Si la prostitución es un trabajo, ¿permitirías que tu hija se dedicase a ello?

Lunes 4 de abril de 2005 por por GKB

Dolores Juliano Corregido, profesora de antropología social en la Universidad de Barcelona y adalid del feminismo progre, defendió, en una charla organizada por la Asamblea Feminista de Bizkaia el pasado 18 de marzo, la regularización de la prostitución. Lo más impactante en su discurso fue comprobar cómo un buen número de feministas defienden parámetros capitalistas a la hora de hablar sobre la prostitución y defender su regularización. De manera totalmente demagógica y oportunista Juliano empezó hablando de la liberación de la mujer, la opresión a la que se ve sometida por el sistema patriarcal... con el fin de ganarse a un público fácil, para después presentarnos la regularización de la prostitución como un avance para las mujeres.

Las palabras de Juliano las podríamos resumir en que las prostitutas son personas que libremente escogen su labor, y que ofrecen un producto (su cuerpo) para atender una demanda existente. Así, al ser un oficio (como quien es fontanero) debe estar regulado, ser legal en definitiva. Se quejaba también la conferenciante de la persecución a los clientes y comparaba “irse de putas” con quien compra comida ya cocinada. “¿Tele-prostituta?”, “Sí, dígame”, “Quería una rumana pelirroja con 100 de pecho”, “muy bien caballero, en veinte minutos se la llevamos”... ¡¡¡Pero venga!!!

Esto supone una asunción por parte del movimiento feminista de valores propios de la burguesía, como es el de la libre determinación del individuo para trabajar en lo que quiera (si tu trabajas de telepizzero es porque quieres, oportunidades no faltan). Nada se dice de las cusas sociales de la prostitución, las privaciones, la miseria de las familias obreras, las insoportables condiciones de vivienda... en definitiva de las condiciones objetivas que llevan a las mujeres a la prostitución.

El debate en el movimiento feminista está entre el reglamentarismo y el abolicionismo. El primero lo encontramos reflejado en las legislaciones de Holanda y Alemania. En este último una ciudadana, informática en paro, perdió sus derechos laborales al no aceptar un trabajo como prostituta (http://www.pce.es/secretarias/secmu...).

Entre los países abolicionistas están Suecia, en cuya legislación se habla de la prostitución como “violencia remunerada” y Francia. El abolicionismo propugna la persecución penal de toda persona que organiza, favorece o promueve la prostitución ajena y su explotación, nunca de las mujeres prostituidas.

La reglamentación de la prostitución por parte del Estado significa la implantación legal por parte de éste de la situación de desigualdad hombre-mujer y de la de violencia hacia la mujer que supone la prostitución.

En España el Código Penal sólo penaliza el proxenetismo coercitivo, es decir, aquel que se practica contra la voluntad del sujeto prostituido mediando fuerza física, psicológica, amenaza, abuso de posición dominante y no las modalidades de proxenetismo no coactivo.

¿A qué nos lleva esto de la regulación?

Echemos un vistazo a la página Web (http://www.anela.cc/marco_presentac...) del proxenetismo organizado para a continuación atender a un Decreto del Parlament de Catalunya del año 2002 y veremos cosas bastante interesantes.

Se fija la Asociación Nacional de Empresarios de Locales de Alterne (ANELA) en sus objetivos la “identificación de los locales...con distintivo que asegure al cliente las garantías de calidad del servicio. Denuncia y lucha contra la competencia ilegal que en la calle y locales no habilitados no dan garantías de serenidad, seguridad, limpieza e higiene... Cada miembro asociado, dispondrá de una placa identificativa, que actuará como un sello de calidad para el cliente (algo así como un Label de Calidad para la mercancía que se pondrá a disposición del cliente). Este estandarte en forma de placa se esgrimirá a la entrada de cada local...Queremos promover distintas acciones promocionales encaminadas a promulgar las ventajas de ANELA bajo el prisma del cliente...A medio plazo pensamos instaurar la tarjeta sanitaria ANELA, donde quedará constancia del historial médico de cada trabajadora aportando así un inmejorable sistema de control de cada particular”. Proxenetas Asociados pone todo su esfuerzo en ofertar y disponer carne de mujer fresca y sana, limpia y con un Label de Calidad, para que el “cliente” o prostituidor obtenga un servicio sexual acorde con sus apetencias.

Lo mismo encontramos en el Decreto del Parlament de Catalunya:

“Artículo 1. Objeto

Este Decreto tiene como objeto establecer los requisitos y condiciones que ha de reunir los locales de pública concurrencia (¿Ja!) donde se ejerce la prostitución , así como los reservados anexos donde se desenvuelven la prestación de servicios de naturaleza sexual y establecer las limitaciones y prohibiciones inherentes a estos tipos de establecimiento.”

“Artículo 6. Requisitos de los reservados anexos

1. Los reservados anexos al local han de tener, como mínimo, habitación, baño, ducha, bidé, ventilación, aislamiento acústico, mobiliario, y han de cumplir con condiciones higiénico-sanitarias, todo eso de acuerdo con lo que establece la normativa específica en cada materia.

2. Los ayuntamientos, mediante sus ordenanzas, han de establecer los requisitos y condiciones de los reservados anexos al local, por lo que hace a su superficie, ventilación, calefacción, iluminación, aislamiento acústico, equipamientos, el mobiliario será el indispensable para ejercer la actividad, las condiciones higiénico-sanitarios y demás cuestiones objeto de su competencia”

“Artículo 12. Servicios sanitarios”

1. Los titulares de los locales de pública concurrencia (permítanos el lector que nos volvamos a reír una vez más con la palabreja) sometidos a estos decretos han de garantizar todos los servicios médicos y de control sanitario periódico de tipo preservativos por lo que las enfermedades de transmisión sexual que se establecen a las normas específicas reguladoras en esta materia.

2. En los locales sometidos a lo que dispone este Decreto se habrá de garantizar a todas las personas usuarias el acceso a preservativos, debidamente homologados y con fecha de caducidad vigente, que se podrá librar personalmente o bien mediante máquinas expendedoras.”

Y esto es lo que desean numerosas “feministas” que abogan por la regulación, que al prostituidor se le ofrezcan productos de calidad en un mercado cómodo y saludable de cuerpos de mujer. La lucha contra las causas sociales y económicas, la dignidad y la igualdad hombre-mujer las vendemos por un puñado de medidas de aspecto amable pero que sumen a la mujer más en la desigualdad y la opresión.

La prostitución es un acto de violencia contra la mujer que a su vez refuerza el sistema de desigualdad imperante entre hombres y mujeres.

Cuando el prostituidor acude al mercado del sexo lo único que busca es un contacto sexual con cualquier cuerpo de mujer. El prostituidor elige con quién realizar el acto atendiendo al físico de la mujer (“su reclamo publicitario”), nunca a quién es esa persona. Esto supone equiparar a las mujeres con mercancía, quedando cosificadas y siendo tratadas como simples objetos, lo que posiciona a la mujer en un plano inferior al hombre. Reglamentar la prostitución significa asumir esto y aceptar que no debemos luchar contra las causas ni las condiciones sociales que la posibilitan.

Las medidas legislativas que se deben apoyar son únicamente aquellas que acaben para siempre con la desigualdad. Otro tipo de medidas no ayudarán nunca a la lucha feminista.


Portada del sitio | | Mapa del sitio | Contacto | Seguir la vida del sitio es  | info visites 265240

Seguir la vida del sitio La Columna de la Juventud

© 2001 www.gazkom.org

© 2008, 2010 & 2013 GKB-UJC Euskal Herria