Filosofem

Ètica i Filosofia en Secundària

El paso del mito al λóγος (logos)

Origen y fundamentos de la filosofía

por filosofem | 09/09/2016

Inicio > Filosofía > 4º ESO: Bloque 1. La filosofía > El paso del mito al λóγος (logos)

Lenguas de este artículo: català Español

 1. El saber filosófico

¿Què és el ’saber’? Si consultamos el Diccionario de Filosofía de Ferrater Mora, leeremos:

El vocablo ‘saber’ (usado a veces como verbo y a veces como sustantivo: "el saber") se equipara con frecuencia al término ’conocimiento’. Sin embargo, es muy común en la literatura filosófica de varias lenguas (por ejemplo, español, francés, alemán) emplear ’saber’ en un sentido más amplio que ’conocimiento’. De acuerdo con ello, mientras el conocimiento se refiere a situaciones objetivas y da lugar, una vez debidamente comprobado y sistematizado, a la ciencia, el saber puede referirse a toda suerte de situaciones, tanto objetivas como subjetivas, tanto teóricas como prácticas. (...)

(...) el saber es (...) una aprehensión de la realidad por medio de la cual ésta queda fijada en un espíritu, expresada, transmitida a otros sujetos, sistematizada e incorporada a una tradición (por principio criticable y revisable). Hay por esto un desarrollo histórico del saber, desarrollo que se manifiesta de un modo ejemplar en la evolución de la filosofía (y de la ciencia). Tal desenvolvimiento parece efectuarse según unos ciertos modelos: se propone primero una idea del saber (verdadero), se descubre que es insuficiente, se sustituye por otra más amplia de la cual la anterior sea un caso posible, y así sucesivamente. Así, tal como X. Zubiri lo ha caracterizado1, el saber aparece primero, según se advierte en Parménides, como un discernir. La realidad se ofrece como algo que parece ser algo y es otra cosa; el saber-discemir distingue entonces entre el parecer y el ser, en virtud de esa experiencia o sentido del ser que es la inteligencia, νους. Este saber proporciona un juicio sobre el ser verdadero y lo enuncia, mediante el λόγος, como la idea de la cosa sabida. En segundo lugar, el saber es, como en Platón se advierte, un definir; por lo tanto, no sólo consiste en distinguir entre lo que es y lo que parece ser, sino que es averiguación de aquello en que consiste lo que es: la esencia. En tercer lugar, el saber es, como ya indicó Aristóteles, un conocer por qué la cosa examinada es como es: saber es, en tal caso, conocimiento no sólo de la idea, sino de la causa formal, es decir, conocimiento de la "esencia no sólo como contenido de la definición, mas como lo que esencialmente constituye la cosa"[op. cit., pág. 29]. Saber es, en suma, saber de la substancia de la cosa; es entender y demostrar. Tal entendimiento o sapiencia del saber se efectúa en varias etapas: se demuestra la necesidad de la cosa en el raciocinio y en la argumentación (silogismo, lógica del raciocinio); se va más allá del mero discurrir sobre los momentos principales de la cosa para aplicarse a los principios (lógica de los principios); se descubre que el principio es la simplicidad, lo que no ofrece doblez ni apariencia y lo que, al mismo tiempo, permite reconstruir la cosa y efectuar una completa demostración de su ser verdadero (Descartes, Leibniz); se tiende a entender no sólo la idea o principio de lo real en sí mismo, sino a entenderlos como principios efectivos de la realidad —por lo tanto, mediante una especulación que presenta cada cosa como algo en que en principio está todo—, de tal suerte que el mero ser queda desbordado por un llegar a ser y el saber es descubrir cómo algo ha llegado a ser lo que es, cómo dialécticamente se ha constituido (idealismo alemán). Mas el saber puede también ser y aspira sobre todo a ser un atenerse a la realidad misma, una huida de aquella abstracción que diseca continuamente el saber efectivo y plenario, una marcha hacia lo concreto. El saber se desvía de su preocupación por la idea verdadera de la cosa y se aplica a la verdad de lo real; no importa tanto la verdad como la realidad misma. De ahí el desarrollo del saber como un sentir y la consiguiente historia del saber entendido como una afección o como una impresión. Entonces la mente se hace menos aprehensión de la idea que órgano del sentido y del tanteo de la realidad; si antes era instrumento para el saber de la idea verdadera, ahora es instrumento para el saber de la verdadera realidad.

(...) Entre otras clasificaciones (...) del saber mencionamos la que lo divide en un saber "vulgar", o "común", un saber científico y un saber filosófico. El saber "vulgar" o "común" se funda en la "experiencia de la vida" (...) En muchas de sus manifestaciones este saber adopta un realismo ingenuo según el cual las cosas son tal como aparecen. En todo caso, este saber posee un mínimo de elementos universales y de leyes. Se ha dicho a veces que este saber carece de método y organización o, en todo caso, que se trata de un método y de una organización no sistemáticos. El saber "vulgar" y "común" puede, y suele, estar mezclado con prejuicios de todas clases, pero es frecuente que los saberes más rigurosos estén fundados parcialmente en dicho saber.

Junto al saber común, o a veces sobrepuesto a él, se halla el saber científico, (...) Se ha dicho que el saber científico es una experiencia elaborada por el método, pero estimamos que ello no agota la naturaleza de este saber. Característico del mismo es el uso de métodos, de hipótesis, reglas, etc. El saber científico se interesa por leyes, hipótesis, causas, estructuras, relaciones, etc.

La dificultad de caracterizar el saber filosófico resulta patente por lo que hemos dicho en el artículo FILOSOFÍA (...) Algunos lo consideran como "superior" al científico; otros, como completamente distinto del científico. Unos ponen de relieve que el saber filosófico carece de supuestos y es, por tanto, "absoluto"; otros, que consiste justamente en poseer supuestos y hasta en "proporcionar" supuestos a los demás saberes. En algunos casos el saber filosófico ofrece características muy similares a las del saber científico; en otros casos, se parece a lo que hemos llamado saber "vulgar" o "común".

Como vemos, a la hora de caracterizar la filosofía (el saber filosòfico), nos encontramos que no hay una sola respuesta en la pregunta ’¿qué es filosofía?’ Cada sistema filosófico nos ofrece su respuesta. Podemos acudir a la definición etimológica y tenemos que la palabra ’filosofía’ viene del griego antiguo φιλοσοφία, es decir, "amor a la sabiduría". Pero esta definición tampoco nos soluciona el problema. Parece que estamos ante un problema insoluble.

Relativitat. MC Escher

Ahora bien, si reformulamos nuestra pregunta, tal vez podríamos encontrar una respuesta: en lugar de buscar la definición de ’filosofía’, averiguamos qué es ’filosofar’.

Todas las corrientes filosóficas se caracterizan por su incesante exploración, profundización y aclaración de cuestiones de interés permanente: la naturaleza de la existencia, del conocimiento, de la moralidad, de la razón y de los finos humanos… Y al abordar estos problemas, se diferencian de las explicaciones mitológicas, esotéricas y religiosas por su énfasis en los argumentos racionales que pone por encima de los argumentos de autoridad. Por otro lado, se diferencian de la ciencia porque generalmente hacen sus investigaciones de una manera no empírica, haciendo uso del análisis conceptual, de los experimentos mentales, de la especulación o de cualquiera otro método a priori, aunque sin desconocer la importancia de los datos empíricos.

Así pues, podemos caracterizar la filosofía como una actividad que:

  • Hace explícitos los supuestos de las diferentes ideologías subyacentes en los discursos de las ciencias humanas o de la naturaleza.
  • Sitúa las propias ideas en un marco que posibilite integrar y recomponer la diversidad de conocimientos y valores que se posee.
  • Usa la razón en el debate de las ideas y en el análisis de los hechos.
  • Desarrolla un pensamiento autónomo y crítico y una actitud abierta a nuevas formas de pensar, sentir y actuar.

Podemos decir que la filosofía es una actividad que más que resolver problemas, lo que hace es plantearlos. Esto no es una definición, pero sí una pista para poder reconocer las actividades calificadas de “filosóficas”.

Actividad 1. Vocabulario filosófico: saber, filosofía, saber filosófico

 2. El origen de la filosofía: El paso del mito al λóγος (logos)

Empezamos con este documental de Carl Sagan El Paso del Mito al Logos desde el minuto 15:56 hasta el minuto 22:54

La expresión «el paso del mito al logos» hace referencia al nacimiento de la filosofía occidental, una nueva forma de pensamiento, el racional, que sobrepasó las formas míticas y religiosas, al renunciar a recurrir a entidades extra-naturales para responder a las preguntas ineludibles del ser humano:

  • ¿cuál es el origen del universo?
  • ¿qué hay detrás de todo lo que sucede?
  • ¿de dónde venimos?
  • cómo tenemos que vivir?
  • cuál es el origen de la sociedad?

Los mitos y las religiones ofrecían una cosmovisión en la que los seres extra-naturales eran las causas de todo lo que existe y de todo lo que sucede en La Tierra y en el Universo. Con la filosofía milesia y el pitagorismo, comenzamos esta nueva forma de pensamiento que denominamos filosofía, una actitud nueva ante la realidad, que consiste en investigar el origen y la transformación “natural” de las cosas en el seno de las cosas mismas, en su materia o en su estructura.

Hay acuerdo en situar "el paso del mito al λóγος" (logos), el nacimiento de la filosofía occidental, en el siglo -VI, en la ciudad de Mileto, una de las prósperas ciudades comerciales de Jonia (franja costera de la actual Turquía).

Milet, restes arqueològics

Los principales protagonistas del nacimiento de la filosofía fueron Tales de Mileto y Pitágoras de Samos. Y Téano, ¿por qué no?

En este vídeo nos hablan de Tales de Mileto

Tales es conocido sobre todo por el Teorema de Tales. ¿Qué dice este teorema? Escuchémoslo en las voces de Les Luthiers

Sobre Pitágoras de Samos, veamos este vídeo

Téano está considerada la primera mujer matemática de la historia del pensamiento occidental. Veamos este vídeo hasta el minuto 4

 2.1 Causas y consecuencias de "El paso del mito al logos"

Si bien hay acuerdo en señalar la escuela de Mileto como el origen del pensamiento filosófico y científico-racional, no hay una interpretación unánime en cuanto a las causas que produjeron "el paso del mito al logos". Algunas de las tesis sostenidas son:

  • El “milagro griego”. Según el filósofo escocés John Burnet (1863-1928) el pensamiento racional habría hecho su aparición de repente, sin historia previa que investigar, como un «milagro griego», debido a las supuestas peculiaridades del espíritu griego. Esta tesis contiene cierto eurocentrismo al no querer reconocer las influencias de los saberes babilónicos y egipcios sobre la filosofía milesia.
  • El “mito racionalizado”. Ante la tesis de Burnet, el filólogo inglés Cornford (1874-1943) sostuvo que las primeras cosmologías jonias eran una reinterpretación de los mitos cosmogónicos y teogónicos narrados por Homero y Hesíodo. En la filosofía, el mito está racionalizado. Esta tesis reconoce que Hesíodo impulsó el interés por encontrar orden más allá del caos, y por la búsqueda de un único arjé.
  • Tesis histórica: Sostiene que entre los siglos -VIII y -VI se dieron unas condiciones socioeconómicas y culturales que propiciaron el surgimiento de un tipo de "reflexión" sobre la naturaleza y sobre el conocimiento:
    • la situación geográfica de Jonia: cruce de culturas, influencia de los saberes practico-técnicos babilonios y egipcios;
    • el fin de la monarquía micénica y los cambios sociales correspondientes;
    • la ausencia de una clase sacerdotal depositaria de libros sagrados que cerrara el paso a la libre búsqueda de respuestas mediante la reflexión sin acudir a entidades extra-naturales; la inexistencia de esta clase sacerdotal favoreció la crítica de los valores y de la visión del mundo contenida en los poemas homéricos y el surgimiento de nuevas explicaciones.
    • el desarrollo de la poesía épica y lírica del siglo -IX al -VII (individualidad y afán sistematizador de Hesíodo);

Las consecuencias del “paso del mito al logos” fueron el surgimiento del pensamiento racional, superador de la mitología antropomórfica y del saber practico-técnico anterior, que devino una reflexión abstracta, de carácter teórico y general, debido a un triple fenómeno convergente e interdependiente:

  1. El mundo dejaba de verse como una teofanía o, en general, como una hierofania. Aparece la convicción de que los fenómenos del mundo de la experiencia no dependen de los dioses o seres extra-naturales, sino de la consistencia y estructura que poseen las cosas mismas. Esta creencia llevó a algunos humanos a investigar en la propia "naturaleza", la razón (causa) de los hechos. Hay un logos u orden del mundo que hay que descubrir para conocer la naturaleza y su funcionamiento.
  2. Aparece una "actitud teórica" ante la naturaleza. Teoría significó en sus orígenes "contemplación". La actitud teórica deja que se manifieste la realidad tal y como es, respetando íntegramente las condiciones de la objetividad. (Fijaos cómo estamos de lejos de la ciencia experimental moderna, cuya la actitud básica es la de manipular la naturaleza).
  3. El ser humano, a la vez que tiene la convicción de que hay "naturaleza", se sitúa ante ella con una actitud "teórica", es decir, el ser humano da por hecho que posee las capacidades necesarias para conocer la estructura objetiva de la realidad. Así κόσμος (kosmos) y el λóγος (logos) tendrán que coincidir.

Actividad 2. Vocabulario filosófico. Define los siguientes conceptos: arjé, cosmos, phýsis (naturaleza); logos

Actividad 3. Comprensión y expresión escrita. Explica el significado de la expresión "El paso del mito al logos", siguiendo este esquema:

  • Definición
  • Cuándo y dónde se produjo
  • Protagonistas
  • Causas
  • Consecuencias

 3. Las primeras elaboraciones filosóficas

 3.1 Actitud filosófica y esquemas explicativos míticos

Durante los siglos -VII y -VI (y también en menor medida en los siglos posteriores) lo específico de la actitud filosófica (la reflexión racional y "científica") convive con expresiones y esquemas explicativos de carácter mítico.

 a) Elementos míticos de las cosmologías presocráticas

La estructura de pensamiento que sirve de modelo a la cosmología jonia está basada en la explicación mítica relatada por Hesíodo en la Teogonía.

  • Al principio, era lo Χαος (caos), la materia primordial a partir de la que se originó el universo.
  • Segregación de parejas de contrarios (frío/caliente, húmedo/seco...) a partir de la materia primordial indiferenciada;
  • Desunión y unión incesante de estas parejas de contrarios;
  • Cambio cíclico eterno, consecuencia de esta ínter-conexión cerrada y alternativa de contrarios.

En este vídeo relatan el origen del universo según Hesíodo

Las cosmologías jonias compartían el afán de totalización con las explicaciones míticas: el conocimiento es uno, no hay diferentes parcelas del saber: la filosofía jonia se construye como un tipo de conocimiento universal para dar cuenta de una totalidad determinada por la persistencia de un principio eterno que permanece inmóvil a pesar del cambio continuo de las cosas. Tales dice "Todo está lleno de dioses". Anaximandro se refiere al universo con el término ’kosmos’, de este modo le otorga una coherencia integradora de todos los fenómenos físicos. En Anaxímenes, ’kosmos’ significa la totalidad de lo que es real. Heráclito, por su parte, subraya el carácter omnicomprensivo de la legalidad cósmica inherente al Logos. Esta misma convicción es propia de los relatos míticos, que consideran la realidad de manera compacta y dogmática. En la atmósfera irreal del mito todo el que ocurre tiene un significado solidario con el resto de su universo. En la visión filosófica jonia cualquier fenómeno, observable o no, sobre el que quepa teorizar, se entiende en función de un conjunto en el que no hay fisuras, ni caben excepciones.

La intención soteriológica (orientadora de la conducta humana): En el concepto milesio de naturaleza (Φυσις, phýsis) hay una dimensión etico-religiosa. La phýsis esconde una verdad cuyo descubrimiento es tan valioso y significativo que vincula de alguna manera la conducta de quienes accedan a ella. Así la apelación de Tales a los dioses, el papel de la justicia de Anaximandro, el carácter anímico, divino y "dominador" del aire de Anaxímenes y la Razón universal de Heráclito, "que es siempre" y "según la cual todo sucede", pueden ser interpretadas como un llamamiento, no exclusivamente racional, a las conciencias para que orientan la vida según los dictámenes de la naturaleza.

 b) Lo propiamente filosófico en las cosmologías presocráticas

La filosofía presocrática deja su impronta en el ámbito del conocimiento porque construyó un modelo explicativo fundamentado en la especulación racional y reductora, y en un criterio positivo firme, excluyendo a las fuerzas extra-naturales que pudieran perturbar el nuevo orden en parte establecido y en parte descubierto. El racionalismo, el inmanentismo y la observación crítica y sistematizadora de la realidad son sus elementos propiamente filosóficos.

El racionalismo, cambio de paradigma: los fenómenos que integran el mundo de la experiencia no dependen de voluntades divinas, sino de la consistencia y estructura que poseen las cosas mismas. Las cosmologías jonias hacen una interpretación analógico-inductiva de la realidad. Buscan lo inmutable, aquello permanente, del mundo y las causas de la transformación, del cambio, del movimiento, para dar explicación de la complejidad y diversidad de las cosas.

El inmanentismo: La filosofía jonia busca el arjé (ἀρχή), el principio u origen de todas las cosas, en los elementos materiales básicos: agua, apeiron (ἀπείρων), aire, fuego. Todo es Φυσις (phýsis) y dentro de ella están el arjé y las causas de la transformación, del cambio.

La observación crítica y sistematizadora de la realidad. La filosofía milesia construye su cosmología a partir de la observación y de la interpretación analógica de la realidad, interpretación hecha mediante procesos inductivos. Un ejemplo de razonamiento analógico-inductivo lo tenemos en Tales de Mileto:

  • De los charcos surge la vida.
  • El agua es esencial para todo ser vivo, más que la comida.
  • El agua se puede presentar en los tres estados clásicos de la materia.

En general se considera que la analogía, la inmanentismo y la observación crítica y sistematizada de la realidad constituyen los elementos propiamente filosófico de las cosmologías jonias. Ahora bien, hay que señalar que las explicaciones de la filosofía jonia se hacen sobre dos principios ideológicos o metafísicos:

  • el principio de la unidad y persistencia última de la realidad (principio de unidad fundamental de la materia), y
  • el principio inmanente de transformación de la realidad, es decir, un mecanismo que explique el cambio o la alteración de lo que es uno, es decir, que explique el movimiento.

Estos principios también son elementos racionales, aunque no provengan de la analogía, ni sean inmanentes, ni la observación crítica y sistematizada los pueda fundamentar. Por eso, habría que añadir que la actitud crítica, refutadora, confirmadora y la búsqueda de nuevas experiencias y argumentos, es decir, la reflexión sobre la reflexión, forma parte de los elementos racionales del pensamiento milesio.

El pensamiento de la Grecia preclásica es básicamente anti-creacionista. De la nada, nada puede surgir o ser creado. Sólo hay movimiento en lo que existe, y lo que existe, lo hace desde siempre, es eterno e infinito. Excluida la posibilidad de hacer uso de seres extra-naturales para explicar el origen de todas las cosas y la causa de la transformación, la filosofía milesia dirigirá la mirada hacia la phýsis para encontrar en su seno el principio primero (arjé) del cual todo proviene y los mecanismos que explican como se ha conformado la diversidad de lo existente desde el arjé primigenio.

La mayor parte de los primeros que filosofaron, no consideraron los principios de todas las cosas, sino desde el punto de vista de la materia. Aquello de donde salen todos los seres, de donde proviene todo lo que se produce, y adonde va a parar toda destrucción, persistiendo la sustancia misma bajo sus diversas modificaciones, he aquí el principio de los seres. Y así creen, que nada nace ni perece verdaderamente, puesto que esta naturaleza primera subsiste siempre; ... Porque es indispensable que haya una naturaleza primera, sea única, sea múltiple, la cual subsistiendo siempre produzca todas las demás cosas. Por lo que hace al número y al carácter propio de los elementos, estos filósofos no están de acuerdo. Aristóteles, Metafísica. 983 b 6 ss.

Actividad 4. Comprensión y expresión escrita Indica brevemente qué elementos míticos perviven en las primeras explicaciones filosóficas (las presocráticas) y qué elementos propiamente filosóficos utilizan.

 3.2 Problemas planteados

La filosofía presocrática trata de dar respuesta a la pregunta sobre el origen y constitución del κόσμος (kosmos). Investiga cuál es el arkhé, el origen del que todo cuanto acontece y del que todo está compuesto; y cuáles son las causas de la transformación, es decir, del nacimiento, la corrupción y el cambio.

Veamos el vídeo "Los Filósofos Presocráticos (Primera parte)"

El problema del conocimiento, planteado por Heráclito y Parménides, será otra de las cuestiones que pretende resolver la filosofía. A través de los sentidos experimentamos el cambio, el movimiento, la pluralidad y diversidad de lo real; la razón, por su parte, mediante un proceso de abstracción, capta lo uno, la raíz de todo. Con cuál de estos polos se puede construir el conocimiento verdadero?

Veamos el vídeo "Los Filósofos Presocráticos (Segunda parte)"

Actividad 5: Comprensión y expresión escrita ·Enumera y exokuca los problemas filosóficos de los que se ocupó la filosofía presocrática.

 3.3 Escuelas presocráticas

  • Tradición jonia: El arkhé hay que buscarlo en la sustancia material de la que está hecha el mundo. Tales, Anaximandro, Anaxímenes y Heráclito.
  • Tradición itálica: Los componentes materiales del mundo están en un flujo constante de decadencia y renovación, son diversos e incomprensibles; el elemento permanente y comprensible consiste en su estructura o forma. Pitágoras y el pitagorismo, Parménides y la escuela eleática.
  • Tradición pluralista: Aceptada la tesis eleática de la inmutabilidad del ser, trata de "salvar las apariencias". Empédocles, Anaxágoras, y el atomismo (Leucipo y Demócrito).

Veamos en este vídeo algunas de las respuestas dadas por la filosofía presocrática:

 4. Las primeras filósofas

Téano (siglo -VI) o Theano. Está considerada la primera mujer matemática y astrónoma. Margaret Alic, en El legado de Hipatia, escribe:

Se conserva un fragmento del libro Sobre la Piedad donde Téano reflexiona sobre la concepción pitagórica de los números.

He oído decir que muchos Griegos pensaban que Pitágoras había dicho que todo había sido engendrado por el Número. Pero esta afirmación nos perturba; ¿cómo nos podemos imaginar cosas que no existen y que pueden engendrar? Él dijo no que todas las cosas nacían del número, sino que todo estaba formado de acuerdo con el Número, ya que en el número reside el orden esencial, y las mismas cosas pueden ser nombradas primeras, segundas, y así sucesivamente, sólo cuando participan de este orden (Meunier, 1980).

Las opiniones de Téano quedaron recogidas en las cartas que se han conservado. En el siguiente fragmento de una carta dirigida a la filósofa Rhodope, manifiesta su preocupación por los debates filosóficos del momento:

¿Estás desesperada? Yo también estoy desesperada. Tú no soportas de ningún modo no disponer del libro de Platón que lleva por título Las Ideas o Parménides. Pero yo también estoy muy preocupada, ya que nadie ha venido para hablarnos de Cleon. En realidad, yo no enviaré este libro antes que alguien venga a aclararme qué es lo que pasa con este hombre. Porque yo estoy muy apasionada por su alma, tanto porque es la de un filósofo como porque tiende a la práctica del bien sin descanso y guarda el temor de los Dioses Infernales. Y no creas que sea de una forma distinta de la que yo digo. Estoy efectivamente medio muerta y no aguanto más mirar el astro que luce durante el día (Meunier, 1980).

Aglaonice de Tesalia (siglo -V) está considerada una de las primeras mujeres astrónomas. Destacó por su capacidad de pronosticar cuándo y dónde tenía que ocurrir un eclipse lunar.

Aspasia de Mileto (siglo -V). En algunos diálogos de Platón, aparece como modelo de mujer inteligente y amante de la sabiduría.

Veamos este vídeo

Perictione de Atenas (siglo -V). Es contemporánea de Aspàsia. Parece que formar parte de la escuela pitagórica. Tenemos referencias de dos obras suyas, Sobre la armonía de las mujeres y Sobre la sabiduría donde habla de la jerarquización de las ciencias. Un fragmento de esta obra:

El hombre ha nacido y ha sido creado para contemplar el principio de la naturaleza universal, y la función de la sabiduría es precisamente la de poseer y contemplar la inteligencia manifestada en las realidades. La geometría, la aritmética y las otras disciplinas especulativas de orden científico sólo se ocupan de algunas realidades. La sabiduría, en cambio, se ocupa de todas las modalidades de lo real. Efectivamente, la sabiduría se comporta siempre teniendo en cuenta todas las realidades, como la vista se comporta en función de todo lo que es visible, y el oído en función de todo lo que se puede oír. Pertenece a la sabiduría tener conciencia de los accidentes que sobreviven universalmente a todas las realidades y contemplarlos; a las ciencias naturales, conocer aquellos que corresponden a la mayoría, y finalmente, le corresponde a una ciencia determinada juzgar aquellos que son propios de una cosa particular. Hete aquí porque la sabiduría busca los principios de todas las cosas reales. Las ciencias naturales, de aquellos que son producidos por la naturaleza. La geometría, la aritmética y la música descubren los principios de la cantidad y de la consonancia (Meunier, 1980).

En el libro de Margaret Alic, podemos leer el apartado dedicado a las filósofas de la Grecia clásica

Actividad 6: Haz una diapositiva con una imagen y un texto de una de las primeras filósofas.


Notas

1 Cfr. "Filosofía y metafísica", Cruz y Raya, N" 29, 1935; véase también el volumen Naturaleza, Historia, Dios, 1944, cap. titulado:"¿Qué es saber?"


Bibliografía:

  • Alic, M (1986) El legado de Hipatia Madrid. S.XXI. 1991
  • Cornford, F.M. (1972) Antes y después de Sócrates Barcelona. Ariel. 1980.
  • Farrington, B. (1969) Ciencia y filosofía en la Antigüedad Barcelona. Ariel 1984
  • Ferrer, F. y otros (1978) La filosofía presocrática. Valencia. Dptº de Hª de la Fª. Universidad de Valencia.
  • Guthrie, W.K.C. (1950) Los filósofos griegos Madrid. F.C.E. 1981
  • Hull, L.W.H. (1959) Historia y Filosofía de la Ciencia Barcelona. Ariel. 1981