Irán: Sobre lo nuclear

Miércoles 17 de agosto de 2005 por por GKB

En los primeros días del mes de Agosto de 2005, mientras la prensa trata bien de pasar de puntillas, bien de repetir el argumento de los propagandistas del régimen norteamericano, para justificar en el 60 aniversario, el asesinato de varios centenares de miles de civiles japoneses mediante dos bombas atómicas, el gobierno de Irán, anuncia que volverá a producir electricidad mediante energía atómica.

Si nuestro posicionamiento se guía por lo que dice el “simpático señor del telediario”, los iraníes pasarían a ser seres perversos, que quieren matarnos a todos, lo que en teoría, y viendo como se solucionan las cosas últimamente, nos obligaría a “democratizar” a tan perverso país, y lograr así que deje de formar parte del “eje del mal”, y por lo tanto, ya no sea una amenaza para cualquier ciudadano de esas naciones “libres”.

Atendiendo a las declaraciones de Irán, y a las limitaciones técnicas de la instalación reabierta, no pueden producir material nuclear con potencialidad de ser usado para armamento atómico, luego dicen la verdad, cuando afirman, que la única finalidad, es la de producir electricidad, es decir, abren una central como la que podemos encontrarnos en Garoña, aunque seguramente, y dado que no es muy difícil, más moderna, y con mejores medidas de seguridad.

Frente a esto, nos encontramos con que la junta de gobernadores de la agencia internacional de la ONU dedicada a la energía atómica (AIEA), convocada de urgencia por la UE, aprueba una resolución en la que insta a congelar el proyecto nuclear iraní, curiosamente, o más bien, hipócritamente, tanto los EUA, cómo la UE, tienen en su territorio centenares de centrales nucleares con características similares o inferiores, es decir, le niegan a Irán derecho a hacer lo mismo que ellos.

Así, por ejemplo, podemos citar las declaraciones del ministro de Industria, Comercio y Turismo, José Montilla en la “Gaceta de los Negocios” afirmando que España no puede rechazar la energía nuclear, que sería una insensatez, o las del ex ministro de economía, y director del Fondo Monetario Internacional (FMI), Rodrigo Rato, sosteniendo que cree lógica la existencia de la energía nuclear, teniendo en cuenta el alto precio del petróleo.

Ahora bien, han sido majos y le han dado a elegir al gobierno de Irán, si congela el proyecto, le ofrecen ni más ni menos, la posibilidad de continuar negociando, cosa que llevan haciendo desde el año 2003, en el que Teherán aceptó congelar el programa de producción de electricidad mediante energía nuclear a la espera de las ofertas de diversos países. Lo que saben, pero no quieren decir, es que si le ofrecieran a Irán la posibilidad de producir esa energía de otra forma, bien con petróleo, o con inversiones en diferentes energías limpias, seguramente, obtendrían mejores resultados que con enérgicas resoluciones, amenazas varias, y una invitación al dialogo eterno. Evidentemente, es menor el precio de amenazar o escribir una resolución, que el de ofrecer algo en una negociación, sabiendo que es a fondo perdido.

Irán ha dejado claro, que su objetivo es producir única y exclusivamente electricidad, y que eso no incumple el tratado de no proliferación nuclear (TNP), es decir, no tiene ideado producir armas nucleares, pero surge otro interrogante, si realmente, lo declarara o no, su objetivo fuera producir bombas atómicas, que autoridad moral tendría los gobiernos de Francia, Inglaterra, o el de Estados Unidos para decirle que no puede, ¡ absolutamente ninguna !, es más, se entiende, que ante las provocaciones del régimen norteamericano, dictando quien es bueno y quien es malo (bombardeable), estos últimos, los que recibirían esa lluvia de fuego liberadora, opten por copiar el argumento Francés de que un misil no es mucho, pero esta ahí, y eso condiciona tácticamente.

No es este texto una palmadita en la espalda al régimen iraní, ni mucho menos, ni siquiera un apoyo a la energía nuclear, y mucho menos al armamento del mismo tipo, lo deseable, es que todos los estados fueran democráticos, es decir, estados soberanos, libres de explotación y laicos, estados que no utilicen la guerra para solucionar sus diferencias, y en los que el presupuesto bélico, de paso entre otras cuestiones de suma importancia, a la consecución de energía limpia, algo factible con la tecnología actual; evidentemente, es el sueño de la inevitable realidad futura, pero ese no es el debate ni la situación actual, sino si los mayores asesinos de la historia pueden o no decirle a Irán, Korea socialista o cualquier otro país del mundo, si puede armarse para defenderse, de la amenaza que ellos representan para su seguridad e independencia nacional.


Portada del sitio | | Mapa del sitio | Contacto | Seguir la vida del sitio es  | info visites 265194

Seguir la vida del sitio La Columna de la Juventud

© 2001 www.gazkom.org

© 2008, 2010 & 2013 GKB-UJC Euskal Herria