Airbus e imperialismo

Domingo 13 de febrero de 2005 por por GKB

El pasado martes, 18 de enero, los presidentes de Francia, España, Inglaterra y Alemania, acudieron a la presentación del último proyecto de una de las pocas empresas cuya “nacionalidad” puede definirse como Europea, Airbus.

La verdad es que el proyecto es interesante, supone un avance tecnológico reseñable, y el tamaño resulta lo suficientemente impactante como para que algunos podamos plantearnos seriamente introducirnos en él. Pero esto, a pesar de ser lo más señalado por todos los medios de comunicación, no es lo importante, la pista la dejaba caer la cadena SER en la mañana del día 19, cuando un periodista afirmaba que “esto demuestra lo que es capaz Europa de hacer si está unida, y no solo estos cuatro países, sino toda Europa”.

Pero, ¿qué es lo que puede o quiere hacer Europa?, y ¿Quién o que es Europa?, es más, ¿Qué es Airbus?

Partamos de la base, las Multinacionales. Generalmente, se considera a toda multinacional de un país, concretamente del que es el capital de procedencia, así, todo el mundo sabe que Telefónica es Española, Bayer Alemana, Fiat Italiana, o la General Motors estadounidense, una de esas empresas puede adquirir o fusionarse con otra, y eso no supone la perdida de su nacionalidad o que pase a tener dos, por ejemplo, cuando Repsol adquirió la empresa pública Argentina YPF, pasando a llamarse Repsol-YPF, nadie comenzó a hablar de empresa hispano argentina, sino que continuaron considerándola como íntegramente española.

La explicación más sencilla de porqué sucede esto, se obtiene al observar los flujos económicos de la citada multinacional, se tienden a considerar a estas empresas de la nacionalidad, a la que al final del todo acaban marchando las plusvalías.

Lo que diferencia a Airbus de otras multinacionales de origen europeo es que no se puede calificar como una empresa española o inglesa, sino que adecuándose a la nueva casita que nos están construyendo, es ni más ni menos que Europea, el objetivo de los “lideres” de la Unión es que todas las empresas de origen europeo y que trabajen un sector económico determinado se fusionen dando lugar a grandes empresas con capacidad para competir internacionalmente con las de los EE.UU.

Si Europa es capaz de dejar de competir entre sí misma, como por ejemplo sucede con el sector automovilístico, y se lanza a competir de una forma unida en el plano internacional, desde luego que va a ser capaz de ganar bastantes posiciones con respecto a EE.UU y poner así en peligro sus intereses económicos en distintas partes del mundo.

De hecho, estas pugnas entre imperios ya se están produciendo, es precisamente por ello, por lo que ciertos sectores europeos tienen tanto interés en acelerar la cohesión europea, porque la guerra ya ha comenzado, y el ejercito debe estar listo, y no solo en el sentido metafórico, todos hemos oído hablar ya del euroejército, que contará con fuerzas de intervención rápida, lo que implícitamente significa que estará destinado a tareas ofensivas y no defensivas.

El mayor choque entre intereses de ambos imperios se dio con motivo de la invasión de Iraq, país en el que Francia y Alemania ya tenía inversiones que garantizaban el control sobre el petróleo del programa “petróleo por alimentos”, oro negro que perderían para que pasase a manos de EE.UU.

El “sorprendente” fortalecimiento de la agencia espacial europea, es otro de los signos de que este imperio está sacando pecho, así, esa pugna por ver quien era el primero en investigar marte y decir si había o no había determinado componente químico, no es más que una intentona de decirle al amo del corral que hay otro gallo que apunta maneras, y que vaya optando por cuidar más su “patio trasero” y no interfiera tanto en el de los demás.

Parece que de manera lenta nos estamos encaminando a una nueva guerra, es por eso que como se decía hace no muchos años, deben crearse muchos Vietnam, es preciso que trabajemos con todas nuestras capacidades y ánimo por la derrota política y militar del imperialismo en todos los lugares y ámbitos.

Y en este sentido, nosotros tenemos nuestro pequeño pero importante papel, es vital que todos/as y cada uno/a de nosotros/as seamos capaces de encuadrarnos, de estar organizados y de formarnos para ser verdaderas herramientas de cambio, militantes capaces no solo de identificar al enemigo cuando se encuentra en la trinchera de enfrente, sino también cuando se embosca en la nuestra y se disfraza de lo que no es.

Debemos forjar la base de ese movimiento, que el día de mañana sea capaz de hacer temblar los pilares sobre los que la guerra, la explotación y la miseria se asientan.

¡Aún estamos a tiempo de parar muchas futuras guerras!


Portada del sitio | | Mapa del sitio | Contacto | Seguir la vida del sitio es  | info visites 265240

Seguir la vida del sitio La Columna de la Juventud

© 2001 www.gazkom.org

© 2008, 2010 & 2013 GKB-UJC Euskal Herria