Quiénes somos

Qué hacemos

Servicio de Ayuda a la Mujer

Noticias y Documentos

Enlaces


 

   Fechas de Mujer:

8 de Marzo

25 de Noviembre

 

MARÍA DE PADILLA:

30 AÑOS CREANDO ESPACIOS 

Carmen Calvo Cirujano, Pizqui 

Pizqui nació en Toledo, la ciudad donde ha desarrollado la mayor parte de su vida, durante el verano de 1949, en el seno de una familia numerosa de clase media: siete hermanos son hoy de los nueve hijos que tuvieron María Dolores, maestra inspectora de enseñanza, y Juan, agente comercial.

En 1978, cuando a manotazos nos quitábamos el lastre de casi medio siglo de dictadura, ella, pese a tener tres hijos que criar, sin haber cumplido aún los 30, comenzó a derrochar generosidad como animadora socio-cultural por diversas asociaciones y las calles de su ciudad. Siempre le obsesionó la defensa de los más débiles, especialmente las mujeres.

Los barrios toledanos de Santa Bárbara, Palomarejos, Santa María de Benquerencia o Reconquista fueron testigos del inicio de una larga marcha durante la que el principio de igualdad, la idea de la mujer o la necesidad de solidaridad se fueron perfilando. Fueron el comienzo de una trayectoria proclamando la dignidad de la mujer.

En 1987 impulsó y promovió la Asociación de Mujeres “María de Padilla”, donde ha coordinado el servicio hasta el año 2004... No dejó de luchar, sorteando todo tipo de dificultades.

Pizqui quiso trasformar su propio tiempo y con él el tiempo de las mujeres, asumiendo compromisos de cambio y emancipación en los entornos más cercanos, para desde ahí generar una red que hegemonizase los cambios sociales que eran necesarios en la sociedad, para que la violencia se pudiera erradicar más temprano que tarde.

Fue una mujer combativa, valiente y vital que jamás renunció a romper las cadenas, - las visibles y las invisibles -, para establecer otro tipo de cadena comprometida de solidaridad, libertad y trasformación social que sacase a las mujeres de los aislamientos tradicionales a través de la concienciación para que por si misma fuese asumiendo un papel más relevante, como agente de cambio y transformador de su propia realidad.

La echamos de menos.

 

 

 

Somos una microorganización que llevamos 27 años trabajando con un feminismo de base y removiendo las estructuras patriarcales, incidiendo en las mujeres de los barrios e intentando cambiar la realidad social existente.

En los años 80, un grupo de mujeres decidieron crear un espacio para reconocerse a sí mismas y como mujeres. El cambio que querían hacer dentro de ellas lo pretendían proyectar a su entorno más inmediato.  

En palabras de Carmen Calvo Cirujano Pizqui, la fundadora de la Asociación, son las mujeres las que tienen que luchar por su propia liberación. 

Los fines de la Asociación serian: “Todos los que vayan encaminados a conseguir el desarrollo integral de la mujer, potenciando la trasformación de sus roles tradicionales, con espíritu critico y participativo, dentro de una concepción progresista y liberadora de su situación, creando para este fin grupos de mujeres”.  

Comprendieron que tenían que romper con los roles culturales y sociales que hasta entonces habían marcado su vida. Entonces comenzaron a organizar talleres y actividades para formarse y reconocerse: cultura feminista, autoestima, escucha activa, charlas, tertulias, teatro, animación, relajación, cultura general, sexualidad...   

En ese recorrido van observando los cambios sociales que se producen a su alrededor, sobre todo, la problemática emergente de una violencia soterrada y guardada entre las paredes de la privacidad familiar. Entre ellas empezó a emerger la certeza de que en su vida también sufrían algún tipo de violencia y cómo la costumbre y la cultura les hacía callar y silenciar y les impedía romper las barreras que querían traspasar.  

En Diciembre de 1997, Ana Orantes, una mujer granadina maltratada, fue quemada viva por su marido tras relatar su historia en televisión. La difusión del suceso a través de los medios de comunicación puso de manifiesto el drama de las víctimas de violencia de género en toda su crueldad.

Este hecho hace que se cuestionen lo que está sucediendo a su alrededor y comienzan a manifestarse en la Plaza de Zocodover todos los martes contra la violencia de género. En el año 1997, ponen en funcionamiento un teléfono de Ayuda a la Mujer con un Servicio de 24 horas al día. La realidad se hace evidente cuando casi un 70 por ciento de las llamadas eran de mujeres víctimas de violencia. En 1998 se elabora un proyecto que se presenta a la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, que se convierte en un Programa de Terapia, Atención y Acompañamiento a mujeres víctimas de violencia de género que hasta la fecha sigue marcando nuestra trayectoria. 

Nuestro trabajo diario es la concienciación social y el apoyo a las mujeres que sufren violencia de género. 

A través de nuestra experiencia hemos aprendido que las mujeres tenemos un pozo de sabiduría y hemos de crear los espacios donde emerja.

 

 

             

Reconocimientos

© 2004 Asociación de Mujeres "María de Padilla" de Toledo

Teléfono y Fax: 629 16 83 09/ mpadilla@nodo50.org