PERIODICO ANARQUISTA
Nº 147
             OCTUBRE 2000

 

SECCIONES

  

Portada

 

Nuestro periódico

 

Tablón

 

Números
anteriores

 

Suscripciones

 

Conctacta con nosotros

 

Sitios de interes

 

Documentos
de la I.F.A.

 

 

 

 



[NUESTRO PERIODICO] - [TABLON] - [Nos. ANTERIORES] - [SUSCRIPCIONES] - [CONTACTA] - [SITIOS INTERES] - [DOCUMENTOS IFA]
Portada

 

Tragedia de Estado

Al levantar la voz como grito de protesta para impedir que las soluciones sociales germinen sin evolución, la causa perdida es el Estado. Y si hubiese que presentar una tesis de todos los fenómenos que incumple, bajo condición consciente, el Estado es la estructura que justifica la involución de los seres humanos. El Estado vive porque se alimenta de los débiles, se hace fuerte con ellos y disfruta el éxito, poniendo a todos a trabajar para él, sin dejar la mínima oportunidad para ser liberados de su estructura. Por lo cual el Estado crea su Parlamento para que allí se enfrenten los axiomas que rechazan las situaciones de necesidad urgente, pero sin posibilidad de tocar los parámetros impuestos, o serás marginado de su sistema jerárquico.
Es indudable que la cultura es el arma más exterminadora de los juegos o reglas enfrentados al Estado. Un breve ejemplo evidencia la ortodoxia rebelde que hace posible la conjura. La obra de Jorge de Esteban Jaque al Estado, (Ediciones Libertarias) pone de manifiesto que sólo la desintegración de la ignorancia haría posible llegar al fondo de un tema milenario, al que únicamente tienen acceso los que dominan la sabiduría del cerebro todavía civilizado. La estructura de la obra mencionada teje todos los argumentos, hasta hacer posible que el Estado se vea obligado a una resignación sarcástica de por vida. Importa matizar sobre el análisis del autor, los materiales que utiliza el Estado para acabar con los que confiesan la verdad enfrentada al viperino Estado, que no duerme éste, porque está diseñado para ser venerado 'o te rompo la ilusión de vivir, la alegría que nos permite progresar, o la esperanza que hace posible la paz interior del ser que se precia de serlo'.
Así que, sin confundir la historia con la realidad fehaciente, hace estudio concienzudo del Poder Judicial en la estructura de Estado; las Autonomías de Estado; el Estado y el Derecho Internacional; el Estado y la Estabilidad; servidores de Estado: Y el Futuro del Estado. O sea que el Estado se configura en moralista, creando así la gracia de su principio basado en la defensa de un ejército que destruye la razón civilizada desde su existencia, para el exterminio de todo lo que no forme un mismo cuerpo a imagen y semejanza: ¡Falsa preconcepción axiomática por la gracia del dios Estado!
Es decir, que sólo una cultura libertaria está llamada a ser responsable en los análisis que se puedan hacer para que el Estado no exhiba su rango social, prediseñado para el fracaso constante y la tragedia.
El Sr. Estado crea su escuela de buenas costumbres para anonadar al ciudadano que se ve alejado de cualquier enjuiciamiento cívico. Los intereses particulares dejan huella de donde están los comprometidos en la involución socio-política de todos los tiempos, ahora con excelente justificación en la Europa que les hemos permitido crear de corte federal, para desembocar en estos Estados Unidos, que no permiten que la clase productora labre y cultive su suerte de futuro.
Toda la acción de Estado vuelve del revés cualquier principio de justicia, porque el Estado es transitorio, y por ello se suceden los sistemas, que no son otra cosa que fenómenos breves, que en la mayoría de casos nacen moribundos, cargados de intenciones inútiles, aun cuando la apariencia sistemática finge alto contenido en magias divinas, policiales o militares.
Resulta grato encontrar que se aproxima la descomposición del Estado, pariendo obras como el vasto estudio que hace J. de Esteban en Jaque al Estado. Páginas cargadas de verdad, que invitan al movimiento libertario a hacer uso de su razón 'sin Estado', para que sea posible la democracia directa, la comuna, la colectividad, la sociedad libre y finalmente, la acracia. En el capítulo que dedica a "Los servidores del Estado", página 347, da relieve a unas palabras muy concretas: "En un Estado libre, lengua y mente deben ser libres". Y después, página 387, con cierta ambigüedad, el autor de la obra en cuestión, matiza que el Estado parece cada vez menos capaz de controlar "la globalización" de la economía y de las finanzas: Sin olvidar la demanda de "una justicia universal". No debe impresionarnos más allá de la preocupación lógica, pues se trata ahora de acabar con los guetos establecidos y romper las barreras sociales con premeditación y alevosía. Pertenece al pensamiento libertario salir a volver a extender su cultura, su verdad y su razón: Pues nadie más entiende saber hacerlo.

Grupo FuegoSubir


¿Militares en la escuela?...
¡Que horror!

Esta historia viene de antiguo. Se remonta, incluso, al siglo pasado (el XIX). Acabada la que, en los libros de texto llamaban "Guerra de la Independencia" (¿independencia de quién? ¿para depender de otro?) contra el Imperio napoleónico, los militares españoles empiezan a tomar conciencia de su capacidad de influencia en la política española. Esto se vio acrecentado a lo largo del siglo por las guerras civiles y por la necesidad que, tanto carlistas como isabelinos tenían de un ejército poderoso para luchar contra sus oponentes. Así, en ambos bandos se fue creando una casta militar influyente y necesaria para las ambiciones de poder de uno y otro bando.
A pesar de que el que acabó venciendo (el bando de Isabel II) era, supuestamente el defensor de unas mínimas libertades políticas, eso no fue obstáculo para que el ejército español atacara a sangre y fuego a su propio pueblo cuando éste se sublevaba debido a las terribles condiciones de miseria que se padecían.
Es en esta época, también, cuando se crea la Guardia Civil, cuya función es ser un auténtico ejército de ocupación interior y apagar con el control, represión y armas cualquier intento de respuesta popular contra los que mandaban entonces (que, dicho sea de paso y, poco más o menos, son los mismos de hoy).
Pero es a partir del último cuarto de siglo, con la Restauración borbónica, cuando el ejército se instala definitivamente como un poder fáctico defensor de los sectores sociales más ricos y poderosos. Esto y las matanzas de soldaditos españoles en guerras coloniales (Cuba, Filipinas, Africa) que no servían para nada y a las que sólo iban a morir los hijos de los pobres (porque los ricos podían pagar un dinero para librarse del reclutamiento), fueron haciendo ver al pueblo la verdadera naturaleza del ejército.
El remate fueron las dos dictaduras siguientes: la del general Primo de Rivera y, sobre todo, la del general Franco (que seguía a una cruentísima guerra de los militares contra el pueblo) que duró unos lamentables 40 años y, durante la cual, los militares fueron uno de los pilares fundamentales en los que se apoyó ese régimen asesino de ideas y personas.
Muchas veces, la memoria colectiva es olvidadiza -y así nos va- pero, aparentemente, no sucedió esto con respecto a los militares y, con la llegada de la democracia pronto empezaron a aparecer personas y organizaciones que se planteaban el papel que había tenido el ejército en los últimos acontecimientos históricos y si merecía la pena mantener una institución como ésta. Aparecen así las primeras organizaciones antimilitaristas, que poco a poco van teniendo una importante presencia social y en las que la gente libertaria tiene una fuerte presencia (aparte de que las propias organizaciones libertarias planteaban el rechazo al ejército).
Son muchas decenas de miles los jóvenes que se niegan a ir a filas y obligan al gobierno de turno a hacer una ley de objeción de conciencia a la que se acogen centenares de miles de jóvenes en edad de ser reclutados. Unos más activamente -insumisos al ejército-, y otros con su negativa de ser reclutados -objetores legales- junto con la, cada vez más abundante propaganda antimilitarista y las campañas de objeción fiscal (no dar dinero de la declaración de la renta para gastos militares), van haciendo que el Estado busque una salida y, fruto de ello, es la supresión paulatina de la mili para llegar al ejército profesional (cuestión que también está siendo encarada por el movimiento antimilitarista) .
Y en estas estamos. El Estado necesita al ejército para perpetuar su dominio y no va a consentir fácilmente su desaparición. Pero ambos, Estado y Ejército, tienen un problema: Son pocos los jóvenes que están dispuestos, incluso con un sueldo, a ser parte del nuevo ejército profesional. Esta falta de personal intentan solucionarla por dos vías fundamentalmente:
- la incorporación de la mujer al ejército, revistiéndolo con falsos argumentos de que esto ayuda a la igualdad de la mujer (¡otras igualdades necesita la mujer!).
- la propaganda masiva de apoyo al
ejército a través de los medios de formación de masas ( prensa, radio, tele-
visión...) y...de la presencia de los mi-
(Continúa en la página )
litares en las escuelas. Este último aspecto es fundamental: el ejército necesita romper con su pasado de carnicero y represor del pueblo y captar carne fresca para su maquinaria de muerte... ¡y qué mejor lugar para hacer esto que en los lugares donde están los niñ@s y los jóvenes!
Ahí, encerrados en el aula, sin posibilidad de escapatoria, los chavales aguantan la perorata de un guapo o guapa uniformado que les habla de las excelencias de ser soldado, la gran mayoría de las veces sin el consentimiento expreso de los alumnos ni de los padres ni madres.
Muchas veces van armados y hacen exposiciones con los tipos de armas que utilizan, con el peligro que esto conlleva.
Además, los otros cuerpos armados -guardia civil y policías de todo pelaje- van aprendiendo de su hermano mayor, y ya llevan unos años apareciendo por las aulas donde estudian los niñ@s y jóvenes .
Si ellos quieren hacer su campaña, nosotros tenemos que saber que la escuela no es lugar para enseñar conceptos violentos ni de obediencia ciega, sino para hablar de igualdad , libertad, solidaridad, resolución de conflictos de forma no violenta, compañerismo y de adquirir conocimientos para ser más humanos.
- A los profesores: sabed que podéis negaros a que estén en vuestra clase, aunque los Ministerios de turno digan lo contrario: a eso se llama objeción de conciencia.
- A las madres y padres: pueden oponerse de una forma organizada a su presencia, si esto no es posible sacar a vuestros hijos del aula pidiendo antes los días y las horas en los que van a aparecer (hay que estar atentos a esto, porque aparecen sin comunicarlo previamente a los padres y madres).
- A los alumnos con capacidad para entender este escrito: oponerse organizadamente a su presencia y, en su defecto, marcharse de clase o hacerles preguntas que les compliquen su exposición (esto no es difícil) con razonamientos a favor de la hermandad entre los pueblos y contra las guerras que promueven los ejércitos.
Y entre todos pasarnos la información de los centros escolares en los que ya han estado y así estar preparados.
El caso es no someternos y no aceptar como normal algo que es tan antinatural como que un enviado de la opresión y la muerte, entre y actúe en un lugar donde se debe desarrollar la libertad y la vida.

Asociación Por la Libertad y la Igualdad en las Aulas subir


Ni Dios ni Estado ni Internet

Alrededor del 30% de la publicidad actual, tanto en prensa, radio o TV, gira en torno a Internet, y este porcentaje tiende a aumentar: Internet se presenta como la nueva realidad global, la panacea de todos los males, el carro al que hay que subir para no quedarse fuera de la realidad.
Somos objeto de una progresivo asalto cotidiano; la gente comienza a acostumbrarse a los diferentes www puntoes y similares, aunque para millones de personas todo esto continuará sonando extraño e incomprensible.
Trabajo, comercio, pasatiempos, amor, sexo, cultura… todo está en Internet, ¿para qué buscarlo en otro sitio? Incluso los organismos políticos internacionales lo ponen en el centro de su (y nuestra) atención, y hablan de la "nueva economía", elemento sobre el que se apoyan para relanzar el capital, la economía, la sociedad, el trabajo, el desarrollo, todo y lo contrario de todo: una suma teológica del tercer milenio buena para todo (al menos, así nos lo presentan).
Internet poco a poco se está convirtiendo en algo más que una moda, en una nueva religión capaz de englobar a todos, ricos y pobres, opresores y oprimidos, como sucede en cualquier religión, en donde cada uno ve el lado que le interesa, en el que el interclasismo y un falso sentido de hermandad son los ingredientes básicos para que la cosa pueda funcionar, el status quo para existir, para que los opresores opriman.
En este punto ¿Internet puede ser transformada en "red anarquista", es decir, absolutamente basada en principios de libertad e igualdad? Habida cuenta de que ha sido creada como instrumento militar y que hoy representa un extraordinario medio de aceleración de la comunicación, la reducción (virtual) de las distancias para uso y consumo de las clases medio-alta-altísima ¿puede ayudarnos a cambiar el mundo? Un sistema que viene producido en sus elementos base (hardware y software) por algunos sectores muy particulares del capitalismo americano, que gracias a ello se han convertido en superpotentes, erigiéndose en amos de medio mundo ¿qué tiene de libre?
Si la nueva democracia pasa por Internet ¿qué hay de los millones de personas que ni siquiera han telefoneado en su vida? ¿Qué pasa con los países que no tienen ni luz eléctrica? ¿Y con esa humanidad expoliada que carece de lo más elemental, sobre todo de agua? ¿Quién navega en Internet? ¿Qué es la "aldea global"? ¿Para quién? ¿No será que nos encontramos ante un instrumento bueno solo para los países ricos y para los sectores medio-altos de los demás?
Cuando en la realidad cruda y desnuda la economía es todavía sudor, explotación, sacrificios, lucha por la supervivencia, relaciones económicas y sociales, producción de mercancías, transporte, comercialización y consumo, y es en esos lugares concretos donde se miden las relaciones de fuerza y el poder muestra su imagen real ¿qué clase de "nueva economía" puede ser la que pasa por Internet?
El sistema puede crear, con los potentes medios que tiene a su disposición, falsas necesidades e imponerlas como verdaderas y prioritarias: cuando mi hijo llega a casa y me dice "soy un niño desgraciado porque no tengo Internet", quiere decir que el mensaje ha entrado, y debemos correr a refugiarnos.
La sociedad jerárquica y piramidal tiene mucho interés en trazar los canales de comunicación entre la gente, ¿cómo se puede creer que haya interés en promover un producto que ofrezca, al contrario, el máximo de posibilidades de comunicación? En realidad, toda la comunicación virtual que pasa a través de un ordenador no es más que una enorme mistificación.
El mensaje es claro: para cualquier problema, utilizad Internet. Es decir, quedaos en casa "navegando" o "chateando", perded vuestro tiempo fijando una pantalla, emborrachaos de comunicación aparente, debatid, divertíos, poneos en red, coordinaos, descubríos, haced vuestra revolución, incluso podéis hacer vuestra sociedad anárquica: pero siempre en la red. Y los numerosos navegantes estarán de tal forma atrapados por la realidad irreal que olvidarán cuanto ocurra a su alrededor; de esta manera, mientras crean su mundo perfecto, su anarquía virtual, alguien construye fuera de su cubil la dictadura real del capital globalizado.
En cuanto a las realizaciones vía Internet, siempre hay un control, grandes orejas -como Echelon- que desde los satélites captan cada palabra, la descodifican, seleccionan las comunicaciones, archivan. Hemos llegado a tal punto de trastorno, que el correo normal se convierte en el medio de comunicación más seguro.
Un reciente manifiesto de los autodenominados "old hacker" venía a decir algo así como: "Dejad el Internet para los viejos, los jóvenes tenéis la vida". Nada más cierto, al margen del grupo que dice su autor.
Porque la vida está fuera de Internet; dentro sólo hay simulación, aparte de virus informáticos: Internet es el virus que ataca a las inteligencias críticas.
En la actualidad tenemos necesidad de un neo-luddismo capaz de desfondar las máquinas informáticas; paradójicamente, los neo-luddistas son los navegadores más recalcitrantes, y su piratería se pudre en el interior de la red. Hacen un trabajo inteligente y eficaz, que llega a poner en serias dificultades al sistema. En cualquier caso, han aceptado el campo de batalla del enemigo, cosa que debe hacernos reflexionar.
De todas formas, los sanos prejuicios que tengo contra Internet son comparables a los que tenía contra el coche o el teléfono móvil: no me han impedido adquirirlos, aunque sin duda me han proporcionado anticuerpos para que se convirtieran en meros instrumentos que potencian mi capacidad de moverme, comunicarme, estar informado, sin olvidar que, una vez transportado, haberme comunicado y haberme informado, soy yo, con mi cerebro, con mi cuerpo, con mis deseos, mi conciencia y mis intereses, quien debe afrontar la vida social y real. Resumiendo, Internet no es un sustituto de nuestra vida, y sería bueno no caer en las trampas totalitarias.
Usemos Internet como WCnet: tomemos lo que nos sirva, el resto es basura, sobrante, lastre, tiempo robado a la vida. No será la informática la que alimentará a la humanidad y la hará feliz.

Pippo Gurrieri Subir


Luce Fabbri: una presencia permanente
una ausencia imposible

Seguramente en algún momento será necesario encarar apuntes biográficos, profundizar en los detalles y desmenuzar analíticamente sus aportes. Sea como sea, ese momento no es ahora, en que la proximidad de su muerte -pero, sobre todo, la proximidad de su vida- sólo nos permite retener la ejemplaridad indivisible de sus mensajes más esenciales, la imagen entrañable de una compañera del siglo que con él nos deja pero sólo para no abandonarnos más. Porque la vida de Luce Fabbri, en efecto, sólo podrá concebirse como extinguida el 19 de agosto de este año 2000 meramente a efectos biológicos y estadísticos. En lo demás, todos sabemos que todavía podremos contar con ella en más de un aspecto fundamental de las luchas por venir.
Algunos dicen que Luce tenía 92 años, pero lo más razonable es suponer que, eternamente joven y vital como era, ello sólo fue así bajo las prescripciones estatales sobre cómo llevar las cuentas de nuestra vida. Lo que sí sabemos es que había nacido en Italia, en tiempos de los que sólo ella podía hacer memoria, y que respiró desde siempre el oxígeno anarquista de la revuelta. Hija de Luigi Fabbri -notorio militante libertario, perteneciente al círculo íntimo de esa notable referencia ideológica que fue y sigue siendo Errico Malatesta-, conoció de primera mano los avances del fascismo y las persecuciones consiguientes; un hecho del que supo extraer siempre nuevas reflexiones y nuevas enseñanzas.
Asentada con los suyos en Montevideo, participó inmediatamente en los ajetreos de los exiliados anti-fascistas italianos en ambas márgenes del Plata. El fascismo era una herida en carne viva que, sin embargo, no le impidió integrarse plenamente a las particulares inflexiones de lucha de estas tierras. Su vocación y su talante libertarios no conocían ni reconocían fronteras y, así, Luce se vio también rápidamente incorporada, en los lejanos años 30, a las polémicas del movimiento sindical y a las actividades de organización y difusión de grupos anarquistas específicos. Su frecuente ir y venir entre Montevideo y Buenos Aires la transformaron también en un nexo de hecho entre los movimientos libertarios uruguayo y argentino.
No cabe en estos momentos insistir demasiado en lo obvio. Un simple vuelo de pájaro nos mostraría a Luce en su recorrida por el siglo desde aquel lejano entonces: la solidaridad con la Revolución Española, los Studi Sociali, las Juventudes Libertarias, la Casa de los Libertarios, la primera fundación de la Federación Anarquista Uruguaya, la Alianza Libertaria, la Editorial Acción Directa y tantas otras cosas que no caben en esta reseña hasta llegar al Grupo de Estudio y Acción Libertaria y su publicación Opción Libertaria; un emprendimiento que, tratándose de quien se trata, habrá que considerar como el más reciente pero que nunca habría de ser el último.
¿Será necesario, además, decir que la militancia "uruguaya" de Luce no le restó fuerzas ni tiempo ni ganas para seguir manteniendo sus vínculos con los movimientos anarquistas argentino e italiano? ¿Alguien necesitará que se le recuerde que a Luce le sobraron energía y talento para ser también una destacadísima docente y crítica literaria, una actividad que le valió respetos y reconocimientos bastante más allá de las "fronteras" anarquistas? ¿Habrá quién dude que, hasta ayer mismo, se recurrió a sus recuerdos y a sus reflexiones por parte de historiadores, novelistas y cineastas profesionales? ¿Será acaso casual que grupos feministas la tornaran fuente de consulta permanente y referencia indiscutible?
Pero incluso estas coordenadas, imprescindibles para su ubicación histórica concreta, son insuficientes para captar los núcleos fundamentales de su actuación. Porque lo raigal, lo detonante, lo sustancial, habrá de encontrarse en la fuerza, en la perseverancia y en el empuje que permitieron a Luce recorrer un siglo de luchas libertarias sin desfallecimientos y con esa admirable entereza que habría de permitirle superar todas las adversidades habidas y por haber. Un prodigio tal de permanencia sólo es posible cuando el pensamiento que lo anima no es una doctrina frívola y de ocasión sino una decisión casi biológica, motriz y generadora, que se ha hecho carne del propio cuerpo que lo alberga.
Pero, a su vez, en el caso de Luce, esa decisión casi biológica no fue nunca una programación genética con la que era imposible romper. Antes que eso, se trató siempre de una decisión permanentemente renovada y puesta en cuestión una y otra vez; se trató siempre de la llama inextinguible del sentimiento acompañada por una sucesión de actos de pensamiento rabiosamente lúcidos. Porque Luce nunca fue la propagandista automática de un texto siempre igual a sí mismo sino que su capacidad crítica la condujo habitualmente a manejar el bisturí con amorosa "crueldad" contra sus propias reflexiones, a poner en tela de juicio y entre paréntesis sus propias conclusiones.
Sólo así, quizás, es posible concebir que un cuerpo tan frágil y una sensibilidad tan despierta pudieran hospedar tanta reciedumbre, tanta convicción, tanta fuerza. Sólo así, quizás, es posible comprender esa capacidad para situarse por encima de los ejercicios meramente nostálgicos y mantenerse permanentemente joven, insobornablemente actual, inconfundiblemente contemporánea. Sólo así, quizás, es posible entender cómo una misma vida puede trazar un arco de coherencia imperturbable entre sus lejanísimos enfrentamientos anti-fascistas y el entusiasmo que apenas ayer manifestaba por un resurgimiento libertario que para ella se estaba haciendo cada vez más evidente. Una forma de sentir, una forma de pensar y una forma de actuar tales no podían traducirse de otro modo que a través de un respeto visceral hacia todos los compañeros -sin distinciones de edad, relevancia o experiencia acumulada- con que Luce se topó a lo largo y a lo ancho de su vida. Porque, si bien nunca rehuyó la polémica ni adoptó la posición cómoda de situarse más allá de toda controversia, Luce tampoco dejó de tender puentes entre las posiciones más adversas del movimiento libertario. En ese sentido, fue también un ejemplo de tolerancia, de diálogo y de reconocimiento hacia quienes pensaban y actuaban según criterios que ella no compartía.
Todo ello fue el caldo de cultivo temperamental de una trayectoria que, por su propia esencia, no admite imitaciones sino que convoca a un esfuerzo de creatividad, de lucidez, de constancia, de garra, de invención -de libertad, en suma- donde cada cual pueda descubrir, en sus propias entrañas y con sus propios rasgos, esa misma estatura militante y ese mismo interminable gesto de amor. Luce se llevó consigo los planos de esa obra ejemplar que fue su vida, pero su ausencia se torna imposible en tanto nos lega esos ladrillos de construcción y esa arcilla de modelaje que seguirán incitándonos a ser, como lo fue ella, albañiles y ceramistas pasajeros pero insustituibles de un futuro libertario.

¡SALUD, LUCE!
¡SALUD Y ANARQUÍA!

R.S. Subir


Una opinión libertaria
sobre justicia y perdón


La Iglesia Católica está pidiendo perdón por haber quemado vivos durante varios siglos a sus disidentes en número incalculable. El residuo de los secuaces reconoce "errores" cometidos en el Este europeo por la dictadura de partido, errores que han hecho muchos millones de víctimas. Los ejércitos nacionales que en América Latina han establecido hace poco unas dictaduras feroces están discutiendo si conviene "pedir perdón" a los parientes y conciudadanos de los que ellos hicieron "desaparecer" para que no se hable más de ese espinoso asunto y haya paz. Hay quien opina que el que pida perdón debe ser, no el Ejército sino el Estado.
Hay en todo esto cosas sobre las que es necesario meditar: en primer lugar las razones de esa coincidencia, en segundo lugar el porqué de esa casi simultaneidad.
En cuanto al primer punto, podemos decir que los tres "penitentes" (Estado, Iglesia, Ejército) son los tres organismos que, a través de los siglos, se han disputado el dominio de la sociedad, solidarios los tres, entre sí y con un cuarto poder (que aún no pide perdón), el económico, en cuanto las masas sometidas mostraron síntomas de rebelión. Es, pues, el poder el que pide perdón, el que siente la necesidad de lavarse la cara. ¿Y por qué ahora? Porque en las alturas se siente llegar ya esa crisis de la economía de mercado que es la lógica consecuencia de los avances de la tecnología. Y a través de la crisis quieren mantener lo esencial: el dominio, la estructura piramidal de la sociedad, la jerarquía, que significa, por un lado, millones de dólares, por el otro, millones de muertos.
El estudio de la historia debería conducir a todo el mundo al anarquismo: desde que Romulo mató a su hermano Remo en la niebla de la leyenda hasta el Holocausto y la bomba de Hiroshima, la historia de la humanidad occidental es una cadena de delitos masivos de unos contra otros en la disputa del poder de unos sobre otros. Y el mismo carácter sombrío tiene la historia de Oriente.
Océanos de sangre se han derramado en la represión, y otros tantos en las guerras que, con otro ropaje, tienen la misma raíz.
Ya Maquiavelo nos ha enseñado que el dominio sobre los demás seres humanos no se adquiere ni se conserva con medios morales. Es inútil pedir perdón: los crímenes están y no se pueden borrar porque tienen carácter esencial. Es evidente que están ligados al hecho mismo del poder.
La hoguera de Giordano Bruno no tiene sino un vínculo remotísimo y distorsionado con Jesús, pero sí está directamente vinculada con la potencia política de los papas, y lo mismo se pudo decir acerca de las anteriores y sucesivas hogueras del Santo Oficio y, recientemente, acerca de la complicidad de las jerarquías católicas con el nazi-fascismo y las dictaduras latinoamericanas.
Entre los "errores" de la política estaliniana (que en general no se precisan) podría estar el asesinato de Trotsky que tiene todas las características de un episodio de lucha entre dos caudillos por el dominio absoluto sobre los demás. Otros rivales fueron eliminados a través de los "procesos de Moscú", cuya historia autentica todavía no se ha escrito, y cuya historia oficial contiene una confesión absurda por parte de los imputados. Todos estos "errores" tienen un mismo y único significado: la defensa del poder estatal identificado con una persona. Esa defensa va, por su naturaleza, de la simple censura a la cárcel, al asesinato y a la tortura.
Todos los códigos penales establecen castigos de muchos años de cárcel por un solo homicidio. Se pretende que la pena regenere al culpable corrigiendo en él las malas tendencias que lo indujeron al delito. Y se quiere que el genocidio y la tortura masiva se olviden tras un simple acto formal de contrición, sin que ni siquiera se investiguen y discutan las causas de lo que ha pasado.
En realidad se pretende que nada cambie. Los que piden la prisión o aun la muerte para fulano o mengano confían en el poder del Estado y lo refuerzan. Era natural que los anarquistas, después de las "desapariciones" pidieran, en cambio, la clausura del Liceo Militar. Era una medida que podía y debía tomarse aun sin cambiarse radicalmente las cosas.
El grito de paredón, que se oyó en la Marcha del Silencio en reclamo de la verdad sobre los "desaparecidos", no era o no debió ser un grito anarquista.

Luce Fabbri
semanario "Brecha"
16/6/2000 Cádiz Libertaria
Subir


Jornadas magonistas

El pasado siete de agosto se cumplieron cien años de la publicación del primer número de Regeneración, que nació como "periódico jurídico independiente", editado por un grupo liberal, para evolucionar hasta convertirse pronto en "periódico independiente de combate". Entre los fundadores se encontraban los hermanos Flores Magón, que fueron además el motor del cambio hacia posiciones libertarias. El periódico fue en todo momento una tribuna radical contra la dictadura porfirista y contra toda injusticia.
Con motivo de tan significativa conmemoración, agrupaciones identificadas con el ideario magonista y libertario han considerado interesante organizar actividades que impulsen y reivindiquen la propuesta social representada por Regeneración.
El programa comprende diferentes eventos (exposiciones,conferencias, debates…), girando los temas centrales en torno a los conceptos de autonomía, autogestión y autogobierno, asi como aspectos organizativos, estrategias, medios de lucha y, en las conclusiones, las propuestas concretas y los compromisos que se está en posibilidad de asumir.

 

Ricardo Flores Magón

Originarios de la Sierra Mazateca, en el sureño estado de Oaxaca, la familia Magón se desplaza a la ciudad de México siendo aún Ricardo pequeño. Allí iniciaría su actividad política y allí conocería, por primera vez, la prisión tras una manifestación en contra de la dictadura de Porfirio Díaz. Años después, siendo ya miembro de la junta del Partido Liberal Mexicano, fundaría, junto a otros compañeros, el periódico Regeneración, rotativo que, con varias decenas de miles de ejemplares, gozaría de gran prestigio y aceptación entre los obreros y campesinos. Se hacía llegar a todos los rincones del país y, con frecuencia, era leído en voz alta por los pocos trabajadores instruídos al resto de sus compañeros analfabetos. Las encendidas proclamas que aparecían en las páginas de Regeneración conllevarán numerosos problemas a sus editores, quienes continuamente sufrían encarcelamientos y amenazas de muerte, lo que les obligó al exilio en Estados Unidos y Canadá. Desde allí continuarían con la edición del periódico sin que dejaran de producirse todo tipo de obstáculos por parte de las autoridades norteamericanas. Magón escribiría al respecto en 1.915: "Regeneración ha tenido siempre el privilegio de atraer la tempestad, como la cima atrae al rayo".
Ya a principios de siglo, Magón y algunos de sus más batalladores compañeros como Práxedes Guerrero, Librado Rivera o su propio hermano Enrique entre otros, habían radicalizado su liberalismo abrazando el anarquismo que conocían gracias a las obras libertarias que les llegaban de Europa. A un anarquismo con claras influencias kropotkinianas, Magón suma, con lógica, las ancestrales formas de organización comunitaria que practican no pocos indios en México.

Guindilla Subir


Chiapas: La pasión por la libertad

Para los lectores de izquierdas, Chiapas evoca inmediatamente a Marcos y los zapatistas, la insurrección de improviso al alba del año nuevo de 1994, coincidiendo con la entrada en vigor del Tratado de libre comercio entre EE.UU., Canadá y México (N.A.F.T.A.) y la liberación de algunos municipios rebautizados Flores Magón, Tierra y Libertad, Emiliano Zapata y similares.
Este Chiapas es la filigrana que convive con un Chiapas más cotidiano, hecho de pequeñas violencias y grandes miserias, pero también de pequeñas pobrezas y grandes violencias que lo hacen posible y que están en su origen. Con una paga de 15 pesos al día (alrededor de 300 pesetas), el campesino es de hecho siervo de la gleba constreñido no sólo a dar su sangre por un terreno propiedad de los latifundistas sino también a mandar a los propios hijos a pedir limosna a los turistas por la calle a cambio de muñequitos vestidos de soldados zapatistas.
También las mujeres trabajan en el campo -raramente de forma asociada- o en la artesanía, produciendo directamente, y vendiendo sólo vestimenta hecha en Guatemala, lo que denota una estructura de intermediarios locales (mexica-nos y no indios) que, en cuanto hacen cuatro perras, "entran en política" para garantizar su seguridad y la oportunidad de coger en marcha el tren de la globalización (explotación neoliberal y privatizaciones) creando y financiando formaciones paramilitares como el M.I.R.A. (Movimiento Indigenista Revolucionario Antizapatista).
Pero Chiapas no es solamente violencia y miseria soportadas con dignidad.
Es también uno de los reinos del duopolio Coca-Cola/Pepsi Cola, cuyas marcas campean en anuncios y murales por todas partes, incluso en las paredes de las chabolas indígenas, que toman así un colorido vivo que contrasta con el rigor de los tejados de chapa (también las hay de madera con tejado de palma). Por no hablar de una existencia gris ligada al trabajo en los campos en los que se usa fertilizante Rival, producido por la siniestra Monsanto…
Lo paradójico es que Chiapas no se parece lo más mínimo a la imagen tradicional de México ofrecida por las películas del oeste de Sergio Leone: ningún desierto en el horizonte, nada de vegetación exuberante sino una serie de coníferas y de ceibas gigantescas en la llanura. Cierto, en la selva Lacandona se está haciendo literalmente tierra quemada, un poco para empobrecer posteriormente a los campesinos que tienen la fortuna de poseer un pedacito de tierra, un poco para expulsar al E.Z.L.N. que encuentra allí dentro la maraña de vegetación que le permite resistir y tutelar a los indios, a los campesinos, a los débiles a quienes defiende y de quienes es la expresión político-militar.
El agua está privatizada por la Coca Cola Company Ltd. y vendida a alto precio a quien no dispone más que de algún peso al día y no tiene otra alternativa que beber el agua contaminada de los abundantes ríos y lagos de la zona, con la consiguiente contracción de enfermedades gastrointestinales, sobre todo por parte de los niños, cuyas defensas están bajo mínimos debido a una alimentación insuficiente desde su nacimiento.
Es un círculo vicioso que atenaza a los últimos de la sociedad: junto a los pobres florecen los coches flamantes con los cristales ahumados y blindados, sin matrícula, en los que se montan los hacendados y sus retoños, para quienes una vida no será suficiente para derrochar el patrimonio expoliado y acumulado, en vista de los bajos niveles de consumo posible incluso para los acomodados; utilizan la riqueza para otras formas de economía, como poco ilícita cuando no manifiestamente criminal.
Lo mejor está aún por llegar, quedando medio mundo -el occidental en el que se teorizan y se explican las políticas globales neoliberales que acaban con la clase media como lo han hecho ya en México, como es una realidad en Chiapas- desgajado entre ricos y poderosos por una parte y pobres e indefensos por otra. La fuerza de estos últimos se basa en la dignidad y en la pasión por la libertad a través de la organización, de la revuelta, de la emancipación.

Massimo Tessitore Subir


De Seattle a Praga

El largo camino de los replicantes globales

Seattle, la ciudad cuna de la generación grunge amaneció ese 30 de noviembre con aroma de espíritu adolescente, olor que algunos recordaban haberlo disfrutado por última vez 30 años atrás, en la década aquella en que todo parecía posible. Activistas de todo el mundo habían llegado a la ciudad para confluir en las puertas de la Tercera Conferencia de la Organización Mundial de Comercio, enrareciendo el ambiente con un clima tenso de carnaval y consignas contra la reunión. La jornada reunió a 50.000 manifestantes, provocó centenares de arrestos, batallas campales con la policía en algunos sectores y la consternación de la sociedad norteamericana que padecía en carne propia situaciones que creía exclusivas del Tercer Mundo. Como una pesadilla, las escenas se han venido repitiendo en Davos, Washington, Berlín, Londres y repliega fuerzas para manifestarse de nuevo este septiembre en Praga. ¿Qué ha pasado en el mundo para que sectores beligerantes hagan un alto a sus diferencias, se pongan de acuerdo y protesten juntos en el mismísimo corazón de la bestia?

La Guerra Fría como génesis
Algunos intelectuales celebraron ese 30 de noviembre como el inicio de una nueva forma de movilización y protesta: "el siglo XXI empezó en Seattle", la afirmación es de Edgar Morín. Pero Seattle ha sido el fruto de una tendencia que ha venido constituyéndose en los últimos 30 años, fermentándose decididamente en la década de los 90.
La llamada Guerra Fría fue un hecho propio de ese período llamado modernidad inaugurado en el siglo XVII. Originado como oposición férrea al poder de la Iglesia -pero germinado bajo la influencia de su lógica- incorpora desde su inicio categorías propias de la religión. El culto a la razón se convierte en la versión moderna de la contradicción entre el bien y el mal, inaugurando así una larga era de pensamiento dicotómico.
La Segunda Guerra Mundial concretiza la bipolaridad y divide al mundo en dos sectores antagónicos. De esta manera, los conflictos sociales dentro de los países se explicaban por su posición en el área de influencia de ambos, Estados Unidos o la Unión Soviética. Pero si políticamente ambos polos parecían irreconciliables, económicamente se asemejaban por una creencia común: la fe en que la intensiva industrialización de sus países era sinónimo de progreso. La clase obrera surgía así como motor de cualquier transformación.
Es sólo cuando otros actores sociales no económicos exigen participación política, cuando las reivindicaciones se complejizan a la par de las sociedades de donde surgen.
Un suceso como el Mayo Francés tipifica claramente tal "explosión de subjetividades" -parafraseando a Foucault- y la irrupción de nuevos discursos que se reivindican transformadores: los estudiantes como clase, el feminismo, las contraculturas urbanas, el orgullo gay, el ecologismo. Estos saberes disentían de ambas concepciones del mundo, y en no pocos casos fueron duramente reprimidos en ambos lados del Muro de Berlín.
La fragmentación de tales movimientos en diversas tendencias y su radicalización coincide con el período terminal de la Guerra Fría. En Europa a finales de los 70 una serie de movimientos contra las armas nucleares (anti-OTAN principalmente) trascendían el espacio de lo nacional y eran respaldados por diversas formas de asociacionismo. Años después y orbitando en torno a la caída del Muro, las disidencias enfocaron baterías contra los organismos cuyos dictámenes reordenarían en consecuencia el mundo: Berlín (1989) y Barcelona (1992) son escenarios de tumultuosas manifestaciones frente a las reuniones del FMI y BM. Las convocatorias hechas después por los zapatistas para "encuentros intergalácticos", cimentaron en los noventa la complementaridad de las diversas intenciones para enfrentar, lejano del maniqueísmo bipolar, a un enemigo que se percibe común.

Tejiendo la red de la resistencia
Los sociólogos han acuñado recientemente un nuevo concepto: sociedad red. Con él tratan de referirse a la creciente interdependencia de las naciones en economías relacionadas globalmente y conectadas por los adelantos en materias de comunicación. El mundo se ha convertido en una fábrica mundial: un automóvil, por ejemplo, se ensambla con piezas producidas en 22 países distintos. Y si el espacio de la producción se ha flexibilizado, el de la toma de decisiones no se ha quedado atrás. Si bien Estados Unidos conserva el liderazgo militar, debe concertar políticas con actores tan diversos como importantes: los organismos multilaterales o bloques como la Comunidad Económica Europea. Instancias autocráticas como el Kremlin o el Pentágono han quedado relegadas al pasado.
Los movimientos sociales del presente corren parejo a los tiempos. Los grupos son celosos de su autonomía, a la vez que se organizan en redes descentralizadas con valores compartidos, pero con estrategias concertadas por cada uno. Su filosofía es tan amplia como incluyente y evita erigirse como una teoría acabada y omniabarcante. El martirologio propio de la izquierda obrera ha sido superado por una efectiva y lúdica estrategia: la creación de jolgorio carnavalesco como marco de las actividades. La fiesta termina contagiando a moderados y radicales y a su vez, acaparando la atención de los medios.

La desobediencia civil
"Una ley que nos desarrolla humanamente es justa. Una ley que degrada la naturaleza humana es injusta". El axioma pertenece a Martin Luther King, el defensor de los derechos civiles de la comunidad negra en los Estados Unidos. La desobediencia civil significa desobedecer leyes consideradas injustas y ha sido la filosofía adoptada por los replicantes, al considerar a organismos como el Fondo Monetario Internacional o la Organización Mundial de Comercio como responsables de asegurar el desequilibrio entre las naciones. De allí su insistencia en obstaculizar la realización de cada una de sus reuniones, sin importar donde ella se realice. Esta noción de que los criterios de la economía pesan más que los intereses de la gente común y corriente, ha ocasionado alianzas impensables décadas atrás: los sindicatos han hecho causa común con las organizaciones ecologistas. Las agrias disputas sobre el defender o no plantas nucleares y fábricas de armamentos como puestos de trabajo quedan por los momentos en stand by. El trabajo mismo es un bien escaso en la actualidad y el culpable, concuerdan todos, es la dirección actual de la globalización económica.
El consenso es más difícil para la adopción táctica de la no violencia. Redes de Acción Directa capacitan a centenares de personas antes de cada jornada para mantener la calma en situaciones difíciles, enfrentar la brutalidad policial y tomar decisiones que involucren a todos. Pero nunca han faltado las vidrieras rotas o los contenedores incendiados como respuesta a las bombas lacrimógenas y los arrestos.
Aunque las organizaciones rechazan cualquier liderazgo por potencialmente engendrador de los autoritarismos del pasado, han tenido que convivir con las figuras carismáticas que resaltan los medios de comunicación. Cada aparición pública de José Bové, ese granjero francés ecologista y antimilitarista famoso por destruir un Mc Donald´s galo, es un espectáculo mediático. Pero son centenares los grupos y colectivos los que responden a cada convocatoria, y cada uno tiene como miembro a uno o dos "José Bovés" distintos. Esta diversidad de actores ha erosionado además el arquetipo del "revolucionario" o del "militante" clásico. Los menos tienen al Ché como modelo a seguir. Cada quién muestra orgulloso la identidad (o la suma de ellas) que normalmente ocupa: ama de casa, campesin@, mujer, punk, hippie, gay, trabajador, latino, indígena o pacifista. Una lección han dejado las viejas exclusiones de ayer: hoy, para el cambio que sea, todos somos necesarios.

Las nuevas tecnologías
El correo electrónico es el medio "oficial" de comunicación de los replicantes. La convocatoria a Seattle circuló, traducida en nueve idiomas, seis meses antes por Internet. Una forma de comunicación barata y al instante ha permitido la coordinación internacional para cada una de las acciones. En página web de Lobster Party International es posible bajar un directorio con mas de mil direcciones de organizaciones de todo el planeta. Las listas de discusión virtuales por su parte, permiten debatir las actividades, intercambiar información y hacer colectas de dinero para subvencionar pasajes para activistas de menos recursos. Páginas web explican con detalle, las leyes del país destino respecto a las manifestaciones. Cada mensaje recuerda el llevar el mayor número posible de cámaras fotográficas y videofilmadoras. Así a posteriori, cada cual podrá contar su versión por la red a receptores ávidos de noticias no sesgadas por las grandes agencias de prensa.

Rafael Uzcátegui

 


Próxima estación: Praga

Los replicantes, tras coordinar las acciones planetarias del 1 de mayo preparan maletas para encontrarse el 26 de septiembre en Praga, día de la LV Reunión Anual del FMI y el BM. La plataforma de grupos ha tomado el nombre de INPEG (Iniciativa contra la Globalización Económica, en español). Su activismo se inauguró apoyando desde la República Checa las manifestaciones ocurridas en Washington D.C. con "infoshops", los cuales fueron instalados dos veces por semana en Praga y Brno. En el mejor espíritu de Seattle, INPEG es una coalición de grupos checos de variados tintes (la Federación Anarquista Checoslovaca, Earth First! Checa, Solidaridad Socialista, la Oficina Internacional de la Conferencia de Paz Cristiana, la ONG de Derechos Humanos WERA entre otros) aglutinados por su común urticaria por el FMI y el BM. Para septiembre se espera superar la cifra de manifestantes alcanzada en Seattle.
Entre los días 16 y 18 de junio los checos ensayaron sus capacidades logísticas con la realización de un "Encuentro Organizativo Internacional". 60 delegados de 12 países acudieron a la convocatoria, acordando una nutrida agenda de actividades desde 15 días antes de las deliberaciones multilaterales. Una Contra-cumbre aspira reunir oradores e intelectuales en espacios públicos y diversos como la Casa de Cultura Domovina, la Universidad Charles y el Cine Aero.
Los anfitriones han sido muy escrupulosos a la hora de pautar las intervenciones: el equilibrio entre sexos y representantes de países de Norte y Sur ahuyentará cualquier sospecha sobre discriminación.
La coordinación llamada Centro de Medios Independientes que actuó con gran eficiencia en las protestas norteamericanas, tendrá su propia versión europea. Una gran gama de técnicos cooperan entre si para asegurar que todas las versiones e imágenes posibles fluyan a través de internet, que las transmisiones de radios libres no interfieran entre si y que los corresponsales de periódicos pequeños e independientes puedan duplicar material a bajo costo y comunicarse con sus salas de redacción.
El local del CMI también servirá como punto de referencia para cualquiera que necesite saber que hacer en caso de una detención, las tácticas de la desobediencia civil o conseguir alguna copia de las publicaciones que se editarán diariamente durante las jornadas.
Desde el 22, el "Festival de Arte Político" calentará los ánimos con la realización de conciertos y performances en sitios públicos y bien visibles. Hasta el 25 será el "Carnaval de la resistencia", ya que el 26 será el día de las acciones de calle aglutinadas en torno a la reunión del FMI.
Cuando esta nota se redactaba, INPEG todavía negociaba con el Ayuntamiento de Praga la cesión de un estadio para albergar a los replicantes globales, que complementara la capacidad de los campings y hostales disponibles. El gobierno por su parte, discutía el cómo controlar los pasos fronterizos y la posibilidad de solicitar el reforzamiento de sus cuerpos de seguridad con los vecinos.
Venezuela: Plataforma 26S. Argentina, Uruguay, México, Bolivia y Chile han formado coaliciones de grupos que apoyarán desde América latina los lamentos y jolgorios de Praga. En Venezuela, una convocatoria firmada como Plataforma 26S circula por Internet llamando a "una articulación de grupos, colectivos e individuos para realizar de manera descentralizada y autónoma actividades en nuestro país el 26 de Septiembre". Han montado una página web con documentos diversos y las actividades que realizan, la cual puede consultarse en la dirección: www.librecomunicacion/plataforma26s.
Los promotores participan en la radio comunitaria Radio Catia Libre 93.5 FM, el periódico anarquista El Libertario y la Red Venezolana Contra la Deuda Externa.

R.U.

 

Algunas acusaciones

Organización Mundial de Comercio
La hemos calificado como una iniciativa peligrosa, propone ubicar todas las actividades humanas dentro del mercado, como por ejemplo, la educación y la salud que aún están basadas en la solidaridad nacional donde el rico paga por el pobre. Los mercados se han identificado como dueños del mundo. Los mismos gobernantes dicen: "No podemos hacer nada, porque los mercados nos están mirando". Los hemos identificado como los protagonistas de la vida política y económica, y como enemigos del bienestar general. La gente al fin entiende cómo los mercados imponen sobre los gobiernos su voluntad. La globalización tiene raros aspectos que son las llamadas tres libertades: libertad de los capitales para entrar y salir, libertad de la diversificación, y la del comercio o libre cambio. Estas tres "libertades" matan a la libertad real. Si queremos luchar contra la globalización tenemos que luchar contra cada una de estos aspectos.

Bernard Cassen
presidente de ATTAC Francia

Banco Mundial
El acceso a los créditos del Banco está condicionado a la adopción de políticas económicas ortodoxas, que a menudo suponen la aplicación de los polémicos "programas de ajuste estructural". En la actualidad el Banco Mundial cuenta con más de 180 Estados miembros, pero la institución es dirigida por un número muy reducido de países industrializados y en especial por Estados Unidos. Ello se debe al peculiar sistema de toma de decisiones de esta institución, en la que los países más ricos, que son los que tienen la mayor parte del capital del Banco, también tienen más poder de voto en sus órganos de gobierno.

José Antonio Sanahuja
profesor de la U. C. de Madrid

Fondo Monetario Internacional
A la banquería internacional le preocupa la libertad del dinero, no la libertad de las personas. Todos pagan lo que pocos gastan. Para pocos, la fiesta. Para todos los demás, los platos rotos. Se privatizan las ganancias, se socializan las bancarrotas. Los grandes banqueros del mundo, conquistadores de nuestro tiempo, que viajan en jet y no en carabela, pueden más que los reyes y los mariscales y más que el propio Papa de Roma. Honorables filántropos, practican la religión monetarista, que adora el consumo en el más alto de sus altares. Ellos no se ensucian las manos. Nunca matan a nadie: se limitan a aplaudir el espectáculo. Sus imposiciones se llaman recomendaciones. A las actas de rendición, las denominan cartas de intención. Estabilizar significa voltear. El hambre se llama austeridad y cooperación la ayuda que la soga le presta al cuello.

Eduardo Galeano
escritor Subir

Morir huyendo de la miseria

Encerrado en un furgón, sin ventilación, junto a un grupo de personas que, como tú, huye de la miseria en busca de una vida mejor para si y sus familiares. Sudando por todos los poros de tu piel, intentando sacar una gota de agua de una botella de litro y medio que, para treinta y cinco personas, hace tiempo que se acabó; llevas cuatro días sin comer y el sofocante calor, el hambre, la debilidad y la sed te hacen pensar en el pasado, en tu tierra, en tu familia y en si vivirás lo suficiente para procurarles un futuro cuando ni siquiera sabes si llegarás vivo a tu destino.
Maldices a tod@s aquell@s que han provocado tu miseria, piensas en tod@s aquell@s que corrieron la misma aventura que tú y el mar se l@s tragó, tuvieron menos suerte que tú aunque te sientes morir y aún no sabes cómo acabará tu aventura. Sólo la esperanza de una vida mejor te mantiene vivo, pero ¿hasta cuándo? Te sientes desfallecer y sabes cual será tu final si el viaje no termina en un par de días, morirás de hambre y sed, tu sueño y el de tu familia habrá terminado antes de empezar. Te sientas, estas desfallecid@, no sabes cuanto tiempo llevas metid@ en ese maldito furgón, pero para ti es una eternidad. Tu cuerpo te avisa que necesita beber por vigésimo quinta vez, miras a tu alrededor y ves a l@s que van contigo golpeando desesperad@s las puertas del furgón con ahogados gritos de socorro, gritos que se pierden entre las cuatro paredes del furgón convertido en improvisado ataúd comunitario fletado por un grupo de mafios@s que sacan tajada de la miseria y la desesperación de un@s pobres desgraciad@s que probablemente terminarán muriendo por no enfrentarse a l@s culpables de someter al pueblo marroquí, argelino, saharagüi, chino, guineano... a la más absoluta de las miserias amparándose en coronas antiquísimas, presidencias dudosamente democráticas y razones de Estado.
El pánico va creciendo con el paso del tiempo, dando paso al silencio que sólo la muerte es capaz de imponer tajante e incontestablemente. Tumbad@ ya en el suelo recibiendo el abrazo fatal aunque liberador de la muerte, tu último recuerdo es para tu compañer@ y tus hij@s, ¿qué será de ell@s? por fin espiras y dos palabras salen de tu boca en hilito de voz ¿por qué?
Esta historia ha salido de nuestra imaginación, pero nuestra imaginación se ha inspirado en tod@s l@s que han perdido la vida en la inútil búsqueda de una vida mejor, huyendo en vano de la miseria, pues no hay donde huir, la única posibilidad de acabar con la miseria el luchar contra l@s que la provocan: el poder, el privilegio, el capitalismo, y contra las que lo justifican y eternizan: la religión.
Si tenemos que vivir hagámoslo con libertad y si tenemos que morir hagámoslo con dignidad, es obligación de tod@s los desheredad@s de la tierra el poner fin a la barbarie de las miserias que el sistema capitalista, sea cual fuere su apellido, nos impone.

Ekaiz Beltza Taldea Subir


Medias miradas

Conocemos muy bien lo difícil que ha sido para la mujer demostrar su valía, hacer oír su voz y ser considerada un ser humano con plenos derechos. Durante siglos se ha cuestionado su capacidad para pensar, decidir o reflexionar en igualdad de condiciones que el varón. En la actualidad, cuando todo el mundo hace referencia constantemente a los logros conseguidos, resulta paradójico insistir sobre el tema, pero es que la situación entraña muchas sutilezas.
Desde que la mujer se ha convertido en un individuo más de este sistema de "compra y venta" llamado capitalismo, hay librerías para mujeres, revistas para mujeres, programas de radio y televisión para mujeres y hasta un día de "uso exclusivamente femenino". Pero, todo esto que puede interpretarse como signo de la importancia que la sociedad está dando a nuestro género, no es más que la puesta en evidencia de las diferencias sociales que nos separan.
La realidad es bien distinta de la que nos quieren hacer ver los medios de comunicación. La mujer sigue siendo ciudadana de "segunda categoría", con mayor desempleo y menor consideración.
Enrique Gil Calvo, el autor de "Medias miradas" (editorial Anagrama) no solo defiende esta postura, sino que, ahondando más en el problema, sostiene que a pesar de haber accedido al mercado laboral, la mujer sigue atada a otros "mercados" bien distintos, "el doméstico y el sexual".
Este libro nos describe los distintos estereotipos de mujer que existen en nuestra sociedad y como todas, en mayor o menor medida nos sometemos a ellos. La mujer, que ha sido empujada durante siglos a la aceptación de los papeles de esposa, madre y amante, continúa asumiéndolos en el presente de manera voluntaria aunque inconsciente. Las medias, como prenda tradicional y simbólicamente femenina, son un pretexto que utiliza el autor de la obra para hablarnos de la mujer actual que lucha para ser libre y, a pesar de ello, es esclava de su propio aspecto. Esa esclavitud está tan arraigada en todas las mujeres, que han dividido su personalidad casi de manera psicopática. Si por un lado luchan denodadamente por demostrar sus capacidades intelectuales, por otro asumen pasivamente el sometimiento social al eterno juego de los fetiches sexuales masculinos.
La originalidad de esta obra se encuentra en el análisis que hace de las luchas feministas. No nos acerca al discurso manido que habla de la situación de la mujer, sus metas y sus consecuciones. Va mucho más lejos para descubrirnos una mujer-actriz que interpreta diferentes papeles dentro de la sociedad y se vuelca tanto en ellos que llega a perder su verdadera identidad hasta tal punto que coarta la libertad por la que lucha.
Gil Calvo, sociólogo y profesor de la Universidad Complutense de Madrid, destapa el frasco de las esencias, y el aroma de la realidad que alberga nos hace pensar que el problema de la mujer no ha variado, tan solo se ha maquillado y disfrazado como hace ella misma.
Bertrand Rusell afirmaba que los pueblos hacen cualquier cosa con tal de evitar el conocimiento de la verdad. Sin embargo, saberla nos ayuda a no sumergirnos en un remolino de cambios que no son lo que aparentan.
La mujer se ha liberado en muchos aspectos de los grilletes que la tenían atenazada, pero necesita romper los que se ha fabricado ella misma.

Leticia Esteban Subir


Plusvalía

Hace unos pocos días oí decir a un dirigente de CCOO que los empresarios agricultores debían aumentar el sueldo de los trabajadores aportando un 10% de la plusvalía generada por los obreros del campo. En primer lugar sorprende escuchar hablar en estos tiempos neoliberalistas a acomodados dirigentes sindicales de la plusvalía que generan los trabajadores y por otro lado también le da a uno por pensar por qué obtener sólo el 10% de lo engendrado por cada trabajador. ¿Por qué debe llevárselo el empresario? ¿Existe alguna ley natural que ampare dicho robo? Las leyes ordinarias que amparan los crímenes y los robos ya sabemos que existen.
El gran problema parece ser que los trabajadores no saben que generan plusvalía, o no tienen conciencia de ello, y tenga que ser un mindundi, que no la dobla ni en los tres metros cuadrados del jardín de su adosado, quien reclame por el obrero lo que es más que lícito y justo. Caso aparte son los empresarios que a base de la plusvalía de unos y otros se enriquecen haciendo crecer las diferencias sociales. Unido a ellos el Estado como la mejor forma de mantener el robo, siendo Capital y Estado un todo en este engranaje donde los mayores ladrones son vitoreados como los toreros en una buena tarde.
Pésima organización social la que nos ha tocado vivir, casi nula conciencia de lo que está ocurriendo. Lo mejor es perseverar, hacer todo lo posible por un verdadero cambio social y reclamar todo lo que sea nuestro, antes de que a un dirigente se le ocurra en un tórrido verano darse un paseíto por su añorado Carlitos Marx, que por cierto no fue nada precursor en este asunto, pues años antes Proudhon analizó la tan traída y llevada plusvalía generada por los obreros. Reclamemos pues toda la plusvalía para bien y uso de toda la sociedad y no de cuatro que viven del cuento de la propiedad privada y los privilegios adquiridos a costa de tanto trabajador y trabajadora explotada.

Figaronegro Subir


Agradecimiento

Sabemos muy bien la importancia y utilidad que los anarquistas organizados han dado y damos a nuestras publicaciones. Preocupación y tarea de todos es, pues, el fomentar, apoyar y publicar nuestra prensa y propaganda. Más aún es estos tiempos donde la libertad de expresión se compra y vende… deben estar nuestras opiniones, propuestas y críticas combativas. De nosotros depende esta labor y… ¡A continuar!
Envío toda mi gratitud a los compañeros que se ocuparon de elaborar y publicar el Tierra y libertad durante estos tres últimos años. Ha sido una dedicación y trabajo positivos y dignos de tener en cuenta, que dieron como resultado todos los ejemplares publicados y difundidos. Agradecimientos al grupo Tea y al equipo que imprime el periódico por su contribución a la cultura y prensa anarquista. Y para terminar, mi apoyo al nuevo grupo editor con todas mis posibilidades.

Goliardo Ceibe Subir


Nuestro periódico

Hace ya 112 años que salió por primera vez un periódico anarquista con el título de Tierra y libertad. El nombre se tomó del movimiento populista ruso homónimo, por resumir el anhelo de los desheredados del mundo.
De aparición quincenal, el periódico se mantuvo un año. Tras este periodo desapareció para reaparecer diez años después como suplemento de La Revista Blanca, convirtiéndose en semanario dos años después. Fue diario durante la segunda mitad de 1903. La Dictadura lo suprimió en 1923 junto al resto de la prensa libertaria. En 1930 volvió a aparecer como semanario, siendo diario en los años de la Revolución Española (1936-39).
Tras la victoria fascista, siguió publicándose clandestinamente, sin periodicidad fija, sirviendo como vehículo de esperanza del movimiento libertario. Paralelamente, en México los exiliados anarquistas españoles publican un periódico mensual con idéntica cabecera, con un claro llamamiento a todos los defraudados por esa Revolución Mexicana que, al grito de ¡Tierra y libertad! se alzó contra la opresión, siendo traicionada por una camarilla demagógica que se ha enseñoreado del país a sus expensas.
En España, en 1977, con la reorganización libertaria tras la muerte de Franco, los grupos de la F.A.I. deciden volver a editar Tierra y libertad mensualmente. De esta última época es el periódico que tienes en tus manos. La cabecera decana de la prensa libertaria en lengua castellana y una de las más antiguas del mundo.
Cuando, en el último Pleno de la Federación, aceptamos el encargo de formar el comité de redacción del periódico, ante nuestro grupo se vislumbraba una enorme tarea. En primer lugar, seguir con el nivel al que habían llegado los anteriores grupos encargados, y en segundo lugar ser capaces de mantenerlo y mejorarlo, teniendo siempre presente que es el periódico de los grupos federados, que son quienes han de marcar en todo momento la línea editorial. Se trata de hacer un órgano de información, análisis y propaganda, con artículos ideológicos, crónicas, comentarios, convocatorias…
Esperamos conseguirlo.

Grupo Albatros Subir


 

Tragedia de Estado

¿Militares en la escuela?...
¡Que horror!

Ni Dios ni Estado ni Internet

Luce Fabbri: una presencia permanente, una ausencia imposible

Una opinión libertaria
sobre justicia y perdón

Jornadas magonistas

 

 

Chiapas: La pasión por la libertad

De Seattle a Praga

Morir huyendo de la miseria

Medias miradas

Plusvalía

Agradecimiento

Nuestro periódico