27 de Septiembre

Con su ejemplo, continuemos la lucha por el Socialismo

Sábado 26 de septiembre de 2009 por por GKB

27 de Septiembre
Con su ejemplo, continuemos la lucha por el Socialismo

Este próximo domingo se cumple el XXXIV Aniversario del fusilamiento de los militantes antifascistas Baena Alonso, Sánchez Bravo, García Sanz, ’Txiki’ y Otaegi a manos del franquismo. Como tantos otros, los cinco fueron asesinados por ser luchadores por la libertad y enarbolar la bandera de la emancipación de la clase obrera y de todo el pueblo trabajador.

Los homenajes que se les rinden en todos los rincones de España y del País Vasco forman parte de la recuperación de la memoria histórica antifascista que muchos hoy quieren enterrar. Ya no es de extrañar que con la excusa de la lucha antiterrorista se pretendan eliminar las calles dedicadas a ’Txiki’ y Otaegi, o que los tres militantes del FRAP sigan catalogados como terroristas y no se les reconozca su carácter de víctimas del franquismo.

Los cinco fueron asesinados en 1975 por luchar por la libertad y enarbolar la bandera de la emancipación de la clase obrera y de todo el pueblo trabajador. Una bandera que nosotros recogemos para continuar la lucha por una república democrática y por el Socialismo.

Aquellos crímenes ocurrieron en medio de importantes movilizaciones populares y cuando el dictador ya agonizaba y las clases dominantes buscaban dar continuidad al régimen bajo otra forma de gobierno con el objetivo de modernizar y adecuar el capitalismo español al marco europeo y hacerse un hueco entre las potencias imperialistas. El fascismo ya no les servía como forma de dominación y marcharon hacia lo que han venido en llamar ’Transición a la Democracia’, viaje para el que contaron con la inestimable colaboración del PCE revisionista de Carrillo y compañía.

Con aquella ’Transición’ se impuso un modelo de impunidad que permitió a todos los implicados en la Dictadura y en la represión franquista continuar vinculados al poder económico, político y judicial del Estado.

En este sentido conviene detenernos en unas declaraciones realizadas por el propio Franco el 19 de julio de 1937 al diario ABC en las que ya adelantaba en qué consistiría dicha ’Transición’:

"Si el momento de la Restauración llegara, la nueva Monarquía tendría que ser, desde luego, muy distinta de la que cayó el 14 de abril de 1931; distinta o diferente en el contenido, y, aunque nos duela a muchos, pero hay que atenerse a la realidad, hasta en la persona que la encarne (...) tendría que venir con el carácter de pacificador y no debe contarse en el número de los vencedores."

En esa misma entrevista dejaba entrever el futuro que le reservaba a los borbones y por eso se guardó de no poner en peligro la vida del padre del actual monarca durante la Guerra Civil ante las peticiones de este para alistarse en las filas fascistas. El capitalismo español necesitaba mantener en apariencia desligados los golpistas de la monarquía borbónica para luego devolver esta a primer plano cuando fuera necesario y presentarla como un cambio ante el pueblo español.

De las palabras del líder fascista podemos sacar varias conclusiones: 1) el Golpe de Estado de 1936 y la posterior Guerra Civil se hicieron para romper un más que posible avance progresista en España, 2) se pretendía aplastar el movimiento obrero revolucionario y para eso fueron necesarias cuatro décadas de dictadura, 3) el Estado que deviniera de aquella dictadura tendría que ser una monarquía diametralmente diferente a los pilares políticos que habían sustentado la propia dictadura y por eso hoy tenemos una Constitución, un régimen de libertades civiles y políticas más amplio que entonces y parlamentarismo con sistema multipartidista.

Tras ese movimiento táctico se presentó la restauración borbónica en la figura de Juan Carlos I como un cambio cualitativo y al monarca como adalid de la democracia. En definitiva todo cambió para que la clase capitalista continuara explotando a las masas trabajadoras más y mejor.

Hoy, gracias a ese modelo de impunidad Made in Spain, las organizaciones fascistas actúan con la mayor impunidad. Y si por algo persisten en su actividad es porque detrás de ellos están los elementos más reaccionarios y chovinistas de la buruguesía española, apoyándolos, financiándolos y marcándoles el paso. El capitalismo necesita a los fascistas como fuerzas de choque contra el movimiento revolucionario. Los necesita para intoxicar a las masas trabajadoras con el virus de la xenofobia, el nacionalismo, la diferencia y la división respecto a trabajadores procedentes de otros países. Y, sobre todo, los necesita para acudir a ellos en el momento en que no pueda sobrevivir en las condiciones actuales.

Recuperar la Memoria Histórica antifascista es recobrar el pulso de la lucha revolucionaria contra el Estado burgués y contra la clase capitalista. Por eso el mejor homenaje que les podemos a aquellos cinco antifascistas que dieron su vida es reforzar el movimiento popular en el sentido de conformar un verdadero movimiento de contestación contra la actual crisis económica y financiera, contra el imperialismo y la guerra, contra el fascismo y demás manifestaciones del capitalismo y la lucha de clases. Su muerte no será en vano, pues servirá de ejemplo a las futuras generaciones que lucharán por el Socialismo.


Portada del sitio | | Mapa del sitio | Contacto | Seguir la vida del sitio es  | info visites 265194

Seguir la vida del sitio Posiciones políticas

© 2001 www.gazkom.org

© 2008, 2010 & 2013 GKB-UJC Euskal Herria