Valoración de GKB sobre las elecciones generales

Martes 11 de marzo de 2008 por por GKB

Las elecciones generales al Congreso y Senado habidas el 9 de marzo arrojan como principal resultado político la consolidación del llamado "bipartidismo" a nivel estatal. El sistema político español, y dentro de él el sistema electoral, tiende a producir este resultado. La pesada herencia de la dictadura fascista, en forma de atraso político y favorecimiento de las opciones asumibles por el imperialismo (PSOE y PP), y las derechistas y burguesas nacionalistas, es otro factor fundamental.

Desactivado ya en la práctica todo tejido alternativo, primero los antiguos y pequeños partidos revolucionarios, luego el histórico partido comunista (hoy la desacreditada IU), y finalmente incluso las fuerzas de la pequeña burguesía periférica (como EA o ERC), se alcanzan "los últimos objetivos" de la clase dominante en España.

Resulta llamativo que, cuando en apariencia cabía esperar otra cosa, el Partido Popular incluso aumenta sus votos y su representación. Esto nos habla del mencionado atraso político y la manipulación de la opinión pública que se hace notar especialmente en las antidemocráticas condiciones en que se desarrollan las llamadas "campañas" electorales, y no sólo eso, sino todas las legislaturas, donde no existen espacios de expresión política pública más allá de la agenda que imponen el sistema y sus medios, o en su defecto, lo que llaman "la calle", espacio que también queda en gran medida para los "grandes partidos" que son los que aparecen, mientras toda otra expresión, o no aparece, o es distorsionada conscientemente.

No obstante hay que destacar aquellos elementos que permitan deshacer esta situación y dar lugar a una radical transformación política en el Estado. Estos elementos, que existen, requieren ser puestos en activo.

Por una parte la virtual desaparición política de IU (puesto que de sus 2 diputados, uno no es suyo, sino de ICV, fuerza ajena), teniendo en cuenta que esta "coalición" ha hecho todo lo que ha estado en su mano para llegar a ese resultado, y que esta organización entiende y basa su política precisamente en la representación parlamentaria e institucional, certifica la liquidación del espacio histórico que antaño ocupara el PCE, el cual, por su parte y desgraciadamente, no sólo no ha hecho nada por evitarlo sino que ha contribuido a ello con su línea política autoliquidadora.

Este hecho, que facilita a su vez el bipartidismo, revela la ausencia de un "gran partido nacional" (o estatal según se prefiera decirlo), que represente efectivamente y con la suficiente capacidad, a la clase obrera y otros trabajadores, equiparable a lo que ocurre en Portugal o Grecia donde existen partidos de estas características como son el PCP y el KKE. Esta endeblez regional mostrada por IU-PCE es la que hace que sus votos no se transformen en diputados y por tanto, no es sólo el sistema electoral el que causa su continua caída.

A nivel estatal cabe destacar también el notable aumento (todavía en mínimas cifras) del PCPE, que era la única opción comunista digna por lo menos de tal nombre que se presentaba, obteniendo 0,08% y casi 20.000 votos. Siendo esto muy escaso, y manteniendo por nuestra parte toda la independencia política y organizativa que nos caracteriza, debemos felicitar a este partido por su determinación y sus resultados, que han sido especialmente notables en Madrid y Barcelona (en cuanto a número de votos) y también en los lugares de Euskal Herria donde se presentaba (en cuanto a porcentaje).

En Euskal Herria, es preciso constatar el éxito cuando menos relativo de la llamada de la izquierda abertzale a la abstención, pese a las circunstancias imperantes. Desde nuestro punto de vista, esto muestra un apoyo aún activo bastante importante, que debe representar un potencial político de izquierda que hoy, se encuentra en un impasse que necesariamente deberá desbloquearse. Los errores políticos a que obliga la táctica terrorista a este sector del pueblo vasco, pueden ser superados revolucionariamente sin necesidad ni de rendición ni de liquidación. De hecho, son esos errores los que permiten al Estado español y a sus fuerzas auxiliares imponer las peores condiciones posibles, y adicionalmente sabotear la necesaria unidad del pueblo y de la clase obrera. Éste es realmente el problema y por ello abogamos por la resolución negociada del conflicto y por que se den pasos reales y efectivos por todas las partes en esta dirección. Entre tanto, nos reafirmamos en nuestra posición de considerar a la izquierda abertzale como un sector social con el que es importante trabajar y cooperar, desde la diferencia de objetivos políticos que mantenemos.

En conclusión, es momento de plantearse el final de fórmulas agotadas y desacreditadas (como la de IU), y en cambio, dedicar el tiempo que queda por delante, no a luchas estériles y menos aún de supuesto "poder" (del que estamos todos los revolucionarios muy lejos), sino por el contrario, a llevar a cabo iniciativas de colaboración, de acuerdos políticos elementales o mínimos, y de lucha contra el sectarismo, las salidas izquierdistas, el oportunismo de todo tipo, o huidas hacia delante que llevan al retroceso y la aceleración de los procesos de degeneración. Al mismo tiempo es obligado señalar la imposibilidad de que determinados agentes políticos (los oportunistas, los liquidadores) continúen ni un minuto más, no ya decidiendo lo que se va a hacer, sino siquiera contribuyendo a decidirlo.

Es momento, más que nunca, de construir, pacientemente pero sin pausa, el Partido Comunista que necesitan la clase obrera y los trabajadores, en nuestro caso de Euskal Herria, pero también y con urgencia, del Estado español.

GKB-UJC Euskal Herria
10 de marzo 2008


Portada del sitio | | Mapa del sitio | Contacto | Seguir la vida del sitio es  | info visites 265121

Seguir la vida del sitio Posiciones políticas

© 2001 www.gazkom.org

© 2008, 2010 & 2013 GKB-UJC Euskal Herria