Sobre la política económica del gobierno (izquierda y derecha en la economía)

Viernes 25 de noviembre de 2005 por por GKB

Una de las figuras que los medios de comunicación han logrado crear en este país, es el fan –de fanático- político, que viene a ser, por encima incluso de la ideas si es necesario, acólito de un partido político, como si se tratara del equipo de fútbol de sus amores, eso, entre otras cosas, es lo que provoca que el que hoy es el mejor presidente del partido de la historia, dentro de un par de años pueda ser un resentido anti-partido, sin que en todo ese análisis medie ningún tipo de análisis ideológico.

Solo así, pueden darse casos como el que hemos podido ver este semana en las secciones de economía de prensa, radio y televisión, y que sin embargo, ha ido acompañado de silbidos evasivos en facultades de economía –donde muy poca gente ha tratado de explicar a fondo la cuestión-, y bases de partidos políticos que se dicen de izquierda. Estamos hablando de la propuesta del gobierno de rebajar el impuesto de sociedades “en un horizonte razonable”.

¿Y eso qué es?

El impuesto de sociedades, como su propio nombre indica, es un tipo de impuesto que grava los beneficios de las empresas, en este caso, se dividen en dos tipos de empresas, las pequeñas y medianas empresas, que siempre se denominan como PYMES, y son todas aquellas que facturan menos de 8 millones de euros al año, y por otra parte, las grandes empresas, que son las que facturan más de esos 8 millones, es decir, más de mil trescientos millones de pesetas.

¿Y eso qué significa?

El rebajar el tipo impositivo (porcentaje de beneficios que se grava) del impuesto de sociedades, no es otra cosa que bajar los impuestos a los empresarios, tras esta rebaja, las PYMES lo tendrán situado en un 25% (30% en la actualidad para los primero 120.000 € de beneficio), y las grandes empresas en un 30% (35% en la actualidad).

¿Y esto cuánto nos va a costar?

Según expertos cercanos a la reformar que han hablado con diferentes medios de comunicación, el coste social de esta rebaja de impuestos es de unos 3.000 millones de euros, en pesetas, vienen a ser 500.000 millones de pesetas, un número de tan solo doce ceros.

¿Y esto beneficia a los trabajadores?

Ese dinero, pasará de de estar en manos del estado, a los de la burguesía, es por ello, que afecta negativamente a los intereses de los trabajadores por cuanto debilita al estado frente al poder del capital, y pierde capacidad de control sobre un dinero que bien podría ser destinados para paliar las numerosas deficiencias con las que los que vivimos en la calle y no en palacios como del de Moncloa o la Zarzuela, nos encontramos en nuestros quehaceres diarios.

¿Qué ha defendido históricamente la izquierda?

Los posicionamientos históricos de la izquierda al respecto siempre han sido bien claros, dejando a un lado los objetivos a medio o largo plazo, en este tipo de cuestiones, siempre se ha defendido lo que se llama la “progresividad” que no es otra cosa, que a mayor fortuna, mayor porcentaje de la riqueza que se lleva el estado.

Con un ejemplo quizá se ve mejor:

Si tenemos tres ciudadanos/as:

A: 1000 €B: 10.000 €C: 1.000.000 €

La progresividad significa que –por ejemplo- A contribuya tan sólo un 10% de todos sus ingresos, B lo haga con un 50%, y C con un 80%.

Eso, en este caso, significaría, que el estado ha recaudado 805.100 €, con los cuales, y aplicando buenas políticas, es seguro que se podrá aumentar el nivel de vida de los/as ciudadanos/as A y B.

Evidentemente, desde un punto de vista marxista, se debe ver esto como una apuesta estratégica, y no como el objetivo final, que siempre deberá ser el alcanzar la propiedad colectiva de los medios de producción, cuya privación a las grandes masas de trabajadores/as determina estas diferencias de renta.

Frente a esto, otras visiones de la economía política burguesa, proponen que todos/as, independientemente de su renta, contribuyan en la misma medida, por ejemplo un 10%, que según el ejemplo de arriba, sólo recaudaría 101.100 €; o que exista una contribución igual para todo el mundo independientemente de su renta, es decir, que tanto A como B y C, paguen una cantidad fija igual, que podría ser de 10, 100 o 500 €, pero que desde luego, no afecta igual a ninguno de los tres individuos/as, y que dejaría un estado muy débil, casi residual.

¿Entonces, si es el partido socialista, porque hace esto? ¿Y ERC e IU, porque lo permiten?

Se debe, a que por encima de la retórica que pueda adornar la propaganda electoral de estos partidos, no luchan ni contra el sistema ni contra las injusticias y desigualdades que genera, se han convertido en meros gestores, que saben bien, que quien tiene el poder, no es el pueblo, sino la burguesía –los capitalistas-, a los que de vez en cuando, hay que regalar un dulce para que estén contentos y les permitan continuar disfrutando de las mieles del poder.

ERC, en un acto de honradez que es digno de reconocer, dijo hace pocas semanas a la prensa por boca de un portavoz, que es un partido “de la pequeña burguesía”, cuyos intereses de clase, se ven beneficiados por este tipo de reformas. Deber de la sociedad consciente y organizada, es ayudar a que la gente entienda quiénes son los amigos del pueblo. ¿Te animas?


Portada del sitio | | Mapa del sitio | Contacto | Seguir la vida del sitio es  | info visites 265319

Seguir la vida del sitio La Columna de la Juventud

© 2001 www.gazkom.org

© 2008, 2010 & 2013 GKB-UJC Euskal Herria