Heredero de Franco y marioneta de los capitalistas

Juan Carlos I persona non grata

¡Los borbones a los tiburones!
Lunes 20 de febrero de 2012 por por GKB

Este 21 de febrero el monarca Juan Carlos de Borbón vendrá a Bilbao para inaugurar la nueva sede de Iberdrola. No es de extrañar que el principal representante del Estado español acuda puntual a la cita con una de las empresas monopolísticas más importantes del país, responsable, entre otras cosas, del aumento del coste de vida de las capas populares a golpe de recibo de la luz y el gas, de la que Juan Carlos I se convierte por extensión en cómplice.

A nadie se le escapa que la forma de Estado que él representa es uno de los principales pilares del capitalismo monopolista español. No en vano, la monarquía constitucional impuesta al pueblo durante la Transición aseguró el dominio del mismo capital financiero y de la burguesía oligarca y centralista que ostentaban el poder durante la Dictadura franquista, con la inefable colaboración del eurocomunismo y otros elementos traidores a la clase obrera. Es patente la negación en su Carta Magna de derechos sociales y económicos fundamentales a través de la elevación del sistema de producción capitalista a deidad incuestionable y, ahora también, con la inserción de un techo de gasto de las Administraciones públicas.

Esta misma burguesía parasitaria ha emprendido ahora una campaña de acoso y derribo contra los derechos sociales y laborales a través de brutales recortes en servicios básicos como Bienestar Social, Educación y Sanidad. Además, bajo la forma de actual del Estado español ha conseguido desarrollarse hasta llegar a ser hoy una más de las potencias imperialistas que aniquilan y expolian países enteros.

Tampoco podemos olvidar que Juan Carlos I llegó al trono como sucesor del dictador y genocida Francisco Franco. Como heredero de su poder, también lo es de los cientos de miles de trabajadores y combatientes asesinados, desaparecidos, torturados y exiliados que provocó el régimen fascista. Y como Jefe de Estado en aquel entonces, también lo es del asesinato de 5 trabajadores vascos ocurridos el 3 de marzo de 1976, entre otros.

La misma Constitución que a él le otorga inviolabilidad e irresponsabilidad ante la Ley, dio continuidad a muchos aspectos de la Dictadura franquista, como la negación del derecho de autodeterminación para las naciones que conforman el actual Estado español -entre ellas las cuatro provincias de Hego Euskal Herria-, perpetuando además la violencia y opresión chovinistas contra la clase obrera de las mismas.

Está claro que detrás de Juan Carlos I hay todo un sistema parasitario, corrupto, explotador y opresor para el pueblo. En este sentido, el capitalismo no responde a los intereses de los trabajadores y por consiguiente no puede solucionar los problemas actuales.

El último de los borbones es la cabeza de un Estado en el que el capitalismo ha llegado a su última etapa, la imperialista, y donde la clase obrera tiene por delante la histórica tarea de emprender la revolución socialista que derroque el sistema e instaure un poder obrero que garantice un futuro para la mayoría. Es el momento de la lucha por el socialismo y el comunismo.


Portada del sitio | | Mapa del sitio | Contacto | Seguir la vida del sitio es  | info visites 265319

Seguir la vida del sitio La Columna de la Juventud

© 2001 www.gazkom.org

© 2008, 2010 & 2013 GKB-UJC Euskal Herria