El capitalismo supone dificultades para la mayoría

Lunes 21 de marzo de 2005 por por GKB

En una comunidad MSN de Internet se han reunido una serie de artículos que tratan sobre las condiciones de vida (económicamente hablando) de las masas en España.

Estos artículos vienen a demostrar una serie de “verdades marxistas” y a contradecir la mitología liberal acerca de las bondades del capitalismo como sistema “libre” y además “creador de abundancia”.

Vemos que, en efecto, el capitalismo tiene una gran capacidad de “crear riqueza”, cosa que nadie puso nunca en duda. Pero ¿para quién?

Un 55,50% de las familias tiene dificultades para llegar a fin de mes

En una de estas noticias se señala que según el Instituto Nacional de Estadística “cada hogar español gastó el año pasado en consumo 22.685,32 euros, el 5,5 por ciento más que en el 2003, y al término del ejercicio el 55,50 por ciento de las familias tenía dificultades para llegar a fin de mes”.

Esto significa evidentemente que tienen que hacer frente a una serie de privaciones y llevar una vida con pocos lujos. Y además, que desde luego no pueden ahorrar en absoluto, pues, leemos, “sólo el 38,6 por ciento de las familias podía dedicar en el último trimestre del año algo de dinero al ahorro”.

Cuando leamos que “la media del gasto familiar para consumo se elevó”, o cuando oigamos hablar del aumento de gasto familiar o de consumo como un dato positivo, pensemos que eso significa sólo que las cosas cuestan más, ya que:

Los productos cotidianos son los que más han subido con el euro

En efecto, esta noticia la podemos resumir en dos subtitulares que aparecen: “La cesta de la compra se ha encarecido más del doble que el IPC general desde el 2002” y “UCE (Unión de Consumidores) de Asturias cifra el impacto de la moneda única europea sobre los precios en un 30%”.

Esto significa que la introducción de la famosa “moneda única” ha perjudicado el poder adquisitivo de las masas (nada menos que un 30 %), de la mayoría de trabajadores/as normales, como todos hemos podido observar. Se trata en definitiva de un nuevo trasvase de dinero de los bolsillos de las masas a los de los capitalistas, cosa que estos últimos tenían ya calculada de antemano, ¿o alguien lo duda?

Esto está relacionado con otra de las noticias de esta interesante serie:

La cesta de la compra de las familias pobres se encareció más que la de las ricas

Un estudio de La Caixa muestra precisamente que el coste de la vida subió un punto más en las “rentas bajas” que en las “rentas altas”, curiosamente. Ello se debe a que aumentan, como es costumbre, los productos cotidianos de amplio consumo de masas.

Añade la noticia que “esta diferencia del impacto del IPC entre los diferentes niveles de renta es determinante en el cálculo de la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores, que ven ligado el incremento de su sueldo a la variación del IPC” (los sueldos suben un porcentaje que es el del IPC). Sí, porque el IPC es el que es, sin embargo los costes son superiores al concentrarse, en el caso de los trabajadores y las personas normales, en esos productos de los que hablábamos: “en España, el 10% de los hogares más pobres dedicaban, en el año 2000, el 67% de su gasto a bienes y servicios de primera necesidad o de consumo habitual”. En cambio los ricos gastan en eso sólo un 25 % ya que “en estas familias predominaba el gasto en transportes (27,6%), hostelería y restauración (11,5%) y vestido y calzado (8,3%)”.

En un párrafo se dice: “la cesta de la compra tipo española ha cambiado en los últimos años, alejándose de lo que tradicionalmente correspondía a países menos avanzados, en los que hay un mayor peso de los productos de primera necesidad. Sin embargo, en las familias de menos renta sigue habiendo un fuerte consumo de esos bienes, que son los que más han subido en general, lo que genera diferencias con las de renta alta.”

Es decir, vuelve a ser un mito la “modernidad” en la que vivimos inmersos. Los hechos son tozudos, y nos dicen que nos vemos obligados a gastar nuestro dinero básicamente en “pan”, por decirlo así. De este modo es como se registra un aumento del coste real de la vida, más allá de mitologías sobre la moderna sociedad del conocimiento y de supuestos “cambios” en la cesta de la compra.

La noticia con la que empezábamos, por cierto, señala un “aumento” en el ahorro, en el sentido de que puede ahorrar un poquito más de gente que el año anterior, pero eso se contrarresta con otro dato interesante que aparece en otra noticia:

Las familias españolas ahorran la mitad que hace treinta años

Aquí leemos: “la tasa de ahorro de las familias españolas ha pasado de representar el 18% de la renta disponible en 1974 al 9% en 2002, según las conclusiones del II Congreso La Familia en la Sociedad del Siglo XXI cuyas ponencias acaba de editar la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD).”

Además de esto se indica que se recurre mucho más al préstamo de todo tipo (hipotecario sobre todo), lo que nuevamente no es signo de una economía boyante sino precisamente, de una economía falta de bases. De hecho a algunos capitalistas les preocupa esta evolución del crédito. Cuando aumentamos el crédito (es decir, pedimos prestado) y a la vez ahorramos menos (porque no podemos), entonces aumenta el endeudamiento, con la agravante de la posibilidad de impago.

¿Y cómo es que hace 30 años (con Franco) se ahorraba más que ahora? Por la razón fundamental de que el propio desarrollo capitalista ha llevado a un aumento general de costes y de gastos como hemos comentado antes. Además de eso la tasa de explotación aumentó vertiginosamente entre 1975 y 1980 o 1981 para quedar estabilizada (subiendo ligeramente) hasta nuestros días. ¿Será posible que seamos más explotados hoy que entonces? Desde luego que lo es, si tenemos en cuenta la debilidad de los sindicatos y sus posicionamientos, y otros factores principalmente políticos, así como los estragos causados en la conciencia de las masas por la ideología dominante.

Con todos estos datos en mente se comprende lo siguiente:

La pobreza alcanza al 18,5% de la población y afecta más a las mujeres y niños, según el INE

A los datos publicados por Cáritas hace ya algunos años, se le suman los del INE, que son recientes. Hay que indicar que se considera “pobre” a quien tiene ingresos inferiores al 60 % del ingreso medio, que es de 6.689 euros anuales en el año 2000. El 60 % de esto es 4.013,40 euros (667.773 pesetas, o unas 55.000 al mes).

Digamos de paso que esto se aleja mucho del supuesto “sueldo medio” que a veces vemos con sorpresa en ciertos periódicos económicos. Por no mencionar que, seguramente, para hacer dicha media se seguirán métodos más bien curiosos donde se amalgamará de todo, de manera que suba esa media.

Bien. Como resultado de esto “España era el cuarto país con mayor proporción de pobres de los 15 que componían la Unión Europea (la media era del 15% de ciudadanos desfavorecidos), por detrás de Portugal, Grecia e Irlanda”. Y nuevo mito que debemos descartar: el de la Europa no sólo “buena porque sí” sino además “rica porque sí”. Entre los menores de 16 años hay un 25 % de estos pobres en España, frente a 19 % de media europea, lo que no es mucho menos.

También en esta noticia se intenta quitar hierro a la cosa de alguna manera, mostrando el descenso de 19,6 % a 18,8 % de pobres entre 1998 y 2001, tendencia que supuestamente, si se mantiene, tendrá que llegar un siglo de estos a 0 %. Pero ya sabemos que las cosas no funcionan así.

Añadamos que España es el cuarto país con más porcentaje de pobres por detrás de Portugal, Grecia e Irlanda, pero seguido muy de cerca, en empate técnico (con un 18,5 %) por… ¡el Reino Unido!

La conclusión general es la lógica: el capitalismo es un sistema que funciona así, que carga todas sus dificultades e ineficiencias bien reales sobre las masas (por eso funciona, porque lo pagamos los demás). Y como conclusión derivada: vemos que el siglo XXI no se diferencia en nada de los anteriores que han transcurrido bajo el capitalismo. Por ello, nos es posible realizar análisis pertinentes, basados en hechos ciertos, comprobados y comprobables, es más, publicados por las instancias oficiales. Esos datos, como hemos visto ahora mismo, confirman una y otra vez la vigencia y el valor del marxismo como método de análisis y de lucha.

Las noticias podían consultarse en una sección del antiguo espacio MSN "Bolchevique".
Enlace (no funciona): http://groups.msn.com/BOLCHEVIQUE/n...


Portada del sitio | | Mapa del sitio | Contacto | Seguir la vida del sitio es  | info visites 265194

Seguir la vida del sitio La Columna de la Juventud

© 2001 www.gazkom.org

© 2008, 2010 & 2013 GKB-UJC Euskal Herria