SOBRE EL DIVORCIO....




Texto extraido de la revista Las Capullanas – Octubre 99

Luego de amplios debates y una larga lista de invitados que manifestaron sus puntos de vista, la Comisión de Justicia del Congreso aprobó el día 20 de este mes, la separación de hecho como causal de divorcio por un periodo de tres años Parece que finalmente, se atenderá el problema de unas 800 mil personas que estando casadas, ya no viven juntas pero se encuentran atadas a
un compromiso que sólo existe en el papel.

Sin embargo, pese al largo camino andado, y a los constantes esfuerzos de información y explicación de motivos que realiza sobre todo el Grupo de Apoyo Pro Divorcio Unilateral (GADU), a favor de la aprobación definitiva del Proyecto - antes de su posible aprobación final -, ésta será estudiada por el  presidente de la República, A. Fujimori, quien hará las consultas pertinentes sobre éste,  al arzobispo de Lima, monseñor Cipriani.

El divorcio como derecho ciudadano, se dio en 1930. El Perú, país archi católico, fue uno de los primeros de América latina en tener esta ley civil.

En el presente, quienes se oponen a esta propuesta señalan que, primero, los hijos, y mayormente la esposa, quedarían desamparados;  y segundo,  que el infiel, que abandonó el hogar, no tiene derecho a pedir el divorcio.

Respecto a estos  argumentos en contra,  estamos de acuerdo con el primero. La alta  tasa de paternidad irresponsable es  preocupante. Creyentes y no creyentes la practican. Además, este comportamiento, es moldeado por la estructura patriarcal y androcéntrica de nuestra sociedad.

Sobre el segundo argumento, se abona ideas de  quiebra de la unidad familiar. Si no vivimos en una sociedad esquizofrénica, ¿de que unidad se trata? La solución no está en "amarrar" al cónyuge irresponsable, ni propiciar la mala imagen de la mujer minusválida e indefensa, que sufre, y que sin la presencia del varón caerá en la indigencia. Consciente o inconscientemente,  los defensores de la familia desecha le dan una imagen de víctima.
Hace algunos días, en un debate radial entre dos congresistas sobre el tema, una mujer llamó para opinar que "si el marido se va con la otra, pues que se vaya". Esta opinión, aunque radical, en el fondo lleva esa cuota esencial de auto estima que toda persona debe tener.
 

GRUPO DE APOYO A DIVORICIO UNILATERAL