Pecadillos de juventud

Lunes 17 de enero de 2005 por por GKB

Hace unos meses, el Ministro de Defensa, José Bono, devolvió a la iglesia ortodoxa rusa, una cruz que fue robada por la División Azul durante su invasión del territorio soviético en apoyo del ejercito nazi en la segunda guerra mundial.

Al señor Bono no se le ocurrió decir otra cosa, más que esa cruz fue rescatada por los soldados de la División Azul para protegerla de los comunistas, que como todos sabemos son ateos.

Se da la casualidad de que esa cruz se encontraba en perfecto estado en la década de los 40, cuando ya habían pasado del orden de 25 años desde la revolución de octubre del 17, lo que permite imaginarse que a lo largo de ese tiempo, al menos un comunista ya pasaría por los alrededores de la iglesia, y curiosamente, ni la dio fuego, ni destruyó la cruz.

Tenían que ser precisamente ellos, los fascistas, los mismos que bombardearon sistemáticamente a la población civil en sus ciudades, arrasando no solo la vida de millones de trabajadores y trabajadoras, sino de miles de edificios, estatuas y obras de arte, los que precisamente protegieran esa cruz del terror comunista.

Sin duda alguna, es más fácil para el ministro echarle la culpa a los comunistas que a aquellos de la División Azul, que por jóvenes, quizá por inocentes se fueron a matar comunistas a Rusia, y que posteriormente evolucionaron y se hicieron demócratas de toda la vida, y mucho mejor, desde luego, que toda esa vieja estirpe de militares fascistas y golpistas que aún perdura en "nuestro" moderno y "democrático" ejercito, y que considera mártires a los fascistas del frente del este, pudiera cabrearse y montarle un numerito.

Todo esto no es algo que el señor Bono inventara, 70 años antes, los mismos fascistas de la futura División, ya se dedicaban a las tareas de desestabilización a fin de justificar el golpe que finalmente dieron los días 17 y 18 de Julio de 1936, en aquellas ocasión la religión también fue la excusa, iglesias que ardían misteriosamente y de las que todo lo de valor había sido retirado por el sacerdote previamente, curas asesinados o monjas violadas de las que no aparecían mayores pruebas que los titulares del ABC..., propaganda destinada a desprestigiar entre los cristianos y católicos, las organizaciones de izquierda, más concretamente a los comunistas.

No le resulta difícil al ministro subirse al carro de la difamación, al fin y al cabo, un gestor del PSOE no puede sobrevivir largo tiempo sin ella.


Portada del sitio | | Mapa del sitio | Contacto | Seguir la vida del sitio es  | info visites 265318

Seguir la vida del sitio La Columna de la Juventud

© 2001 www.gazkom.org

© 2008, 2010 & 2013 GKB-UJC Euskal Herria