodenomina anarco?
-Al contrario, es muy sencillo. Lo difícil es ser anarquista porque exige una coherencia en todas las facetas de la vida.
A pesar de la atención con que Ana Sigüenza atiende a la entrevista del Tierra y libertad, tiene aspecto cansado
-¿Qué futuro ves para la C.N.T.?
-Muy bueno, estamos en una situación muy similar a la que se desarrolló a comienzos del siglo XIX, ya que le desregulación de las relaciones laborales nos transporta a aquella época. Antes eran los braceros del campo los explotados, ahora lo son los emigrantes. Antes la lucha estaba en el campo y en la fábrica, hoy lo está en los invernaderos de El Ejido, en los andamios de la construcción o en los puestos más bajos del sector servicios. La C.N.T. se nutrirá con la lucha y la fuerza de la emigración, mejor dicho, ya está comenzando a nutrirse con ella.
Hay una pregunta obligada que no podemos eludir
-¿Cómo crees que deben ser las relaciones entre la C.N.T. y la Federación?
-De respeto, como con cualquier otra organización que comparta nuestros fines -afirma serena pero contundentemente. Debemos respetarnos y no interferir una en la otra porque se trata de organizaciones libres e independientes.
-Pero a veces, a quienes tenemos una doble militancia nos resulta muy difícil participar en las asambleas. Aunque estemos allí como cenetistas, siempre hay quien nos ve como "faístas".
-La F.A.I. está formada por grupos que se unen por afinidad. En ellos, supongo, que se debate bastante para aproximar posturas; por tanto, a mi no me resulta sorprendente sino algo natural que miembros de un mismo grupo manifiesten la misma opinión en una asamblea de la C.N.T., reconozco que puede interpretarse de manera errónea en el sindicato. Es cuestión de dialogar, de tener una relación fraternal.
Hablamos de las asperezas que han de limar la buena voluntad de todos/as, del camino recorrido y del que aún falta por recorrer, de proyectos y de ilusiones. Hay muchas cosas en común, pero sobre todo está la esperanza en esa sociedad que todos soñamos tanto desde la Federación Anarquista Ibérica como desde la Confederación Nacional del Trabajo.

MarilésSubir


Declaración Universal de los Derechos del Niño:

Nueva imagen, nueva manipulación

El veinte de noviembre se cumple cuarenta y un años de la aprobación de la Declaración Universal de los Derechos del Niño en la Asamblea General de Naciones Unidas.
No es por la proximidad de este aniversario que abordamos este tema como si se tratase del día del árbol.
La infancia es un centro de interés importante para nuestro colectivo por varios motivos:
· Es la etapa más indefensa en la vida del ser humano. Más aún que la ancianidad, pues la persona mayor ha tenido la oportunidad de hacerse con un lugar, unas influencias ... a prever esa etapa de su vida. L@s niñ@s están plenamente en manos de los adultos.
· La psicología señala esta etapa como crucial para el crecimiento y desarrollo de la personalidad adulta: la identidad genérica, el desarrollo del lenguaje, la inteligencia...
· La sociedad del futuro está en sus manos.
· Porque su influencia es educativa para los adultos. L@s niñ@s no están domesticados ni metidos en el molde del sistema. Desconocen el significado de estatus, de convencionalismos sociales..., plantean al adulto preguntas cuyo trasfondo es un cuestionamiento a la ideología imperante que reprime las necesidades y deseos más básicos del ser humano.
Este último aspecto hace que no interese ver a la infancia como es en sí misma sino que se hace una interpretación de ella según los intereses de cada momento histórico.
En la sociedad medieval no existía el concepto de niñez. Durante siglos, l@s niñ@s del mundo occidental fueron tratados como adultos en miniatura: adultitos más pequeños, más débiles y de pocas luces, que frecuentaban las mismas tabernas que los adultos, llevaba su mismo tipo de atuendos, dormían en sus mismas habitaciones y trabajaban sus mismas y largas horas. Se lo consideraba individuo cuando era capaz de desarrollar algún trabajo y se le podía colocar en casa ajena dónde era explotado y apaleado. El padre tenía la propiedad del hijo al que podía castigar hasta la muerte.
En la literatura medieval, el recién nacido pertenece a una especie inferior que ha de alcanzar la vida del Espíritu, y no es digno de ser besado hasta su bautizo. Es un ser impuro porque nace con el lastre del pecado original (aún en nuestros días persiste algo de esto).
La valoración social que se hacía de la infancia era la misma que la de los siervos: pobres seres indignos en deuda con el poder.
La representación del niño pequeño, aun en la pintura clásica, muestra a las claras que su cuerpo no es considerado por lo que realmente es, sino por lo que la sociedad quiere ocultar de la infancia. En las pinturas religiosas el niño Jesús es representado con las proporciones normales del adulto (la relación entre la cabeza y el resto del cuerpo es de 1 a 8, mientras que en los niñ@s de esa edad es de 1 a 4). Es significativo que, en ciertas catedrales, los capiteles muestran campesinos representados según la morfología del cuerpo infantil (1 a 4), el artista trata de recordarle al pueblo llano que sólo el poder es adulto.
El culto al niño Jesús y a los principitos rehabilita socialmente la imagen del niño, aunque sea haciendo un uso simbólico del mismo. Sin embargo a la figura de la niña no se le concede ni siquiera ese carácter simbólico. Su aparición es accidental, oculta tras la del niño. En la literatura no aparecen niñas, sino sólo como mujer-madre, joven casadera de..., esposa de...
Entre los siglos XV y XVIII si observamos algunas pinturas, veremos como l@s niñ@s aparecen disfrazados de adultos y con actitudes propias de éstos, y sólo se puede ver al niñ@ desnudo cuando los pintores italianos o flamencos representan a los ángeles, haciendo una utilización simbólica de la infancia. No obstante Le Nain, en las pinturas donde representa la vida campesina, los niñ@s tienen una actitud infantil diferenciándose ésta de la de los adultos; esa espontaneidad no aparece en la de las familias burguesas.
Hasta el siglo XIX no aparecen retratos de niñ@s solos, éstos aparecen con traje de colegial y en actitud convencional.
En el período contemporáneo, alrededor de los años 60, a la infancia se le hace adoptar la pose típica de la fotografía, muy convencional, ya se trate del niño endomingado de mamá, o del guiñaposo niño del fotógrafo.
Hasta en el cubismo se observa una expresión melodramática de la infancia, tanto en su expresión burguesa como en situación de indigencia.
En la escuela no ha habido una educación que dignifique el cuerpo en todas sus partes. Se enseñaba (y aún persiste esto) que éramos el resultado de dos realidades: cuerpo y alma, y el cuerpo como maléfico, negativo, y las actividades naturales del cuerpo como una humillación.
Todo esto nos hace ver cómo la infancia es usada ideológicamente por el adulto que nos presenta la imagen de ella que le interesa en cada momento.
No es hasta el siglo XX que se habla de la infancia como sujetos de derecho.
En noviembre de 1959 se firma la Declaración Universal de los Derechos del Niño. Esto es el resultado de diversos factores, entre ellos:
· Las investigaciones y estudios de orden psicológico. Es a finales del siglo pasado cuando se estudia la importancia de las experiencias de la infancia para el posterior desarrollo del individuo. Con el psicoanálisis se empieza a oír que los niñ@s tienen sexualidad más allá de la pura genitalidad, pues hasta este momento eran seres asexuados.
· La internacionalización del mercado, que le interesa que la infancia adquiera cierta importancia social, ya que es un sector de fácil manipulación, consumidor y mediador de compra, lo que asegura un mercado hoy y mañana (claro que esto solo sirve para los países del primer mundo. La declaración de sus derechos, no es más que una declaración, útil para este sistema consumista).
No interesa considerar al niño como un sujeto libre e igual al adulto porque es una amenaza para éste. Los niñ@s cuestionan el orden doméstico y social asumido por el adulto, un modo de vida al que nos hemos adaptado. Este cuestionamiento amenaza directamente nuestra rutina. Tienen otros ritmos, no saben ni de estatus, ni de roles sociales, ni de convencionalismos, carecen de prejuicios... Ellos nacen a un mundo desconocido. Necesitan aprender, conocer, experimentar, amar todo, porque todo es nuevo a sus ojos.
No debemos olvidar nunca que cuando les decimos NO, cuando los castigamos, lo hacemos en nombre de un orden social.
El niño pide siempre lo que necesita, ¿lo hacemos los adultos o aceptamos lo que nos dan con sumisión?
El niño es sincero en sus manifestaciones de tristeza, alegría; se comunica con los demás siendo él mismo.
Esto es lo que asusta a los adultos de los niñ@s. Mirarlos como a seres iguales cuestiona nuestro sistema de valores. Desde que nacen tapamos nuestros ojos y oídos a los mensajes de libertad que nos lanzan.
Cuando recordamos nuestra infancia, por lo general rememoramos lo positivo, ¿No pasábamos miedo? ¿No nos sentíamos impotentes con nuestros padres, en la escuela...?
Los padres y madres están sometidos a la represión del sistema (horarios, trabajo, leyes...), los hijos, a veces son una carga más; los levantan temprano para ir a la guardería ...
La sociedad no está diseñada pensando en los más débiles, está diseñada para el servicio del mercado en beneficio de los de arriba.
No existe el espacio social necesario para la crianza de las criaturas; ni las casas, ni las calles, ni los lugares públicos están hechos tomando en consideración las necesidades de la infancia. Todo está preparado para que los niñ@s no puedan jugar ni moverse. Para cada nueva iniciativa hay un NO que espera. Así poco a poco se va reprimiendo la vitalidad de cada criatura. Con las prohibiciones, pierden seguridad pues se les impide aprender las cosas de este mundo con las que tienen que convivir, y eso precisamente es lo que les hace vulnerables. En lugar de ir adquiriendo autonomía, se les va atontando, infantilizando para poder ser manipulados por los adultos. Un niñ@ malo es un niñ@ rebelde, y un niñ@ bueno es obediente (este es el mensaje que constantemente les estamos enviando).
Si a todo esto añadimos la educación religiosa (en todas las religiones hay un cuarto mandamiento) y la necesidad de cariño y protección que tienen, el poder de chantaje y de manipulación de sus progenitores es tremendo.
Hay que sustituir la prohibición por la información como haríamos con un invitado.
Es muy importante que analicemos nuestro propio crecimiento, aparte de entendernos más a nosotros mismos entenderemos a nuestros hij@s .
Si no ponemos atención seremos correa de transmisión del poder .
El sistema nos oprime, es contra él contra quien hay que actuar, pero desgraciadamente lo que hacemos es "acomodar" nuestra realidad para responder a las exigencias del sistema. Y ese "acomodar" se traduce en un recorte de nuestra libertad y bienestar, y el de aquellos que dependen de nosotros (enfermos, hijos, ancianos...).
Por poner un ejemplo, en estos momentos hay un cuestionamiento de las vacaciones escolares. ¿por qué sucede esto? El tiempo designado de aprendizaje en la escuela ¿al servicio de quién tiene que estar?
(Como deseamos dedicar espacio a este análisis, continuaremos en otro número de este periódico)

Asociación por la Libertad e
Igualdad en las AulasSubir


La verdad sobre las
energías alternativas

El sol, el viento, el gas metano... que últimamente se están dando a conocer como fuentes de energía alternativa a las ya más conocidas, como la térmica o nuclear, en realidad no son tan nuevas, pues la utilización que el hombre ha hecho de ellas data de muy antiguo, sobre todo en algunos campos concretos, como la agricultura, la navegación, el molido, etc.
Las dificultades que han frenado el desarrollo de estos recursos han sido de tipo político e institucional. Incluso actualmente se pueden observar las diferencias que existen entre los presupuestos que los Estados destinan a la nuclear y petróleo, y los que destinan a la solar, eólica, biomasa, etc.
Con el descubrimiento del petróleo, estas energías naturales quedaron relegadas hasta el punto de ser prácticamente olvidadas. Ahora bien, este crudo, que es parte de la energía solar acumulada en el subsuelo durante millones de años (debido fundamentalmente a los plegamientos geológicos), no es inagotable y los gobiernos y monopolios vuelven a interesarse por las energías limpias. Es evidente que las pondrán en práctica cuando su explotación signifique un beneficio para los intereses económicos que defienden y técnicamente puedan ser tratadas al mismo nivel de concentración que las energías sucias (térmica, nuclear, etc.).
En realidad, ya no tenemos que esperar al momento citado anteriormente, puesto que en la actualidad podemos observar la proliferación de parques eólicos (especialmente entre 1980 y 2000). Gobiernos y multinacionales saben que el petróleo no es infinito y la política que implantan es ir sustituyendo las grandes centrales nucleares y térmicas por centrales solares, eólicas... Concentrando la producción de energía se concentra también el poder político y económico en unas pocas manos. Se podría aplicar la frase: "algo tiene que cambiar para que todo siga igual".
Concentrar la producción de energía supone que posteriormente habrá que distribuirla por miles de kilómetros de líneas de alta tensión y, además del impacto ecológico que supone, se perderá mucha energía en dicho transporte. La instalación de estas grandes centrales también ha supuesto un deterioro social y económico al tener que emigrar los agricultores de las zonas donde estaba su residencia y su medio de vida. Los valles donde se construyeron centrales hidroeléctricas se inundaron y, por tanto, destruyeron el recurso del mencionado sector social.
Con las centrales térmicas y nucleares ha sucedido algo similar; aunque el matiz que las diferencia consiste en que estas últimas contaminan el agua de los ríos al tener que sustraerla aguas arriba de la central y soltarla aguas abajo de la misma.
Esta manipulación y control de la energía por poderes centrales, no ha dejado de existir a lo largo de la Historia. Valga como ejemplo un hecho que sucedió en el siglo XVII, cuando millares de molinos de viento construidos por los agricultores y artesanos de la época, fueron destruidos por los señores ingleses. Estos molinos permitían a los campesinos moler el grano, lo cual dificultaba los controles. En su lugar, estos "buenos" señores decidieron instalar molinos de agua, con el fin de aprovechar los saltos de agua o el propio cauce de los ríos.
Así pues, mientras los molinos de viento ofrecían la gran ventaja de dar autonomía, ayudando además a que se facilitara una relación social y humana en la que se compartían los conocimientos, el trabajo y los frutos del mismo, los molinos de agua sólo podían ser monopolizados por unos pocos propietarios.
Después siguió el carbón, más recientemente el petróleo y, actualmente los mismos monopolios que controlan estos combustibles fósiles están empezando a investigar y comercializar con las energía renovables. Por ejemplo, la BP (British Petroleum) que es una multinacional inglesa, una de cuyas actividades es el petróleo, ya está comercializando paneles solares fotovoltaicos.
Las energías limpias son naturales y por tanto están repartidas por todo el planeta; cualquier punto del mismo posee uno o varios recursos de los que se puede beneficiar sin depender de los demás. Esta riqueza inherente invita a que su uso se desarrolle de una forma descentralizada, aunque esto no es rentable para gobiernos y monopolios.
Esta descentralización, significa que sean las propias personas o grupos sociales reducidos quienes construyan, gestionen y controlen los sistemas de generar su propia energía, adaptándolos a unas necesidades reales. Cada zona dispone de recursos energéticos naturales que habría que estudiar para intentar utilizarlos de forma racional. Por ejemplo, en el Pirineo al ser una zona muy montañosa, es más factible usar la energía minihidráulica por disponer de dos elementos fundamentales: el nacimiento de los ríos y su posterior discurrir por valles y montañas. La utilización de la energía solar directa, en esta zona mencionada, es más inviable ya que lógicamente las horas de soleamiento son menos debido a la sombra que producen dichas sierras o cordilleras. España también dispone de muchos kilómetros de costa que facilitarían el aprovechamiento no sólo de la radiación solar, sino de la energía eólica debido a que es en estas zonas donde se producen fundamentalmente los choques de las masas de aire cálido y frío.
De todas las energías renovables, la solar, la eólica y la hidráulica son las más conocidas pero existen otras de las que prácticamente no se habla, pero que es importante tener en cuenta, por ejemplo: la biomasa, la geotérmica o la energía procedente del mar. Dado que el tratamiento de cada una de estas energías supone una extensa exposición, nos limitaremos a comentar de una forma resumida el significado de cada una de ellas.

Energía solar directa
La energía que nos envía el sol directamente se puede aprovechar para obtener agua caliente sanitaria y calefacción, con la simple construcción de unos colectores o paneles solares por los que circula el fluido que queremos calentar (aire, agua, etc.).
Para obtener electricidad existen básicamente dos métodos. Uno consiste en utilizar células fotovoltaicas que se construyen con silicio el cual ha sido tratado con procesos físico-químicos para conseguir que produzca electricidad. La otra forma de obtener electricidad consiste en reflejar los rayos de sol que inciden en unos espejos, dirigiéndolos concentrados a una caldera donde el vapor de agua que se genera moverá una turbina y, ésta, a su vez, un generador.

Energía eólica
El uso de la energía eólica es uno de los más antiguos, siendo de los más conocidos el destinado a la navegación y a la agricultura. Más recientemente, se ha destinado esta fuerza natural para generar electricidad directamente por medio de aerogeneradores, de los que actualmente existe una amplia gama de prototipos. Otra forma de aprovechar la energía del viento es con la construcción de unas torres en cuyo interior se forma un torbellino cuando se introduce el viento en ellas. Este movimiento circular y ascendente del aire dentro de la torre produce un vacío, el cual succiona una masa de aire a través de la base de dicha torre. Esta energía del aire en movimiento es aprovechada por una turbina unida solidariamente a un generador de corriente eléctrica.
Otra técnica de generar electricidad con el viento es utilizar el denominado "efecto chimenea". Este consiste en la corriente ascendente de aire que se provoca al existir una diferencia de temperatura entre la parte inferior y la superior de un conducto. Este caso concreto consiste en instalar un tubo verticalmente en el centro de una cubierta construida con materiales transparentes (plástico, vidrio, etc.) por encima del nivel del suelo. Este aire calentado bajo la cubierta, a mayor temperatura que el atmosférico, tenderá a escapar por el mencionado tubo donde se encuentra situada la turbina y el generador de corriente eléctrica.

Energía hidráulica
El uso de los recursos hidráulicos, mar adentro, también es bien conocido desde la antigüedad, siendo las utilizaciones más frecuentes en dicha época las destinadas a regadío y molienda. La energía hidráulica empezó utilizando la rueda hidráulica (que se desarrolló al lado de ríos o acequias) en dos versiones, según sus aplicaciones: molino de agua, para moler grano, sal, obtención de aceite, etc., y la noria, para regar campos y huertas.
Posteriormente, tras el descubrimiento de los generadores de corriente eléctrica (dinamos y alternadores) se empezó a usar para generar electricidad, bien sea aprovechando el desnivel ocasionado por los bruscos saltos de agua o por la energía procedente del suave discurrir del agua de los ríos.
Más recientemente con la construcción de enormes presas en las que se acumula el agua y posteriormente se suelta de forma controlada para mover las turbinas situadas aguas abajo, que transmiten dicho movimiento a dinamos o alternadores, para obtener electricidad.

Energía del mar
La energía que se puede obtener del agua salada está menos estudiada y, por tanto, menos experimentada y desarrollada. No obstante, puede ser interesante conocer las tres formas básicas de aprovechar este recurso.
La energía maremotriz o energía de las mareas, entendiendo por éstas el movimiento periódico y alternativo de ascenso (pleamar) y descenso (bajamar) de las aguas del mar, producido por las fuerzas gravitatorias del sol y la luna.
La marea es un fenómeno puramente astronómico y ninguna otra causa interviene en su formación; sin embargo hay otros factores terrestres que la alteran y que, por tanto, no pueden dejar de ser tenidos en cuenta. Así, la desigual superficie de mares y tierras, su reparto geográfico, los accidentes del fondo y la costa, fenómenos meteorológicos, etc.
La utilización de la energía de las mareas consiste en separar un estuario del mar libre mediante un dique y aprovechar la diferencia de nivel mar-estuario. En dicho dique se colocan unas compuertas que permanecerán abiertas durante la pleamar para permitir el llenado del estuario. Una vez llenado éste, se cierran dichas compuertas, con objeto de separarlo del mar y se espera a que el nivel del agua del mar sea mínimo, es decir, bajamar. En ese momento, se abrirán otras compuertas, situadas en la parte inferior del dique, que permitirán vaciar el agua contenida en el estuario y cuya energía potencial se aprovechará, al ser transformada en energía eléctrica, por medio de las dinamos o alternadores.
La energía maremotérmica o de gradiente térmico que es aquella que aprovecha la diferencia de temperaturas existente, sobre todo en los mares tropicales, entre el agua superficial y el agua profunda, para producir energía eléctrica. Se trata de una máquina térmica en la que el agua superficial actúa como fuente de calor, mientras que el agua extraída de las profundidades actúa como refrigerante, siguiéndose un ciclo termodinámico.
Las olas que se producen en la superficie del mar son provocadas por los vientos, de los que se recoge y almacena energía. Si la velocidad y la dirección son constantes, las olas resultantes son "regulares" y las partículas de agua que las componen siguen trayectorias circulares, que difieren según sea la profundidad de las aguas. La gran variación que se produce continuamente en la amplitud y el período de las olas, revela claramente los principales problemas que plantea el diseño de convertidores para utilizar esta energía. Estos sistemas deben captar energía mecánica de forma aleatoria y convertirla eficientemente en otra forma de energía, generalmente energía eléctrica. Es decir, deben ser capaces de transformar desplazamientos de olas desde las escalas más reducidas en altura y frecuencia, hasta las más elevadas. Existen muchos sistemas capaces de convertir la energía de las olas, pero actual y prácticamente todavía se encuentran en fase de investigación.

Energía de la biomasa
Podemos definir la biomasa como el conjunto de materia orgánica generada a partir de la fotosíntesis o bien producida en la cadena biológica. Mediante este proceso los vegetales transforman productos minerales sin valor energético en materias orgánicas de alta energía. Este proceso sólo tiene lugar en las plantas verdes que contienen clorofila, ya que este compuesto es el que posibilita todas las reacciones químicas que se producen. Los productos que fabrican para sí las plantas (azúcares, proteínas, grasas, etc.) y el oxígeno que simultáneamente eliminan sirven, a su vez, directa e indirectamente, de alimentos a todos los demás seres vivos que habitan el planeta.
Energéticamente existen cuatro tipos de biomasa: vegetal, animal, residual y fósil.
La biomasa vegetal es la que se produce directamente como consecuencia de la fotosíntesis.
La biomasa animal es la que producen los seres vivos que utilizan la biomasa vegetal en su alimentación.
La biomasa residual es la que en gran medida es devuelta a la Naturaleza por no ser consumida o por haber sido transformada.
La biomasa fósil que es la que se obtiene de toda la materia orgánica almacenada en el subsuelo durante millones de años como consecuencia de los plegamientos geológicos que se han producido en el planeta.
Ciñendo la cuestión a obtener calor o electricidad y descartando la biomasa fósil (carbón, gas natural y petróleo), que es la que se viene usando con mayor frecuencia, hablaremos del biogás o gas metano, el cual se obtiene a partir de la fermentación microbiana en condiciones de ausencia de oxígeno (anaerobia). Como materia prima para la digestión anaerobia puede servir todo tipo de biomasa, pero especialmente la de alto contenido en humedad. Por ello, la más utilizada es la de tipo residual (residuos ganaderos y los de depuradoras de aguas residuales urbanas). También es muy importante para la digestión anaerobia la temperatura y la acidez de la mezcla. En líneas generales se puede decir que durante la digestión, la biomasa de partida, compuesta de moléculas complejas, se descompone (por la mencionada acción microbiana) en moléculas más simples, para dar como productos finales gas metano y dióxido de carbono, fundamentalmente.

Géisers
Otra forma de aprovechar la energía natural son los géisers. Se trata de lugares en donde las rocas profundas alcanzan elevadas temperaturas y que al ser recorridas por acuíferos (corrientes de agua subterránea) éstas absorben calor y lo transportan a la superficie terrestre, en forma de chorros de agua o vapor que posteriormente se puede utilizar directamente para usos domésticos (agua caliente sanitaria o calefacción) o indirectamente, transformando dicha energía calorífica primero en energía mecánica (turbinas) y seguidamente en energía eléctrica (dinamos o alternadores).

El uso bien combinado de estas energías renovables sería suficiente para abastecer de energía a los seres que habitamos esta bola. Cada año este planeta recibe la energía equivalente a cien veces la energía que existe encerrada en todas reservas de combustible fósil.
Por otra parte, es importante destacar algunos aspectos íntimamente relacionados con el uso de las energías limpias y que ayudarían a que la incorporación de las mismas en nuestras vidas fuese más ágil y menos traumática. Uno de estos aspectos es el ahorro energético, entendiendo por éste hacer un uso racional de la energía. Esto incluso independientemente del recurso que la proporcione. En la práctica supone utilizar aparatos de bajo consumo (bombillas, neveras, etc.). Aplicar tecnologías, ya experimentadas, tanto en viviendas, vehículos, electrodomésticos, motores, que pueden reducir el consumo energético en porcentajes muy elevados. En las edificaciones pueden lograrse ahorros energéticos sorprendentes; tan sólo el mejor aislamiento térmico de las viviendas podría hacer bajar hasta en un 90% las necesidades de calefacción.
Otro aspecto, también muy importante, es el social, promoviendo acciones que reivindiquen y hagan posible un verdadero cambio. Un ejemplo práctico y concreto consistiría en exigir -desde las organizaciones vecinales- a las empresas constructoras, que lleven a cabo los proyectos de edificación con la incorporación de técnicas solares (paneles para agua caliente sanitaria, paneles para calefacción, paneles para electricidad, óptima orientación y diseño de las viviendas, etc.), lo cual mejoraría la calidad de vida, supondría un ahorro energético y, por tanto, disminuiría notablemente las emisiones de dióxido de carbono. En iguales o parecidos términos podemos hablar del transporte o de la industria, exigiendo a los fabricantes la aplicación de tecnologías más eficientes como por ejemplo la cogeneración, que algunas industrias ya aplican y que básicamente supone aprovechar gran parte del calor (necesario en sus propios procesos de producción y que hasta hace poco desperdiciaban) para producir electricidad.
Pensar en las energías renovables como el recurso que sustituya a las convencionales quizá sea erróneo, si no se ponen en práctica otras medidas que harían posible cubrir unas necesidades. Es decir, si mantenemos el nivel de consumo actual y si la industria no se plantea mejorar su desarrollo tecnológico, haremos corto con todas las centrales que se construyan. Hay que buscar un equilibrio entre las disponibilidades y las necesidades, aunque siempre se producirá un gran debate en torno a la siguiente pregunta: ¿cuáles son nuestras necesidades? Pues bien, no estaría de más ir cuestionando en todos los ámbitos esta pregunta, no dejándola únicamente a la decisión de los políticos.
El "progreso" nos ha llevado a depender de unas fuentes de energía limitadas y contaminantes (petróleo, nuclear, etc.), generándose un modelo económico en el que se ha prestado más atención a producir en grandes cantidades, que a buscar un desarrollo sostenido, es decir, un equilibrio entre las necesidades humanas y el respeto al medio ambiente. Dicho de otra forma más simple, se ha generado un consumismo excesivo que nos lleva en nuestro discurrir cotidiano a abusar un poco de esos hábitos que todos tenemos (gastos absurdos de electricidad, grifos que quedan abiertos, etc.).
Cuando se habla de construir una casa, decimos que ésta no se empieza por el tejado, sino por los cimientos; sin embargo, cuando hay que reformar la misma sucede al contrario, o sea, hay que empezar por el tejado para que, en caso de lluvia, no la destruya. En esta casa, llamada planeta Tierra, puede suceder algo parecido, pues hasta la fecha se ha prestado más atención a los detalles internos o decorativos, pero hemos olvidado el mantenimiento del tejado con lo cual han aparecido goteras y se corre el riesgo de que se hunda.
Es importante que vayamos tomando conciencia de que el sol es la principal fuente natural de energía, pues nos da luz y calor, regula el clima e impulsa los grandes ciclos que determinan la vida en el planeta. La utilización de las energías renovables implica una forma de vida más ecológica, y su conocimiento, utilización y desarrollo, determinará un modelo social, en el cual los seres humanos sepamos usar racionalmente los recursos energéticos que nos ofrece la Naturaleza, adaptándonos -en su ciclo- en el lugar que nos corresponde, y sobre todo, colocándonos al servicio de la misma. Contrariamente a lo que sucede hoy día, es decir, el ser humano ha colocado la Naturaleza a su servicio, haciendo uso desmesurado de su riqueza, rompiendo muchos de los eslabones del ecosistema en que nos encontramos, con la particularidad de que son insustituibles, y el hombre jamás los podrá fabricar.
Como alternativa a la sociedad nuclear, consumista, despilfarradora de energía y recursos, centralizada, dependiente de las multinacionales, con toneladas de residuos radiactivos bajo nuestros pies y como herencia para las generaciones futuras, con una tecnología cada vez más sofisticada e inalcanzable, donde para disfrutar de la Naturaleza tengamos que pagar, propongamos un modelo social basado en las energías limpias de tecnología sencilla, que supongan integrar al ser humano y a sus actividades en los ciclos naturales; descentralizada tanto de poder, de población, como de producción; sin contaminación, donde el hombre gestione sus propios recursos y actividades, y donde las relaciones humanas se basen en la solidaridad entre los diferentes pueblos.

Grupo VeletaSubir


Corazón rojinegro

El pasado 29 de julio murió en su Carrara natal el compañero Goliardo Fiaschi a los setenta años de edad. Hijo de anarquistas, a la temprana edad de trece años comenzó a colaborar con la resistencia partisana. Participó en varias acciones armadas y formó parte de las unidades guerrilleras que liberaron las ciudades italianas de Fanano, Sestola, Pavullo, Sassuolo y Módena, en la que entró portando la bandera rojinegra.
Finalizada la Segunda Guerra Mundial vuelve a su trabajo de cantero en Carrara. Tiene quince años y está entre los animadores de cuantas iniciativas libertarias se desarrollan en la región. Pero no le basta; considera que hay que seguir golpeando al fascismo allí donde todavía impera y se une al grupo guerrillero de Facerías que está combatiendo al franquismo con las armas en la mano.
Estamos en 1957 y los esbirros de Franco no dan tregua a los luchadores de la libertad. Finalmente Facerías es acribillado a balazos en Barcelona y Goliardo es cercado y detenido en la montaña. Pasará nueve años en las cárceles españolas y, transferido a Italia, otros ocho años preso. Saldrá finalmente en libertad en 1974 gracias a los movimientos de protesta de los compañeros anarquistas de medio mundo. Desde el día de su excarcelación volvió a la actividad militante y, junto a un puñado de compañeros, dio vida al Circulo Cultural Anárquico de Carrara, pronto convertido en un punto de referencia del movimiento libertario.
Goliardo fue un luchador anarquista hasta el final de sus días. Su último acto de amor a la humanidad fue, despreciando el dolor físico, permitir que los médicos experimentaran con su cuerpo cuando ya la enfermedad era irreversible.
Hemos perdido un gran compañero; pero los anarquistas no mueren, se siembran.

Alfredo G.Subir


Contra la ley de extranjería

El pasado febrero entró en vigor una nueva ley de extranjería, que mejoraba los derecho de las personas que vienen de fuera, frente a la antigua ley de 1985, en contra de los deseos del gobierno.
En marzo hubo elecciones generales legislativas, en las que una de las promesas del partido ahora con mayoría absoluta en el parlamento, el Partido Popular, fue la de cambiar de nuevo la ley porque "les había salido demasiado progresista".
Tal como habían prometido, una de sus primeras acciones, ya al frente del gobierno, fue hacer un borrador con los cambios de la ley de extranjería para llevarla al Parlamento; aunque realmente sus deseos eran promulgarla por decreto, es decir, sin pasar por las Cortes ni por ningún estamento oficial de control.
El 4 de agosto se reunió el pleno del Consejo de Ministros para aprobar su anteproyecto de ley que presentará en el Parlamento en septiembre, para tramitarlo por vía urgente.
Los cambios que quiere realizar ahora en la ley son:
· Negar el derecho a la sindicación, a la huelga, a la reunión, a la asociación y a la manifestación.
· Negar el derecho a la reagrupación familiar a no ser que se justifiquen motivos realmente graves.
· Negar el derecho a la participación ciudadana tanto a las personas con papeles como sin ellos, a no ser que en su país nos dejen participar a los/as españoles/as.
· Negar el derecho a una explicación del porqué se deniega el visado.
Será la propia administración la que expenderá los permisos de residencia y trabajo a las personas que algún día lo tuvieron y no pudieron renovarlo, siempre que acrediten un periodo de estancia en el país de 5 años.
A este tipo de leyes sólo se las puede tachar como de aberraciones racistas. Si el Estado español necesita miles de inmigrantes para sacar su economía adelante ¿por qué tantas trabas?
La primera explicación que surge es que tanto a gobierno como a empresarios les interesa vuestra mano de obra "ilegal" puesto que es más barata y está totalmente explotada. Nunca os vais a quejar porque la mayoría ni habláis castellano ni conocéis las leyes laborales; por ello, el Poder ve en el hecho de que podáis sindicaros una amenaza. Tras los incidentes de El Ejido, ven, asimismo, una amenaza en el hecho de que podáis manifestaros y hacer huelga; en estos casos, la policía no podría disolver vuestras manifestaciones, no os podrían obligar a trabajar puesto que era perfectamente legal ejercer vuestro derecho de huelga. Pero esto se va a acabar, esto no es ni más ni menos que la vuelta a la esclavitud. Lo que todavía no pueden hacer con los rostros pálidos españoles lo hacen con vosotras y vosotros.
¿Pero qué es esto? ¿Una dictadura discriminatoria, para unos sí y para otros no? ¿Por qué no ocurre lo mismo con los inmigrantes de clase media y alta yanqui? ¿O con los honorables ciudadanos de la Unión Europea? ¿Por qué este ataque contra todo lo que procede de Asia, África, Latinoamérica o el Este europeo? Está claro, el capitalismo sobrevive gracias a que las personas trabajadoras perdemos dignidad por no rebelarnos. Ellos, el Estado, quieren esclavas y esclavos para disparar los beneficios de las empresas en miles de millones.
Desde la C.N.T., una organización que lleva casi un siglo de lucha por las personas trabajadoras, queremos decirte que no has venido al paraíso europeo que te han contado; queremos decirte que aquí en la C.N.T. no miramos tus papeles, porque ningún ser humano es ilegal, que no miramos ni el color de la piel, ni el idioma; y también queremos decirte que luchamos por un mundo sin fronteras, sin banderas, sin explotados ni explotadores, luchamos por la autogestión, porque todas las personas somos económica y socialmente iguales. Y si esto no queda claro, le decimos al gobierno que cualquiera tiene las puertas abiertas en la C.N.T. y, por tanto, jamás negaremos la libertad a nadie a sindicarse o a manifestarse.
Estamos llegando a unos extremos donde cualquier producto de consumo es más libre que una persona: un coche, una televisión, un teléfono móvil ¡eso sí que nos invade! Pero con lo que nos mienten los medios de comunicación es con la invasión de inmigrantes, quieren crear una absurda alarma antes de sacar la ley ¡Que no te engañen! Ya sabes que los Estados y cualquier poder se alimentan de nuestro silencio, de nuestra ignorancia y de nuestro miedo a luchar.

C.N.T. (Madrid)Subir


 

Praga: la lucha continúa

Bolivia arde

Organización anarcosindicalista y
federación anarquista

El miedo del tirano

JJ.OO.: sobredosis de competición

 

Una mujer como nueva
secretaria general de la C.N.T.

Nueva imagen, nueva manipulación

La verdad sobre las
energías alternativas

Corazón rojinegro

Contra la ley de extranjería