Valoración de la VI Asamblea de Ezker Batua

Sábado 10 de julio de 2004 por por GKB

Tras la celebración de la VI Asamblea de Ezker Batua, Gazte Komunistak-Juventudes Comunistas realiza la siguiente valoración:

Pese a los intentos por parte de la minoría, agrupada en torno al PCE-EPK y GK, de que la Asamblea no repitiera el marco de confrontación y enorme desencuentro de la V, nuevamente hemos asistido a un evento de gran división, que no beneficia en nada a Ezker Batua a la hora de avanzar en salir de la grave crisis interna que padece desde hace años. A menos que la intención sea eludir cualquier solución y profundizar en la debilidad de lo que un día se llamó la “izquierda real” de Euskadi, que no era otra cosa que IU.

El balance de la Asamblea es, en líneas generales, muy negativo. Comenzando por un proceso preasambleario plagado de episodios penosos de engorde exagerado de censos, ilógicas alteraciones de los días de celebración de varias asambleas, no presentación de los documentos a debate en algunas de ellas, etc. Continuando con un informe de gestión demasiado triunfalista, destacando los presuntos logros en el seno del gobierno vasco, pero sin detenerse a realizar una autocrítica, ni tan siquiera a analizar las numerosas contradicciones con nuestro programa tradicional que nos conlleva el hecho de gobernar con dos partidos de derechas. Tampoco se hace análisis de nuestro papel en la calle, cuando ha habido tantas movilizaciones en los últimos años. Junto con ello, el balance organizativo que realizaba resulta ilusorio, pura fantasía. Valga un pequeño ejemplo: el informe señala orgullosamente el haber pasado de 40 asambleas a 65, y dice que todas tienen actividad. Nada más lejos de la realidad. De sobra es conocido que muchas de esas asambleas han sido creadas artificialmente para arañar delegados en procesos asamblearios.

Esta VI Asamblea todavía profundiza más en el retroceso de la democracia interna, ya dañada en el proceso saliente de la V: aumento de los miembros natos en los órganos, elección por separado de las cabeceras de lista en todas las elecciones, ninguneo de las asambleas de base en estos procesos, así como el centralismo extremo en la toma de decisiones por parte de la Presidencia y el Consejo Político de Euskadi. Todo este proceso queda plasmado en la total marginación de la minoría en la elaboración de cualquier documento, el constante mareo de la perdiz con los censos, así como otras maniobras destinadas a pulverizar cualquier posicionamiento contrario al de la mayoría.

Gazte Komunistak no comparte la separación de Ezker Batua de Izquierda Unida. Entendemos que es una grave contradicción con respecto al principio de federalidad, una de las señas de identidad de IU. Desde GK consideramos que el marco de relaciones entre las diferentes federaciones e Izquierda Unida Federal debe ser una decisión tomada en el marco de una asamblea federal, y no al contrario, como ha ocurrido. Ese proceso de disgregación política y organizativa de Izquierda Unida es la razón de todos los problemas de democracia interna que enfrenta en realidad Ezker Batua. Esos metódos responden sencillamente a la necesidad de imponer unos planes que el conjunto de la militancia no puede asumir.

Pese a todas las maniobras, la lista encabezada por Javier Madrazo ha obtenido un exiguo 58% de los votos. Es un porcentaje muy estrecho que muestra la evidencia de la gran fractura interna existente en el seno de Ezker Batua.

Por otra parte, la lista en la cual se integraron el PCE-EPK y GK, encabezada por Amaia Martínez, ha logrado el 26% de apoyos, casi un 20% menos que en la V, producto del desigual panorama resultante del exagerado engorde y manipulación de los censos por parte de la mayoría. Asimismo, el trabajo de GK y el EPK no ha resultado, evidentemente, en avances políticos visibles.

Valoramos positivamente la existencia de una tercera lista, escindida de la mayoría, que ha obtenido un nada despreciable 16% de los votos. Una lista articulada en torno a la idea de la recuperación de la democracia interna en la organización, y con la cual estamos convencidos de que lograremos puntos de convergencia a la hora de trabajar en pos de intentar recuperar a Ezker Batua como proyecto transformador.

Gazte Komunistak trabajará codo con codo con el PCE-EPK en el objetivo de que Ezker Batua recupere la esencia del proyecto fundacional. Al igual que esperamos que el conjunto del PCE aclare y unifique sus posiciones a la hora de acometer la dura batalla que se avecina en la Asamblea extraordinaria de IU de finales de año. Ahora bien, debemos tener claro que el único proyecto válido de IU para el conjunto de los comunistas es el que en 1986 el PCE creó: la IU anticapitalista, con un programa mínimo democrático de orientación socialista, en el que se visualice la base esencial del movimiento obrero (el famoso "hilo rojo"). De ese proyecto sobran la claudicación “ecosocialista” y las aventuras desviacionistas de algunos y algunas.


Portada del sitio | | Mapa del sitio | Contacto | Seguir la vida del sitio es  | info visites 265121

Seguir la vida del sitio Posiciones políticas

© 2001 www.gazkom.org

© 2008, 2010 & 2013 GKB-UJC Euskal Herria