LIBERTARIAS (textos extraídos del fanzine Mulheres anarquistas: o resgate de uma história pouco contada; n 3/2002. Colectivo insumis@s : Caixa postal: 255- cep: 58001-970. Joao Pessoa- PB- Brasil)

 

Sofia Garrido

Conocida en todo el país como Sofia Garrido, su verdadero nombre era Maria Sophia Loaise.

Casada con el obrero de la construcción Miguel Garrido, entró en Brasil por la frontera. Trajo de Argentina las ideas y prácticas anarquistas. Llegó a Santos con su compañero, que ya había estado ahí en 1915 año exacto en que se reorganizaron los sindicatos, después de algún tiempo de haber sido cerrados por la policía.

Por falta de recursos para sustentar una sede, l@s anarquistas se reunían en el Café Java y en la confitería del pueblo. El matrimonio conformado por Miguel y Sofia siempre asistía a manifestaciones y a las reuniones del movimiento anarquista.

En 1917 explota en San Pablo la huelga general insurreccional. L@s trabajadores de Santos convocan a una asamblea en la calle Brás Cubas esquina con Luiza Macuco, frente al Sindicato de los Picapedreros. En la ocasión expusieron Manuel Perdigão, Antonio Casal, Joao Perdigão, Sofia y Miguel Garrido, quien cierra la manifestación declarando el paro general solidario con l@s trabajadores de San Pablo. De los asistentes a la asamblea, fue ella quien tomó la delantera de l@s trabajadores presentes y fueron marchando hasta los periódicos y los sindicatos convocando a los compañeros. El nombre de Sofia queda apuntado por la policía en su lista negra. De ahí en adelante, se sucedieron los encierros en la cárcel y también las expulsiones.

Miguel Garrido es metido preso en julio de 1919, por décima vez, y la policía resuelve expulsarlo. L@s anarquistas hacen todos los esfuerzos por la vía legal para liberarlo, pero nada... Entonces preparan una huelga general en Santos con el apoyo del proletariado de San Pablo pero antes, Sofia resuelve ir a la seccional de policía con la intención de convencer al policía Ibraim Nobre de que lo suelte. Discutieron y la policía la prendió. Entró en escena el Dr. Heitor de Morais para defender a la pareja, pero no consiguió soltar a l@s anarquistas argentinos, consiguiendo apenas un acuerdo para que Miguel y Sofia fueran deportad@s a Río Grande del Sur por cuenta de la Unión de Artes, Oficios y Anexos.

En los años siguientes, Sofia participó del movimiento en Porto Alegre. El 1 de mayo de 1921 (según narra Joao Perdigão) junto con Perdigão, Miguel, Frederico Kniestedt y el Tupi, participó en manifestaciones alusivas a la fecha.

Sofia Garrido o Maria Sophia Loaise, argentina de nacimiento, defendió el anarquismo, y más que eso, a la mujer independientemente de color, raza, nacionalidad o edad en fervorosos discursos.

 

Sílvia Ribeiro

Sílvia Ribeiro vive desde los 15 años en la Comunidad Del Sur la cual fue creada en 1955, en Uruguay, en donde se practica una experiencia modelo de organización autogestionaria.

Alrededor de cuarenta personas de diferentes edades, entre hombres y mujeres, viven en una chacra cerca del centro de la ciudad, algunas trabajando en la sección gráfica de la editorial Nordan-Comunidad. Al lado de ell@s , Sílvia opta por apostar a la política radical, traducida en la construcción de la solidaridad desde las pequeñas tareas de la vida cotidiana, tanto del trabajo como del tiempo libre, con mucho amor.

Sílvia Ribeiro está comprometida con las luchas anarcofeminista y ecológica.

Sílvia expuso en una reciente entrevista a la profesora y anarquista Margareth Rago su idea de la vida libertaria en una comunidad: "La Comunidad siempre se vio como una experiencia social, basándose en algunos principios que están escritos (...) Para darle una idea, es como que hay cuatro principios básicos: en lo político, nosotros nos definimos como socialistas libertarios, en el sentido en que concebimos una estructura política de participación en la sociedad. En el plano económico, decimos que somos comunistas en el sentido real de la palabra, esto quiere decir, de cada cual según su capacidad, a cada cual según su posibilidad, y eso tiene que ver con el hecho de que nosotros estamos en contra de la propiedad privada y de la herencia. Desde el punto de vista social, elegimos una forma social del tipo comunitario, que también es una crítica a la sociedad, a la familia nuclear burguesa. (...)

La Comunidad Del Sur no tiene sentido si no transforma a la sociedad global, por lo tanto, tenemos que hacer algo. Ella tiene que tener un sentido proyectivo, puede ser un modelo o una inspiración posible... pensamos que en momentos de crisis de la sociedad y al caer el socialismo autoritario (ejemplos de Cuba y del Este de Europa), las personas levantan la cabeza y buscan una respuesta a la pregunta: qué es lo que hay, en lugar de eso?"

 

Paula Soares

Paula Soares era madrastra de Maria Angelina Soares y también por la influencia del también medio hermano de Maria Angelina, Florentino de Carvalho comenzó a participar del movimiento anarquista.

La casa de los Soares ubicada en la calle Brás Cubas del barrio de Macuco en la ciudad de Santos, fue transformada en lugar de encuentro, reuniones y debates anarquistas.

En contrapartida, el padre de Florentino de Carvalho era muy católico y no apoyaba las ideas de su hijo. En ese entonces él encontró en su madrastra, Paula, y en los hermanos del segundo casamiento de su padre, colaboradores para la causa libertaria.

En 1914, la familia Soares se mudó a Brás, en San Pablo. Se instaló en la calle Bresser, y en poco tiempo la modesta casa de Paula Soares fue transformada en hospedaje de l@s anarquistas forajid@s, desemplead@s, y de l@s que estaban de paso. Algunos buscaban abrigo, otr@s comida, y otr@s direcciones de compañer@s. También fue punto de encuentros, reuniones, redacción de periódicos, aula de clases para alfabetización, sociología y anarquismo. Una tablita de madera era la cerradura de la casa de los Soares, la llave, un cordel agarrado en uno de los extremos de la tablita, llegando al lado de afuera por un orificio de sesenta centímetros con un nudo en la punta. Tod@s las anarquistas tenían la "llave": sólo hacía falta empujar el cordel y la puerta se abría.

Pero, cuando la policía visitaba el "hogar de la familia Soares", "sus agentes secretos" rondaban por las inmediaciones y el cordel era retirado. Los visitantes se daban cuenta al instante del aviso y se alejaban antes de que las autoridades los sorprendiesen.

En 1923 los Soares se mudan para Río de Janeiro y de nuevo la casa de esta familia libertaria se transformó en punto de encuentros, abrigo de forajid@s , reuniones...

Con el fallecimiento de Paula Soares y de los compañeros de Maria Antonia Soares (Manoel Campos) y de Matilde Soares (Henrique Ramos) y la persecución cada vez más fuerte de la dictadura sobre l@s anarquistas, aquel reducto ácrata fue interrumpido. Las presiones de Florentino de Carvalho también debilitaron la estructura de la casa.

 

Angelina Soares

Vivió en Santos desde 1910 hasta 1914 con su familia. Fue en Santos que Maria Angelina Soares conoció el anarquismo, un poco por influencia de su hermano Florentino de Carvalho (Primitivo Raimundo Soares). Ella era bordadora.

En 1914 volvió a San Pablo yéndose a vivir a la calle Bresser, en Brás, comenzando entonces a involucrarse con la lucha anarquista. Primero ayudando a su hermano a hacer el Germinal-Barricata, periódico publicado en portugués e italiano, y después dando clases en las Escuelas Modernas n1, en la Avenida Celso Garcia y en la n2, en la calle del Oriente.

Maria Angelina empezó en la prensa anarquista en 1915, escribiendo un artículo sobre "La Guerra" para el periódico libertario A Lanterna (El Faro) dirigido por Edgard Leuenroth. Después colaboró en A Voz da União (La Voz de la Unión), dirigido por Souza Passos, en Voz dos Garçons (Voz de los Garçons), dirigido por Nicolau Parada, más tarde muerto en el campo de concentración de Oiapoque, en Plebe (Plebe), en la revista Prometheu, dirigida por su sobrino Arsênio Palacio, en O Libertario (El Libertario), publicado bajo la responsabilidad de Pedro Catalo en la década del 60.

Incluso en San Pablo, Angelina ayudó a fundar y dirigió por algún tiempo el Centro Femenino de Educación. Ella se anticipó en el tiempo y en las ideas más de medio siglo a las feministas de nuestros días.

En 1923 la familia Soares viajó a Río de Janeiro estableciendo su residencia en la calle Maria José, en Penha. En Río, Angelina y sus hermanas Matilde, Antonia y Pilar pasaron a formar parte del Grupo Renovación y Música.

Maria Angelina Soares murió en Río de Janeiro en 1985.

 

Traducción al español de maria garcia: ediciones de webo