Portada del sitio > Novedades > De aquí > La Reserva de Iruelas importa muy poco a la Junta

Recurren el polémico Circuito de Karts en Navaluenga

La Reserva de Iruelas importa muy poco a la Junta

Peligran la “Q” de calidad y la Carta de Turismo Sostenible

Domingo 14 de noviembre de 2010, por sods

Asociación Ecologista Centaurea - Asociación en Defensa del Río Alberche
Asociación Geográfica Ambiental - Asociación RedMontañas
Colectivo Cantueso - Mountain Wilderness de Ayllón, Guadarrama y Gredos
Plataforma Contra la Especulación Urbanística y Ambiental de Candeleda 
Sierra Oeste desarrollo S.O.S.tenible - Unión Sindical de CC.OO. de Ávila

JPEGNueve organizaciones; ambientales, ecologistas y sindicales se manifiestan contrarias y recurren mediante la interposición de Recursos de Alzada ante la Consejera de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Mª Jesús Ruiz, el No Sometimiento al trámite de Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto de Circuito de karts en la localidad abulense de Navaluenga.

Consideran que hay una incompatibilidad total y manifiesta de esa actividad ruidosa, peligrosa y contaminante con la zona rústica y natural elegida. Que el paso dado por la Junta de Castilla y León sin realizar mayores valoraciones objetivas es la prueba de su apoyo oficial e incondicional para que se instale a más de tres kilómetros del núcleo urbano de Navaluenga ese Circuito de karts.

Ese paraje situado en pleno corazón de Gredos está rodeado totalmente de vegetación natural arbórea y arbustiva, tiene una gran relevancia ambiental y está contiguo a la Reserva Natural del Valle de Iruelas que además es Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Lugar de Importancia Comunitaria (LIC), de la Red Natura 2000 europea y también territorio incluido en el Plan Regional de Recuperación del Águila Imperial Ibérica.

En los Recursos interpuestos constatan el problema insalvable de que la pendiente natural del terreno derivará como mínimo las aguas pluviales y demás efectos contaminantes de las mismas sobre el mismo río Alberche que está protegido también como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) de la Red Natura 2000 europea, entre otros motivos y según recoge la propia Junta de Castilla y León en la ficha de ese LIC, por albergar:

Una población muy escasa de Náyades, conocidos normalmente como mejillones o almejas de río, de la especie Margaritifera margaritifera (que se encontraron por primera vez en el verano de 2002).
Presencia de la protegida Nutria paleártica (Lutra lutra).
Numerosos tramos que presentan un estado de conservación y una belleza excepcionales.

Cuestiones objetivas y justificadas que obligan a la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León a Someter ese Circuito de karts al procedimiento reglado de Evaluación de Impacto Ambiental (EIA), pero además porque la propia Junta de Castilla y León reconoce entre la documentación relativa a la vulnerabilidad del LIC mencionado; “Riberas del río Alberche y afluentes”, simplemente que: “La reducción de la calidad de las aguas por vertidos de aguas residuales de origen urbano sólo puede ser corregida con la depuración integral de las aguas residuales de la cuenca.” Cuestión más incomprensible si cabe cuando el proyecto del Circuito de Karts se ha tramitado sin la preceptiva autorización o informe favorable de la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT).

Conviene recordar que el río Alberche suministra agua de boca, no sólo a las poblaciones situadas en sus márgenes (algunas con precarios sistemas de potabilización), sino que también a través de conducciones de gran envergadura (entre ellas la de Picadas- Valmayor) abastece a numerosos municipios de la provincia de Ávila y de la Comunidad de Madrid. 

Solo por esas circunstancias reseñadas hubiese sido más que suficiente para que el Circuito de Karts se hubiera sometido a una Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) adecuada y garantista en favor de la conservación de esa zona natural, poniendo así coto a otras mayores y significativas afecciones negativas del pretendido Circuito y demás obras complementarias que se pretenden realizar.

En consecuencia con los Recursos presentados, las organizaciones firmantes manifiestan que tanto la Delegación Territorial de Ávila y la Comisión Territorial de Prevención Ambiental de la Provincia, ambos de la Junta de Castilla y León, no han querido atender con el rigor que marca la normativa vigente, su misión preventiva y legal que como mínimo exigiría un rechazo al proyecto en esa zona por afectar negativamente a los espacios citados y a las especies de fauna allí comprendidas.

Considerando además que la Reserva del Valle de Iruelas no puede soportar afecciones ajenas a sus objetivos de conservación, ni puede ser moneda de cambio para que sus dirigentes la utilicen políticamente, la conviertan en un reclamo turístico, un escaparate publicitario de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León y en definitiva que sirva de coartada fácil para vender su naturaleza, sin que se proteja de estas amenazas que sobre esa zona colindante se ciernen y que ahora defienden ciudadanos y organizaciones sociales. Por ese motivo y si no se rechaza ese proyecto tan negativo, pedirán que se retire a esa Reserva Natural del Valle de Iruelas tanto de la Carta Europea de Turismo Sostenible y de la “Q” de calidad, como de la Red Natura 2000.